El placer perfecto: el método para conseguir dos orgasmos a la vez

Por lo general, solemos considerar el orgasmo vaginal y el clitoridiano como entes separados cuando, en realidad, pueden alcanzarse al mismo tiempo
Foto: ¿Un superorgasmo doble? Es posible. (iStock)
¿Un superorgasmo doble? Es posible. (iStock)

 

No es ningún secreto, pero merece la pena revisar los datos. Como desveló una reciente encuesta realizada por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, las mujeres (especialmente, las heterosexuales) tienen menos orgasmos que los hombres. En concreto, un 61,6% frente al 85,5%. Y de éstas, la gran mayoría sólo alcanzan el climax mediante la estimulación del clítoris.

El sexo vaginal, el que sirve a algunas afortunadas para llegar al orgasmo gracias al polémico punto G, es más difícil de llevar a buen puerto, y es por ello que muchas parejas prefieren centrarse en lo seguro. Por supuesto, no hay nada de malo en explotar aquellas cosas que funcionan para más gente –más vale pajaro en mano, que ciento volando–, pero en la variedad está la diversión y no deberíamos tener miedo a probas cosas nuevas. Esta que proponemos hoy, puede ser la guinda que necesita tu pastel.

La clave para lograr alcanzar uno de estos orgasmos combinados reside, obviamente, en estimular al mismo tiempo el clítoris y el punto G

Por lo general, solemos considerar el orgasmo vaginal y el clitoridiano comoentes separados cuando, en realidad, pueden alcanzarse al mismo tiempo. Vale, no es sencillo lograr este combo perfecto del placer –y, desde luego, es más difícil que llegar a uno u otro climax por separado– pero Amy Levine,‘coach’ sexual, asegura en ‘Women´s Health’ que es posible lograrlo con un poco de práctica.

ADVERTISING

La clave para lograr alcanzar uno de estos orgasmos combinados reside, obviamente, en estimular al mismo tiempo el clítoris y el punto G, algo que puede hacerse de diversas formas, en función del tipo de sexo que vayas a mantener. Estas son las claves:

Mediante la masturbación

La masturbación es la forma más sencilla de alcanzar este orgasmo combinado, pues tendremos una mayor libertad de acción, y, dado que la técnica es un poco complicada, es muy probable que tengamos que practicar nosotros mismos antes de lograr explicar el asunto a nuestra pareja.

Los juguetes para estimular el punto G tienen siempre una mayor curvatura en la punta. (Impuls-O)
Los juguetes para estimular el punto G tienen siempre una mayor curvatura en la punta. (Impuls-O)

Debes empezar estimulando tu clítoris con la mano o un juguete sexual que, más adelante, no requiera de tus extremidades. Cuando empieces a estar a tono, utiliza un consolador especial para el punto G, uno de los juguetes sexuales más populares, cuya pequeña curvatura permite estimular la zona eficazmente. Tienes que estimular las dos zonas erógenas al mismo tiempo hasta que alcances el clímax.

Levine explica que la clave para tener éxito reside en esperar hasta estar lo suficientemente excitada antes de utilizar el consolador, porque el punto G no se manifiesta, por así decirlo, hasta que se está realmente a tono.

Mediante el sexo oral

El procedimiento es similar que en la masturbación: primero hay que estimular el clítoris y, después, cuando ya estás lo suficientemente excitada, ir a por el punto G. Lo ideal es que tu pareja se centre en el cunnilingus primero y, cuando estes a tope (pero antes de que alcances el clímax), utilice su dedo para poner en marcha el orgasmo vaginal.

La forma más sencilla de alcanzar el superorgasmo es dejar que tu pareja estimule tu clítoris oralmente mientras tu utilizas el estimulador del punto G

No es sencillo para alguien que no seas tú encontrar el punto G y saber excitarlo, por ello debes ayudar a tu amante en todo el proceso (algo para lo que suele ser indispensable haber experimentado antes con el asunto). Para ello, tumbate en tu cama de espaldas y apoya las piernas en alto. Pídele que inserte un dedo en la vagina, con la yema hacia arriba. Tu punto G tiene que estar a medio camino entre la abertura de la vagina y el cuello uterino y su superficie es un poco áspera –Levine lo comparara a la textura que tiene la cáscara de una nuez–. Para el orgasmo doble tu pareja deberá estimular la zona sutilmente, mientras sigue trabajando con tu clítoris.

Otra forma más sencilla de alcanzar el superorgasmo es dejar que tu pareja estimule tu clítoris oralmente mientras tu utilizas el estimulador del punto G. Quizás parece tener menos gracia, pero es más efectivo.

Mediante el coito

Lograr el orgasmo combinado gracias a la penetración es el “más difícil todavía” pero si se escoge la postura adecuada, puede lograrse. Levine recomienda empezar estimulando el clítoris en los preliminares, mediante los dedos o un juguete. Entonces, cuando estés realmente excitada, empieza a copular en la posición del perrito, que es la mejor para que el pene estimule correctamente el punto G. En vez de tener los brazos rectos baja el tronco de manera que puedas apoyarte en los codos, esto hace que se incline la pelvis, lo que permite la máxima estimulación posible.

La clave en los tres métodos reside en empezar a estimular el punto G cuando estás a punto de alcanzar el orgasmo clitoridiano, para lograr que ambos coincidan en el tiempo. Repetimos, no es sencillo, pero lo peor que te pueda pasar es que sólo alcances uno de los dos, cosa que tampoco es para echarse a llorar.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-11-09/el-combo-sexual-perfecto-como-tener-un-orgasmo-clitoridiano-y-del-punto-g-a-la-vez_1081110/

 

Share

El misterioso hongo que provoca orgasmos en las mujeres

Esta especie, descubierta en 2001, sigue siendo objeto de estudio para numerosos científicos y curiosos

Tipos de dictyophora, género al que pertenece el hongo

Las ostras y el chocolate pueden ser los afrodisiacos más conocidos pero sus poderes estimulantes se quedan en nada si se comparan con este misterioso hongo que crece sólo en Hawái.

Esta especie de hongo, que se cree es una variante de dictyophora, tiene la peculiar capacidad de provocar orgasmos espontáneos en las mujeres que se acercan a olerlo. El hongo fue descubierto en 2001 pero las investigaciones y experimentos sobre el mismo siguen publicándose.

El científico John Holliday fue quien publicó el primer estudio sobre esta peculiar especie. Holliday llevo a cabo un experimento en el que 16 mujeres y 20 hombres olieron el hongo que, según dicen, tiene un olor fétido. Ese olor provocó orgasmos espontáneos en seis de las mujeres. Las otras 10, que olieron menos el hongo, experimentaron un aumento de la presión sanguínea.

Las conclusiones del estudio fueron que los compuestos en las hormonas de las esporas de este peculiar hongo «pueden ser similares a los neurotransmisores químicos liberados durante los encuentros sexuales entre humanos».

