Las prostitutas reclaman zonas para ejercer en las calles de Barcelona

Más de doscientas profesionales presentan a los alcaldes una lista de reivindicaciones

Los partidos se oponen al sexo de pago en la vía pública

Manifestación de prostitutas contra de las políticas de Trias. / JUAN BARBOSA

El colectivo autodenominado Putas Indignadas, integrado por diferentes grupos de mujeres que ejercen la prostitución en su mayoría en las calles del Raval, y la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) han realizado diversos encuentros con los que pretenden elaborar “un programa político en Barcelona a favor de las trabajadoras sexuales”. Ambos colectivos representan a más de dos centenares de mujeres que están dispuestas a presentar sus propuestas a las diferentes formaciones políticas. Las prostitutas reclaman el cese de la persecución política y policial y zonas, pactadas con los ayuntamientos, donde poder ejercer su trabajo. Las mujeres critican con fuerza las políticas de tolerancia cero con los clientes “solo benefician a las redes de explotación sexual y al proxenetismo”.

La presidenta de Aprosex, Paula Vip, es crítica con la posición que han adoptado los partidos políticos respecto a la prostitución: “A ver si se dan cuenta de una vez por todas que hay un colectivo de trabajadoras del sexo que también votamos y que no tenemos derechos”. Vip ha solicitado en innumerables ocasiones el cese de las sanciones a los clientes. “Los políticos han abocado a la pobreza a las prostitutas del Raval con sus multas que lo único que consiguen es criminalizarlas por un lado y dejarlas sin clientes en un país donde el ejercicio de la prostitución libre y voluntaria no está prohibido”. Vip asegura que con las políticas “represivas” lo único que se consigue es precarizar, aún más, los servicios sexuales: “Estamos huyendo de la Policía cuando los agentes deberían ser nuestros aliados para poder acudir a ellos cuando un cliente se vuelve violento o no quiere pagar”.

Muy pocos partidos se han mostrado abiertos a las propuestas de las prostitutas. “Queremos pactar con los consistorios horarios y zonas para trabajar en la calle además de que acabe de una vez por todas esta persecución”, sentencia Vip. “A los políticos el tema les viene muy grande, muchos mienten y anuncian presiones insoportables contra nuestros clientes para, supuestamente, protegernos; señores , por favor, no nos protejan”, asegura. Vip afirma que la mayoría de mujeres que ejercen en la vía pública lo hace voluntariamente y explica que “según la ONU y la OIT solo el 15 % de las prostitutas en España trabajan obligadas”

“Aquí hay oscuros intereses, les interesa que desaparezcamos para que el monopolio del sexo de pago beneficie a empresarios con locales que explotan a las mujeres, se quedan como mínimo el 50 % de cada servicio y encima no pagan ningún tipo de impuestos por esos ingresos”, denuncia Vip.

Queremos pactar con los consistorios horarios y zonas para trabajar en la calle

Maribel Martín es la primera prostituta a la que la justicia ha reconocido sus derechos laboralescomo chica de alterne, tiene 63 años y abandonó el oficio poco después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) reconociera sus derechos laborales tras trabajar en un club de Granollers. Martín se muestra, igual que Vip, muy tajante: “Los políticos solo se dedican a perseguir a las pobres chicas que sobreviven como pueden y, mientras, permiten que crezcan las mafias de proxenetas en los burdeles”. Martín asegura que detrás de este tipo de negocios “hay intereses y gente muy poderosa”. Denuncia que el modus operandi de este tipo de sociedades está cercano a la esclavitud: “Las mujeres trabajan en los clubs, al servicio de las peores mafias del mundo, y cuando ya no las quieren las echan a la calle”. Martín lo tiene claro: “Hay que cerrar todos los clubs, los políticos tienen que hacer cumplir las leyes y castigar el proxenetismo que se ejerce en esos lugares”. De la misma forma que Vip, Maribel Martín también cree que la solución es crear zonas “controladas” donde poder ejercer libremente la prostitución “sin ninguna red de explotación detrás”.

El problema político de la prostitución

CiU: “La oferta y demanda de servicios sexuales en la vía pública no puede existir en nuestra ciudad”

Para los partidos políticos enfrentarse a la realidad de la prostitución no es fácil. Las formaciones tienen sensibilidades diferentes y atajos para solucionar lo que algunos consideran un “problema”.

