Portrait of a Call Girl (Graham Travis, 2011)

Elle es una chica de veinte años que cambia su pueblo por la ciudad de Los Ángeles huyendo de su pasado, un hogar desestructurado y una relación tormentosa. Allí, empezará a trabajar como escort de lujo, un trabajo que la atrapa como una droga. El dinero y el control sobre su vida parecerán llenarla, pero su pasado la perseguirá y su desequilibrio emocional empezará a pasarle factura.


‘Portrait of a Call Girl’ es una de esas películas que se recuerdan y se repasan en la mente una vez han terminado. Ver una película con grandes expectativas suele ser contraproducente, pero lo cierto es queGraham Travis ha creado la que es, por el momento, la mejor película del año. Un filmeestudiado, bien escrito, excitante, duro y delicado al mismo tiempo, que aúna la trama y el sexo como una unidad indisoluble, y que está dirigido con personalidad, algo de lo que carecen la mayor parte de las películas hoy en día.


Y lo cierto es que es una película arriesgada. Primero, porque es un drama puro y duro, un género difícil de soportar en el porno y que hay que saber tratar con tiento para no flaquear en el ritmo y caer en el desasosiego, algo que consigue Travis. Y segundo, porqueestá centrada en un sólo personaje femenino. No hay ninguna otra mujer en la parte sexual, sólo Jessie Andrews y un buen puñado de hombres, y las pocas mujeres que aparecen tienen pequeños papeles secundarios. Un hecho se puede observar como carencia o handicap del filme, pero que Travis salva con un guión con sentido y bien construido. Sin embargo, se podría haber justificado argumentalmente la inclusión de una mujer en las escenas sexuales de Jessie sin que desestructurara la trama e, incluso, aportándole un valor añadido, tanto a la historia como a la parte sexual.


Así que es la joven Jessie Andrews la que lleva todo el peso de la película. Otra apuesta arriesgada de Elegant Angel, puesto que Andrews lleva sólo un año en el negocio y no ha hecho mucho porno argumental. Y aunque antes de verla se me antojó un proyecto demasiado grande para ella y al comenzar la película pensé que no podría con el papel, lo cierto es que a medida que avanza la película Andrews convence más y más, aprovechando su aparente candidez para resaltar las partes más duras del personaje, dotándolo de una gran personalidad.

Estéticamente, la película es sumamente bella, aprovechando al máximo la alta definición y con planos estudiados detenidamente. Hay imágenes que recuerdan al más cristalino Andrew Blake, otras secuencias, al más lujoso y ampuloso Mario Salieri, y hay momentos en los que Travis sobresale como un alumno aventajado y talentoso del mejor Paul Thomas, llevando el drama con fuerza y estilo. Pero pese a los inevitables referentes, Travis demuestra personalidad a la hora de escribir y dirigir, creando secuencias de esas que se quedan en la retina y que quieres volver a ver.


La trama se hace interesante en todo momento. Pese a algunas escenas y algunos planos demasiado largos (aunque haya propósito en ello), el filme va avanzando con paso firme por el camino de perdición de Elle, soltando los pequeños detalles reveladores de su pasado a cuentagotas,utilizando los flashback con inteligencia,introduciendo subtramas motivacionales y secundarios con sentido y entrelazando de manera indisoluble su historia con las escenas sexuales.


Y es que la parte sexual está tan estudiada y trabajada como la argumental. Alejándose de los estandards y sin renunciar a la crudeza y dureza del sexo que caracteriza a Elegant Angel, utiliza el tipo de escena y su duración con sentido argumental, logrando un filme coherente y cohesionado donde la trama avanza también gracias al sexo.

La primera escena sexual dura solamente cinco minutos, un pequeño pero intenso aperitivo oral y de masturbación que nos sirve como introducción a lo que hace Elle en Los Ángeles, completado por un pequeño tease en una limousina que nos da más pistas de lo que se cuece en la mente de Elle.


Más tarde, un pervertido Manuel Ferrara la viste de látex y la contrata para seducirle en su propia casa, un juego que acaba con una Jessie sometida por una bestia que la deja sin aliento. Pero aunque se trata de una escena muy intensa, se hace extraña la falta de anal, una práctica coherente con la escena, pero que, al parecer, por desgracia, todavía no practica Jessie en pantalla.

