España, destino de turismo sexual

La falta de legislación, la gran oferta de prostitutas, prostíbulos y webs que ofrecen chicas sitúan a España en el tercer lugar preferido para buscar sexo

Prostitución en la calle Montera JAVIER BARBANCHO

  • IRENE HDEZ. VELASCO

Existe un país en el que, según cálculos de su Gobierno, ejercen como prostitutas unas 45.000 mujeres, aunque hay expertos que estiman que la cifra real podría ser mucho mayor. Donde cientos y cientos de puticlubs y locales de sexo de pago salpican su geografía, algunos de ellos tan enormes que son como parques temáticos en los que prestan servicios sexuales hasta 200 mujeres.

En ese país, la oferta de prostitutas es tan amplia que no sólo se puede elegir entre búlgaras, rumanas, dominicanas, rusas, brasileñas o nigerianas, por citar algunas nacionalidades, sino que los precios son extremadamente competitivos. Por cinco euros, lo que cuesta un par de docenas de huevos, le pueden hacer a uno sexo oral. Y por 60 euros, un completo en una habitación de hotel con sábanas limpias y luces psicodélicas. Según el Instituto Nacional de Estadística de ese país, la prostitución representa el 0,35% del total de su Producto Interior Bruto. Es una de las inversiones más rentables, hasta el punto de que según su Ministerio del Interior genera unos cinco millones de euros al día.

Ese país tiene, además, una legislación sobre prostitución extremadamente laxaen la que en ningún caso se persigue ni condena a quien paga por sexo ni a los locales donde tiene lugar el mismo. Y una cultura social en la que no suele estar mal visto ir a un burdel. Ese país goza de buen clima, playas maravillosas y gente amable. Por todo eso, es uno de los principales destinos de turismo sexual del mundo y a él acuden cada año hordas de personas atraídas por su amplia red de mujeres en prostitución y sus más de 1.500 burdeles, según estimaciones de la Policía.

¿Camboya? ¿Tailandia? No.

¿República Dominicana? ¿Brasil?

Frío, frío. Ese país es España.

España se ha convertido en una de las principales metas de quienes viajan en busca de sexo de pago. Está, y bastante arriba, en la lista de los 10 países más populares para el turismo sexual, junto a destinos clásicos como Tailandia, Brasil, Indonesia, Colombia, Camboya, Kenia, Filipinas, República Dominicana u Holanda. La mayoría de las clasificaciones ya sitúan a España en la tercera posición. “Y algunas incluso en la segunda”, advierte Asunción Miura, representante de la Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres y de la Coalición internacional Contra el Tráfico de Mujeres.

“Por supuesto que hay turismo sexual en España, sin duda. Los propios cuerpos de Seguridad del Estado nos lo han confirmado. Sólo hay que ver cómo la mayoría de los clubes de alterne se concentra en las zonas turísticas. En Andalucía, el grueso de burdeles se agrupa en las provincias costeras, no en las del interior. Y en temporada alta, Canarias y Mallorca se llenan de mujeres que ejercen la prostitución y que, en cuanto acaba el periodo turístico, son trasladadas por las mafias a otros lugares”, sostiene Jorge Uroz Olivares, profesor del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Comillas y, quien hace dos años, realizó junto a su equipo un estudio sobre prostitución y trata de mujeres para el Ministerio del Interior que ahora está ampliando. “Hasta existen agencias de viajes extranjeras que publicitan España como destino de turismo sexual. Al paso que vamos nos convertiremos en la Tailandia de Europa”.

Foros y ránkings de burdeles en Internet

Internet está repleto de páginas que recomiendan España a todo el que esté interesado en sexo de pago. “España se está convirtiendo en uno de los destinos de turismo sexual más populares del mundo”, subraya la llamada wikisexguide, una web con pretensiones de ser una Wikipedia del sexo, al tiempo que explica algunos atractivos patrios: “La prostitución es como si fuera legal en España, existe un vacío legal. Las trabajadoras sexuales no están penalizadas, mientras que los proxenetas sí. El 90% de las prostitutas son inmigrantes ilegales (muchas procedentes de América del Sur) e introducidas en España a través del tráfico ilegal de seres humanos, lo que deja a muchas en un limbo legal”, destaca.

“España es el país número uno de Europa en turismo sexual, habiéndole tomado la delantera a Ámsterdam. La prostitución es completamente legal, así que montones de colegas acuden allí cada año”, dicen en la web de ocioladsholidayguide.

Hay hasta foros donde los usuarios dan su opinión sobre burdeles. Una especie deTripadvisor que, en lugar de calificar hoteles y restaurantes, valora y puntúa la calidad de los burdeles y sus mujeres (procedencia, características físicas, servicios sexuales…). “Es como un burdel de lujo. Llamas, entras y te da la bienvenida una madam que te ofrece bebida. Luego hace entrar una selección de mujeres jóvenes. Su aspecto varía de medio (6-7) a guapas/sexy (9). Tras elegir a una chica te retiras al dormitorio y acuerdas el precio con ella (media hora, 60 euros; 1 hora, 120 euros). Mientras ella va a por sábanas limpias, tú te puedes duchar. Todo está limpio y ordenado. Las chicas suelen ser simpáticas. Merece la pena una visita”. Según este usuario, “es el mejor de Valencia”. Es la valoración que un talPirateHasLanded hace de EvenOnce, un conocido puticlub de Valencia. “Sí, casi la mitad de nuestro clientes son extranjeros. Algunos vienen en grupo, otros solos. Hay de todo”, nos confirma una empleada de ese local.

