¿En tu coche o en el mío?

Una pareja practica en un aparcamiento de El Pardo el ‘dogging’, una práctica sexual al aire libre entre parejas o desconocidos. JAVIER CUESTA

Parejas y desconocidos quedan para mantener relaciones sexuales en zonas apartadas mientras son observadas por ‘voyeurs’

Varias web ofrecen mapas sobre los puntos calientes del ‘dogging’

  • LUCAS DE CAL
  • Madrid

«Hola, somos una pareja nueva en esto. Nos gustaría hacerlo mientras otra pareja nos mira o se lo monta a nuestro lado». Javi y Mar escribieron este post el miércoles por la mañana. Y por la noche tuvieron una cita entre los asientos de su coche con varios hombres alrededor observando.

Este encuentro tuvo lugar en un parking de El Pardo junto al río Manzanares. Lo llaman el techado y al caer la noche es el lugar más frecuentado en la capital para practicar el dogging. En España también se conoce como cancaneo y consiste en practicar el sexo en zonas apartadas, en el coche o al aire libre. El morbo: la mayoría de los participantes no se conocen y quedan por internet. Ya sea para mirar mientras otros lo hacen o para participar activamente.

Su práctica empezó en los años 70 en Reino Unido y su nombre viene por las personas que sacaban a pasear a su perro y acababan teniendo relaciones sexuales con algún transeúnte desconocido en los parques de Londres. A dos horas y media en avión de allí, en Madrid, esta combinación entre exhibicionismo y voyeurismo cada vez tiene más seguidores. Lo saben bien los creadores de la página web Dogging Spain, que cuenta con 300.000 usuarios registrados en toda España que mantienen relaciones sexuales en parques, bosques y aparcamientos de todo el país.

«Hemos tenido usuarios en el foro que incluso se han casado y tienen hijos. No sólo es cuestión de sexo, a veces también surge el amor», dice Susana, que abrió esta web en 2004 con la idea de introducir el dogging en España. «El boom que más notamos fue en 2008 gracias a un episodio de la serie El Comisario donde investigaban el asesinato de una chica que practicaba dogging. Desde entonces el crecimiento ha sido constante», explica la mujer, que empezó a llevar la web con dos personas y ahora debido al aumento de usuarios ya son 13 en el equipo.

Josean Gutiérrez también se aprovechó del crecimiento de esta práctica sexual. Este diseñador gráfico creó en 2009 mispicaderos.com, una página en la que puedes encontrar en un mapa de la Península hasta 11.231 lugares -1.061 de ellos en Madrid- donde tener relaciones íntimas. «Todo el mundo conoce picaderos en su ciudad. Yo sólo creé esta herramienta para que la gente pudiera compartir esos lugares y encontrar otros de una manera fácil. Los usuarios ponen comentarios describiendo el sitio y luego se crean sus diferentes grupos online para quedar allí», explica Josuan.

«¡Encuentra el lugar perfecto y disfruta!». Es la frase que encabeza el buscador de la página. Nosotros comprobamos si es cierto. El periodista y una compañera se inscriben en el foro haciéndose pasar por una pareja y contactan con una chica que se llama Cristina. Dice que les espera por la noche en los techados del Pardo.

– ¿Cómo te reconoceremos?

– Hace mal tiempo y no creo que haya mucha gente. De todos modos yo estaré desnuda de cintura para abajo.

Llegamos a las 17.30 h. para ver cómo es el lugar por el día. Aparcamos en elparking al aire libre, que está lleno de coches. Al lado hay un cartel que explica que estás en el corredor ambiental del río Manzanares y te invita a darte un paseo y disfrutar de la fauna que rodea el lugar. Seguramente por eso vemos a familias con niños jugando al lado del río, jubilados echando la partida en unas mesas de madera y varias parejas paseando.

A medida que va anocheciendo el aparcamiento se va quedando vacío. Poco a poco vemos llegar a hombres solos. Aparcan y se quedan dentro del coche observando. También llega alguna mujer sola y un par de parejas. No vemos a Cristina hasta las 21.00 h. Pese a los nueve grados que hace, la mujer, de unos 50 años, cumple lo que nos dijo por el chat y está desnuda de cintura para abajo. La vemos meterse en un Renault Clio blanco, donde le espera un hombre. Se encienden las luces interiores del coche, una señal que indica que los voyeurs que merodean por la zona pueden acercarse a mirar.

«Nosotros solemos estar alrededor de los coches y si vemos que las parejas nos invitan a participar, estupendo. Si no, pues estamos un rato y nos vamos a casa», dice uno de los hombres que merodea, bien abrigado. Su alias dentro del coche es Paco. Fuera de él es un desempleado casado y con hijos. «Es mi forma de desconectar de mi aburrida vida y de participar en una experiencia donde se mezclan el riesgo y la excitación».

http://www.elmundo.es/madrid/2016/01/28/56aa81c346163f8d328b45c0.html

Share

¿Practicarías dogging?

