Es una de las escort más exclusivas del mundo. Esta es su vida de lujos, sexo y viajes exóticos

Por Javiera Irarrázaval

Cobra 600 dólares cada una hora y media.

 

En la presentación de su página web, dice que se considera una “estudiante, viajera, escritora y profesora de yoga”. Lo cierto es que a veces se transforma en una mujer sumamente sensual, donde se reúne con personas a conversar sobre arte, filosofía, literatura y después tienen sexo. Pero antes debe pagarle los 600 dólares que cobra cada hora y media. 

Ava Hudson es una chica de California, una de las escort más exitosas y exclusivas del mundo. Pero esto no es un trabajo cualquiera; antes de tomar un ‘cliente’ ella los estudia detalladamente con una asistente que ve todas sus referencias.

 
Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Ella solamente atiende a clientes súper estudiados previamente. Obviamente todos deben poder pagar los 600 dólares por la hora y media de cita. 

Su historia

Quizás la gran diferencia de esta prostituta con el resto de las mujeres que se dedica al comercio sexual, es su nivel económico; según explica, fue a la universidad y eso le permite cobrar mucho más caro que otras. Eso ha permitido que valorice lo que hace y le pide al resto que lo haga, de hecho, al comienzo, trabajó en un burdel clandestino en Toronto, en Canadá, y la despidieron después que intentara crear un sindicato de trabajadoras para hacer respetar sus derechos. 

 

Trás su paso por varios clubs en Canadá, Hudson logró entrar a la agencia de prostitutas más prestigiosa del país: las Cupid’s Escorts.

“Contaba con chofer propio que me transportaba a cualquier sitio de la ciudad y atendía a mis clientes en las viviendas y los hoteles más elegantes” declaró a Mel Magazine.

Después de un tiempo, decidió emprender y seguir el camino sola con una cartera de clientes exclusivos. Volvió a California y concentra la mayoría de sus encuentros en San Francisco.

Ava Hudson

Desde allí cuenta que sus citas han cambiado mucho:

“Usualmente al inicio del encuentro disfruto de una buena comida y de una amena charla con los clientes. Arte, filosofía, literatura… casi de todo menos política. El cerebro es el mayor órgano sexual, si logras estimular mi mente, entonces cautivas mi cuerpo”.

Entre los lujos y las excentricidades que le ha tocado vivir, está viajar por el mundo en jets privados, gozar masajes eróticos en los mejores clubs de sexo en Barcelona y muuuuchas orgías en todas partes de la orbe.

Finalmente en su entrevista, Ava reflexionó acerca de su trabajo, diciendo que El trabajo sexual añade transparencia y permite un intercambio distinto de intimidad”. 

¿Qué opinas sobre la vida de Ava?

http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/es-una-de-las-escort-mas-exclusivas-del-mundo-esta-es-su-vida-de-lujos-y-viajes-exoticos/?utm_source=FBppal&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb

Share

El nuevo método de masturbación masculina mediante la sonoridad

Por

Nuestros cuerpos son máquinas autogestivas de placer, pilares de una sexualidad que poco hemos experimentado como hombres, ya que desde pequeños se nos ha implantado una educación basada en la inhibición de la sensibilidad, a la par de la cultura de masas que convierte al hombre en una autoridad dominante en lugar de forjar una masculinidad que domine las sensaciones corporales propias, estén ocultas o no.

La mayoría necesita imperativamente la imagen o el cuerpo de una mujer para ejercer la masturbación, ya sea en un video pornográfico, en una revista “para hombres” o con la simple imaginación de alguna persona que le provoque excitación o una tremenda atracción.

Este artículo, además de crear una ruptura con estas prácticas tan comunes –y que pecan de monótonas-, es un llamado a los hombres para emplear la potencia de su imaginación y convertir el trato erótico de su cuerpo en unacto onírico, logrando reducir la dependencia y el papel de la mujer como objeto de deseo. Querámonos y entendámonos como cuerpos individuales para así poder compartirnos de forma más placera con nuestra o nuestras parejas.

orgasmomasculino


Consideraciones sobre la masturbación masculina y la pornografía

masturbacionmasculina

Para la sociología y la estadística, los hombres se masturban en mayor cantidad que las mujeres, variando enormemente según el país, la edad y las condiciones materiales de cada sujeto. La autoexploración en esta práctica se presenta como una costumbre cotidiana que dirige su atención hacia la eyaculación, disfrutada como la única forma de consolidar un orgasmo y a su vez, como un objetivo que se antepone a las paredes de las demás zonas erógenas en el hombre y el interés por encontrar otros caminos hacia el placer mental y corpóreo.

