Patrullas contra la prostitución

Grupos de hombres del proyecto ZeroMacho

seromacho

zeromacho

Hombres repartiendo octavillas en las Ramblas en contra de la prostitución. SANTI COGOLLUDO

El 20% de los varones españoles afirma haber pagado por sexo

Asociaciones de prostitutas critican que los hombres crean que “necesitamos que nos defiendan”

  • LUCAS DE LA CAL
  • Barcelona

“Los hombres de verdad no compran mujeres”. El primer cliente al que le entregan un papel con esta frase mira unos segundos hacia el suelo, levanta la cabeza y dice que sólo se va a tomar una copa. El segundo cliente al que le entregan un papel con la misma frase lo rompe en la cara de Pere Soler y su grupo de seis hombres. Los proxenetas montados en coches caros les miran con recelo. Las jóvenes de Europa del Este les insultan. Ellos permanecen impasibles en la puerta de uno de los burdeles de La Junquera, entregando propaganda contra la prostitución a todos los camioneros que hacen una pequeña parada en este municipio fronterizo entre Cataluña y Francia. Aquí hay el doble de mujeres vendiendo su cuerpo que hace 10 años. Muchos llaman al lugar el “paraíso de la prostitución”. Otros, como Pere, coordinador de la Asociación Zeromacho en España, lo consideran el epicentro de la corrupción moral y de la desigualdad de género.

“Tenemos que combatir el machismo empezando por su representación más extrema, la prostitución. Explotar sexualmente a las mujeres es incompatible con la democracia”. Palabra de un hombre que dice sentir estupor al leer que el 20% de los varones españoles reconoce haber pagado por sexo. Por ello, Pere decidió hace unos meses unirse al colectivo Zeromacho, un movimiento que nació hace cinco años en Francia de la mano de Gérard Biard, actual director del semanario satírico Charlie Hebdo. En sus columnas defiende que se debe multar a los clientes para poner fin a la explotación sexual de la mujer. Sus reivindicaciones ya están en 56 países, con miles de seguidores a pie de calle exigiendo que se prohíba la prostitución. Ahora se acaban de dar a conocer en Barcelona.

“Nos centramos en el problema, que son los clientes. Hay que construir una sociedad igualitaria y no pararemos mientras haya un solo hombre que pueda comprar los servicios sexuales de una mujer“, asegura Pere. Tiene 52 años y trabaja como director de relaciones externas del Parque Audiovisual de Cataluña. A su lado está Bernat Escudero, 38 años, empleado de una empresa hidráulica. Ellos, junto al resto de los 10 hombres que han puesto en marcha este proyecto en España, pasean estos días por el barrio barcelonés del Raval, “intimidando” con discursos sobre igualdad de género a aquellos que se acercan a las prostitutas apostadas en los portales. “También vamos por los institutos, llevamos a ex prostitutas, que explican a los chavales lo que se esconde detrás de ese mundo. Les enseñamos a respetar a las mujeres y a ellos mismos”, cuentan.

-“¿Por qué sólo sois hombres?”

-“La respuesta es sencilla, si nosotros no somos capaces de convencer a otro hombre para que no se vaya de putas, una mujer no lo va a hacer”.

Asociación Zero macho

Asociación Zero macho

“No necesitamos ser salvadas”

Como todas las historias, ésta también tiene dos caras. Por eso hablamos con Concha Borrell, presidenta de Aprosex, la primera asociación de prostitutas que lleva tres años en acción en Barcelona, dando apoyo moral y luchando por los derechos de las chicas que ejercen la prostitución por la normalización del trabajo sexual.

Encontramos a Concha en una manifestación a favor de la regularización de la prostitución, a pocos metros de donde el colectivo Zeromacho entrega panfletos con sus reivindicaciones. “Nosotras no necesitamos ser salvadas. Estaría bien que este grupo de hombres nos hubiera preguntado por nuestra situación. Se creen que no somos lo suficientemente fuertes para ayudarnos entre nosotras”, explica esta catalana de 43 años, terapeuta sexual y prostituta desde hace nueve años. “Lo que están haciendo estos tipos es victimizarnos y quitarnos la voz. No dudo de que sus intenciones sean buenas, pero desde nuestro colectivo llevamos años luchando por nuestros derechos, como ciudadanas y trabajadoras libres, y esto entorpece nuestra lucha”.

Concha lleva dos años en Barcelona dando cursos sobre prostitución, con grupos de seis y siete mujeres, con el objetivo de instruir a las chicas que empiezan a hacer la calle, con nociones básicas para la profesionalización del oficio más antiguo del mundo. “Trabajar en el mundo del sexo no es fácil. Hay que tener una formación”.

Desde Zeromacho no comparten la misma idea. “No está bien que se incite, con esos cursos, a que las chicas se metan a esclavas, que es en lo que te convierte la prostitución. Todas lo hacen a cambio de dinero, ninguna vende su cuerpo porque les guste, sino porque las circunstancias sociales las han llevado allí. Que quede claro que no es un trabajo, es explotación de la mujer”. El colectivo de hombres cada día que pasa tiene más adeptos en España. Ya han firmado su manifiesto más de 200 personas, con la idea de organizar patrullas urbanas en sus ciudades para dar a conocer la realidad que ellos perciben de estas mujeres.

“Muchos pensarán que somos unos frikis o ultracatólicos, pero nada de eso. Sólo queremos construir un país igualitario, sin machismo ni violencia contra las mujeres. Vamos contra los puteros, porque sin ellos no existiría la prostitución, y como consecuencia, desaparecería la trata de personas”.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/04/08/57068538e2704ee20e8b4637.html

Share

Concha Borrell: “Sóc treballadora sexual, em pago els autònoms però no tinc cap dret”

Concha Borrell (Paula Vip): “Sóc treballadora sexual, em pago els autònoms però no tinc cap dret”

LA TRIBU DE CATALUNYA RÀDIO

Arran de la carta que han firmat, entre altres persones, quatre alcaldesses de l’àrea metropolitana de Barcelona sobre la possibilitat de regular la prostitució voluntària a Barcelona, hem convidat Concha Borrell, prostituta i presidenta de APROSEX l’Associació de Professionals del Sexe.

http://www.ccma.cat/catradio/alacarta/la-tribu-de-catalunya-radio/concha-borrell-soc-treballadora-sexual-em-pago-els-autonoms-pero-no-tinc-cap-dret/audio/915612/

Share

Análisis gestual de Curso sobre cómo ser una buena prostituta – Las mañanas de TV1

Concha Borrell, prostituta de profesión, sale pitando del plató de Las mañanas de TV1 que dirige Mariló Montero, al sentirse insultada por los comentarios de la abogada feminista Lydia Falcón, al presentar el curso “Cómo ser una buena prostituta” que organiza APROSEX . La periodista Mariló Montero, para el debate alegando su experiencia como moderadora.

Visite el análisis gestual realizado por el psicólogo y máster en PNL José María Moya en www.soluciondarrel.com o al hastag #analisigestual

Mariló Montero – Curso de Como ser una buena prostituta from Soluciones de raíz donde Vimeo.

VIDEO – PRESENTACIÓN APROSEX

Presentación APROSEX from Soluciones de raíz donde Vimeo.

0:11 – 00:27: Mariló Montero al pronunciar el nombre de la ONG: Aprosex, hace un ligero movimiento para enfatizar (o burlarse?) Cuando pronuncia la sílaba “-sex”.

Acto seguido, llama la ONG una “empresa” y la reacción no verbal de la Sra. Concha Borrell (prostituta y terapeuta sexual) no se hace esperar: cierra la boca, mueve la cabeza lateralmente para aclarar verbalmente que ellas no son una empresa.

001.No me gusta lo q dices - aprosex

03:49: tartamudear

03:55: Expresión de ascos y desviación de la mirada hacia abajo (posiblemente recordando sensaciones).

002.microexpression asco

Todo ello nos lleva a inferir que realmente la asociación de conceptos “prostitución y fácil” no le resultan nada agradable a la Sra. Borrell.

03:59: Destaca la palabra “nada” con una afirmación de cabeza y elevación de cejas.

05:50: Coherencia entre el tono, ritmo de voz y la gesticulación no verbal.

