Hasta 3.000 euros de multa por olvidar poner los e-mails en copia oculta

La Agencia Española de Protección de Datos ha sancionado a numerosas empresas por revelar los correos de los destinatarios en sus ‘mailings’

Introduciendo los correos electrónicos en el campo de copia oculta (CCO) se evita que los destinatarios sepan a quien se ha enviado el mensaje

Introduciendo los correos electrónicos en el campo de copia oculta (CCO) se evita que los destinatarios sepan a quien se ha enviado el mensaje /   J. A. B.

Un despiste tan clásico y aparentemente inocente como olvidarse de poner en copia oculta las direcciones de correo electrónico puede acabar resultando mucho más costoso de lo esperado. Numerosas empresas españolas ya han tenido que enfrentarse a una multa de entre 600 y 3.000 euros (aunque legalmente podría llegar a los 60.000 euros) por revelar datos privados de sus clientes o de personas que les habían facilitado su e-mail con fines informativos.

A la inmobiliaria Sánchez Romero, por ejemplo, felicitar la Navidad por e-mail a todos sus contactos le costó 3.000 euros, según la resolución dictada en febrero pasado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). El correo se envió a casi 4.000 personas y todas sus direcciones eran visibles para el resto de destinatarios. Uno de ellos denunció el caso a la AEPD y ésta la dio la razón porque se había vulnerado el «deber de secreto» contemplado en el artículo 10 de la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Desde la AEPD recuerdan que en su memoria del año 2007 ya recomendaban «la utilización de garantías de confidencialidad de los destinatarios en el envío de correos electrónicos» por la protección legal que existe sobre los datos personales y porque no hacerlo favorece el spam.

Introduciendo los correos electrónicos en el campo de copia oculta (CCO en español y BCC si se utiliza un programa en inglés) se evita que los destinatarios sepan a quien se ha enviado el mensaje, mientras que las direcciones incluidas en los campos para y CC son visibles para todas las personas que reciban el e-mail.

Pese a considerarse en la mayoría de los casos infracciones leves, las sanciones por revelar estos datos podrían llegar a los 60.000 euros pero, según aseguran en la AEPD, lo más habitual en estos casos es aplicar la multa mínima de 600 euros obligada por la ley.

Esta es precisamente la multa que la AEPD impuso a la empresa de recursos humanos Human Management por hacer visibles los correos electrónicos de un grupo de candidatos que habían sido descartados para una oferta laboral.

La agencia determinó que se había infringido la ley aunque el e-mail sólo se hubiera enviado a 10 personas y a que la empresa explicara que había sido culpa de un «error humano e involuntario», que su código interno especificaba que este tipo de correos debían mandarse en copia oculta y que tras ese episodio se habían introducido cambios en el sistema que impedían su repetición.

La AEPD asegura que hasta el momento no se ha sancionado a personas particulares por olvidarse de poner en copia oculta el e-mail de los destinatarios, sino que en todos los casos se trataba de correspondencias de empresa.

En su guía de recomendaciones de uso de Internet, la agencia recuerda que «la inclusión de datos en directorios de personas accesibles al público en Internet, sin las adecuadas medidas de seguridad, supone exponer a los usuarios a que sus datos puedan ser recopilados sin su conocimiento y utilizados para otros fines».

Así, lo mismo sucede con «la participación por parte de los usuarios en cadenas de mensajes, sin adoptar precauciones como eliminar las direcciones de destinatarios que han ido siendo incluidas en las sucesivas retransmisiones del mensaje que suelen ser recopiladas por programas específicos o por el usuario que ha originado la cadena.»

http://www.lavanguardia.es/internet-y-tecnologia/noticias/20100709/53959370636/hasta-3.000-euros-de-multa-por-olvidar-poner-los-e-mails-en-copia-oculta-internet-ley-organica-navid.html

Share

Las sorpresas de buscarse a uno mismo en Google

Google, una fuente de sorpresas

Google, una fuente de sorpresas

Por un ejercicio de vanidad, de precaución o por aquello de que «la curiosidad mató al gato», lo cierto es que el 80 por ciento de los internautas ha navegado en los buscadores para ver qué datos sobre sí mismo recoge la Red de redes. En ocasiones, con más de una sorpresa.

Hay internautas que lo declaran abiertamente, como el grupo en Facebook denominado «Buscar tu propio nombre en Google, para ver qué sale». O el caso del cantante Justin Bieber o del actor Colin Farrell, reconocidos seguidores de lo que se escribe sobre ellos a través de internet. Estrellas o no, ocho de cada diez personas han buscado en Google información relativa a ellos mismos.

Y lo más relevante, dos tercios de los que así lo han hecho han encontrado datos sobre ellos. El 28 por ciento de los usuarios encuentran en Google su dirección postal y sus números de teléfono. El 27 por ciento localizó información sobre sus actividades de ocio y el 22 por ciento alguna fotografía.

El ego de los famosos

En el caso de Colin Farrell, el actor que encarnó a Alejandro Magno, llegó a confesar: «Estoy avergonzado de decirlo, pero el otro día estaba aburrido y busqué mi nombre en Google. ¿A quién quiero engañar? ¡Lo hago todo el tiempo!».

«Para el filme “Alexander”, leí absolutamente todas las reseñas que pude, y entre el 80 y 90 por ciento eran negativas. Era como un insulto personal. Pero las leí todas, y hasta comencé a escribirlas en mi cabeza», reconoció el actor.

Pero los datos recogidos en internet sobre una persona pueden ser decisivos en ocasiones, como a la hora de conceder un empleo. Muchos departamentos de recursos humanos rastrean en Google acerca del nombre del candidato antes de contratarlo en la plantilla.

Foros en los que participamos, fotos, vídeos de Youtube, registros en según qué páginas y comentarios en alguna web, pueden ser determinantes. Las empresas tienen ya a su alcance potentes herramientas para desentrañar aspectos de los candidatos a incorporarse a la empresa.

Suplantación de identidad
En absoluto es ciencia-ficción. Muchos internautas se llevan sorpresas desagradables sobre el uso que de sus datos, nombre o fotos puede hacerse en la Red. En estos casos, incluso se debe recurrir a la Justicia, que actuará contra el «impostor» a través de su IP (número que identifica a una conexión a Internet).