La primera referencia para la masturbación desde la pubertad es la pornografía, viralizada en la década de los 90 por el fenómeno del Internet, y que hoy contempla el 14 por ciento de las temáticas buscadas en la web. En síntesis, este sistema virtual de símbolos sexuales hermetiza las formas de placer masculino en tres: penetración (vaginal y anal), sexo oral y algunas escenas de fetiches como el footjob, bondage, etc. En todas ellas es inherente la participación de una segunda persona (ya sea hombre y mujer) para que el protagonista disfrute del acto sexual.

masturbacionmasculinapormediodelporno
La masturbación no es un hobbie o algo aleatorio, sino un acto fisiológico que ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Entre un 41 y 50 por ciento de los hombres que participaron en un estudio en 2007 con 751 personas en el Centro de Estudios Sexuales y Maritales de Long Beach, California, afirmaron masturbarse una vez por día y sentir algo de culpa, como si de una “adicción” se tratase. He aquí la importancia de romper con las formas de masturbación vacías y ligadas a los falsos sistemas morales para entendernos como seres activamente sexuales desde el nacimiento hasta la tumba. Adicionalmente, los participantes expresaron a través de cuestionarios que desearían conseguir una pareja para tener relaciones sexuales.

La dependencia sexual  (que en términos concretos, también va ligada a la dependencia emocional y económica en las parejas de la sociedad moderna) resta toda alternativa de erotización que provenga desde uno mismo y su imaginación. Con esto no quiero decir que sean eliminadas las demás personas de nuestra imaginación, sino que ampliemos el recuerdo de las huellas de nuestras experiencias incrustadas en nuestra memoria por dichas percepciones, para utilizarlas como herramientas secundarias en nuestros ejercicios de masturbación. “La masturbación es una antología sexual, una compilación de los mejores coitos”, diría el cantautor Facundo Cabral, y en ese sentido va la propuesta de la que hablaré.
¿Provoca mayor satisfacción el recuerdo de una sensación que se haya experimentado, imaginar una nueva o la mera imagen de una mujer desnuda con la que no tenemos una interacción directa?

La sonoridad de los cuerpos durante el acto sexual y la relajación por ondas binaurales

masturbacionmasculina

Para esta experiencia vincularemos el poder de la sonoridad como elemento físico y, al mismo tiempo, autónomo de la música en relación a los distintos referentes sexuales que tengamos en la memoria: los sonidos de los besos, los gemidos, los cuerpos frotándose durante el coito, el sexo oral, etc. En la pornografía se juntanla imagen y el sonido, predominando la primera sobre todas las propiedades del sonido.

Método

masturbacionmetodo

En un lugar cómodo y sin ruidos molestos, escucharemos con auriculares cualquiera de las siguientes pistas sonoras del proyecto Binaural Beats, que combinan sonidos reales de actos sexuales y una progresión de ondas binaurales (al final de artículo explicaré su utilidad).


(Este es el más recomendable, a partir de ahí sale la lista de reproducción de otras pistas).

En el mayor estado de relajación posible, cerraremos los ojos para comenzar a controlar nuestra respiración por la nariz y enfatizaremos la sensación de la exhalación por nuestra boca. Con los sonidos reales trataremos de imaginar una situación que nos provoque afinidad erótica, es decir, que logremos acoplar nuestro pensamiento con algún modelo de persona (o alguna ya conocida) con quien deseemos desde un revolcón esporádico hasta varias series de encuentros sexuales. De igual forma y considerando la subjetividad universal en cuanto a intereses, motivaciones y gustos, no es necesario contar con la imagen mental de una persona, es válido usar cualquier pensamiento que nos genere impulsos eróticos.

Acariciando suavemente todas las partes del pene y de las zonas donde tengamos mayor sensibilidad, iremos aumentando gradualmente la frotación y el ritmo a la par con la pista, para no cometer los mismos errores de masturbarnos como si fuese una línea vertical ascendente que culmine con la eyaculación. Hagamos este ejercicio como si fuera una línea irregular con altos y bajos. Demos a nuestro cuerpo distintas intensidades para conocer nuestras preferencias.

