Prostitutas anticapitalistas y feministas

image

LOURDES LANCHO

La semana pasada nos recibió en su despacho la “consellera” del distrito de Ciutat Vella de Barcelona, Paula Eskerra. Es activista vecinal, anticapitalista, feminista…pero arrastra el prejucio por el oficio: es prostituta.  Ella lo reinvidica y junto a Janet y otras compañeras fundó la asociación “Putas Indignadas” que no se han  perdido ni una de las protestas y reivindicaciones ciudadanas de su barrio: El Raval. Paula Vip es la presidenta de APROSEX, Asociación de Trabajadoras del sexo y es “Escort”, acompañante o “puta de lujo”. No es su principal trabajo pero lo reivindica. Nos hemos sentado a hablar con ellas, porque nadie debería ser marginado ni despreciado por lo que hace. Ellas reclaman respeto y derechos laborales. Ni más ni menos.

http://cadenaser.com/programa/2016/01/15/a_vivir_que_son_dos_dias/1452875880_366650.html

Share

Aprovat en llengua (El petó)

LES MIL I UNA NITS DE MARIA DE LA PAU JANER

Quin paper tenen els petons en el sexe? És cert que un bon o mal petó pot “predir” com serà el sexe? En parlem amb la sexòloga Sílvia Catalán, el biòleg Jordi Gascón, l’escort Paula VIP i amb l’actor Miki Esparbé.

http://www.ccma.cat/catradio/alacarta/les-mil-i-una-nits-de-maria-de-la-pau-janer/aprovat-en-llengua-el-peto/audio/906352/

Share

¡Siempre puta!

¡Siempre puta!

Dicen que es el oficio más antiguo del mundo. En España no es difícil encontrar un club de alterne recorriendo alguna carretera. Tampoco lo es encontrar a mujeres casi desnudas esperando la llegada de un cliente en algunas zonas urbanas. La prostitución es un negocio que mueve millones en negro, vive a espaldas de la ley, en ocasiones explota a seres humanos, aunque también es ejercido de forma potestativa. La cantidad de tabúes que envuelven el ejercicio de la prostitución es enorme. Las preguntas sobre este oficio brotan por sí mismas, reforzadas por el profundo desconocimiento que hay sobre él. Para formar una opinión con perspectiva es necesario conocer algunos datos sobre la prostitución, y el testimonio de quienes ejercen este oficio.

En España hay casi 24 millones de mujeres, se calcula que unas 400.000 ejercen la prostitución. Cerca de un 90% lo hacen a la fuerza, víctimas de redes de explotación sexual. Hay organizaciones que ponen en duda la veracidad del dato. Comisiones Obreras, en el libro “Derechos de Ciudadanía para Trabajadoras y Trabajadores del sexo” asegura que, en realidad, son unas 20.000 las personas que se prostituyen. La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) asegura que la trata de blancas es más rentable que el tráfico de armas. Según la guía sobre la trata de personas con fines de explotación sexual de 2011, editada por el Ministerio de Sanidad, y presentada por la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP), España encabeza el consumo de prostitución de la Unión Europea. Un 39% de hombres españoles ha pagado alguna vez a cambio de sexo. En el año 2008, la Guardia Civil contabilizó 936 clubes en los que se ejerce la prostitución. La Agencia Tributaria aportó datos en 2005 según los cuales se calculaba una recaudación de 1.124 millones de euros si se legalizase la prostitución. Según un reciente estudio de Feminicidio.net basado en informaciones publicadas en prensa, cerca de 20 prostitutas han sido asesinadas en los últimos tres años. Debido a la fecha de publicación, ese estudio no incluye a las dos mujeres asesinadas por el falso monje shaolín, hace pocos días.

En 2010 pude conversar unos minutos con Eva, una mujer ghanesa que ejercía la prostitución forzada. Se abalanzó sobre el coche para conseguir unos euros con los que saldar la deuda contraída con quienes la trajeron hasta España engañada. Es un patrón que se repite en la mayoría de casos de trata de blancas. Las mafias estafan a mujeres prometiéndoles un falso trabajo y, una vez en España son obligadas a prostituirse. Sin embargo, es muy poco lo que conocemos sobre el ejercicio libre de la prostitución. A pesar de los clichés, los tabúes, el desconocimiento, y los interrogantes ético-morales que se levantan al hablar de la prostitución, hay quienes la elijen de forma libre como forma de ganarse la vida. Contacto con Paula, una barcelonesa que se prostituye por decisión propia. Tarda unos pocos minutos en contestar a mí propuesta, aceptando la entrevista. Lo primero que le pregunto es el motivo que le llevó convertirse en una trabajadora sexual. Por el mismo motivo que llegamos todas las personas que la ejercemos: una necesidad económica perentoria –contesta. No creo que nadie se plantee ejercer este trabajo como opción objetiva, como vocación. Su respuesta es concisa, y directa. Sin embargo, me plantea una duda que no compartiré con ella a lo largo de la entrevista. Si es la necesidad urgente de dinero la que instiga a las personas a prostituirse, ¿podemos hablar en algún caso de prostitución potestativa?

-Tu oficio no tiene buena popularidad y, seguramente, no será sencillo de desarrollar.

Ningún trabajo es fácil de llevar a cabo. La prostitución no es una excepción y, además, conlleva el valor negativo de no poder aprenderlo en ningún sitio. No hay escuelas de putas, no se imparten cursos de formación que te cuenten cómo debes llevar a cabo tu labor en el día a día. Esa es, también, una de las causas por las que no tiene buena popularidad. La exclusión social, el estigma que te persigue lo hacen anti social. Pero si te gusta el sexo y no tienes tabúes; si eres capaz de jugar a practicar sexo con completos desconocidos, este trabajo te aporta un punto humano enorme. Lo de menos es el sexo por el sexo. Lo demás, el afecto que das y recibes.

Antes de plantearte ejercer la prostitución ¿te planteaste otras alternativas?, ¿es el último recurso?

Quien dice, en el presente, en el pasado o en el futuro, que la prostitución es la última alternativa, ha mentido, miente y mentirá. (La negación de la prostitución ejercida por las putas es fruto del estigma –afirma) Siempre hay otras salidas. En mi caso tengo familia y amigos que me hubieran prestado el dinero suficiente para salir adelante sin ningún problema. Pero no quise recurrir a ellos. Ni a nadie. Era perfectamente capaz de llevar a cabo la salida de mi propia crisis, sin más ayuda que la de mi voluntad. He sabido sacarle provecho a un negocio que debería haberme avergonzado y humillado y que, en lugar de ello, me ha empoderado como mujer y me ha hecho mejor ser humano.