6:02: Vemos como al finalizar la explicación, se apoya hacia atrás y tira el cuello atrás en un gesto que denota autoridad, despecho … “he dicho!”.

003.poder-despecho

8:31: tartamudear y después de hablar suelta una risa forzada

10:26: Ligera expresión de ascos cuando habla sobre “el estigma puta”

004.fastics - estigma puta

A partir de la intervención de la abogada feminista Lidia Falcón, se inicia el intercambio de palabras y gestos de lenguaje corporal que llevarán a la salida de plató de la Sra. Borrell.

11:08: Después de la interrupción de la Sra Borrell con un “faltaría más” a la Sra. Falcón, observamos el siguiente intercambio de miradas:

005.intercanvi miradas 1  006.Intercanvi miradas 2

En el caso de la abogada, se acompaña con un resoplido nasal (signo de desprecio).

En el caso de la Sra. Borrell, observamos por un lado, como su labio sube de forma asimétrica, indicando desprecio. Por otro, observamos cómo entorna los ojos, movimiento inconsciente que realizamos cuando la persona que tenemos delante no nos gusta o lo interpretamos como un peligro (generalmente el gesto también se asocia a rabia o enojo).

11.22: Sorpresa genuina: Cejas levantadas, ojos abiertos, boca abierta, mandíbula caída.

007.Sorpresa genuina

 

11:37-once y cincuenta y siete minutos: Observamos una serie de microexpresiones que van desde el enojo, pasando a la rabia y el desprecio.

Usted debe recordar, que la rabia es la única emoción progresiva, esto es, no pasamos de un estado normal a un estado de rabia, sino que es un proceso in crescendo donde el enojo se va acumulando hasta su expresión máxima: la emoción de rabia.

progresion-rabia-cat

12:37: Mariló Montero mira a derecha e izquierda con cara de incrédula ante los argumentos de la abogada Falcón.

19:20: Mariló Montero dice: “El doy miedo zanjado, de verdad, señora Falcón” y observamos un AU23 (cerrar boca) donde corroboramos que ciertamente no quiere hablar más del tema.

009.Lo doy miedo zanjado

20:39: La Sra. Falcón aparta la mirada y repica con los dedos (clara actitud de desacuerdo y no escucha) cuando el Sr. Fernando Ónega, defiende la necesidad de educación sanitaria preventiva en el ejercicio de la prostitución.

10.repicar dedos

http://www.solucionsdarrel.com/curs-sobre-com-ser-una-bona-prostituta-els-matins-de-tv1/#

 

Curs sobre com ser una bona prostituta – Els matins de TV1

Conxa Borrel, prostituta de professió, surt pitant del plató de Els matins de TV1 que dirigeix Mariló Montero, al sentir-se insultada pels comentaris de l’advocadessa feminista Lydia Falcó, al presentar el curs “Com ser una bona prostituta” que organitza APROSEX. La periodista Mariló Montero, atura el debat al·legant la seva experiència com a moderadora.

Visiteu l’anàlisi gestual realitzat pel psicòleg i màster en PNL José Maria Moya en www.soluciondarrel.com o al hastag #analisigestual

Mariló Montero – Curso de cómo ser una buena prostituta from Solucions darrel on Vimeo.

VIDEO – PRESENTACIÓN APROSEX

Presentación APROSEX from Solucions darrel on Vimeo.

0:11 – 00:27: Mariló Montero al pronunciar el nom de la ONG: Aprosex, fa un lleuger moviment per emfatitzar (o burlar-se?) quan pronuncia la síl·laba “-sex”.

Acte seguit, anomena la ONG una “empresa” i la reacció no verbal de la Sra. Concha Borrell (prostituta i terapeuta sexual) no es fa esperar: tanca la boca, mou el cap lateralment per aclarir verbalment que elles no són una empresa.

001.No magrada el q dius - aprosex

3:49: Tartamudeja

3:55: Expressió de fàstics i desviació de la mirada cap avall (possiblement recordant sensacions).

002.microexpression fastics

Tot plegat ens porta a inferir que realment l’associació de conceptes “prostitució i fàcil” no li resulten gens agradable a la Sra. Borrell.

3:59: Remarca la paraula “nada” amb una afirmació de cap i elevació de celles.

5:50: Coherència entre el to, ritme de veu i la gesticulació no verbal.

6:02: Veiem com al finalitzar l’explicació, es recolza cap arrere i tira el coll arrere en un gest que denota autoritat, despit…”he dit!”.

003.poder-despit

8:31: Tartamudeja i després de parlar solta un riure forçat

10:26: Lleugera expressió de fàstics quan parla sobre “l’estigma puta”

004.fastics - estigma puta

A partir de la intervenció de l’advocada feminista Lidia Falcón, s’inicia l’intercanvi de paraules i gestos de llenguatge corporal que portaran a la sortida de plató de la Sra. Borrell.

11:08: Després de la interrupció de la Sra Borrell amb un “faltaría más” a la Sra. Falcón, observem el següent intercanvi de mirades:

005.intercanvi mirades 1  006.Intercanvi mirades 2

En el cas de l’advocada, s’acompanya amb un esbufec nassal (signe de menyspreu).

En el cas de la Sra. Borrell, observem d’una banda, com el seu llavi puja de forma asimètrica, indicant menyspreu.  De l’altra, observem com entorna els ulls, moviment inconscient que realitzem quan la persona que tenim al davant no ens agrada o l’interpretem com un perill (generalment el gest també s’associa a ràbia o enuig).

11.22: Sorpresa genuïna: Celles aixecades, ulls oberts, boca oberta, mandíbula caiguda.

007.Sorpresa genuina

 

11:37 – 11:57: Observem un seguit de microexpressions que van des l’enuig, passant a la ràbia i el menyspreu.

Heu de recordar, que la ràbia és l’única emoció progressiva, això és, no passem d’un estat normal a un estat de ràbia, sinó que és un procés in crescendo on l’enuig es va acumulant fins la seva expressió màxima: l’emoció de ràbia.

progresion-rabia-cat

12.37: Mariló Montero mira a dreta i esquerra amb cara d’incrèdula davant els arguments de l’advocada Falcón.

19:20: Mariló Montero diu: “Lo doy por zanjado, de verdad, señora Falcó” i observem un AU23 (tancar boca) on corroborem que certament no vol parlar més del tema.

009.Lo doy por zanjado

20:39: La Sra. Falcón aparta la mirada i repica amb els dits (clara actitud de desacord i no escolta) quan el Sr. Fernando Ónega, defensa la necessitat d’educació sanitària preventiva en l’exercici de la prostitució.

10.repicar dits

 

Share

¿Por qué los jóvenes acuden cada vez antes a las prostitutas?

PROSTITUCION

Accesibilidad, inmediatez, comodidad… La sociedad modifica sus comportamientos al ritmo que marcan las generaciones nativas de la era ‘conectada’, criada en la gestión rápida y sin esfuerzo de tantas cosas antaño tediosas. Pero no todo son papeleos, exámenes ni compras. El sexo también ha encontrado su hueco. Sexo de pago que asegura el fin y ahorra el cortejo.

El inspector jefe del Centro de Inteligencia de Análisis de Riesgo de la Policía Nacional, José Nieto , alertaba recientemente en la cadena Cope  de una “bajada escandalosa” en la edad media del cliente de prostitución, explicando que “nos estamos imaginando al señor de corbata de cincuenta o sesenta años, pero la realidad es que es mucho más joven, de 19 o 20 años”.

Según fuentes policiales consultadas por El Huffington Post, no se trata de un muestreo ni un estudio estadístico oficial, pero sí de “una apreciación real en base a lo visto en diferentes inspecciones y actuaciones policiales con sus respectivas identificaciones”. Así, la Policía aclara que no pretende dar una media numérica exacta, “sino trasladar lo que se está observando de un tiempo a esta parte, que es una bajada de edad grande”.

¿POR QUÉ CADA VEZ MÁS JÓVENES?

La presidenta de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAM) , asegura que hay un problema de base en la educación digital y en el fácil acceso a determinados contenidos. “Los anuncios y el mal uso de internet han degenerado en una normalización de la prostitución como una actividad de ocio más y de la imagen de la mujer como un objeto de consumo”.