En Flowers, un burdel en la autovía Madrid-A Coruña, es frecuente ver extranjeros. Hace unos días vimos allí a un grupo de orientales que había aprovechado un viaje de negocios a la capital española para probar también sus reputados burdeles.

La gran oferta de mujeres en prostitución y lo baratos que son sus servicios son indicados reiteradamente como puntos fuertes de España. Según el listado de precios que incluye la wikisex, por 35 dólares (30 euros) se puede obtener un servicio sexual de una prostituta negra en Madrid.

“Tiene todo el sentido que España sea uno de los mayores destinos del mundo de turismo sexual. Y no me extrañaría que fuera el número uno en turismo de burdeles. Tenemos los dos principales ingredientes: somos un país con una gran oferta de mujeres en situación de prostitución y locales de pago por sexo y uno de los países del mundo que más turistas recibe. Tenemos las dos cosas necesarias: muchísimos potenciales prostituidores -varones que pagan por sexo- y una oferta variada de prostitución”, sostiene María José Barahona, profesora de Trabajo Social en la Universidad Complutense y autora de varios estudios sobre prostitución.

Sin castigo en España

España cuenta con una legislación muy permisiva, que únicamente castiga al proxeneta y sólo en los pocos casos en que se demuestra que lo es. En Suecia o Noruega el cliente es perseguido y corre riesgo de cárcel.

“Tenemos una red gigantesca de burdeles, unos 1.500, a los que sumar montones de pisos privados que ocultan mujeres que ejercen la prostitución y que se publicitan en anuncios de contactos u octavillas por la calle. La oferta es enorme y, como la prostitución no está prohibida ni penada ni quienes pagan por sexo están perseguidos, España es un destino atractivo para el turismo sexual. Por haber hay hasta menores, no es necesario viajar a Tailandia, están aquí. La prostitución mueve más dinero en España que el tráfico de drogas”, subraya Uroz Olivares.

El municipio catalán de La Junquera, fronterizo con Francia, está inundado de puticlubs y macroburdeles como Paradise, que con sus 200 mujeres como oferta, lleva a gala ser el más grande de Europa. Y otro tanto sucede en zonas lindantes con Portugal. Incluso el Plan de Acción para la Erradicación de la Trata, la Prostitución y otras formas de Explotación Sexual (2010-2015) realizado por el Ayuntamiento de Sevilla sostiene que en esa ciudad “hallamos todas las variantes posibles de la prostitución”, incluyendo entre las nuevas formas el “turismo sexual”.

“No tenemos constancia de que existan paquetes turísticos sexuales con destino a España, pero sí la sospecha de que podría haberlos. Y si aún no los hay, al paso que vamos no tardará mucho en haberlos, encontrándonos como nos encontramos dentro de las rutas de turismo de burdel”, pronostica Barahona.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/10/13/57fe88b2e5fdea63208b4583.html

Share

Las prostitutas ‘libres’ de Marconi se organizan

Crean una plataforma ‘feminista’ para luchar por la regularización de la profesión, ‘con derechos y deberes’

  • DANIEL MARTÍN
  • Madrid

Un grupo de mujeres que ejerce la prostitución “libremente” en el Polígono de Marconi, en el distrito de Villaverde, ha creado una plataforma “feminista” para pedir el cese de las multas, tanto a meretrices como a clientes, la regularización de la profesión y el acondicionamiento de un espacio en el que poder trabajar “sin molestar ni ser molestadas”. El colectivo, formado por unas 200 mujeres, nace bajo el nombre Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (Afemtras) y promete “presentar batalla” ante el abandono institucional.

La plataforma ha presentado ante los medios su proyecto en un acto celebrado esta mañana en la sede del colectivo defensor de los derechos de las prostitutas Hetaira, en la calle Fuencarral. Ataviadas con camisetas rosas en las que se podía leer ‘Give me rights’ (Dame derechos), las integrantes de Afemtras (algunas con caretas para ocultar su rostro) han resaltado su condición de mujeres libres, no sometidas a ningún tipo de trata, por lo que han pedido que no se las trate como víctimas, sino simplemente “como prostitutas”.

“Queremos trabajar en un lugar tranquilo, donde no molestar ni ser molestadas y pedimos la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana porque es injusto que nos multen y nos traten como a delincuentes”, ha comenzado leyendo una portavoz, que ha exigido que se les den los derechos que tienen “como ciudadanas”. El Polígono de Marconi, uno de los mayores focos de prostitución de Madrid, es una de las zonas donde la Policía está llevando a cabo una mayor presión desde que se comenzase a aplicar la conocida como ‘Ley Mordaza’, el pasado 1 de julio. La ley además de comprender multas para las trabajadoras del sexo, también lo hace para los clientes, que se enfrentan, al igual que ellas, a sanciones que van desde los 601 hasta los 30.000 euros.

“La Policía sólo se acerca a nosotras para multarnos y ahuyentar a los clientes”, ha denunciado la portavoz, que también ha destacado que están “dispuestas a hablar con el vecindario”, ya que creen que, pese a las numerosas quejas por parte de vecinos y comerciantes en Marconi y otras zonas, como la calle Montera, “el entendimiento es posible”. “Los negocios no funcionan por la crisis, no por nuestra culpa. Estamos cansadas de que nos achaquen todos los males de la sociedad. Lo único que compartimos con las drogas y la delincuencia es la calle”, ha señalado.

Otra de las aproximadamente 20 mujeres -muchas de ellas transexuales- que han acudido al acto ha apuntado, en este mismo sentido, que quieren “una convivencia pacífica” y para ello se comprometen “a llevar un vestuario adecuado al espacio”, ya que entienden que realizan su trabajo “en zonas de paso”. También han reclamado la instalación de papeleras y cubos de basura en las zonas donde ejercen para evitar las acumulaciones de suciedad.

Regular la prostitución

Una de las cuestiones en las que más han insistido desde Afemtras ha sido la necesidad de regular la prostitución, lo que conllevaría que las trabajadoras del sexo cotizasen a la Seguridad Social. “Queremos que se normalice, que conlleve derechos y también obligaciones”, ha asegurado Ninfa, otra de las caras visibles del proyecto. Cabe destacar que actualmente el único partido político que se ha pronunciado favorablemente hacia una regulación de la prostitución ha sido Ciudadanos, hecho por el que en su día recibieron numerosas críticas desde el resto de los principales partidos.

Críticas a ONG y sindicatos

El colectivo de prostitutas se ha mostrado crítico no sólo con las instituciones y las leyes, sino también con sindicatos y ONG. De los primeros han lamentado el caso concreto de UGT y su propuesta de suprimir los anuncios de contactos en los medios de comunicación y les han emplazado a sentarse con ellas y que vean su oficio “como un trabajo”. Respecto a las organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones que tratan de ayudar a las prostitutas, las portavoces de Afemtras han indicado que les afecta “que digan que el 95%” de ellas son “víctimas de trata” y que en las estadísticas señalen que todas las mujeres con las que trabajan son víctimas, ya que eso las invisibiliza.

La intención del colectivo ahora es comenzar un diálogo con el Ayuntamiento para tratar de resolver los conflictos derivados de sus actividades. Además han anunciado que el día 14 van a limpiar el entorno de Marconi, donde trabajan. “Con la trata no hay trato, pero con nosotras sí hay trato”, han zanjado.

http://www.elmundo.es/madrid/2015/10/07/56153d39268e3e522f8b4675.html

Share

EL fin de los anuncios de prostitución ¿cerca?

La prohibición de los anuncios de prostitución en prensa es un debate abierto desde hace años sin que haya culminado, a pesar de que los grupos mayoritarios del Congreso apuestan por acabar con esta publicidad detrás de la cual se esconden, en la mayoría de los casos, mafias de explotación sexual.

La prohibición de los anuncios de prostitución en prensa es un debate abierto desde hace años sin que haya culminado, a pesar de que los grupos mayoritarios del Congreso apuestan por acabar con esta publicidad detrás de la cual se esconden, en la mayoría de los casos, mafias de explotación sexual.

El grupo parlamentario popular ha solicitado en la Cámara Baja la creación de una subcomisión, en el marco de la Comisión de Igualdad, para estudiar la problemática de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, dentro de la cual quiere abordar la erradicación en prensa de los anuncios de contactos.

Esta solicitud, del pasado mes de mayo, se produce un año después de que el Consejo de Estado emitiera un informe en el que consideró “plausible” prohibir o, al menos limitar “severamente” los anuncios de contactos en la prensa, en el que, además, señaló que la autorregulación de los medios en este campo había sido “baldía” y “manifiestamente insuficiente”.

A partir de ese informe, el por entonces gobierno del PSOE elaboró una propuesta que se concretó en una proposición de ley enviada en julio del pasado año a los grupos parlamentarios en la que extendía la prohibición no sólo a los diarios escritos sino también a sus ediciones digitales.

Con el adelanto electoral, que conllevó la disolución de las Cortes a finales de septiembre, la propuesta del Ejecutivo se quedó apartada.

Fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han señalado a Efe que la intención del Gobierno es dejar que sean los grupos parlamentarios, dentro de esta subcomisión, los que entre ellos alcancen un acuerdo y una vez que éste se haya logrado liderar el proceso de prohibición, teniendo en cuenta la realidad actual de los medios de comunicación.

La presidenta de la Comisión de Igualdad, Carmen Quintanilla, ha explicado a Efe que la subcomisión se pondrá en marcha en enero “aproximadamente” aunque puede que incluso en diciembre.

No podrá ser antes porque en septiembre con toda probabilidad echará a andar la subcomisión para el estudio de la racionalización de horarios y la conciliación de la vida personal y laboral y hasta que ésta no concluya no podrá comenzar la que abordará la trata.

Las portavoces de Igualdad de los grupos parlamentarios mayoritarios del Congreso abogan, en declaraciones a Efe, por acabar con estos anuncios porque recuerdan que en casi el noventa por ciento de ellos hay detrás redes que explotan sexualmente a las mujeres.

Marta González, portavoz del PP en la Comisión, ha asegurado que su grupo es “absolutamente favorable” a la prohibición de los anuncios y que si éstos no se han erradicado en este último año ha sido por la “grave” situación económica en la que se encuentran los medios de comunicación.

A su juicio, el informe del Consejo de Estado es un “punto de partida” para abordar este asunto sobre el que habrá que dialogar con los propios medios para obtener “el máximo consenso” al igual que con el resto de agentes implicados.

Sin embargo, la portavoz del PSOE, Carmen Montón, ha defendido el trabajo hecho por el anterior gobierno para prohibir los anuncios que culminó en la propuesta a los grupos y que, en su opinión, se debería tener en cuenta.

