Objectes de desig (atractiu físic) LES MIL I UNA NITS DE MARIA DE LA PAU JANER Catalunya Ràdio

Intervención radiofónica en:

Objectes de desig (atractiu físic)

LES MIL I UNA NITS DE MARIA DE LA PAU JANER

Catalunya Ràdio

Van junts l’atractiu físic, el desig i l’eficiència sexual? En parlem amb Pere Estupinyà, divulgador científic; Adolf Tobeña, catedràtic de Psiquiatria, Paula Vip, escort i Andrea Vilallonga, assessora d’imatge.

 

Share

Psicología, marketing … De verdad quieres ser prostituta?

Psicología, marketing … De verdad quieres ser prostituta?

El curso introductorio al mundo de la prostitución comienza con éxito de participación

Paula Vip, creadora del curso. /

GIANLUCA BATTISTA

“¿Por qué te quieres dedicar a la prostitución ?, insisto … De verdad quieres ser prostituta? Has pensado en los inconvenientes? Estás preparada para ser puta? “. Estos son los cuatro primeros interrogantes con que ha comenzado esta mañana el polémico curso organizado por la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) en el que se pretende profesionalizar todas aquellas personas que decidan dar el salto y convertirse en prostitutas profesionales.

“No se ha ido nadie, y eso que lo empezamos pintando muy crudo; le informamos que esto es difícil pero todas han quedado “, aseguraba hoy Paula Vip, la presidenta de la asociación, profesora del curso y” puta profesional “con más de ocho años de ejercicio. La asociación ha decidido impartir el curso de forma intensiva, ya que hay alumnos procedentes de las dos Castillas, Andalucía, Madrid y Galicia que se han desplazado hasta Barcelona para asistir a las clases de Paula Vip y de la psicóloga clínica Cristina Garaizábal.

“Este trabajo no la puede hacer cualquiera, hay que ser fuerte, sentirse bien, saber llevar la batuta … Eres tu propia cabeza y tienes que saber seguir tu negocio, tener carácter para imponerse, tienes que reunir una serie de condiciones que si no se cumplen no te puedes dedicar “, explica Paula. Sabe impartir lecciones y lo hace ante el alumnado. Esta es la primera vez en que un chico decide apuntarse al curso. Es madrileño y ha viajado hasta Barcelona para recibir las clases. Paula está orgullosa de encontrarse con su primer alumno: “Si te paseas por la calle detectas fácilmente una puta, pero no un prostituto”. Sin embargo, la profesional considera que el curso es tan válido para “putas como para prostitutos, ya que la manera de tratar a los clientes y saber imponerte es exactamente la misma”.

Hablamos de hacienda,de  Seguridad Social,   de darse de alta de autónomos

La tarde es larga y es el momento de tratar temas delicados psicológicamente, como “la manera de huir del estigma puta”. También se enseñan pequeños trucos sexuales. El colofón final está dedicado a las personas más acostumbradas a las matemáticas: “Hablamos de hacienda, de Seguridad Social, de darse de alta de autónomos … Temas de marketing para enseñar cómo tienes que trabajar en tu propio negocio” .

El primer curso sobre prostitución de España se volverá a repetir en enero. Ha sido muy criticado, pero Paula Vip tiene claro que lo que enseña cumple una función para las personas que deciden adentrarse en el mundo de la prostitución y se sienten perdidas: “Aquellos que nos critican deberían respetar la libertad individual de cada de nosotros y no lo hacen “.

http://cat.elpais.com/cat/2014/11/15/catalunya/1416065731_381097.html

Share

Psicologia, màrqueting… De debò vols ser prostituta?

El curs introductori al món de la prostitució comença amb èxit de participació

Barcelona

Paula Vip, creadora del curs. / GIANLUCA BATTISTA

“Per què et vols dedicar a la prostitució?, insisteixo… De debò vols ser prostituta? Has pensat en els inconvenients? Estàs preparada per ser puta?”. Aquests són els quatre primers interrogants amb què ha començat aquest matí el polèmic curs organitzat per l’Associació de Professionals del Sexe (Aprosex) en el qual es pretén professionalitzar totes aquelles persones que decideixin fer el salt i convertir-se en prostitutes professionals.