-Durante un tiempo tu presencia en medios de comunicación fue desde el anonimato, a cara cubierta. ¿Qué te hizo salir del armario y mostrarte sin tapujos?

Como trabajadora sexual veía absolutamente necesario llegar a la opinión pública hablando de normalización. Pero ¿cómo podía hablar de ella, si lo hacía a escondidas? Hablé primero con mi hijo, y luego con el resto de mi familia. Y fue el principio de mi liberación como mujer prostituta. No puedes hablar de normalidad tras el anonimato. Es absurdo. Mi libertad desde ese momento es enorme. Y la aceptación social hasta ahora, del cien por cien.

¿Acarrea problemas familiares/de pareja ejercer la prostitución de forma voluntaria y pública?

Los problemas de ejercer la prostitución no difieren de los de ser maestro o policía, por decir un par de profesiones al azar. El enfoque es lo más importante. Es decir, si lo planteas desde el victimismo, tu entorno te percibirá como una víctima a la que hay que salvar de un destino tan deplorable. Si te ven convencida de lo que haces, si te perciben feliz, si logras hacerles entender que tu trabajo nada tiene que ver con la dignidad o con la falta de ella, sino que es una opción, todos a tu alrededor perciben la prostitución como algo beneficioso para ti y para la sociedad.

Como no podemos hacer la entrevista cara a cara, la hacemos a través de internet. Le envío las preguntas en un correo que contesta con las respuestas. El modelo de entrevista no da margen para rebatir o repreguntar. Cuando le pregunto cómo es ser prostituta, responde con una evasiva: no comprendo la pregunta… ¿Cómo es ser periodista? ¿Cómo es ser ginecóloga? Basta leer entrelíneas para saber su intención: dejar claro que la prostitución es como cualquier otro oficio.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta una mujer que ejerce la prostitución?

La cruel y despiadada sociedad y sus prejuicios. La falsa moralina y el estigma. Cuando te liberas de ellos y decides por ti misma si quieres o no seguir en la prostitución es cuando aprendes a amar tú trabajo, sin tapujos y sin auto-engaños.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de la prostitución?

De nuevo la pregunta es tan genérica que es imposible de responder. Un periodista te dirá que lo peor de su trabajo es soportar la presión del no saber dónde estará ese mismo día, por la tarde. Tal vez en Turquía o en Irán. Otro, por el contrario, responderá que justamente ese punto de la profesión es lo que más le gusta. Todo trabajo tiene sus pros y contras.

Según algunas estadísticas, un 90% de las prostitutas son víctimas de mafias que las explotan sexualmente. ¿Cuál podría ser la solución para terminar con la prostitución forzada?

Esa cifra con tan mala saña, que se hizo pública a través del fallecido Ministerio de Igualdad a cuyo frente estaba la miembraBibiana Aído, ya fue rebatida por el propio Parlamente Europeo que le dio un buen rapapolvo público a la abolicionista ex ministra. Las cifras que se manejan son bien distintas -una de cada 7 mujeres-. Pero las activistas tampoco estamos de acuerdo. No hay cifras reales. No hay suficientes datos para realizar estadísticas y de todos modos, no hablamos de números ni de manzanas, si no de seres humanos. La solución para terminar con las mafias que tratan con seres humanos, no sólo con fines de explotación sexual, sino también en el sector de la industria, o la agricultura por ejemplo, sólo está en manos de los políticos, por esa razón no se termina con ellas.

El movimiento feminista parece bifurcarse respecto al tema de la prostitución. Por un lado están las personas partidarias de la legalización para favorecer a quienes quieran ejercerla y como posible solución para quienes son explotadas; por otro, hay quienes creen que no se debería negociar con el sexo, y están en contra de la legalización.

En este caso ya no hablamos de feministas o no. Hablamos de pro-derechos para  las prostitutas y de abolicionistas. Ellas, las abolicionistas, nos niegan la palabra en convenciones, reuniones, charlas, etc… Reciben millones en subvenciones para atacar a otras mujeres. Ellas no son feministas. Nunca una mujer que se declare feminista, luchará en contra de los derechos políticos, sociales y laborales de todo un colectivo laboral formado principalmente por mujeres.

¿Qué opinas de las dos posturas? ¿Se debería legalizar el ejercicio libre de la prostitución?

Absolutamente, sí. Resulta incomprensible que, en pleno siglo XXI, las putas carezcan de Seguridad Social si trabajan para terceros. Vergonzoso debería resultarles a políticos y a abolicionistas que nuestros hijos y/o parejas puedan ser acusados de proxenetismo sólo por el simple hecho de convivir con nosotras y vivir de nuestros ingresos. Jamás se puede estar de acuerdo con el movimiento abolicionista si uno se considera mínimamente defensor de los Derechos Humanos.

¿Has sentido rechazo por ejercer la prostitución?

He sentido admiración y muchísima curiosidad. Ganas de saber por parte de la sociedad, que también está harta de que los medios les mientan y que los políticos nos obvien. De que las feminazis nos ninguneen y de que nadie luche por nuestros derechos en las altas instancias políticas.

Según un informe de Feminicidio.net, en los últimos años cerca de 20 mujeres que ejercían la prostitución han sido asesinadas. ¿Es la violencia un riesgo constante en tu trabajo? ¿Has vivido situaciones de violencia?

Con todos mis respetos hacia ese página de abolicionistas, ¿puedes decirme cuántas mujeres no putas han muerto sólo este año 2013 a manos de sus parejas, novios, esposos, maridos, padres, hermanos…

Junto al cuestionario, envío una serie de dudas para la publicación, como el nombre que debemos utilizar: Paula Vip es mi nombre artístico y por el que podrás encontrar más información sobre mí y mis andanzas. Pero Paula VIP no se avergüenza ni esconde.  El pasado 11 de mayo de 2012, fundó la Asociación de Profesionales del Sexo junto a otras compañeras.  Tanto en Aprosex (www.aprosex.org), como en otras entrevistas Paula utiliza su nombre real. Dar la cara, también implica exponerte al público con todas sus consecuencias –asegura. ¿Y cómo me refiero a ti? ¿Qué te consideras? Su respuesta, clara y concisa, no deja lugar a dudas. Paula lo tiene claro, ella es ¡Puta, siempre puta!