El promedio mundial de duración de las relaciones sexuales es de 19.16 minutos, por lo que la duración de la masturbación es considerablemente menor a estas cifras. Así, nuestro método ha de dirigirse hacia la expansión del tiempo de relajación corporal y la preparación del proceso orgásmico: que no sólo termine con una potente eyaculación, sino con el estremecimiento de piernas y abdomen, sitios del organismo donde se acumulan mayores impulsos de excitación durante la masturbación. Lograr la llamada “piel chinita”, temblores involuntarios y orgasmos más duraderos son algunas virtudes de nuestro método.

masturbacionmet

Una recomendación es escuchar estas piezas semidesnudo o completamente desnudo, ya que después de algunos minutos las ondas irán de tus oídos a todas tus extremidades, en un placero ‘blanqueamiento’ y vibración que te adormecerá principalmente las piernas.

Es importante recalcar que incluso con la ayuda de las ondas binaurales y estas técnicas, experimentar este método puede ser un fracaso si no se tiene el interés generalizado por sentir más allá de lo que estamos acostumbrados.

 

Sobre las ondas binaurales, las bases eléctricas y la actividad psicológica

ondas

Las ondas y la música binaurales, son progresiones de ondas con determinadas alturas que buscan alterar los estados de la conciencia con ciertos fines: terapeúticos, medicinales o por experimentación artística. Suelen combinarse con sonidos temperados de instrumentos acústicos o sintetizadores, ya que escuchar directamente alguna progresión binaural puede resultar una acción pesada para quien apenas se introduce a ella. En el caso del proyecto Binaural Beats, se ocupan sonidos de actos sexuales para estimular la relajación del cuerpo así como de la imaginación, para proceder al método de masturbación que he descrito en este artículo.

¿Cuál es la explicación científica? Nuestro cerebro y sistema nervioso trabajan con ciertas frecuencias de ondas eléctricas que son transportadas desde el nivel parasimpático hasta las 14 mil millones de células nerviosas, número aproximado que integra el cuerpo humano. En 1924, el neuropsiquiatra alemán Hans Berger realizó estudios clínicos y experimentales mediante el electroencefalógrafo (abreviado como E.E.G.) con los cuales determinó el hito científico de que tanto los órganos como los pensamientos, se basan en impulsos de cargas eléctricas. Entre las ondas que registra el cerebro se encuentran:

– Ondas beta: Abarcan de los 13 a los 40 Hz. Son las más rápidas y registradas por el cerebro cuando nos encontramos en un estado positivo, es decir, en contacto con la exterioridad, en situaciones de alerta y cuando nos planteamos objetivos determinados como transportarnos a la escuela o escribir un artículo.
– Ondas alfa: Se sitúan entre los 8 y 13 Hz. Son las que apoyan los procesos de imaginación y relajación, por ejemplo: tomar una siesta, hacer un dibujo, reposar después de comer o escuchar música mientras estamos acostados. Representan una paz interior con el organismo en general, desaparecen miedos, preocupaciones y responsabilidades.

masturbación masculina

– Ondas theta: Van de los 4 a los 8 Hz. Se caracterizan por ser casi imperceptibles e integrar parte del subconsciente. Pueden ser registradas en momentos de extrema creatividad, en impases de la mente como “shocks” y la asimilación de recuerdos desagradables que la mente va borrando gradualmente, como si fuera un “sistema de seguridad” que no controlamos. Son utilizadas en tratamientos contra la adicción a ciertas drogas por sus propiedades de llevar a un estado psíquico de sueño e hipnosis.

– Ondas delta: Están entre los 0.1 y los 4 Hz. Mis preferidas, ya que estas no son activadas por la mayor parte de las personas, a excepción de espacios mentales donde se recuerda información almacenada por largo tiempo, por ende, estas ondas agilizan la capacidad mnémica (memoria) y por ser las más graves, largas y ondulantes, crean un efecto de “adormecimiento consciente” que funciona perfectamente como terapia de salud mental y relajación corpórea. En las pistas binaurales las personas no escuchan estas ondas o les provoca dolor en los oídos por la enorme densidad que conllevan.