“No se n’ha anat ningú, i això que ho comencem pintant molt cru; us informem que això és difícil però totes s’han quedat”, assegurava avui Paula Vip, la presidenta de l’associació, professora del curs i “puta professional” amb més de vuit anys d’exercici. L’associació ha decidit impartir el curs de manera intensiva, ja que hi ha alumnes procedents de les dues Castelles, Andalusia, Madrid i Galícia que s’han desplaçat fins a Barcelona per assistir a les classes de Paula Vip i de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal.

“Aquesta feina no la pot fer qualsevol, cal ser fort, sentir-se bé, saber portar la batuta… Ets la teva pròpia cap i has de saber seguir el teu negoci, tenir caràcter per imposar-te, has de reunir una sèrie de condicions que si no es compleixen no t’hi pots dedicar”, explica la Paula. Sap impartir lliçons i ho fa davant l’alumnat. Aquesta és la primera vegada en què un noi decideix apuntar-se al curs. És madrileny i ha viatjat fins a Barcelona per rebre les classes. La Paula està orgullosa de trobar-se amb el seu primer alumne: “Si et passeges pel carrer detectes fàcilment una puta, però no un prostitut”. Tot i així, la professional considera que el curs és tan vàlid per a “putes com per a prostituts, ja que la manera de tractar els clients i saber imposar-te és exactament la mateixa”.

Parlem d’hisenda,de Seguretat Social,  de donar-se d’alta d’autònoms

La tarda és llarga i és el moment de tractar temes delicats psicològicament, com “la manera de fugir de l’estigma puta”. També s’ensenyen petits trucs sexuals. El colofó final està dedicat a les persones més avesades a les matemàtiques: “Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms… Temes de màrqueting per ensenyar com has de treballar en el teu propi negoci”.

El primer curs sobre prostitució d’Espanya es tornarà a repetir al gener. Ha estat molt criticat, però Paula Vip té clar que allò que ensenya compleix una funció per a les persones que decideixen endinsar-se en el món de la prostitució i se senten perdudes: “Aquells que ens critiquen haurien de respectar la llibertat individual de cadascuna de nosaltres i no ho fan”.

http://cat.elpais.com/cat/2014/11/15/catalunya/1416065731_381097.html

Share

Una associació de prostitutes imparteix un curs a novelles

La crisi augmenta la demanda de dones que desitgen aprendre l’ofici. “Pensen que som ignorants”, explica una prostituta

Paula Vip creadora del curs d’iniciació a la prostitució. / Gianluca Battista

Paula Vip és el seu àlies laboral. Té 42 anys, és catalana i es defineix com a elegant, discreta, educada i “puta”. També és la presidenta de l’Asociació de Professionals del Sexe (Aprosex) i la inventora de l’únic curs de prostitució que s’imparteix a Espanya. Dissabte Paula tornarà a allliçonar, al costat de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal, 25 alumnes perquè es converteixin en “putes professionals”. Tot això en un només un cap de setmana i per 50 euros. Vip assegura que amb la crisi hi ha una sobreoferta de dones que exerceixen la prostitució i considera el seu curs com a imprescindible per endinsar-se en aquest sector.

La presidenta d’Aprosex deixa clar en primer lloc que el seu treball no té absolutament res a veure amb l’activitat que realitzen les dones a les quals s’obliga a prostituir-se: “Això és tràfic d’éssers humans i hi ha d’intervenir ràpidament la policia”.

Malgrat això, Paula denuncia que està donada d’alta en el règim d’autònoms com a treballadora sexual però en canvi no té drets: “Les autoritats pensen que les putes som ignorants i els molestem”. A Aprosex hi ha associades que es prostitueixen al carrer i que són aquí “perquè volen i han de seguir pactant espais i horaris amb els ajuntaments”.

Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms

El lletrat representant de l’organització feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defensat el curs de l’associació Aprosex ja que “es tracta de dones que es prostitueixen per voluntat pròpia sense cap tipus de coacció i se’ls dóna uns coneixements útils per a l’exercici d’aquesta activitat”.