El dogging es una práctica sexual que surgió en el Reino Unido en los años 70 y que se ha ido extendiendo a otros países. Consiste en mantener relaciones sexuales en lugares públicos, tales como parques, parkings, baños públicos,… normalmente de forma anónima y sin ataduras. En España a esta práctica se le llama “cancaneo”.
Dogging es el anglicismo para referirse a estas prácticas sexuales cuando son heterosexuales y cruising para relaciones homosexuales. Este último término se acuñó e Estados Unidos en los años 70 y hace referencia a un bar gay, el Brooze ´n´ Cruise. Dicha palabra se utilizaba como un código críptico en el argot inglés para hablar entre homosexuales de forma discreta.
Sobre el origen de la palabra dogging hay varias explicaciones que os las contamos. Por un lado un posible origen se refiere a cuando los mirones paseaban con el perro por lugares públicos buscando encuentros sexuales y otra teoría hace referencia al hecho de practicar sexo en lugares públicos como los perros. Son teorías que se ponen en entredicho, pero que están ahí y son curiosas.
En esta práctica suele haber más de dos participantes y a veces puede llegar a ser una orgía. Los mirones son bienvenidos. Todos aportan su granito de arena: el que mira, el que se exhibe,…
Los participantes en un principio se reunían de forma casual pero ahora se ha puesto de moda hacerlo a través de internet. Hacen “quedadas erótico-festivas” a través de facebook. Este medio, hoy en día, es la bomba, sirve para casi todo, por no decir para todo.
Para quienes no lo conozcáis en España hay una comunidad, Dogging Spain, que se creó en 2004 y que tiene miles de seguidores cuyo objetivo es poner en contacto a chicos, chicas y parejas de diversas ciudades para practicar dogging. Te registras y puedes convocar quedadas de dos maneras. Una, utilizando el foro para convocar una quedada abierta o bien, utilizando mensajes privados de usuario a usuario para una quedada privada o bajo invitación.
Tienen sus propias reglas y hay códigos universales como por ejemplo cuando en un coche las luces exteriores se encienden y apagan, es que es un vehículo dogger, si son las luces interiores las encendidas te están invitando a mirar, si la ventanilla está entreabierta se puede mirar e incluso tocar,… vamos que hay de todo y para todos los gustos.
Aquí se corre un peligro, que en el Reino Unido ya ha dado sus problemas como ha sido el aumento de enfermedades de transmisión sexual, contagio de hepatitis,… por el hecho de no utilizar medidas preventivas, al fin y al cabo estamos hablando que son encuentros entre personas, varias a la vez, en un momento dado, que no se conocen ni saben a lo que se exponen. Como siempre recordamos que la prevnción no hay que olvidarla nunca y más en determinadas situaciones.
Para terminar os diremos que esta práctica está siendo un problema en Puttenham, pueblo del condado de Surrey, situado a una hora de Londres, que parece ser el paraíso del “dogging” y cuyos vecinos quieren acabar con ello, ya que les supone un gran problema. Dicen que están por todas partes y tienen que tener mucho cuidado cuando salen con sus hijos/as a la calle, para que no vean lo que no les corresponde. En dicho condado parece haber más de 100 puntos de “encuentros calientes” y dicen que hay hasta mullidas colchonetas. En fin, por echarle un poco de humor al asunto, con el frío que hace, suponemos que habrá bajado el número de usuarios, ¿no?, o, quizás, con la excusa del frío, el calor de un pecho ajeno,…
Bueno, pues ya veis que se trata de otra forma de mantener relaciones, que la participación es de forma voluntaria y puedes hacerlo como participante pleno, sólo mirando, sólo tocando,… puedes ir solo/a, con tu pareja,… Y el objetivo: obtener placer. Como para gustos no hay nada escrito, la puerta está abierta. Y tú, ¿te atreverías a traspasarla?, ¿es demasiado atrevido?.

http://blogs.elcorreo.com/estovadesexo/2011/1/25/-practicarias-dogging-

Share

Cruising: sexo anónimo en el Coto de la Isleta

La práctica de sexo en un parque público con actividades para jóvenes ha llevado a que los vecinos pidan medidas para erradicarlo
El pinar de El Puerto se ha convertido en un concurrido punto de encuentro sexual entre gays
Cruising: sexo anónimo en el Coto de la IsletaLos encuentros tienen lugar, a veces, a la vista de cualquiera entre los arbustos. :: ÓSCAR CHAMORRO

¿QUÉ ES EL CRUISING?

