Un suelo pélvico fuerte para mejorar la salud y la sexualidad

Foto: Shutterstock.

Foto: Shutterstock.

El suelo pélvico cumple una función esencial en la vida de la mujer. No solo porque mantenerlo fuerte previene incómodas patologías a largo plazo, como la incontinencia urinaria o el vaginismo, sino también porque es una parte muy importante dentro de lasexualidad, donde también se incluye al otro miembro de la pareja.

Pero, ¿qué es exactamente el suelo pélvico? Es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función, es sostener en la posición adecuada los órganos que se encuentran en esa cavidad (útero, ovarios, vagina, recto…). Es decir, donde se localizan los órganos relacionados con la reproducción femenina y masculina.

La psicóloga y sexóloga María Felipa Gea López, de SexPlace, advierte que un suelo pélvico débil puede provocar, incluso, dolores de espalda y disfunciones sexuales. Por eso, la experta insiste en la necesidad de ejercitar este músculo durante las diferentes etapas de la vida, especialmente de la mujer, ya que se debilita mucho a partir de los embarazos y la menopausia.

Para ello, cada vez aparecen en el mercado nuevos (y no tan nuevos) productos con este fin. Entre los más novedosos, estaría, por ejemplo, Luna Smart Bead, que ejerce las funciones de entrenador personal mediante sensores táctiles que, según las necesidades de la persona que lo lleve puesto, elige una rutina de ejercicios u otra.

Por otro lado, los más tradicionales y, quizá, desconocidos por sus beneficiosos efectos sobre el suelo pélvico son los juguetes sexuales tales como las bolas chinas, los conos y las pesas vaginales, cuyo objetivo no se reduce a dar placer sino también a fortalecer y ejercitar esta zona. Sin embargo, son muchas las mujeres que sienten reparo en acceder a estos productos o a ejercitar el suelo pélvico debido a las connotaciones sexuales que conlleva, lo cual es todo un error, asegura Felipa.

“La sexualidad aún no está normalizada dentro de la sociedad, y forma parte del lado oculto del ser humano. A pesar de acompañar a la persona lo largo de toda su vida, continúa siendo tratada como algo ajeno a ella”, advierte la experta. Además, insiste en que fortalecer el suelo pélvico genera múltiples y considerables beneficios. En los hombres, por ejemplo, Felipa explica que mejora la erección y el control eyaculatorio, así como previene posibles problemas de próstata. Aunque las que más notan este fortalecimiento son las mujeres, que reducen el riesgo de propalsos de órganos pélvicos, incontinencias, y, adquieren una mayor tensión que, a la vez, ayuda a obtener mejores orgasmos y respuestas sexuales.

El suelo pélvico debe entrenarse como cualquier otro músculo, y ya no solo por salud, que mejora considerablemente, sino también porque adquiere importancia dentro de la sexualidad de la persona y sus relaciones de pareja. Es, por tanto, un elemento que influye en nosotros tanto física como psicológicamente, y del que, como defiende Felipa, no hay por qué avergonzarse.

http://www.elmundo.es/yodona/2015/04/28/553f4b0be2704eae528b4574.html

Share