*Los datos están extraídos de diferentes noticias publicadas en prensa nacional, de informes y estudios mencionados en el artículo, y de la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP)

http://hctrbloguero.blogspot.com.es/2013/06/siempre-puta-paulavip-prostitucion-espana-feminismo.html?m=1

Share

La Barcelona de los ciudadanos

 

 

Ver página en PDF

Paula Vip

Escort de lujo

Edad: 42 años.

Barrio: Les Corts.

Estudios: Universitarios.

Estado civil: Divorciada.

Hijos: 1.

Dónde pasó su último verano: Trabajando.

Aficiones: Senderismo, lectura y mi trabajo.

M2 de su casa actual: 130

«La Barcelona de los ciudadanos»

Tres puntos fuertes:

1) Derogar las actuales ordenanzas contra la criminalización de las prostitutas.

2) Lograr una ciudad en la que el pequeño comercio vuelva a tener un lugar significativo en los barrios.

3) Fomentar un transporte público de bajo coste para los habitantes de la ciudad y más caro para los turistas, huyendo de la gentrificación a la que se ve sometida nuestra ciudad a causa de las políticas municipales de CiU.

¿Qué propuesta nunca figuraría en su programa?: Ninguna política sexista, ni racista. ¿Inclusión? debería formar parte del lenguaje barcelonés por excelencia y compromiso.

http://archivo.elperiodico.com/ed/20150517/cuaderno/pag_007.html

Descargar PDF

 

Share

Ellas también eligen libremente ser prostitutas

por Sergi Escudero

Paula Vip

Con sus historias particulares detrás, con sus victorias y sus derrotas, sus sufrimientos y sus alegrías, su familia y sus amigos, sus defectos y sus virtudes, proclaman que están “más unidas que nunca” y que no son “cucarachas que salen de las cloacas y después se vuelven a esconder”. “Somos personas y que no se le olvide a nadie que también votamos y que los gobernantes van de que nos protegen y son los únicos que nos podrían otorgar nuestros derechos y no lo hacen”. Las putas no gozan de un derecho básico como el de la ciudadanía por el hecho de no cotizar ni tener derecho a la seguridad social. “Todas las personas que ejercen el sexo de pago lo hacen de manera libre y voluntaria. Porque si no ya no es prostitución, sino trata”, argumentan.

Si hace unos días fue Natalia Ferrari Díaz, una joven puta barcelonesa, la que dio la cara para contar que se dedica a la prostitución por libre elección, en esta ocasión son cuatro mujeres -también barcelonesas- que trabajan en la misma profesión que ella las que quieren explicar sus experiencias para demostrar que Natalia no es un caso aislado. “Damos la cara, no somos una excepción”, afirma Paula Vip, directora de Aprosex y que se define como puta. Durante nueve años escondió a su círculo cercano -incluidos sus hermanos y su hijo- su verdadero trabajo por culpa de “un estigma social brutal”. Les decía que se dedicaba a ser contable, profesión a la que anteriormente se empleaba. La dejó a causa de un duro divorcio, el cual le acarreó un montón de deudas que pagar de su exmarido –unos 200.000 euros-, y que la llevó a meterse en el mundo de la prostitución “para conseguir dinero rápido”. Finalmente le confesó la verdad a sus amigas, las cuales la abrazaron de alegría. “Para ellas fue un alivio. Se pensaban que en vez de eso estaba blanqueando dinero con alguna mafia porque no entendían como siendo contable podía permitirme un tren de vida tan alto”.

Cuando empezó a ejercer como puta se juró por escrito que se dedicaría a ello durante un año y después lo dejaría. Pero llegado el momento, cambió de opinión. “¿Por qué lo tenía que dejar? Me encanta este trabajo. Entonces me juré por escrito que no dejaría de trabajar de puta”. Mucho más tarde, después de decir la verdad a su entorno más cercano, decidió dar la cara públicamente para luchar contra las injusticias que suceden en su profesión. Por ese motivo fue al programa La Noria de Telecinco. Más tarde ha dado la cara en otros medios de comunicación, aunque explica que le tienen “vetada en TVE y TV3 por hacer apología de la prostitución” al ser la organizadora de los cursos de formación para prostitutas.

Paula Vip, la cual trabaja en hoteles, apartamentos y casas, relata que la idea de crear Aprosex, que en mayo cumplirá tres años de vida, proviene de su actual pareja. “En este tiempo no hemos recibido ni una sola subvención pública. Todo el dinero lo hemos puesto de nuestros bolsillos”. La cuota de socio es de cinco euros al mes y actualmente gozan de esta condición unas cuarenta personas. “El hecho remarcable es que es una asociación que no admite solo putas, sino también clientes. De vez en cuando hacemos excursiones, calçotades o nos vamos a jugar a bolos juntos. Queremos normalizar el tema”.

Otra profesional que ha querido contar su experiencia es Janet, quien trabaja en las calles de El Raval junto a poco menos de cien prostitutas más. Tiene 55 años y hace más de treinta que se dedica al oficio más viejo del mundo, compaginándolo con otros trabajos. Preguntada por si disfruta con su profesión, contesta que “quien trabaja para ganarse el pan, para llegar a fin de mes, no lo hace por amor al arte sea el trabajo que sea. Solo trabajan por amor al arte Bruce Springsteen, Shakira y pocos más”. Y recalca que quieren ejercer su profesión “con total libertad”.

Montse Neira

Las trabajadoras sexuales de El Raval son las que están recibiendo de más cerca la presión policial. Uno de los últimos capítulos fue la tapia que pusieron en su sede de Robadors, 25, -donde llevaban trece años viviendo, trabajando y reuniéndose-, aprovechando que ninguna de ellas se encontraba en el edificio ese día. “Estamos denunciando que dicho acto no se hizo en presencia física de ninguna de nosotras ni se nos avisó 48 horas antes para retirar nuestras pertenencias”, explica Montse Neira, escritora, politóloga, activista y puta. El edificio lo había expropiado el Ayuntamiento sin previo aviso en diciembre de 2014. “Sufrimos impunidad policial. Sufrimos un acoso diario, cotidiano y continuo en la calle Robadors. Cada día hay redadas”, añade Neira. “Las ordenanzas cívicas pertenecen a una especulación inmobiliaria”, comenta Janet. “Este tema ya viene del alcalde Clos, es un barrio muy apetecible, cerca de la playa. Nos quieren echar. A nosotras y a los vecinos de El Raval. Tres cómplices nos están echando: el alcalde Xavier Trías, la regidora de Dona i Drets Civils, Francina Vila, y la regidora de Ciutat Vella, Mercé Homs”, afirma Paula Vip.