1 Práctica sexual en el ambiente homosexual. Consiste en la búsqueda de compañeros sexuales esporádicos en lugares públicos. 
2 ‘Dogging’ o ‘Cancaneo’. El mismo tipo de práctica, pero entre heterosexuales.
3 Comunidad en la Red. Existen numerosas webs y foros dedicados a este tipo de encuentros, en los que se indican las zonas donde se lleva a cabo.
De noche y entre los pinos del Coto de la Isleta de El Puerto, todos los gatos son pardos. Los arbustos ocultan sombras y encuentros entre susurros. Al otro lado de la avenida de Valdelagrana, las prostitutas africanas del campo de fútbol del Cuvillo pasean sus curvas y alquilan su cuerpo por servicios. A este lado, tras las vías del tren, el sexo es gratis, anónimo pero en absoluto, discreto.
El parque portuense es uno de los lugares más populares de la provincia -no el único- entre los hombres que practican el ‘cruising’: una modalidad de sexo esporádico en lugares públicos entre desconocidos (en este caso, entre homosexuales), que en la espesura de los pinares buscan sus particulares amantes sin nombre y sin ataduras. Aves de paso. No se trata de un espacio para ligar. Sólo es sexo, anónimo y consentido.
Este tipo de quedadas libertinas se estrellan, no obstante, con un problema fundamental de convivencia pública, ya que los encuentros no sólo tienen lugar de noche, ocultos de las miradas, sino también a plena luz del día en un espacio público que muchos vecinos de El Puerto utilizan para pasear, para practicar deporte y, a partir de otoño, para el disfrute del circuito ‘multiaventura’: un parque de ocio que desde hace un año espera ser inaugurado.
Las torretas, los puentes colgantes y tirolinas -propias de un campo de entrenamiento-, se ha convertido en el testigo mudo de los ‘cruisers’ (aquellos que practican el ‘cruising’), que han demostrado no verse disuadidos por la presencia de mirones involuntarios.
Es más, el ‘cruising’, al igual que su versión heterosexual (el ‘dog-ging’), tiene también mucho que ver con el ‘voyeurismo’ y el exhibicionismo, y saberse observados llega a aportar para algunos un toque aún más ‘aventurero’ a un tipo de práctica sexual ya de por sí arriesgado, por las altas probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual.  
La presencia de sexo explícito en un parque pensado para niños ha llevado ya a algunos vecinos de la ciudad a solicitar al Ayuntamiento que se adopten las medidas oportunas, como se tomaron contra la prostitución en el entorno del Cuvillo. Sin embargo, la vigilancia de la zona y de los juegos han tenido, hasta ahora, poco efecto disuasorio.
A plena luz del día
Una tarde cualquiera, casi una decena de coches aparcados en la explanada de pinares del parque da una idea de la cantidad de seguidores de este tipo de encuentros. El ir y venir de vehículos es continuo, al igual que el trasiego de hombres que entran solos o por parejas entre los arbustos. De noche, en cambio, la oscuridad lo cubre todo con un velo de mayor discreción. Dicen las leyendas urbanas que existe toda una serie de códigos de luces con los faros de los coches, para indicar la disponibilidad de sus ocupantes. Pero los códigos en el Coto de la Isleta parecen superfluos.
Incluso las palabras sobran. Un simple paseo entre los pinos hace que, tras los arbustos, aparezcan sombras silenciosas, que se acercan con miradas desconfiadas buscando otras más cómplices. Algunos, los más lanzados, abordan a los hombres que andan solos con insinuaciones. En general, los ‘cruisers’ no tienen una pinta definida, ni un perfil, ni una indumentaria única. Hay de todo: desde jóvenes, hasta hombres de mediana edad, y los que peinan canas. Pero todos coinciden en una cosa: cuando se les pregunta por el ‘cruising’, huyen. Mejor no hablar. El sexo es aquí anónimo.

La provincia cuenta con al menos 15 zonas de ‘quedada’

Internet se ha convertido en el principal foro de los seguidores del ‘cruising’, donde se conciertan los lugares más habituales y discretos para este tipo de práctica sexual. Existen, incluso, herramientas basadas en el popular Google Map que indican las zonas más concurridas y se describen sus características. En Cádiz, además del Coto de la Isleta de El Puerto, se pueden encontrar hasta 15 puntos; lo que sitúa a esta provincia como la principal de Andalucía en número de lugares identificados para el ‘cruising’: desde playas como la de Santibáñez, la de Levante, Punta Candor o la del Camarón; hasta los pinares de Campano en Chiclana.