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2015/10/14/misterioso-hongo-provoca-orgasmos-mujeres/1826708.html

Share

Pequeñas formas de hacer el amor los 365 días del año

SEXO

Fomentar el erotismo cada día

‘El Beso’ (Bela Lugosi), por Andy Warhol.

Hacer el amor no supone necesariamente, tener que llegar a la genitalidad, a la penetración, ni obtener un orgasmo

Los silencios acompañados de un gesto cariñoso como sonreír o acariciar una mejilla, pueden comunicar más que 1.000 palabras

  • ANA SIERRA*

¿Qué le parecería estar haciendo el amor unas 16 horas al día? Sin necesidad de descansar, en la calle, en el cine, en el supermercado, en cualquier rincón de su casa, incluso delante de los amigos, vecinos o sus propios hijos, a distancia o presencialmente, vestido, sin agotarse necesariamente y conseguir un disfrute incalculable. Y lo mejor de todo, sin ser adicto al sexo ni tener un trastorno por ello¿Desea conocer cómo hacerlo?

Esta propuesta puede ofrecerle algunas claves para conseguir hacer el amor a esa persona que ama y desea, con quien pretende tener la sexualidad más plena y placentera que pueda existir. Pude que haya visto cómo se ha ido apagando la llama de la pasión, a pesar del amor que se profesaban, aunque que aún se sigan amando, a pesar de todo. Y para conseguir, sobre todo, que esa persona desee lo mismo con usted y no pueda ni quiera resistirse a su habilidad amorosa.

Quizá quiera practicarlo con su pareja actual o con alguien que aún desconoce que acabará siéndolo. En ocasiones asociamos palabras a determinadas conductas que no representan muy bien el término elegido. Veamos el caso de«hacer el amor». Seguro que la mayoría de los lectores han asociado ese término al coito. Puede que un coito lento, no caracterizado por la pasión desbordada ni un «aquí te pillo aquí te mato», sino más sentido y cariñoso, pero al coito en definitiva. Sin embargo, hacer el amor es mucho más que eso. Hacer el amor no supone necesariamente, tener que llegar a la genitalidad, a la penetración, ni obtener un orgasmo.

Uno de mis mentores más querido, Carlos San Martin González, pedagogo y sexólogo, solía decir en sus clases: «Yo celebro el cumpleaños de mi señora todos los días del año». En ese momento pasaban varios pensamientos por mi cabeza. Que sería agotador y tendría mucho tiempo para ello. Por otro lado, suponía que perdería la magia el día oficial de su cumpleaños. A pesar de esto, yo deseaba encontrar alguien que me hiciera el amor así y celebrase mi compañía todos los días de su vida. Con el tiempo, entendí que esa celebración continua, era una de las múltiples formas que encontró para hacerle el amor todos los días del año, independientemente del agotamiento, el escaso tiempo e incluso la edad o la funcionalidad de sus genitales. Son pequeñas cosas que se pueden hacer siempre y cualquier oportunidad es buena para ello. Carlos seguirá celebrando el cumpleaños de su señora cada día de mil y una formas, a pesar de las circunstancias, lo sé.

Seduciendo mentes

Hacer el amor no es echar un polvo. Para hacer el amor, de verdad, tenemos que echarle un polvo al cerebro y corazón de nuestro sujeto de deseo, y no solo poseer su cuerpo como objeto de deseo, aunque esto último puede que no esté nada mal de vez en cuando. Por supuesto, a la misma persona, podemos decidir si hacerle el amor o echarle un polvo según el día y lo que nos apetezca, siendo deseado siempre por ambas partes, está claro.

Los polvos también se echan a las personas que amamos aunque pueda asociarse a un comportamiento más frío o impersonal, habitualmente. Además, son bastante efectivos para avivar la llama de la pareja y no caer en la rutina. He de apuntar que el enamoramiento y su pasión desmedida, puede durar unos dos años como mucho, según afirman los investigadores. Por tanto, algo hay que hacer para que sigan apareciendo chispitas pasado este tiempo.Mi experiencia como terapeuta de pareja, corrobora que los polvos saben mejor cuando se lleva horas o días haciendo el amor a la pareja fuera de la cama y sin contactar, necesariamente, con los genitales del otro.

‘Mindfulness’ afectivo-sexual

Puede que se esté preguntando cómo se consigue todo esto. Muy sencillo, de hecho podría ser un ejercicio de ‘mindfulness’ afectivo-sexual en sí, pues consiste en estar presente y aprovechar cada momento para crear un ambiente de amor y complicidad con la pareja.

Mire a los ojos a su pareja a menudo, aproveche cada cruce de miradas mientras hacen la colada o se preparan para ir al trabajo. Todo momento es bueno para hacer el amor visualmente. Provoque también miradas intensas y mantenidas, donde no haga falta hablar y la contemplación lo diga todo. Con la actitud adecuada, una buena mirada puede rivalizar con el mejor de los poemas. Mire sus labios, su cabello, su cuello y su trasero cuando se gire, por qué no.

Habitualmente recomiendo a mis pacientes que despierten su deseo y se eroticen mirando a su pareja sin que esta les pille haciéndolo. Es un juego divertido, delicioso y funciona. Generalmente son pillados y despierta en la otra parte una activación muy especial por sentirse deseados y, en el mirón o mirona, una sensación de poder sexual y de cortejo, bastante excitante, según comentan.

Haciendo el humor

Generar un espacio de buen humor, confianza y construir momentos sencillos de disfrute real, es fundamental para desear y sentirnos deseados sexualmente. Haga el humor con su pareja o con esa persona a quien pretende seducir.Compartir risas y provocar las mismas, son dos de las experiencias más satisfactorias que existen. Saber que ofrecemos relajación, placer, salud y calidad de vida a la persona que amamos, estimulando su buen humor y carcajada, ¿cómo no nos va a hacer sentir estupendamente? Y, sin duda, cuando nos hacen reír, nos sentimos queridos e importantes para esa persona. Le aseguro que, quien hace reír, enamora. Por muchos es ya conocido, y yo siempre defiendo, que deseo sexual y buen humor van de la mano y se retroalimentan.

Comunicación afectiva

Hablar de lo que se desea, se necesita o se siente que se ha perdido y se quiere recupera en la relación, es hacer el amor con la palabra. Puede que la habilidad sea mayor por escrito, si es así, deje una pequeña nota o envíe un e-mail expresando lo afortunado que es por sentir y poder comunicar eso que siente.

Escuchar también es una buena elección y los silencios acompañados de un gesto cariñoso como sonreír, coger una mano o acariciar una mejilla, pueden comunicar más que mil palabras.

Puede aprovechar para hacer algún cumplido a su pareja delante de amigos o familiares. Por desgracia, con los años y la convivencia, tendemos a mostrar a los demás los reproches, con más probabilidad, que lo positivo que perdura en la pareja.