“La crisi ha provocat una sobreoferta que ha rebentat les tarifes del mercat i hi ha molta nena amb molta falta de professionalitat”, assegura Vip. La presidenta d’Aprosex vol que les persones que comencen en el sector del sexe de pagament tinguin molt clar que “la prostituta no és una víctima, els homes paguen però no per això manen”. Paula Vip compara la relació de la prostituta amb el client com la que s’exerceix amb un metge, un arquitecte o un advocat: “Jo sóc la que et dic quant temps tens de tractament, en quin lloc es construirà la casa o si et portaré el cas o no… qui decideix és la professional ja sigui una scort de luxe o treballi en ple carrer”. El curs comença recordant a les alumnes si serveixen o no serveixen per a la professió. “Totes arribem aquí per diners, però t’ha d’agradar el sexe i has de ser capaç de fer-ho amb desconeguts”, afirma. A més, és important que no caiguis en l’“estigma de puta, en cal fugir i sentir-te orgullosa amb el que fas”. També s’ensenyen petits trucs per evitar l’apatia quan s’apropa el moment de fer un servei. A més, hi ha un gran capítol dedicat a la solidaritat entre companyes i al màrqueting de la prostitució.

http://cat.elpais.com/m/cat/2014/11/13/catalunya/1415912798_592916.html

Share

EN M80 RADIO, SAMANTA VILLAR DENUNCIA: CURSOS DE PROSTITUCIÓN

prostitutas

Se llama ‘nociones básicas para la profesionalización y protección de la mujer prostituta’. Lo imparten dos profesoras: Cristina Garaizabal, psicóloga clínica y presidenta de Hetaira, el colectivo en defensa de las trabajadoras del sexo y Paula Vip, que se dedica a la prostitución desde hace ocho años.

En un momento de crisis actual, son muchas las mujeres que han optado por la prostitución como forma de ganarse la vida o complementar su trabajo, y, ante la desinformación que existe en el medio, ambas mujeres han abierto un curso para dar pautas a estas mujeres.

El curso, tal y como nos dicen, va dirigido a chicas jóvenes que están pensando en la posibilidad de ejercer la prostitución, aunque también acuden a él otras mujeres que llevan muchos años trabajando y sentían la necesidad de compartir sus experiencias con otras compañeras del oficio. “Lo primero que deben saber es que, si acuden a la prostitución libremente, no deben sentirse trozos de carne con ojos y siempre tienen que hacer lo que ellas quieran”, nos adelantan.

¿En qué consiste? Son cursos intensivos de 8 horas con un coste de 90 euros en el que se enseñan consejos fiscales, sexuales sanitarios… Incluso advertencias de seguridad, como disponer de un número de teléfono operativo para informar en todo momento dónde y con quién están. Nuestras invitadas aseguran que no es un modo de persuadir a chicas indecisas, pues incluso los primeros puntos del mismo sirven para disuadir a aquellas que se lo están pensando.

Escucha la sección completa:

http://blog.m80radio.com/80-y-la-madre/2014/11/13/samanta-denuncia-cursos-de-prostitucion/

Share

EL PAÍS: UNA ASOCIACIÓN DE PROSTITUTAS IMPARTE UN CURSO A NOVATAS

LA CRISIS AUMENTA LA DEMANDA DE MUJERES QUE DESEAN APRENDER EL OFICIO

Barcelona

Paula Vip creadora del curso de iniciación a la prostitución. /GIANLUCA BATTISTA

Paula Vip es su alias laboral. Tiene 42 años es catalana y se define como elegante, discreta, educada y “puta”. También es la presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) y la inventora del único curso de prostitución que se imparte en España. Mañana sábado Paula volverá a aleccionar, junto a la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, a 25 alumnas para que se conviertan en “putas profesionales”. Todo ello en un sólo fin de semana y por 50 euros. Vip asegura que con la crisis hay una sobreoferta de mujeres que ejercen la prostitución y considera su curso como imprescindible para adentrarse en ese sector.

La presidenta de Aprosex deja claro en primer lugar que su trabajo no tiene absolutamente nada que ver con la actividad que la que realizan las mujeres a las que se obliga a prostituirse: “Eso es trata de seres humanos y debe intervenir rápidamente la policía”.

Pese a ello, Paula denuncia que está dada de alta en el régimen de autónomos como trabajadora sexual pero en cambio no tiene derechos: “Las autoridades piensan que las putas somos ignorantes y les molestamos”. En Aprosex hay asociadas que se prostituyen en la calle y que están ahí “porque quieren y deben seguir pactando espacios y horarios con los ayuntamientos”.
El letrado representante de la organización feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defendido el curso de la asociación Aprosex ya que “se trata de mujeres que se prostituyen por voluntad propia sin ningún tipo de coacción y se les da unos conocimientos útiles para el ejercicio de esa actividad”.