“Somos el colectivo de mujeres que somos más estudiadas pero absolutamente nadie nos ha solucionado nada hasta ahora. No necesitamos que nadie venga a protegernos de nada. Nos defendemos solas”, explica Neira. Ella, que tiene 55 años, nació en un contexto de exclusión social. “Tenía diferentes alternativas, pero escogí dedicarme a la prostitución. Lo hice de forma totalmente libre. Los otros trabajos también eran duros y no me sacaban de la miseria”, cuenta. También había probado suerte como chica de la limpieza o como dependienta, haciendo jornadas de más de doce horas al día. “Durante mucho tiempo llevé una doble vida, sin contarlo a nadie, hasta que en 2007 decidí dar el paso y contar la verdad. La doble vida prácticamente me llevó a la depresión. Necesitaba liberarme y dejar de vivir en una mentira. Ahora estoy mucho mejor”, relata. Neira ha escrito una autobiografía –’Una mala mujer’- en la cual cuenta su historia. Recomienda a las prostitutas que aun llevan una doble vida que “no tengan ni vergüenza ni miedo. Y que den el paso de hacerlo público a su entorno cuando estén preparadas”.

Martina, por su parte, es una escort de lujo muy implicada en el activismo que trabaja con personas de rango económico muy alto –políticos, arquitectos, altos cargos-. “Siempre mando yo. En la cama se llega hasta dónde yo quiero y como quiero”, sentencia para empezar esta mujer que se encuentra en la cuarentena. Para ella su trabajo tiene una esencia “muy relacionada con la alta cocina, con lo creativo”. Quedamos a mediodía y me dice que en lo que va de día ha cobrado 500 euros y seguramente llegue a la noche con más de 1.000. “Mi hija de siete años puede estudiar donde estudia gracias a mi trabajo”, comenta. No lleva una doble vida. Su entorno sabe perfectamente a lo que se dedica y le apoya.

Tiene estudios y afirma estar atenta diariamente a lo que sucede en el mundo para poder tener una conversación inteligente y agradable con sus clientes. Algunos de ellos se la llevan de viaje –ha estado en México o Miami, por ejemplo-, el cual puede durar hasta una semana. “Por cada día entero cobro 1.500 euros. Así que haz cuentas”, explica sonriente. Empezó en el mundo de la prostitución como masajista. También se dedicó a la peluquería. Cuando tenía 25 años, su cuñado, que era urólogo, le preguntó cómo se podía permitir tantos caprichos haciendo de peluquera. “En ese momento le conté la verdad, lo entendió perfectamente y me apoyó. Desde entonces no me he escondido de nada”, cuenta. ¿Le importaría que su hija fuese prostituta? “No, solo quiero que sea feliz y escoja su futuro libremente”.

http://www.vice.com/es/read/ellas-tambien-eligen-libremente-ser-prostitutas-169

Share

¿Por qué los jóvenes acuden cada vez antes a las prostitutas?

PROSTITUCION

Accesibilidad, inmediatez, comodidad… La sociedad modifica sus comportamientos al ritmo que marcan las generaciones nativas de la era ‘conectada’, criada en la gestión rápida y sin esfuerzo de tantas cosas antaño tediosas. Pero no todo son papeleos, exámenes ni compras. El sexo también ha encontrado su hueco. Sexo de pago que asegura el fin y ahorra el cortejo.

El inspector jefe del Centro de Inteligencia de Análisis de Riesgo de la Policía Nacional, José Nieto , alertaba recientemente en la cadena Cope  de una “bajada escandalosa” en la edad media del cliente de prostitución, explicando que “nos estamos imaginando al señor de corbata de cincuenta o sesenta años, pero la realidad es que es mucho más joven, de 19 o 20 años”.

Según fuentes policiales consultadas por El Huffington Post, no se trata de un muestreo ni un estudio estadístico oficial, pero sí de “una apreciación real en base a lo visto en diferentes inspecciones y actuaciones policiales con sus respectivas identificaciones”. Así, la Policía aclara que no pretende dar una media numérica exacta, “sino trasladar lo que se está observando de un tiempo a esta parte, que es una bajada de edad grande”.

¿POR QUÉ CADA VEZ MÁS JÓVENES?

La presidenta de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAM) , asegura que hay un problema de base en la educación digital y en el fácil acceso a determinados contenidos. “Los anuncios y el mal uso de internet han degenerado en una normalización de la prostitución como una actividad de ocio más y de la imagen de la mujer como un objeto de consumo”.

Asimismo, destaca que el carácter nativo digital de los jóvenes, cada vez más precoces en curiosear por la barra libre de internet, contribuye a la aceleración de un proceso “en el que falta mucha prevención”.

En este sentido, Mamen Britz, portavoz de Hetaira, asociación defensora de los derechos de las trabajadoras del sexo , comparte la idea de la temprana iniciación, pero no la connotación negativa. En su opinión, la bajada de edad es algo natural que puede deberse a que ahora los jóvenes “empiezan a tener relaciones a los 13 o 14 años”, lo que hace que también tengan inquietud por experimentar antes con prostitutas, “ya sea por miedo, falta de experiencia o ganas de aprender”.

Enrique García Huete, director de Quality Psicólogos  y experto en comportamientos sexuales, considera que hay un cambio de valores que tiene que ver con la gratificación inmediata. “La pornografía, por ejemplo, está ahora a dos clics de distancia”, comenta. En su opinión, “muchos jóvenes de hoy no tienen capacidad de frustración” porque han sido educados en la cultura consumista y consentida del “lo quiero, lo tengo” hasta llegar, en ocasiones, “a ser pequeños dictadores”.