Cocinar juntos, por ejemplo, o realizar cualquier actividad al alimón, puede ser un entrenamiento estupendo para trabajar la comunicación en la pareja. Para ello, ambas partes han de respetar las habilidades de cada uno y sentir que existe reciprocidad y reparto de tareas. Lo importante no es que ambos hagan o aporten exactamente lo mismo a esa actividad compartida o a la pareja. La sensación de equivalencia por ambas partes, que no de igualdad, es fundamental para que todo funcione y no afecten las expectativas de ambos. Cada uno hace las cosas como mejor puede y conoce y es una buena opción confiar en que es así. Nadie ama como nosotros amamos, no obstante, cómo lo hace la otra parte, puede resultar equivalente.

No permita que la distancia, los años juntos, la falta de energía, de tiempo o cualquier otra circunstancia, le impidan hacer el amor y permita que se lo hagan. No se arrepentirá.

*Ana Sierra es psicóloga y sexóloga

http://www.elmundo.es/vida-sana/2015/11/06/562fb2ca46163f61648b4671.html

Share

Sexo moderno para hombres heterosexuales: ¿te atreves con la puerta de atrás?

La estimulación prostática en los hombres es el último tabú que queda por caer en la relaciones sexuales del siglo XXI. ¿Te atreves a descubrir todo su secretos?
Foto: Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias
Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias

 

Quedan pocos temas relacionados con el sexo que sean un tabú. Las chicas hablan desenfadadamente a la hora del desayuno de Pepe, ese vibrador tan complaciente que llevan en el bolso; todos aquellos y aquellas que hubieran mirado con horror una mazmorra sadomasoquista devoran la andanzas de Grey y nadie se escandaliza por leer un reportaje sin eufemismos sobre un local de intercambio de parejas. ¿Cuál será el siguiente tabú que se convertirá en tema de sobremesa?

Pues todo apunta a la estimulación prostática para heterosexuales convictos y confesos. Durante mucho tiempo el tema era intocable para aquellos que yacían con mujer, no fuera acaso que descubrieran algo que les abocara irremediablemente a yacer con hombres. Por suerte, la tentadora información que ha ido apareciendo sobre el ‘punto G’ masculino (la próstata) hace que cada vez se tengan menos prejuicios con el tema.

De todos modos, para entrar en la estancia del placer por la puerta trasera se han de tener algunas cosas en cuenta. Los siguientes pasos sirven tanto para las mujeres que quieran jugar con su pareja como para los hombres dispuestos a experimentar.

Llama al timbre

Uno no entra en una casa, abriendo la puerta sin más. Primero se llama al timbre, ¿no? Pues con el tema prostático ocurre lo mismo. Es básico lubricar bien la zona, jugar con ella, relajarse, disfrutarlo sin pensar en el siguiente paso. Incluso, al principio, la experiencia puede quedar ahí. Esa zona ya se ha incorporado al juego y en un futuro encuentro se puede llegar más lejos.

Abre la puerta

Esto es cosa de dos, aunque pueda parecer que la única que se mueve es ella (bueno, su mano). El hombre debe controlar la musculatura, abrirla, dejar paso. Ella debe ir a aprovechando esos movimientos, yendo un poquito atrás, para suavemente avanzar algo más. La buena lubricación sigue siendo clave y si es necesario, se puede renovar varias veces.

Las dos entradas

Pongamos que la cosa va sobre ruedas y parece que ya estáis a un paso de la casa de la señora Próstata. ¡Alto! ¡No te precipites todavía! Existen dos esfínteres: el externo, que se puede contraer y relajar, y el interno, que funciona por el sistema nervioso autónomo, el que le dice a nuestro corazón, por ejemplo, que tiene que latir. Este último se puede contraer por miedo o ansiedad. Por lo que una vez traspasado el primer umbral, se ha de volver a llamar con cuidado a la siguiente puerta.

Dildos de estimulación prostática de Lelo.
Dildos de estimulación prostática de Lelo.

Bienvenido a la casa

Pongamos que los pasos anteriores han salido perfectamente (o que tras varios intentos, ahora parece que sí, que la cosa funciona). Entonces estaréis muy cerca de la próstata. ¿Y cómo se la saluda? Pues doblando el dedo (o los dedos) para abajo y repitiendo ese movimiento rítmicamente. La constancia y la repetición garantizarán el placer.

Hay más gente invitada

La estimulación prostática resulta muy excitante para la mayoría de los hombres, pero en muchos casos funciona más como una guarnición que como un plato principal. Es decir, que no se ha de olvidar estimular el pene y si quedan manos libres, el perineo y el escroto. Esa combinación es lo que intensifica el placer y por ende el orgasmo.

Lo que puede suceder en el guateque

Ya estáis en plena fiesta y puede ocurrir que, como le pasaba a Peter Sellersen ‘El guateque’, te entren ganas de miccionar. Es una sensación normal por la estimulación de la zona. Y, bueno, también deberían evitarse situaciones incómodas derivadas de andar jugando con cañerías. No entraremos en detalles, pero es mejor que el hombre, antes de la fiesta, visite al señor Roca.

¿Y si ampliamos la casa o nos vamos a un dúplex?

Una vez se ha tenido una experiencia satisfactoria con el tema, se puede ir un poco más allá. El tímido dedo puede no acudir solo al convite. Y también se puede recurrir a ‘invitados’ profesionales. La famosa marca sueca de vibradores Lelo empezó el 9 de septiembre a promocionar su línea masculina. Las estrellas son: Loki, un vibrador prostático, y Hugo, doble que permite también estimulación en la próstata y que lleva un mando a distancia para chicas traviesas. Ambos son sumergibles y tienen 6 tipos de vibración con una intensidad regulable. Por otra parte, también están los ‘plugs’, que suelen quedarse en la casita prostática presionando el punto en cuestión o las tiras con bolas que posibilitan otro tipo de juegos.

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/estilo/belleza/2015-11-05/sexo-moderno-para-hombre-heterosexuales-te-atreves-con-la-puerta-de-atras_1081181/

Share

Chemsex, la peligrosa moda sexual que causa furor: amor ‘non stop’ y a saco

Un editorial del ‘British Medical Journal’ advierte ante los graves problemas físicos, psicológicos y emocionales que puede acarrear la nueva costumbre que arrasa en la cultura ‘underground’
Foto: Drogas para hacer el amor para tomar drogas para hacer el amor. (iStock)
Drogas para hacer el amor para tomar drogas para hacer el amor. (iStock)

 

Quizá no le suene el nombre, pero en los últimos años se ha popularizado el término “chemsex” para referirse a las prácticas sexuales potenciadas por el consumo de diversas drogas y sustancias químicas. No se trata simplemente de consumir un psicoactivo antes de hacer el amor, sino que el nombre se refiere a un tipo de fiestas, por lo general homosexuales (aunque por definición también puede incluir las heterosexuales), que pueden prolongarse durante mucho tiempo gracias al consumo de estupefacientes.

Aunque muchos han hablado a menudo de los riesgos de esta conducta social, hasta ahora no se había producido una manifestación tan contundente como la del ‘British Medical Journal’ inglés, que en su último número dedica un editorial al “chemsex”. “Esta palabra se utiliza en Reino Unido para describir elsexo intencional bajo la influencia de drogas psicoactivas, sobre todo entre hombres que tienen relaciones con hombres”, señala en el artículo los autores,Hannah McCall, Naomi Adams y David Mason.