“Si ahora hay que volver a hacer los mismos estudios, los mismos debates, no avanzaremos. Hay que trabajar sobre lo ya trabajado, construir sobre los cimientos que se pusieron, por lo que el PP tiene que tener altura de miras, olvidar el sectarismo y apoyar la propuesta que hizo el gobierno socialista”, ha aseverado Montón.

Sobre si la prohibición debería extenderse más a allá de los diarios escritos, la socialista se ha mostrado a favor de que así sea, al igual que la portavoz de CiU, Lourdes Ciuró, quien ha asegurado ser partidaria de que también se erradiquen de los medios digitales.

“Los anuncios de contactos son anuncios de pornografía, que conllevan muchos problemas de trata de seres humanos y suponen un portal más de acceso que lleva a la explotación de la mujer”, ha opinado la diputada de CiU, quien también ha dicho estar a favor de que “se aproveche el trabajo ya realizado”.

http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/publicidad/el-fin-de-los-anuncios-de-prostitucion-cerca_K8dbtrGi6ShKrw7oTKx3t7/

Share

El fin de los anuncios de prostitución: años de propuestas inconclusas en el Congreso

Prostitución

Dos prostitutas esperan clientes en la noche madrileña. (ARCHIVO)

Ampliar

  • El grupo parlamentario popular ha solicitado en la Cámara Baja la creación de una subcomisión que abordaría la erradicación de los anuncios.
  • El año pasado, el Consejo de Estado manifestó que la autorregulación de los medios en este campo había sido “manifiestamente insuficiente”.
  • El por entonces gobierno del PSOE elaboró una proposición de ley, pero con el adelanto electoral se quedó apartada.

La prohibición de los anuncios de prostitución en prensa es un debate abierto desde hace años sin que haya culminado, a pesar de que los grupos mayoritarios del Congreso abogan por acabar con esta publicidad detrás de la cual se esconden, en la mayoría de los casos, mafias de explotación sexual.

El grupo parlamentario popular ha solicitado en la Cámara Baja la creación de una subcomisión, en el marco de la Comisión de Igualdad, para estudiar la problemática de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, dentro de la cual quiere abordar la erradicación en prensa de los anuncios de contactos.

Esta solicitud, del pasado mes de mayo, se produce un año después de que el Consejo de Estado emitiera un informe en el que consideró “plausible” prohibir o, al menos limitar “severamente” los anuncios de contactos en la prensa, en el que, además, señaló que la autorregulación de los medios en este campo había sido “baldía” y “manifiestamente insuficiente”.

A partir de ese informe, el por entonces gobierno del PSOEelaboró una propuesta que se concretó en una proposición de ley enviada en julio del pasado año a los grupos parlamentarios en la que extendía la prohibición no sólo a los diarios escritos sino también a sus ediciones digitales. Con el adelanto electoral, que conllevó la disolución de las Cortes a finales de septiembre, la propuesta del Ejecutivo se quedó apartada.

Fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han señalado que la intención del Gobierno es dejar que sean los grupos parlamentarios, dentro de esta subcomisión, los que entre ellos alcancen un acuerdo y una vez que éste se haya logrado liderar el proceso de prohibición, teniendo en cuenta la realidad actual de los medios de comunicación.

La presidenta de la Comisión de Igualdad, Carmen Quintanilla, ha explicado que la subcomisión se pondrá en marcha en enero “aproximadamente” aunque puede que incluso en diciembre.

No podrá ser antes porque en septiembre con toda probabilidad echará a andar la subcomisión para el estudio de la racionalización de horarios y la conciliación de la vida personal y laboral y hasta que ésta no concluya no podrá comenzar la que abordará la trata.

Redes mafiosas

Las portavoces de Igualdad de los grupos parlamentarios mayoritarios del Congreso abogan por acabar con estos anuncios porque recuerdan que en casi el noventa por ciento de ellos hay detrás redes que explotan sexualmente a las mujeres.

Marta González, portavoz del PP en la Comisión, ha asegurado que a su juicio, el informe del Consejo de Estado es un “punto de partida” para abordar este asunto sobre el que habrá que dialogar con los propios medios para obtener “el máximo consenso” al igual que con el resto de agentes implicados.

Sin embargo, la portavoz del PSOE, Carmen Montón, ha defendido el trabajo hecho por el anterior gobierno para prohibir los anuncios que culminó en la propuesta a los grupos y que, en su opinión, se debería tener en cuenta. “Si ahora hay que volver a hacer los mismos estudios, los mismos debates, no avanzaremos. Hay que trabajar sobre lo ya trabajado, construir sobre los cimientos que se pusieron, por lo que el PP tiene que tener altura de miras, olvidar el sectarismo y apoyar la propuesta que hizo el gobierno socialista”, ha aseverado Montón.

Sobre si la prohibición debería extenderse más allá de los diarios escritos, la socialista se ha mostrado a favor de que así sea, al igual que la portavoz de CiU, Lourdes Ciuró, quien ha asegurado ser partidaria de que también se erradiquen de los medios digitales.

“Los anuncios de contactos son anuncios de pornografía, que conllevan muchos problemas de trata de seres humanos y suponen un portal más de acceso que lleva a la explotación de la mujer”, ha opinado la diputada de CiU, quien también ha dicho estar a favor de que “se aproveche el trabajo ya realizado”.

http://www.20minutos.es/noticia/1552117/0/fin-anuncios/prostitucion/

Share

Freno al veto de los anuncios de contactos por “la crisis”

Igualdad busca una fórmula para prohibirlos sin que la prensa se resienta.
La propuesta de ZP fue aprobada por unanimidad en el Parlamento.
El periódico 20 minutos escuchó las recomendaciones del Congreso para eliminar los contactos de relax y decidió suprimirlos en 2007.