Aún así, la parte sexual va in crescendo y Jessie compensa la falta de anal con otra práctica poco vista en el porno argumental. Y es que Ramon Nomar y Mick Blue le hacen una doble penetración vaginal a la pequeña Jessie en otra escena intensa donde ella puede llevar más la iniciativa y en la que además podemos ver un buen squirt que le provoca el español.


Y tras otra escena breve iniciada a mitad del acto con un hombre mayor y casado que la contrata, tenemos el gran colofón sexual de la película. Para terminar por todo lo alto, Jessie protagoniza una escena con introducción a lo ‘Eyes Wide Shut’ en la que seis hombres enmascarados la sitúan en medio de un gangbang oral en un angar vacío. Una escena dura y potente en la que Jessie sorprende con una gran entrega y con un aguante digno de las estrellas más veteranas.

Como he dicho, ‘Portrait of a Call Girl’ es una de esas películas que perduran y estará presente en cada una de las principales categorías de los AVN Awards. Mucho tendrán que sorprender los estrenos que quedan por salir del horno (‘Horizon’ y ‘Fighters’, básicamente) para poder hacer sombra a un filme que podría dar su primer AVN a la Mejor Película a Elegant Angel, una de las compañías reinas del gonzo americano.

Porno Gafapasta: Portrait of a Call Girl (Graham Travis, 2011)

Share

¿Escort o prostituta?


¿Escort o prostituta? Si echamos una ojeada a la sección de contactos de un periódico nos llamará la atención la aparición en algunosanunciosde la palabra escort. Pero, ¿qué es una escort? Mucha gente las considera directamente como prostitutas, pero también, para otros, son sencillamente señoritas de compañía.

La verdad es que, en cierta manera, se puede considerar a las escorts como la versión occidental de las geishas: mujeres de gran belleza que, además, son capaces de desenvolverse perfectamente en una reunión social o de trabajo. Ellas ofrecen a sus clientes lujo, discreción, belleza, personalidad e inteligencia.


Una escort es una prostituta de lujo que se mueve en los ambientes más selectos de la sociedad, en hoteles de cinco estrellas y con una clientela de hombres mayoritariamente fija que puede pagar tranquilamente cerca de 3 mil euros por una noche con una de estas mujeres.

Realmente las escorts son mujeres de cultura y completamente alejadas de lo que se considera el estándar de una prostituta. Una de las escorts másfamosasdel continente europeo fue Brooke Magnanti, actualmente experta en neurotoxicología del desarrollo y epidemiología del cáncer en el Hospital Saint Michael de Bristol. Ella misma explicó en el libro Diario de una call girl cómo se dedicó a ejercer este tipo de prostitución durante un año para pagar su doctorado y después lo dejó.


De hecho, el mundo de las escorts se caracteriza por su endogamia, que hace muy difícil juzgar a las mujeres que se dedican a esto de manera voluntaria para poder conseguir una importante cantidad de dinero.

Vía foto 1: La búsqueda del conocimiento
Vía foto 2: Tus anuncios
Vía foto 3: Series fun

http://www.sexologia.net/08-10-2011/pareja/escort-o-prostituta

Share

Prostitución pop

No sé vosotros, pero yo echaba mucho de menos a Hanna/Belle. Necesitaba de los servicios de Billi Piper y su ‘Secret diary of a call girl’, una de mis series intrascendentes favoritas. Su cuarta temporada avanza en Reino Unido y, supongo, en breve en la Showtime americana, cadena que ya va adelantando la vuelta de otras dos de nuestras chicas favoritas: Tara y Jackie ya están de camino y, dentro de nada, volveremos a disfrutarlas y/o sufrirlas.

Hasta entonces, nos contentamos con las nuevas aventuras de la prostituta-novia-amiga-escritora-hermana londinense que, tras una tercera temporada que remontó la sosísima anterior, vuelve con una cuarta por ahora bastante sorprendente. ‘Secret diary of a call girl’ revisa su aspecto y lo vuelve naif y pop. La relativa crudeza de sus inicios ha dado lugar a la autoironía y a una estética indie, pretenciosa y un poco… japonesa. Incluso psicodélica  a veces. Por momentos, la serie ahora recuerda a aquella marcianada que fue ‘Gravity’.

