Masajes con «final feliz» en las peluquerías del barrio, en Madrid

En la capital aún no se ha practicado ninguna gran operación centrada en este tipo de negocios-tapadera

Masajes con «final feliz» en las peluquerías del barrio, en Madrid

I. BAUCELLS

En el submundo del hampa asiática, casi nada es lo que parece. Por eso, si usted pasa por una peluquería, digamos de la plaza de los Mostenses o de la calle de Gabriel Usera, no se extrañe si el ir y venir de hombres españoles es demasiado habitual para tratarse de un negocio regentado por chinas.

Las peluquerías con «final feliz» han tomado Madrid. Tan sólo hay que echarle un vistazo a los foros de usuarios de prostitución en internet, que los hay. Son, junto con los anuncios en prensa española y china, algunos de los elementos en los que puede comenzar una investigación policial, según fuentes expertas en estos asuntos.

En Madrid aún no se ha practicado ninguna gran operación centrada en este tipo de negocios-tapadera. Sí hubo una reciente llevada a cabo en Barcelona por los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de la Ciudad Condal.

Los policías catalanes realizaron una macroredada en unas cuarenta peluquerías de origen chino, en busca de pistas e indicios sobre supuestas actividades ilícitas, como la oferta de servicios sexuales. El dispositivo policial arrancó a las seis de la tarde y en él participaron unos260 agentes, además de 18 inspectores de trabajo, así como traductores e intérpretes del idioma chino. Al final, hubo cerca de 200 personas identificadas.

El «modus operandi» de este tipo de modalidad de prostitución es el siguiente. En apariencia, el negocio oferta los servicios típicos de una peluquería y salón de belleza: cortes de pelo, manicura, depilación y masajes. Ahí es donde entra la parte oscura. Porque hay casos en los que cuando una mujer se acerca a pedir un servicio de estos, prácticamente le dan con la puerta en las narices. En otros casos son más sutiles.

Por 15 o 30 euros

Sin embargo, si es un hombre el que pide un masaje, la cosa cambia. Los llevan a una sala aparte, que incluso puede encontrarse en una planta superior, y sin decir ni una sola palabra en español le comienzan a practicar el masaje, por unos 15 euros el cuarto de hora o, incluso, por los 30 minutos.

Cuando está finalizando el masaje, la chica asiática le ofrece, por otros 15 o 30 más, el conocido como «final feliz», una suerte de práctica sexual oral o manual, que no suele acabar en coito.

http://www.abc.es/madrid/20131210/abcp-masajes-final-feliz-peluqueria-20131209.html

Share

¿Se debería regular la prostitución?

Dos meretrices acudieron al programa para hablar sobre la realidad que viven en su trabajo.

 

En esta edición de Es Sexo de Cine Ayanta Barilli y Eva Guillamón invitaron a dos mujeres que ejercen la prostitución y a una voluntaria de un colectivo a favor de que las mujeres que ejercen la prostitución se unan y defiendan sus derechos, para hablar sobre la prostitución y contar cuál es la realidad que viven en la calle. Como explicaron las invitadas, en vez de trabajadoras sexuales, prefieren que les llamen meretrices. Explicaron que lo que ocurre actualmente es que «al hablar de prostitución las personas suelen asociarlo a una mujer que es una víctima, estigmatizada, pero muchas estudiantes van al sitio, conversan con las personas y se dan cuenta de que nada tiene que ver con lo que cuentan».

Comentaron que todas ellas son «mujeres normales» que se dedican a un trabajo que la sociedad estigmatizada, que los políticos «engañan sobre él por su propio beneficio» y que el sistema pretende «aniquilarlas». Todas sobre la mesa de Es Sexo comentaron que lo que realmente hay que hacer es «perseguir la trata y no a las chicas que se prostituyen porque quieren», porque ellas son las que necesitan ayuda. Las invitadas aseguraron que «la cantidad de la trata es muchísimo menor de la que dicen», que la mayoría son prostitutas voluntarias y accesibles a la conversación.

Recordaron que el sábado 15 de febrero está prevista una movilización social bajo el lema: «No a la persecución, negociación de espacios ya» Con él, pretenden que se cambien las cosas: que les den un sitio en el que les dejen trabajar libremente y no estén perseguidas por la policía, conseguir derechos y respetar sus obligaciones y deberes, cotizar y tener derecho a la Seguridad Social.