Para aquellos que se frustren por no aparecer en los buscadores o se sientan irrelevantes en el océano que es Google, pueden utilizar esta curiosa herramienta para reinar en la Red durante unos instantes:

http://funnylogo.info/create.asp

http://www.larazon.es/noticia/123-las-sorpresas-de-buscarse-a-uno-mismo-en-google

Share

El 12% de todos los sitios web que existen son porno

INTERNET | Mueven al año 4.900 millones de dólares

[foto de la noticia]

Hace apenas una semana, el ICANN daba luz verde al dominio ‘.xxx’ tras largos años de discusiones. La pornografía es uno de los motores que han propiciado el desarrollo de Internet y muchas de sus herramientas. Ojo, que se trata de un mercado ‘online’ que mueve al año 4.900 millones de dólares, más de la mitad en sólo en EEUU.

Una reciente y curiosa infografía publicada en Online MBA muestra con datos extraídos de varias fuentes el peso específico de la pornografía en la Red, con unos datos reveladores.

Así, por ejemplo, la cuarta parte de las búsquedas en la Red están relaccionadas con el sexo pornográfico. Lamentablemente, hay más de 116.000 búsquedas diarias sobre «child pornography» («pornografía infantil» en inglés). Cada segundo, 2.8258 usuarios están viendo algo porno en Internet, una industria que gana más de 3.000 dólares también cada segundo. Hay que tener en cuenta que el 12% de todos los sitios web que existen son porno.

En EEUU, hay 40 millones de personas que visitan regularmente sitios dedicados a pornografía, y una de cada tres personas que lo hacen son mujeres. La franja de edad que más consume pornografía ‘online’ en EEUU es la que va de los 18 a los 24 años: un 70% de los hombres entre estas edades visitan sitios porno cada mes. La edad media en la que un niño ve por primera vez pornografía en la Red es 11 años.

En el trabajo también se consume porno ‘online’: el 23% de los hombres admiten hacerlo, frente al 13% de las mujeres.

La pornografía ha acompañado a la Red desde prácticamente su nacimiento, y ambos sectores se han beneficiado mutuamente de este ‘matrimonio’. El anonimato y la inmediatez han sido un gancho perfecto para que se consuma más pornografía que nunca; se calcula que hay unos 370 millones de sitios pornográficos en Internet. Mientras, desarrollos como la videoconferencia, los vídeos en ‘streaming’ o los sistemas de pago ‘online’ se han perfeccionado gracias al sexo en la Red.

El recientemente aprobado dominio ‘.xxx’ puede convertirse en uno de los más grandes, incluso más que ‘.com’. No obstante, algunos miembros del sector del entretenimiento para adultos se oponen al dominio ‘.xxx’, ya que dicen que es una invitación a que los censores perjudiquen su negocio. Representantes de la derecha religiosa también se oponen a su creación por razones morales.

De hecho, el organismo estadounidense ya aprobó el proyecto en 2005, pero dio marcha atrás dos años después ante las protestas de los grupos conservadores.

Por otro lado, la pornografía ‘online’ puede amenazar otros modelos de negocio, especialmente ahora con la enorme demanda de dispositivos móviles conectados a la Red. Por ejemplo, Corea del Sur y Japón, países con una altísima penetración de telefonía móvil 3G, vieron cómo sus redes estuvieron a punto de colapsarse el pasado año por culpa de las descargas masivas de vídeos porno. Los operadores nipones DoCoMo y KDDI tuvieron entonces que replantearse su servicio ilimitado de descarga de datos.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/28/navegante/1277720185.html

Share

El porno tendrá su propio dominio en Internet

ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) está a punto de aprobar la creación del dominio .xxx, en los que se englobarán aquellas páginas web de contenido pornográfico.

Así, y según confirmaron fuentes del ICANN, al final el organismo se ha decidido a liberar el dominio .xxx. Esta decisión llegar tras las reiteradas peticiones de ICM Registry para que el organismo aprobara el polémico dominio.

La intención del ICANN es que tras la creación del .xxx todos aquellos sitios de internet de contenido sexual que lo deseen puedan utilizarlo de manera voluntaria. Con esta decisión se mantendrá la neutralidad en la asignaciñon de dominios.

La importancia de la aprobación de este dominio se muestra en el hecho de que, según datos del sector pornográfico en Internet, el mundo del sexo en la Red genera más de 3.000 dólares al segundo. Además, el 25 por ciento de las búsquedas que se realizan en Internet llevan la palabra sexo.

En total, se calcula que existen 370 millones de páginas pornográficas, “con lo que .xxx puede convertirse en uno de los nombres de dominio más grandes, tan grande si no más grande que .com”.

No obstante, parte del sector se opone a la creación de esta página, ya que “es una invitación a que todos aquellos que no están de acuerdo perjudiquen el negocio”.

Share

Sexo en la Red, la mejor forma de ganar dinero

Noticias, ofertas, tiendas, chats… Internet llega a todos lados y, por lo tanto, toca todo tipo de temas. Sin freno, el sexo se posiciona en la Red como una nueva forma de ganar dinero. ‘Investigación al descubierto’ (viernes, a las 22.00 horas en Veo7) analiza esta nueva moda que pone en jaque la seguridad de internet con el reportaje ‘El sexo como moneda de cambio’.

Esta táctica genera una gran cantidad de dinero en la más secreta clandestinidad. Quién o quiénes se encuentran detrás, es todo un misterio: Proxenetas y traficantes, pero también profesores y obogados que cambian el sexo por servicios exclusivos.

Este mercado sigue creciendo y no se tambalea ante la crisis. Internet es el nuevo paraíso fiscal del sexo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/23/television/1277287122.html

Share

Los riesgos del porno por Internet

¿Es peligroso visitar webs pornográficas? 

Quienes visitan sitios pornográficos en internet corren el riesgo de ser explotados por ciber-criminales, comprobó un estudio reciente.