También es verdad que la estupenda frescura de los inicios de la serie se ha marchitado. Su propia protagonista está ya, ejem, demasiado sobada y sus peripecias, que hace tiempo que empezaron a ser demasiado sexoennuevayorescas, la han convertido en el dibujo animado que tanto y tan bien había evitado. No es que ‘Secret diary of a call girl’ fuese en sus comienzos la serie más realista del mundo, pero lo que está claro es que no era el comic inclasificable que es ahora. Posiblemente se trata del síndrome del exceso de temporadas. El caso es que ‘Secret diary of a call girl’ ha optado por reinventarse y aún no sé si lo ha hecho de la manera más adecuada.

En esta nueva temporada Hanna/Belle añade a su extenso catálogo de actividades la de madame, abandona su icónico apartamento y se muda a una casa de lujo y sigue jugando a las parejitas con su amigo Ben (Iddo Goldberg). También sigue complaciendo a clientes de lo más variado, poniendo morritos y hablando directamente a la cámara. Es la misma pero no es la misma. Billie Piper, tras sorprendernos el año pasado con la muy recomendable miniserie ‘A Passionate Woman’ en la BBC, vuelve a  convertirse en 2011 en la cortesana más maravillosa de la tele. Más pop y más saturada (en todos los aspectos), pero tan buena puta como siempre y aún dueña de una clientela abundante y fiel: nosotros, sus fans.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/asesinoenserie/2011/02/18/prostitucion-pop.html

Share

Chicas Escorts, entre la prostitución y las relaciones públicas

Billie Piper como escort en la serie de televisión Servicio completo (FOX) Clientela selecta, discreción y precios muy caros son sus señas de identidad

“Posees un cuerpo de modelo perfecto o ya trabajas de modelo. Gozas de una piel, uñas y pelo saludables. Eres encantadora, con buenas maneras y buena conversación. Disfrutas dedicando tu tiempo a los negocios, la cultura y demás círculos sociales. Mantienes una actitud abierta y eres atrevida. Tienes ropa y complementos de primera calidad”. Si encajas en este perfil (real, lo juramos), ya puedes ser una escort.

 Qué es un escort, esa es la cuestión. ¿Una prostituta? ¿Un gigoló? ¿Un simple acompañante? Tradicionalmente se ha asociado la palabra escort a las llamadas señoritas de compañía, de precios mucho más altos a la media, contratadas por señores (y unas pocas señoras, en el caso de los gigolós) para hacerse acompañar por diosas de la naturaleza que, a fin de cuentas, puedan desenvolverse con tranquilidad en una reunión social. ¿Hablamos de prostitutas que no lo parezcan? Puede. Ellas venden lujo, discreción y belleza. Los anunciantes afirman que no solo son bellas, sino que tienen una enorme personalidad e inteligencia. Digamos que son la versión occidental de las geishas.

 Para eventos, viajes o comidas de negocio. Alrededor del mundo, solo en hoteles de cuatro o cinco estrellas y con clientela selecta que, muchas veces, suele ser fija. Estas prostitutas VIP se mueven en un mundo de lujo que muchas veces tiene, para el resto de los mortales, mucho de mito y no sabemos cuánto de realidad. En el universo de la prostitución, las señoritas de compañía parecen conformar una privilegiada raza en minoría, que gana ingentes cantidades de dinero. Una hora con una tal Nicole de Barcelona te puede costar sobre los 600 euros. La noche asciende a los 2.500. Evidentemente desconocemos el porcentaje que se lleva su agencia pero, desde luego, el negocio le ha salido redondo.

Entre las escort suele haber chicas que deciden ejercer la prostitución de lujo para costearse los estudios, pero también las hay que gustan de llevar un tren de vida que les permita vivir más que bien. Quizá la escort más famosa de Europa sea Belle de Jour o, lo que es lo mismo, Brooke Magnanti, actualmente experta en neurotoxicología del desarrollo y epidemiología del cáncer en el Hospital Saint Michael de Bristol. Según su testimonio, revelado en el best-seller mundial Diario secreto de una call girl, Magnanti decidió dedicarse a la prostitución para poder seguir adelante con su doctorado. Un año estuvo ejerciendo y luego, lo dejó. La serie británica Servicio completo, en la que Billie Piper interpretaba a la meretriz en su versión ficcionada, fue un éxito de público y llegó a emitirse en 25 países.