Asimismo, destaca que el carácter nativo digital de los jóvenes, cada vez más precoces en curiosear por la barra libre de internet, contribuye a la aceleración de un proceso “en el que falta mucha prevención”.

En este sentido, Mamen Britz, portavoz de Hetaira, asociación defensora de los derechos de las trabajadoras del sexo , comparte la idea de la temprana iniciación, pero no la connotación negativa. En su opinión, la bajada de edad es algo natural que puede deberse a que ahora los jóvenes “empiezan a tener relaciones a los 13 o 14 años”, lo que hace que también tengan inquietud por experimentar antes con prostitutas, “ya sea por miedo, falta de experiencia o ganas de aprender”.

Enrique García Huete, director de Quality Psicólogos  y experto en comportamientos sexuales, considera que hay un cambio de valores que tiene que ver con la gratificación inmediata. “La pornografía, por ejemplo, está ahora a dos clics de distancia”, comenta. En su opinión, “muchos jóvenes de hoy no tienen capacidad de frustración” porque han sido educados en la cultura consumista y consentida del “lo quiero, lo tengo” hasta llegar, en ocasiones, “a ser pequeños dictadores”.

Así, explica, “los chicos salen, beben e intentar ligar con chicas, pero si no lo consiguen no tienen por qué irse a casa cabizbajos porque saben que lo tienen ahí y pueden satisfacer sus necesidades por 20 euros”, una fácil accesibilidad que viene acompañada por el exotismo de la variedad. “Ahora pueden acceder a personas exóticas, de muchos países y con rasgos diferentes, es decir, se introduce en el ámbito del sexo un elemento más original”, ese morbo que, a su juicio, hace que el estímulo sea más grande.

Por último, García Huete critica que se haya permitido “el gran descenso de la percepción de riesgo” respecto al SIDA. “No ha habido una sola campaña en los últimos años, no se oye hablar de ello y los jóvenes de hoy no tienen miedo. Esa relajación en la concienciación es muy perversa”, concluye.

DISCUSIÓN EN TORNO A LAS MAFIAS

La Policía asegura que con su mensaje de alerta pretende concienciar los a los más jóvenes de que “esto no es un juego ni una chiquillada” en la que primero te vas de copas y luego terminas la noche con prostitutas. “Detrás de ese juego puede haber una red que esté explotando a una chica. Tenemos que tomar conciencia de esto para erradicar las mafias”, sentencia.

Esta estrategia de disuasión, coincidente con el argumento de APRAM de que “si no hay demanda, no hay venta o explotación de mujeres”, es lo que más irrita a las defensoras de la prostitución. Concha Borrell, presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) , afirma a este diario que es un “error tremendo” hablar solo de mafias. “Me encantaría que se acabara con la mafias, pero no solo en prostitución, también en textil… Las mafias no tienen nada que ver con la actividad de la prostitución”.

Borrell cree que las mafias son una excusa para estigmatizar a los clientes y aconseja a las autoridades que “si tienen esos datos, que yo los desconozco y dudo mucho de ellos”, actúen contra esas mafias. “No sé a qué esperan para salvar a todas esas mujeres. Pero que no persigan a los clientes. ¿Qué tiene de malo que un hombre de 20 años vaya con prostitutas? La gente joven por lo menos aprenderá a hacer un buen sexo, aprenderán algo, aprenderán a tratarlas…” defiende apasionada.

En este mismo sentido, Mamen Briz, asegura que no sabe dónde está el problema con la edad del cliente. “No nos preocupa la edad, lo importante es el respeto. No podemos asumir que un estado que discrimina a las prostitutas sin derechos laborales, utilice a los jóvenes como chivo expiatorio”.

“PUTAS SÍ, TONTAS NO”

Las responsables de Hetaira y Aprosex denuncian que el estado usa a las prostitutas cuando le conviene y aconsejan a las autoridades que, si realmente quieren terminar con la trata de mujeres, regularicen a nivel laboral el trabajo sexual. Para Briz es un problema de voluntad política en el que “está todo por hacer en materia de derechos” y a los gobiernos “sólo les preocupan las prostitutas en la calle y multar”.

Por su parte, Borrell concluye de una forma mucho más tajante. “Para incrementar el PIB somos buenísimas, pero para todo lo demás somos los peor porque no tenemos derechos. Mire, putas sí, pero tontas no. Todo el mundo habla de prostitución, se les llena la boca… pero a nosotras nadie nos pregunta. ¿Sabe acaso la Policía lo que se siente al ponerse de rodillas y hacer una felación? No, eso lo sé yo”.

http://www.huffingtonpost.es/2015/03/03/jovenes-prostitutas_n_6719286.html

Share

El número de prostitutos se triplica

En Madrid hay 4.000

El número de prostitutos se triplica

  • El oficio más viejo ya no es exclusivo de mujeres

  • El alto nivel de paro empuja a muchos jóvenes a ejercerlo, algunos para poder estudiar

Un 'chapero', con un cliente en los alrededores de Las Ventas, en...

Un ‘chapero’, con un cliente en los alrededores de Las Ventas, en Madrid

QUIQUE FIDALGO

Rodrigo lleva una doble vida. Por el día, es un aplicado estudiante dePublicidad en Madrid. Pero cuando cae la noche, vende besos, abrazos y caricias por dinero. Los músculos y la belleza de este joven de 22 años son apetecibles para muchas mujeres y hombres, pero sólo están al alcance de quienes pueden pagar 300 euros por un apasionado encuentro de una hora. Sí, Rodrigo es prostituto.Chapero. Gigoló. O como le gusta que le llamen: “Soy un puto”.

Como él, muchos jóvenes universitarios se han convertido en profesionales del sexo de pago por el alto nivel de desempleo (53,7% en los menores de 25 años) y para poder pagarse las tasas universitarias, que en la Comunidad de Madrid han subido un 65%. “Hace dos años pagaba 900 euros de matrícula. Ahora me cuesta más de 2.000 y mis padres no se lo pueden permitir. Hace un año decidí prostituirme porque vi que era la manera más fácil de conseguir dinero para seguir estudiando”, cuenta Rodrigo. Su familia no sabe a qué se dedica. Su padre está jubilado y su madre es asistenta en paro. “Les dije que después de clase había encontrado un trabajo en unos almacenes y como coartada para las noches que paso fuera de casa creen que trabajo de gogó en varias discotecas”, afirma el joven.

El oficio más antiguo del mundo ha aumentado un 30% desde que comenzó la crisis, en 2008. Así lo confirman los estudios elaborados por la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex). En este porcentaje entran sobre todo chicas, pero no sólo ellas han recurrido al sexo de pago por la situación económica. Iván Zaro ha realizado diversos estudios sobre trabajadores masculinos del sexo para elAyuntamiento de Madrid y la organización Imagina Más. “El número de hombres que se prostituyen se ha triplicado en España. Aquí tenemos aproximadamente 4.000 chaperos“, dice.

En los últimos años se ha disparado el número de infecciones por VIH en los prostitutos. El doctor Jorge del Romero es uno de los médicos más reconocidos en España por su investigación y tratamiento del sida. “Casi un 20% de los hombres que se dedican a vender su cuerpo, entre ellos muchos estudiantes, están infectados, mientras que en las mujeres es del 0,3%”.

Rodrigo es bisexual. Sus clientes más habituales son hombres mayores con alto poder adquisitivo. “También me llaman mujeres que quieren que les acompañe a comprar, cenar y que me haga pasar por su novio. En alguna de estas citas acabamos teniendo sexo. En otras, no. En este caso hago jornadas como acompañante de 10 horas por 1.200 euros”, dice el joven, que acaba de terminar un servicio en el centro de Madrid y ahora tiene que ir a la universidad. Durante la hora y media que dura la clase de Psicología de la Comunicación, ha recibido nueve mensajes. Todos de clientes. Ya ha quedado con uno de ellos en laCastellana, donde tendrá un encuentro que acabará entre las sábanas de un hotel.

Concha Borrell recibe diariamente llamadas de chavales como Rodrigo, que acaban de entrar en la prostitución. Preside Aprosex, la única asociación formada por profesionales del sexo en activo. “Es una pena. A la mayoría de ellos no les gustan los varones y lo hacen porque tienen que ayudar a sus familias y quieren seguir estudiando. Me llaman destrozados. Se desahogan conmigo porque no se lo cuentan a nadie”.

