Sexualidad taotista: conoce los secretos


Una manera diferente de ver el sexo

Según la tradición china, la sexualidad se basa en tres principios enunciados por el Dr. Maurice Mussat*, los cuales privilegian antes de nada, la armonía con la pareja, la energía vital y el modo de vida.

Tenerlos en cuenta abre, sin duda, las puertas de acceso a las mil delicias.

Armonizar el yin y el yang

Para los taoístas, cada cosa está animada por dos fuerzas: el yin, pasivo y fértil y el yang, positivo,activo, guerrero.

El componente mayor de la naturaleza femenina se considera como yin, mientras que el hombre tiene un predominio yang.

Según el tao, el acoplamiento sexual sólo puede tener lugar cuando existe un verdadero entendimiento entre los dos amantes.

Esta filosofía amorosa utiliza el acto carnal en una perspectiva de apertura casi espiritual y se centra en la unión de los dos principios.

Multiplicar por diez su energía

Mientras que en Occidente, el acto sexual nos deja satisfechos, aunque también con una sensación de «vacío», en Oriente se busca lo contrario.

La sexualidad según el tao está destinado a hacer circular el ch’i (la energía vital) del sexo al cerebro, para regenerar el organismo.

Hacer el amor nos proporciona un impulso de energía.

Las mujeres sacan fuerza de sus ovarios y los hombres del esperma.

Aquí no se trata de centrarse únicamente en las zonas dichas genitales, sino más en el aumento de energía que se apodera de todo el cuerpo, tu templo, y dejarla circular libremente.

Adoptar un modo de vida sana

Los taoístas eran en principio médicos que se interesaban tanto por el bienestar holístico del cuerpo, como por el placer sexual.

Una vida sexual activa es por tanto considerada como un componente esencial de buena salud.

A demás, la sexualidad no es una práctica aislada, sino que se inscribe en un concepto más global, en donde se incluye una alimentación sana y la práctica de una gimnasia de salud, tal como el tai-chi o el Gi Kong.

El hecho de no tener una sexualidad plena, puede provocar todo tipo de males.

Una noche en China no se improvisa.

Para alcanzar el séptimo cielo según tao, es muy sencillo, aunque es necesario llevar a cabo un cierto protocolo.

El equilibrio es básico para esos momentos tan especiales.

Antes

Según tao, los preliminares son esenciales. Por ello, es necesario reunir las condiciones favorables para poder besar los sentidos.

Un ambiente agradable, una música sensual… el deseo se basa en un incesantemente renovado «flirt».

Según Mantak Chia*, autor de numerosos libros sobre el tao sexual, el arte de besar es igualmente recomendado, pero de una manera muy particular.

Se trata de aplicar un masaje a la lengua de tu pareja con la tuya y sentir la energía que pasa entre los dos.

Durante

En su origen, los monjes taoístas se esforzaban por adquirir la inmortalidad, regulando el ritmo y el número de movimientos del coito…

Hoy en día es igual.

Basta con que el hombre trate de practicar una penetración irregular, al ritmo de 3, 6, 9 empujes denominadas superficiales, para hacer un último más profundo.

Explicaciones: esta técnica permite estimular la pared antes de la vagina… en donde estaría situado el famoso punto G, según los occidentales. Una garantía de alcanzar el orgasmo; tanto para ella como para él.

La cuestión del orgasmo

La sexualidad china tiene numerosos seguidores.

Su éxito se debe sin duda a una promesa muy específica, la de la pareja multi-orgásmica.

Esta práctica recomienda al hombre de disfrutar sin eyacular.

Explicaciones: Durante un orgasmo clásico, el semen se escapa para esparcirse en el cuerpo de la pareja… y en el universo, según la filosofía china…

Conllevando entonces, una auténtica pérdida de energía.

El tao propone guardar el esperma para poder aumentar la vitalidad y poder hacer el amor a la pareja, durante más tiempo.

(enfemenino.com)

Fuente: http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=91598

Share

Las razones "científicas" para tener sexo

Si la suya es de esas parejas que todos los días encuentran una excusa para no «intimar», esta nota ayudará a revertir la situación. Sepa, además de contribuir a la armonía de la relación, qué otros beneficios aporta el sexo a su vida
Son muchas las creencias que existen en torno a las bondades de tener una buena calidad de sexo, si bien es sabido que es parte importante de una relación de pareja y que mejora la salud, produce placer emocional y físico.

El sitio Terra.com publicó diez razones para tener sexo.

1-Vivir más y mejor: la medicina agregó el sexo a factores como tener una alimentación equilibrada, actividad física y control del estrés como clave para vivir más y mejor.

La actividad previene infartos, combate la tristeza, evita la celulitis y mejora el sistema defensivo del cuerpo, entre otros beneficios.

2-Adelgaza: para quienes el gimnasio es un esfuerzo enorme, el sexo será la alternativa para adelgazar y mantenerse en forma.

Una relación sexual de moderada intensidad y tiempo puede quemar, en promedio, hasta 150 calorías, ahorrando 20 minutos de fastidioso ejercicio.

3-Cero depresiones: el sexo disminuye el riesgo de sufrir algún tipo de depresión, ya que hace que la persona se sienta deseada, aumente su autoestima y aleje las tristezas.

4-Refuerza el sistema inmunológico: está comprobado que el sexo modifica la química del organismo y tiene como principal beneficiario el sistema inmunológico, ya que a partir de la descarga hormonal se aumenta la producción de células que combaten a los virus y bacterias y, además, fortalece la detección y proliferación desenfrenada de las células que caracterizan al cáncer.