Prostitución

Los anuncios de prostitución en prensa agonizaban en julio de 2011. El Ejecutivo socialista había trasladado al Parlamento una propuesta para prohibir la publicidad de relax en periódicos y ediciones digitales y todos los grupos parlamentarios habían secundado la decisión.

El Gobierno pretendía añadir un apartado al artículo cinco de la Ley de la Publicidad que especificase que “se prohíbe la publicidad en prensa de servicios sexuales y de locales dedicados a la prostitución” después de solicitar un informe al Consejo de Estado y analizar sus contundentes conclusiones que avalaban el veto a este tipo de publicidad.

Sin embargo, el azote de la crisis y el escaso margen de maniobra –el borrador se presentó en julio– dejó el informe en estado de hibernación, se acabó la legislatura y el Gobierno socialista perdió las elecciones.

Prohibición sin perjuicios

El Ejecutivo popular busca ahora una cuadratura del círculo que se antoja imposible. Buscar una fórmula para prohibir este tipo de publicidad en los periódicos sin que los delicados ingresos publicitarios de los medios de comunicación se resientan todavía más. “La idea es reflotar el borrador diseñado por el anterior Ejecutivo, pero siendo conscientes de la crítica situación que atraviesa la prensa”, explican desde Igualdad, un área dependiente del Ministerio de Sanidad.

La cartera liderada por Ana Mato parte de dos premisas: la necesidad de prohibir una práctica que fomenta el negocio de trata de mujeres con fines de explotación sexual y conseguir el menor impacto en las delicadas cuentas de los periódicos. La situación es delicada. El último informe sobre los ingresos recaudados por los diarios con este tipo de clasificados –publicado en el año 2007– ascendían a 40 millones de euros y la prensa escrita atraviesa ahora una crisis sin precedentes. La publicidad en los periódicos ha descendido un 21% en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior y las previsiones todavía son frágiles.

Pese al impacto negativo en sus cuentas, el periódico 20 minutos escuchó las recomendaciones del Congreso para eliminar los contactos de relax y decidió suprimirlos en 2007. “Ha sido una difícil decisión empresarial y una decisión ética y profesional muy sencilla”, escribió entonces el director del diario, Arsenio Escolar, en su blog. Los diarios Público, Avui y La Razón se sumaron posteriormente a la iniciativa.

http://www.20minutos.es/noticia/1504317/0/freno-veto/anuncios-contactos/crisis/

Share

Realidades que revelan el drama de la prostitución en España

Hay más esclavas sexuales que nunca, crece el número de menores prostituidas, el cliente de la nueva prostitución es más joven, los anuncios de contactos de los periódicos conducen hasta las mafias, y existe cierta connivencia de la Justicia con un drama más acomodado en la sociedad de lo que cabría esperar

La prostitución en España, un drama cotidiano
ForumLibertas.com

En España, la prostitución ha encontrado un hábitat ideal para el desarrollo de su negocio sexual. Las mafias de trata de mujeres, sabedoras de que tanto la legislación como la justicia se muestran permisivas con estas prácticas, se han instalado en nuestro país para convertirlo en el burdel de Europa.

El turismo sexual está en auge. Si antes eran hombres de mediana edad los que se acercaban a los tradicionales lugares turísticos para contratar los servicios de las meretrices, ahora el norte de Cataluña se ha convertido en un macroburdel al que asisten ciudadanos europeos, en especial franceses, para visitar los macroprostíbulos instalados en la Jonquera y las poblaciones circundantes. La mayor permisividad de la legislación española frente a la francesa permite que esto sea posible y está provocando que un perfil de consumidores de prostitución más jóvenes cruce la frontera para usar los servicios que se ofrecen en Cataluña.
Diferentes estudios revelan que el drama de la prostitución en España tiene atrapadas a 300.000 personas que ejercen esta actividad, normalmente en redes de prostitución y trata de personas controladas por mafias.
Esos estudios apuntan a que España tiene una tasa de entre 6,5 prostitutas por mil habitantes. El valor máximo lo tendría Mallorca, aunque hay que observar que se trata de una zona con gran población flotante y la tasa de población estable puede ser engañosa.
El Instituto Europeo para la Prevención y el Control del Crimen intentó cuantificar el número de personas dedicadas a la prostitución en Europa, en un trabajo cerrado en 2003 se asignaba a España una horquilla de 45.000 y 300.000 personas que se prostituían en el país. La aproximación es imprecisa, pero al menos ofrecía una indicación clara: son volúmenes de negocio altísimos para las mafias.
En España hay un millar de burdeles censados y se manejan cifras de escándalo. Según explicaba la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Oportunidades del Congreso de los Diputados, en 2006 el 6% de la población española sería adicta al consumo de prostitución. Los españoles, se estarían gastando 50 millones de euros cada día para comprar esos servicios.
Una nueva forma de esclavitud
Estos hechos son contrarios a las más elementales condiciones de dignidad para la persona, ya que significan una nueva forma de esclavitud, además de generar en su entorno otras formas de delincuencia que convierte el fenómeno en un hecho peligroso.
Basta hacer un repaso por la prensa, los nuevos estudios y las declaraciones de los políticos para encontrar aspectos que plantean el problema de la prostitución desde diferentes ángulos de vista. A continuación recogemos algunos de especial relevancia:
Más esclavas sexuales que nunca: nunca en la historia de la humanidad se habían secuestrado, comprado y esclavizado sexualmente a tantas mujeres como ahora. La trata de seres humanos está documentada en 175 naciones y cada año 1,39 millones de personas (en su mayoría mujeres y niñas) pasan a engrosar la nómina de escalvos sexuales.
Los anuncios de contactos conducen hasta las mafias: esto recrudece el debate sobre la publicidad del sexo, que tiene la connivencia de los principales diarios generalistas del país.
Aumenta el número de menores prostituidas: Las actuaciones policiales revelan que cada vez más liberan de los proxenetas a más menores explotadas sexualmente. En 2009 se descubrió en toda España a 13 menores que ejercían la prostitución, según datos del Ministerio del Interior. Sólo en Cataluña, en 2010, en seis meses se había superado esta cifra.
El cliente de la nueva prostitución es más joven: La cultura de la inmediatez y la oferta masiva de prostíbulos han cambiado el perfil del usuario. Hombres en torno a los 30 buscan el sexo rápido de pago sin ninguna consideración moral.
La connivencia de la Justicia: un juez permitió en 2010 abrir un gran burdel a un imputado por tráfico de mujeres en La Jonquera. La justicia en España es extraordinariamente permisiva con el tráfico de mujeres, no únicamente la legislación lo es, sino también en su aplicación.
Crece la preocupación de las autoridades locales: la cruz de la permisiva legislación sobre prostitución que impera en España la representan las autoridades municipales. Los ayuntamientos están preocupados porque son quienes deben gestionar los problemas derivados de la prostitución que atrae otro tipo de delincuencia. En este sentido, el ayuntamiento catalán de Mataró sentó un precedente al vetar la instalación de macroprostíbulos en su área metropolitana. Algo que tuvo que hacer debido a que la legislación estatal no lo hace.
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=21982&id_seccion=8
Share