La investigación encontró que un número relativamente bajo de estos sitios hospedan programas maliciosos (conocido como malware). Pero muchos emplean prácticas dudosas que tienen como objetivo sacarle tanto dinero como sea posible a sus visitantes.

Y la feroz competencia entre los proveedores de «contenido adulto» los ha llevado a crear «todo un ecosistema que fácilmente se puede abusar para ciber crímenes de mayor escala», advirtió el doctor Gilbert Wondracek, un experto en seguridad informática del International Secure Systems Lab, que lideró la investigación.

Los investigadores pudieron además constatar que la mayoría de los consumidores de pornografía en línea estaban expuestos a conocidas vulnerabilidades en sus sistemas informáticos.

Peligro oculto
Wondracek explicó que la investigación tenía como objetivo comprobar la veracidad de la difundida creencia de que visitar sitios pornográficos es peligroso. «Hay abundantes estudios sobre las ganancias y otras dimensiones económicas de la industria del porno, pero somos los primeros en analizarla desde el punto de vista de la seguridad» afirmó.

Las estadísticas sugieren que aproximadamente el 12% de todos los sitios web ofrecen algún tipo de material pornográfico. Y el 70% de los hombres menores de 24 años los visitan. La investigación inició con un análisis de numerosos sitios pornográficos que fueron posteriormente clasificados para ayudar a entender cómo es que opera la industria.

La mayor distinción se da entre los sitios que cobran y los que ofrecen contenido gratis. Por lo general, los sitios pagados le ceden parte de su contenido a los sitios gratuitos como una forma de estimular tráfico. Y más del 90% de los 35.000 dominios porno analizados eran sitios gratuitos.

Según los investigadores, aproximadamente un 3.23% de estos sitios estaban llenos de trampas informáticas como adware, spyware y virus. Pero muchos más empelaban prácticas «dudosas» para mantener «atrapados» a sus visitantes.

Estos incluyen pequeños programas que hacen muy difícil abandonar una página, o que redirigen a los usuarios a otros sitios afiliados (en lugar de abrir el video o imagen esperados). Según Wondracek, la mayoría de los sitios están involucrados en este «tráfico de clics», que es la única fuente de ingresos de muchos de los sitios gratis.

Buscando víctimas
Este tráfico es además explotado de varias maneras. Los sitios populares le venden el servicio a aquellos que están buscando construir una audiencia o re-dirigen visitantes a sitios afiliados que ofrecen contenido pago.

En algunos casos el tráfico también se emplea para mejorar la clasificación en los índices de los buscadores. Y, según el Dr. Wondracek, también puede servir para proporcionar víctimas a los ciber-criminales. Para validar esta idea, los investigadores crearon dos sitios porno propios, que alimentaron con contenido tomado de otros sitios gratuitos, e invirtieron US$160 en generar tráfico.

Y un análisis de los 49.000 visitantes que lograron atraer encontró que 20.000 de ellos estaban usando una combinación de navegador y computadora que los hacía susceptibles a por lo menos una vulnerabilidad conocida.

Muchos sitios porno figuran entre las 100 páginas más populares de Internet, por lo que es probable que muchos usuarios estén siendo explotados sin darse cuenta. Y distinguir un sitio porno honesto, de uno deshonesto, no resulta fácil. La recomendación de Wondracek es mantener actualizados los programas de seguridad y usar los «modos seguros» disponibles en varios navegadores.

Los investigadores presentaron sus hallazgos en un taller sobre los aspectos económicos de la seguridad informática que se celebró en la Universidad de Harvard del 7 al 8 de junio.

http://noticias.terra.es/2010/genteycultura/0614/actualidad/porno-internet-sexo-riesgos-ciber-criminales.aspx

Share

Cómo borrarse de Facebook

Tras los últimos problemas de seguridad en la Red social y dados los polémicos cambios en la política de privacidad de la compañía, hay mucha gente que se pregunta cómo borrarse de Facebook. Y la realidad es que eliminar por completo los datos del sitio es más complicado de lo que parece, dado que hay que solicitarlo de forma expresa a la compañía y esperar 15 días, pero es más fácil probar a darse de baja de forma inmediata antes de decidir si se quiere desaparecer completamente.

Para ambos casos, aquí va una guía completa para borrarse de este sitio web cada vez más polémico.

Caso a) Darse de baja de forma temporal

Paso 1 – Configuración de la cuenta

Desde el menú ‘Cuenta’ se selecciona ‘Configuración de la cuenta’ en el desplegable para acceder a las posibles opciones del usuario de Facebook -un acceso que, por cierto, tarda bastante en cargar…-.

 

Paso 2 – Desactivar la cuenta

Al final del menú de configuración hay que seleccionar la opción ‘Desactivar la cuenta’.

 

Paso 3 – Te echarán de menos

Una vez en la pantalla desde la que se puede solicitar la baja, Facebook recurre a la lágrima fácil: ‘Fulano te echará de menos’ con la foto del ‘amigo’ correspondiente. Si este truco barato no te asusta, sigue adelante. Si por el contrario gimoteas, no te des de baja.

En el primer caso, debes seleccionar el motivo por el que te das de baja y, en función de lo que escojas, Facebook te dará diversas ‘recetas’ para intentar evitar la salida de su red. Si aún así no cejas en el empeño, aún debes escoger si quiere recibir mensajes de correo electrónico de Facebook o no… porque tus ‘amigos’ podrán etiquetarte en fotos o pedirte que te unas a grupos aún cuando te hayas dado de baja.

En fin, que una vez seleccionado todo, dale a ‘Desactivar mi cuenta’.

 

Paso 4 – Los últimos palitos en las ruedas

No, todavía no se ha acabado el proceso. Facebook volverá a pedir que introduzcas tu contraseña y, después, un código de seguridad -captcha-. Nadie dijo que fuese cómodo.

 

Paso 5 – Recuerda que siempre puedes volver

Es aquí donde está la gracia del asunto. Facebook no borra tu información de su base de datos. Hace que desaparezcan tus mensajes, fotos o vídeos, pero no los borra. En cualquier momento puedes volver a la red con sólo iniciar sesión con tu correo electrónico y contraseña habituales.