5-Estimula el deseo: recibir las caricias propias del acto sexual incentiva los sentimientos de afecto y la necesidad de proteger a otras personas.

Así, las caricias, los susurros y el goce sexual son un elemento básico para despertar las sensaciones corporales y las ganas de vivir al extremo.

6-Estimula la memoria: el buen sexo puede aumentar significativamente la memoria de una persona, ya que al momento de tener un orgasmo se produce una leve pérdida de la conciencia de unos 20 a 104 segundos, tiempo valioso que el cerebro utiliza para descansar y recargar su memoria.

7-Adiós al estrés: no hay mejor forma de combatir el estrés, el agotamiento muscular o anular los dolores de cabeza que con una buena sesión se sexo.

Esto es porque las hormonas que se liberan durante el acto sexual son capaces de relajar todo lo que esté contraído, desconectarte del mundo, olvidar las presiones del trabajo y escapar un momento de la realidad.

8-Brillo e hidratación: las hormonas sexuales ayudan al organismo a segregar más agua y aceite lo que ayuda a hidratar y proteger la piel. Además de que el cabello luzca mucho más luminoso y con brillo.

9-Músculos firmes: durante la actividad sexual, sin que lo notemos, ponemos en funcionamiento la gran mayoría de los músculos del cuerpo.

10-Creatividad a flor de piel: la variedad y calidad de posiciones dará “alas” a su imaginación y al placer.

Notará que una “rutina” de sexo hará su vida más divertida sin mayor esfuerzo.

Fuente: http://www.infobae.com/contenidos/415813-100933-0-Las-razones-cient%C3%ADficas-tener-sexo

Share

Cómo Encontrar y Estimular el “Punto G”

El punto de Gräfenberg, más conocido como punto G, llamado así en honor de su descubridor, el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg, es una pequeña zona del área genital de las mujeres localizada detrás del hueso púbico y alrededor de la uretra. Es lo mismo que, o parte de, la uretra esponjosa, donde se encuentran las glándulas de Skene.

Se dice que la estimulación del punto G (a través de la pared frontal de la vagina) propicia un orgasmo más vigoroso y satisfactorio, y es posiblemente la causa de la eyaculación femenina. Tal estimulación requiere un empuje en cierto modo opuesto al que se necesita para lograr la máxima excitación clitorial con el pene.

Muchos libros sobre sexo aconsejan a las parejas incapaces de lograr el orgasmo femenino el considerar la estimulación del punto G como técnica sexual.

Un creciente número de expertos cree que la razón por la que la estimulación de esta área provoca un orgasmo «hacia fuera» e incluso la eyaculación femenina es que el punto G ha evolucionado a un “punto disparador” del parto. La cabeza del feto empuja este punto durante el parto, lo que parece disparar la última fase de empuje. Esto se traduce, durante la estimulación sexual normal, en una contracción más significativa de la vagina.

El punto G puede no ser solamente un punto discreto. De hecho, algunos científicos como Natalie Angier defienden que se trata del conjunto de profundos nervios del clítoris cuando pasan a través de los tejidos para conectar con la columna vertebral. El clítoris tiene profundas raíces y puede cambiar de tamaño y ligeramente de posición a medida que los niveles hormonales cambian en las diferentes etapas de la vida una mujer.

Un pene curvado hacia arriba tiene la habilidad natural de ejercer mayor presión sobre la pared frontal de la vagina. Si un pene no se curva hacia arriba, entonces pueden ser necesarias diferentes posiciones sexuales. Por ejemplo, un hombre cuyo pene se curve hacia abajo puede hallar que la penetración posterior es más adecuada para estimular el punto G dado que la curva presionará la pared frontal.

La estimulación del punto G mediante el uso de un dedo o la lengua es posible gracias a la presión combinada de empujar el clítoris hacia abajo mientras se arquea la lengua o el dedo hacia arriba en un movimiento de llamada. El dedo o la lengua debe estar entre 2,5 y 7,5 centímetros dentro de la vagina para que de resultado. Sin embargo, cada mujer puede necesitar una forma diferente de estimulación.

Se piensa que la estimulación del punto G es más intensa en las mujeres mayores de treinta años, porque los cambios en la estructura de los tejidos del interior de la vagina permite un acceso más fácil a dicho punto. Algunas mujeres creen por esta razón que en la treintena alcanza su cúspide sexual.

El término punto G se usa también por analogía como un término en jerga para la próstata masculina, que puede ser estimulada mediante juego anal o presionando el perineo (la piel justo detrás de los testículos).

Texto extraído de la Wikipedia.

Sí hay muchas mujeres que logran tener orgasmos muy intensos con la estimulación del punto G, pero no todas soportan una estimulación directa de ese punto. Un buen Gigolo tiene que experimentar siempre con una mujer a la cual está apenas conociendo e ir muy suavemente, sin brusquedades.

No olvides nunca que cada mujer es diferente y respecto al Punto G, yo sigo pensando que es una buena idea desarrollar una buena técnica para estimularlo, pero recuerda que no todas las mujeres son afectas a ser estimuladas en el punto G, sin embargo, casi todas responden muy bien a una buena estimulación del clítoris. Por lo tanto, para mi, el clítoris sigue siendo “El Dios del Placer”.

Un buen tip para saber si una mujere es más “clitorica” o “punto g” es saber en que posición disfruta más. Si prefiere la posición del misionero, donde la estimulación del clítoris es más directa, a la posición por atrás donde no hay conácto directo con el clítoris pero sí lo hay con el punto G, entonces, definitivamente es una mujer más “clitórica”, a la cual, con la debida estimulación y el tiempo necesario, podrás hacer “eyacular” sin necesidad de estimularle el famoso punto G.