Las drogas facilitan una excitación sostenida e inducen una sensación de entendimiento inmediato con las parejas sexuales

“Se refiere particularmente al uso de mefedrona, y-hidroxibutirato (GHB), y-butirolactona (GBL) y metanfetamina de cristal”, especifican. “Estas drogas se suelen combinar para facilitar las sesiones sexuales que duran muchas horas o días con múltiples parejas”. En definitiva, se trata del carburante que permite que las orgías se prolonguen durante mucho tiempo, algo que no sólo puede dañar a los consumidores por los efectos de la droga en su cuerpo, sino también porque aumenta la posibilidad de ser infectados por una enfermedad de transmisión sexual.

Tu cuerpo, la droga y el sexo ‘non-stop’

El editorial detalla específicamente por qué estos compuestos son tan utilizados en el marco de las relaciones sexuales. El cristal y la mefredona, porque incrementan el ritmo cardíaco e impulsan una sensación de euforia y agitación sexual; el GHB es un potente desinhibidor y analgésico. Los supuestos beneficios son, por lo tanto, no únicamente físicos, sino también psicológicos: “Algunos usuarios señalan que los utilizan para manejar los sentimientos negativos, como la falta de confianza o de autoestima, la homofobia internalizada y el estigma por tener SIDA”.

El editorial concede que, en general, los usuarios de este tipo de drogas muestran una alta satisfacción con su vida sexual: “Los informes anecdóticos y algunos pequeños estudios cualitativos en Reino Unido muestran que la gente que lleva a cabo ‘chemsex’ reconoce tener mejores relaciones sexuales, alreducir las inhibiciones e incrementar el placer. Facilita una excitación sostenida e induce un sentimiento de entendimiento inmediato con las parejas sexuales”. Ello ha provocado que, la utilización de estas drogas haya aumentado sensiblemente: como puso de manifiesto ‘The Chemsex Study’, alrededor de una quinta parte de los consultados habían participado en una fiesta de este tipo durante los últimos cinco años, y una décima parte, en las últimas cuatro semanas.

Por eso ya se están implantando algunos servicios que intentan combatir los efectos de esta costumbre sexual, como ocurre con Antidote, donde el 64% de sus pacientes afirman haber utilizado drogas del ‘chemsex’. Un término que probablemente estará aún más en boca de todos después de que ‘Vice’ estrene su documental ‘Chemsex’, dirigido por Will Fairman y Max Gogarty y que “explora las vidas y hazañas de un grupo de hombres que toman parte activa en el estilo de vida del ‘chemsex’ y de aquellos que han sobrevivido a ello”.

La mefedrona y el cristal pueden crear una dependencia psicológica muy fuerte, y el GHB crear una peligrosa adicción fisiológica

Como explicaba en 2014 en ‘The Guardian’ Paul Steinberg, experto en prevención de Lambeth, mientras que en los años 80 y 90 la comunidad homosexual buscaba sus relaciones en bares y a través de conocidos comunes, la apertura de posibilidades que han favorecido las aplicaciones tecnológicas ha hecho aumentar el número y frecuencia de este tipo de relaciones, que ya no se desarrollan en bares y clubs, sino en casas privadas, es decir, fuera de la vista (y el control) del resto.

Los terribles efectos secundarios

El artículo publicado en el ‘British Medical Journal’ sintetiza todo lo que puede ocurrir con nuestro cuerpo cuando tomamos esta clase de estimulantes: “la mefedrona y el cristal pueden crear una dependencia psicológica muy fuerte, y el GHB crear una peligrosa dependencia fisiológica”, advierten. Una de las consecuencias más comunes del ‘chemsex’ son los “días perdidos”, es decir, no dormir ni comer durante 72 horas, algo que tiene devastadores efectos en la salud.

No sólo eso, sino que estas prácticas sexuales pueden multiplicar las posibilidades de contagio sexual: “Los datos de los usuarios de estos servicios sugieren que la media es de cinco parejas por sesión y que el sexo sin protección es la norma”. Aunque ello no puede aplicarse en todos los casos, autores como T. Kirby señalan que se trata de “la tormenta perfecta” para latransmisión del sida y de la hepatitis C.

Cartel de la clínica 56 Dean Street.
Cartel de la clínica 56 Dean Street.

Las consecuencias no se dejan notar únicamente en nuestra salud mental o física, sino también en la calidad de nuestras relaciones, sugiere David Stuart, consejero principal de 56 Dean Street, la única clínica de apoyo en Reino Unido que ha colaborado estrechamente con ‘Vice’ para su documental. “Si no has tenido sexo sobrio durante los últimos seis meses, ello no te convierte en un furioso drogadicto”, comienza a explicar. “Pero las conexiones sexuales íntimas forman una parte muy importante de nuestro bienestar, y sidelegamos demasiado en las sustancias para satisfacer esas necesidades, puede que tengas alguna clase de problema”.

Stuart muestra su preocupación por los estragos que costumbres como el ‘chemsex’, basadas en la diversión banal y el desprecio de las relaciones “íntimas y duraderas”, están causando en la comunidad homosexual. “Cuando el sexo que sólo dura 15 minutos (frente al que dura dos días) resulta aburrido, tenemos un problema. Cuando no vemos nuestras necesidades cubiertas, o no podemos tener relaciones íntimas sin sustancias, tenemos un problema. Cuando necesitamos sortear los riesgos de las drogas en la búsqueda de un polvo, tenemos un problema”, concluye.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-11-05/chemsex-sexo-drogas-moda-sexual-sanidad-inglesa-british-medical-journal-peligrosa_1083658/

Share

Masturbacion femenina Documental HD

La masturbación de las mujeres sigue siendo hoy en dí­a uno de los grandes tabúes. Este fascinante documental romperá el silencio alrededor de este tema. Conoceremos en Nueva York a Betty Dodson, la doctora que puede considerarse como la primera entrenadora de orgasmos. Esta mujer sin complejos ha enseñado a mujeres de todas las edades creencias y procedencias una habilidad aparentemente simple: cómo masturbarse. Y ahora, por primera vez, tres mujeres para quienes la masturbación es un tema difí­cil de afrontar, están dispuestas a experimentar su terapia con Betty frente a las cámaras. No se pierdan este original documental en el que podremos vivir una semana intensa de instrucción tanto psicológica como práctica, incluyendo sesiones privadas y grupos de trabajo. ¿Se atreven a romper el tabú?..

