Antonella: ‘Me prostituyo porque soy libre para hacerlo’

Manifestación el polígono Marconi

Antonella: ‘Me prostituyo porque soy libre para hacerlo’

Miembros de la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo con un cartel de la ‘performance’./ Fotos: Sara Montero

Trabajan cada día para mantener a su familia, no se fían de los políticos y protestan por las precarias condiciones de su empleo. Podría ser la descripción del español medio, pero hay algo que les separa del resto de ciudadanos: sonprostitutas del polígono Marconi, dicen que por voluntad propia. Este lugar es conocido en Madrid por albergar cientos de trabajadoras sexuales. Ahora han formado la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (AFEMTRAS) para reivindicar sus derechos y este miércoles han realizado una ‘performance’ simulando barrer una de las calles de esta zona industrial y han leído su propio manifiesto.

Conscientes de que en la zona operan las mafias, aquellas que se consideran libres quieren reivindicar su trabajo y sus derechos. Aunque la imagen ‘mediática’ de la prostitución es casi siempre la de la explotación sexual, la ONU les da la razón. Según este organismo solo una de siete trabajadoras del sexo en el mundo ejerce obligada. Tras el debate social se encuentra la guerra de cifras: sindicatos como UGT elevan el número de mujeres forzadas al 95%.

Hartas de que la prensa «mezcle prostitución voluntaria con forzada, de escuchardebates políticos donde nunca se nos pide opinión y de una Ley de Seguridad Ciudadana que multa a clientes y a trabajadoras sexuales», han decidido barrer las calles para, de forma simbólica, eliminar los prejuicios. Piden que se reconozca su actividad como un trabajo, que se regule y que habiliten espacios para poder ejercer. A cambio aseguran que ofrecerán respeto al vecindario y se alejarán de zonas familiares como los parques. Y no, no les gusta la palabra ‘prostituta’, prefieren llamarse ‘trabajadoras del sexo’.

YO DONA ha hablado con Antonella, miembro del colectivo AFEMTRAS.

¿Cuál es el origen de AFEMTRAS?
Hace muchos años queríamos formar una plataforma que se quedó en ‘stand by’, pero con la Ley de Seguridad Ciudadana un grupo de nosotras decidimos formarla para contrarrestar las informaciones de algunos medios de comunicación. Nosotras, más que nadie, sabemos lo que hay y cómo mantenemos los lugares y por eso nos estamos reivindicando hoy. También nos comprometemos con los vecinos y los empresarios a mantener limpia la calle, alejarnos de los parques y de las viviendas para que ellos se sientan más cómodos.
¿Cuántas mujeres formáis la asociación?
Somos unas 200, pero hay muchas que son madres de familia y no han podido venir hoy.
¿Qué es lo que más os molesta de lo que se dice sobre vosotras?
Que todas somos víctimas de la trata. Lo dice la ONU, que sólo una de cada siete prostitutas lo hacen obligadas, pero hay muchas asociaciones que dicen que no, que el 95%.

¿Pero admitís que en este polígono hay víctimas de la trata?
En este y en todos los lugares del mundo.
¿Habéis intentado que se integren en la asociación?
Nosotras no queremos mezclar nuestra lucha y que luego nos puedan decir que qué hacemos reivindicando nuestra libertad si tenemos víctimas de la trata. Hemos intentado separar.
¿En qué consiste la regulación que pedís?
Queremos unos derechos. Ahora mismo muchas pagamos seguridad social pero no tenemos ningún tipo de derechos ni nos beneficiamos de nada. Pero si los tuviéramos, yo podría cobrar una baja, el paro o la jubilación, pero ahora mismo no puedo.
Insistís mucho en el cuidado y la limpieza de las zonas comunes.
Nos dicen que somos nosotras las que ensuciamos las calles. Pero no estamos en todos los puntos de Madrid y todo Madrid está sucio. Será problema de los ayuntamientos y de más ciudadanos que no tienen conciencia. Nosotras sí tenemos conciencia cívica y recogemos la basura. Que hay preservativos es verdad, pero en el centro también hay basura tirada.
Algunos dicen que la prostitución espanta las inversiones empresariales.
Si nosotras no existiéramos este polígono estaría más desierto que el Sáhara. Todos los clientes que vienen, dicen ‘ya que voy a echar un quiqui, aprovecho para comprar esto aquí y no en otro sitio más lejano’. Nos beneficiamos ambos. Hay mucha gente que no está de acuerdo y es lógico. No todo es color de rosa.
¿Habéis hablado con las asociaciones de vecinos?
Aún no, queremos pedir una cita con ellos.
¿Y qué les vais a ofrecer?
Alejarnos lo máximo posible de parques y edificios, aunque casi ninguna para allí después de que aprobaran la Ley Mordaza.
¿Habéis intentado hablar con el ayuntamiento?
Estamos en ello. Hemos hablado con la segunda de Manuela Carmena, con el concejal de Villaverde y con el grupo de Ahora Madrid y estamos ahora queriendo ir paso a paso a ver si logramos algo.
¿Qué respuesta habéis recibido?
Buenas y algunas no tan buenas, algunas nos han dicho que sí y que esperemos, pero no con esperanza. Aunque sales con buen sabor de boca y una sonrisa en la cara.
Los políticos siempre os dicen que sí, pero los únicos que se ha comprometido a legalizar la prostitución es el partido de Ciudadanos.
Bueno, pero no sé hasta qué punto quiere regularlo. Nosotras sabemos lo que sufrimos y lo que tenemos que llevar a casa. Hay muchas españolas que se han echado a la calle a prostituirse o lo han hecho en una piso porque las han desahuciado y les han quitado su vivienda. ¿Cómo pueden querer quitarles el trabajo? Ya les han quitado la casa y la vida, ¿cómo pueden prohibir que ejerzan si es la forma de mantener a sus hijos?¿Quieren ver a sus compatriotas durmiendo bajo un puente?
¿Notas que con la crisis tienes más compañeras españolas?
Sí, ellas sobre todo trabajan en casa. Al tener una familia tienen más miedo a que la gente las vea. Es lógico. Tienen una familia y nunca lo han hecho antes. Y no solo son chicas jóvenes, sino señoras mayores y de todas las edades.