Éste es el caso de Manuel, 24 años, estudiante de Ingeniería de Caminos en Vigo. “No me gustan los hombres, pero éstos son más promiscuos y me llaman más que las mujeres”, dice este joven de ojos verdes. Lleva prostituyéndose tres años y a todas sus citas acude en traje y corbata. Gana casi 4.000 euros al mes, con los que se paga la universidad, un piso en la plaza de la Constitución y los caprichos que se le antojan. Actualiza su anuncio cada semana en una página web, donde cada 20 minutos se publica un nuevo reclamo de “estudiante de compañía”. Además de ser una realidad, el fetiche universitario es una herramienta de marketing que utilizan los chaperos para captar clientes. La mayoría de anuncios de internet y de periódicos suelen ser falsos. “A los hombres les da mucho morbo pensar que están con un yogurín colegiado”, afirma Manuel.

En Barcelona encontramos el caso de Héctor. Este mallorquín de 25 años, estudiante de 4º de Económicas, suele trabajar con Rosa, de 18, que cursa Enfermería. Ambos estudian en la Universidad de Barcelona. Ofrecen sexo en pareja por 290 euros la hora y shows eróticos a la carta por el doble. “El cliente busca en los universitarios gente joven y no profesionales”, dice Héctor. Tiene un blog donde se publicitan como “un grupo de chicas y chicos de la Universidad de Barcelona, bisexuales, liberales y de mente abierta”. En esta ciudad también está Marc, que se pagó el último curso de Ciencias Sociales vendiendo su cuerpo a hombres y mujeres. La mayoría de sus clientes son turistas. “La verdad es que disfruto mucho de los servicios. Últimamente me piden mucho sado”.

Lolo está estudiando el desarrollo de la prostitución en la historia desde la perspectiva del filósofo alemán Max Scheler. Este joven de 26 años compagina sus estudios de Filosofía en Madrid con el trabajo de chapero. “Una noche un hombre me ofreció 100 euros si tenía relaciones sexuales con él. Me gustó y así empecé. Un año después ya tenía una lista de clientes fijos y ganaba bastante dinero. Decidí entonces estudiar una carrera universitaria para poder dejar este trabajo en un futuro”, afirma Lolo. En sus citas siempre lleva un estuche lleno de condones de diferentes sabores. “Siempre tomo muchas precauciones. Conozco a compañeros a los que el cliente les ha pagado más por hacerlo a pelo y ahora tienen sida”.

‘Los clientes pagan, pero no por ello mandan’

Marc ha participado en talleres sobre prostitución que organiza Aprosex. Esta asociación lleva cinco años dando apoyo moral y luchando por los derechos de las prostitutas y la normalización del trabajo sexual. “Las mujeres llevan mucho más tiempo en esto, pero ahora cada vez más hombres están aprendiendo a usar también su cuerpo como una herramienta”, afirma Concha Borrel,escort desde hace siete años y presidenta de Aprosex. Su asociación estima que entre 300.000 y 500.000 personas se prostituyen para ganar dinero en España. “Con la crisis se ha disparado la prostitución. Hay muchos estudiantes pero, sobre todo, destacan las amas de casa y sus maridos en paro que se han metido en este mundo. Pero las mujeres seguimos siendo mucho más vulnerables”, subraya. Aprosex es pionera en organizar cursos de profesionalización de la prostitución. Concha, junto con psicólogos y terapeutas sexuales, preparan a mujeres y hombres sobre cómo evitar el rechazo al estar a punto de comenzar a trabajar, y se discuten temas como el compañerismo con colegas y hasta el marketing de los servicios de prostitución. “Los clientes pagan, pero no por ello mandan”.

http://www.elmundo.es/espana/2015/01/23/54c157d8e2704e27658b4579.html

Share

La palabra puta nos da poder

La profesional cree que la mayoría de sus clientes tienen carencias afectivas importantes

“La palabra puta nos da poder”

La prostituta y terapeuta sexual Concha Borrell es una de las profesionales que imparte los cursos de sexo de pago que se están celebrando en Barcelona

ALBERT DOMÈNECH 

“Trabajar en el mundo del sexo de pago no es sencillo”. Bajo esta premisa y, después de siete años de experiencia en el sector de la prostitución, la terapeuta Conxa Borrell ha decidido emprender una promesa que se hizo a ella misma cuando empezó a trabajar con sus primeros clientes: montar unos cursos de asesoramiento para aquellas mujeres que empezaban o que querían tener más información acerca del sexo de pago. La soledad o la vergüenza son, según Borell, dos de los estigmas a los que se tiene que enfrentar una puta que quiere ejercer libremente su profesión. La terapeuta cree que la palabra puta les da poder y anima a la sociedad a dejar los prejuicios morales a un lado y a humanizar el sector del sexo de pago y a sus clientes, a los que considera hombres normales con muchas carencias afectivas: “El mantra que tanto se repite de que los clientes nos vejan, nos humillan y nos violan cada vez que tenemos una cita con ellos, es falso”. Borrell rechaza las críticas que han recibido estos cursos por parte de algunos colectivos de mujeres y confiesa haberse sentido “vejada, humillada y violada por sus comentarios y mentiras que cuentan de un trabajo del que no conocen absolutamente nada”. La primera convocatoria de estos cursos organizados por la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX), y que también cuenta con la asesoría de la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, tuvo tanto éxito de convocatoria que han decidido hacer una segunda sesión este mismo fin de semana.

-¿Qué les ha llevado a impulsar un curso de prostitución?
-Esta iniciativa surge en el momento en el que yo empiezo a trabajar como prostituta, hace ocho años. En ese instante, yo no sabía a quién dirigirme, a quién preguntar, dónde tenía que llevar a mis clientes, cómo manejarlos, etc. Fue ahí cuando pensé cómo era posible que no hubiera alguien que impartiera un curso para las que empezamos.

-Se sentía insegura, vaya.
-Es un sector en el que te encierras dentro de cuatro paredes con alguien que no conoces de nada, y tu trabajo consiste en crear un clima íntimo. Eché mucho de menos que alguien me enseñara a manejar todo esto, así que me prometí a mí misma que, si continuaba en el sector del sexo de pago, tarde o temprano sería yo la que impulsaría esta iniciativa.

-¿Cómo se sentía usted en ese momento, y en quién confió?
-La soledad es lo peor de este trabajo. Hacer sexo con desconocidos es algo que asumes en el momento en el que decides dedicarte a la prostitución, pero vives la soledad de no poder contarle a nadie cómo te estás ganando la vida, tener que mentir a la gente que vive contigo, incluso a tus padres o a tu propia pareja. Significa inventarte una vida paralela para justificar unos ingresos de dinero que te hacen sentir mal y culpable, no porque estés haciendo algo malo, sino porque si eres prostituta la sociedad te señala.

-La palabra puta no tiene ninguna acepción positiva en nuestro entorno…
-A mí me gusta utilizar la palabra puta porque creo que da poder a las trabajadoras sexuales. Es nuestra palabra.

-¿Se hizo puta por necesidad económica?
-En el momento en el que tomé esta decisión tenía dos trabajos, pero no ganaba lo suficiente como para mantenerme. Mantuve el trabajo como contable en una empresa de servicios, mientras que por las tardes empecé a ejercer como puta.

-¿Su entorno entendió esa decisión, o se vio obligada a crear una vida paralela?
-Estuve cuatro años en el armario, sólo llevo tres fuera de él. Te puedo asegurar que estos tres años han sido de lo más gratificantes.

-¿Por qué decidió contarlo?
-No puedes vivir así. ¿Sabes lo que es mirar a los ojos de la gente a la que quieres y mentirles todos los días sobre las cosas que habías hecho? ¿Mentir a tu hijo cuando te pregunta por qué has llegado tarde ese día? Para las madres, las personas más importantes en la vida son nuestros hijos, y lo que yo llevaba peor era mirarle a los ojos a mi hijo y tener que mentirle.

-¿Usted cree que en nuestra sociedad se puede ejercer la prostitución y llevar una vida convencional?
-Está claro que no todos los hombres están capacitados para entender que tu trabajo es acostarte con otros hombres. Necesitas una pareja con una mente abierta, pero nuestra vida, en general, es absolutamente convencional. Nosotras no vamos por la calle con el cartelito de “soy puta”: vamos a comprar al mercado, llevamos a nuestros hijos al colegio, somos hijas, madres o hermanas. No vivimos de espaldas a la sociedad sino que formamos parte de ella.

-El sexo es adictivo. ¿Ha pensado alguna vez en dejarlo y no ha podido?
-¿Porque necesito sexo? No. El sexo no es adictivo, a no ser que tengas una enfermedad concreta y, en ese caso, son personas que no se dedican al sexo de pago porque dependen mucho de sus impulsos, pero no como una profesión. Nuestro trabajo es mucho más que dedicarse al sexo, una penetración o abrir la boca para hacer una felación. El sexo es algo mucho más amplio, hay que crear un espacio cálido en el que tanto tú como la persona que acabas de conocer puedan estar cómodos. Los clientes del sexo de pago son los mismos hombres que andan por las calles. Nada les define como puteros al igual que a nosotras nada nos define como a putas. El sexo no es una droga, no crea una adicción a no ser que estés predispuesto a ello. Hay muchísimas mujeres que lo dejan porque no les gusta el trabajo que hacen: logran sus objetivos y desaparecen.

-Veo que su discurso trata de humanizar la profesión del sexo de pago…
-Cuando el hombre busca sexo de pago, ya sea ojeando la sección de contactos o a través de internet, y se fija en las mujeres que se ofertan de manera libre y voluntaria, cree realmente que está buscando un desahogo sexual y que lo que va a tener es una relación sexual fantástica, sin ataduras; y aquí paz y después gloria. Normalmente, lo que luego te encuentras son seres humanos que tienen sus problemas y sus carencias afectivas, y que cuando están en una habitación encerrados contigo te suelen pedir más que les acaricies la espalda y el pelo, a que les hagas un trabajo puramente sexual. Se notan mucho las carencias afectivas en este trabajo y, por ello, uno de los refuerzos en el curso trata de enseñar a las mujeres a dar y a recibir el cariño que nos dan a nosotras.

-¿Es habitual que reciban cariño de sus clientes?
-Muchísimo. El primer interesado en que el contacto salga bien es el propio cliente que es el que paga. Por la cuenta que le trae, él ya intenta crear un clima de confianza, tranquilidad y de seguridad para que te sientas cómoda. Eso crea una empatía entre los dos de mucho cariño y humanidad. Es lo que se viene llamando el sexo afecto que, a veces, es mucho más efectivo que el sexo a secas. Una de las cosas que más les gusta a los hombres es proporcionar placer, les encanta. Una relación sexual de pago es exactamente igual que una de no pago, lo único que hay un sobre de por medio que cierra todas las normas que queramos imponer nosotras al cliente. Una buena profesional tiene que ser una buena amante, tiene que saber resolver problemas por estrés, una eyaculación precoz, etc.
-¿Hasta al punto que, al final, no se acaba consumando el acto sexual?
-Pasa muchas veces.

-¿Esa faceta humana es más habitual en la prostitución de lujo?
-Este término me aburre. Nosotras tenemos mucho contacto con mujeres que trabajan en la calle y, de hecho, hace tres años tuve la suerte de participar en una ponencia que se hizo en Madrid sobre prostitución para hablar sobre los clientes, y conocí a una chica que captaba a los suyos en un polígono pero que, en el fondo, tenían el mismo perfil que los míos. Le pedían lo mismo que a mí: cariño, besos, caricias, hablar y, muchas veces, se van sin echar un polvo. Normalmente, cuando un hombre busca sexo de pago en la red cree que necesita sexo, pero cuando llega a nosotras se deshace y dejar ver otra carencia mucho más humana y afectiva.

-En el temario de su curso hay varios puntos que insisten en la necesidad o no de enrolarse a esta profesión. ¿Intentan convencer a las mujeres primero para que no ejerzan?
-Dedicamos cuatro puntos de ese curso a desanimarlas (Ríe). Este es un trabajo realmente muy duro, en el que hay que usar mucho la psicología, interactuar mucho con la otra persona. A pesar de lo que diga la sociedad, tú eres un ser humano y el trato es directa e íntimamente con otro ser humano. Cuando les dije a mis amigos o mis hermanos que era una puta no lo entendían, tenían una imagen distinta de lo que es ser puta. En esos cuatro puntos lo que hacemos es decirles “cuidado chicas, porque este es un trabajo para el que no vale cualquiera”. No se trata de convencer a nadie, sino de contar la realidad tal y como es: no es un cuento de hadas, pero tampoco el último eslabón de la sociedad.

-¿Cuál es, entonces, el perfil que hay que tener para ejercer la prostitución?
-La empatía tiene que estar siempre ahí: tienes que estar dispuesta a crear ese clima de cordialidad que tiene el cliente. Tener muy claro las normas que tú tienes: tus horarios, tu manera de trabajar, lo que le pides a los clientes. Les decimos a las chicas que se olviden de todo lo que han visto en los medios de comunicación en los últimos 30 años y que entiendan que ellas son las profesiones y las que llevan las riendas de todas y cada una de las relaciones que mantengan con sus clientes. Las empoderamos muchísimo para que entiendan de una vez que estamos hartas de oír que no somos más que un trozo de carne con ojos tiradas en una cama y que el cliente puede hacer con nosotras lo que le da la gana. No hay nada más falso que esa afirmación. Las chicas deben tener un perfil de terapeuta sexual ya que saber manejarse en ese espacio es muy importante. Hay que trabajarlo todo y esa es la base de una buena profesional, crear ese clima que va desde la primera mirada hasta que le despides.

-Creo que no todas las chicas que se dedican al sexo de pago tienen esta situación tan idílica que me describe. No me negará que hay un tipo de prostitución, desgraciadamente muy visible, en la que las chicas sufren un trato inhumano…
-Eso no es prostitución, eso es trata de personas, y es un delito. Cuando se desmantela una red de personas obligadas a trabajar en talleres clandestinos de costura, nadie dice que se ha desmantelado una red de modistas y sastres. Las mujeres y hombres obligados a trabajar en un régimen de trata y con explotación sexual no son prostitutas o prostitutos, son víctimas de la trata de personas. Prostituta sólo lo es la que decide serlo libremente.

-¿Ese es el perfil de las chicas que acuden a su curso?
-Efectivamente. Hay muchas mujeres primerizas, que realmente quieren aprender a ejercer este oficio, aunque también es cierto que nos hemos encontrado con mujeres que llevan tiempo ejerciendo pero quieren aprender más. Les enseñamos a promocionarse en internet, a crear sus propios perfiles, a que tengan claras cuales son sus decisiones. Todas las profesiones necesitan de información y formación.

-¿Se sorprendió ante la expectación del primer curso?
Muchísimo. Se creó un clima de mucha confianza en el que las mujeres se abrieron muchísimo y contaron cosas muy íntimas, con dudas y preguntas muy interesantes que no habíamos puesto sobre la mesa. Fueron cuatro horas que pasaron muy rápido y salimos con la sensación de que tendríamos que haberlo organizado mucho antes. ¿Por qué nos ha dado tanto miedo decir, sí, soy puta, ¿i qué?

-¿Cuáles fueron las preocupaciones que más afloraron en la primera sesión del curso?
-El hecho de que les pudieran hacer daño. Este estigma que cae sobre el putero de que es un hombre violento, que sólo busca satisfacer su propio placer, que le da igual la mujer que tiene delante, hacerle daño o no. Es un mito falso con el que hay que romper definitivamente. El otro día una mujer muy sabia del Raval nos hizo una reflexión muy, muy dura: “Es absurdo pensar que alguien va a pagarte por pegarte, porque el hombre que quiere pegar a una mujer pega a la suya gratis”. Es una sentencia muy dura, pero cierta. Sólo hace falta echar una ojeada a las estadísticas.

-¿Qué estigma hay que normalizar de un putero?
-¡Que es un hombre normal y corriente! Tendrán un estatus más alto o más bajo pero, al final, las carencias afectivas del ser humano son las mismas.