Hoteles de lujo y ambiente exquisito 

Por un lado, tanto el atractivo del libro como el de la serie de televisión es que, precisamente, se deja de lado la imagen, cientos de veces repetida, de la prostituta sórdida, para centrarse en el aspecto más lúdico del sexo, en clave femenina. Por otro, el hacer hincapié en los componentes de lujo, estética, dinero y glamour, que teóricamente acompañan a la prostitución (sí, de lujo), no parecen ser muy justos con los miles de mujeres que la ejercen desde la más absoluta miseria, forzadas por una situación de marginalidad, drogodependencia o, incluso, esclavizadas.

 Sea como fuere, la prostitución de lujo se ejerce por parte de mujeres que en principio nunca se vieron obligadas a ello. Sin embargo, el fantasma de la droga planea incesantemente sobre ese núcleo endogámico del que tan poco sabemos y al que, desde fuera, es muy difícil juzgar.

http://www.educasexo.com/curiosidades/chicas-escorts-entre-la-prostitucion-y-las-relaciones-publicas.html

Share

Sobre «The girlfriend experience», día a día de una Escort

Llegará a las salas a primeros de agosto, avalada por el nombre de su director, Steven Soderbergh, un cineasta en mi opinión sobrevalorado que ha facturado pestiños tan considerables como el díptico sobre Ché Guevara interpretado por el torazo Benicio del Toro.

Soderbergh es, junto a Michael Winterbottom, uno de los cineastas actuales que más trabaja.

Filma casi una película por año, y salta de géneros y estilos con una facilidad sospechosa.

A veces la jugada le sale bien (pocas); muchas más veces, regulín.

El film que nos ocupa ni siquiera llega a eso.

Como habréis leido ya, la película, a medio camino entre el documental y la ficción, sigue durante unos pocos días los pasos de Chelsea/Christine, una guapísima muchacha que se gana la vida como call girl de alto standing en un Nueva York lujoso y frío.

Sus clientes son hombres con poder y dinero que la contratan para una cena, una noche o un week-end en un marco incomparable fuera de la city.

Ella mantiene una relación con un atlético entrenador personal y las discusiones entre ellos -bastante frívolas e inmaduras, por cierto- forman parte del menú diario.

También está la competencia, con chicas tan o más bellas, tan o más jóvenes y tan o más sexys que nuestra protagonista que empiezan a triunfar en el mercado de las scorts.

Los diálogos de la película hablan de dinero, de bolsa, de plusvalías. Porque ésta no es una película erótica, sino un retrato de la vacía, materialista y absurda vida moderna, donde con todo se comercia.

Y me parece una gran idea la de usar el sexo de compra-venta como un reflejo de lo insustancial, crudo y necio de la sociedad que vivimos, pero está contado de una manera tan hueca, distante, impersonal y pulida que acaba provocando distanciamiento, cansancio y aburrimiento.

Como ya advertí anteriormente, no hay escenas de sexo explícito en el film, a pesar de estar protagonizado por una porno star del calibre de Sasha Grey.

No me importa si lo que me cuentan me atrapa, pero en este caso los 77 minutos que dura el nuevo film de Soderbergh me resultaron eternos.

Ya me diréis vosotros qué tal…

Por cierto, ¿os gusta Soderbergh?

http://www.canaltcm.com/doctora-amor/post/2010/07/29/sobre-the-girlfriend-experience-daaa-daaa-una-scort

Share

Sobre «The girlfriend experience», día a día de una escort

Llegará a las salas a primeros de agosto, avalada por el nombre de su director, Steven Soderbergh, un cineasta en mi opinión sobrevalorado que ha facturado pestiños tan considerables como el díptico sobre Ché Guevara interpretado por el torazo Benicio del Toro.