“La crisis ha provocado una sobreoferta que ha reventado las tarifas del mercado y mucha niña con mucha falta de profesionalidad”, asegura Vip. La presidenta de Aprosex quiere que las personas que empiezan en el sector del sexo de pago tengan muy claro que “la prostituta no es una víctima, los hombres pagan pero no por ello mandan”. Paula Vip compara la relación de la prostituta con el cliente como la que se ejerce con un médico, un arquitecto o un abogado: “Yo soy la que te digo cuanto tiempo tienes de tratamiento, en qué lugar se va a construir la casa o si te voy a llevar el caso o no… la que decide es la profesional ya sea una escort de lujo o trabaje en plena calle”. El curso comienza recordando a las alumnas si sirven o no sirven para la profesión. “Todas llegamos aquí por dinero, pero te tiene que gustar el sexo y tienes que ser capaz de hacerlo con desconocidos”, afirma. Además, es importante que no caigas en el “estigma puta, hay que huir de él y sentirte orgullosa con lo que haces”. También se enseñan pequeños trucos para evitar la apatía cuando se acerca el momento de realizar un servicio. Además, hay un gran capítulo dedicado al compañerismo y al marketing de la prostitución.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/13/catalunya/1415912798_592916.html

Share

Entrevista en La tribu de Catalunya Ràdio: Cursos per aprendre a ser prostituta

La Conxa Borrell, presidenta de l’ONG de professionals del sexe Aprosex, ens ha explicat perquè va decidir impulsar un curset per ajudar a dones a professionalitzar-se en el món de la prostitució. També ens ha explicat la seva pròpia experiència i les dificultats que va trobar ara fa vuit anys quan va haver d’introduir-se en l’ofici de prostituta.

http://www.catradio.cat/audio/815749/Cursos-per-aprendre-a-ser-prostituta

Share

La palabra puta nos da poder

La profesional cree que la mayoría de sus clientes tienen carencias afectivas importantes

“La palabra puta nos da poder”

La prostituta y terapeuta sexual Concha Borrell es una de las profesionales que imparte los cursos de sexo de pago que se están celebrando en Barcelona

ALBERT DOMÈNECH 

“Trabajar en el mundo del sexo de pago no es sencillo”. Bajo esta premisa y, después de siete años de experiencia en el sector de la prostitución, la terapeuta Conxa Borrell ha decidido emprender una promesa que se hizo a ella misma cuando empezó a trabajar con sus primeros clientes: montar unos cursos de asesoramiento para aquellas mujeres que empezaban o que querían tener más información acerca del sexo de pago. La soledad o la vergüenza son, según Borell, dos de los estigmas a los que se tiene que enfrentar una puta que quiere ejercer libremente su profesión. La terapeuta cree que la palabra puta les da poder y anima a la sociedad a dejar los prejuicios morales a un lado y a humanizar el sector del sexo de pago y a sus clientes, a los que considera hombres normales con muchas carencias afectivas: “El mantra que tanto se repite de que los clientes nos vejan, nos humillan y nos violan cada vez que tenemos una cita con ellos, es falso”. Borrell rechaza las críticas que han recibido estos cursos por parte de algunos colectivos de mujeres y confiesa haberse sentido “vejada, humillada y violada por sus comentarios y mentiras que cuentan de un trabajo del que no conocen absolutamente nada”. La primera convocatoria de estos cursos organizados por la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX), y que también cuenta con la asesoría de la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, tuvo tanto éxito de convocatoria que han decidido hacer una segunda sesión este mismo fin de semana.

-¿Qué les ha llevado a impulsar un curso de prostitución?
-Esta iniciativa surge en el momento en el que yo empiezo a trabajar como prostituta, hace ocho años. En ese instante, yo no sabía a quién dirigirme, a quién preguntar, dónde tenía que llevar a mis clientes, cómo manejarlos, etc. Fue ahí cuando pensé cómo era posible que no hubiera alguien que impartiera un curso para las que empezamos.

-Se sentía insegura, vaya.
-Es un sector en el que te encierras dentro de cuatro paredes con alguien que no conoces de nada, y tu trabajo consiste en crear un clima íntimo. Eché mucho de menos que alguien me enseñara a manejar todo esto, así que me prometí a mí misma que, si continuaba en el sector del sexo de pago, tarde o temprano sería yo la que impulsaría esta iniciativa.

