El reto de los 4 minutos: 4 ejercicios para mejorar tu vida sexual y la de tu pareja

Fortalecer la musculatura del suelo pélvico ayuda a alargar las relaciones íntimas y mejorar tu vida . Nuestro entrenador personal aconseja estos ejercicios

Que un encuentro sexual sea satisfactorio para ambas partes es para muchas parejas un asunto no fácil de conseguir. Esta semana, en nuestra serie El reto de los 4 minutos, damos algunos consejos para intentar solucionar algunos problemas que se padecen en la intimidad. Gonzalo Maganto, el entrenador personal de ICON, muestra 4 ejercicios para mejorar la calidad de las relaciones . Una de las claves para que el no se convierta en una experiencia traumática está en fortalecer el suelo pélvico, ese tapón con forma de hamaca localizado en la base del cuerpo y formado por un conjunto de músculos que sujetan las vísceras y los órganos pélvicos: recto, vejiga, uretra; útero y vagina (en el caso de la mujer).

Trabajar esta zona puede evitar problemas como la eyaculación precoz, la disfunción eréctil y la incontinencia urinaria. Practicar los ejercicios que propone nuestro especialista ayuda a controlar los músculos implicados en el acto sexual, facilitando que el hombre aguante más tiempo sin llegar al orgasmo. “Cuanto más conoces tu cuerpo más dominio tienes sobre sus impulsos. Con una musculatura fuerte y sana conseguimos un placer mucho más intenso”, asegura Maganto.

Tener el suelo pélvico fuerte implica que las contracciones de estos músculos sean mayores y que la sangre llegue más rápido a los órganos genitales. “Cuando la mujer tiene control sobre su suelo pélvico el placer para ella es mayor, pero además las relaciones para su pareja se vuelven más satisfactorias”, puntualiza nuestro entrenador. El motivo es que la mujer puede ejercer presión sobre el órgano sexual masculino al realizar contracciones voluntarias con su musculatura pélvica.

Para llevar a cabo correctamente los ejercicios pélvicos es indispensable visualizar y sentir los músculos que se están trabajando.Con estas prácticas la musculatura solo se trabaja un 20% de forma voluntaria. Es durante el donde se da el verdadero entrenamiento pélvico: un 80% de los músculos entran en acción. “El sexo es el mejor entrenamiento del suelo pélvico”, apunta.

En el caso de los hombres es recomendable que ejerciten estos músculos concienzudamente antes de los encuentros sexuales. “Para los hombres es más difícil tener el control durante el acto sexual, por eso es importante traer el trabajo hecho y que el sexo sea la forma de poner en práctica lo que ya se ha trabajado antes”, afirma Maganto.

http://elpais.com/elpais/2016/06/01/icon/1464774365_431001.html

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

Un comentario

  1. terminaremos yendo al gimnasio a “pelvis” en vez de a “zumba”, juas y rejuas

Deja un comentario