Reseña del libro que nunca leí y jamás leeré

Jueves 26 de octubre de 2017

Presentación de un libro sobre Chaperos, y Precariedad. Que una ya piensa, ¡genial!, porque lo habrá escrito un compañero chapero.

 Primer error, el libro lo habían escrito dos hombres, por lo menos eran gays o eso aseguraron, el que habló en primer lugar un tal Òscar que en primero nos situó hablándonos un “poquito del prusés” y de su estupendo trabajo como profe de uni en Tarragona y que nos deleitó con una confesión confusa. Nos dijo en petit comité, así sin que se enterase nadie que, de joven (?) él soñaba con ser alguna de las tres pés. Profe, Poli o Prostituto. Palabras textuales.

Risas en la sala. Como policía tuvo una pareja, él acabó siendo profe y romantizó (sic) la profesión de puto como ése hombre que vive su sin represión y vive de ella. Es decir, ni idea de lo que es el trabajo .

Òscar da paso a Eduardo, el otro autor del libro. Un crack el tipo, economista según recuerdo. Eduardo nos habla del estigma que como no puto no puede conocer, pero es irrelevante porque, los economistas son muy dados a saber de todo, incluso de avisar cuándo se avecina una crisis y tal. El bueno de Edu nos habla de la modelización de la subcultura gay que sirve (a él, suponemos) para centrar el estudio en el post-feminismo. Sí, os lo juro.

Acto seguido nos regala con una frase épica que, sin duda pasará a los anales de la “historia subcultúrea de los economistas gayses”. Edu nos confiesa en tono bajo de confesionario que Él, siempre vió a los chaperos “fundamentalmente como personas”. Os lo juro. Y la audiencia calladita como si estuviesen de acuerdo, aunque cuando mirabas en derredor veías cómo los morros se arrugaban.

Hablaron de Síndrome de Ulises, de la Pirámide de Maslow, del dinero fácil, de la politoxicomanía, el consumismo exacerbado, la depresión y la desesperanza que sufren los chaperos. Y sí, de nuevo, el comentario es textual. Los chaperos parecen felices pero todo es fachada, en el fondo son unos pobrecillos de la vida.

Nos cuentan que ganan mucho dinero pero que nadan en la precariedad económica, emocional y de salud. También nos cuentan que entre el 80 y el 85% de los chaperos son migrantes, pero ese dato no viene corroborado por su investigación. han tirado de datos en la red. Ok. 

Sólo se salvarían esos cuatro “putos privilegiados” que hacen un Circuito Lúdico Global. De nuevo este dato se extrae de internet.

Esta pobre e inculta y precaria puta les formuló algunas inocentes preguntas cómo a cuántos trabajadores habían entrevistado para hacer este libro. Me respondió el bueno de Edu haciendo como que intentaba recordar…-a unos 120 más o menos- me respondió. Me quedé sin saber si unos 120 eran 50 o 3000, porque cuando entrevistas a quienes “-has visto fundamentalmente como a personas-“, digo yo que lo mínimo que podrías hacer es recordar el número, no te pedía que me cantaras sus nombres de memoria, Edu, pero coño..¡.no saber a cuántos seres humanos usaste para hacer un estudio me parece lamentable!..

Tres joyas que dijeron antes de que me levantase y me fuera, tras haber tenido paciencia dura una hora y veinticinco minutos muy larga, la primera es del bueno de Edu quien dijo, así como si nada, que en el estudio “Se separa al sujeto civilizado del otro”. ¡Fantástico Edu! Las otras dos las profirió una tras otra el romántico Òscar quien preguntado por un asistente sobre la industria del , respondió aliviado en plan “ésta me la sé”: En el siempre se necesita carne fresca y cuerpos jóvenes.

Comprenderéis que me levantara, me despidiera de dos amigas que había en la sala y me pirara con viento fresco hacia mi casa, donde la carne sólo está en la nevera, todos somos personas y nos percibimos como tales y no “como si lo fuésemos” y donde la cordura se lleva estupendamente con el trabajo sexual

 

Share
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios en FaceBook:

2 comentarios

  1. Que podías esperar si por poco que se analice lo han escrito de oídas -y de lejos-, en el mejor de los casos, 120 personas no puede ser significativo de nada, salvo si hablásemos de un pueblo de 1500 habitantes y tampoco sería extrapolable a ningún otro estudio, eso, o los estudios de las teorías de juegos son paparruchas para dar premios de economía y matemáticas a locos trasnochados, por lo que leo, más de lo mismo, frivolidad y marginación, vamos lo de siempre que se vende muy bien en T5; lo que más me impresiona y verdaderamente te admiro por ello es por tu capacidad para escuchar al “otro” tenga o no tenga razón o vaya a soltar un montón de paparruchas, muchas personas habrían tirado la toalla hace muchísimo tiempo y sin embargo sigues en la lucha, eres de lo que no hay.
    Firmado: otro que tampoco piensa leerse ese libro y eso que me leí hasta el infumable de “50 sombras de Grey”, jeje.
    Un beso.

  2. No puedo opinar de lo que no…
    Pero tal como lo cuentas, parecían actuar con una frivolidad pasmosa, como el que se apunta a zumba en un gimnasio, terminará la gente ejerciendo de puta una horita al día, que viene bien para las piernas,

    Kisssss y Kissssss

Deja un comentario