La concejal de CiU en Barcelona, Francina Vila, es tajante: “La oferta y demanda de servicios sexuales en la vía pública no puede existir en nuestra ciudad”. Vila asegura que las políticas de los convergentes seguirán encaminadas a ayudar a buscar alternativas a las mujeres que ejercen la prostitución, “nunca las dejaremos de lado, atenderemos a las víctimas de la trata y nos coordinaremos con la justicia”.

El PSC denuncia que el 95 % de las prostitutas que ejercen en la ciudad condal son “víctimas de trata y explotación”

Las propuestas convergentes no son antagónicas a las del alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni. El socialista reclama una Barcelona “libre de explotación sexual”. Denuncia que el 95 % de las prostitutas que ejercen en la ciudad condal son “víctimas de trata y explotación”. Collboni apuesta por una ciudad “libre de prostitución” ya que considera que ejercer esta actividad en la calle o en cualquier otro sitio “es un atentado contra la libertad de las mujeres y nuestros esfuerzos están enfocados en protegerlas”.

Belén Pajares, concejal del PP en el consistorio barcelonés, es partidaria de los programas para ayudar a que las mujeres abandonen la “esclavitud que supone la prostitución”. Según la política popular: “En la calle no debe haber prostitutas, las familias y los niños no tienen por qué presenciar todo lo que conlleva ese oscuro mundo”. Los populares no están por la labor de permitir zonas, ni ceder ningún tipo de equipamiento para el sexo de pago. Su política es clara “presión” sobre los clientes.

Por su parte, la diputada y candidata a la alcaldía de Barcelona por Ciutadans, Carina Mejías, propone un marco legal donde todas aquellas personas “que ejercen libre y voluntariamente la prostitución puedan acogerse al régimen de autónomos”. Mejías asegura que de esta forma se conseguiría una mayor protección y se podría velar por que el sexo de pago se realice con unas condiciones mínimas de seguridad e higiene. Aún así, Mejías es partidaria de prohibir la actividad en la vía pública y permitir que se realice en locales previamente autorizados. “Lo mejor que podemos hacer por las mujeres es regularlas y perseguir a las redes de explotación sexual”, afirma la candidata de Ciutadans.

El País se ha puesto en contacto con la CUP y con ERC sin que se hayan pronunciado respecto a las propuestas políticas relacionadas con el ejercicio prostitución. Barcelona en Comú confesó a este rotativo no tener todavía una opinión formada sobre el tema y necesitar diversas reuniones para acabar de forjar su propuesta al respecto.

Decenas de mujeres alquilan sus cuerpos en las calles, pisos y clubs de las ciudades catalanas. Muchas, como Paula Vip “llevamos años cotizando como autónomas porque para cobrar nuestro dinero entonces sí que nos quiere el Estado, y no para darnos derechos, actúa como un proxeneta”. Decenas de prostitutas tendrán su papeleta preparada el próximo mes de mayo.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/02/28/catalunya/1425125725_535757.html

Share

«No hay que perseguir al cliente ni a la prostituta, sino al proxeneta»

Maribel Martin, la primera prostituta que consiguió que le reconocieran sus derechos laborales, recuerda que «el que comete el delito es el dueño» del local de alterne

«No hay que perseguir al cliente ni a la prostituta, sino al proxeneta»

ABC

Aumentar la presión sobre los clientes de la prostitución, como planteó hace unos días el director de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, para acabar con la lacra de la trata de personas, es «una medida populista». Así lo ve Maribel Martín, exprostituta y primera chica de alterne que consiguió que se le reconocieran susderechos laborales.

«No hay que perseguir al cliente ni a la prostituta, sino al proxeneta»

Maribel Martín

«El que comete el delito es el que tiene elnegocio de la prostitución. Al que se tiene que perseguir es al proxeneta y no al clienteni a la prostituta», aseguró a ABC, Maribel, quien, sin embargo, denunció que «no hay ningún interés en perseguir a los dueños de los locales de alterne».

En este sentido, señaló que «todo el mundo se lucra con el negocio ilegal de la prostitución y por eso es tan difícil erradicarla». Entre ellos, Maribel también cita los propios ayuntamientos «que dan permisos a ciertos locales sabiendo que allí se ejerce la prostitución». «Hay mucho engaño. Hay locales que se anuncian como ‘la cervecería escocesa’, como un sauna, un hotel o incluso como una peluquería y si uno se planta allí a las cinco de la tarde están todas las chicas desnudas», explica.

