Derechos YA!

Estoy hasta donde no se puede decir, de oír a las prostis decir que tienen que mentir a sus parejas sobre su trabajo, porque éstas las abandonarían ipso facto si supieran de dónde procede el dinero que ganan.

Y estoy hasta los ovarios de oír decir a los hombres -usuarios de de pago- que ellos tendrían como pareja oficial a una . ¡Manda huevos!

Los que dicen y aseguran que ellos sí, que ellos sí se la presentarían a sus padres son una cantidad ínfima y habría que ponerles en el compromiso -nunca mejor dicho- de ver si mantienen su palabra.

Sin embargo hay un pequeño porcentaje de hombres y aún menor de mujeres que sí son parejas de . Y sí presumen de ello. Y sí ayudan, comprenden, acompañan, asesoran, animan y envalentonan a sus parejas a seguir con su trabajo, sin sentirse mal por ello. ¡Ninguno de los dos!

Pero su invisibilidad es tan certera como el hecho de que sí existen. Y la invisibilidad mantiene cerradas las puertas de la verdad, a una sociedad predispuesta a creer que el novio de una puta es su chulo.

Tampoco ayuda en nada la legislación vigente que, puede acusarles en cualquier momento de ser nuestros proxenetas. Así que, sin miramientos, excluyen a las PUTAS de poder vivir un amor “normal”, suponiendo que exista algún amor de pareja que sea normal.

¿Queremos normalidad par nuestro trabajo? ¡Pues toca pelear por él! No hay alternativa, si pretendemos que, la sociedad también luche por lo que es justo.

¡El reconocimiento profesional, social, laboral y personal para nuestro sector!

 

 

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario