Crece el fenómeno de las mujeres «puma» en busca de «toy boys»

Actrices de Hollywood han dado visibilidad mediática a este tipo de relación

Crece el fenómeno de las mujeres «puma» en busca de «toy boys»

Se dispara el perfil de féminas de más de 40 años, principalmente de clase social alta, que buscan relaciones con chicos mucho más jóvenes que ellas

Crece el fenómeno de las mujeres

La atracción física es una de las bases de los «toy boys» Neto Baldo

ALBERT DOMÈNECH

La definición de mujerespuma” o “cougar”, responde a la descripción de féminas que tienen relaciones con chicos diez o veinte años más jóvenes que ellas. El nombre, de marcado tono machista y despectivo, remite a la idea de hembras que salen a la caza en busca de jovencitos. Ellos tampoco se salvan de ser catalogados con desprecio al formar parte de una relación así: La expresión “toy boy” se traduce en castellano como un tipo de chico juguete, en referencia a un modelo de hombre que es utilizado por la mujer con finalidades sexuales. Esta es una tendencia que, a pesar de haber existido siempre, actualmente ha ganado presencia y visibilidad gracias a ejemplos que nos llegan preferentemente de la industria de Hollywood. Más allá del lenguaje y de las etiquetas, en este caso, nocivas y no siempre realistas, existe una tendencia social en la que cada vez son más las mujeres que adoptan una estrategia o actitud que, tradicionalmente, ha formado parte siempre del universo masculino.

Los perfiles más habituales
El cambio de roles que está experimentado el sexo femenino, unido a su liberación sexual, es clave para entender este tipo de relación que va a más en los últimos años. La psicóloga y terapeuta de pareja, Emma Ribas, cree que el uso de estas etiquetas despectivas para referirse a esta situación “son completamente injustas porque ambas personas han elegido libremente tener una relación así, y no se las puede juzgar”. Ribas asegura que en su consulta son muchos los casos de mujeres que, una vez separadas o divorciadas, se decantan por esta nueva relación: “Son personas que han tenido un rol totalmente asimétrico en su anterior relación, cargando con muchas responsabilidades y mochilas, de las que ahora quieren huir. Es por ello que eligen alguien más joven, fresco, divertido, con el que compartir aficiones y pasarlo bien”. Por su parte, “el hombre más joven se siente atraído por la experiencia o, incluso, por las fantasías que se derivan de una relación novedosa con una mujer más madura que le puede guiar en otras aspectos vitales”, explica Ribas.

Cambio de roles
Una de las actitudes unidas a la reciente y cada vez más extensiva liberación sexual es la que hace referencia a mantener relaciones con hombres mucho más jóvenes que ellas, algo que está más normalizado socialmente cuando es el chico el que sale con una mujer de menos edad. Según el sociólogo y profesor de los estudios de humanidades de la UOC, Francesc Núñez, esta situación refleja un traspaso de estatus que, por poco habitual, es recibido como algo chocante en nuestra sociedad: “Esta situación pone en duda la dominación masculina y los estereotipos que arrastramos desde hace milenios, y esto implica romper unas reglas y oponerte al mainstream general, algo que es percibido como una agresión o como algo que molesta”. Para el sociólogo, es aquí cuando se entra a valorar este tipo de relación en términos de racionalidad instrumental económica, y más si se tiene en cuenta que muchas de las mujeres que deciden apostar por un hombre más joven tienen una posición social alta: “Hay un intercambio de intereses, la parte masculina pone la juventud y la frescura, y la femenina el poder, el dinero y el prestigio. No se trata sólo de una relación sexual, sino un juego de ascensión social”. Para Núñez, “es un clásico de la historia del amor que ahora es más vistoso ya que las mujeres también se han apuntado a ello”.

El sexo, en el punto de mira
El aspecto sexual también es un punto importante a la hora de iniciar una relación así. Ribas alerta de que “la mujer suele tener a partir de los 40 años un renacimiento biológico y sexual, especialmente aquellas féminas que se sienten realizadas y autosuficientes, con un trabajo estable, y que no buscan tener hijos. Esto les lleva a aprovechar que el hombre más joven está en su máxima plenitud sexual, especialmente aquellas edades comprendidas entre los 25 años y los 30 años”. El sociólogo Francesc Núñez matiza que es ahora cuando “el sexo se ha separado de lo que era tradicionalmente el matrimonio, por lo que socialmente se acepta más que uno pueda tener una relación sexual, independientemente de querer buscar a alguien con quien compartir la vida o tener hijos”. Para el profesor de humanidades, “históricamente las mujeres no han tenido el sexo como objetivo, sino que buscaban una relación más duradera que tuviera como base el compromiso, incluso la idea de formar una familia, aunque la edad jugaba en su contra, mientras que el hombre podía estar más años en el mercado y eso les daba más prestigio”. Núñez explica que, “con la actual liberación sexual, las mujeres se sienten cada vez más amas de su cuerpo y de sus emociones, por lo que han pasado a buscar otro tipo de relación afectiva”. Aunque los perfiles son muy diversos, el profesor no descarta en este tipo de relaciones cierto acto de transgresión por parte de las mujeres: “En este momento puede existir un cierto componente de provocación social, como cuando las mujeres decidieron vestirse con pantalones, aún así, sólo es por la rareza del momento ya que la novedad siempre llama la atención y todavía no es un movimiento generalizado”, concluye Núñez.

Las relaciones y el sexo siempre se han centrado en diferentes objetivos: hay quien busca un lazo serio y formar una familia, mientras que otras personas las viven sólo como momentos de placer y diversión. Aunque la etiqueta de “mujer puma” nace básicamente de un interés sexual por el hombre joven, no es descartable que este intercambio culmine también en un tipo de relación más estable. Y es aquí donde pueden surgir algunos problemas, especialmente a la hora de hacerla pública: “Hombres y mujeres sufren más a la hora de explicar su nueva relación a familiares y amigos, por miedo al rechazo o a los prejuicios”, admite Ribas. La psicóloga cree que en estos casos es “de vital importancia comprobar el proyecto de futuro que tiene cada uno de ellos, ya que el problema real surge cuando una de las dos partes quiere seguir con la relación y la otra no, algo que puede derivar en problemas de dependencia”. Por su parte, el sociólogo Francesc Núñez cree que el enamoramiento es más difícil de ver en este tipo de relación: “El amor romántico, el que te arrastra, en este momento de la humanidad y, especialmente en las clases más altas, es menos frecuente porque saben que tienen más a perder que a ganar”.