-¿Las consecuencias anímicas de la estigma de una puta son más demoledoras que las de un putero?
-Sentirte avergonzada, sucia. Recuerdo que durante los primeres meses que ejercí, y a pesar de ducharme tras el último servicio que había realizado, necesitaba llegar a mi casa y volver a ducharme. Pensaba que no le podía dar un beso a mi hijo porque venía de ser puta. Como es algo que nosotras hemos vivido, pero que nadie nos cuenta, y sabemos cómo se siente una con ese estigma, queremos avanzarles los sufrimientos que van a tener para que puedan conocerlos, reconocerlos y solicitar la ayuda que necesiten con otras compañeras y amigas. Eso alivia muchísimo esta tensión.

-Sus cursos de prostitución han sido criticados por algunos colectivos de mujeres. ¿Les sorprende más que afecta?
-Nosotros también somos un colectivo y somos mujeres, ¿no? La gente tiene derecho a emitir su opinión, lo que ya me parece más preocupante es que emitan juicios de valor que, además, están llenos de moralina. Nadie me puede decir que es feminista en el momento en el que se está luchando contra los derechos laborales, políticos y sociales de todo un colectivo de mujeres. Se les ha olvidado lo que es ser feminista. Feministas somos nosotras que estamos dando la cara y estamos luchando por nuestros derechos. Ellas sabrán hacia dónde van, y por qué cada vez tenemos jóvenes más sumisas a sus parejas, o por qué mueren por violencia machista chicas más y más jóvenes. Un poco de autocrítica no les iría mal.

-El modelo del patriarcado suele imponerse en la mayoría de las redes de prostitución, ¿no tiene esta percepción?
-Nostras somos putas, somos mujeres feministas y empoderadas. ¿A qué patriarcado te refieres? Si somos nosotras las que llevamos las riendas de nuestra vida, de nuestra economía, de nuestra sexualidad. Uno de los cursos más importantes del temario es el que enseña a las mujeres a descubrir su sexualidad. No enseñamos a ser las esclavas de nuestros clientes sino a disfrutar del trabajo que hacemos. Muchas mujeres jóvenes de hoy en día aprenden antes a fingir orgasmos que a tenerlos. Tendríamos que plantearnos qué tipo de educación sexual le estamos dando a nuestros hijos en casa y en la escuela.

-¿Se sienten perseguidas en Barcelona con las nuevas ordenanzas municipales sobre el sector?
-En Barcelona y en todas las ciudades. ¿Cómo se puede criminalizar a un cliente si existe una oferta? ¿A cuántos tontos estamos pagando el sueldo todos los meses? Las putas no son víctimas, son trabajadoras. Sé de muchas que se han reunido con el alcalde Xavier Trias para decirle que lo único que quieren son derechos, espacios y horarios para poder trabajar en el Raval y la única respuesta que han recibido es que no se preocupen que podrán ir a los comedores sociales. El alcalde las trata de mendigas cuando son trabajadoras.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20140327/54404123611/palabra-puta-nos-da-poder.html#ixzz2xXPsypdi

Share

Prostitutas en el Mobile World Congress: “Igual que los hoteles, nosotras también subimos las tarifas”

No sólo Mark Zuckerberg y Jan Koum captan interés de los asistentes a la feria de móviles, que ha arrancado con un éxito evidente a juzgar por la dificultad para transitar en muchos de los espacios del recinto de Fira Gran Vía.

Imagen del blog personal de Mar Fontes, escort de lujo en Barcelona

Imagen del blog personal de Mar Fontes, escort de lujo en Barcelona

Patricia Morales

La mayor feria de tecnología móvil del mundo abrió sus puertas en Barcelona este lunes con la vista puesta en la masiva llegada de extranjeros de todo el mundo. Pero no sólo las puertas  de la ciudad condal se abrieron de par en par, también las tarifas de las prostitutas de lujo, que incrementan sus precios a la vez que suben los visitantes a la feria. Allí todos ganan, o pierden, pero a precios de auténtico lujo.

No sólo Mark Zuckerberg y Jan Koum captan interés de los asistentes al Mobile World Congress (MWC), que ha arrancado con un éxito evidente a juzgar por la dificultad para transitar en muchos de los espacios del recinto de Fira Gran Vía. Los hoteles cuelgan los carteles de ‘completo’ mientras las prostitutas hacen su particular agosto abriéndose a la posibilidad de encontrar clientes potenciales a los que deleitar con sus servicios.

“Hay muchísimos hombres en la ciudad, el ir de putas es una de esas cosas de toda la vida que queda en el imaginario de sentirse libre como hombre”. Son las palabras de Concha Borrell, presidenta de la Asociación Aprosex que comenta con Vozpópulilos pormenores de la situación que ahora viven las prostitutas con motivo de la mayor feria de la tecnología del mundo.

Nuestra interlocutora, en entrevista telefónica, confirma: “las putas, como los hoteles o los restaurantes, también subimos las tarifas con este tipo de eventos”.

Borrell, “encantada” con su profesión, confirma que en “en la feria hay tantísima gente, básicamente hombres”, que la ley de la oferta y la demanda está más viva que nunca. “Las mujeres no se ven ni de casualidad”, comenta, al mismo tiempo que confirma a este diario que “han venido chicas de todo el mundo que se dedican a eso, a ofrecer sus servicios de prostitutas en todos los foros internaciones que existan”.

No ofrecen cualquier cosa

Si bien es cierto que a las puertas de la feria de móviles se pueden encontrar folletos que ‘venden’ masajes y demás rituales eróticos, la presidenta de Aprosex confirma a Vozpópuli que “lo que vienen buscando los ejecutivos son mujeres formadas, buscan un tú a tú, incluso algunas pasan por ejecutivas”. Eso sí, “cada una se pone las tarifas en función de lo que ella pueda dar como profesional, las novatas piden algo menos”.

Ese no es el caso de Mar Fontes, compañera de Aprosex de Concha Borrell y quien ha anunciado, a través de su blog, que las tarifas por sus servicios se elevan hasta los 500 euros por hora y media. Ante este panorama, esta escort de lujo dijo en un comentario que “la semana que viene Barcelona se llenará de hombres ávidos de sexo. Algunos de ellos con muy buen gusto así que la demanda de mis servicios sufre un incremento tremendo. Para poder dar la mejor calidad, estar perfecta, con energía y buen humor como siempre, es decir al 100% como os merecéis, nunca concedo muchas citas al día”.

Voces críticas

La feria internacional de móviles de Barcelona prevé superar los 75.000 asistentes, 3.000 más que en la edición del año pasado, con más de 1.800 empresas expositoras, un centenar más que en 2013. Pese a estos datos, que reportarán un gran beneficio para la economía de la ciudad, existen quienes ven en este tipo de ferias un problema relacionado directamente con la prostitución.

Es el caso de la Federación de Barcelona de la Juventud Socialista de Cataluña (JSC) que exigió, tal y como informa Efe, que se acabara con la “prostitución encubierta” del Mobile World Congress y aseguró que la contratación de azafatas sexuales “representa los valores con los que CiU gobierna Barcelona”.

La organización insitió en que las ferias y congresos promueven un modelo económico en el que la ciudad “vive de y por los congresistas, olvidando sus propios ciudadanos y relegándolos a la servidumbre de los primeros”.

http://vozpopuli.com/actualidad/39449-prostitutas-en-el-mobile-world-congress-igual-que-los-hoteles-nosotras-tambien-subimos-las-tarifas

Share

La prostitución en un debate televisivo

Rosa Regás

Rosa Regás

Escritora.

En un programa de la cadena estatal, La mañana de la 1, ha habido un debate que no ha podido ser continuado por el abandono de una de las personas que formaba parte de él. Me refiero al del curso organizado por la ONG Aprosex, que con el título “Prostitución: nociones básicas para la profesionalización” tuvo lugar en Barcelona, y a las palabras que cruzaron entre ellas la representante de Aprosex, Concha Borrell, y la abogada feminista, Lidia Falcón.