¿Y ahora?, a practicarlo y comprobemos los resultados.

http://culturacolectiva.com/el-nuevo-metodo-de-masturbacion-masculina-mediante-la-sonoridad/

Share

El morbo sexual de comprar ropa interior usada para excitarse

‘BOOM’ DE LA BURUSERA

“No soy un enfermo”, declara Pep, un fetichista que participa en este negocio importado de Japón. Algunas famosas venden su ropa íntima.

El boom de la burusera llega a España.

El boom de la burusera llega a España. Fernando Ruso

PEPE BARAHONA

Suena el timbre en un piso escondido en el laberíntico barrio de Gracia de Barcelona. Tras la mirilla espera el cartero con un paquete pequeño y delgado en la mano. Pep, un tipo alto, joven, bien parecido y con barba de varios días, abre la puerta y recibe el sobre acolchado de color marrón. Tras dar el portazo desprecinta con las manos el bulto y saca unas braguitas blancas de su interior. Las mira con detenimiento, se le ilumina la cara y se las lleva a la nariz. Aspira.

“Lo que me excita es que la haya llevado una persona. Me basta con tocarlas, olerlas o rozarlas por mi sexo. Me resulta satisfactorio”, detalla con normalidad este joven que prefiere permanecer en el anonimato. Pep no es su verdadero nombre. “Soy taxista y no quiero problemas”, aclara. “La gente no entiende esto”, se lamenta.

 (Vídeo: Fernando Ruso)

No se encuentra cómodo con la definición de fetichista aunque responda al enunciado. Su pasión es la ropa interior usada. La descubrió a los veinte años cuando la que por entonces era su pareja se dejó unas olvidadas en su piso después de mantener ambos relaciones sexuales. “Ella, extrañada por no encontrarlas, me preguntaba por si yo las había visto. Más tarde le confesé para qué las usaba”, confiesa.

“Las chicas suelen reaccionar bien. Normalmente las pido y me las dan, ellas piensan que las quiero como un trofeo. Aprovecho cuando se quedan dormidas para irme con sus bragas. Comprarlas, sí, algunas. Pero prefiero que haya conexión con la vendedora”, asegura. Ahora tiene cinco braguitas aunque ha llegado a tener más.

“No soy un enfermo”, defiende el fetichista. “No creo que haya nada de malo en ello. Me considero una persona normal y, bajo mi punto de vista, creo que esto no es algo extraordinario. Cualquiera puede pensar que soy un enfermo –recalca–, pero me da igual”.

Sin embargo, pocos conocen en su entorno esta afición por la lencería de segunda mano. “Se lo he contado a algún amigo, de noche, tras irnos de copas, y se echan a reír, no se lo creen”, recuerda este joven de anchas espaldas, extrovertido confeso, con facilidad –según dice– para ligar y entusiasta usuario del gimnasio. No tiene relación estable pero las ha tenido.

– ¿Qué es lo que te excita de la lencería usada?

– El tacto, sobre todo, el olor… es un cúmulo de cosas. La imaginación se dispara. No llego a extremos.

UNA TENDENCIA QUE VIENE DE JAPÓN

Pep no es un caso aislado, la burusera, término japonés con el que se define el fetichismo por la ropa usada, está bastante extendida por el mundo. Sobre todo en Japón, donde se registran las mayores transacciones de este tipo y país en el que incluso hay maquinas expendedoras de lencería sucia. En España, esta tendencia está en auge. Y cada vez más mujeres lo perciben como una oportunidad de negocio.

“Como decía Buñuel, la imaginación no delinque. Y hay que desdramatizar esta actividad”, reclama la escritora y periodista Roser Amills, vendedora de lencería usada. Tiene 41 años, una veintena de libros publicados y una vitalidad desbordante.

Roser Amills / Foto: Fernando Ruso

Roser Amills / Foto: Fernando Ruso

“Me parece interesante saber que aquellos que compran mis braguitas las usan como juguetes eróticos”, detalla entre las estanterías repletas de libros de la librería Taifa, en el barrio de Gracia. “Da la sensación de que repartes alegría sin hacer ningún esfuerzo y pienso que hay gente que sentirá gratitud hacia mí. Me alegra saber que en algunos casos, en personas que tienen problemas, ya sea por enfermedad o timidez, usan estas braguitas para tener una vida sexual que de otra forma le estaría negada”, esgrime la autora de Me gusta el sexo o Las 1.001 fantasías más eróticas y salvajes de la historia

“Ve a la página 109, a la cita de James Joyce”, dice. Expedito, el reportero abre el libro, que desprende un fuerte olor a tabaco, por la citada hoja. “Lee”, manda. Es una carta que el escritor irlandés escribe a su esposa Nora en 1919. “Compra bragas de puta, amor, y asegúrate de rociarlas con algún agradable aroma y también de mancharlas un poquito atrás”, señala el texto.