Soderbergh es, junto a Michael Winterbottom, uno de los cineastas actuales que más trabaja.

Filma casi una película por año, y salta de géneros y estilos con una facilidad sospechosa.

A veces la jugada le sale bien (pocas); muchas más veces, regulín.

El film que nos ocupa ni siquiera llega a eso.

Como habréis leido ya, la película, a medio camino entre el documental y la ficción, sigue durante unos pocos días los pasos de Chelsea/Christine, una guapísima muchacha que se gana la vida como call girl de alto standing en un Nueva York lujoso y frío.

Sus clientes son hombres con poder y dinero que la contratan para una cena, una noche o un week-end en un marco incomparable fuera de la city.

Ella mantiene una relación con un atlético entrenador personal y las discusiones entre ellos -bastante frívolas e inmaduras, por cierto- forman parte del menú diario.

También está la competencia, con chicas tan o más bellas, tan o más jóvenes y tan o más sexys que nuestra protagonista que empiezan a triunfar en el mercado de las scorts.

Los diálogos de la película hablan de dinero, de bolsa, de plusvalías. Porque ésta no es una película erótica, sino un retrato de la vacía, materialista y absurda vida moderna, donde con todo se comercia.

Y me parece una gran idea la de usar el sexo de compra-venta como un reflejo de lo insustancial, crudo y necio de la sociedad que vivimos, pero está contado de una manera tan hueca, distante, impersonal y pulida que acaba provocando distanciamiento, cansancio y aburrimiento.

Como ya advertí anteriormente, no hay escenas de sexo explícito en el film, a pesar de estar protagonizado por una porno star del calibre de Sasha Grey.

No me importa si lo que me cuentan me atrapa, pero en este caso los 77 minutos que dura el nuevo film de Soderbergh me resultaron eternos.

Ya me diréis vosotros qué tal…

Por cierto, ¿os gusta Soderbergh?

http://www.canaltcm.com/doctora-amor/post/2010/07/29/sobre-the-girlfriend-experience-daaa-daaa-una-scort

Share

Jennifer Love Hewitt: «Me gusta ser prostituta»

La actriz norteamericana se mostró feliz por el papel que hará en The Call Girl. Además confesó que está tomando clases de striptease

Hace algunas semanas una persona cercana a Jennifer Love Hewitt desvelaba que, tras la cancelación de la serie Ghost Whisperer, en la que trabajó cinco temporadas, la actriz estaba deprimida por haberse quedado sin trabajo.

De hecho, la misma fuente afirmó que el problema de la intérprete era que se refugiaba en su papel para olvidar los continuos fracasos sentimentales que vivió en los últimos años.

Sin embargo, ahora Hewitt logró recuperar la sonrisa gracias al nuevo papel de prostituta que interpretará en The Call Girl, que se estrenará este año en la televisión norteamericana.

Incluso la madre de la actriz confesó estar «muy orgullosa» del nuevo papel de Jennifer. «Bailarás en una barra e interpretarás a una prostituta. ¡Increíble!», le confesó a su propia hija. «Es lo que siempre soñaste, mamá», fue la respuesta de la actriz de 31 años.
 
Jennifer Love Hewiit interpretará a Samantha Horton en la ficción, en la que compartirá cartel con Cybill Shepherd, quien interpretará a su madre.

The Call Girl narrará la historia de una ama de casa que recurre a la prostitución para ayudar a su familia en tiempos de recesión económica.
 
«Teniendo en cuenta cómo estamos económicamente, es una historia interesante», señala la actriz en declaraciones que publica Europa Press.

«(La prostitución) es el negocio más rentable en tiempos de crisis», considera Hewitt sobre una tv-movie que retrata, según ella, «la condición humana y el corazón, y allí donde la vida puede llevarte».

«(Samantha) no tiene más opción al final del día que hacer todo lo que puede para cuidar de su familia. Realmente piensa que está haciendo lo mejor posible para ellos y simplemente se le va de las manos y la sube a un torbellino», explica.