Es decir, prácticamente es como si hubieras cerrado sesión aunque de forma mucho más enrevesada. Por supuesto, no cuentes con que Facebook avise a tus ‘amigos’ de que te has dado de baja: un grave fallo desde mi punto de vista.

Caso b) Eliminación completa

Paso 1 – Entra en Facebook

En primer lugar, entra en Facebook con tu correo electrónico y contraseña habituales.

Paso 2 – Solicita tu desaparición de Facebook

No hay, o al menos no lo he encontrado, un espacio en la navegación de Facebook para solicitar la eliminación completa de una cuenta. Debería estar junto a ‘Desactivar cuenta’ [Paso 2 del caso a)], pero no es así.

La única forma de hacerlo es hacer click en este enlace y darle a ‘Aceptar.

 

Paso 3 – ¿Estás seguro de que estás seguro?

Una vez hecho, cómo no, Facebook solicita tu contraseña y que rellenes un código de seguridad. Esta vez de verdad, estamos en el último paso.

 

Paso 4 – Espera 15 días

En 15 días, si no vuelves a entrar en el sitio con tu correo electrónico y contraseña, tu cuenta debería ser eliminada por completo. A final de mes confirmaré si es cierto.

Y si quiere darse de baja de algún sitio más y no sabe cómo, pregunte.

Actualizacion (I): Mucha gente recomienda en los comentarios modificar los datos personales que dimos a la red antes de solicitar el borrado e incluso establecer contacto con gente que no se conozca. Por si acaso.

Actualización (II): Juan Diego, amable lector, me pasa el enlace de Suicide Machine, un sitio que ‘limpia’ perfiles de diversas redes sociales: Facebook, Twitter, MySpace y LinkedIn. Por si todo lo demás falla. Advierto que este método no lo he probado.

Actualización (III): Tomo nota de vuestras peticiones. En los próximos días os contaré cómo borrarse de Tuenti y cómo borrarse de Hotmail. ¿Algún sitio que añadir a la lista?

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/catalejo/2010/05/05/como-borrarse-de-facebook.html

Share

El ‘derecho al olvido’ o a desaparecer del ciberespacio

  • Hay que evitar dar datos o imágenes de los que nos podamos arrepentir
  • Los expertos coinciden en que eliminar todo el rastro es muy difícil
  • Han aumentado las denuncias ante la Agencia de Protección de Datos
  • El ‘derecho al olvido’, a desaparecer del ‘ciberespacio’ o a borrar voluntariamente el rastro que uno ha dejado durante el tiempo que utiliza Internet o las redes sociales comienza a abrirse camino y a ser reclamado por quienes han usado esas redes, pero puede resultar una misión prácticamente imposible.

    Los expertos consultados coinciden: Internet se ha convertido en una herramienta de comunicación casi imprescindible para millones de personas, muy atractiva e interesante además porque los servicios que ofrecen son gratuitos, pero esa fácil accesibilidad se torna en compleja a la hora de elegir «desaparecer» de la red.

    Han insistido además en la importancia de ser extremadamente cuidadosos con las informaciones, los datos y las imágenes que se suministran, con el fin de proteger al máximo la privacidad de esos datos y de evitar su utilización para fines para los que no han sido autorizados.

    Vídeos comprometedores

    Los ejemplos a los que se refieren son claros: el vídeo que un joven «cuelga» con 20 años bañándose desnudo en una playa de madrugada puede resultar divertido en su momento y para su entorno, pero ser comprometedor años después en un entorno laboral o familiar diferente.

    Durante los últimos años, se han sucedido los casos de personas que, tras alcanzar alguna cota de éxito y popularidad, se han visto «traicionadas» por aquéllas imágenes que colgaron en la red.

    Las empresas, en procesos de selección para ocupar un determinado puesto, pueden en muchos casos a través de esas redes sociales conocer datos personales de los candidatos, algunos incluso íntimos como aficiones o tendencias políticas.

    El investigador Gonzalo Álvarez Marañón, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha incidido en la importancia de diferenciar la «desactivación» de una cuenta o perfil, algo «relativamente» sencillo, de la «eliminación» o borrado total de ese perfil, lo que a su juicio puede llegar a ser «verdaderamente enrevesado».

    Álvarez Marañón, experto en criptología y seguridad de la información en el Instituto de Física Aplicada del CSIC, ha observado que desactivar una cuenta no tiene «el más mínimo impacto» y que normalmente se vuelve a activar en el momento que un usuario vuelve a introducir sus claves o contraseñas; pero en el caso de la «eliminación» completa de un perfil, los pasos son más complejos.

    Sin embargo, este investigador ha planteado algunas dudas sobre la conservación de las informaciones o fotos que estuvieron «colgadas» y sobre si las empresas que gestionan las redes sociales pueden o no conservarlas, y si de hecho lo hacen.

    Los datos sobre la utilización de Internet son abrumadores, y como consecuencia de ello las quejas también se han disparado; muchas de ellas se canalizan a través de la Agencia Española de Protección de Datos, que ha observado que la mayoría se refieren a la difusión de información (normalmente fotografías) de personas sin su consentimiento.

    La última memoria de este organismo refleja que el pasado año el número de expedientes iniciados relacionados específicamente con servicios prestados por Internet fue de 156.

    Dieciocho de esos expedientes se abrieron como consecuencia de 31 denuncias relacionadas con usuarios de las redes sociales Facebook y Tuenti, y la mayor parte de éstas se referían a la difusión de fotografías de terceros sin su consentimiento.

    Fuentes de Tuenti -una empresa 100% española- han asegurado que esta red social «borra» por completo todo el rastro de una persona que ha sido usuaria de la misma pero ha querido cancelar ese perfil.

    Sin embargo, las mismas fuentes han reconocido que el nivel de exigencia no es el mismo en todas las redes, y han observado que depende en gran medida de la legislación que en materia de protección de datos tenga el país donde se localice la empresa «matriz» de la red.

    En ese sentido, la legislación española en materia de protección de datos es «muy garantista» para los usuarios, según las mismas fuentes, que han asegurado que España es, junto con Canadá, uno de los países en los que «más y mejor» se protege la intimidad de las personas.