Share

Sexo casual: lo que aprendí tras pasar 10 años acostándome con tíos de una sola noche

Durante una década Amanda Dennis se acostó con más de 30 hombres. Toda una experta que quiere compartir sus enseñanzas para no llevarnos sorpresas en un encuentro sexual esporádico
Foto: Tengo cero remordimientos. Al contrario, creo que estoy repleta de conocimientos sobre lo que funciona o no en la cama. (iStock)
«Tengo cero remordimientos. Al contrario, creo que estoy repleta de conocimientos sobre lo que funciona o no en la cama». (iStock)

“Esperé hasta la universidad a perder mi virginidad, una decisión que tomé conjuntamente con mi novio de toda la vida que era conservador. Después, practicamos sexo seguro durante unos meses y luego la relación fracasó casi al mismo tiempo que mi protestantismo conservador”, relata Amanda Dennisen ‘Shape’. La joven decidió dar un giro a su vida universitaria y comenzó a salir más de fiesta y a beber alcohol para tratar de ahogar sus penas tras la ruptura.

“Pensé que me sentiría mejor al poco tiempo pero, en cambio, entré en unadécada de minirrelaciones, aventuras ocasionales y un montón de rollos de una sola noche”. Actualmente emparejada con un hombre algo mayor que ella, Dennis ha decidido compartir las principales enseñanzas que aprendió tras 10 años de relaciones esporádicas y sexo casual.

“A día de hoy mi recuento de parejas sexuales es más elevado que mi edad. Pero tengo cero remordimientos. Al contrario, creo que estoy repleta de conocimientos sobre lo que funciona o no en la cama o qué situaciones –más allá del riesgo de un embarazo no deseado o coger una Enfermedad de Transmisión Sexual o ETS– podemos encontrarnos”, asegura, quien ha enumerado algunos de los mejores momentos que vivió en los 10 años en los que mantuvo más de 30 relaciones sexuales.

'Si el tipo odia los condones, puede que esté usando el tamaño incorrecto'. (iStock)
‘Si el tipo odia los condones, puede que esté usando el tamaño incorrecto’. (iStock) 

A más de una decena de hombres por año, Dennis se acostó con cerca de un tío al mes. Esto es lo que aprendió de cada uno de ellos, a los que cita por el número que ocupan en su amplia lista de amantes.

# 3 Exigir sexo seguro es tu responsabilidad

La joven alerta ante una cuestión bastante común que ella escuchó por primera vez de boca de un hombre con el que llevaba durmiendo un par de semanas. Llegado el momento de ponerse el condón él pretendió convencerlade lo contrario con un triste y llano: “¿Es que no confías en mí?”

“Que puede resultar insultante, vale, pero también desconcertante: ¿Por qué debería confiar en él? ¿No tendría que estar preocupado de que yo pudiese pegarle una gonorrea?”, se pregunta. En ese momento se dio cuenta de quelas ETS no aterran a todo el mundo y la gente se la juega a la mínima. “¡Tienes que mirar siempre tú por tu propia salud sexual!”, exclama horrorizada.

# 20 Importante: el tamaño de los preservativos

“Si el tipo odia los condones, puede que esté usando el tamaño incorrecto”, plantea Dennis, quien, cuando ya llevaba una buena racha de encuentros sexuales se encontró con un hombre que siempre ponía una extraña muecacuando se ponía el preservativo y se quejaba de molestias y dolor. “Estaba bien dotado, pero nunca había considerado que tal vez los condones le apretaban demasiado porque realmente la goma le oprimía demasiado. Le compre una caja de Magnum –condones talla XL– y se convirtió en su nuevo compañero sexual favorito”, asegura.

# 1 El embarazo es una carga compartida

“Los buenos chicos lo entienden”, aclara Dennis remontándose a su primera pareja estable –el mencionado chico conservador– con quien compartía los gastos de las píldoras anticonceptivas y condones. “Él entendía que un embarazo accidental nos implicaría a los dos y dividía los gastos a medias”.

Tras aquella relación duradera, Dennis reconoce que esperaba que sus rollos esporádicos llevasen o comprasen sus propios condones sin delegar en ella la responsabilidad de llevar una caja en el bolso.

'Me desperté con un tipo con la misma resaca que yo en mi cama'. (iStock)
‘Me desperté con un tipo con la misma resaca que yo en mi cama’. (iStock)

# 14 Cuidado con el condón de la cartera

“Hay que estar atentos a la fecha de caducidad y, en ocasiones, apretar el envase para asegurarse de que la burbuja de aire todavía se encuentra ahí, lo que significa que está bien sellado”, aprendió Dennis en su décimo cuarto encuentro sexual al averiguar que en la cartera también se pueden romper los preservativos.

# 9 Orinar siempre antes y después del sexo

“Disfrutábamos tanto de las caricias de después que un día, cuando intenté levantarme de puntillas para ir al baño, él juguetonamente me bloqueo en sus grandes y musculosos brazos para que no me fuese. Me quedé, pero realmente me lamenté de no haber ido al lavado a empujar al retrete las bacteriasa través de mi tracto urinario”. Orinar antes y después de las relaciones sexuales es fundamental para evitar las dolorosas y molestas infecciones de orina

# 26 ¿ETS, sentencia de muerte sexual?

“Estaba medio desnuda en la cama con un chico nuevo que me gustó mucho”, relata. En un momento dado, el joven la alertí de que tenía ‘algo difícil que decir’. Obviamente, Dennis se asustó y escuchó atentamente: “Nunca he tenido ningún síntoma pero di positivo en herpes. Estoy tomando medicación por lo que es muy difícil que se transmita pero quería avisarte”, se sinceró el recién conocido acompañante.

Una mañana de sábado de resaca suprema, me encontré en la cola de una farmacia esperando para comprar un test de embarazo

“Esa noche no tuvimos sexo porque quería tiempo para asimilarlo y hacer mi propia investigación. Y sí, yo estaba un poco asustada, pero también admiré el respeto y la honestidad que mostró cuando simplemente podría no habérmelo dicho. Unas semanas más tarde resultó ser un idiota total, pero bueno, al menos me advirtió sobre su ETS”, bromea la autora.

Socio # 4: El farmacéutico es un buen amigo

“Una mañana de sábado de resaca suprema, me encontré en la cola de una farmacia esperando para comprar un test de embarazo”, nos sitúa la autora. “Mientras trataba de reconstruir exactamente lo que había sucedido la noche anterior: me había despertado con un tipo con la misma resaca que yo en mi cama y un envoltorio de condones en el suelo, pero no estaba segura de cómo había llegado el envase hasta ahí. Empecé a angustiarme sobre todo porque estaba justo en la semana de no píldoras del mes”.

Tras plantearse ir al médico de urgencias –día complicado el sábado– optó por acercarse a la farmacia más cercana y descubrió que tenía mucho más cerca de lo que pensaba a una buena amiga para situaciones de emergencia: “Le dije que si era necesario un plan B por si mis anticonceptivos no eran suficientes. Ella me respondió que en un caso así no, que bastaba con que me tomase una de mis píldoras extra para tener un seguro adicional”.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-10-25/sexo-casual-lo-que-aprendi-tras-pasar-diez-anos-acostandome-con-tios-de-una-noche_1067795/

 

Share

Orgasmos en cadena: cómo multiplicar el placer

LOS ROSTROS ORGÁSMICOS DE ‘NYMPHOMANIAC’. La película de Lars von Trier (2013) narra cómo un viejo soltero, Seligman, escucha las lujuriosas vivencias de la atractiva Joe. Durante el rodaje, el director insistió en que el sexo fuera ‘no disimulado’. EL MUNDO

Cualquier hombre o mujer puede lograr ser multiorgásmico

Pensar en positivo y no exigirse demasiado, algunos trucos indispensables

  • ANA SIERRA

¿Le gustaría conocer su potencial orgásmico? ¿Descubrir cómo multiplicar y hacer más intensos sus momentos de clímax?