Así, explica, “los chicos salen, beben e intentar ligar con chicas, pero si no lo consiguen no tienen por qué irse a casa cabizbajos porque saben que lo tienen ahí y pueden satisfacer sus necesidades por 20 euros”, una fácil accesibilidad que viene acompañada por el exotismo de la variedad. “Ahora pueden acceder a personas exóticas, de muchos países y con rasgos diferentes, es decir, se introduce en el ámbito del sexo un elemento más original”, ese morbo que, a su juicio, hace que el estímulo sea más grande.

Por último, García Huete critica que se haya permitido “el gran descenso de la percepción de riesgo” respecto al SIDA. “No ha habido una sola campaña en los últimos años, no se oye hablar de ello y los jóvenes de hoy no tienen miedo. Esa relajación en la concienciación es muy perversa”, concluye.

DISCUSIÓN EN TORNO A LAS MAFIAS

La Policía asegura que con su mensaje de alerta pretende concienciar los a los más jóvenes de que “esto no es un juego ni una chiquillada” en la que primero te vas de copas y luego terminas la noche con prostitutas. “Detrás de ese juego puede haber una red que esté explotando a una chica. Tenemos que tomar conciencia de esto para erradicar las mafias”, sentencia.

Esta estrategia de disuasión, coincidente con el argumento de APRAM de que “si no hay demanda, no hay venta o explotación de mujeres”, es lo que más irrita a las defensoras de la prostitución. Concha Borrell, presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) , afirma a este diario que es un “error tremendo” hablar solo de mafias. “Me encantaría que se acabara con la mafias, pero no solo en prostitución, también en textil… Las mafias no tienen nada que ver con la actividad de la prostitución”.

Borrell cree que las mafias son una excusa para estigmatizar a los clientes y aconseja a las autoridades que “si tienen esos datos, que yo los desconozco y dudo mucho de ellos”, actúen contra esas mafias. “No sé a qué esperan para salvar a todas esas mujeres. Pero que no persigan a los clientes. ¿Qué tiene de malo que un hombre de 20 años vaya con prostitutas? La gente joven por lo menos aprenderá a hacer un buen sexo, aprenderán algo, aprenderán a tratarlas…” defiende apasionada.

En este mismo sentido, Mamen Briz, asegura que no sabe dónde está el problema con la edad del cliente. “No nos preocupa la edad, lo importante es el respeto. No podemos asumir que un estado que discrimina a las prostitutas sin derechos laborales, utilice a los jóvenes como chivo expiatorio”.

“PUTAS SÍ, TONTAS NO”

Las responsables de Hetaira y Aprosex denuncian que el estado usa a las prostitutas cuando le conviene y aconsejan a las autoridades que, si realmente quieren terminar con la trata de mujeres, regularicen a nivel laboral el trabajo sexual. Para Briz es un problema de voluntad política en el que “está todo por hacer en materia de derechos” y a los gobiernos “sólo les preocupan las prostitutas en la calle y multar”.

Por su parte, Borrell concluye de una forma mucho más tajante. “Para incrementar el PIB somos buenísimas, pero para todo lo demás somos los peor porque no tenemos derechos. Mire, putas sí, pero tontas no. Todo el mundo habla de prostitución, se les llena la boca… pero a nosotras nadie nos pregunta. ¿Sabe acaso la Policía lo que se siente al ponerse de rodillas y hacer una felación? No, eso lo sé yo”.

http://www.huffingtonpost.es/2015/03/03/jovenes-prostitutas_n_6719286.html

Share

Las prostitutas reclaman zonas para ejercer en las calles de Barcelona

Más de doscientas profesionales presentan a los alcaldes una lista de reivindicaciones

Los partidos se oponen al sexo de pago en la vía pública

Manifestación de prostitutas contra de las políticas de Trias. / JUAN BARBOSA

El colectivo autodenominado Putas Indignadas, integrado por diferentes grupos de mujeres que ejercen la prostitución en su mayoría en las calles del Raval, y la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) han realizado diversos encuentros con los que pretenden elaborar “un programa político en Barcelona a favor de las trabajadoras sexuales”. Ambos colectivos representan a más de dos centenares de mujeres que están dispuestas a presentar sus propuestas a las diferentes formaciones políticas. Las prostitutas reclaman el cese de la persecución política y policial y zonas, pactadas con los ayuntamientos, donde poder ejercer su trabajo. Las mujeres critican con fuerza las políticas de tolerancia cero con los clientes “solo benefician a las redes de explotación sexual y al proxenetismo”.

La presidenta de Aprosex, Paula Vip, es crítica con la posición que han adoptado los partidos políticos respecto a la prostitución: “A ver si se dan cuenta de una vez por todas que hay un colectivo de trabajadoras del sexo que también votamos y que no tenemos derechos”. Vip ha solicitado en innumerables ocasiones el cese de las sanciones a los clientes. “Los políticos han abocado a la pobreza a las prostitutas del Raval con sus multas que lo único que consiguen es criminalizarlas por un lado y dejarlas sin clientes en un país donde el ejercicio de la prostitución libre y voluntaria no está prohibido”. Vip asegura que con las políticas “represivas” lo único que se consigue es precarizar, aún más, los servicios sexuales: “Estamos huyendo de la Policía cuando los agentes deberían ser nuestros aliados para poder acudir a ellos cuando un cliente se vuelve violento o no quiere pagar”.

Muy pocos partidos se han mostrado abiertos a las propuestas de las prostitutas. “Queremos pactar con los consistorios horarios y zonas para trabajar en la calle además de que acabe de una vez por todas esta persecución”, sentencia Vip. “A los políticos el tema les viene muy grande, muchos mienten y anuncian presiones insoportables contra nuestros clientes para, supuestamente, protegernos; señores , por favor, no nos protejan”, asegura. Vip afirma que la mayoría de mujeres que ejercen en la vía pública lo hace voluntariamente y explica que “según la ONU y la OIT solo el 15 % de las prostitutas en España trabajan obligadas”

“Aquí hay oscuros intereses, les interesa que desaparezcamos para que el monopolio del sexo de pago beneficie a empresarios con locales que explotan a las mujeres, se quedan como mínimo el 50 % de cada servicio y encima no pagan ningún tipo de impuestos por esos ingresos”, denuncia Vip.