“También hay citas de Umbral, que era superfetichista, o de Sánchez Dragó”, aclara Amills, que defiende que el fetichismo de ropa interior usada se remonta siglos atrás en la historia.

Su lectura de esta afición va más allá de ser una práctica banal y la compara con el movimiento de las primeras sufragistas del siglo XVIII. “Se quitaron los corsés y fueron tildadas de vulgares y provocadoras porque hicieron algo que estaba mal vista en esa época. Me gusta recordar que siempre hubo pioneras y que la venta de nuestra ropa interior es una parte más en el proceso de liberación de la mujer”, argumenta.

En su casa, prepara el sobre para su último cliente. Dobla con cuidado unas braguitas verdes y con ellas introduce un ejemplar de ‘La bachillera’, su última novela. También una foto dedicada. Otras veces una piruleta. El comprador “me ha dicho que no es muy de leer, pero que se leerá este. Gracias a las braguitas he hecho un nuevo lector, ojalá compre muchos libros más, también más braguitas”.

En el rellano se topa con Rosi, una vecina de 71 años. “Yo las vendería, pero a mi edad… ¿quién las compraría? ¡Ahora llevo unas cacho bragas!”, confiesa entre risas. “Hay colecciones de muchas cosas, de sellos o de vinos ¿por qué no de braguitas usadas? Hay gente para todo. Y si las usa para aliviarse, pues mejor para él”, añade. “Y no hacen daño a nadie”, sentencia la septuagenaria, divorciada, con mucho sentido del humor.

Rosi Aulés / Foto: Fernando Ruso

Rosi Aulés / Foto: Fernando Ruso

La tesis de Rosi coincide con la del biólogo y sexólogo catalán Jordi Gascón, responsable de la web erotonomía.com. A juicio del experto, los fetichistas de bragas usadas “están tan enfermos como los que compran sellos, que es otro tipo de fetichismo. Lo que hace la enfermedad es la obsesión, ya sea por unas bragas o por unos sellos”.

En el siglo XIX, del psiquiatra alemán Richard von Krafft-Ebing, autor de ‘Psychopathia Sexualis’, decidió que todo aquello que no estaba ligado a la reproducción era enfermizo. Antes había sido un delito y antes, un pecado: la sodomía. De ahí vienen las parafilias, que se traduce a paralelo al amor verdadero.

Los años han ido variando esta percepción y en la actualidad, usos como los juguetes eróticos, antes percibidos como enfermizos, se han normalizado. “Por eso no me gusta hablar de parafilias, sí de peculiaridades”, detalla.

Jordi Gascón / Foto: Fernando Ruso

Jordi Gascón / Foto: Fernando Ruso

EL FETICHISMO, UN PLATO DE ALTA COCINA

Y el fetichismo de ropa interior usada es “una forma de erotismo bastante elevada porque, entre otras cosas, no hay contacto directo entre las dos personas, sí hay relación a través del olor y necesita un grado de sofisticación muy alto”, explica el sexólogo. “Está muy culturizado”, detalla. “Y la imaginación juega un papel vital, porque la que ofrece su ropa supone lo que va a hacer el consumidor con ella; y el que la recibe, imagina lo que podría hacer con la chica que la ha llevado”, argumenta.

Si se tratase de gastronomía, esta forma de fetichismo sería un plato de alta cocina. “El erotismo en humanos es básicamente simbólico. Las cosas son más o menos eróticas en función del contexto en el que están. En este caso, estas prendas representan a la persona con la que nos gustaría establecer una relación”, defiende Gascón mientras pasea por una de las salas del museo erótico de Barcelona.

Placer para ellos y para ellas. “De la misma manera que el exhibicionista y el voyeur se complementan, existe como en todas las relaciones eróticas un doble camino entre el fetichista y la vendedora. Ambos disfrutan. Y para ellas es una forma de subirse la autoestima”, sentencia.

