«La crisis ha hecho que el número de prostitutas se reduzca a la mitad»

«La crisis ha hecho que el número de prostitutas se reduzca a la mitad»

El inspector Jiménez, jefe del grupo operativo de Extranjería.:: UCHA

Inspeccionan los clubs de alterne y los pisos y controlan que las prostitutas trabajen de forma voluntaria y se encuentren en situación legal en España. El inspector Jiménez, que para la entrevista prefiere no salir identificado, es el jefe del grupo operativo de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía de Gijón, «una ciudad tranquila», dice. Ayer, se celebró el día mundial para la erradicación de la trata de personas, una actividad contra la que luchan continuamente desde la Comisaría de Gijón.

-¿Cómo ha afectado la situación económica a la prostitución en la ciudad?

-Ha disminuido notablemente. El número de prostitutas se ha reducido a la mitad desde que empezó la crisis por la falta de clientes. Si antes solicitaban sus servicios cuatro veces al mes, ahora sólo van una.

-¿A qué se dedican ahora esas mujeres que han dejado de ejercer?

-La mayoría de ellas solicitan el retorno voluntario a su país de origen al tener menos ingresos. Otras han optado por irse a ciudades más grandes.

-¿La mayoría de mujeres que ejercen la prostitución son extranjeras?

-Antes, la inmensa mayoría era de otros países; ahora con la crisis esta situación ha cambiado y la necesidad ha hecho que haya más españolas trabajando. También ha aumentando la edad, con mujeres de en torno a los 40 años. En la inspección en un club hace pocas semanas había una prostituta de 55 años, antes eso sería muy raro.

-La nueva ordenanza municipal de convivencia prohíbe la prostitución en la vía pública. ¿Ha cambiado los patrones?

-Sobre todo ha influido la situación económica y también la entrada en vigor de la nueva normativa para que la prostitución en la calle prácticamente haya desaparecido. Por semana casi no hay ninguna chica, y los fines de semana puede haber alguna por la calle de Francisco de Paula y alrededores.

-¿Cuál es el perfil de prostituta que trabaja en la calle?

-La mayoría de ellas son de origen nigeriano. También hay algo de prostitución de travestis por determinados parques, pero es una minoría. Pero si en los clubs de alterne se nota que hay muchas menos, en la calle prácticamente han desaparecido, lo que también implica que haya menos denuncias vecinales. Hasta hace poco tiempo la Policía Local y las patrullas de Seguridad Ciudadana del 091 intervenían con frecuencia en altercados vinculados a zonas donde había prostitución.

Permisos de residencia

-¿Cómo está la situación en los clubs de alterne?

-Ahora el 99,9% de las chicas que están en clubs tienen permisos de residencia y están en situación legal en España. Los dueños de los negocios no se arriesgan a ser sancionados y, además, las inspecciones son continuas. No les conviene tener problemas, el negocio ha disminuido notablemente y no pueden afrontar sanciones por tener trabajando a personas en situación irregular.

-¿Cuántos hay en Gijón?

-Tenemos registrados 17 clubs de alterne en la ciudad y otros siete de carretera. Realizamos intervenciones periódicas, en colaboración con Inspección de Trabajo, para controlar que todo se desarrolle dentro de la legalidad.

-¿Suele haber colaboración por parte de los empresarios?

-Sí, la mayoría muestra una buena disposición porque ellos son los primeros interesados en que todo esté en orden.

-¿Se detectan irregularidades en los negocios?

-De las inspecciones que realizamos el año pasado a los 17 clubs de alterne, con una media de diez mujeres trabajando allí, sólo dos estaban en situación irregular. Una ratio muy baja si se compara con otros sitios del país, como Levante o ciudades como Madrid o Barcelona.

-¿Es resultado de una buena labor policial?

-El nuestro es un trabajo lento y continuo. Se trata de hacer ver que estamos siempre controlando los negocios para luchar contra las redes de prostitución.

-¿Detectan casos de trata de personas?

-Al año se pueden descubrir uno o dos casos. Se trata en su mayoría de grupos itinerantes, que están en una zona y luego se trasladan a otra y tienen sometidas a mujeres para que ejerzan la prostitución. El principal problema en este sentido sucede con las ciudadanas rumanas, muchas de las cuales son explotadas por sus propios familiares.

-¿Las mujeres explotadas colaboran con la Policía?

-Depende de la nacionalidad. Las rumanas son muy reticentes a aportar información por temor y porque son ciudadanas comunitarias. Las chicas de nacionalidad brasileña o dominicanas suelen colaborar más para denunciar coacciones o amenazas y de esa forma intentan conseguir beneficios de protección y residencia en España.

-¿Alguna operación destacada de los últimos meses?

-Hemos hecho dos operaciones policiales de trata de personas. Durante una de ellas se detectó una menor de origen rumano que se ofrecía en un club de alterne ‘bajo pedido’, es decir, que para no tenerla en el local llamaban por teléfono a las personas que la controlaban para que la llevasen a hacer un servicio. En ese caso los familiares se trasladaron a Toledo y fueron detenidos luego allí. También en un club de alterne localizamos a otra menor que tenía documentación falsificaba que le habían facilitado las personas que la habían traído engañada a España. En ese caso, el dueño del local no sabía que no tenía la mayoría de edad y había sido también engañado.

-La prostitución también se ejerce en pisos.

-Sí, y son más complicados de controlar. Tienen mucha movilidad y surgen y cierran con mucha más facilidad que los clubs de alterne. La movilidad se debe, sobre todo, a la presión de la comunidad de vecinos.

También trabajamos intensamente para tener el mayor número de ellos controlados.

http://www.elcomercio.es/v/20130924/gijon/crisis-hecho-numero-prostitutas-20130924.html

Share