Share

Los 10 escándalos sexuales más sonados del mundo del fútbol

La revista francesa ‘SO FOOT’ ha hecho un repaso de los, en su opinión, 10 escándalos sexuales más sonados de la historia del fútbol. No puedo evitar hacerme eco de este particular ‘Top10’ porque me ha hecho recordar grandes momentos de la historia del balompié…

1. Los travestis de Ronaldo. Nos encontramos en el año 2008 y la ex estrella del fútbol acaba de terminar con su pareja. Decide recoger entonces a tres prostitutas (brasileñas) en la acera para llevarlas a un cuarto de un motel. Una vez dentro, ya de cerca, la verdad se revela ante sus ojos: las tres prostitutas son travestis. El escándalo fue más que sonado.

2. El ‘Terry-gate’. John Terry, compañero de equipo y el mejor amigo de Wayne Bridge, tuvo una relación extramarital con Vanessa Perroncel, la esposa del segundo. Un triángulo sensacionalista de esos que gustan tanto a la prensa británica y que ha dado mucho que hablar. Para mí, el mejor momento de todas esta historia fue cuando los dos ex amigos volvieron a cruzarse en los terrenos de juego y el ‘cornudo’ Bridge le negó el saludo a Terry.

3. El video de sexual de Ferdinand, Lampard y compañía. En junio del 2000, un grupo de jugadores de la Premier decide tomarse unos días en Ayia Napa. Como indica su entrada en Wikipedia, la ciudad chipriota es una «estación balnearia muy animada, famosa por su vida nocturna, que atrae principalmente a los jóvenes». El cuadro perfecto para grabar un pequeño ‘video vacacional’, sobre el que Rio Ferdinand habla en estos términos en su autobiografía: «Tuve relaciones sexuales con una chica. Esta escena fue grabada con su consentimiento y eso es todo. OK, jugué un poco con la cámara, pero ella sabía que estaba ahí y no le molestaba».

4. Stan Collymore, exhibicionista y voyeur. Stan Collymore, ex delantero del Liverpool y Aston Villa, tuvo que reconocer su obsesión por el cancaneo después de ser descubierto por unos reporteros encubiertos de ‘the sun’. El cancaneo, o también conocido como ‘dogging’, es la práctica sexual consistente en mantener relaciones sexuales en lugares públicos, generalmente de forma anónima y sin ataduras.

5. Eriksson y sus hábitos sexuales. En su época de entrenador de la selección inglesa, Eriksson salía con Nancy Dell’Olio, una abogada italo-americana que no tenía ni idea de que él la engaña con una famosa ‘chica del tiempo’ sueca llamada Ulrika Jonsson. Ulrika, por su parte, era la ex de Stan Collymore, con quien hizo un video sexual en Chipre. Una grabación que el delantero amenazó con difundir, por cierto. Pero la historia no acaba ahí: Sven también engañó a Nancy con Faria Alam, su secretaria en la Federación de Fútbol Inglés. La misma que estuvo con el presidente ejecutivo de la FA, Mark Palios. Ulrika y Faria no dudaron al poco tiempo en revelar los jugosos detalles sobre los hábitos del sueco en la cama. Y, lógicamente, todo esto termino en el Gran Hermano del Reino Unido…

6. El cuarteto del Sunderland. Pónganse en escena: una tímida chica de 16 años, tres jugadores, unos cuantos ‘amigotes’ y una habitación de hotel. Dos de los protagonistas, el portero Ben Alnwick, a sus 19 años, y el extremo Liam Lawrence, con 24, ‘actúan’ mientras el último, el delantero Chris Brown, de 21 años, filma la orgía. El problema de un video es que, como su función lo indica, inmortaliza la escena en soporte físico. Y claro, a pesar de estar a buen resguardo nadie puede evitar que acabe cayendo en manos ajenas y se difunda vía web.

7. Ashley Cole, el marido de inducir a error. Si Cheryl y Ashley Cole están ahora separados, es en gran parte por culpa de este último. En enero de 2008, una peluquera que responde al nombre de Aimee Walton apareció en los tabloides ingleses afirmando haber sostenido una relación extramarital y bajo la influencia del alcohol con Ashley.

8. Oliver Kahn y el ‘Adulterio FC’. La pesadilla de los delanteros, Oliver ‘El Titán’ Kahn era también un rompecorazones. En 2003, todo iba viento en popa: Campeón alemán por quinta vez con el Bayern, padre de una niña y esperando a otro pequeño. Y entonces mete la pata: mientras su amor de juventud, su rubia, su esposa Simone, con quien está casado desde 1999, se encuentra a un paso de dar a luz, el canalla decide dejarla por una camarera, Verena Kerth, de 21 años. El caso impactó en el país teutón y la prensa bautizó al Bayern de Múnich como el ‘Adulterio FC’.