    No tan dueños en Internet

    El abogado Carlos Sánchez Almeida, especializado en internet y en nuevas tecnologías y autor del blog ‘Jaque Perpetuo’, ha señalado que, en España, cada persona es dueña de su propia imagen, pero ha advertido de que en numerosos casos pierden el control cuando introducen datos o imágenes en Internet.

    Según este letrado, el control de la privacidad en las redes sociales es «regulable a voluntad» y, en principio, cada usuario elige con quién quiere compartir contenidos, pero ha observado que en muchos casos la información «salta» y se vuelve incontrolable.

    Sánchez Almeida ha explicado que cualquier usuario puede pedir la retirada de los contenidos que él ha generado, pero ha observado que éstos se «repican» en muchos casos hasta la saciedad, por lo que buscar ese rastro en Internet resulta una tarea «casi eterna» y eliminarlo una labor «prácticamente imposible».

    A su juicio, la clave está en extremar las cautelas, y en tratar de no facilitar ningún dato, información o imagen de la que uno se pueda arrepentir tiempo después.

    Yahoo, por ejemplo, ha insistido en que «nunca» facilita ningún dato de los usuarios o de su lista de contactos, y que esas listas son «privadas» y sólo pueden ser vistas por el propio usuario.

    Esta empresa ha observado que dispone de una plataforma tecnológica, llamada ‘back end’ que los usuarios pueden utilizar para limitar cuánta y por cuánto tiempo se pueden conservar la información y los identificadores personales.

    El problema, según los expertos, no se produce cuando un usuario le pide al titular de una red social que cancele toda su información, sino cuando esa información ha pasado de una red a otra, y ha traspasado muchas fronteras tecnológicas y geográficas.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/06/navegante/1275818715.html

    Share

    Alerta: las difamaciones en Internet son eternas

    La lucha de una familia por retirar las fotos de su hija accidentada se convierte en emblema de la causa de la privacidad – Derecho a la intimidad y libertad de expresión chocan con fuerza en la Red

    Alerta: las difamaciones en Internet son eternas
    Ampliar

    Borrar el currículo verdadero o falso de una persona en Internet es casi imposible. No hay tecla que lo consiga.- ULY MARTÍN

    La pesadilla de Christos Catsouras no acabó con ver los restos de su hija estampados con su Porsche 911 Carrera contra una pared en una vía de servicio de Orange County, California, el 31 de octubre de 2006. Ni mucho menos. Su calvario, que pasa por una cruel humillación pública en la Red, acababa de comenzar. Desde aquel día, ese agente inmobiliario ha tenido que vivir sabiendo que las sangrientas y explícitas imágenes de aquel accidente están a un golpe de ratón, al alcance de todos, conformando ya una categoría en sí misma en la gran maraña de Internet.

    Como trasfondo al oneroso caso de la familia Catsouras subyace un debate que pone en cuestión la naturaleza misma de Internet: ¿tiene derecho una persona a desaparecer de la Red? ¿Es posible controlar todo lo que se dice o difunde sobre alguien en las páginas web? ¿Es factible preservar la memoria cibernética de alguien, aun después de su muerte? ¿Dónde acaba la libertad de expresión y dónde comienzan las injurias y las calumnias?

    Esa última disyuntiva existe desde tiempos inmemoriales. Pero la naturaleza libre e ingobernable de la Red la ha magnificado. Como en la vida, cualquiera puede expresar en Internet lo que le venga en gana. De dónde resida el internauta y dónde se aloje su web dependerá si viola las leyes en ese lugar o no. Pero hay una gran novedad: Internet, además, trasciende fronteras. Y en ese caso, luchar contra un supuesto delito puede ser imposible.

    Uno de los más de 100.000 sitios web que atormentan a los Catsouras es ucranio y presenta una horrenda galería de fotografías sangrientas con todas las imágenes del accidente, en las que se ve el cuerpo mutilado de Nikki, la cabeza destrozada, los restos atrapados por el amasijo de hierros, su brazo inerte. Hay incluso un mapa en el que se detalla dónde ocurrió el accidente. Y un vídeo, falso.

    La página web está registrada por un internauta que da como nombre el de Bik Ugor, con una dirección de correo británica, en una ciudad de Ucrania. Según una lista de dominios de malware, se trata de una mentira, una cortina de humo, desde la que infectar los ordenadores de los internautas con un virus, que se descarga cuando se pulsa el play del vídeo en formato AVI. Un hacker depreda el dolor de una familia para difundir troyanos. La sofisticación de la Red.

    El drama de esa familia es casi de manual. En la época de lo viral, de la interconexión total de los teléfonos móviles, las cámaras fotográficas e Internet, el morbo puede crear gigantes cibernéticos. Según diversos documentos judiciales, dos agentes de tráfico de California, Thomas O’Donnell y Aaron Reich, tomaron las fotos del accidente y se las enviaron a amigos. Se propagaron por la Red como el polvo a merced del viento.

    Al principio Christos, el padre, no sabía nada de esas fotos terribles. Hasta que días después de la muerte de su hija recibió un correo. El mensaje: «¡Holaaaa papi! ¡Aún estoy viva!». La foto: la cabeza destrozada de su hija. Nikki, muerta a los 18 años, se convirtió en una presencia viral en la Red. Se la conoce como «la chica del Porsche». En otras páginas se dice: «Nikki Catsouras… demostró, de nuevo, que las mujeres no saben conducir». Sus fotos aparecen en páginas gore. La tecnología las mantiene siempre en circulación. El morbo les da fuelle.

    Humillado y mortificado, su padre contactó con Michael Fertik, fundador de la empresa ReputationDefender, creada para lavar la imagen de los internautas. «Comenzamos retirando bastante contenido relativo a esas fotos», explica Fertik. «Era una tarea laboriosa, pero en unos tres años logramos que las fotos se retiraran de más de 2.500 páginas web. Aquello evitó que las imágenes se propagaran de forma rápida al principio del caso».

