El 87% de las españolas prefiere tener relaciones sexuales en hoteles

Foto: Shutterstock.

  • MARIAN BENITO

¿Qué tendrán las sábanas de los hoteles que incitan a deshacer la cama y a desplegar sin reservas nuestro deseo ? No importa si son de algodón, satén o seda, el en ellas resulta más inspirador, apetecible y pasional. Y quien dice sábanas dice un jacuzzi, un baño espumoso, besos entre pompas de jabón o cena para dos con uno de esos menús que disparan el erotismo hasta lo impensable.

Aquí sí, el hábito hace al monje y, de acuerdo con un estudio realizado por la plataforma móvil de reservas HotelTonight, el 87% de las mujeres españolas cree que una habitación nueva y excitante, sin distracciones, favorece la . El 22% de los españoles confirma que un hotel nos hace mejores amantes y el 30% dice que prefiere la actitud sexual de su pareja fuera de casa.

El entorno invita a momentos románticos, probar cosmética , sorprender a la pareja con alguna prenda interior seductora o, simplemente, distraer la mente. Según el informe, el 40% de las españolas encuestadas saca en un hotel su vena más aventurera para entregarse a placeres inconfesos.

Una de las razones que alegan los encuestados es que el tiempo se detiene. Son espacios para no salir, desconectar el móvil y dejar atrás rutinas o responsabilidades. Solo hay que relajarse y centrarse en la pasión. Una noche de hotel mejora la intención y aumenta el tiempo que dedicamos al placer. “Repetimos un promedio de 2,2 veces en 24 horas y el encuentro dura 22 minutos más que en nuestro propio colchón”, dice el informe. Quienes más aprovechan la ocasión son las parejas que mantienen una relación pero vidas separadas. En este caso, más del 42% de los participantes le dedican entre 20 y 40 minutos más que en su cama.

También los casados o divorciados hacen el amor más frecuentemente cuando están fuera de casa. La mayoría de los usuarios solteros o viviendo en pareja se muestran, sin embargo, menos activos cuando visitan una habitación de hotel.

Este informe analiza los hábitos de más de 2.200 usuarios de 11 nacionalidades diferentes. Los resultados delatan diferencias de unos países a otros. Los mexicanos, por ejemplo, son los que más tiempo extra añaden a sus sesiones de amor hoteleras: ¡hasta 45minutos! No es extraño que sean también los que después mejor evalúan su rendimiento.

Y si hablamos de prácticas, quienes más arriesgan en un hotel son los americanos. El 73% confiesa que le gusta probar nuevas experiencias en una habitación que no es la suya. Los más recatados, los alemanes. Solo el 14% cree que su pareja puede funcionar sexualmente mejor.

Luca Parducci, ejecutivo de HotelTonight para Italia e Iberia, concluye: “No importa si la escapada la haces con alguien con quien llevas años, meses o incluso días, cuando duermes en un hotel, aunque sea por una noche, la experiencia te permite dar un toque más espontáneo a tu relación amorosa y evitar interrupciones inesperadas. Según hemos visto en el estudio, una llave de habitación de hotel abre la puerta a una relación sexual de pareja feliz en todo el mundo, tanto si se trata de un fin de semana romántico como de una escapada espontánea en tu propia ciudad”.

Pero, ¿cómo deshacer la cama haciendo el amor y olvidándonos de ella como mueble para dormir? El psicólogo Antoni Bolinches pide prudencia a la hora de valorar la fuera de nuestra rutina y nos da las claves para darle ese valor afrodisíaco.

  1. Que el deseo surja espontáneo. No tomar la cita como una tarea o por tratar de agradar porque entonces ambos acabarán haciendo cosas que creen que le gustan al otro, cuando en realidad no las desean ninguno de los dos.
  2. Que rompa de verdad con la rutina.
  3. Que la pareja atraviese un buen momento emocional. Si la relación está al límite, reservar una noche de hotel con expectativas pasionales puede ser una decisión desastrosa.
  4. Es un sexo que necesita mucho tacto y consentimiento mutuo. Cuando nos planteamos innovar o transgredir, tiene que haber un único código sexual.
  5. Que los nervios o falsas expectativas no jueguen una mala pasada. El hotel puede ser un buen activador del deseo, pero es más importante la sensación de una buena comunicación sexual.

http://www.elmundo.es/yodona/2015/12/02/565ed2a5e2704e70228b4674.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Deja un comentario