-¿Cómo se sentía usted en ese momento, y en quién confió?
-La soledad es lo peor de este trabajo. Hacer sexo con desconocidos es algo que asumes en el momento en el que decides dedicarte a la prostitución, pero vives la soledad de no poder contarle a nadie cómo te estás ganando la vida, tener que mentir a la gente que vive contigo, incluso a tus padres o a tu propia pareja. Significa inventarte una vida paralela para justificar unos ingresos de dinero que te hacen sentir mal y culpable, no porque estés haciendo algo malo, sino porque si eres prostituta la sociedad te señala.

-La palabra puta no tiene ninguna acepción positiva en nuestro entorno…
-A mí me gusta utilizar la palabra puta porque creo que da poder a las trabajadoras sexuales. Es nuestra palabra.

-¿Se hizo puta por necesidad económica?
-En el momento en el que tomé esta decisión tenía dos trabajos, pero no ganaba lo suficiente como para mantenerme. Mantuve el trabajo como contable en una empresa de servicios, mientras que por las tardes empecé a ejercer como puta.

-¿Su entorno entendió esa decisión, o se vio obligada a crear una vida paralela?
-Estuve cuatro años en el armario, sólo llevo tres fuera de él. Te puedo asegurar que estos tres años han sido de lo más gratificantes.

-¿Por qué decidió contarlo?
-No puedes vivir así. ¿Sabes lo que es mirar a los ojos de la gente a la que quieres y mentirles todos los días sobre las cosas que habías hecho? ¿Mentir a tu hijo cuando te pregunta por qué has llegado tarde ese día? Para las madres, las personas más importantes en la vida son nuestros hijos, y lo que yo llevaba peor era mirarle a los ojos a mi hijo y tener que mentirle.

-¿Usted cree que en nuestra sociedad se puede ejercer la prostitución y llevar una vida convencional?
-Está claro que no todos los hombres están capacitados para entender que tu trabajo es acostarte con otros hombres. Necesitas una pareja con una mente abierta, pero nuestra vida, en general, es absolutamente convencional. Nosotras no vamos por la calle con el cartelito de “soy puta”: vamos a comprar al mercado, llevamos a nuestros hijos al colegio, somos hijas, madres o hermanas. No vivimos de espaldas a la sociedad sino que formamos parte de ella.

-El sexo es adictivo. ¿Ha pensado alguna vez en dejarlo y no ha podido?
-¿Porque necesito sexo? No. El sexo no es adictivo, a no ser que tengas una enfermedad concreta y, en ese caso, son personas que no se dedican al sexo de pago porque dependen mucho de sus impulsos, pero no como una profesión. Nuestro trabajo es mucho más que dedicarse al sexo, una penetración o abrir la boca para hacer una felación. El sexo es algo mucho más amplio, hay que crear un espacio cálido en el que tanto tú como la persona que acabas de conocer puedan estar cómodos. Los clientes del sexo de pago son los mismos hombres que andan por las calles. Nada les define como puteros al igual que a nosotras nada nos define como a putas. El sexo no es una droga, no crea una adicción a no ser que estés predispuesto a ello. Hay muchísimas mujeres que lo dejan porque no les gusta el trabajo que hacen: logran sus objetivos y desaparecen.

-Veo que su discurso trata de humanizar la profesión del sexo de pago…
-Cuando el hombre busca sexo de pago, ya sea ojeando la sección de contactos o a través de internet, y se fija en las mujeres que se ofertan de manera libre y voluntaria, cree realmente que está buscando un desahogo sexual y que lo que va a tener es una relación sexual fantástica, sin ataduras; y aquí paz y después gloria. Normalmente, lo que luego te encuentras son seres humanos que tienen sus problemas y sus carencias afectivas, y que cuando están en una habitación encerrados contigo te suelen pedir más que les acaricies la espalda y el pelo, a que les hagas un trabajo puramente sexual. Se notan mucho las carencias afectivas en este trabajo y, por ello, uno de los refuerzos en el curso trata de enseñar a las mujeres a dar y a recibir el cariño que nos dan a nosotras.

-¿Es habitual que reciban cariño de sus clientes?
-Muchísimo. El primer interesado en que el contacto salga bien es el propio cliente que es el que paga. Por la cuenta que le trae, él ya intenta crear un clima de confianza, tranquilidad y de seguridad para que te sientas cómoda. Eso crea una empatía entre los dos de mucho cariño y humanidad. Es lo que se viene llamando el sexo afecto que, a veces, es mucho más efectivo que el sexo a secas. Una de las cosas que más les gusta a los hombres es proporcionar placer, les encanta. Una relación sexual de pago es exactamente igual que una de no pago, lo único que hay un sobre de por medio que cierra todas las normas que queramos imponer nosotras al cliente. Una buena profesional tiene que ser una buena amante, tiene que saber resolver problemas por estrés, una eyaculación precoz, etc.
-¿Hasta al punto que, al final, no se acaba consumando el acto sexual?
-Pasa muchas veces.