Suerte y a practicar mucho.

Aquí les dejo otro video sobre como encontrar el famoso punto G.

YouTube Preview Image

Fuente: http://secretosdeungigolo.com/blog/2007/12/21/como-encontrar-y-estimular-el-punto-g/

Share

Las chicas también juegan

Ya está en el mercado Jan, el primer videojuego erótico creado especialmente para el público femenino

Los videojuegos y el erotismo nunca se han contado entre los principales intereses del sexo femenino. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la cosa está cambiando y cada vez son más las chicas que consumen pornografía y/o se enganchan a los videogames. Ahora, por fin, las mujeres más atrevidas pueden hacer las dos cosas a la vez: ha nacido Jan, el primer videojuego de dos rombos orientado a saciar ardores y tedios vaginales.

Producido en España por la prestigiosa casa Sexigames (premio a la mejor web erótica en el último Ficeb), y disponible en descarga desde el móvil o por Internet a un precio de 5 euros, el videojuego en cuestión se llama Jan, como su protagonista, un prototipo de lo que muchas mujeres entienden por «tío bueno»: surfero, alto, cachas, de ojos claros y rubio como la cerveza.

La jugadora debe meterse en el pellejo de una famosa escritora y ligarse al deportista de 30 años a través de quince fases, hasta llevárselo al huerto o, mejor dicho, a la playa, ya que la acción se desarrolla en la húmeda costa.

Sexo a golpe de tecla

La primera pantalla consiste en coquetear con el surfista en el bar donde trabaja de camarero, para lo cual hay que escoger una de las frases propuestas por la máquina. Las opciones son muy variadas, desde la sutil «Camarero, ¿podría echarme unos hielos en mi bebida? Hace una noche demasiado calurosa y todo se derrite», hasta la lanzada «Hola, eres guapísimo y tienes un cuerpo de escándalo.¿Sabes hacer más cosas además de volar sobre las olas como un Adonis del Caribe?». Según las palabras que utilices, tendrás más o menos oportunidades de llevarte a la cama al interfecto.

Como en todo videojuego, cuantas más pantallas pases más aumentará el grado de dificultad de la partida. Por ejemplo, muchas usuarias tienen problemas a la hora de bajarle el bañador al surfer a golpe de ratón; y ya no digamos cuando hay que pasar la pantalla de la masturbación precoital, para la cual se ha de castigar con el dedo la tecla «A» hasta conseguir la excitación máxima. Luego, por supuesto, vendrá el coito propiamente dicho, que tampoco es un camino de rosas.

La dificultad del juego hace que, muchas veces, las jugadoras se enfríen, se piquen y olviden su propia satisfacción para concentrarse sólo en darle más rápido al botón con el objetivo de que el surfista cachondo se corra a gusto y, así, ganar la partida. Para que luego digan que los videojuegos no son realistas…

Más erótico que pornográfico

Para asegurarse de la eficacia del juego a la hora de excitar y divertir a las futuras usuarias, sus creadores contaron con el asesoramiento de una decena de mujeres de distintas edades, cuyas ideas y sugerencias han sido tenidas muy en cuenta en la elaboración del guión.

Según han comentado los autores de Jan, es mucho más complejo crear un personaje y un juego que logre excitar a las mujeres. Por ejemplo, no sólo han tenido que crear un prototipo masculino apetecible para la mayoría, sino también una personalidad agradable y morbosa. El resultado está más cercano al erotismo que a la pornografía, aunque (sin ir más lejos) no faltan primeros planos de la generosa virilidad del surfer.

Es curioso que la publicidad del videojuego diga que, si se gana la partida «el intrépido surfero colocará una estupenda sonrisa en vuestros rostros», cuando es más bien al revés: son las jugadoras las que deben hacer feliz al intrépido surfero. En este sentido, el juego sigue teniendo una concepción de la sexualidad muy masculina. Pero, en cualquier caso, la osadía que supone crear un videojuego para mujeres ya merece un premio, aunque sólo sea por abrir una pequeña puerta a un nuevo target de jugadoras calientes.

Fuente: http://www.adn.es/sexo/20081119/NWS-1919-las-chicas-tambien-juegan.html

Share

Sexo con una prostituta


Por M. PÉREZ, J. J. BORRÁS Y X. ZUBIETA (SOITU.ES)

A lo largo de los años hemos oído un gran número historias en consulta por parte de algunos pacientes aficionados a visitar prostitutas. Las causas por las que un hombre puede acudir a una prostituta en busca de sexo son variadas. Existe un mito que cada vez resulta más impreciso y es que sólo tienen sexo con prostitutas quienes no pueden tener sexo en otro lado. Eso no es necesariamente cierto ni exacto.

M. A. Martín
En primer lugar, debemos recordar que los tipos de prostitución existentes son muy distintos. Y que, dependiendo del nivel económico, la experiencia en torno a la prostitución puede ser completamente diferente. La prostitución denominada de lujo, en cualquier caso, está al acceso de pocos varones.

Un tipo de prostitución que parece ir cobrando más auge es el ofrecido en las casas de prostitución, algunas veces disfrazadas de discotecas, bares o clubes nocturnos. Muchas veces están en la periferia de la ciudad o en medio de una carretera. Allí, el varón toma una copa mientras va eligiendo a la chica con la que quiere tener sexo, en medio de la música y el bullicio del lugar. Parte del trabajo de las chicas es inducir a los clientes a beber, mientras que ellas tienen prohibido hacerlo. Sus bebidas no suelen contener alcohol.