Elegir los estímulos sexuales y eróticos adecuados es fundamental para alcanzar la famosa y deseada multiorgasmia. Tanto los estímulos internos, tales como fantasías eróticas, pensamientos facilitadores y mensajes positivos, como los estímulos externos, objetos y sujetos de deseo o ambientes y contextos, entre otros, le facilitarán la misión, sin duda.

Pero, ¿conocemos realmente cómo se produce y qué sucede en nuestro cuerpo cuando tenemos un orgasmo?

El orgasmo, que suele durar unos 10 segundos y genera múltiples beneficios, se caracteriza por las contracciones musculares producidas a nivel pélvico y genital.Estas se desencadenan, tras una adecuada estimulación, liberando así la tensión sexual y congestión vascular acumuladas durante las anteriores fases de deseo y excitación. Generalmente nos producen sensaciones placenteras físicas y mentales. Las primeras contracciones suelen ser intensas y muy seguidas, con intervalos de unos 0,8 segundos y, a medida que progresa el orgasmo, éstas se hacen menos intensas e irregulares. Por supuesto, existen diferencias individuales, entre sexos, según las edades y también según el nivel de entrenamiento que se tenga.

El músculo del amor, denominado así por su protagonismo en el campo sexual, es el pubococcígeo o PC, uno de los responsables de que esto suceda.

Es muy probable que pueda llegar a sentir cómo esos impulsos eléctricos desencadenados por este proceso, se elevan desde la zona sacra a lo largo de la columna vertebral, alcanzando diversas áreas cerebrales que dotan de sentido nuestras sensaciones y liberan las sustancias necesarias para generarnos placer y relajación.

En el caso de las mujeres, estas contracciones se reflejan en la vagina y el útero. Si se trata de orgasmos húmedos, con eyaculación o ‘squirting’, estas contracciones facilitan la expulsión del eyaculado por la uretra. Como ocurriría en el caso de los hombres cuando eyaculan. Las sensaciones placenteras más potentes se suelen originar por la estimulación del clítoris, en la mayoría de las mujeres. En caso de multiorgasmia, el proceso se repetiría, aunque las sensaciones placenteras podrían variar en intensidad.

En los hombres, las contracciones hacen vibrar la próstata, las vesículas seminales y los vasos deferentes, encargados de trasladar el esperma desde los testículos hacia el pene. Aunque el orgasmo no siempre vaya acompañado de eyaculación, suelen aparecer unidos. Tras el orgasmo, si se ha eyaculado, se iría perdiendo la erección paulatinamente, entrando así en un periodo refractario, lo que dificulta la erección durante unos minutos o incluso horas. De no existir eyaculación, aunque se pudiera perder turgencia en la erección, no aparecería el periodo refractario y se podría conseguir un nuevo orgasmo pues, la multiorgasmia no es únicamente una cuestión femenina.

En ambos casos, suelen producirse cambios extra genitales, comohiperventilación, taquicardia, variación en la presión arterial, contracciones rectales y uretrales, miotonía o relajación muscular y rubor sexual en la piel, entre otros. Igualmente, tras el orgasmo podría aparecer hipersensibilidad genital.

Alrededor del orgasmo se han construido varios mitos. Es habitual escuchar hablar de orgasmos vaginales y clitorianos, por ejemplo. Igualmente, podríamos hablar de orgasmos pezonianos, testiculares o anales, como si obtuviéramos orgasmos al estimular pezones, testículos o ano, pero no es así. Pues no existen diferentes tipos de orgasmo. La respuesta orgásmica es la misma, lo que sí cambia es el camino tomado hasta llegar a él.

¿Tiene la sexualidad presente en su día a día?, ¿le erotizan situaciones cotidianas, personas e incluso objetos? Esto ayuda a llenar de sexualidad y erotismo su cerebro y alimenta su clave erótica, que es el motor del deseo y, sin éste, no habría ni excitación ni, por consiguiente, orgasmo. No es cuestión de convertirse en un obseso sexual ni estar a todas las horas pensando en ‘lo único’, como a veces comentamos en tono de humor. Si no sentir que es una persona sexuada y su sexualidad le acompaña allá donde vaya. No puede dejar su sexualidad colgada de un perchero para ir al trabajo, o guardarla en un cajón para acudir a celebraciones familiares, al igual que no deja sus genitales en casa ni sus emociones, ¿verdad?

Puede que esté pensando, ¿pero qué comenta esta sexóloga?, ¿cómo voy a llevar mi sexualidad a todas partes?, ¿llevar a mis hijos al cole o darle un beso a mis padres con mi sexualidad y siendo consciente de que está presente?… ¡Qué locura!

Pues sí, le recordaré que la sexualidad es inherente al ser humano y que, cuando hablo de ella, no solo me refiero a sus genitales, al coito, a los orgasmos o a las diferentes prácticas genitales. Hago referencia también a su género, emociones, actitudes y creencias sexuales.

El multiorgasmo es muy deseado en la mayoría de mujeres y hombres, si estos supieran que también pueden llegar a conseguirlo.

En las mujeres, tras la obtención del primer orgasmo, se tiene que evitar parar y no permitir que baje en exceso la intensidad de la estimulación. Aunque pueda resultar desagradable y cuasi dolorosa por unos segundos, si se continúa, es muy probable que aparezca de nuevo el placer y se vuelva a producir un nuevo orgasmo.

En los hombres, habría que conseguir no eyacular durante el orgasmo, para evitar el periodo refractario. El taoísmo nos ofrece algunos trucos sexuales al respecto. Los taoístas, consideraban que eyacular suponía la pérdida de la energía vital, pero no deseaban privarse de los beneficios de orgasmar habitualmente. Para conseguir esto, estimulaban ‘el punto del millón de dólares’, llamado así por lo que pagaban para que se lo estimulasen adecuadamente. Se sitúa en el perineo, entre el ano y los testículos y, si se presiona durante el orgasmo, se puede llegar a retener la eyaculación. Si esto sucediera, se podría continuar en la búsqueda de un nuevo orgasmo, aunque requiere bastante entrenamiento.

Para llegar al orgasmo y a la multiorgasmia es importante, para ambos sexos, estar relajado, excitado y en plena clave erótica.

Técnicas de desbloqueo

Jadear para liberar tensión, balancear la pelvis y tener entrenado el músculo PC, son técnicas que facilitan el desbloqueo y contribuyen a la llamada del orgasmo.