“Yo recomiendo que vendan su ropa interior usada a cualquier mujer, especialmente a aquellas que atraviesan momentos bajos, ya sea porque entre en la menopausia o una enfermedad, o simplemente que no se encuentre guapa”, diserta Gemma Vesta mientras que se baja las braguitas rojas de encaje hasta llevarlas a las rodillas. Lo hace en uno de los túneles del metro de Barcelona próximo a la parada Passeig de Gràcia, junto a la casa Batlló, obra de otro trasgresor, Antoni Gaudí.

El máximo representante del modernismo catalán y Gemma Vesta, vendedora de braguitas usadas, tienen algo en común: a ambos les gustan las curvas. Y ambos las exhiben, el primero en su obra arquitectónica; la segunda, en su perfil de Twitter, donde cuelga sus desnudos para que los vean sus más de 3.500 seguidores.

Hace cuatro años le detectaron un cáncer de mama. “Fue de un día a otro. El mundo se me cayó encima. Todo se modifica, también la piel. Y descubres que tienes que adaptarte a ella. Y una forma de quererla es sentirte sensual, ya sea vendiendo la ropa íntima o mostrando el cuerpo humano tal como es en cada etapa del proceso. Era una forma de cerrar la herida”, esgrime.

En su cuerpo, que todavía trata con medicamentos para superar el cáncer, ya no hay evidencias aparentes de la mastectomía. Tiene dos pechos, que exhibe sin complejos. “Es un juego y vender la ropa íntima también lo es. Me gusta saber que está en manos de desconocidos”, confirma. “Esta es una buena forma de fomentar el sentirte deseada”, explica esta contable de 48 años, de Barcelona, separada y con tres hijos.

“El hecho de vender tu ropa íntima y que alguien esté interesado te hace que tú misma tengas esa alegría que tenías cuando eras más joven y la sensualidad formaba parte de ti”, subraya.

UN NEGOCIO REDONDO

La ex actriz porno María Lapiedra / Foto: Fernando Ruso

La ex actriz porno María Lapiedra / Foto: Fernando Ruso

Más allá de un potenciar un estado mental positivo. La venta de lencería usada es un negocio en sí mismo. “Una vez llegué a vender un conjunto de braguitas y sujetador por 500 euros”, confiesa la ex actriz porno María Lapiedra, autora del libro Follar te vuelve loco, empresaria y colaboradora de televisión. La venta alcanzó esa cifra porque las prendas fueron usadas en Sálvame Deluxe y la ropa “tiene mucho más valor si ha salido en la tele porque así corroboran que te lo has puesto tú”.

En la web Secretpanties.com se pueden adquirir varios productos de María Lapiedra. Desde prendas que usó en su pasado como stripper a sus braguitas actuales.

“La gracia de esto está en el no saber a quién se lo estás vendiendo”, aclara. “Siempre he recibido muchos mensajes, vía email o Twitter, de hombres que querían mis braguitas, también zapatos o calcetines. Me decían que querían tener algo mío y yo les preguntaba que cuánto estarían dispuestos a pagar. Era una especie de juego”, explica.

Ahora, gracias a esta web, pionera en España en este tipo de productos, puede conseguir dinero y renovar su armario. “La compras, la usas y la vendes por mucho más que lo que te han costado. Y además te ahorras dinero en lavadoras”, ironiza. Además, “para mí es una forma de estar en contacto con el personaje de María Lapiedra”, confiesa María Pascual, su verdadero nombre.

Ella es una de las vendedoras VIP de esta web, que aúna a más de 900 vendedoras en toda España y que tiene a la venta más de 1.500 artículos entre braguitas, tangas o sujetadores. Todos usados y sin lavar. Desde que se lanzó, en el pasado mes de febrero, recibe la visita de 3.500 usuarios únicos al día con un tiempo de retención media de 5,29 minutos. Venden una prenda al día que cuesta, de media, unos 39 euros. “Somos el Instagram de las bragas usadas”, afirma Katia Ehlert, CEO de Secretpanties.com.

Katia Ehlert / Foto: Fernando Ruso

Katia Ehlert / Foto: Fernando Ruso

En apenas tres meses se han convertido en el mayor marketplace de lencería usada de Europa y estiman que pueden ser los terceros del mundo.

El éxito de los primeros meses los ha llevado a traducir la página a varios idiomas para poder acceder al mercado europeo, americano y entrar con fuerza en Japón, la meca del negocio de las prendas usadas.