-¿Esa faceta humana es más habitual en la prostitución de lujo?
-Este término me aburre. Nosotras tenemos mucho contacto con mujeres que trabajan en la calle y, de hecho, hace tres años tuve la suerte de participar en una ponencia que se hizo en Madrid sobre prostitución para hablar sobre los clientes, y conocí a una chica que captaba a los suyos en un polígono pero que, en el fondo, tenían el mismo perfil que los míos. Le pedían lo mismo que a mí: cariño, besos, caricias, hablar y, muchas veces, se van sin echar un polvo. Normalmente, cuando un hombre busca sexo de pago en la red cree que necesita sexo, pero cuando llega a nosotras se deshace y dejar ver otra carencia mucho más humana y afectiva.

-En el temario de su curso hay varios puntos que insisten en la necesidad o no de enrolarse a esta profesión. ¿Intentan convencer a las mujeres primero para que no ejerzan?
-Dedicamos cuatro puntos de ese curso a desanimarlas (Ríe). Este es un trabajo realmente muy duro, en el que hay que usar mucho la psicología, interactuar mucho con la otra persona. A pesar de lo que diga la sociedad, tú eres un ser humano y el trato es directa e íntimamente con otro ser humano. Cuando les dije a mis amigos o mis hermanos que era una puta no lo entendían, tenían una imagen distinta de lo que es ser puta. En esos cuatro puntos lo que hacemos es decirles “cuidado chicas, porque este es un trabajo para el que no vale cualquiera”. No se trata de convencer a nadie, sino de contar la realidad tal y como es: no es un cuento de hadas, pero tampoco el último eslabón de la sociedad.

-¿Cuál es, entonces, el perfil que hay que tener para ejercer la prostitución?
-La empatía tiene que estar siempre ahí: tienes que estar dispuesta a crear ese clima de cordialidad que tiene el cliente. Tener muy claro las normas que tú tienes: tus horarios, tu manera de trabajar, lo que le pides a los clientes. Les decimos a las chicas que se olviden de todo lo que han visto en los medios de comunicación en los últimos 30 años y que entiendan que ellas son las profesiones y las que llevan las riendas de todas y cada una de las relaciones que mantengan con sus clientes. Las empoderamos muchísimo para que entiendan de una vez que estamos hartas de oír que no somos más que un trozo de carne con ojos tiradas en una cama y que el cliente puede hacer con nosotras lo que le da la gana. No hay nada más falso que esa afirmación. Las chicas deben tener un perfil de terapeuta sexual ya que saber manejarse en ese espacio es muy importante. Hay que trabajarlo todo y esa es la base de una buena profesional, crear ese clima que va desde la primera mirada hasta que le despides.

-Creo que no todas las chicas que se dedican al sexo de pago tienen esta situación tan idílica que me describe. No me negará que hay un tipo de prostitución, desgraciadamente muy visible, en la que las chicas sufren un trato inhumano…
-Eso no es prostitución, eso es trata de personas, y es un delito. Cuando se desmantela una red de personas obligadas a trabajar en talleres clandestinos de costura, nadie dice que se ha desmantelado una red de modistas y sastres. Las mujeres y hombres obligados a trabajar en un régimen de trata y con explotación sexual no son prostitutas o prostitutos, son víctimas de la trata de personas. Prostituta sólo lo es la que decide serlo libremente.

-¿Ese es el perfil de las chicas que acuden a su curso?
-Efectivamente. Hay muchas mujeres primerizas, que realmente quieren aprender a ejercer este oficio, aunque también es cierto que nos hemos encontrado con mujeres que llevan tiempo ejerciendo pero quieren aprender más. Les enseñamos a promocionarse en internet, a crear sus propios perfiles, a que tengan claras cuales son sus decisiones. Todas las profesiones necesitan de información y formación.

-¿Se sorprendió ante la expectación del primer curso?
Muchísimo. Se creó un clima de mucha confianza en el que las mujeres se abrieron muchísimo y contaron cosas muy íntimas, con dudas y preguntas muy interesantes que no habíamos puesto sobre la mesa. Fueron cuatro horas que pasaron muy rápido y salimos con la sensación de que tendríamos que haberlo organizado mucho antes. ¿Por qué nos ha dado tanto miedo decir, sí, soy puta, ¿i qué?