    Sin embargo, la labor de Fertik entró en conflicto con la de los abogados que representan a la familia en los juzgados de California. Éstos le aconsejaron a los Catsouras que denunciaran a los agentes que tomaron las fotos. Fertik sabía que nadarían contracorriente: el caso aparecería en los medios de comunicación, la prensa informaría de él, todo el mundo sabría de la existencia de esas fotos. «Le explicamos a la familia que la cobertura nacional haría casi imposible controlar el problema, como ha sucedido. Después de ir a juicio, las fotos se propagaron por la Red a una velocidad increíble. Éste es un caso extremo, muy particular, y la familia tuvo que tomar una decisión seguramente dolorosa, en su búsqueda de justicia», explica Fertik. «Al principio tuvimos mucho éxito controlando el problema».

    Christos Catsouras decidió demandar al cuerpo de policía de tráfico de California, por violar la intimidad de la familia, por negligencia y por daños emocionales, entre otros cargos. En marzo de 2009 el juez Steven L. Perk de la Corte Superior de Orange County desestimó la demanda. Admitía que la conducta de los agentes era «totalmente reprobable», pero que la libertad de expresión y el derecho a la información prevalecían sobre el dolor de la familia.

    «Esa suele ser la norma en este país», dice Rebecca Jeschke, portavoz de la organización Electronic Frontier Foundation, que, entre otras cosas, apoya una legislación que proteja el derecho a la libertad de expresión de la Red. «El hecho de que a alguien no le guste un tipo de discurso no justifica que se deba retirar de un medio. En instancias como ésa, nosotros recomendamos hablar con los administradores de esas páginas. Si ese intento no es fructífero, entonces recomendamos que las personas agraviadas creen su propio contenido web para sepultar la información negativa».

    «Es muy importante estar alerta», explica Fertik, cuya empresa, ReputationDefender, limpia contenido nocivo en la red por una tarifa de entre ocho y 12 euros mensuales. «En cuanto se detecte una información que pueda ser nociva, es muy importante actuar. Hay que atajar los problemas pronto, así es más fácil contenerlos. Y es importante ser consciente de qué se dice de uno en la Red. Hay que tratar Internet como un currículo, como una tarjeta de presentación».

    Es un consejo que les hubiera venido muy bien a Jane y Nancy (nombres supuestos, pues las dos mujeres quieren mantener su anonimato), dos licenciadas en leyes por la exclusiva Universidad de Yale. Sus nombres verdaderos comenzaron a ser moneda de uso corriente en el sitio web AutoAdmit, un foro de debate para el uso de estudiantes de derecho de EE UU. Entre 2005 y 2007 se dijeron cosas de ellas no aptas para todas las sensibilidades: «Una zorra estúpida ingresa en Yale… No os la tiréis, tiene herpes…».

    Un estudiante con el seudónimo Patrick Bateman (nombre ficticio, del protagonista de la novela American psycho) colgó en el foro una carta falsa, supuestamente dirigida a «los profesores de Yale». «Una alumna de la promoción de 2009, tiene por padre a un delincuente que robó dinero», decía. Otro envió una carta a un bufete de abogados que le ofreció un contrato de verano a Nancy: «Es cierto que dispone de un buen pedigrí académico, pero hay información preocupante sobre ella en la Red», y adjuntaba diversos links en los que se calificaba a la estudiante de poco menos que de prostituta.

    En sus demandas, las dos mujeres identificaron a uno de los acosadores: Matthew C. Ryan, «estudiante de licenciatura en la Universidad de Tejas». Llegaron a un acuerdo extrajudicial con los acosadores, retiraron los cargos y no quieren tener más contacto con los medios.

    «Los rumores son como el cáncer», explica Daniel Solove, gurú de asuntos de privacidad y profesor de derecho en la Universidad George Washington. «Si son lo suficientemente morbosos, se pueden difundir de forma muy rápida. Y si se difunden, son muy difíciles de eliminar». Solove es autor del libro El futuro de la reputación: cotilleos, rumores y privacidad en Internet, publicado en EE UU, en el que demuestra cómo el torrente de información libre de la Red «puede dificultar la libertad y el desarrollo personales».

    «A menos que se establezca un equilibrio entre derecho a la intimidad, libertad de expresión y derecho al anonimato, corremos el riesgo de que la libertad de Internet nos haga menos libres», explica. La naturaleza transnacional de la Red complica, además, las cosas: «Algunos países tienen leyes más protectoras que EE UU, pero otros no. Puede ser difícil, además, comunicarse con administradores de otros países que no hablen el mismo idioma de uno».

    Entre los países que más empeño ponen en proteger al ciudadano frente a los excesos de la Red, está España. La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), una de las pocas que disponen de capacidad sancionadora en el mundo, recibe numerosas quejas al respecto y toma medidas en casos en los que el internauta pueda resultar perjudicado. «Particularmente, es cada vez mayor el interés mostrado por los ciudadanos para que sus datos personales no aparezcan en los índices o resultados que ofrecen los motores de búsqueda en Internet, a partir de los datos identificativos de una persona», explica Artemi Rallo, director de la Agencia. «Casos vinculados a despidos laborales por informaciones publicadas en redes sociales, informaciones relativas a prácticas de algunas empresas de selección de personal que rastrean la red para analizar a candidatos a puestos de trabajo, son algunos de los supuestos por los que los ciudadanos quieren desaparecer o restringir su presencia en la Red».

    Una persona con un ordenador y una conexión a Internet ha ganado, en los últimos años, mucho poder. Así han nacido muchos blogs que pueden tumbar y han tumbado carreras artísticas y políticas. Unidos, los grupos de internautas pueden golpear con la fuerza de un ciclón.

    Por ejemplo, en el caso de una mujer surcoreana cuyo perro defecó en el metro. Se negó a limpiarlo. Alguien la grabó en vídeo y en cuestión de días su vida completa estaba al desnudo en la Red. O el de Jaime Ferrero y Juan Carlos Vázquez, dos militantes de Nuevas Generaciones del PP de Talavera de la Reina, expulsados de esa agrupación después de que se crearan varios grupos de Facebook en los que mostraban fotos en las que se les veía torturando gatos.