Modelos mediáticos
Si algo ha hecho visible este tipo de relación en el que mujeres mayores escogen a chicos jóvenes como compañía ocasional o estable, es la industria cinematográfica de Hollywood que, en los últimos años, está plagada de ejemplos de las llamadas “mujeres puma”. La actriz Demi Moore, que tuvo un romance apasionado con el también actor Ashton Kutcher, 16 años menor que ella, es un claro estandarte, aunque hay muchos más nombres: Liz Taylor, Cher, Jennifer Aniston, Madonna o Jennifer López, entre otras. En España el ejemplo más claro durante años ha sido el de la recientemente fallecida Duquesa de Alba, aunque existen otros de renombre como los de Ana Obregón, Susana Uribarri o el romance que mantuvo Carmen Martínez Bordiú con José Campos. “En la vida social los comportamientos se transmiten por imitación.

La globalización actual y el avance de las nuevas tecnologías está facilitando este efecto espejo y la proliferación de nuevos modelos, sean buenos o malos”, asegura el sociólogo Núñez. Emma Ribas, por su parte, cree que el poder mediático del cine y las series de televisión, así como la proliferación de casos famosos, tiene mucho que ver a la hora de dar más visibilidad a este tipo de relaciones, aunque deja claro que “estas mujeres que muestran a su chico joven como si fuera un trofeo” no son el tipo de modelos que suelen abundar en la realidad de su consulta, más cercanos a los factores antes mencionados como la liberación sexual de la mujer o la búsqueda de un lazo con menos responsabilidades. “Las mujeres han tomado conciencia de su potencial y, la mayoría de ellas, tienen muy claro hoy en día lo que quieren y lo que no quieren, y son mucho más maduras”, concluye Ribas.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20141127/54420253108/crece-fenomeno-mujeres-puma-busca-toy-boys.html#ixzz3KMhEY395

Share

¿Qué buscan las mujeres cuando ven porno?

Un estudio desvela las preferencias femeninas en las webs de alto contenido sexual

cover

Barbara Feldon, en una imagen de los años 60.

Foto: Corbis

Más que el porno hetero. Más que el porno ‘para mujeres’. A las mujeres, lo que les va es el porno lésbico. No lo decimos nosotros, lo dice un estudio de una de las plataformas de contenido porno más visitadas del mundo, Pornhub, que periódicamente publica estudios sobre las preferencias de sus usarios a lo largo y ancho del planeta. Estadísticas que son fehacientemente recogidas por The Guardian y otras cabeceras del mundo para desentrañar, por ejemplo, cuántas horas se pasan al día viendo porno los internautas, qué ciudades o pueblos son los que más porno consumen o qué estrellas son las favoritas de los internautas. España es el décimo país que más se conecta a su servidor de vídeos, especialmente los lunes, especialmente desde Baleares y conbúsquedas que van desde Lucía Lapiedra a Sasha Grey. Los días de fútbol y el mes de agosto, eso sí, el tráfico de los españoles en su web cae en picado.

Pero volvamos a lo que buscan las mujeres cuando ven porno. El estudio What Women Want, publicado en colaboración con Buzzfeed hace unas semanas, esclarece lo diametralmente opuestas que son las preferencias femeninas de las masculinas. Si la categoría favorita de ellos es ‘adolescentes’, la de ellas es ‘lésbico’. Según PornHub, el ‘top 3’ de las mujeres es: Lésbico, gay (hombres) y adolescentes. Ellos: Adolescentes, MILF’s (Madres con las que me acostaría) y ‘maduritas’.  El porno ‘para mujeres’ es la cuarta categoría más clickada entre ellas, que lo hacen un 193% de veces más que ellos. El porno lésbico, aunque es el sexto favorito para ellos, se ve un 132% más entre usuarias femeninas.

pornhub categorías

¿Qué palabras introducen en el buscador de porno? De nuevo, el porno lésbico aparece como término más buscado. A las mujeres les gusta mucho más ver un escenario con varios participantes y el sexo grupal es mucho más agradecido de ver entre el sector femenino: su segunda búsqueda es ‘trío‘ (frente al Milf de los hombres) y su cuarta opción es ‘gangbang’ (frente al ‘madrastra’ de ellos). La tercera búsqueda femenina: vídeos de squirt‘. La eyaculación femenina, de la que os hablamos largo y tendido aquí, gana puntos en el sector femenino frente al masculino. Allí es la séptima palabra más buscada.

pornhub

¿Qué buscan más que ellos? Pues buscan, simple y llanamente, muchísimo más sexo oral: ‘eating pussy’ y ‘pussy licking’ (comer y lamer) tienen un 902% y un 792% de búsquedas superior entre el público femenino que el masculino. A partir de ahí la cosa se pone más dura y explícita, tal y como se demuestra aquí abajo:

Pornhub busquedas

¿Quiénes son sus estrellas favoritas? Las que son carne de reality televisivo ganan puntos: Kim Kardashian, Mimi Faust y Farrah Abraham están entre las más buscadas. MIentras que ellos buscan tallas de pecho extragrandes. Eso sí, comparando sus búsquedas, aparece la estrella más comercial del género: James Deen (del que os hablamos aquí), que ellas teclean un 528% más que ellos. O eso dice PornHub.

estrellas porno
 http://smoda.elpais.com/articulos/que-buscan-las-mujeres-cuando-ven-porno/5607
Share

Cinco ejercicios para rendir mejor en el sexo

Foto: shutterstock.

Foto: shutterstock.

GALIANA LEGORBURU

Practicar ejercicio no solo protege la salud sino que también favorece el rendimiento durante las relaciones sexuales. Y es que estas no dejan de ser también un esfuerzo físico, y como cualquier otra actividad, se pueden mejorar. Por eso, David Gutiérrez, entrenador personal, propone estos cinco ejercicios para disfrutar al máximo de los encuentros íntimos.

  1. Encogimientos de abdomen y el ‘superman’: estos dos ejercicios son vitales para tener un abdomen y un lumbar fortalecidos. De esta manera, aumentarán la estabilidad y la resistencia durante las distintas posturas. Los encogimientos son abdominales normales, levantando la parte superior del tronco, sin forzar el cuello, con los pies en el suelo. El ‘superman’ se realiza tumbándose boca abajo y levantando los brazos y las piernas del suelo, manteniendo únicamente el abdomen apoyado.
  2. Elevaciones de pelvis: en especial para la mujer, este puede ser muy interesante, ya que fortalece los glúteos y los muslos, ganando fuerza en esa zona. Consisten en tumbarse boca arriba con las rodillas flexionadas. Después, con las palmas apoyadas en el suelo se levanta la cadera.
  3. Flexiones: muchas de las posiciones que se adoptan durante las relaciones sexuales requieren sujetar el peso del cuerpo con los brazos, y para ganar fuerza en esta parte del cuerpo no hay nada mejor que hacer flexiones. Eso sí, es importante levantar el cuerpo recto y bajar el pecho a la vez que la cadera. Si al principio resulta demasiado complicado se pueden apoyar las rodillas en el suelo.
  4. Estiramientos: algo tan básico como estirar bien los músculos puede ser clave a la hora de ganar elasticidad y flexibilidad en los movimientos. De esta manera, será mucho más fácil innovar sin sufrir ninguna lesión.
  5. Ejercicio aeróbico: correr, andar, montar en bicicleta… Cualquier tipo de ejercicio cardiovascular resulta beneficioso para aguantar el ritmo durante el coito. Además, en el caso de los hombres, este tipo de actividades favorecen el riego sanguíneo, previniendo problemas como la disfunción eréctil.

http://www.elmundo.es/yodona/2014/11/25/54735c73ca4741ab048b456c.html

Share

Locos por el sexo

Figura de marfil de una pareja copulando, de la China del siglo XIX. WELLCOME COLLECTION

Sir Henry Wellcome fue un farmacéutico «incurablemente curioso» que amasó una fortuna en el siglo XIX y se dedicó a coleccionar en tiempo libre los objetos más indescriptibles de «interés médico». Entre ellos, una llamativa serie de amuletos descaradamente fálicos que demuestran cómo el culto al príapo «protector» ha estado presente en casi todas las civilizaciones, de los romanos a los egipcios, pasando por las culturas precolombinas y las asiáticas.

Hubo que esperar, sin embargo, al siglo XIX para que la ciencia le hincara el diente a nuestras partes más íntimas, y allí estaba Sir Henry Wellcome, testigo excepcional del nacimiento de eso que con el tiempo se ha dado en llamar Sexología.

Instituto de Sexología da precisamente título a la exposición que indaga en todo lo que se sabe (y lo que aún se ignora) del comportamiento humano en su manifestación más cruda. Desnuda tu Mente es el lema con el que la Colección Wellcome (en honor al ilustre y curioso fundador) invita a los londinenses a explorar durante los próximos diez meses los confines de la imaginación hecha carne.

El título de la exposición es un homenaje al sexólogo Magnus Hirschfeld, que cometió el triple pecado de ser judío, socialista y gay en la antesala de la Alemania nazi. Todo el trabajo acumulado por Hinchsfeld en su Instituto de Sexología de Berlín acabó reducido a cenizas cuando las llamas de la represión y la barbarie arrasaron Europa.

Otro alemán, Richard von Kraft-Ebing, se adelantó a los tiempos y está considerado como el padre de la «criatura» (la Sexología, se entiende). Pero Von Kraft-Ebing, autor de Psychopatia Sexualis(1886), no era mi mucho menos una mente «liberada». El suyo fue más bien el primer estudio moralista y clínico del fetichismo, el sadismo, el masoquismo y otras «conductas desviadas» que ya por entonces mostraba el animal humano.

Otro libro, Married Love, de la escocesa Marie Stopes, causó convulsión en 1918 por asegurar que el «buen sexo» es un factor clave en la felicidad de los matrimonios. Stopes, fundadora de la primera clínica de control de la natalidad en el Reino Unido, tuvo también la osadía de reivindicar para la mujer el derecho al voto y el derecho al placer. Los ingleses «decentes» le mandaron incontables cartas de protesta por sus sugerencias «perversas», que coincidieron en el tiempo con las ideas de Sigmund Freud: el sexo en el diván.

De todo esto nos vamos enterando por capítulos históricos enInstituto de Sexología, orquestado al alimón por dos mujeres, Kate Forde y Honor Beddard, que reconocen el morbo despertado entre los londinenses pero advierten: «No se trata de una exposición sobre el sexo, sino sobre algo más sesudo: el estudio del sexo. Aún así esperamos largas colas».

La ‘máquina’ de la libido

Hasta aquí, y quitando los amuletos fálicos del señor Wellcome que nos dieron la bienvenida a la entrada, todo es más teórico que práctico en la disección del sexo. Las primeras imágenes de cuerpos más o menos desnudos nos llegan de la mano de los pioneros de la antropología, Bronislaw Malinkwski y Margaret Mead. Entre los dos revolucionaron la ciencia del hombre y contrapusieron la represión de la era victoriana con la «naturalidad» con la que se tomaban el sexo las culturas indígenas.

Llegamos así a la «clase» del profesor Alfred Kinsey, ejerciendo de entomólogo y demostrando que «así como no hay dos moscas iguales», tampoco dos humanos iguales en lo que a comportamiento sexual se refiere.