Una vez que el hombre ha escogido a la chica que desea, él y ella suben a una habitación. La prostituta generalmente tiene que pagar una cuota diaria por ocupar esa habitación. Su primera tarea es cobrar y aclarar que cuentan con media hora. Luego, se dispone a lavar los genitales del cliente. Esto es comprensible, especialmente, si tomamos en cuenta que el contacto casi siempre es exclusivamente genital.

La chica tiende a iniciar realizando una felación. Por lo que hemos oído, el uso del preservativo en esta práctica no siempre se incluye. No es difícil imaginar que muchos clientes prefieran recibir sexo oral sin preservativo. Sin embargo, a veces es la chica quien decide no emplearlo. De ahí que pueda producirse el contagio de infecciones de transmisión sexual e incluso el virus del VIH.

La chica tiende a iniciar realizando una felación. Por lo que hemos oído, el uso del preservativo en esta práctica no siempre se incluye. No es difícil imaginar que muchos clientes prefieran recibir sexo oral sin protección, pese al riesgo del sida
Casi nunca hay caricias ni besos, ni ninguna tentativa de preámbulos al coito. A pocas prostitutas les gusta besar a sus clientes, puesto que les resulta demasiado íntimo. Así que tras el sexo oral se pasa al coito directamente. Y cuidado que no se pase el cliente de tiempo, porque entonces tiene que abonar otra media hora de servicio. Conocemos historias en las que la chica, en plena faena, se detiene y le dice al cliente que su media hora está a punto de terminar. Lógicamente, este modelo de prácticas sexuales no contribuye mucho a una buena salud sexual.

Es verdad que para algunos clientes estar con una prostituta forma parte de una fantasía. En muchas de estas casas de prostitución ha habido una selección de personal y las chicas, por lo menos, suelen tener un cuerpo atractivo. Algunas, en palabras de nuestros clientes, llegan a ser «esculturales». Ellas, ante todo, conocen el oficio y son unas grandes actrices. Siempre intentan asegurarse de que ellos se sienten deseados y de que volverán a visitarlas. A ellos les gusta creer que los consideran especiales y que son muy buenos en la cama. Conocemos casos de hombres que se enamoran de alguna prostituta y terminan sufriendo por ello. Las historias al estilo ‘Pretty Woman’, con final feliz, no son muy comunes.

Quizás, lo más preocupante puede ser que estos hombres, a veces, siguen los mismos modelos para las relaciones sexuales con otras mujeres, no prostitutas. Y para ellas esto no resulta satisfactorio.

¿Has tenido sexo con alguna persona que ejerza la prostitución? ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Sabes si tu pareja alguna vez ha utilizado los servicios de una prostituta o prostituto? ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?

Fuente: http://www.soitu.es/soitu/2008/11/12/sexo/1226498204_942872.html

Share

El parche de Testosterona, una alternativa más para Gozar de la Sexualidad



Las mujeres menopáusicas con deseo sexual hipoactivo cuentan con una opción farmacológica para paliarlo pero, sobre todo en la mujer, el sexo va mucho más allá de la carencia hormonal.

ALEJANDRA RODRÍGUEZ

(Foto: Raúl Arias)

Se acabó asumir sin más que una mujer que llega a la menopausia pierde el deseo sexual porque se siente deprimida una vez finalizada su capacidad para engendrar más hijos. De la misma manera que Viagra ha hecho posible que miles de varones vuelvan a tener erecciones firmes, el abanico terapéutico femenino también ha ido ampliándose progresivamente. Una de las últimas incorporaciones ha sido un parche de testosterona que repone los niveles de andrógenos, que en el climaterio caen a la mitad, pero los recursos no acaban ahí. Vibradores, geles, juguetes, películas… todo tiene cabida en una sexualidad madura que puede ser, si cabe, más placentera que la de edades más jóvenes.

Las mujeres preocupadas porque la llegada de la menopausia repercuta negativamente en su vida sexual tienen un motivo menos para sentirse angustiadas. Un trabajo publicado en el último número de la revista ‘The New England Journal of Medicine’ ha demostrado que el parche de testosterona Intrinsa (desarrollado y comercializado por la compañía Procter and Gamble) mejora el trastorno sexual más común, junto con las dificultades para lograr la excitación, en el climaterio, y que no es otro que el deseo hipoactivo.

Esta alteración viene determinada por la caída de los niveles de testosterona -la hormona masculina por excelencia, pero que las mujeres también segregan en menor cantidad- que acontece en este periodo de la vida y se caracteriza por una pérdida de interés en las relaciones íntimas. Esta inapetencia no solamente causa preocupación y frustración a la mayoría de las afectadas; sino que también perjudica seriamente a sus parejas.

AVANCES

En trabajos anteriores, Intrinsa ya había demostrado sus ventajas en pacientes con menopausia quirúrgica (aquellas a las que se les tiene que extirpar el útero y, a veces, los ovarios por razones médicas) que estaban recibiendo Terapia Hormonal Sustitutoria (THS) con estrógenos.

Más adelante, también se comprobaron los beneficios en féminas que había alcanzado el climaterio de forma natural, pero que también estaban siendo tratadas con THS.

En esta ocasión, algo más de 800 féminas menopáusicas, histerectomizadas o no que no estaban ingiriendo estrógenos, siguieron una terapia, bien con parches que liberaban testosterona (en dosis de 150 o 300 microgramos diarios) a través de la piel, o bien con un apósito placebo (sin actividad terapéutica). Todas referían disgusto por la falta de deseo sexual y las repercusiones negativas que ello acarreaba a su vida íntima.