9. Las prostitutas de la selección israelí. En 1999, Israel está a dos partidos de clasificarse para la Eurocopa 2000. Para ello, debe vencer en la repesca a Dinamarca. Por suerte, el primer partido está programado en casa. Resultado, todo un baño: 0-5. en la vuelta, los israelíes acaban de perder el norte con tres goles más en la bolsa. Días después, la prensa reveló que cinco o seis futbolistas, en lugar de descansar antes del partido, no pegaron ojo al estar con las prostitutas.

10. Vagner Love en acción. Aparentemente, el nombre de Pamela Butt no debería significar gran cosa. Vagner Love, sin embargo, sí. La primera es brasileña de nacionalidad y actriz porno de profesión. El segundo lleva rastas y es un jugador de fútbol. Si escribimos los dos nombres juntos en Google, el primer enlace te lleva a un video de la pareja copulando en sábanas blancas inmaculadas. El rumor dice que el hombre que está al otro lado, echado sobre la cama, es Robinho…

http://www.marca.com/blogs/fuera-de-juego/2010/08/02/los-10-escandalos-sexuales-mas-sonados.html

Share

Sexo furtivo en Málaga

Nuestra provincia es una de las zonas más frecuentadas por aquellos que buscan encuentros sexuales al aire libre entre desconocidos. Los requisitos básicos: discreción, higiene y seguridad. Internet, sus foros y chats, potencian y facilitan las quedadas de doggers y cruisers

Los aparcamientos solitarios son una de las zonas favoritas para los asiduos al dogging.

¿Conoce usted a alguien que practique el cruising? ¿Qué opina de las personas que entablan una relación a través del toothing? ¿Qué respuesta le daría a alguien que le invita a un dogging? Quizás haya escuchado más de una vez la expresión cancanear pero en el ámbito sexual, ¿sabe a qué se refiere? Si usted ha contestado negativamente a varias de estas preguntas, es hora de que se actualice. Dogging procede de dog (perro) y tiene su origen en la década de los setenta, cuando muchos exhibicionistas y voyeurs acudían a los descampados acompañados de un perro para espiar a parejas en pleno acto amoroso. Con el tiempo, la aplicación de esta palabra comenzó a extenderse hasta desembocar en lo que actualmente se entiende por mantener sexo al aire libre y con desconocidos. Internet, sus chats y foros de toda la comunidad virtual, potencian y facilitan estos encuentros furtivos, y cada vez son más los adeptos que se atreven a hacer realidad sus fantasías más oscuras a través de las citas esporádicas y, normalmente, anónimas de los miembros de estos grupos. Las normas son claras: higiene, respeto y seguridad. En el dogging o cancaneo –como se ha traducido en España–, es normal encontrarse con hombres heterosexuales y parejas liberales que buscan otra forma de explorar los límites del deseo. Los motivos que llevan a estas personas a practicar el cancaneo son de muy diverso tipo pero encuentran en el anonimato una buena razón para dejar florecer el lado más carnal de la imaginación. Gracias a internet, los usuarios entran en contacto con otros amantes del dogging y planifican quedadas provinciales en las que exclusivamente se practica sexo.
Hablamos con un hombre de 36 años, casado, en uno de estos chats. Nos explica cómo cada fin de semana acuden su esposa y él a uno de estos parajes recónditos para encontrarse con desconocidos que mantengan relaciones sexuales con su mujer mientras él observa la situación desde el coche.
En Málaga también existe una comunidad abundante de doggers, al menos de interesados en el tema. En la página www.e-dogging.es y www.dogging-spain.com aparecen registrados más de trescientos usuarios simplemente de Málaga y provincia. Uno de los administradores de estas web explicó que se realizan encuentros semanales en Madrid, Barcelona y otras capitales de provincia, como la nuestra. Además, existe un registro donde es posible sugerir zonas nuevas para los encuentros.
La mayoría de los doggers son varones bisexuales o heterosexuales de entre 20 y 50 años y publican sus preferencias a la espera de que alguien les conteste para un encuentro. Mia, una de las pocas mujeres que frecuentan este tipo de chats, advierte de que las mujeres deben acudir siempre acompañadas a las citas y aconseja a las newbies (novatas) que es preferible desconfiar de un grupo de hombres que están solos.
Nos topamos también con un malagueño de 29 años que desde hace algún tiempo entra en foros de cancaneo en busca de mujeres que se atrevan con este tipo de experiencias aunque, según este usuario «es complicado: «La mayoría de las veces han aparecido a las citas hombres que se habían hecho pasar por chicas y tuve que salir pitando». En Málaga son muchos los lugares donde se dan este tipo de citas a ciegas. Desde Cerrado de Calderón hasta los Montes de Málaga y algunas de las playas más inhóspitas son el escenario perfecto para los doggers y voyeurs.