Las imágenes explícitas de las rarezas humanas, cedidas por el Instituto Kinsey, se exponen en comparación con la agitada vida sexual de los animales: de la lluvia dorada de los puercoespines a la homosexualidad de las cobayas, pasando por el épico apareamiento de los elefantes.

Las investigaciones del Doctor Sexo allanaron el camino a William Masters y Virginia Johnson, los primeros en medir la presión arterial y la estimulación cerebral en pleno orgasmo. Entre unos y otros, como punta de lanza de la revolución sexual, tuvimos a otro judío incorregible con sangre austriaca.

Wilhem Reich fue el controvertido inventor del orgone accumulator, una caja de metal y madera a modo de pequeña sauna que tiene la virtud de levantar la libido por pura concentración energética. Aquí tenemos una reproducción exacta de las cajas de Reich, perseguido en su día, que sirvió de inspiración a Woody Allen para el famoso orgasmatrón de su película El Dormilón.

Llegamos así a la penúltima parada, bautizada como home, donde los británicos se sienten como en casa escuchando a sus padres y sus madres mientras hablan sin pudor sobre el sexo ante las cámaras (gentileza de la Encuesta Nacional sobre Actitudes Sexuales).

La mención obligada al sexo seguro en la era del sida da paso a una sala abierta a la imaginación de los visitantes, que contribuirán a su manera a escribir el último capítulo de este libro abierto que podría titularse Todo lo que usted siempre quiso preguntar sobre el sexo… Se admiten respuestas.

http://www.elmundo.es/ciencia/2014/11/24/54722b3b268e3ee56d8b4576.html

Share

Lleida suaviza la ordenanza sobre prostitución en la calle

La Paeria ha modificado la normativa de civismo a petición de entidades sociales y tras la aprobación del Acuerdo de Lucha Contra la Pobreza | Una treintena de jóvenes consiguieron dejar la prostitución en 2013 gracias a Antisida Lleida, que ha logrado la reinserción laboral de 72 chicas desde 2010

Lleida suaviza la ordenanza sobre prostitución en la calle

Jennifer sentada en un portal del Centro Histórico de Lleida Cecília López

CECÍLIA LÓPEZ

Las calles del Centro Histórico de Lleida lidian desde hace años con el problema de la prostitución en la vía pública. La actividad se concentra en la parte alta del casco antiguo, cerca del colegio Cervantes. Es un tipo de prostitución discreta en el que las mujeres, en su mayoría extranjeras, permanecen sentadas en los portales de los pisos en los que ofrecen los servicios sexuales. No llevan tacones altos ni lucen escotes o minifaldas. Sencillamente pasan horas en la calle o aguardan desde los balcones, la llegada de los clientes. El Ayuntamiento aprobó en febrero de 2009 una ordenanza de civismo para regular la actividad en la calle que preveía multas de entre 300 y 3.000 euros para prostitutas y clientes. Sin embargo, hace pocos días, a raíz de la aprobación en el Parlament de Catalunya del Acuerdo de Lucha Contra la Pobreza, la Paeria ha modificado la ordenanza de civismo, instada por entidades sociales como Antisida Lleida.

Precisamente esta entidad coordina un programa de asistencia integral que, junto a una comisión en la que hay implicados varios agentes socio-laborales, ha conseguido sacar de la prostitución a 72 jóvenes desde 2010. Sólo en 2013 logró que 32 mujeres dejaran el trabajo sexual para aprender un oficio y encontrar un empleo.

Jennifer, así asegura llamarse a pesar de que cada vecino la conoce por un nombre distinto, pasa horas sentada en un portal de la calle de la Palma. Siempre bien maquillada, espera, con el teléfono en la mano, que el próximo cliente aparezca y solicite un servicio. Es guapa, debe rondar la treintena y es la única entre sus compañeras africanas que siempre sonríe. Apenas habla español pero acostumbra a saludar efusivamente a los niños que van en carrito.

La calle Caldererías está presidida por el bloque de las cortinas rojas. Detrás de las telas, tres mujeres se exponen, una por piso y balcón, junto al bullicio del Eix Comercial. Se trata de algunas de las chicas que ejercían la prostitución en 2011 en la calle Cavallers y que después de algún altercado entre ellas y de las quejas de vecinos y comerciantes al Ayuntamiento, acabaron trasladándose al bloque.

Cambio en la ordenanza de civismo
Durante los últimos cinco años se ha mantenido en vigor una ordenanza de civismo que prohibía y sancionaba la prostitución en la ciudad de Lleida. Un estudio publicado en noviembre de 2013 por las profesoras de Derecho Penal de Universitat de Lleida y la Universitat Rovira i Virgili, Carolina Villacampa y Núria Torres, concluía que las ordenanzas de civismo, entre ellas la de Lleida, tienen una escasa efectividad y, a la vez, penalizan y criminalizan la pobreza porque causan una precarización y victimización de las trabajadoras sexuales.

Según ha confirmado el Ayuntamiento de Lleida a LaVanguardia.com, «la prohibición de ejercer la prostitución en la calle continúa vigente pero se priorizará y se hará exclusivamente una derivación de las denuncias a los servicios sociales cuando se detecte el ejercicio de esta actividad en la vía pública». La segunda teniente de alcalde y concejal de Benestar Social, Montse Mínguez, asegura que «esta medida está especialmente destinada a evitar la actividad cerca de centros escolares» a la vez que «trata de no incrementar la situación de precariedad de estas mujeres, cubrir sus necesidades sociales y ofrecerles herramientas de reinserción laboral para salir de la prostitución».

A pesar de estos cambios en la política municipal frente a la actividad, Paeria advierte que «la modificación de la ordenanza no quita que los cuerpos de seguridad hayan de investigar y realizar un seguimiento de estas actividades que pueden estar vinculadas, a veces, a hechos delictivos».

Desarticulados varios casos de trata de personas en Lleida
El problema, más allá del ofrecimiento de servicios sexuales en las calles de Lleida, es la trata de personas. Este año se han destapado varios casos de tráfico de chicas de nacionalidad nigeriana, que son explotadas sexualmente en la demarcación. La Policía Nacional desarticuló el pasado mes de enero una organización dedicada a la introducción ilegal de mujeres nigerianas, para su explotación sexual en Madrid y Lleida, que permitió liberar a dos víctimas, una de ellas menor. A mediados de abril, un medio local de la demarcación leridana se hacía eco de otra operación policial en la calle Companyia de Lleida contra una red de proxenetas que prostituía a menores nigerianas en las calles de la capital del Segrià.

La coordinadora de la Asociación Antisida de Lleida, Anna Rafel, explica que a pesar de que estas mafias son muy difíciles de detectar, la realidad de la prostitución en las calles de Lleida está repleta de casos en los que las mujeres no ejercen la prostitución en libertad ni por propia voluntad. «En su mayoría han viajado desde África buscando una vida mejor y una forma de ayudar económicamente a sus familias, pero una vez aquí se encuentran en una situación de pobreza y, a causa del miedo o porque están bajo la vigilancia de alguien, difícilmente se fían de las instituciones o de la policía».

Un proyecto de reinserción que da fruto
La Asociación Antisida de Lleida hace 16 años que atiende a las trabajadoras del sexo en la demarcación. Empezó a andar con el proyecto Risc Zero, ofreciendo materiales (condones, lubricantes y pruebas del VIH), información y estrategias para llevar a cabo conductas lo más seguras posibles. Esta tarea que la entidad ha mantenido a lo largo de más de una década es un servicio directo que realiza tanto en su sede como en visitas regulares de voluntarias a pisos y clubes. La entidad también ofrece un servicio de atención de salud sexual y ginecología en el Hospital Arnau de Vilanova, donde derivan «posibles infecciones o contagios».

«Las chicas tienen información errónea en cuanto a higiene y prevención. A menudo creen que sólo es necesario usar protección para trabajar, por eso hacemos una tarea de prevención afectivo-sexual, para incorporar los hábitos de protección en las relaciones de pareja y evitar la rueda que perpetúa los riesgos», explica la coordinadora Anna Rafel.

Además, desde la implementación de la ordenanza de civismo y de la creación de una comisión -en la que participan los servicios sociales, el plan local de inclusión, el Instituto Municipal de Ocupación, los distintos cuerpos policiales, la Subdelegación del Gobierno, sindicatos o el Institut Català de la Dona, entre otros-, Antisida incorporó el Punt d’Atenció Únic, que completa el proyecto Risc Zero y que pretende ofrecer un plan integral de ayuda a las trabajadoras que necesitan asistencia social y laboral.

Rafel asegura que «las chicas acuden a la entidad atraídas por el reparto de preservativos y lubricantes y acaban como usuarias, conociendo el resto de servicios». En este sentido, Marta Melgosa, psicóloga y técnica de Antisida, añade que «las chicas que manifiestan querer dejar el trabajo sexual, se incorporan al plan de atención integral». Durante el 2013 la entidad atendió a 527 prostitutas, de las cuales 32 consiguieron abandonar la calle con un nuevo empleo. Desde la apertura del plan, en 2010, hasta 72 chicas han conseguido dejar la prostitución a través de los servicios de reorientación e inserción laboral.

No es una tarea sencilla ya que, como cuenta Melgosa, «el perfil de formación de las chicas es normalmente bajo o muy bajo, incluso hay analfabetismo, pero intentamos que en estos casos puedan acceder también a formación». «Casi siempre acceden a empleos temporales de baja calificación y a pesar de que encuentran fácilmente trabajo en la recogida de la fruta durante los meses de verano, el resto del año es más difícil conseguir otras oportunidades», añade Melgosa.

Las otras caras de la prostitución
La profesora de Derecho Penal de la UdL, Carlina Villacampa, explica que durante la realización del estudio sobre las ordenanzas de civismo, ella y su compañera Núria Torres detectaron que en las calles de Lleida las chicas que ejercen la prostitución mayoritariamente lo hacían en situaciones muy precarias, contactando con los clientes en la vía pública pero ofreciendo los servicios en los inmuebles. «A pesar de que el objeto del estudio no era el análisis de los perfiles de las trabajadoras, de los cuestionarios se desprende que se trata de cabezas de familia monoparentales, con hijos a su cargo y con un nivel de estudios bajo o muy bajo». Además, según Villacampa: «Fue fácil conocer sus circunstancias vitales de ejercicio propiamente de la actividad, pero las conexiones con otras personas, la pertenencia a una red o si tienen proxeneta, no es algo que verbalicen con facilidad».

Más allá de las calles del centro en las que las chicas ofrecen sus cuerpos a precios bajísimos -que oscilan entre los 5 y los 20 euros por servicio-, las 527 usuarias de Antisida se reparten también en pisos y clubes. En estos otros casos y lejos de las condiciones de la calle, según defiende la presidenta de la Asociación Aprosex, Paula Vip, «las chicas ejercen la prostitución porque quieren y los precios nada tienen que ver con la situación precaria de las chicas sometidas a las redes de trata». Paula Vip, conocida por organizar cursos de profesionalización del sexo, asegura: «A raíz de la crisis muchas personas se han sumado al trabajo sexual y les enseñamos no sólo cómo ser buena profesional sino también cómo defender sus derechos a pesar de que a nivel fiscal aún se nos tiene que reconocer los mismos derechos laborales que a cualquier otro trabajador». En el caso de la prostitución en la calle, en caso que se ejerza por voluntad propia, reclama «que los gobiernos se sienten a hablar y a negociar con nosotras para pactar horarios y zonas en las que poder trabajar sin ningún tipo de penalización».

El triángulo de la prostitución en el Centro Histórico
La apertura del remodelado Mercat del Pla y el plan de dinamización del barrio preveían barrer de las calles a muchas de las jóvenes que, no sólo no se han ido del barrio, sino que ahora conviven con la nueva actividad comercial. Tanto es así que la máxima concentración de chicas ofreciendo sus servicios en la calle se localiza en el triángulo de callejuelas entre las calles Cavallers y Sant Andreu, justo debajo de la colina de la Seu Vella, con una mayor concentración en las calles Companyia y Gairoles. Este punto es especialmente delicado por la cercanía a los accesos de los dos edificios del colegio Cervantes, donde la oferta sexual continúa a diario, delante de los escolares. Otras chicas, en su mayoría también africanas, trabajan en las calles y los solares aledaños a la plaza del Dipòsit.

Las jóvenes de las calles Companyía y Gairoles suelen sacar sus sillas al sol y pasan las horas peinándose entre ellas y haciéndose las típicas trenzas africanas. Desde los balcones que dan a los solares de la franquicia Desigual y los bares pop-up rotatorios del Mercat del Pla, las más veteranas silban a clientes habituales para que éstos no se paren con ninguna otra chica. Un africano cargado con dos maletones enseña a las muchachas ropa arrugada que se prueban en plena calle, mientras ríen y deciden si comprar uno u otro vestido.

Jennifer explica que es nigeriana y que está sola en Lleida. Echa de menos a los suyos, que hace más de un año que no ve. Asegura que pronto podrá viajar a su país para visitar a su familia. Todos los días de este año han sido para ella una verdadera rutina. Inamovible, pasa las horas sentada en el portal del inmueble en el que ejerce, con su sonrisa y su teléfono en la mano, rompiendo la monotonía gracias a los saludos que envía a los niños que pasean en cochecito junto a sus madres.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20141021/54418072777/prostitucion-calle-lleida.html#ixzz3J2UAvyow

Share

¿Existe realmente el orgasmo vaginal?

(Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

PERE ESTUPINYÀ

El sexólogo italiano Vicenzo Puppo copaba titulares semanas atrás asegurando que los orgasmos vaginales no existen. Una afirmación demasiado irresistible para arriesgarse a perder la noticia contrastándola con otros sexólogos. Quienes lo hubieran hecho habrían descubierto que el trabajo de Puppo es muy discutido entre los especialistas, que la revista donde publicó sus resultados tiene un índice de impacto bajo, que su informe habla más de terminología que de anatomía y, sobre todo, que obvia información científica mucho más concluyente y que demuestra que el orgasmo vaginal… ¡claro que existe!

Puppo argumenta algo que ya decían Masters & Johnson: el único órgano del placer femenino es el clítoris y la vagina no tiene suficientes terminaciones nerviosas como para provocar un orgasmo. Esto es en parte verdad, y se apoya en el hecho de que este segundo es muy similar al pene, con la diferencia de que solo el glande es externo y el resto está dentro del cuerpo. El clítoris interno también se llena de sangre durante la excitación y, cuando está plenamente erecto, queda cercano a la vagina, de manera que puede ser estimulado indirectamente durante la penetración. Así, los orgasmos vaginales no existirían, pues todos serían en realidad clitorianos.

Si bien hay algo de cierto en este razonamiento, dos matices importantes lo invalidan. El primero es que muchas mujeres sienten de forma muy diferente cuando se estimula directamente el glande externo del clítoris (orgasmo más intenso y localizado), respecto a los que se producen por penetración o punto G (más largos, corporales o profundos).

A veces es un cóctel

Cierto que durante el coito pueden estimularse ambas áreas a la vez y producirse un ‘blended orgasm‘, o combinado, no tan fácil de distinguir. Pero, de nuevo, algunas mujeres sienten un tipo de orgasmo clitoriano externo muy diferente al que se produce por estimulación del interior de la vagina con dedos, juguetes o posiciones sexuales determinadas. Este, que no requiere contacto directo con el glande del clítoris, es el orgasmo vaginal o de punto G, cuya existencia, a pesar de ser menos frecuente, resulta innegable para todas aquellas que lo hayan sentido.

Quizá la sensación no procede propiamente de terminaciones nerviosas en la vagina sino de estructuras internas relacionadas con el clítoris. Pero son claramente diferentes y, fuera del mundo académico, a la mayoría de mujeres les sirve esta distinción entreorgasmo clitoriano, refiriéndose al que llega por estimulación externa, y vaginal, el que se incita desde dentro de la vagina. Además, algunos datos científicos obviados por Vicenzo Puppo demuestran la existencia de orgasmos propiamente vaginales.

En el laboratorio

La primera prueba son los experimentos de Barry Komisaruk en la Rutgers University, realizados con mujeres que se masturbaban dentro de escáneres mientras se registraba su actividad cerebral. Komisaruk les pedía que en unas ocasiones estimularan exclusivamente el clítoris, y en otras, solo el interior de la vagina, evitando cualquier contacto con el glande clitoriano.

En el ensayo, si ambos orgasmos hubieran sido idénticos y producidos solo por estimulación directa o indirecta del clítoris, se habría observado actividad en la misma área del córtex sensorial. Sin embargo, en los escáneres se comprobó que se iluminaban dos zonas cerebrales claramente diferentes.

La segunda prueba resulta todavía más definitiva: hay mujeres en silla de ruedas que no mantienen absolutamente ningunasensibilidad en el clítoris porque su lesión medular está por encima de la salida desde la columna de sus nervios pélvico y pudendo, pero que cuando son estimuladas vaginalmente sienten placer, y algunas incluso llegan al orgasmo. Se explica porque el nervio hipogástrico sale de más arriba de la columna y puede transmitir información al cerebro desde la vagina, e incluso interviene el nervio vago, que conecta el cuello del cérvix y el cerebro.

En este caso el clítoris no juega ningún papel, y son otras zonas y nervios los que transmiten una información erógena cualitativamente diferente al cerebro. Estos sí se podrían denominar orgasmos vaginales, y sin duda muchas no discapacitadas los sienten también.

«El orgasmo no es patrimonio genital. Información sensorial procedente de muchas zonas del cuerpo, la espalda, el cuello… pueden producirlo».

Éxtasis no genital

No debemos olvidar que quien en última instancia da la orden de activar la respuesta orgasmática no es el aparato genital, sino elcerebro, por mucho que la información sensorial venga de diversos lados.

Los orgasmos no genitales más clásicos son los que resultan de estimular los pezones. También existen casos publicados en revistas científicas de mujeres que los tienen mediante presiones en puntos concretos de la espalda, otras con caricias en el cuello, o incluso una cepillándose los dientes. No son mitos, y se explican porque los nervios envían información a la zona del cerebro responsable delplacer sexual. De hecho, en experimentos anteriores a los años 50, cuando era más común poner electrodos en el interior del cerebro humano, en ocasiones se originaban orgasmos.

Por haber, incluso puede haberlos sin contacto físico. Producidos por ejercicio, meditación, durante el sueño, a través de la estimulación de los pezones, los lóbulos de la oreja, o la espalda… La excitación sexual y la respuesta orgasmática femenina es muy diversa, y limitarlo todo al clítoris es caer en el falocentrismo masculino.

http://www.elmundo.es/yodona/2014/11/15/5464d23622601d8a2b8b4572.html

Share

Psicología, marketing … De verdad quieres ser prostituta?

Psicología, marketing … De verdad quieres ser prostituta?

El curso introductorio al mundo de la prostitución comienza con éxito de participación

Paula Vip, creadora del curso. /

GIANLUCA BATTISTA

«¿Por qué te quieres dedicar a la prostitución ?, insisto … De verdad quieres ser prostituta? Has pensado en los inconvenientes? Estás preparada para ser puta? «. Estos son los cuatro primeros interrogantes con que ha comenzado esta mañana el polémico curso organizado por la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) en el que se pretende profesionalizar todas aquellas personas que decidan dar el salto y convertirse en prostitutas profesionales.

«No se ha ido nadie, y eso que lo empezamos pintando muy crudo; le informamos que esto es difícil pero todas han quedado «, aseguraba hoy Paula Vip, la presidenta de la asociación, profesora del curso y» puta profesional «con más de ocho años de ejercicio. La asociación ha decidido impartir el curso de forma intensiva, ya que hay alumnos procedentes de las dos Castillas, Andalucía, Madrid y Galicia que se han desplazado hasta Barcelona para asistir a las clases de Paula Vip y de la psicóloga clínica Cristina Garaizábal.

«Este trabajo no la puede hacer cualquiera, hay que ser fuerte, sentirse bien, saber llevar la batuta … Eres tu propia cabeza y tienes que saber seguir tu negocio, tener carácter para imponerse, tienes que reunir una serie de condiciones que si no se cumplen no te puedes dedicar «, explica Paula. Sabe impartir lecciones y lo hace ante el alumnado. Esta es la primera vez en que un chico decide apuntarse al curso. Es madrileño y ha viajado hasta Barcelona para recibir las clases. Paula está orgullosa de encontrarse con su primer alumno: «Si te paseas por la calle detectas fácilmente una puta, pero no un prostituto». Sin embargo, la profesional considera que el curso es tan válido para «putas como para prostitutos, ya que la manera de tratar a los clientes y saber imponerte es exactamente la misma».

Hablamos de hacienda,de  Seguridad Social,   de darse de alta de autónomos

La tarde es larga y es el momento de tratar temas delicados psicológicamente, como «la manera de huir del estigma puta». También se enseñan pequeños trucos sexuales. El colofón final está dedicado a las personas más acostumbradas a las matemáticas: «Hablamos de hacienda, de Seguridad Social, de darse de alta de autónomos … Temas de marketing para enseñar cómo tienes que trabajar en tu propio negocio» .

El primer curso sobre prostitución de España se volverá a repetir en enero. Ha sido muy criticado, pero Paula Vip tiene claro que lo que enseña cumple una función para las personas que deciden adentrarse en el mundo de la prostitución y se sienten perdidas: «Aquellos que nos critican deberían respetar la libertad individual de cada de nosotros y no lo hacen «.

http://cat.elpais.com/cat/2014/11/15/catalunya/1416065731_381097.html

Share

Psicologia, màrqueting… De debò vols ser prostituta?

El curs introductori al món de la prostitució comença amb èxit de participació

Barcelona

Paula Vip, creadora del curs. / GIANLUCA BATTISTA

“Per què et vols dedicar a la prostitució?, insisteixo… De debò vols ser prostituta? Has pensat en els inconvenients? Estàs preparada per ser puta?”. Aquests són els quatre primers interrogants amb què ha començat aquest matí el polèmic curs organitzat per l’Associació de Professionals del Sexe (Aprosex) en el qual es pretén professionalitzar totes aquelles persones que decideixin fer el salt i convertir-se en prostitutes professionals.

“No se n’ha anat ningú, i això que ho comencem pintant molt cru; us informem que això és difícil però totes s’han quedat”, assegurava avui Paula Vip, la presidenta de l’associació, professora del curs i “puta professional” amb més de vuit anys d’exercici. L’associació ha decidit impartir el curs de manera intensiva, ja que hi ha alumnes procedents de les dues Castelles, Andalusia, Madrid i Galícia que s’han desplaçat fins a Barcelona per assistir a les classes de Paula Vip i de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal.

“Aquesta feina no la pot fer qualsevol, cal ser fort, sentir-se bé, saber portar la batuta… Ets la teva pròpia cap i has de saber seguir el teu negoci, tenir caràcter per imposar-te, has de reunir una sèrie de condicions que si no es compleixen no t’hi pots dedicar”, explica la Paula. Sap impartir lliçons i ho fa davant l’alumnat. Aquesta és la primera vegada en què un noi decideix apuntar-se al curs. És madrileny i ha viatjat fins a Barcelona per rebre les classes. La Paula està orgullosa de trobar-se amb el seu primer alumne: “Si et passeges pel carrer detectes fàcilment una puta, però no un prostitut”. Tot i així, la professional considera que el curs és tan vàlid per a “putes com per a prostituts, ja que la manera de tractar els clients i saber imposar-te és exactament la mateixa”.

Parlem d’hisenda,de Seguretat Social,  de donar-se d’alta d’autònoms

La tarda és llarga i és el moment de tractar temes delicats psicològicament, com “la manera de fugir de l’estigma puta”. També s’ensenyen petits trucs sexuals. El colofó final està dedicat a les persones més avesades a les matemàtiques: “Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms… Temes de màrqueting per ensenyar com has de treballar en el teu propi negoci”.

El primer curs sobre prostitució d’Espanya es tornarà a repetir al gener. Ha estat molt criticat, però Paula Vip té clar que allò que ensenya compleix una funció per a les persones que decideixen endinsar-se en el món de la prostitució i se senten perdudes: “Aquells que ens critiquen haurien de respectar la llibertat individual de cadascuna de nosaltres i no ho fan”.

http://cat.elpais.com/cat/2014/11/15/catalunya/1416065731_381097.html

Share

Una associació de prostitutes imparteix un curs a novelles

La crisi augmenta la demanda de dones que desitgen aprendre l’ofici. “Pensen que som ignorants», explica una prostituta

Paula Vip creadora del curs d’iniciació a la prostitució. / Gianluca Battista

Paula Vip és el seu àlies laboral. Té 42 anys, és catalana i es defineix com a elegant, discreta, educada i “puta”. També és la presidenta de l’Asociació de Professionals del Sexe (Aprosex) i la inventora de l’únic curs de prostitució que s’imparteix a Espanya. Dissabte Paula tornarà a allliçonar, al costat de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal, 25 alumnes perquè es converteixin en “putes professionals”. Tot això en un només un cap de setmana i per 50 euros. Vip assegura que amb la crisi hi ha una sobreoferta de dones que exerceixen la prostitució i considera el seu curs com a imprescindible per endinsar-se en aquest sector.

La presidenta d’Aprosex deixa clar en primer lloc que el seu treball no té absolutament res a veure amb l’activitat que realitzen les dones a les quals s’obliga a prostituir-se: “Això és tràfic d’éssers humans i hi ha d’intervenir ràpidament la policia”.

Malgrat això, Paula denuncia que està donada d’alta en el règim d’autònoms com a treballadora sexual però en canvi no té drets: “Les autoritats pensen que les putes som ignorants i els molestem”. A Aprosex hi ha associades que es prostitueixen al carrer i que són aquí “perquè volen i han de seguir pactant espais i horaris amb els ajuntaments”.

Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms

El lletrat representant de l’organització feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defensat el curs de l’associació Aprosex ja que “es tracta de dones que es prostitueixen per voluntat pròpia sense cap tipus de coacció i se’ls dóna uns coneixements útils per a l’exercici d’aquesta activitat”.

“La crisi ha provocat una sobreoferta que ha rebentat les tarifes del mercat i hi ha molta nena amb molta falta de professionalitat”, assegura Vip. La presidenta d’Aprosex vol que les persones que comencen en el sector del sexe de pagament tinguin molt clar que “la prostituta no és una víctima, els homes paguen però no per això manen”. Paula Vip compara la relació de la prostituta amb el client com la que s’exerceix amb un metge, un arquitecte o un advocat: “Jo sóc la que et dic quant temps tens de tractament, en quin lloc es construirà la casa o si et portaré el cas o no… qui decideix és la professional ja sigui una scort de luxe o treballi en ple carrer”. El curs comença recordant a les alumnes si serveixen o no serveixen per a la professió. “Totes arribem aquí per diners, però t’ha d’agradar el sexe i has de ser capaç de fer-ho amb desconeguts”, afirma. A més, és important que no caiguis en l’“estigma de puta, en cal fugir i sentir-te orgullosa amb el que fas”. També s’ensenyen petits trucs per evitar l’apatia quan s’apropa el moment de fer un servei. A més, hi ha un gran capítol dedicat a la solidaritat entre companyes i al màrqueting de la prostitució.

http://cat.elpais.com/m/cat/2014/11/13/catalunya/1415912798_592916.html

Share

EN M80 RADIO, SAMANTA VILLAR DENUNCIA: CURSOS DE PROSTITUCIÓN

prostitutas

Se llama ‘nociones básicas para la profesionalización y protección de la mujer prostituta’. Lo imparten dos profesoras: Cristina Garaizabal, psicóloga clínica y presidenta de Hetaira, el colectivo en defensa de las trabajadoras del sexo y Paula Vip, que se dedica a la prostitución desde hace ocho años.

En un momento de crisis actual, son muchas las mujeres que han optado por la prostitución como forma de ganarse la vida o complementar su trabajo, y, ante la desinformación que existe en el medio, ambas mujeres han abierto un curso para dar pautas a estas mujeres.

El curso, tal y como nos dicen, va dirigido a chicas jóvenes que están pensando en la posibilidad de ejercer la prostitución, aunque también acuden a él otras mujeres que llevan muchos años trabajando y sentían la necesidad de compartir sus experiencias con otras compañeras del oficio. “Lo primero que deben saber es que, si acuden a la prostitución libremente, no deben sentirse trozos de carne con ojos y siempre tienen que hacer lo que ellas quieran”, nos adelantan.

¿En qué consiste? Son cursos intensivos de 8 horas con un coste de 90 euros en el que se enseñan consejos fiscales, sexuales sanitarios… Incluso advertencias de seguridad, como disponer de un número de teléfono operativo para informar en todo momento dónde y con quién están. Nuestras invitadas aseguran que no es un modo de persuadir a chicas indecisas, pues incluso los primeros puntos del mismo sirven para disuadir a aquellas que se lo están pensando.

Escucha la sección completa:

http://blog.m80radio.com/80-y-la-madre/2014/11/13/samanta-denuncia-cursos-de-prostitucion/

Share