¿Cómo empieza una en esto?
Yo vine de mi país hace muchos años. Trabajaba en un bar en la Casa de Campo y dando una vuelta vi muchas chicas paradas allí y decidí probar. Al principio no te conocen, pero luego vas haciendo amigas. Llevo ya muchos años en esto y no lo dejaría por nada del mundo. Me gusta porque soy libre, más libre que teniendo un contrato de trabajo normal.
Hay gente a quien le pueda sorprender que a alguien le guste ser trabajadora del sexo en la calle.
Seguro que esa persona está sentado en el sillón de su casa con la mano extendida recibiendo dinero y sin sudar ni una gota. Sí, nos gusta. Nuestros clientes son buenos. La personas son malas si tú las haces malas.
Algunos prejuicios que habéis ‘roto’ en la ‘performance’ son especialmente dolorosos, sobre todo el del cartel que decía ‘Si eres ‘puta’ no puedes ser buena madre’.
Si eres prostituta eres la mejor madre del mundo porque te has metido en esto para mantener a tus hijos. Estás trabajando en una profesión que quizá nunca te planteaste para darles de comer, ¿eso no es ser buena madre?
En vuestras reivindicaciones también habláis de los clientes.
¿Hay que multar a los clientes para salvar a las prostitutas? Eso es mentira, si les multan no nos salvan, nos niegan el poder vivir. Gracias a ellos nosotras vivimos, comemos y pagamos la factura de la luz.
Existe la sensación de que trabajar en la calle es más duro que en otros sitios.
Es mentira. Yo creo que es más fácil y más libre. Yo vengo aquí cuatro horas. Vengo cuando quiero y me voy cuando quiero. Si soy una prostituta de un local o un piso tengo que atender a lo que me digan: horario, qué clientes tengo que atender… Eso no es libertad. Yo peleo por la calle. La que quiere trabajar en un piso también está en su derecho, siempre y cuando lo hagan de manera libre.
El tema de la seguridad es otra de vuestras reivindicaciones.
Antes veíamos un policía y decíamos ‘qué bien’ y nos sentíamos más seguras. Ahora pensamos que nos multarán.
¿A ti te han multado?
Sí, supuestamente por obstruir la vía pública, pero yo estaba aquí (señala la acera) no en medio de la carretera.
¿Habéis notado un cambio desde que ha entrado en vigor La Ley de Seguridad Ciudadana?
Nuestro trabajo ha descendido mucho. Ahora es bastante precario. Antes en los primeros 15 días ya tenías para el alquiler. Hoy estamos a 14 y yo aún no llego. En la calle se cobra menos, pero lo que se cobra no tenemos que compartirlo con nadie.
Habéis pedido que os habiliten zonas.
Sí, una zona más alejada. Hay espacios aquí que son del Ayuntamiento y nos los podrían facilitar como ‘parking’ del amor, como nosotras decimos. Sin molestar a los vecinos y sin que haya un papel en el suelo. Queremos captar la clientela en la calle y llevarles a una zona que no sea visible.
¿Os habéis planteado alquilar uno de estos espacios del ayuntamiento?
Por supuesto, y pagando. Nosotras no lo queremos gratis. Si el ayuntamiento nos cede un lugar y lo habilitan podemos cobrar a cada coche que entra. Al final de mes es un dinero que entra a las arcas del Gobierno.
¿Tenéis alguna reivindicación más para el ayuntamiento?
Sí, que nos ponga papeleras. Nosotras recogemos nuestra basura, nos traemos nuestras bolsas y esperamos a que pase el camión, pero a veces no pasa. Queremos hacer un llamamiento al ayuntamiento sobre esto o que nos manden dos veces por semana los camiones.
http://www.elmundo.es/yodona/2015/10/14/561e556746163f71578b4574.html
Share