    Esas campañas de lo que se conoce como vigilancia online siguen causas más o menos lícitas, como prevenir la tortura animal. Pero, ¿qué sucede cuándo se trata de algo más personal, como las relaciones románticas o sexuales? En el sitio DontDateHimGirl.com (no salgas con él, chica) mujeres de toda la geografía norteamericana han creado una base de datos sobre unos 59.000 hombres con los que han salido. Hay todo tipo de críticas a los varones: si pagan la cena, si huelen bien, de qué hablan, si están casados o cómo son en la cama, por ejemplo.

    Todd Hollis, un abogado criminalista de Pensilvania, descubrió que se había creado un perfil sobre él: «Salió con una de mis amigas… antes de que ésta se diera cuenta de que ya había salido con medio Pittsburgh… Señoras, se trata de un abogado. Parece profesional y amable, y te engatusará al contarte cómo le dio un riñón a su madre… Se cree que tiene HERPES. Manteneos alejadas». Entre los comentarios de otras usuarias: «Me contagió una ETS y salía con otras dos mujeres a la vez».

    Hollis presentó dos demandas (una en Pensilvania, la otra en Florida) contra la administradora del sitio web, después de que ésta se negara a retirar los comentarios que él consideraba injuriosos. En junio de 2008 ambas partes solicitaron al juez que desestimara el caso, tras haber llegado a un acuerdo. En un correo electrónico, el abogado asegura no poder hacer declaraciones al respecto por los términos de esa resolución. Hoy en día, no hay perfil público de Todd Hollis en el sitio web, pero sí lo hay de otros 59.000 hombres que probablemente no saben lo que se dice de ellos en esa ingente base de datos sentimentales y sexuales.

    Antes de que se desestimara, en ese caso se debatía, además, la responsabilidad que tienen los administradores de un sitio web sobre lo que publiquen sus usuarios. En EE UU, según la Ley de Telecomunicaciones de 1996, ninguna. Esa norma, en su Título V, establece: «Ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será considerado como el difusor o autor de cualquier información difundida por otro proveedor de contenido informativo». Es decir: el cartero no es responsable de los contenidos de las cartas.

    En ese sentido, para la familia de Nikki Catsouras, encontrar a quien difunde las fotos de su hija mutilada es como buscar fantasmas. Los administradores de las páginas web son sólo mensajeros. Google y los demás buscadores sólo acumulan información recabada por otros. En marzo de 2008, después de que el juez desestimara la demanda contra la policía de tráfico, creían que iban a tener que vivir para siempre con esas imágenes pululando por la Red, a la vista de todos.

    Hasta el pasado 29 de enero, en que sus apelaciones resultaron exitosas. La juez Eileen C. Moore, del tribunal de apelaciones de Santa Ana, en California, emitió la siguiente opinión: «La diseminación de las imágenes de los muertos sólo puede afectar a los vivos… Concluimos que

    [los agentes de tráfico] les deben a los demandantes el deber de no difundir imágenes de los fallecidos en Internet con el fin del vulgar espectáculo… Se podía prever que la diseminación pública, vía Internet, de fotos de los restos decapitados de una niña adolescente causarían un trauma devastador para los padres y los hermanos de esa niña».

    Los límites entre la libertad de expresión y el derecho a la intimidad son extremadamente difusos en la Red. El caso de Nikki Catosuras demuestra, sin embargo, que con tenacidad, se puede llegar hasta la fuente de la que surgió, por primera vez, esa información dañina, devastadora, macabra. Sus fotos siguen colgadas en la Internet. «Ahora el caso se decidirá en los tribunales, dado que la juez Moore ha decidido que debe ser admitido a trámite. Las vistas comenzarán en los próximos meses».

    Persecución implacable

    Denuncia. En 2002 comienza a funcionar la web Perverted-Justice.com, en la que voluntarios de EE UU cazan y revelan la identidad de pederastas. En 2006,

    la NBC lo convierte en

    un programa de televisión. Un fiscal de Tejas, Louis Conradt, se suicida en 2006 al ser descubierto.

    Salir del armario. En 2005, el The Spokesman-Review crea una serie de perfiles

    de redes sociales falsos

    y los utiliza para revelar

    que James West, alcalde

    de Spokane (Washington),

    un republicano opuesto

    a los derechos de los gays, es en realidad homosexual

    y denunciar que ofrece trabajos municipales a jóvenes a cambio de sexo.

    Contactos. En 2006,

    el abogado Todd Hollins demanda a la web DontDateHimGirl.com, una base de datos en la que mujeres comentan sobre

    los hombres con los que

    han tenido citas románticas, después de descubrir un perfil con comentarios injuriosos. Logra un acuerdo extrajudicial en 2008.

    Torturas. En 2008, Nuevas Generaciones del PP expulsa a Jaime Ferrero y Juan Carlos Vázquez, de Talavera de la Reina, después de que se difundan por la Red fotos en las que aparecen posando con gatos torturados y muertos.

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Alerta/difamaciones/Internet/eternas/elpepisoc/20100602elpepisoc_1/Tes

    Share

    La letra pequeña del Sr. Blogger

    Política de contenido de Blogger

    Blogger es un servicio gratuito de comunicación y expresión personal y libre. Creemos que Blogger incrementa la disponibilidad de información, fomenta el debate sano y posibilita el establecimiento de nuevas relaciones entre las personas.

    Respetamos la propiedad que ejercen nuestros usuarios así como su responsabilidad ante el contenido que desean compartir. Consideramos que censurar este contenido es contrario a un servicio que se basa en la libertad de expresión.

    A fin de cumplir estos valores, necesitamos poner un límite a las infracciones que amenazan nuestra capacidad de proporcionar este servicio, así como la libertad de expresión que fomenta. Como resultado de ello, existen algunos límites en el tipo de contenido que se puede alojar con Blogger. Estos límites que hemos definido son los que cumplen con los requisitos legales y sirven para mejorar el servicio en conjunto.