Para preparar un papel que ella misma considera «revitalizante», Hewitt tomó lecciones de baile de striptease, por el simple motivo de que «te mantiene en forma» y, además «te enseña sobre tu sexualidad oculta», concluyó.

http://www.infobae.com/gente/519452-600795-0-Jennifer-Love-Hewitt-Me-gusta-ser-prostituta

Share

Jennifer Love Hewitt, encantada con su papel de prostituta

Foto: GETTY

Lejos de estar desencantada con su nuevo papel en la tv-movie ‘The Call Girl’, que se estrenará este mismo verano, la actriz de ‘Entre fantasmas’ dice estar entusiasmada. Es más, que el personaje que interpretará sea una prostituta no ha impedido que su propia madre se haya alegrado por el mismo.

   Hace unas semanas, una persona cercana a la actriz desvelaba que, tras la cancelación de la serie en la que trabajó cinco temporadas, Jennifer Love Hewitt estaba deprimida por su falta de trabajo.

   De hecho, la misma fuente afirmaba que el problema de la actriz era que se refugiaba en su papel en ‘Entre fantasmas’ para olvidar los continuos fracasos sentimentales que ha vivido en los últimos años.

   Sin embargo, ahora Hewitt ha recuperado la sonrisa. Y todo gracias al nuevo papel que interpretará en la tv-movie ‘The Call Girl’, que se estrenará este mismo verano, según informaciones de la revista ‘USMagazine’.

   No sólo ella, la actriz ha confesado que su propia madre está «muy orgullosa» de su nuevo trabajo. «Es como ‘bailarás en una barra e interpretarás a una prostituta. ¡Increíble!'», explica Hewitt sobre lo que piensa su progenitora.

   ¿Qué responde ella? «¡es lo que siempre soñaste mama!», ironiza la actriz, de 31 años, que, no obstante, está muy concienciada con su nuevo rol como Samantha Horton, en el que contará con el apoyo de Cybill Shepherd (‘Luz de luna’) interpretando a su madre.

   ‘The Call Girl’ narrará la historia de una ama de casa que recurre a la prostitución para ayudar a su familia en tiempos de recesión económica. «Teniendo en cuenta cómo estamos económicamente, es una historia interesante», señala la actriz.

   «(La prostitución) es el negocio más rentable en tiempos de crisis», considera Hewitt sobre una tv-movie que retrata, según ella, «la condición humana y el corazón y allí donde la vida puede llevarte».

   «(Samantha) no tiene más opción al final del día que hacer todo lo que pueda para cuidar de su familia. Realmente piensa que está haciendo lo mejor posible para ellos y simplemente se le va de las manos y la sube a un torbellino», explica.

   Para preparar un papel que ella misma considera «revitalizante», Hewitt tomó lecciones de baile de striptease, por el simple motivo de que «te mantiene en forma» y, además, «te enseña sobre tu sexualidad oculta».

http://www.europapress.es/chance/gente/noticia-jennifer-love-hewitt-encantada-papel-prostituta-20100603110008.html

Share

Veinte minutos de placer

Las series de media horita (menos aún, si quitamos los anuncios) suelen ser una gozada: cortas, rápidas, con ritmo, divertidas. Veintipocos minutos semanales de comedia. Yo he seguido bastantes, da tiempo. Algunas porque son muy buenas (‘Entourage’, ’30 Rock’…) y otras porque, siendo simplemente agradables, tienen un encanto especial. ‘Secret diary of a call girl” es una de éstas últimas. No es nada del otro mundo, pero tiene algo. Ahora se emite la tercera temporada, tras una primera estupenda y una segunda bastante peor. Parece que la cosa remonta, y las historias de Belle, profesional del sexo con la cabeza amueblada y el corazón empantanado, recuperan la chispa de sus primeros episodios. Ahora, pese a que las dos vidas de la protagonista (Hanna/Belle) ya se cruzan habitualmente, la serie ha recuperado bastante el tono inteligentemente sexy de sus comienzos. Cochinadas con humor e ironía, hehas y dichas por Billie Piper, actriz ligada de por vida a este personaje. Inglesa (más tipo Benidorm que Belgravia, por cierto) hasta la médula, Piper, sexy pero no apabullante, cara pero accesible, sigue siendo, tres temporadas después, la perfecta encarnación de Belle de Jour, la bloguera que tan cachondos nos puso hace unos años, cuando no todo el mundo tenía un blog. Que uno de los mejores lo escribiese (supuestamente, seamos un poco escépticos también) una profesional del sexo, tenía su gracia. Y la sigue teniendo.