No olvide que los mensajes que se envía mentalmente también son de suma importancia. Si pensamos que lo conseguiremos, es muy probable que así sea.Henry Ford comentaba: «Tanto si cree que puede como si cree que no puede, está en lo cierto». Él hablaba de construir un imperio automovilístico, como hizo, pero funciona igual con la construcción de nuestros orgasmos. Así que ya sabe, repita mentalmente: «¡Sí, ya está aquí, me viene, lo noto, llegó!». Igualmente, quitarse miedos y represiones facilitará la misión.

Pero el orgasmo no es el fin único de su sexualidad, el disfrute es el verdadero objetivo, y el orgasmo es solo un tipo de placer. A veces una mirada, risas cómplices, caricias o besos, desencadenan sensaciones muy placenteras y que son muy próximas al orgasmo.

No se exija demasiado para multiplicar orgasmos, no es necesario ni tampoco tiene por qué ser lo mejor. Si lo desea, pruébelo, si no, siga disfrutando como desee. Poder elegir cómo disfrutar su sexualidad es lo que le generará mayor satisfacción, sin lugar a duda.

http://www.elmundo.es/vida-sana/2015/10/17/5620cd02ca4741031a8b4660.html

Share

Literatura histérica: leer hasta el orgasmo

La actriz porno Stoya, en pleno orgasmo literario durante la lectura de ‘Necrophylia Variations’, de Supervert. CLAYTON CUBITT

Hysterical literature’ es el proyecto estrella del artista visual neoyorquino Clayton Cubitt

Varias mujeres leen en voz alta ante la cámara mientras alguien utiliza un vibrador debajo de la mesa

La actriz porno Stoya fue la primera, en 2012. Desde entonces, 11 mujereshan ‘posado’ para Cubitt… y más de 45 millones de personas lo han visto

  • SARA POLO

Una mesa. Una mujer. Un libro. Tres elementos en blanco y negro pero un efecto en tecnicolor. Ella elige el libro y el atuendo. Y comienza a leer en voz alta. Pongamos que escoge un clásico moderno, American Psycho, con un Bret Easton Ellis cargado de sadismo… y de sexo. Primeras páginas superadas, la voz de la lectora se rompe. Ríe, tiembla, gime… Sí, pasa por todas las fases del orgasmo femenino. Y todo, sin dejar de leer.

Elegante y sorprendente, el sexo es la columna vertebral en la obra del artista estadounidense Clayton Cubitt, originario de la racial Nueva Orleans pero afincado en el no menos identitario barrio neoyorkino de Brooklyn. La excentricidad despojada de complejos sureña se mezcla con la neurosis de la gran urbe en las miradas de Cubitt, que chorrean belleza y sonrojo.

«¡La vida es demasiado corta como para desperdiciarla en vergüenza y aburrimiento!«, cierra el artista la comunicación electrónica con FCINCO. Amén, Cubitt. Bienvenidos a la Literatura Histérica.

Sí, la bella señorita que se acaba de correr ante tus ojos recitando unas muy a tono Necrophilia Variations de Supervert es la bellísima actriz porno serbiaStoya. Fácil, ¿no? Será la vez chorrocientosmil que alcanza el clímax ante una cámara. Pero ella sólo es la primera.

Por el estudio de Cubitt desfilan mujeres blancas, negras, asiáticas, jóvenes y mayores, más o menos atractivas. Siempre ellas, ¿y ellos? ¿No son más fáciles de masturbar, así, debajo de una mesa? «Elegí experimentar con mujeres porque hay una especie de vergüenza social asociada a la sexualidad femenina, y estamos en un momento crucial en el empoderamiento de las mujeres contra esos pensamientos retrógrados», explica el artista. Su obra no se llama Hysterical Literature por casualidad…

La mente inquieta del neoyorkino no descarta, sin embargo, ampliar la experiencia a varones y transexuales, y explorar «la cadencia de sus cuerpos». Él mismo no ha probado aún su propia medicina, «el vibrador no funciona con los hombres como con las mujeres». Gran excusa, pero va más allá: «Siempre pido a los sujetos (sí, les llama ‘sujetos’ porque esto es un experimento sociológico en toda regla) que traigan un libro que tenga un valor personal para ellos, y mis obras favoritas son de fotografía, lo tendría complicado para leer…». Ya. Pinchamos un poco más y se pone estupendo: «Leería el diccionario«.

Además del evidente exitazo que supone subir vídeos de mujeres en pleno orgasmo a Youtube, el trabajo de Clayton Cubitt tiene mucho de reivindicación artística, de escupir realidad sobre esa «ridícula» distinción entre alta y baja cutura que tanto le irrita. «Odio en particular la hipocresía que rodea cualquier interacción entre el sexo y el arte, así que en Hysterical Literature los enfrento: el arte encima de la mesa, el sexo debajo, a ver quién gana«, afirma. Y gana siempre el sexo, claro. «No me sorprende. Me encanta».

Y de aquí llegamos a la omnipresente liberación de los pezones en redes sociales. ¿Provación porque sí, o rebelión 2.0? «Yo tiendo a pensar que hago cosas que deberían verse como normales, pero nuestras estructuras de pensamiento obsoletas hacen que mis actos normales se consideren provocativos. En un mundo mejor ajustado, no creo que lo que hago resultara tan chocante«, dice Cubitt. Evidentemente, elige rebelión.

Más allá de lo puramente artístico, ‘Hysterical Literature’ tiene mucho de investigación social. En un mundo de postureo generalizado, el artista buscaba la naturalidad, ver qué cara se le queda a uno cuando no puede controlar el gesto. #nofilter, y eso.

Sobre esa premisa, jugó primero al desgaste: en Long Portraits, los retratados permanecían cinco minutos mirando a cámara, a ver qué cara se les quedaba. Pero no, eso no era suficiente. «Era demasiado anónimo, no decía nada del modelo. Interesante, pero mudo».

Ahí llegaron los vibradores. Primero, en forma de entrevista con Hitachi Magic Interview, después eliminando al artista por completo y dejando que la lectora entable su propia conversación. Dos distraccione: el libro y el placer, una batalla: el cuerpo contra la mente. Y nació la Literatura Histérica.

http://www.elmundo.es/f5/2015/10/13/561cc6eb268e3e77688b4597.html

Share

Cómo hacer que el sexo bueno sea sobresaliente

SEXO Potenciar el placer y las relaciones

El juego, la empatía, la curiosidad y el sentido del humor, claves

  • ANA SIERRA*

Juegue con su sexualidad, es la única forma de disfrutarla». Este es el único consejo que me atrevo a ofrecer a mis pacientes, alumnos, familia y amistades.Juegue siempre con cabeza y corazón, pero juegue. Diversión, curiosidad, aprendizaje, investigación, empatía, sentido del humor y estar en el presente, son las claves para tener una sexualidad sobresaliente.