A sus 63 años Maribel no ejerce la prostitución. Desde que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña le reconociera en 2004 susderechos laborales por su trabajo durante un año en un club de alterne en Granollers (Barcelona), dedica su vida a denunciar la explotación de las mujeres que ejercen la prostitución «la esclavitud del siglo XXI», como ella misma la denomina.

«Con tres gobiernos diferentes, nadie ha actuado contra la explotación de las mujeres que ejercen la prostitución y siguen sin reconocerse sus derechos laborales», apunta.

http://www.abc.es/sociedad/20150221/abci-perseguir-cliente-prostituta-proxeneta-201502202032.html

Share

Absueltos de proxenetismo al no ver “leonino” el régimen del burdel

Las chicas pagaban 50 euros al día y 5 por cliente y cobraban el 50% de las copas.Carecían de permiso de trabajo y algunas ganaban 400 euros diarios.

El Tribunal Supremo ha revocado la condena de dos años y dos meses de cárcel impuesta por la Audiencia de Huesca a los dos responsables de un club de alterne de esa ciudad al estimar que las condiciones que imponían a las chicas no eran leoninas. Sí confirma las condenas de tres años y tres meses por narcotráfico a uno de los absueltos y a otro acusado.

Las chicas, todas brasileñas y sin permiso de residencia y trabajo en España, residían en el club. Estaban obligadas a pagar 50 euros diarios a sus responsables en concepto de manutención y también debían entregar cinco euros –por gasto de sábanas y suministro de preservativos– por cada servicio sexual que prestaban. Al mismo tiempo, se quedaban con el 50% del precio de las consumiciones que lograban que se tomaran los clientes. Eran multadas “si algún día se ausentaban del trabajo, salvo que ello fuera debido a enfermedad”, así como por bajo rendimiento

El Supremo rechaza “que aquella remuneración fuese inadecuada o leonina”. Para reforzar su tesis destaca las declaraciones hechas por dos de las mujeres, que explicaron a los investigadores que estaban allí de forma voluntaria y “sin haber recibido amenaza o coacción alguna”. Una de ellas explicó que “venía a ganar entre 3.000 y 4.000 euros al mes”. La otra dijo que “podía llegar a ganar de 300 a 400 euros diarios”.

La Sala Segunda del Supremo recuerda que el delito contra los derechos de los trabajadores por el que la Audiencia de Huesca condenó a los jefes del local se comete al explotar a ciudadanos de origen extranjero y sin papeles imponiéndoles condiciones laborales “notoriamente perjudiciales”. “No importa que la clase de trabajo llevado a cabo haya sido la prostitución”, añade.

RELACIÓN LABORAL Al mismo tiempo, define el trabajo de chica de alterne como la prestación de “servicios de agrado a los clientes, remunerada con el 50% de las consumiciones, con un horario determinado”, y señala que la relación entre el dueño de un club y una persona con esa dedicación en él “tiene naturaleza laboral y no puede ser calificada como arrendamiento de servicios”. “No precisaba de la plasmación en un documento, formalmente válido, para que se tuviera por nacida la relación laboral”, añade.

Por último, el tribunal indica que “la prostitución voluntaria en condiciones que no supongan coacción, engaño, violencia o sometimiento, bien por cuenta propia o dependiendo de un tercero”, no puede considerarse delictiva si se presta en “condiciones aceptables por el Estatuto de los Trabajadores”.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=587194

Share

Acude a Consumo para denunciar a una prostituta que le dejó insatisfecho

Un panadero con ganas de diversión se acerca a un prostíbulo de alto caché. Mientras toma una copa charla con una chica de alterne, y, en principio, tanto la tarifa de los servicios como la compañía le parecen bien. Pero resulta que queda insatisfecho y que a su juicio no se ha ganado los 160 euros que marca la tarifa. El cliente no llega a ningún acuerdo con el gerente del local, y menos aún con la chica. Así que el usuario ve que el dinero corre y sus necesidades se quedan sin cubrir. Ante tal coyuntura, decide presentarse en la Oficina del Consumidor y tramitar una denuncia.
Esta es una de las 267 reclamaciones que ha recibido la Junta de Arbitraje de la Diputación en los últimos seis meses en las que sus responsables han intentado una solución pactada sin tener que recurrir a cauces judiciales. En este caso no fue posible porque una de las partes –la mujer– no se presentó. La mayoría de las reclamaciones que se presentan ante la Junta de Arbitraje son más convencionales. Las facturas del agua, la luz y los teléfonos computan más del 75 por ciento de las quejas.
Share