Prostitutas en crisis

“Tu cita con el placer” es uno de los eslóganes publicitarios que los autobuses de la Entidad de Transporte Metropolitano de Valencia está exhibiendo. A pesar de las críticas recibidas por los habitantes de la Ciudad del Turia, los autobuses públicos de esta ciudad han dado la bienvenida a la publicidad de chiringuitos que ofrecen servicios de prostitución.

 Entre los políticos, más del 80% se declara a favor de la supresión y más del 70% de los ciudadanos rechaza los anuncios de prostitución. En un futuro, este tipo de publicidad estará prohibida en la prensa diaria, tanto de papel como digital por lo que los chamizos dedicados a la prostitución no podrán anunciarse en los periódicos, y esta restricción afectará también a los medios audiovisuales.

Ahora podrán reclamar la supresión de estos anuncios «el Ministerio Fiscal y las organizaciones y entidades jurídicas públicas y privadas». El incumplimiento será considerado una «infracción», tal y como recogen la Ley General para la Defensa de los Consumidores y la Ley General de Sanidad.

Por otra parte, la congregación de las Auxiliares del Buen Pastor, se encarga de ayudar a las mujeres que se dedican a la prostitución y critican con dureza a las empresas periodísticas que permiten la publicación de anuncios de contactos.  Las Adoratrices del Santísimo Sacramento, a través del proyecto Erguete, acogen a mujeres que ejercen la prostitución y les dan apoyo psicológico y orientación para la inserción laboral.

El presidente de E-Cristians, recuerda a los empresarios de la prensa, con anuncios de sexo, que «la prostitución es legal, pero no lo es el proxenetismo ni la inducción a la prostitución.» Y considera que «rechazar la publicidad de prostitución es caminar hacia la normalidad mediática, homologarse con Europa, porque España es el único país de Europa donde la prensa generalista inserta estos anuncios; ni el «The Times», ni «Le Figaro», ni «Le Monde los llevan» .

La opinión de la Iglesia Católica sobre la prostitución y anuncios de contactos es muy clara, “los medios de comunicación, mediante los anuncios de ofertas sexuales, se convierten, en función de los ingresos económicos,en cómplices de este mercado de seres humanos“.

http://www.dirigentesdigital.com/articulo/opinion/200983/prostitutas/crisis/clemente/ferrer/anuncios.html

Share

Manifiesto de apoyo al colectivo Hetaira para la manifestación de prostitutas del 6 de noviembre

Manifiesto de apoyo al colectivo Hetaira para la manifestación de prostitutas del 6 de noviembre

Putas y chaperas somos clase obrera.

Desde la Asamblea Transmaricabollo creemos que el trabajo sexual voluntario es una opción laboral legítima que se encuentra en una des protección laboral que nos parece indigna. Nos oponemos a la exclusión de las y los trabajadores del sexo de los derechos sociales y laborales básicos, y creemos que su desprotección sólo responde a criterios sexofóbicos y moralistas que poco sirven para dar soluciones reales a la diversidad de situaciones que se dan en la prostitución.

El estigma que recae sobre las trabajadoras del sexo es una forma de control patriarcal de la sexualidad de las mujeres que se utiliza en una sociedad donde se condenan las relaciones sexuales que se producen por fuera del matrimonio y la familia nuclear radioactiva. Ante esto, nos reivindicamos “putas” y “chaperas” en solidaridad con las y los trabajadores del sexo y en confrontación con aquellos controles patriarcales de la sexualidad no marital ni normativa.