¿Mirar o ser mirado?
Los administradores de este tipo de foros se encargan de que las quedadas sean serias y de que acuda la mayor gente posible, pero también establecen ciertas cribas a la hora del registro. Por ello, cuando se abre la inscripción para un encuentro dogger, los organizadores buscan que se forme un grupo heterogéneo. Es decir, que acuda una cantidad proporcional de mujeres y hombres y sobre todo que esté equilibrada la balanza entre exhibicionistas y voyeurs. Y es que no todos los doggers participan activamente. De hecho, a la mayoría de ellos sólo les gusta observar la situación. Es lo que explica otro usuario de la sala de cancaneo del chat IRC: para este voyeur es mucho más divertido espiar a los amantes. ¿Voyeur o exhibicionista? ¿Dogger o mirón? En esto se resume el sexo al aire libre: el placer de observar o ser observado, ésta es una de las máximas en la filosofía del cancaneo.

Los mandamientos
Los doggers lo tienen muy claro a la hora de quedar y, al igual que se muestran muy permisivos en lo sexual, también exigen el respeto a ciertas normas protocolarias. El primer mandamiento, aceptar un no por respuesta. De hecho, a los novatos se les advierte previamente de que no insistan si alguien les rechaza en el encuentro. Además, la higiene es imprescindible y no se aceptan personas mal vestidas o poco aseadas. Los organizadores de las quedadas dogging también previenen de los posibles robos que pueden producirse durante algún descuido y aconsejan no llevar objetos de valor o guardarlos en la guantera del vehículo.

http://www.laopiniondemalaga.es/sociedad/2010/07/25/sexo-furtivo-malaga/355999.html

Share

Intercambio de parejas: principiantes

intercambio-parejas

Si estás en una relación y has decidido con tu pareja realizar un intercambio o swinging ambos deben recordar que la persona más importante en ese encuentro sigue siendo cada uno de ustedes.

Organizar un encuentro de swingers no es complicado. El intercambio de parejas está muy difundido en España, existen clubes, agencias y swingers profesionales que te ayudan a realizar tu primer intercambio. Siempre averigua con quienes vas a compartir pareja.

Esta será una experiencia que dará un giro a su vida sexual, hablen con honestidad y tomen todas las decisiones en conjunto. Lo primero a decidir es si ambos están de acuerdo con el intercambio. Nada de imposiciones.

Decidan qué tipo de swinging quieren: ¿con otra pareja?, ¿con otra mujer?, ¿con otro hombre?, ¿sexo grupal? Existen otras variantes en el intercambio de parejas, como juegos sado, cancaneo, entre otras que a ti o a tu pareja les interese experimentar.

Elijan como compañeros solo a personas que sean del total agrado de ambos, que a ambos les inspiren confianza, y viceversa. De no ser así, es mejor esperar hasta encontrar los compañeros ideales para su primer intercambio de pareja.

http://www.sexologia.net/19-06-2010/pareja/intercambio-de-parejas-principiantes

Share

Cruising o cancaneo

El cruising o cancaneo, lejos de lo que alguno pueda pensar, no se trata de una moda ni una práctica reciente, de hecho el término se acuño allá por los años 70 en Estados Unidos, aunque la práctica del cruising casi que se puede decir que es algo de toda la vida…

Sin andas un poco despistado, debes saber que el cruising se refiere simplemente a buscar relaciones sexuales en sitios públicos con personas desconocidas, a diferencia de un cuarto oscuro o un glory hole, aquí si le vamos a ver la cara a la otra persona y por tanto puede resultar mucho más excitante.

En los últimos años en España se han popularizado términos como dogging o cancaneo, en muchas ocasiones mitificados como grandes orgías en espacios públicos entre hombres y mujeres que se han dado cita por Internet, sin embargo la realidad puede ser bien distinta y cuando uno se planta allí a la hora fijada fácilmente puede ser 10 a 1 el balance de hombres y mujeres.

No obstante no me desvío del tema, ya que cruising se refiere únicamente al colectivo gay, y por si alguno está interesado no tiene más que hacer unas cuantas búsquedas en google tipo cruising madrid o cruising barcelona para encontrar los sitios más activos cerca de su localidad

Normalmente lugares como parques, bosques y espacios verdes que colindan con playas son las zonas predilectas para los aficionados al cruising. Es gente normal como tú y como yo… pero que simplemente desean disfrutar de una experiencia sin ataduras, con el aliciente de realizarlo en público y con la posibilidad de que más personas se unan a la fiesta.

La idea tampoco es que otros les vean, por eso quedan en sitios donde pueden tener sexo al abrigo de unos árboles o en la oscuridad de la noche, en realidad es más el hecho de mantener una relación sexual de manera espontanea con un desconocido, alcanzar el orgasmo, y luego cada uno marchar por donde ha venido.