-¿Cuáles fueron las preocupaciones que más afloraron en la primera sesión del curso?
-El hecho de que les pudieran hacer daño. Este estigma que cae sobre el putero de que es un hombre violento, que sólo busca satisfacer su propio placer, que le da igual la mujer que tiene delante, hacerle daño o no. Es un mito falso con el que hay que romper definitivamente. El otro día una mujer muy sabia del Raval nos hizo una reflexión muy, muy dura: “Es absurdo pensar que alguien va a pagarte por pegarte, porque el hombre que quiere pegar a una mujer pega a la suya gratis”. Es una sentencia muy dura, pero cierta. Sólo hace falta echar una ojeada a las estadísticas.

-¿Qué estigma hay que normalizar de un putero?
-¡Que es un hombre normal y corriente! Tendrán un estatus más alto o más bajo pero, al final, las carencias afectivas del ser humano son las mismas.

-¿Las consecuencias anímicas de la estigma de una puta son más demoledoras que las de un putero?
-Sentirte avergonzada, sucia. Recuerdo que durante los primeres meses que ejercí, y a pesar de ducharme tras el último servicio que había realizado, necesitaba llegar a mi casa y volver a ducharme. Pensaba que no le podía dar un beso a mi hijo porque venía de ser puta. Como es algo que nosotras hemos vivido, pero que nadie nos cuenta, y sabemos cómo se siente una con ese estigma, queremos avanzarles los sufrimientos que van a tener para que puedan conocerlos, reconocerlos y solicitar la ayuda que necesiten con otras compañeras y amigas. Eso alivia muchísimo esta tensión.

-Sus cursos de prostitución han sido criticados por algunos colectivos de mujeres. ¿Les sorprende más que afecta?
-Nosotros también somos un colectivo y somos mujeres, ¿no? La gente tiene derecho a emitir su opinión, lo que ya me parece más preocupante es que emitan juicios de valor que, además, están llenos de moralina. Nadie me puede decir que es feminista en el momento en el que se está luchando contra los derechos laborales, políticos y sociales de todo un colectivo de mujeres. Se les ha olvidado lo que es ser feminista. Feministas somos nosotras que estamos dando la cara y estamos luchando por nuestros derechos. Ellas sabrán hacia dónde van, y por qué cada vez tenemos jóvenes más sumisas a sus parejas, o por qué mueren por violencia machista chicas más y más jóvenes. Un poco de autocrítica no les iría mal.

-El modelo del patriarcado suele imponerse en la mayoría de las redes de prostitución, ¿no tiene esta percepción?
-Nostras somos putas, somos mujeres feministas y empoderadas. ¿A qué patriarcado te refieres? Si somos nosotras las que llevamos las riendas de nuestra vida, de nuestra economía, de nuestra sexualidad. Uno de los cursos más importantes del temario es el que enseña a las mujeres a descubrir su sexualidad. No enseñamos a ser las esclavas de nuestros clientes sino a disfrutar del trabajo que hacemos. Muchas mujeres jóvenes de hoy en día aprenden antes a fingir orgasmos que a tenerlos. Tendríamos que plantearnos qué tipo de educación sexual le estamos dando a nuestros hijos en casa y en la escuela.

-¿Se sienten perseguidas en Barcelona con las nuevas ordenanzas municipales sobre el sector?
-En Barcelona y en todas las ciudades. ¿Cómo se puede criminalizar a un cliente si existe una oferta? ¿A cuántos tontos estamos pagando el sueldo todos los meses? Las putas no son víctimas, son trabajadoras. Sé de muchas que se han reunido con el alcalde Xavier Trias para decirle que lo único que quieren son derechos, espacios y horarios para poder trabajar en el Raval y la única respuesta que han recibido es que no se preocupen que podrán ir a los comedores sociales. El alcalde las trata de mendigas cuando son trabajadoras.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20140327/54404123611/palabra-puta-nos-da-poder.html#ixzz2xXPsypdi

Share

Spanish ‘prostitution for beginners’ workshop angers prominent feminists

€45 course spurred by increase in number of women becoming sex workers during Spain’s economic crisis, claim organisers

Sex workers protest in Barcelona

Sex workers wearing masks protest in Barcelona against the introduction of fines for those working on the street and for their clients. Photograph: Pau Barrena/Demotix/Corbis

An enterprising association of sex workers in Barcelona has angered some of Spain‘s most prominent feminists by offering an “intro toprostitution” course in response to what its members say is a growing number of women turning to sex work in the wake of Spain’s financial crisis.