Creemos que la existencia de la trata y las mafias tiene más relación con la existencia de duras leyes de extranjería que con la propia existencia de la prostitución. Mientras la clase política presume de su lucha contra la trata, se expulsan víctimas de mafias por la puerta de atrás y no se atiende la situación de aquellxs migrantes que venden servicios sexuales en la industria del sexo de forma voluntaria. Sólo la apuesta por el reconocimiento de derechos para todas las trabajadoras del sexo y la derogación de las reaccionarias leyes de extranjería producirá una mejora de las condiciones de vida de estas personas.

Las ordenanzas municipales son formas de represión que, bajo la excusa de la “dignidad”de las mujeres, se ponen en marcha como un intento de “salvarlas”, aunque no cuenten ni con su palabra ni con su opinión. Ante esto, desde la Asamblea Transmaricabollo de Sol nos oponemos a las ordenanzas abolicionistas y prohibicionistas del ayuntamiento de Madrid, de otras ciudades, que quieren penalizar a trabajadores del sexo por ejercer un trabajo legítimo, y del estado español, que quiere hipócritamente eliminar los anuncios de contactos de la prensa, que son uno de los escasos espacios de publicidad autónoma de las y los trabajadores del sexo, y reivindicamos que se escuche las demandas de las putas y de los chaperos antes de aprobar alguna medida que afecte sus vidas o sus condiciones de trabajo. Por ello, apoyamos la manifestación del Colectivo Hetaira y los trabajadores del sexo de este domingo, día 6 de noviembre, en Madrid.

Asamblea Transmaricabollo de Sol

Madrid, 6 de noviembre de 2011

***

transmaricabollodesol@gmail.com

http://madrid.tomalaplaza.net/2011/11/05/9397/

Share

Los anuncios y el sexo

La lectura de un periódico es ante todo un ejercicio muy selectivo. No solo eliges qué periódico o periódicos quieres leer, sino también lo que te interesa de ellos. Apenas si caemos en la cuenta de que hay secciones o apartados que unos consumen con avidez mientras que otros pasan de largo como si las hojas estuvieran en blanco. Soy consciente de que habrá lectores que obviarán esta columna como si estuviera en sánscrito y no me ofendo. Eso justamente es lo que me ocurre a mí con los anuncios de contactos sexuales. Si no fuera por el jaleo que han montado con lo de la prohibición ni siquiera habría sido capaz de responder qué periódicos de tirada nacional los incluyen y cuáles no, y conste que los leo todos. Quizá en esto padezca un déficit de curiosidad, lo que no es muy loable en un periodista. Ni por un momento piensen que voy de pureta, lo que ocurre es que, en lo personal, no concibo el sexo sin un juego de seducción mutuo y para mí el dinero rompe esa condición. Tal vez por ello tenga mejor opinión de las putas que de los puteros, lo que no obsta para que crea firmemente que lo que acuerden dos personas adultas sin mediar coacción alguna es cosa suya.

Ahora, y tras echar un vistazo a los anuncios en cuestión, pienso que resulta obvio que no son lo que más prestigia a un rotativo. A pesar de lo cual, esos textos escuetos pretendidamente procaces se me antojan gazmoños en comparación con las burradas que te encuentras en la tele zapeando por las noches, o lo que salta a los ojos en Internet. Soportes de más habitual y fácil acceso para los chavales que los periódicos, donde siempre se puede arrancar la hoja y tirarla a la basura. Así que esto de ponerse moralmente estupendo con la prensa tiene toda la pinta de ser una ceremonia de la hipocresía oficiada por los políticos para satisfacer a las fundamentalistas del feminismo rancio y a la derecha mojigata. Una maniobra más de diversión para no hincar el diente al auténtico debate pendiente, el de la regulación legal de la prostitución. Carece de sentido que una práctica que realizan cientos de miles de mujeres y hombres en España permanezca en el limbo de la alegalidad. Un absurdo que han mantenido con similar cinismo gobiernos de izquierdas y de derechas por falta de coraje y exceso de moralina.

Esa situación surrealista, y no los anuncios en prensa, es la que de verdad favorece a las redes mafiosas de proxenetas que imponen regímenes de esclavitud a quienes atrapan. La misma que impide disponer de controles económicos, sanitarios y de seguridad. Algún que otro político así lo ha entendido, aunque sus propuestas quedan siempre atenuadas y relegadas por la cobardía y el fariseísmo imperante. Sin ir más lejos, aquí en Madrid, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, se declaró públicamente a favor de dotar de un marco legal a la prostitución, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, al principio de su primer mandato, llegó a plantearse la ubicación de un barrio rojo para ordenar esa actividad.

Al final, nada de nada; siempre termina imponiéndose ese discurso buenista, facilón y recurrente que limita su apuesta a los programas de ayudas para que las putas dejen de serlo y dificultar su actividad hasta la erradicación total. Un discurso políticamente correcto que olvida los trances extremos que la prostitución ha superado a lo largo de su historia. No solo sobrevivió a la Inquisición y a la España del nacionalcatolicismo que la satanizaba mientras los gerifaltes del franquismo llenaban los burdeles, también sobrevive hoy a los talibanes que las matan a pedradas. Este mercado existirá siempre. Es verdad que detrás de la prostitución suele haber dramas personales, pero también hay quienes la ejercen porque quieren. Comerciar con el cuerpo no está claro que sea más indigno que vender las ideas y los principios, y esto último no parece que cause merma alguna en el prestigio social. Los hay que ponen a la venta hasta el alma. Nunca se anuncian en las páginas de contactos pero se los ve mucho en los periódicos.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/anuncios/sexo/elpepiespmad/20110924elpmad_4/Tes

Share

La prostitución: un problema de espacios

A menudo sucede que los problemas sociales que vamos dejando aparcados porque no somos capaces de darles una respuesta coherente, saltan al debate público, a impulsos de cualquiera de sus efectos, y reavivan una polémica que, probablemente, acabará tan improductiva como las numerosas que la han precedido.