Queremos pactar con los consistorios horarios y zonas para trabajar en la calle

Maribel Martín es la primera prostituta a la que la justicia ha reconocido sus derechos laboralescomo chica de alterne, tiene 63 años y abandonó el oficio poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) reconociera sus derechos laborales tras trabajar en un club de Granollers. Martín se muestra, igual que Vip, muy tajante: “Los políticos solo se dedican a perseguir a las pobres chicas que sobreviven como pueden y, mientras, permiten que crezcan las mafias de proxenetas en los burdeles”. Martín asegura que detrás de este tipo de negocios “hay intereses y gente muy poderosa”. Denuncia que el modus operandi de este tipo de sociedades está cercano a la esclavitud: “Las mujeres trabajan en los clubs, al servicio de las peores mafias del mundo, y cuando ya no las quieren las echan a la calle”. Martín lo tiene claro: “Hay que cerrar todos los clubs, los políticos tienen que hacer cumplir las leyes y castigar el proxenetismo que se ejerce en esos lugares”. De la misma forma que Vip, Maribel Martín también cree que la solución es crear zonas “controladas” donde poder ejercer libremente la prostitución “sin ninguna red de explotación detrás”.

El problema político de la prostitución

CiU: “La oferta y demanda de servicios sexuales en la vía pública no puede existir en nuestra ciudad”

Para los partidos políticos enfrentarse a la realidad de la prostitución no es fácil. Las formaciones tienen sensibilidades diferentes y atajos para solucionar lo que algunos consideran un “problema”.

La concejal de CiU en Barcelona, Francina Vila, es tajante: “La oferta y demanda de servicios sexuales en la vía pública no puede existir en nuestra ciudad”. Vila asegura que las políticas de los convergentes seguirán encaminadas a ayudar a buscar alternativas a las mujeres que ejercen la prostitución, “nunca las dejaremos de lado, atenderemos a las víctimas de la trata y nos coordinaremos con la justicia”.

El PSC denuncia que el 95 % de las prostitutas que ejercen en la ciudad condal son “víctimas de trata y explotación”

Las propuestas convergentes no son antagónicas a las del alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni. El socialista reclama una Barcelona “libre de explotación sexual”. Denuncia que el 95 % de las prostitutas que ejercen en la ciudad condal son “víctimas de trata y explotación”. Collboni apuesta por una ciudad “libre de prostitución” ya que considera que ejercer esta actividad en la calle o en cualquier otro sitio “es un atentado contra la libertad de las mujeres y nuestros esfuerzos están enfocados en protegerlas”.

Belén Pajares, concejal del PP en el consistorio barcelonés, es partidaria de los programas para ayudar a que las mujeres abandonen la “esclavitud que supone la prostitución”. Según la política popular: “En la calle no debe haber prostitutas, las familias y los niños no tienen por qué presenciar todo lo que conlleva ese oscuro mundo”. Los populares no están por la labor de permitir zonas, ni ceder ningún tipo de equipamiento para el sexo de pago. Su política es clara “presión” sobre los clientes.

Por su parte, la diputada y candidata a la alcaldía de Barcelona por Ciutadans, Carina Mejías, propone un marco legal donde todas aquellas personas “que ejercen libre y voluntariamente la prostitución puedan acogerse al régimen de autónomos”. Mejías asegura que de esta forma se conseguiría una mayor protección y se podría velar por que el sexo de pago se realice con unas condiciones mínimas de seguridad e higiene. Aún así, Mejías es partidaria de prohibir la actividad en la vía pública y permitir que se realice en locales previamente autorizados. “Lo mejor que podemos hacer por las mujeres es regularlas y perseguir a las redes de explotación sexual”, afirma la candidata de Ciutadans.

El País se ha puesto en contacto con la CUP y con ERC sin que se hayan pronunciado respecto a las propuestas políticas relacionadas con el ejercicio prostitución. Barcelona en Comú confesó a este rotativo no tener todavía una opinión formada sobre el tema y necesitar diversas reuniones para acabar de forjar su propuesta al respecto.

Decenas de mujeres alquilan sus cuerpos en las calles, pisos y clubs de las ciudades catalanas. Muchas, como Paula Vip “llevamos años cotizando como autónomas porque para cobrar nuestro dinero entonces sí que nos quiere el Estado, y no para darnos derechos, actúa como un proxeneta”. Decenas de prostitutas tendrán su papeleta preparada el próximo mes de mayo.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/02/28/catalunya/1425125725_535757.html

Share

Les prostitutes reclamen zones per exercir als carrers de Barcelona

Més de 200 professionals presenten als alcaldables una llista de reivindicacions

Els partits s’oposen al sexe de pagament a la via pública

Manifestació de prostitutes contra les polítiques de Trias. / JUAN BARBOSA

El col·lectiu autodenominat Putas Indignadas, integrat per diferents grups de dones que exerceixen la prostitució, la majoria als carrers del Raval, i l’Associació de Professionals del Sexe (Aprosex) han realitzat diverses trobades amb les quals pretenen elaborar “un programa polític a Barcelona a favor de les treballadores sexuals”. Els dos col·lectius representen més de 200 dones que estan disposades a presentar les seves propostes a les diferents formacions polítiques. Les prostitutes reclamen que s’aturi la persecució política i policial i zones, pactades amb els ajuntaments, on puguin exercir la seva feina. Les dones critiquen amb força que les polítiques de tolerància zero amb els clients “només beneficien les xarxes d’explotació sexual i el proxenetisme”.

La presidenta d’Aprosex, Paula Vip, és crítica amb la posició que han adoptat els partits polítics respecte a la prostitució: “A veure si s’adonen d’una vegada per sempre que hi ha un col·lectiu de treballadores del sexe que també votem i que no tenim drets”. Vip ha sol·licitat en innombrables ocasions la fi de les sancions als clients. “Els polítics han abocat a la pobresa les prostitutes del Raval amb les seves multes, que l’única cosa que aconsegueixen és criminalitzar-les d’una banda i deixar-les sense clients en un país on l’exercici de la prostitució lliure i voluntària no està prohibit”. Vip assegura que amb les polítiques “repressives” l’única cosa que s’aconsegueix és precarizar, encara més, els serveis sexuals: “Estem fugint de la Policia quan els agents haurien de ser els nostres aliats per poder acudir a ells quan un client es torna violent o no vol pagar”.