El problema principal de su oficio, como informaron, es que «sufren acoso, hostigación por las autoridades por ejercer en la calle. «Estas condiciones hacen que el trabajo sea más precario, porque al cliente también se le persigue y se le multa», relataron las meretrices invitadas al programa. Dejaron claro que no quieren trabajar en un club. En la calle, subrayaron, eres tu «propio dueño».

También dijeron que no es cierto que los clientes en la calle sean más agresivos. Con ellas, contaron «son educados y considerados». Una de las críticas que hicieron a la sociedad es que «dos hombres hablando en la calle y yéndose juntos no llaman la atención, ni se imaginan que estén ejerciendo la prostitución. Sin embargo, si es un hombre y una mujer los que hablan y se van juntos ya es un escándalo». Es más, revelaron que se debería buscar «en los baños públicos».

‘Nymphomaniac’ y sus escenas de sado

Otro de los temas que trataron en Es Sexo de Cine fue la películaNymphomaniac. Andrés Arconada, Ayanata Barilli y Eva Guillamón explicaron que «se necesita ver las dos partes para entender la película entera».

Les sorprendió que la película «no la haya visto mucha gente». A pesar de toda la publicidad que se ha hecho del filme y la gran expectación que se creó en torno a ella, a los espectadores no les ha motivado ir a verla, «quizás haya sido por tener que verla en dos partes», comentó Arconada.

A esto se le une que la primera parte de Nymphomaniac no convence, ni invita a ver la segunda parte. Ni siquiera la primera parte de la cinta ha sido un éxito en taquilla. Aún vistas las dos, los tertulianos comentaron que hay muchas partes que no se entienden, como la insatisfacción sexual que siente la protagonista.

Esta es una de las pocas películas donde se puede ver elsadomasoquismo real y lo que puede llegar a significar esta práctica sin una palabra clave para parar, sin un pacto entre el torturado y la víctima y en donde solo hay un placer hacia el dolor y el sexo.

Asimismo, explicaron que desde el punto de vista del espectador, «las escenas no excitan ni son eróticas». Por otro lado, es complicado empatizar con la protagonista, porque su sexo es enfermizo, sediento y te traslada la angustia y ansiedad que ella siente.

Noticiero ardiente

Woody Allen califica de «falsas» y «vergonzosas» las acusaciones de su hija. El cineasta estadounidense Woody Allen ha tildado este domingo de «falsas» y «vergonzosas» las acusaciones vertidas por su hija Dylan Farrow, quien declaró que el director abusó de ella cuando tan sólo era una niña. Los presuntos abusos a su hija salieron a la luz por primera vez en el año 1993, a raíz de la ruptura con Mia Farrow, según ha informado la cadena BBC. La publicista de Allen negó que esa información fuera cierta y, pocos días después, Woody publicó un artículo en el cual culpaba a su exmujer de esta situación y desmentía la información que dio su hija.

Un guardia civil acosa a una limpiadora. La Sección Segunda Judicial de Valencia ha condenado a un hombre agente a la pena de cuatro meses de prisión e inhabilitación para empleo público por acosar de una mujer que limpiaba en el cuartel, ubicado en la calle Calamocha de Valencia. El tribunal considera que el acusado utilizaba con la mujer expresiones del todo humillantes, soeces e inadmisibles. Así consta en la sentencia facilitada por el Tribunal Superior de justicia de la Comunidad Valenciana, en la que se le condena al agente por un delito de acoso sexual y se le impone una indemnización de 5.000 euros para la víctima. También, se le prohíbe acercarse a la mujer en dos años. Los hechos se remontan al año 2010.

La mujeres indias cargan con la culpa de ser violadas. En India una mujer violada puede ser señalada como la culpable de haber sido agredida. En un país sacudido por brutales violaciones en grupo se han desatado otro escándalo, porque una política sugirió que son las mujeres las que invitan a los hombres a atacarlas. Se refirió a la violación en grupo y muerte de una estudiante en el 2012, que desató una ola de protestas y un fuerte debate en el país.

http://www.libertaddigital.com/chic/vida-estilo/2014-02-13/se-deberia-regular-la-prostitucion-1276510645/

Share