At a cost of €45 (£37) a person, the four-hour intensive course for aspiring sex workers was held last month by the Asociación de Profesionales del Sexo, a group of eight sex workers who lobby for better rights for those in the industry.

All professionals need some training, explained course organiser Conxa Borrell, and sex work is no different. “This isn’t an easy profession. There is no other line of work in which you share such intimacy with someone,” she said.

The group’s efforts to normalise the profession have raised eyebrows before, such as last year’s sold-out “sex for women as taught by prostitutes” workshop.

Seven years as a sex worker have convinced Borrell that such courses can play a vital role in setting standards that could help professionalise the industry. “Media often portrays us as a piece of meat with eyes and three holes. It’s absolutely false.”

The course attracted 15 women from 22 to 50, said Borrell. Attendees included those who were considering the idea and others who had recently started in the industry and wanted more information.

Four hours was too little time, she said, to cover a list of topics such as dealing with the stigma of prostitution, sex tricks, filing tax returns and marketing. A second day will be held this month because of high demand. “Nobody else can teach these things,” said Borrell. “Not psychologists, anthropologists or political scientists – only prostitutes.”

While no statistics exist to back the group’s claim, Borrell said the course was spurred by the rising number of women becoming sex workers during Spain’s economic crisis.

“We’re at an impasse where people are unemployed, and they still have to pay their mortgages and feed their children,” she said. “This is a line of work that many women feel they can do.”

In 2007, after her husband’s business went under, Borrell found herself in the same situation. One night as she was washing dishes, she heard a news story mention some sex workers in Spain were making €200 a day, and decided to try it out. “I knew absolutely nothing about it,” she said. “I didn’t know where to take my clients, I had no idea where to meet them. I didn’t know how much to charge them.”

Some of Spain’s most prominent feminists are to meet politicians this week to discuss their concerns, said Lidia Falcón, founder of the Partido Feminista de España. “We want to know if the association holding the course is receiving any public funds. And we want to know if our politicians agree that prostitution should be promoted as an alternative to unemployment.”

As in many countries, the issue of prostitution has polarised Spain’s feminist community, with groups torn as to whether it should be legal or not, said Falcón. Prostitution in Spain exists in a sort of legal limbo; while not illegal, it is not regulated in any way. Authorities in Barcelona have introduced fines for clients and sex workers working on the street, and Madrid is planning to do the same.

A 2007 parliamentary report on prostitution – the latest figures available for the sector – estimated that there were about 400,000 sex workers in Spain in an industry that generated €50m a day.

Falcón has spent years fighting to have prostitution made illegal in Spain. “Now the last straw is that a group is giving courses to women to become prostitutes,” she said.

The problem with the course lies in its underlying suggestion that some women are working in the profession out of their own free will, Falcón said. “It’s a false, repugnant discussion about liberty, as if being a prostitute is something you can choose to do because you like it. They say they’re helping women, but they’re just helping them to be exploited and humiliated.”

That feminist groups would be their toughest opposition has surprised Cristina Garaizábal, a psychologist with 30 years of experience who helped Borrell teach last month’s course. “They complain that women are being victimised, but then they’re against any effort by prostitutes to increase their autonomy and decision-making power,” said Garaizábal.

She rejected the attempt by feminists to compare course attendees and women who were being forced into prostitution. “You can’t put them all in the same bag. Women who are being trafficked absolutely didn’t not come to this course,” Garaizábal said. “The only thing that this course is doing is empowering women who are already interested in working in the sector.”

http://www.theguardian.com/world/2014/mar/03/spanish-prostitution-workship-angers-feminists-spain-economic-crisis

Share

Entrevista a Conxa Borrell, presidenta de Aprosex en RNE

Esto me suena. Las tardes del ciudadano García – Tercera hora – 19/02/14

Entrevistamos a Conxa Borrell, presidenta de la asociación Aprosex, quienes este fin de semana impartirán el curso ‘Prostitución: nociones básicas para la profesionalización’.

 

 

http://www.rtve.es/alacarta/audios/esto-me-suena-las-tardes-del-ciudadano-garcia/esto-suena-3-190214/2406509/

Share