Es el caso de la prostitución, o más bien, de su ejercicio, en el que la última iniciativa, por el momento, ha sido de la Generalitat de Cataluña, que ha decidido llevar a su Ley de Carreteras la prohibición de que se ejerza en dichos espacios públicos y establecer sanciones tanto para la persona que ofrece en ellos los servicios sexuales como para la que los solicita o acepta.

El gobierno catalán justifica tal actuación, valiéndose de los instrumentos de regulación en materia de seguridad vial, porque considera que la presencia de las prostitutas en la calzada o a los lados de la vía puede distraer a los conductores y llevar a éstos a maniobrar de forma imprudente.

No es mi intención criticar al ejecutivo catalán por esta iniciativa. No porque, en última instancia, está tratando de dar una respuesta, aunque sea parcial y poco realista, a un grave problema que afecta a los ciudadanos a los que gobierna .

Lo que sucede es que, ya se lo han dicho desde algunos Ayuntamientos, lejos de solucionar el problema, lo que hace es trasladarlo al interior de las ciudades, donde se producirán los consabidos conflictos de convivencia, de seguridad ciudadana, de salud pública, etc.

Y los Ayuntamientos saben bien de lo que hablan, porque, al ser la Administración más cercana a los vecinos, conocen por experiencia propia de las tensiones y los altercados que el ejercicio de la prostitución en la calle acarrea. También la mayoría opta, cuando la situación se vuelve insostenible, por apostar por medidas de hostigamiento que, todo lo más, consiguen que el problema cambie de ubicación y se instale en otros lugares menos “visibles”.

Parches para intentar salir del paso frente a un colosal problema sobre el que todavía seguimos reflexionando y abriendo debates y hasta diferentes comisiones parlamentarias para decidir si tenemos que prohibirla, si que regularla y hasta qué es lo que debemos considerar como prostitución, al menos, que yo recuerde, desde el año 1997.

Seguramente habrá sesudos y extensísimos documentos de conclusiones, pero, en definitiva, aquí seguimos sin saber dar respuesta a la cuestión esencial: ¿cómo respondemos frente a un negocio que, según las últimas estimaciones de la ONU –correspondientes a finales de 2006- mueve en nuestro país unos 18.000 millones de euros al año?.

Hace muy poquito sabíamos de la formación de otra Comisión parlamentaria para decidir si debían prohibirse los anuncios de contactos en los periódicos españoles, que se anunció con gran impacto. Se dijo, cuando comenzaba, que cada uno de los periódicos de gran tirada podía llegar a ingresar cerca de cinco millones de euros anuales por este concepto. Pero, unos pocos meses después, como otras tantísimas iniciativas bienintencionadas, ésta también se ha ido diluyendo no sé si en la crisis o en la hipocresía social, y hoy, ya, ni siquiera se habla de ello.

A veces se olvida que, cuando hablamos de prostitución, no sólo nos estamos refiriendo a su ejercicio callejero, que tanta alarma social genera. Tenemos que referirnos a los clubes de alterne, salones de masaje, a las líneas eróticas, al sexo virtual por internet, los anuncios en los periódicos, películas, vídeos, sexo a domicilio, en hoteles, pensiones…un considerable abanico de servicios sexuales difícilmente catalogables.

Pero sobre todo, que, además de los conflictos sociales que antes mencionaba, hablar de prostitución es hacerlo de tráfico y de explotación de seres humanos: Principalmente de mujeres, sometidas a una nueva clase de esclavitud, que utiliza, además, los procedimientos más crueles e indignos que puedan, siquiera, imaginarse en un mundo civilizado como éste en el que vivimos

Y, claro, como ni los sucesivos gobiernos, ni los distintos partidos políticos son capaces de tomar una decisión, aquí seguimos, instalados en un sistema de alegalidad, que no prohíbe la prostitución, pero tampoco la regula. Por eso la mayoría de las iniciativas autonómicas o locales chocan siempre con un ámbito limitado de competencias para ordenar una actividad que, legislativamente, ni siquiera existe.

No creo que nadie pueda dudar de que, especialmente dadas las dimensiones y crueldad extrema que ha adquirido, hoy, la trata de personas con fines de explotación sexual, todos debemos intensificar al máximo el rigor en la persecución de tales conductas. Que debe merecer el más severo de los castigos la explotación de la prostitución ajena, y el ejercicio de la violencia, la coacción y el engaño para determinar a alguien a su práctica.

Pero ello no es incompatible con que exista una regulación de una actividad tan variada y tan extensa como ésta. Al contrario, al ejercer una necesaria supervisión y control de las posibles actividades contractuales, económicas, laborales, etc, las distintas Administraciones operarían sobre ella una fiscalización más difícil de burlar que la impunidad que les da la clandestinidad y el ocultamiento de una actividad que, encima, todos sabemos que se está llevando a cabo

A menudo sucede que los problemas sociales que vamos dejando aparcados porque no somos capaces de

Share