Periódicamente se llevaron a cabo cuestionarios para medir la satisfacción sexual de las participantes, evaluar la aparición de efectos secundarios y establecer un perfil de seguridad en el tiempo.

«El parche de testosterona de 300 microgramos mejora significativamente la función sexual y reduce su frustración en mujeres posmenopáusicas que no recibían THS; el incremento en la frecuencia de los episodios sexuales satisfactorios fue modesto pero clínicamente significativo», concluyen los autores del seguimiento.

Aún así, advierten de que las investigaciones han de prolongarse para esclarecer la aparición de posibles efectos secundarios severos, tales como el cáncer de mama u otro tipo de tumores ginecológicos en los que median las hormonas (el de endometrio, por ejemplo).

Hasta la fecha, los trabajos que el fabricante ha llevado a cabo después de la comercialización del parche (en nuestro país se puso a la venta en febrero de este mismo año) no evidencian que el apósito pueda tener relación con esta patología, pero en cualquier caso, este tipo de terapia debe vigilarse de cerca.

«Este trabajo supone un avance notorio porque, en primer lugar, se corrobora el papel fundamental de la testosterona en el deseo sexual femenino; algo que se sabe hace tiempo, pero que es conveniente recordar. Además, la investigación revela la utilidad de esta hormona por sí sola, sin necesidad de administrar estrógenos», resume el profesor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer (Madrid).

No obstante, éste y otros especialistas consultados por SALUD han querido hacer un llamamiento a la cautela a la hora de interpretar estos resultados.

«Igual que Viagra no es la panacea para los varones con problemas sexuales, Intrinsa no lo es tampoco para las mujeres en una situación similar», recalca Palacios.

«Estudios como el que recoge esta semana el ‘New’ ‘England’ nos obligan a ocuparnos de un tema [la sexualidad femenina] sobre el que siempre se ha pasado de puntillas y para el que, afortunadamente, se disponen de cada vez más alternativas», explica el experto.

Y es que, la ciencia se ha esforzado en desarrollar productos que palien las patologías sexuales del varón, pero quizá no ha puesto el mismo empeño en hacer lo propio con las féminas, que siempre han quedado relegadas a un segundo plano en este área.

Siempre se ha sostenido que la sexualidad de la mujer es mucho más compleja que la del varón, muy centrada en la erección y en la penetración, y que es precisamente este componente emocional lo que limita notablemente el desarrollo de fármacos que pueden eliminar las barreras puramente mecánicas del sexo, pero no su parte sentimental.

«Es completamente cierto, pero el argumento de la mayor complejidad de la sexualidad femenina no se puede esgrimir como excusa para no investigar e intentar ofrecer soluciones a un problema real», reivindica Palacios.

Por este motivo, Mariano Roselló, director del Centro de Urología, Andrología y Sexología (CUASBA, con sedes en Madrid y Palma de Mallorca) hace hincapié en la necesidad de prestar más atención a la mujer que acude a la consulta quejándose de falta de interés en el sexo.

«Si se hace un diagnóstico certero se podrá discriminar si tiene un problema físico o si subyacen conflictos de pareja, depresiones, cuadros de ansiedad… que son muy frecuentes en la menopausia; en consecuencia se podrá ofrecer una terapia más ajustada a sus necesidades», explica este especialista, que no desdeña, al igual que sus colegas, el efecto placebo que puede ejercer este parche en las pacientes desmotivadas. «Viagra tiene un gran poder de sugestión y el parche de testosterona también, por eso se dan dosis muy pequeñas y durante el tiempo estrictamente necesario», explica el facultativo.

BUEN COMPLEMENTO

«Este producto no es el patrón oro para el tratamiento del deseo sexual hipoactivo, pero no hay que negarle su gran valor; no se puede obviar el hecho de que los andrógenos femeninos caen un 50% después de la menopausia y eso tiene una repercusión orgánica innegable», ha destacado Francisco Cabello, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (AISM).

Este especialista está convencido de que Intrisa es, en cualquier caso, un excelente complemento para hacer que la vida sexual, que hay que mantener saludable desde diferentes puntos de vista, sea satisfactoria en el climaterio.

«Las mujeres que gozaron de una sexualidad buena antes de esta etapa pueden notar cambios desfavorables en este sentido, pero seguramente los superarán; las que tuvieron una vida íntima mala, tienen todas las papeletas para que ésta sea pésima a partir de ese momento; hay que romper con todo ello», apostilla el psicólogo, que insiste en que el problema fundamental que tienen las mujeres menopáusicas con respecto al sexo se derivan, fundamentalmente, de conflictos de pareja.

«El 25% de la vida de una fémina transcurre en el climaterio; hay que transmitir la idea de que cuando llega este momento no se acaba el disfrute sexual; sino que empieza un nuevo periodo que puede ser, incluso, más satisfactorio que el anterior si se trabaja para ello, claro», anima el especialista.

En este caso, ¿Cuáles son las claves para adaptarse a estos cambios y evitar que la vida sexual sea una ruina una vez concluido el plazo fértil de la mujer?

Para empezar, es necesario acometer una labor de ‘rehabilitación’ de los órganos genitales. El descenso en la producción de estrógenos repercute negativamente en la lubricación durante el acto sexual, en la capacidad de excitación y en la elasticidad de los tejidos.

De esta forma, los contactos sexuales empiezan a ser más un suplicio que un placer, lo que acaba en una falta de interés y en un rechazo frontal al sexo de consecuencias nefastas, tanto para la mujer como para su pareja.