Para empezar Concha Borrell separó de la prostitución a las mujeres que, víctimas de las mafias, son obligadas a prostituirse, y ni siquiera consiguen el dinero por el que han cobrado en su nombre esas mafias. Esas mujeres, según dijo, no son prostitutas sino víctimas de las tratas. Prostitutas son, y a ellas iba dedicado el curso, las mujeres que por las razones que sea deciden libremente dedicarse a la prostitución, les guste o no, del mismo modo que una mujer limpia durante diez horas diarias los retretes de los ferrocarriles, y lo hace porque quiere aunque, como es lógico, no le guste.  Aclaró también que el curso se había organizado teniendo en cuenta el crecimiento alarmante de la prostitución en España desde que tenemos esta crisis, y yo añado: montada por el capitalismo -o los mercados o llámenlos como quieran- con el  objetivo de incrementar el beneficio de sus empresas multinacionales o no, a las que tanto ayuda la reforma laboral que con más horas de trabajo por el mismo salario disminuido legalmente, a veces hasta un 40%, deja sin posibilidades de una vida laboral que permita al trabajador o a la trabajadora  llegar a fin de mes, sin contar con que esta misma crisis ha dejado en el paro al 26% de la población trabajadora.

En ese curso se afirma de entrada que la prostitución no es motivo de vergüenza, ni como dijo Lidia Falcón,”sólo la degeneración ética de la sociedad permite que se imparta este curso”, lo que provocó la salida de Concha Borrell del debate. Dijo además Lidia Falcón que así lo habían declarado igualmente las Naciones Unidas, aunque yo sólo he encontrado la opinión de las Naciones unidas, no sobre la prostitución sino sobre la violencia sexual que puede provocar.

En el artículo 1 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre laEliminación de la Violencia contra las Mujeres, en la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993, y en la Conferencia de Pekín, la violencia de género fue definida como “cualquier acto de violencia basado en el sexo que dé lugar o pueda dar lugar a un perjuicio o sufrimiento físico, sexual o psicológico de las mujeres, incluidas las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, ya ocurran en la vida pública o en la privada”. Concha Borrell preguntó entonces si a ella la consideraba Lidia Falcón una “degenerada ética” y al no quedar clara la respuesta de Falcón en el fragor del debate, Borrell abandonó la mesa. Y la moderadora cerró el acto al no quedar equilibrado el debate.

Se calcula que en España hay  entre 60.000 y 300.000 mujeres dedicadas a la prostitución, aunque es un cálculo difícil porque están al margen de cualquier control, Así somos  los españoles, la prostitución no va con nosotros más que para condenarla y por tanto cualquier medida para controlarla, no parece interesarnos.

Aún así, en la oscuridad y la exclusión social donde se encuentra, en España la prostitución no es delito, así lo recoge la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre.  Y por tanto “no se penaliza el ejercicio de la prostitución por parte del que la ejerce pero sí la explotación derivada de dicho ejercicio cuando medien determinados factores, o que se mantenga antes de una determinada edad”.

Y bien expresado está porque en teoría el derecho a prostituirse pertenece a la esfera de la autonomía del individuo y por esto existe una “prostitución autónoma de mujeres, aunque se trate de un  fenómeno marginal  respecto a la cantidad de mujeres sobre todo inmigradas que son conducidas al mercado del sexo por organizaciones que en el mejor de los casos, las transforman en ‘asalariadas’ con muy pocos márgenes de decisión individual y, en el peor de los casos, las reducen a una condición de total subordinación, incluso de esclavitud”, según el informe de Médicos del Mundo. Pero recordemos, insisto, que el curso en cuestión, según nos dijo su representante, no estaba dirigido a estas mujeres.

Aunque los datos que se conocen  son de 2007, el 60% de la totalidad de mujeres que se dedican a la prostitución, son extranjeras, lo que hace suponer que una mayoría podría estar en manos de las mafias, y esto ya las excluye de  lo que Concha Borrell  llamaba prostitutas.

Ante la indignidad defendida por Lidia Falcón y la no aceptación de que haya mujeres que quieren dedicarse a la prostitución por propia voluntad entendiéndola como un contrasto entre ellas y el hombre que solicita el servicio, Concha Borrell defendió la utilidad de mostrar a las que quieren dedicarse a ello, en qué peligros pueden encontrarse y cómo salir de ellos; el derecho que tienen a que si el hombre no se comporta como establecido, pueden y deben abandonar el lugar; en las ventajas de tener sexo en habitaciones alquiladas o en hoteles por horas mejor  que en el domicilio del solicitante; como evitar adquirir enfermedades de transmisión sexual; cómo manejar el dinero que cobran ya que pertenece  a la economía sumergida; cómo justificarlo ante su familia y tantos otros problemas con los que fácilmente se pueden encontrar las principiantes. Además se les habla igualmente sobre aspectos  sexuales, cómo conseguir y transmitir placer o cómo evitar situaciones dolorosas, y otros aspectos que desgraciadamente no tuvimos tiempo de conocer porque Concha Borrell se sintió ofendida por las palabras de Lidia Falcón, se levantó y se marchó.

Sin querer entrar en el debate, ni recurrir a lo que posiblemente digan las Naciones Unidas sobre la prostitución al margen de la trata de mujeres por las mafias del sexo y de lo que es la violencia contra las mujeres, quisiera llamar la atención sobre tanta opinión contraria a la prostitución voluntaria  con el argumento de que la venta o el intercambio del propio cuerpo por dinero, es una degeneración moral. Y en cambio nadie se escandaliza por el estado de esclavitud a que nos lleva la reforma laboral, el privilegio que tanto Europa como  nuestro gobierno tan obediente, conceden sin rubor ninguno a los bancos corruptos o no que dejan sin hogar y sin ahorros a tantos ciudadanos, o los recortes en sanidad, educación y ayudas que malbaratan la vida de los trabajadores. Y menos aún que no haya medida alguna ni inspección oficial  para descubrir, juzgar o encarcelar a los delincuentes de cuello blanco, ni para descubrir sus riquezas en paraísos fiscales, ni para desvelar las estafas que le hacen a Hacienda. Aunque sólo así se conseguiría paralizar, económicamente hablando,  las drásticas y brutales recortes de los derechos sociales de las clases medias y trabajadoras, que tal como está la situación hoy, han de buscarse la vida para sobrevivir, haciendo trabajos para los que no fueron preparados o preparadas, lanzarse a la economía sumergida o dedicarse a la prostitución ellos o ellas -que también hay prostitutos-  de la que con crisis o sin ella hay tantísima demanda. Según datos de 2007, los últimos de que se dispone,  en España por cada cien hombres, veintiséis acuden  cada día a las prostitutas, sean o no sean víctimas de las mafias, lo que provoca un millón de servicios también al día.

Se habla mucho de la indecencia de este trabajo, pero nos olvidamos de decir, siempre que hablemos de prostitutas no de esclavas de las mafias, que la prostitución es voluntaria no obligatoria, que depende únicamente de la voluntad de quien decide ejercer la prostitución, que se basa en un acuerdo entre dos personas y que cada cual es libre de vender, alquilar o regalar su cuerpo a quien le plazca. Y no entendemos que gobierno tras gobierno, vivamos al margen de este submundo jurídico y social, como si no existiera, pero esto sí, negándoles a sus miembros, a las prostitutas, la posibilidad de sindicarse, de darse de alta en  la Seguridad Social, de pagar sus cuotas y hacer su Declaración a Hacienda, lo cual sería de gran ayuda para la salud pública porque se les exigirían exámenes periódicos, y para las finanzas del país porque evitaría una buena parte de la economía sumergida (50 millones de € al día de negocio supone la prostitución) , y creo que finalmente conseguiríamos evitar, solo en parte claro está, la exclusión social que padecen las prostitutas. No ellos, por cierto, no ellos, jamás ellos que, no lo olvidemos,  son los que acuden  a las prostitutas, sean o no sean víctimas de las mafias tampoco;  son ellos  los que mantienen vivo el descomunal  negocio que supone un monto  total  -libre de  impuestos y al margen de Hacienda-  de 50 millones de euros también al día.