Los capítulos de ‘Secret diary of a call girl’ le apañan a uno momentos tontos, cuando no hay tiempo de ponerse a ver algo más serio y/o más largo. Duran lo que tienen que durar y cuentan lo que tienen que contar. En su superficialidad y rapidez está su honestidad: ¿para qué estirar más el guión si sabemos que no va a dar más de sí? Ya podríamos aplicarnos el cuento en España y amoldarnos a unos formatos que, si funcionan en el mundo entero, es por algo. Aquí también tenemos series, más bien seriecillas (o ‘serioides’ como dirían Martes y Trece) de veinte minutos, pero se trata precisamente de las que deberían durar cinco.

‘Secret diary of a call girl’ es una serie cortita y tontona, con tetas y culos, inglesa y correcta. Como Belle, no engaña, cumple su cometido y desarrolla su trabajo con gran profesionalidad. Y a mí me encanta porque me deja gozarla durante unos minutos y luego olvidarla y volver a mis asuntos, hasta la semana siguiente. Veintipocos minutos de placer superficial y sin contraindicaciones.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/asesinoenserie/2010/02/15/veinte-minutos-de-placer.html

Share

Una científica revela ser la prostituta que inspiró una serie de televisión

  • Se trata de Brooke Magnanti, una científica que trabajó como prostituta para pagarse el doctorado y que escribe un blog de sexo.
  • Ahora trabaja como especialista en neurotoxicología del desarrollo y epidemiología de cáncer en el hospital St Michael en Bristol.
  • Una ex prostituta cuyas memorias fueron convertidas en la serie de televisión Secret Diary of a Call Girl ha revelado su verdadera identidad: Brooke Magnanti, una investigadora científica británica.

    Magnanti dijo al diario británico The Sunday Times que escribió bajo el seudónimo de Belle de Jour para describir los encuentros que tuvo cuando era una prostituta de lujo para ganar dinero mientras escribía su doctorado.

    Detallaba su vida secreta en un blog desde 2003, que luego llevó a un libro éxito de ventas, The Intimate Adventures of a London call Girl (2005), y que dio pie a dos libros adicionales, así como una serie de televisión protagonizada por Billie Piper que se emite en 25 países.

    Pese a varios intentos de descubrir su verdadera identidad y preguntas respecto a si sus memorias eran auténticas, Belle de Jour continuó en el anonimato hasta que Magnanti, de 34 años, finalmente decidió que había llegado la hora de revelar su identidad al considerar que el anonimato se había vuelto «aburrido».

    «Es mucho mejor estar en este lado. Sin tener que decir mentiras, ni ocultar cosas a la gente que me importa. Poder defender mi experiencia de trabajo sexual ante todos los escépticos«, escribió el domingo Magnanti en su blog.

    «El anonimato tenía un propósito entonces (…) siempre tendrá una razón para existir para los escritores cuyo trabajo sea demasiado dañino o polémico para reconocer su autoría (…) pero para mí se volvió importante reconocer ese aspecto de mi vida y mi personalidad a todo el mundo», agregó.

    Magnanti, quien vive en Bristol, en el suroeste de Inglaterra, es una investigadora científica que trabaja como especialista en neurotoxicología del desarrollo y epidemiología de cáncer en el hospital St Michael en Bristol, empleada por la Universidad de Bristol.

    La mujer dijo que trabajó durante 14 meses como prostituta que cobraba 300 libras esterlinas (unos 335 euros) la hora para una agencia de acompañantes en 2003, pero que no se arrepentía de ese período de su vida.

    La editorial británica Orion Books, que publica las novelas de Belle de Jour, calificó de «valiente» la decisión de Magnanti de revelar su identidad. «Apoyamos su decisión». «La hemos publicado desde 2005 y esperamos poder continuar nuestra relación«, señaló la editorial en un comunicado en su página web, agregando que Belle no ofrecería entrevistas.

    http://www.20minutos.es/noticia/566602/0/cientifica/prostituta/serie/

    Share