Para mantener la maquinaria en perfecto estado de revista es necesario usarla; bien en compañía, bien en solitario. «La autoestimulación mejora la vascularidad y la lubricación de la zona genital; de manera que las relaciones sexuales son mucho más placenteras», resume Cabello.

En este sentido, el especialista andaluz destaca que los juguetes sexuales y los vibradores se están convirtiendo en unos grandes aliados de las pacientes aquejadas de los síntomas típicos de la menopausia.

«Los propios terapeutas nos autocensurábamos a la hora de recomendar estos artilugios a señoras de cierta edad, pero la práctica clínica nos ha enseñado que las pacientes acogen este tipo de medidas de una manera mucho más natural de lo que cabría pensar; en primer lugar, porque a lo bueno se acostumbra uno rápido y luego porque si se trata de un consejo del especialista…», afirma Cabello que además, argumenta que, una vez que la mujer detecta que hay un problema de salud, y la sexualidad lo es, suele buscar ayuda en mayor medida que el varón, además de estar mucho más motivada para cumplir con el tratamiento que se le aconseje en la consulta.

Anécdotas aparte, todos los especialistas coinciden en señalar la necesidad de seguir investigando con el fin de ofrecer un abanico cada vez más amplio de posibilidades para que la mujer goce de una sexualidad «que puede ser incluso más placentera que la anterior al climaterio», apostilla el director del AISM.

Asimismo, abogan por la personalización de las terapias. «Intrinsa no constituye una solución absoluta, pero tampoco se pretende; en medicina nada lo es, lo que importa es afrontar los problemas desde cuantos más frentes mejor», concluye Santiago Palacios.

——————————————————————————–

Otras herramientas útiles para un tratamiento integral

La caída hormonal que sucede al climaterio trae consigo una serie de cambios en el tejido vaginal que no favorecen las relaciones sexuales satisfactorias. El pH (el grado de acidez) de la mucosa de esta zona se altera y ésta se reseca, convirtiendo el coito en un trance doloroso. Desde hace años, se vienen aplicado dosis, bien sistémicas, bien locales de estradiol, una hormona que, como tal, conviene manejar con cuidado. Pues bien, un estudio publicado en el último Obstetrics and Gynecology concluye que sólo 10 microgramos de estradiol (en lugar de los 25 que se venían empleando habitualmente), aplicados en forma de supositorio vaginal, son suficientes para lograr mejoras considerables en este tejido sin efectos secundarios desagradables a cambio. «La terapia consiste en insertar una tableta diaria durante 14 días. A partir de entonces se puede aplicar un sólo comprimido dos veces por semana», han explicado los autore. Ah! y es aconsejable dejar de fumar. En la mujer, el tabaco dificulta la lubricación, retarda el orgasmo y altera el olfato, inductor esencial la excitabilidad femenina.

——————————————————————————–

Sexualidad y menopausia

Regularidad. La frecuencia de las relaciones íntimas es vital para mantener una vida sexual saludable. La autoestimulación es una alternativa que se ha de barajar en este periodo en el que desciende el nivel de hormonas.

Ser deseable. El climaterio no es el fin de la vida. Hay que cuidarse, vestirse, maquillarse… para sentirse atractiva. Debe hacer partícipe a su pareja de sus inquietudes en este aspecto.

Tiempo. Busque tiempo para encuentros íntimos (cenas románticas, veladas en casa o fuera, escapadas de fin de semana…) en los que desconectar de la vida cotidiana.

Sin prisas. Las caricias, los besos, las palabras, ver una película o leer un relato erótico… también forman parte de una sesión sexual satisfactoria. No apresure la penetración.

Innovación. Los vibradores y juguetes sexuales contribuyen a mejorar este aspecto en general, especialmente en la menopausia.

Fuente: http://www.elmundo.es/suplementos/salud/2008/777/1226098804.html

Share

El orgasmo femenino

¿Cómo disfrutan ellas del orgasmo?

El orgasmo femenino ha sido siempre un tema de interés y de fascinación. A diferencia del orgasmo masculino, visible por la eyaculación de semen, el orgasmo femenino carece de señales evidentes que prueban la obtención del orgasmo.

Es quizás por esto que el orgasmo femenino ha sido tan misterioso para hombres y mujeres.

No existe un patrón similar para el orgasmo femenino. Diferentes mujeres experimentan distintas sensaciones, intensidad y duración. Entonces es difícil describir en definitiva el orgasmo femenino.

Sin embargo, podemos describir en 4 etapas el ciclo de Respuesta Sexual de la mujer, las cuales muestran que ocurre cuando una mujer se excita durante cualquier acto sexual, ya sea durante la masturbación o el coito.

Estas 4 etapas han sido denominadas como: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Es importante mencionar que estas etapas no tienen un marcado inicio o final, sino mas bien ocurren como un proceso continuo durante la respuesta sexual.

Y en la mujer, este ciclo demora por lo general unos 15 minutos, a diferencia del hombre que usualmente llega al orgasmo entre 3 y 5 minutos. Por esta razón es que muchas mujeres no logran llegar al orgasmo.

La primera fase: Denominada excitación, puede durar sólo unos minutos o varias horas después de iniciada la estimulación erótica. Por lo general, esta fase se inicia 10 a 30 segundos después de haberse iniciado la estimulación.

Físicamente la mujer experimenta la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina, el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos. Además, hay un aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración.

En la segunda fase: De la meseta, los cambios experimentados en la etapa de excitación se acentúan. Los labios vaginales se engrosan y cambian levemente de color, además, las paredes vaginales se llenan de sangre y el orificio vaginal crece. El clítoris se llena de sangre y se vuelve erecto.