Molt pocs partits s’han mostrat oberts a les propostes de les prostitutes. “Volem pactar amb els consistoris horaris i zones per treballar al carrer i que acabi d’una vegada per totes aquesta persecució”, sentencia Vip. “Als polítics el tema els ve molt gran, molts menteixen i anuncien pressions insuportables contra els nostres clients per, suposadament, protegir-nos; senyors, si us plau, no ens protegeixin”, assegura. Vip afirma que la majoria de dones que exerceixen a la via pública ho fa voluntàriament i explica que “segons l’ONU i l’OIT només el 15 % de les prostitutes a Espanya treballen obligades”

“Aquí hi ha foscos interessos, els interessa que desapareguem perquè el monopoli del sexe de pagament beneficia empresaris amb locals que exploten les dones i que es queden com a mínim el 50 % de cada servei, i a sobre no paguen cap tipus d’impostos per aquests ingressos”, denuncia Vip.

Volem pactar amb els consistoris horaris i zones per treballar al carrer

Maribel Martín és la primera prostituta a la qual la justícia ha reconegut els seus drets laborals com a dona de companyia, té 63 anys i va abandonar l’ofici poc després que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) reconegués els seus drets laborals després de treballar en un club de Granollers. Martín es mostra, igual que Vip, molt taxativa: “Els polítics només es dediquen a perseguir les pobres noies que sobreviuen com poden i, mentrestant, permeten que creixin les màfies de proxenetes als prostíbuls”. Martín assegura que darrere d’aquest tipus de negocis “hi ha interessos i gent molt poderosa”. Denuncia que el modus operandi d’aquest tipus de societats s’assembla a l’esclavitud: “Les dones treballen als clubs, al servei de les pitjors màfies del món, i quan ja no les volen les abandonen al carrer”. Martín ho té clar: “Cal tancar tots els clubs, els polítics han de fer complir les lleis i castigar el proxenetisme que s’exerceix en aquests llocs”. De la mateixa manera que Vip, Maribel Martín també creu que la solució és crear zones “controlades” on es pugui exercir lliurement la prostitució “sense cap xarxa d’explotació darrere”.

El problema polític de la prostitució

CiU: “L’oferta i demanda de serveis sexuals a la via pública no pot existir a la nostra ciutat”

Per als partits polítics enfrontar-se a la realitat de la prostitució no és fàcil. Les formacions tenen sensibilitats i maneres diferents per solucionar el que alguns consideren un “problema”.

La regidora de CiU a Barcelona, Francina Vila, és taxativa: “L’oferta i demanda de serveis sexuals a la via pública no pot existir a la nostra ciutat”. Vila assegura que les polítiques dels convergents continuaran encaminades a ajudar a buscar alternatives a les dones que exerceixen la prostitució, “mai les deixarem de costat, atendrem les víctimes del tràfic i ens coordinarem amb la justícia”.

El PSC denuncia que el 95 % de les prostitutes que exerceixen a la ciutat comtal són “víctimes de tràfic i explotació”

Les propostes convergents no són antagòniques a les de l’alcaldable del PSC per Barcelona, Jaume Collboni. El socialista reclama una Barcelona “lliure d’explotació sexual”. Denuncia que el 95 % de les prostitutes que exerceixen a la ciutat comtal són “víctimes de tràfic i explotació”. Collboni aposta per una ciutat “lliure de prostitució” ja que considera que exercir aquesta activitat al carrer o en qualsevol altre lloc “és un atemptat contra la llibertat de les dones i els nostres esforços estan enfocats a protegir-les”.

Belén Pajares, regidora del PP al consistori barceloní, és partidària dels programes per ajudar les dones a abandonar l’“esclavitud que suposa la prostitució”. Segons la política popular: “Al carrer no hi ha d’haver prostitutes, les famílies i els nens no tenen per què presenciar tot el que comporta aquest fosc món”. Als populars no els agrada la idea de permetre zones, ni cedir cap tipus d’equipament per al sexe de pagament. La seva política és clara “pressió” als clients.

De la seva banda, la diputada i candidata a l’alcaldia de Barcelona per Ciutadans, Carina Mejías, proposa un marc legal on totes aquelles persones “que exerceixen lliure i voluntàriament la prostitució puguin acollir-se al règim d’autònoms”. Mejías assegura que d’aquesta manera s’aconseguiria més protecció i es podria vetllar perquè el sexe de pagament es realitzi amb unes condicions mínimes de seguretat i higiene. Tot i això, Mejías és partidària de prohibir l’activitat a la via pública i permetre que es realitzi en locals prèviament autoritzats. “El millor que podem fer per les dones és regular-les i perseguir les xarxes d’explotació sexual”, afirma la candidata de Ciutadans.

El País s’ha posat en contacte amb la CUP i amb ERC sense que s’hagin pronunciat respecte a les propostes polítiques relacionades amb l’exercici prostitució. Barcelona en Comú va confessar a aquest rotatiu que encara no té una opinió formada sobre el tema i necessita diverses reunions per acabar de forjar la seva proposta sobre aquest tema.

Desenes de dones lloguen els seus cossos als carrers, pisos i clubs de les ciutats catalanes. Moltes, com Paula Vip “fa anys que cotitzem com a autònomes perquè per cobrar els nostres diners llavors l’Estat sí que ens vol, i no per donar-nos drets; actua com un proxeneta”. Desenes de prostitutes tindran la seva papereta preparada el mes de maig.

http://cat.elpais.com/cat/2015/02/28/catalunya/1425125725_535757.html

Share

El número de prostitutos se triplica

En Madrid hay 4.000

El número de prostitutos se triplica

  • El oficio más viejo ya no es exclusivo de mujeres

  • El alto nivel de paro empuja a muchos jóvenes a ejercerlo, algunos para poder estudiar

Un 'chapero', con un cliente en los alrededores de Las Ventas, en...

Un ‘chapero’, con un cliente en los alrededores de Las Ventas, en Madrid

QUIQUE FIDALGO

Rodrigo lleva una doble vida. Por el día, es un aplicado estudiante dePublicidad en Madrid. Pero cuando cae la noche, vende besos, abrazos y caricias por dinero. Los músculos y la belleza de este joven de 22 años son apetecibles para muchas mujeres y hombres, pero sólo están al alcance de quienes pueden pagar 300 euros por un apasionado encuentro de una hora. Sí, Rodrigo es prostituto.Chapero. Gigoló. O como le gusta que le llamen: “Soy un puto”.