¿Cree que los sexólogos sólo ayudamos a las personas con disfunciones o insatisfacción sexual? Pues no es así. Cada vez son más las personas que desean ser asesoradas por expertos en sexología para potenciar el placer y sus fortalezas sexuales, siguiendo la línea de la Psicología Positiva que impulsó Martin Seligman a finales de los años 90. Son personas con una vida sexual placentera, según nos comentan. Sin embargo, desean más, pues son conscientes de lo importante que es tener una vida afectiva y sexual excelente, y de cómo esta afecta al resto de áreas de nuestra vida, tanto a nivel personal como profesional.

Nuestra sexualidad, presente desde que llegamos a este mundo y hasta que nos vamos, y cómo la expresamos, es reflejo de cómo somos, nos sentimos y en el estado que nos encontramos. Igualmente, nutre nuestra vida más de lo que habitualmente consideramos. Una sexualidad positiva hace que tengamos una vida positiva. Sí, como lo lee, y no es una cuestión únicamente psicológica, también es pura química.

La importancia de la química

¿Conoce la cantidad de hormonas y neurotransmisores que liberamos cuando acariciamos, tenemos un orgasmo o nos besamos con alguien apasionadamente? Realizando estas prácticas, y muchas otras, nos convertimos en una verdadera farmacia. La oxitocina, conocida como la hormona del cariño por estar implicada en el parto y la lactancia, se libera con el contacto afectivo-sexual, y se encarga de ofrecernos relajación, básicamente. Tanto cuando acariciamos como cuando somos acariciados por alguien que deseamos, se libera en nuestro torrente sanguíneo, contraataca al temido estrés, y nos proporciona sensaciones placenteras y amorosas. Igualmente, está involucrada en la elección de pareja y en la confianza.

Por su cuenta, las endorfinas, opiáceos naturales y denominadas como las hormonas de la felicidad, nos hacen sentir tan bien que son casi adictivas, pues no solo nos generan placer y bienestar sino que se encargan de reducir el dolor, tanto físico como emocional. Por cierto, el orgasmo es una buena opción para disfrutar esta joya hormonal y está demostrado que quita varios tipos de dolores de cabeza, así que ya no hay excusas, para ellos ni ellas, pues tenemos una buena y barata medicina, muy natural y sin efectos secundarios desagradables.

Pero los neurotransmisores también hacen de las suyas. La dopamina, por ejemplo, implicada en los procesos motivacionales, también se encarga de nuestro deseo de relación y sexual, poniéndonos en alerta. Es una buena aliada para salir a ligar, por ejemplo. Se encarga de que sintamos que, cuanto más nos relacionamos de manera placentera con alguien, más deseemos seguir relacionándonos. Ya saben lo que dicen de comer y rascar, que todo es empezar, pues en materia sexual ocurre exactamente lo mismo, gracias a estas sustancias tan maravillosas, y muchas otras.

Así pues, con esta cantidad de beneficios que nos ofrece una sexualidad placentera y positiva, ¿cómo no vamos a sentirnos bien en los diferentes ámbitos de nuestra vida? Iremos a trabajar, o a buscar empleo, mucho más alegres y relajados, cuanto menos.

Por supuesto, ha de tener en cuenta que sexualidad no es únicamente genitalidad, coito u orgasmos. Nuestra sexualidad incluye creencias, actitudes, pensamientos, emociones y comportamientos que nos hablan de cómo somos y lo que amamos.

Quizá considere que su sexualidad está en muy buen estado, aun siendo así, puede que le interese considerar poner en práctica algunas de estas ideas para convertir en sobresaliente su sexualidad. Sin prisas ni exigencias y disfrutando el camino, pues la vida nos ofrece infinitas fórmulas para aprender y ser feliz. Somos nosotros los que tenemos que decidir si deseamos reformular nuestra vida sexual.

Muchas son las habilidades personales y fortalezas que podemos entrenar y potenciar para conseguir nuestro objetivo. Aquí os propongo algunas de ellas para ir practicando.

Reducir los niveles de estrés sería su primera misión pues estrés y sexo nunca se han llevado bien. Nos afecta a nivel cardiovascular, haciendo que las erecciones, por ejemplo, no sean completas, y nos quita el deseo con una habilidad increíble. Así que sonría lo que pueda, acuda a una sesión de risoterapia e invite a su pareja o a esa persona que tanto le gusta. La risa es aliada de la seducción y hace que liberemos oxitocina, así que ya sabe.

En busca de la excelencia

Pero vamos un poco más allá. ¿Quiere una sexualidad sobresaliente con orgasmos sobresalientes? Pues practique las técnicas de desbloqueo. Ayudan a facilitar la llegada del orgasmo y a potenciar los mismos. Consisten en liberarnos de tensión física y emocional durante una relación genital, pasando de un plano racional a otro más sensorial y emocional. Jadear, balancear la pelvis y entrenar su músculo pubococcígeo, con los ejercicios de kegel, por ejemplo, son la clave para conseguirlo.

Baile, haga deporte por placer, salga a la calle y mire a la gente a los ojos, no vaya corriendo mirando al suelo. Aproveche para salir a la calle o al campo los días de sol, pues esta estrella regula nuestros niveles de serotonina, equilibra nuestro organismo, es un antidepresivo natural y, por supuesto, mejora el sentido del humor. Le aseguro que cuando tenemos buen humor, nos apetece más mantener relaciones sexuales. Y a su vez, una sexualidad placentera también regula nuestros niveles de serotonina.

Con esta actitud, su autoestima se sentirá reforzada, y si no es así, no dude en trabajarla un poco más. Autonocimiento, autocuidados, automasajes, verse guapo o guapa, harán que se sienta más atractivo y seductor. La autoestima hace que nos mostremos más apetecibles para los demás, es la mejor arma, sin duda, para conquistar, ofrecer y ofrecernos una sexualidad sobresaliente. Mi propuesta es el Autoplacer. Se trata de un masaje erótico con uno mismo, aunque también se podría realizar en pareja. Lo haremos utilizando nuestras manos para acariciarnos y nuestra mente para fantasear de manera erótica. Cierre los ojos y acaríciese de la cabeza a los pies, sintiendo su cuerpo y contactando con las sensaciones más agradables. Puede que al principio se sienta ridículo, pero su cuerpo y mente se lo agradecerán. En consulta es muy utilizado y sus efectos sobre nuestro disfrute sexual son sorprendentes.

Sentido del humor y autoestima es la fórmula mágica para conseguir una buena capacidad de frustración. Este aspecto tan importante, que nos ayuda a sobrellevar las caídas y errores cometidos, es fundamental en el plano sexual pues, ¿cómo reacciona cuando esa persona no quiere besarle o su pene no funciona como esperaba?

Y, por supuesto, trabaje su empatía. Lea historias, escuche a los demás, viaje, conozca diferentes maneras de vivir y sentir, haga nuevos amigos, haga todo esto pero nunca juzgue. Esto le hace ser empático y está muy relacionado con su vida sexual.

Pero lo más importante, es que recuerde que nunca es tarde para construir una sexualidad positiva y sobresaliente.

Ana Sierra es psicóloga y experta en terapia sexual www.about.me/AnaSierra

Share