La ordenanza de la prostitución entrará en vigor a finales de mes

Los vecinos piden que las primeras sanciones en las calles se acompañen de inspecciones en los pisos para aumentar la presión a proxenetas de Velluters

La policía dará instrucciones a sus agentes para que sepan cómo multar la prostitución

Vigilancia policial en una calle de Velluters. :: IRENE MARSILLA

El próximo jueves entra en vigor la ordenanza contra el ejercicio de la prostitución callejera, por lo que la Policía Local tiene previsto iniciar un protocolo para informar a sus agentes de los criterios a seguir en cuando al cumplimiento de la norma, es decir, cómo y por qué sancionar a los clientes de las meretrices.

La ordenanza es completamente novedosa en Valencia pero ya se aplica en otras ciudades. Fuentes consultadas no precisaron si habrá algún tipo de formación específica, aunque sí que se fijarán una serie de criterios comunes en todas las unidades de distrito.

Las multas a los clientes de las prostitutas responden a las quejas vecinales y la degradación del mal llamado barrio chino, por lo que la secretaria de la asociación de vecinos El Palleter, María José Volta, entendió ayer que la instrucción debe centrarse sobre todo en los agentes de Ciutat Vella.

La normativa señala que se considerará infracción «ofrecer, solicitar, negociar y/o aceptar, directa o indirectamente, servicios sexuales retribuidos en el espacio público». Determinar el momento y las razones por las que los clientes de las meretrices realizan esta infracción es lo que debe resolverse con los criterios citados.

Otros aspectos de las infracciones son que esta práctica sirva para «obstaculizar o impedir el libre tránsito de los ciudadanos por los espacios públicos coaccionando y/o acosando a los viandantes, bajo la apariencia de prostitución».

La clave del consenso entre el grupo popular y el socialista para que saliera adelante la ordenanza se encuentra en el siguiente artículo: «Ninguna de las conductas descritas estarán referidas a las personas que ejercen la prostitución, a efectos sancionadores». Esto supone que las multas estarán dirigidas exclusivamente a proxenetas y clientes de las meretrices, con cuantías que llegarán a los 2.000 euros cuando lo citado se produzca a menos de 200 metros de un colegio o un jardín, con el fin de proteger a los niños.

La asociación de vecinos pidió hace tiempo que estas multas se combinen con inspecciones en los pisos utilizados por la prostitución, algo que debe seguir en opinión de Volta. Citó como ejemplo la expansión de las meretrices hacia la calle San Vicente, desde primera hora de la mañana, para indicar que sucede porque hay «pisos en la zona donde suben a los clientes».

La asociación de comerciantes del centro se ha mostrado favorable a la ordenanza, debido al perjuicio causado a los comercios de la zona. Calles como Adressadors son escenario de incidentes habituales, prácticamente delante de los escaparates de las tiendas. La ordenanza que entra en vigor en siete días fue rechazada por los grupos municipales de Compromís y Esquerra Unida, quienes pidieron un plan de ayuda integral para las prostitutas.

http://www.lasprovincias.es/v/20130905/valencia/policia-dara-instrucciones-agentes-20130905.html

Share