No pude acabar de ver el programa, un sucedáneo del verdadero debate social que nos hace falta, pero algo es algo, bien está lo que huye de la hipocresía social y política. Aún así me habría gustado, la verdad, y es así como una vez más comprendí el objetivo del colectivo Hetaira, de Madrid, formado por mujeres, algunas  dedicadas a la prostitución y otras no,  pero todas defensoras de  la libertad y la independencia, siguiendo el ejemplo de las que en la antigua Grecia llevaban este nombre, Hetaira, ejercían la prostitución, tenían educación y cultura  e incluso gran influencia y reconocido prestigio social. Este colectivo de Madrid se fundó en 1995, y defiende el derecho de sus socias a trabajar tranquilas, a organizarse, a sindicarse, a cotizar, a denunciar agresiones y abusos de poder, y a tener una formación tanto cultural como social y sanitaria.

Para solucionar los problemas y la prostitución es uno de ello, de nada sirve acorralarse en posiciones morales que defienden la verdad única. No hay conocimiento sin debate y por tanto lo importante sería iniciar sin subterfugios morales ese debate social que tanta falta nos hace desde hace mil años, en lugar de abominar y condenar lo que no compartimos.

Como país seguimos siendo  tan poco dados  a  debatir para comprender, que  el propio Antonio Machado -del que el día 22 de este mes se cumplen 75 años de su muerte en el exilio- sería capaz de actualizar dos versos de su hermoso poema ‘A orillas del Duero’, cambiando solamente Castilla por España para volver a definirnos, esta vez no solo a unos pocos sino a todos los españoles:

España miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuando ignora.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/ellas/2014/02/24/la-prostitucion-en-un-debate-televisivo.html

Share

Aprosex en El Programa de Ana Rosa de Telecinco

Itziar: “Mi madre sabe que soy prostituta”

Itziar tiene 22 años, es universitaria y ejerce la prostitución

Itziar no se avergüenza de ser prostituta. Tiene 22 años, es universitaria y gracias a la prostitución se paga sus estudios y todos sus gastos. “Mi madre sabe que soy prostituta”, ha dicho la joven en ‘AR’, donde ha revelado que nunca recibe a los clientes sola, siempre hay gente en su casa.

Muchas mujeres encuentran en la prostitución la única salida a la crisis

“Estoy trabajando para sobrevivir”

La crisis económica ha afectado a muchas familias españolas y muchas mujeres encuentran en la prostitución la única salida a la crisis. “Estoy trabajando para sobrevivir”, dice una de estas mujeres, que antes de la crisis era secretaria de dirección y ganaba 2.500 euros.

Proliferan los anuncios de universitarias que se prostituyen para pagar sus estudios

Muchos anuncios son un reclamo para captar clientes

Proliferan los anuncios de universitarias que se prostituyen para pagar sus estudios. ‘El programa de Ana Rosa’ se ha puesto en contacto con esas mujeres y ha descubierto que muchos de esos anuncios sólo son un reclamo para captar clientes.

Itziar, universitaria y prostituta: “Todo el mundo trabaja porque necesita dinero”

Proliferan los anuncios de falsas universitarias que se prostityen

La prostitución se ha convertido en una salida para muchas personas que necesitan dinero. Itziar es una de esas mujeres. Tiene 22 años es universitaria y ha optado por este trabajo porque le reporta mayor beneficio económico que otros. “Todo el mundo trabaja porque necesita dinero.”

Mario Vaquerizo: “Hay personas que tienen facilidad para tener sexo y no les supone ningún trauma”

Cada día aumenta el número de mujeres que se dedican a la prostitución como salida laboral

Mario Vaquerizo: “Hay personas que tienen facilidad para tener sexo y no les supone ningún trauma.” Cada día aumenta el número de mujeres que se dedican a la prostitución como salida laboral.

Concha Borrell: “Queremos que se regule el sector de la prostitución”

“Quermos cotizar y estar aseguradas y que si se trabajan para terceros, éstos no sean considerados proxenetas”

Después de seis años ejerciendo la prostitución, Concha Borrell está luchando por regular la situación de las prostitutas. “Queremos que se regule el sector de la prostitución. Quermos cotizar y estar aseguradas y que si se trabajan para terceros, éstos no sean considerados proxenetas.”

Itziar: “Para ser prostituta hay que ser fuerte y saber lo que haces”

Itziar tiene 22 años, es universitaria y trabaja como prostituta

“Para ser prostituta hay que ser fuerte y saber lo que haces”. Itziar tiene 22 años, es universitaria y trabaja como prostituta para pagar sus estudios.

“Buscamos universitarias porque necesitamos que tengan don de gentes”

Una agencia gestiona los encuentros entre hombres maduros y universitarias

Tras varios intentos, ‘El programa de Ana Rosa’ ha contactado con una agencia que gestiona los encuentros entre hombres maduros y universitarias. “Buscamos universitarias porque necesitamos que tengan don de gentes”, ha dicho una empleada de la agenda.

Share

Disminueix la presència de prostitutes a l’autovia de Castelldefels

LA NOVA NORMATIVA DE TRÀNSIT QUE SANCIONA A PROSTITUTES I CLIENTS ESTÀ TENINT ELS SEUS EFECTES A L’AUTOVIA DE CASTELLDEFELS. L’ACTIVITAT HA BAIXAT CONSIDERABLEMENT EN AQUESTA CARRETERA

DAVID GUERRERO

Les professionals del sexe lamenten que la pressió policial l’únic que fa és derivar-les a punts més amagats i les fa més vulnerables

Fa tres anys, després de tancar els macroprostíbuls Riviera i Saratoga, en el tram de l’autovia C-31 entre Castelldefels i Viladecans s’arribaven a comptabilitzar més de trenta prostitutes. Ara n’hi ha menys de cinc.

El director del Servei Català de Trànsit, Joan Aregio, en declaracions a la SER apunta la C-31 com una de les vies on més s’han notat els efectes de la nova normativa que sanciona a prostitutes i clients a peu de carretera: “Es nota la imposició de sancions i la pressió especialment a la C-31, tot i que segueixen havent-hi persones que infringeixen articles del codi de circulació”.

Les sancions de trànsit es sumen a les ordenances de civisme de Viladecans, Gavà i Castelldefels, que des del 2010 han tingut en el punt de mira acabar amb la prostitució en una de les carreteres amb major presència històricament.

A Castelldefels, policia local i mossos d’esquadra organitzen des de fa tres mesos un dispositiu conjunt i han arribat a posar 4 multes. En el tram d’autovia d’aquesta ciutat, l’estiu passat hi havia una desena de noies. Ara n’hi ha com a molt dues. El regidor de Governació de l’ajuntament de Castelldefels, David Solé, ho veu com “l’efecte directe de l’augment de la pressió policial” i valora que, com a resultat, “moltes de les que arribaven cada estiu al municipi ja no han vingut perquè els clients no paren i elles no aconsegueixen els diners necessaris”.

A Gavà també es noten els efectes de la nova normativa. En els últims mesos ha anat baixant fins a pràcticament desaparèixer durant unes setmanes. Ara torna a haver-hi un parell de noies al voral de l’autovia. Des de l’associació de veïns Gavà Mar veuen arribar el final d’una reivindicació històrica: “És un tema que ens ha preocupat moltíssim sempre als veïns, per la seguretat a l’autovia i per les escenes que es veuen dins del barri”, indica Àlex Sánchez, vicepresident de l’associació veïnal.

Mentrestant, molt a prop i amb molta menys visibilitat, a una carretera comarcal entre Gavà i Viladecans la presència de prostitutes es manté estable i amb una clientela fixa. A aquella zona no han anat a parar les treballadores sexuals que hi havia a l’autovia de Castelldefels. Ni ajuntaments ni cossos policials saben on han anat a parar, tot i que algunes fonts les situen a les carreteres properes a La Jonquera.

La presidenta de l’associació de professionals del sexe (Aprosex), Concha Borrell, es queixa de que la pressió policial sense cap mena de suport d’altra tipus fa més vulnerables a les prostitutes del carrer. “No sabem si estan en clubs, si treballen en un altre lloc, el cert és que ara són molt més fàcils de captar per les màfies”, es queixa Borrell, que considera les sancions a la carretera com “una parafernàlia de llei que està afavorint la tracta de dones”.

http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/disminueix-presencia-prostitutes-l-autovia-castelldefels/csrcsrpor/20120829csrcsrsoc_3/Tes

http://www.aprosex.org/disminueix-la-presencia-de-prostitutes-a-lautovia-de-castelldefels/

Share