Al igual que en la primera etapa, los latidos del corazón y el pulso continúan acelerándose. Además, los músculos de los muslos, caderas, manos y nalgas se tensan. En esta fase, se puede dar un enrojecimiento de la piel, que por lo general se da en el estomago, pechos, hombros o cara.

La tercera fase: La del orgasmo, es la etapa clímax del ciclo, y es por lo general la etapa mas corta, durando sólo unos segundos. En esta etapa, la mujer experimenta una serie de contracciones musculares involuntarias en la vagina, útero y/o recto, las cuales resultan muy placenteras. El número y duración de estas contracciones depende de cada mujer.

En esta etapa, la velocidad de respiración, pulso y presión arterial llegan a su máxima aceleración. La tensión muscular llega también a su punto más alto, acompañados por lo general de reflejos musculares en las manos y pies.

La cuarta fase: La de resolución se caracteriza por el retorno a un estado de reposo. Esta fase puede durar de 5 hasta 60 minutos. En esta fase, el útero y el clítoris regresan a sus posiciones normales, ocurre un relajamiento de los músculos, el enrojecimiento de la piel y la hinchazón de ciertas partes desaparecen.

Durante, esta fase, algunas mujeres pueden responder a estimulación adicional luego del orgasmo, a diferencia del hombre.

Es importante mencionar que el orgasmo en una mujer, es un comportamiento que se aprende y no algo que se nace sabiendo. Obtener el primer orgasmo es un proceso que requiere práctica y mucha paciencia.

A diferencia de los hombres, que tienden a masturbarse desde muy jóvenes, las mujeres empiezan a experimentar su sexualidad mucho después. Esto dificulta en muchos casos la obtención del orgasmo.

También es importante recordar que muchas mujeres, es mas, se puede decir que la mayoría, necesitan que el clítoris sea estimulado directamente para poder llegar al orgasmo. Es decir, no basta sólo con la penetración para que una mujer llegue al orgasmo.

En muchos casos, durante la penetración vaginal, el clítoris no recibe la necesaria estimulación, por eso se debe recurrir a la estimulación manual, oral u otras posiciones que proporcionen estimulación directa y consistente al clítoris.

Por último, para que la mujer llegue al orgasmo es tan importante la lubricación de la vagina, como lo es la estimulación del clítoris. Una vagina que no está lubricada lo suficiente resultará en una penetración dolorosa, bloqueando la obtención del placer y, por consiguiente, evitando que la mujer llegue al orgasmo.

Por eso es muy importante que previo a la penetración, durante la fase de excitación, la mujer reciba el suficiente estímulo erótico para poder lubricar la vagina y lograr que esta se expanda y crezca para recibir el pene. Una buena regla a seguir es que la mujer dicte cuando debe ocurrir la penetración, de esa manera ella se asegura de estar lista para recibir el pene.

El secreto para obtener el mayor placer de una relación sexual es conocer lo que ocurre en nuestro cuerpo, al igual que en el de nuestra pareja, y mucha comunicación.

Fuente: http://www.abcdelsexo.com/?sec=articulos&id_articulo=33

Share

Eyaculación precoz y ejercicios de Kegel para hombres


La eyaculación precoz es uno de los grandes temores masculinos y, según estudios recientes, afecta a más de un 33% de los hombres sexualmente activos.

Pero… ¿Qué entendemos por eyaculación precoz?
· La incapacidad de controlar la eyaculación.
· Eyacular antes de estar listo para satisfacer a tu pareja.
· Eyacular antes o poco después de la penetración.

Y… ¿A qué se debe?
A que no se controla el reflejo eyaculatorio. (El reflejo eyaculactorio es el que regula la expulsión del esperma a través de las contracciones y espasmos en la uretra y se encuentra ubicado en el músculo PC). Para superar la eyaculación precoz los hombres deben recuperar su control.

¿Cómo? Ejercitando el músculo PC.

¿Y cómo se hace?
Bien, primero intenta identificar el músculo PC, para ello trata de cortar la orina contrayendo. Ese es el movimiento.

Practícalo todos los días, con la vejiga vacía eso sí, contrayendo 3 segundos, relajando y volviendo a contraer… 10 veces. Haz esta serie 3 veces al día.

Con el paso de los días intenta contraer más tiempo, 4 segundos, 5,… hasta llegar a 15 y repítelo 25 veces en lugar de 10. Hazlo 4 veces al día.

Pronto notarás la mejora!!!!

¿Quieres un poquito de ayuda? Prueba con una anilla estimuladora. Al presionar y ajustar el pene retrasa la eyaculación y además estimulará el clítoris de tu pareja.
¿Un paso más? BO, anillo vibrador.

Fuente: http://elblogsexoso.com/juguetes-sexuales/eyaculacion-precoz-y-ejercicios-de-kegel-para-hombres/

Share

A partir de los 30, no olvide el preservativo

Según una encuesta, los adolescentes usan condón en la primera cita con más frecuencia
El riesgo de enfermedades de transmision sexual está aumentando en adultos jóvenes

Una pareja se besa en un muro en Italia (Foto: Jodi Cobb)

MARÍA VALERIO
MADRID.- ¿Tiene usted entre 30 y 40 años? ¿Ha tenido relaciones sexuales esporádicas recientemente? ¿Ha utilizado el preservativo? Si su única respuesta negativa ha sido a la tercera pregunta, debería tener en cuenta que su edad no le protege frente a las enfermedades de transmisión sexual, y que éstas no afectan sólo a los adolescentes. Un trabajo británico acaba de recordar que el sexo seguro no tiene edad y que los treintañeros y cuarentones no deberían olvidarse de usar condón.

