NO ES ALIADA “la aliada” POR MUCHO QUE CREA QUE RELUCE

Cada nuevo día aparecen nuevas aliadas de las putas y de su colectivo prosex.

Con cada nuevo amanecer, un puñado de mujeres feministas se apuntan al carro de luchar por los derechos de las putas.

Y cada anochecer vemos cómo, con el mismo sol que aparecieron por la mañana, se marchan al ocaso. Duran horas, días, meses, depende de las ganas de petardeo que tengan y de lo astutas que seamos a la hora de desenmascararlas.

Porque todas las listillas son majas, simpáticas, han sufrido maltrato, sufren agorafobia o claustrofobia, o ambas. Y son veganas, animalistas, les gustan los niñes –a unas cuidarles y a otras con salsa de tomate-, tienen quince gatetes y postean sobre la anorexia, la gordofobia, son las eternas guerreras del mundo mundial.

Y claro, ahora que está de moda, ¿por qué no echarle unas migajas también a las pobrecillas putas?

Y ahí es donde se les ve el plumero. Cuando las putas no vamos de mujeres blandengues, si no de eternas luchadoras por nuestros derechos – nuestros inexistentes derechos- cuando nosotras nos dejamos la piel todos los días saliendo en medios, dando la cara, rompiendo con el estigma atenazante de la puta guarra que lleva enfermedades a los buenos maridos que cayeron en la tentación, cuando nos pasamos horas haciendo pedagogía gratuita en redes sociales y foros, defendiendo nuestra existencia, ellas, las salvadoras nos creen unas pobrecillas florecillas silvestres, maltratadas por “EL HOMBRE”.

Ya el año pasado, les dimos un repaso a algunas aliadas progres que se adueñaron del 2 de junio, en aras de nuestra lucha. Pues éste –y mira que llevamos poco de año- ya tenemos que plantarnos frente a una horda fétida de “aliadas libres” que pretenden salvarnos usando un tono condescendiente, maternal e infantilizado.

A ver si os enteráis queridas,

SOMOS PUTAS PORQUE QUEREMOS Y PORQUE PODEMOS

No necesitamos pedir permiso, ni perdón por existir, no necesitamos vuestro beneplácito ni vuestros ronroneos de salvadoras de almas perdidas.

Vosotras, que precisáis de una causa perdida cada día, sea intentar que no nieve en invierno o que no haga calor en verano, no sois aliadas de nada ni de nadie.

Y menos aún de las putas.

Os jode que escojamos un trabajo que vosotras no tenéis los ovarios de ejercer, os remueve la vida que nosotras les saquemos a vuestros hombres lo que vosotras no tenéis valor a pedirles y a nosotras nos regalan, os condena al infierno de vuestra vileza que seamos LIBRES en lugar de “libres”.

Dicen que son aliadas, pero en realidad son “aliadas”. Ya no engañáis a nadie, queridas.

Y aún así, seguimos caminando con mujeres feministas que nos apoyan de forma desinteresada, que se parten la boca por nosotras en redes, en publicaciones, que nos dan voz siempre que se les presenta la oportunidad y que se llevan disgustos por nuestra causa.

A vosotras, a las aliadas de la vieja guardia, a las jóvenes promesas, a las adolescentes que gritaron con nosotras en el 8 de marzo por nuestras reivindicaciones, gracias por estar ahí, sean las dos de la tarde o de la madrugada. Gracias por querernos y apoyarnos.

Juntas seguiremos caminando por donde escojamos y seguiremos hasta el infinito.

Y más allá.

Paula Vip

Share