Por si te interesa, una de las primeras películas que se hizo eco sobre el tema del cancaneo es una peli protagonizada por un tal Al Pacino… y que justamente se llama Cruising, él interpreta a un agente hetero que tiene que investigar una serie de asesinatos relacionados con gays que practican el cruising en Nueva York a finales de los 70.

http://blog.coompra.com/2010/05/cruising-o-cancaneo/

Share

El dogging

El dogging, o también conocido como cancaneo, es una práctica sexual que está ganando adeptos en nuestro país. En principio viene Inglaterra y su nombre es consecuencia directa de la vida sexual de los perros que, como sabéis, suelen hacerlo al aire libre.

Se trata por lo tanto de practicar el sexo al aire libre, puede ser en un campo, en la playa o también en tu propio coche, pero eso si, siempre con público que podria participar en estas prácticas o, como mínimo, mirar cómo te lo montas con tu pareja.

 

Como no estamos hablando de algo que se practique de manera ilegal, los aficionados a esta práctica sexual tienen una serie de foros en los que se hacen quedadas para llevar a cabo un dogging con más gente. El voyeurismo y el intercambio de parejas se combinan a la perfección en estos encuentros.

Porque lo que empieza como hacerle el amor a tu pareja con varios voyeurs termina en gran orgía donde vale todo. Es quizás una manera bastante romana de vivir la sexualidad, de salir incluso de nuestras casas para hacerlo en público. Como concepto nos parece acertado, sobre todo teniendo en cuenta que siempre se practica sexo seguro y que se hacen en sitios completamente apartados donde no se moleste a nadie.

Son ya más de 80.000 los mensajes recibidos por la web Dogging en España y esto significa que es una práctica que va en aumento cada día. En los foros, divididos en áreas geográficas, sólo se puede entrar si te registras con anterioridad ya que en ningún caso se trata de fomentar las visitas de mirones o indeseables.

Volvemos a lanzar el guante a nuestros sabios lectores, ¿qué pensáis de esta práctica?, ¿os gustaría participar?, ¿lo habéis hecho ya y nos lo queréis contar?. Vuestros comentarios son bienvenidos.

Vía I Dogging

http://www.hablamox.com/2044/dogging-nueva-practica-sexual.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+hablamox+%28Erotismo+y+sexo.+Hablamox%29&utm_content=Google+Feedfetcher

Share

Dogging y Cancaneo

Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando. Y nunca mejor dicho. Al fin y al cabo estamos hablando de lo mismo, ya sea en su versión anglosajona o hispánica. De un tiempo a esta parte se está hablando mucho de las prácticas sexuales que tienen como denominador común el hecho de ser realizadas al aire libre, de manera anónima y en grupo.

En ‘La noria’ han hecho su debate pertinente y en otros programas han abordado la cuestión, normalmente, desde una óptica tremendista y acusadora. Ya sabéis, el típico reportaje realizado con cámara oculta, ilustrado con música de película de miedo, voz en off preocupada y con un trasfondo moralista indudable.

Al tratarse de comportamientos sexuales minoritarios o poco convencionales es muy fácil echarse las manos a la cabeza, mesarse los cabellos y barbas y condenar al fuego eterno a quienes los ponen en práctica. Aunque a más de uno le brillen los ojos o sientan un particular come-come al hablar de la cuestión. La hipocresía en estos temas es el pan nuestro de cada día. No es ninguna novedad.

Las personas más críticas o que se escandalizan con la promiscuidad, con el sexo entendido como un simple intercambio de fluidos desprovisto de cualquier tipo de condicionante afectivo o moral suelen utilizar la expresión ‘como los perros’ a la hora de describir y descalificar esta manera de desenvolverse sexualmente por la vida.

Como sucede con muchos insultos o términos peyorativos, los aludidos pueden darle la vuelta a la tortilla y tomar por bandera precisamente la palabra utilizada como instrumento de agresión. Esto es lo que ha sucedido precisamente con el ‘dogging’. O sea, hacer el perro. Se trata de una práctica sexual nacida en Reino Unido en la década de los 70 en la que convergen y coinciden varias parafilias: exhibicionismo, voyeurismo, intercambio de parejas.

Por cierto, en el Reino Unido se trata de un fenómeno de tales dimensiones que ha inspirado el guión de una película que está a punto de estrenarse. Se llama ‘Dogging, a love story’. ¿Para cuándo un remake a la española con Willy Toledo?