Como él, muchos jóvenes universitarios se han convertido en profesionales del sexo de pago por el alto nivel de desempleo (53,7% en los menores de 25 años) y para poder pagarse las tasas universitarias, que en la Comunidad de Madrid han subido un 65%. “Hace dos años pagaba 900 euros de matrícula. Ahora me cuesta más de 2.000 y mis padres no se lo pueden permitir. Hace un año decidí prostituirme porque vi que era la manera más fácil de conseguir dinero para seguir estudiando”, cuenta Rodrigo. Su familia no sabe a qué se dedica. Su padre está jubilado y su madre es asistenta en paro. “Les dije que después de clase había encontrado un trabajo en unos almacenes y como coartada para las noches que paso fuera de casa creen que trabajo de gogó en varias discotecas”, afirma el joven.

El oficio más antiguo del mundo ha aumentado un 30% desde que comenzó la crisis, en 2008. Así lo confirman los estudios elaborados por la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex). En este porcentaje entran sobre todo chicas, pero no sólo ellas han recurrido al sexo de pago por la situación económica. Iván Zaro ha realizado diversos estudios sobre trabajadores masculinos del sexo para elAyuntamiento de Madrid y la organización Imagina Más. “El número de hombres que se prostituyen se ha triplicado en España. Aquí tenemos aproximadamente 4.000 chaperos“, dice.

En los últimos años se ha disparado el número de infecciones por VIH en los prostitutos. El doctor Jorge del Romero es uno de los médicos más reconocidos en España por su investigación y tratamiento del sida. “Casi un 20% de los hombres que se dedican a vender su cuerpo, entre ellos muchos estudiantes, están infectados, mientras que en las mujeres es del 0,3%”.

Rodrigo es bisexual. Sus clientes más habituales son hombres mayores con alto poder adquisitivo. “También me llaman mujeres que quieren que les acompañe a comprar, cenar y que me haga pasar por su novio. En alguna de estas citas acabamos teniendo sexo. En otras, no. En este caso hago jornadas como acompañante de 10 horas por 1.200 euros”, dice el joven, que acaba de terminar un servicio en el centro de Madrid y ahora tiene que ir a la universidad. Durante la hora y media que dura la clase de Psicología de la Comunicación, ha recibido nueve mensajes. Todos de clientes. Ya ha quedado con uno de ellos en laCastellana, donde tendrá un encuentro que acabará entre las sábanas de un hotel.

Concha Borrell recibe diariamente llamadas de chavales como Rodrigo, que acaban de entrar en la prostitución. Preside Aprosex, la única asociación formada por profesionales del sexo en activo. “Es una pena. A la mayoría de ellos no les gustan los varones y lo hacen porque tienen que ayudar a sus familias y quieren seguir estudiando. Me llaman destrozados. Se desahogan conmigo porque no se lo cuentan a nadie”.

Éste es el caso de Manuel, 24 años, estudiante de Ingeniería de Caminos en Vigo. “No me gustan los hombres, pero éstos son más promiscuos y me llaman más que las mujeres”, dice este joven de ojos verdes. Lleva prostituyéndose tres años y a todas sus citas acude en traje y corbata. Gana casi 4.000 euros al mes, con los que se paga la universidad, un piso en la plaza de la Constitución y los caprichos que se le antojan. Actualiza su anuncio cada semana en una página web, donde cada 20 minutos se publica un nuevo reclamo de “estudiante de compañía”. Además de ser una realidad, el fetiche universitario es una herramienta de marketing que utilizan los chaperos para captar clientes. La mayoría de anuncios de internet y de periódicos suelen ser falsos. “A los hombres les da mucho morbo pensar que están con un yogurín colegiado”, afirma Manuel.

En Barcelona encontramos el caso de Héctor. Este mallorquín de 25 años, estudiante de 4º de Económicas, suele trabajar con Rosa, de 18, que cursa Enfermería. Ambos estudian en la Universidad de Barcelona. Ofrecen sexo en pareja por 290 euros la hora y shows eróticos a la carta por el doble. “El cliente busca en los universitarios gente joven y no profesionales”, dice Héctor. Tiene un blog donde se publicitan como “un grupo de chicas y chicos de la Universidad de Barcelona, bisexuales, liberales y de mente abierta”. En esta ciudad también está Marc, que se pagó el último curso de Ciencias Sociales vendiendo su cuerpo a hombres y mujeres. La mayoría de sus clientes son turistas. “La verdad es que disfruto mucho de los servicios. Últimamente me piden mucho sado”.

Lolo está estudiando el desarrollo de la prostitución en la historia desde la perspectiva del filósofo alemán Max Scheler. Este joven de 26 años compagina sus estudios de Filosofía en Madrid con el trabajo de chapero. “Una noche un hombre me ofreció 100 euros si tenía relaciones sexuales con él. Me gustó y así empecé. Un año después ya tenía una lista de clientes fijos y ganaba bastante dinero. Decidí entonces estudiar una carrera universitaria para poder dejar este trabajo en un futuro”, afirma Lolo. En sus citas siempre lleva un estuche lleno de condones de diferentes sabores. “Siempre tomo muchas precauciones. Conozco a compañeros a los que el cliente les ha pagado más por hacerlo a pelo y ahora tienen sida”.

‘Los clientes pagan, pero no por ello mandan’

Marc ha participado en talleres sobre prostitución que organiza Aprosex. Esta asociación lleva cinco años dando apoyo moral y luchando por los derechos de las prostitutas y la normalización del trabajo sexual. “Las mujeres llevan mucho más tiempo en esto, pero ahora cada vez más hombres están aprendiendo a usar también su cuerpo como una herramienta”, afirma Concha Borrel,escort desde hace siete años y presidenta de Aprosex. Su asociación estima que entre 300.000 y 500.000 personas se prostituyen para ganar dinero en España. “Con la crisis se ha disparado la prostitución. Hay muchos estudiantes pero, sobre todo, destacan las amas de casa y sus maridos en paro que se han metido en este mundo. Pero las mujeres seguimos siendo mucho más vulnerables”, subraya. Aprosex es pionera en organizar cursos de profesionalización de la prostitución. Concha, junto con psicólogos y terapeutas sexuales, preparan a mujeres y hombres sobre cómo evitar el rechazo al estar a punto de comenzar a trabajar, y se discuten temas como el compañerismo con colegas y hasta el marketing de los servicios de prostitución. “Los clientes pagan, pero no por ello mandan”.

http://www.elmundo.es/espana/2015/01/23/54c157d8e2704e27658b4579.html

Share