Los investigadores entrevistaron a más de 11.161 personas heterosexuales con edades comprendidas entre los 16 y los 44 años (6.399 de ellas mujeres) acerca de sus hábitos sexuales en el último año. Y sus conclusiones, que se han dado a conocer en la revista ‘International Journal of Epidemiology’, indican que el uso del preservativo en los ‘ligues’ puntuales se va reduciendo con la edad y es especialmente bajo si entre los dos miembros de la pareja hay cinco o más años de diferencia. En este sentido, aclaran, no se detectaron diferencias significativas independientemente de si el mayor de los dos era hombre o mujer.

En total, los entrevistados dieron cuenta de 15.488 coitos en los últimos 12 meses; con mayor presencia de ‘relaciones no regulares’ entre los hombres (39%) que entre las mujeres (20%); que solían estar casadas o viviendo en pareja con más frecuencia (55,2% frente a 39%).

En cuanto a protegerse… sólo la mitad de los encuestados respondió que había usado preservativo en su última relación sexual con una pareja esporádica, un dato que preocupa a los investigadores por el riesgo que ello implica de enfermedades de transmisión sexual. De hecho, otro 50% aseguró que no había usado preservativo con un desconocido la primera vez.

Con el aumento de enfermedades sexuales que se está registrando entre personas de 30 a 40 años, los autores consideran que es necesario reforzar las campañas de prevención también en estos grupos de edad, y no sólo entre jóvenes y adolescentes. Así, mientras el 68% de los chicos y chicas de 16 a 19 años aseguró haber usado preservativo en la primera relación con un desconocido, este porcentaje se redujo al 38% en el caso de los varones de 35 a 44 años y sólo al 29% entre las mujeres de esta misma edad.

Sexo a las 24 horas
El trabajo también pone de manifiesto que los hombres mantienen relaciones sexuales en las primeras 24 horas de conocer a su pareja con más frecuencia que las mujeres: uno de cada cinco de ellas hacía el amor en ese lapso frente a sólo una de cada 10 mujeres. Pero incluso en estos casos, sólo un tercio de ellos empleaba protección.

Entre los lugares de encuentro más frecuentes para conocer a nuevas parejas, destacaron los pubs y restaurantes (40% según respondieron los varones y 31%, las mujeres), el lugar de trabajo, algún evento social organizado por amigos y hasta uno de cada ocho que aseguró haber ‘ligado’ en establecimientos educativos, como una biblioteca. Curiosamente, las féminas que habían conocido a su pareja sexual estando de viaje mostraban mayor uso del preservativo que las que lo conocieron en otras circunstancias (68% frente a 48%). Aunque estas diferencias se acentuaban extraordinariamente cuando se comparaba a las chicas de menos de 20 años (92,2%) con las de 35-44 años (que sólo lo usaban en el 34,6% de los casos).

Se trata probablemente, como destacan los autores, de una de las mayores encuestas sobre actividad sexual entre adultos heterosexuales llevada a cabo en el Reino Unido. Una de las autoras, Catherine Mercer, del Centro de Investigación de Salud Sexual y VIH de la Universidad de Londres, explica cuál es a su juicio uno de los aspectos más importantes del trabajo. En su opinión, al incluir todas las parejas del último año, el trabajo permitió evaluar todas las relaciones heterosexuales, y no sólo las últimas en el tiempo, que tienen más posibilidades de producirse con una pareja estable. «Nuestro trabajo supone una buena representación de las relaciones esporádicas, que son las que implican mayor riesgo de transmisión de infecciones sexuales», explica.

Para algunas personas, explica, no usar preservativo puede deberse a un intento por quedarse embarazada con una pareja habitual, o a que se están empleando otros métodos anticonceptivos que no protegen frente a las ETS (en parejas monógamas y estables). Pero esta justificación, señala, no tiene sentido en el caso de las parejas (todavía) no regulares, especialmente en el caso de la primera cita, que puede implicar un riesgo de contraer ciertas infecciones.

F8uente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/11/11/medicina/1226421901.html

Share

Mujeres infieles



¿Por qué soy infiel?

Parto de la base del hecho que no es una situación ideal, y en general no es deseada. Pero para llegar al nivel de hacerse esta pregunta una misma, es necesaria una gran dosis de valentía y de autocrítica.

La mayoría de los casos de infidelidad femenina que conozco no fueron buscados, pasaron y ya… No obstante no todas las historias son así; como he expresado todo el tiempo al abordar este tema tan delicado, no hay dos historias iguales y por tanto no hay razones idénticas en el corazón de una mujer para que este hecho suceda.

Las historias que más me impactan son las vinculadas a temas de violencia doméstica, donde la historia de infidelidad va de la mano de la búsqueda de otra figura masculina que respalde, contenga y aliente a tomar decisiones difíciles. Para que cada mujer pueda hacerse una pregunta de esta dimensión, es necesario frenar el vértigo y buscar un momento de calma.

Si es posible en soledad…, mejor. Y lo importante es no autocompadecerse, y estar dispuesta a hacerse preguntas con espíritu constructivo. ¿Con qué objetivo? Tomar decisiones, sincerarse con una misma y con la pareja. Ni hablemos si hay hijos… la situación siempre es incómoda, y lo que importa es pensar con claridad y vislumbrar cómo salir de ella con menos heridas.

Fuente: http://www.femenino.info/07-11-2008/consejos/por-que-soy-infiel

Share