    Límites de contenido

    Les pedimos que respeten nuestras políticas de contenidos, pues desempeñan una función importante para que ustedes, los usuarios, puedan seguir disfrutando de una experiencia positiva. Es posible que cambiemos dichas políticas de vez en cuando, así que revise este contenido cada cierto tiempo. Además, tenga en cuenta que, a la hora de aplicar las políticas que aparecen a continuación, podemos hacer excepciones en función de consideraciones artísticas, educativas, documentales o científicas, o en aquellos casos en los que el hecho de no emprender ninguna acción respecto al contenido suponga otros beneficios sustanciales para el público.

    Contenido para adultos: el contenido para adultos está permitido en Blogger, incluso las imágenes o los vídeos que contengan desnudos o actos de carácter sexual. Sin embargo, debe marcar su blog como ‘para adultos’ en la configuración de Blogger. De lo contrario, podemos poner dicho blog tras un intersticial de ‘contenido para adultos’.

    Existen algunas excepciones a nuestra política de contenidos para adultos:

    • No utilice Blogger como medio para ganar dinero con contenido para adultos. Por ejemplo, no cree blogs en los que un porcentaje significativo del contenido esté compuesto por anuncios o enlaces a sitios de pornografía comerciales.
    • Prohibición de contenido incestuoso o zoofílico: no está permitido el contenido de imágenes, vídeos o texto que presente o promueva comportamientos incestuosos o zoofílicos.

    Seguridad infantil: tenemos una política de tolerancia cero respecto al contenido relacionado con la explotación infantil. Algunos ejemplos son:

    • Pornografía infantil: cancelaremos las cuentas de todos los usuarios que publiquen o distribuyan pornografía infantil. Asimismo, denunciaremos a dichos usuarios ante los responsables del cumplimiento de la ley.
    • Pedofilia: no está permitido el contenido que anime o promueva la atracción sexual hacia los niños. Por ejemplo, no cree blogs con galerías de imágenes de niños en las que la colección de imágenes o el texto que las acompaña tenga connotaciones sexuales.

    Promoción del odio: queremos que use Blogger para expresar sus opiniones, aunque sean muy polémicas. Sin embargo, no cruce la línea mediante la promoción del odio. Nos referimos a contenido que promueva el odio o la violencia hacia ciertos grupos en función de su raza, etnia, religión, discapacidad, sexo, edad, condición de veterano de guerra u orientación sexual/identidad sexual. Por ejemplo, no escriba un blog en el que manifieste que los miembros de la raza X son criminales o en el que inste a la violencia contra los seguidores de la religión Y.

    Contenido que puede herir la sensibilidad: no publique contenido sólo porque sea impactante o gráfico. Por ejemplo, las colecciones de imágenes tomadas de cerca de heridas de bala o escenas de accidentes sin contexto o comentarios adicionales infringirían esta política.

    Violencia: no amenace a otras personas en su blog. Por ejemplo, no publique amenazas de muerte contra otra persona o grupo de personas, ni publique contenido que anime a sus lectores a emprender acciones violentas contra otra persona o grupo de personas.

    Derechos de autor: nuestra política es responder a las notificaciones claras de que se han incumplido presuntamente los derechos de autor. Podrá encontrar más información sobre nuestros procedimientos relativos a los derechos de autor aquí. Además, no proporcione enlaces a sitios en los que sus lectores puedan descargar contenido de otras personas de forma ilegal.

    Información personal y confidencial: no está bien publicar información personal y confidencial de otra persona. Por ejemplo, no publique los números de tarjeta de crédito, el número de la Seguridad Social, los números de teléfono que no aparecen en la guía ni el número del permiso de conducir de otra persona. Además, recuerde que, en la mayoría de los casos, nuestras políticas no consideran privada o confidencial la información que ya está disponible en otros sitios de Internet o en registros públicos.

    Suplantación de identidad: no engañe ni confunda a los lectores haciéndose pasar por otra persona o haciendo ver que representa a una organización cuando realmente no es así. No queremos decir que no pueda publicar parodias o sátiras, simplemente evite el contenido que pueda confundir a los lectores sobre su verdadera identidad.

    Actividades ilegales: no utilice Blogger para tomar parte en actividades ilegales ni para promover actividades peligrosas e ilegales. Por ejemplo, no escriba un blog que anime a conducir ebrio, de lo contrario, podemos eliminar su contenido. Además, en casos serios como aquellos relacionados con el abuso infantil, podemos denunciarle ante las autoridades competentes.

    Spam: el spam se presenta en diversas formas en Blogger y todas ellas pueden dar lugar a la eliminación de su cuenta o blog. Algunos ejemplos son la creación de blogs destinados a aumentar el tráfico de su sitio o a mejorar su posición en las listas de búsqueda, y la publicación de comentarios en los blogs de otras personas simplemente para aumentar el nivel de su sitio o producto.

    Software malicioso y virus: no cree blogs que transmitan virus, que hagan que aparezcan ventanas emergentes o que intenten instalar software sin el consentimiento del lector, ni trate de impactar a los lectores de cualquier otra forma mediante código malintencionado. Esto está estrictamente prohibido en Blogger.

    Aplicación de la política de contenidos de Blogger

    Si considera que algún blog incumple nuestras políticas de contenidos, utilice el enlace «¿Marcar?» situado en la parte superior de cada blog para informarnos al respecto. Nota: si el propietario del blog ha ocultado dicho enlace, rellene este formulario para enviarnos la notificación pertinente acerca del blog en cuestión.

    Nuestro equipo revisa estas marcas para comprobar que se cumplen nuestras políticas. Si el blog no incumple las políticas de contenidos, no emprenderemos ninguna acción contra él ni contra su propietario. Por el contrario, si consideramos que un blog las incumple, emprenderemos una o varias de las siguientes acciones, en función de la gravedad de la infracción:

    • Poner el blog tras un intersticial de «contenido para adultos»
    • Poner el blog tras un intersticial donde sólo el autor del blog pueda acceder al contenido
    • Eliminar el blog
    • Inhabilitar el acceso del autor a su cuenta de Blogger
    • Inhabilitar el acceso del autor a su cuenta de Google
    • Denunciar al usuario ante los responsables del cumplimiento de la ley

    ¡¡ Alguien me puede decir donde las ESCORTS infringen las LAS NORMAS!!

    Share