Este tipo de encuentros sexuales no surge espontáneamente. Normalmente, como sucede con los espacios dedicados al ‘cruising’ gay (en cierta manera, antecesor del ‘dogging’), se trata de lugares conocidos por sus practicantes en los que es muy difícil que un despistado se encuentre con el pastel. Se trata de espacios al aire libre, alejados de cualquier tipo de concentración humana, y que quedan fijados previamente en los foros de acceso restringido de páginas web de contactos o de practicantes, ya sean veteranos o novatos.

[foto de la noticia]

En España la asociación ‘Dogging Spain’ cuenta, a través de su página web, con más de 55.000 usuarios, aunque sospecho que no todos son muy activos. No son los únicos. También existe esta (quizás se trate de una escisión, no sé): E-dogging. La forma de operar siempre suele ser la misma. Normalmente, se fija un lugar de encuentro, día y hora (según la ciudad o comunidad autónoma) y el afiliado debe indicar si acudirá al encuentro sólo o acompañado y en qué plan, si a mirar o a participar.

Todavía hay pocas mujeres solas que se aventuren a practicar este tipo de sexo anónimo y grupal, aunque cada vez hay más parejas que participan en estos encuentros. Por cierto, que desde Dogging Spain se recuerda la obligatoriedad del uso del preservativo en todos los encuentros. Ignoro si la recomendación se sigue a rajatabla. Espero que sí. Más que nada porque, con tanta gente, hay que andarse con ojo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/23/camaredonda/1258977872.html

Share

‘Dogging’ o sexo en público

El término ‘dogging’ es un eufemismo británico para referirse a la actividad sexual que se realiza en un lugar semipúblico. La ubicación de dicho lugar es crucial para esta actividad. Generalmente se trata de lugares apartados del mundanal ruido. Puede tratarse de un bosque, de un gran parque, de unas dunas, de la playa… sitios a los que habitualmente se accede más bien en coche.

Con frecuencia se encuentran presentes —tan sólo mirando o participando activamente— más de dos personas. De hecho, puede tornarse en una situación de sexo grupal. La práctica del ‘dogging’ en algunas ocasiones se traduce al castellano como ‘cancaneo’. Y alienta —directa e indirectamente— la práctica del exhibicionismo y del voyeurismo.

El número de participantes en un momento dado puede ser elevado, dependiendo de la ciudad, el día, el momento… En ocasiones todo parece transcurrir tan lentamente que no se llegan a formar grupos extensos.

Un aspecto curioso de los encuentros de ‘dogging’ es que a menudo se convocan a través de internet y de un momento a otro. Las personas no suelen conocerse con anterioridad. Hay una tendencia en cuanto a los días, horas y lugares donde se realiza la práctica. Existen puntos geográficos que a menudo se convierten en el escenario sexual elegido por sus practicantes.

Originalmente, el término ‘dogging’ se usaba para referirse a aquella actividad en la que alguien espiaba a parejas que se encontraban realizando actividades sexuales en el coche o en algún otro lugar público. Es decir, el término se empleaba para referirse concretamente a una conducta voyeurista. Recordemos que una parte esencial del voyeurismo tradicional es la excitación que les supone mirar prácticas sexuales sin ser vistos. En el ‘dogging’ las personas miran y se exhiben abiertamente. En ese sentido se puede considerar una extensión de la práctica del ‘swinging’ o intercambio de parejas, la cual se realiza en público. En un principio esta nueva variante del ‘dogging’ surgió en Gran Bretaña. No obstante, en la actualidad hay evidencia de su práctica en muchos países más, como pueden ser: EUA, Canadá, Francia, Irlanda, Australia, Brasil, Holanda, Noruega, Polonia… En España esta práctica está cobrando cada vez más auge, quizás debido al carácter gregario de los españoles.

Como hemos aclarado al escribir sobre el exhibicionismo y el voyeurismo, la práctica del ‘dogging’ en muchos lugares representa un delito. En algunas sociedades la ley es más estricta al respecto, y en otras es bastante más laxa. En España hay ciudades, como Benidorm, en donde se han realizado muchos vídeos clandestinos de parejas practicando ‘dogging’ y que es posible encontrar en internet. Hay portales y foros que se especializan en mostrar este tipo de vídeos.

La legislación en el Reino Unido es muy curiosa en este respecto. Estipula que si todos los participantes en la escena de ‘dogging’ son adultos, están ahí voluntariamente, y no pasa por ahí ninguna persona ajena a la práctica, entonces no existe delito. Queda claro que esto no ofrece ninguna garantía a los practicantes.

¿Conocías la práctica del ‘dogging’? ¿Alguna vez te has visto en una situación de esas características? ¿Te gustaría participar en la práctica del «dogging»? ¿Qué reacciones te evoca? ¿Conoces a alguien que lo practique?

http://www.soitu.es/soitu/2009/09/18/sexo/1253275664_929230.html

Share