“La idea nació ya hace bastante tiempo. Conocí a una modelo sueca que me contó que vendía sus braguitas a hombres japoneses a través de un blog que se había creado”, explica Ehlert. “Se sacaba dinero y cada vez trabajaba menos gracias a la venta de lencería usada. Me pareció extraño pero seguí dándole vueltas en mi cabeza. No terminaba de entender que alguien se gastase dinero en unas braguitas usadas”, añade.

Entre las vendedoras hay mujeres de todas las edades. Madres, embarazadas, jóvenes, estudiantes… “cualquiera que tenga ganas de vivir esta experiencia, que se lo tomen como un juego o que simplemente quieran un dinero extra”, explica Ehlert.

De otro lado están los compradores. “Teníamos la imagen de alguien oscuro, pero nos ha sorprendido saber que la mayoría de ellos son gente joven, trabajadores, estudiantes, con poder adquisitivo medio alto o padres de familia que simplemente despiertan sus fantasías sexuales con este tipo de productos”, detalla.

En el horizonte ya está el objetivo de alcanzar en un año un volumen de ventas de unos 70.000 euros al año. La escalabilidad del proyecto, de rápido crecimiento, ha convencido a cinco inversores de diversos sectores de la economía catalana.

VENTAS ANÓNIMAS Y DINERO FÁCIL

A pesar del éxito, “la sociedad no está preparada para un negocio como este. Pero estamos orgullosos porque estamos abriendo camino a un negocio que esperamos se normalice en el futuro”, afirma Ehlert, que explica que ha encontrado apoyos en su familia y amigos. “¡A mi abuela le encanta la idea! Le parece algo divertido”, subraya.

La web nace como respuesta a un problema: la venta en mano. Una práctica que pocos recomiendan. “Uno de los nuestros valores es el anonimato y la confidencialidad para compradores y vendedoras. Aconsejamos que se conozcan a través del chat pero que no den sus datos personales, por su seguridad”, recalca Ehlert. “Es importante que la gente se proteja. Nunca sabes quién es el que compra y las ventas en mano pueden ser peligrosas”, añade.

Con la confidencialidad protegida, muchas mujeres anónimas se han animado a poner a la venta sus braguitas. Ya no hay miedos y el negocio parece redondo.

“Es dinero fácil”, precisa Mary Thunder, una chica de 29 años que tiene cubierto su cuerpo por medio centenar de tatuajes. “La venta de mis braguitas es rentable porque me ayuda en mis caprichitos. No me limito a trabajar para pagar facturas. Así consigo vender un poco mejor”, completa.

Mary Thunder / Foto: Fernando Ruso

Mary Thunder / Foto: Fernando Ruso

En Secretpanties.com “pones una descripción del producto: tipo, material, uso que se le ha dado… Acompaño los mensajes de fotos donde aparecen las braguitas y ellos te van preguntando”, enumera Mary. “Lo normal es que me pidan braguitas con un uso de varios días y con restos de flujo, porque cuanto más tiempo de uso tiene, más precio pueden alcanzar”, detalla.

Su experiencia ha llevado a muchas amigas a hacerse vendedoras. “Son todo beneficios”, aclara. “Ellos son felices oliendo las bragas –concluye– y mí me interesa venderlas; una vez que las tienen en su poder, que hagan lo que quieran. Ya son suyas”.

Share

Así suena un orgasmo de verdad: abre la primera ‘librería’ del placer femenino

Así suena un orgasmo de verdad

orgasmo de verdad

orgasmo de verdad

Experimento: 30 personas escuchan dos orgasmos. ¿Cuál es el real? BIJOUX INDISCRETS | FOTO: MBLIFESTYLE

A través de ‘donaciones’, la plataforma creada por Bijoux Indiscrets ha creado una audioteca que demuestra la diversidad del placer femenino

  • SARA POLO

“Yo no debo de haber experimentado un orgasmo en mi vida porque no grito…”. Esta frase, negro sobre blanco, encierra en sí misma el peor enemigo de la mujer en el dormitorio: la expectativa. La representación del sexo que ofrecen las películas, las novelas o incluso la publicidad, influyen en las relaciones del mundo real. Y el celuloide, casi siempre, miente.

10 años de relación directa con el lado más sexual de las mujeres han llevado a las fundadoras de Bijoux Indiscrets a pasar a la acción, y han creado la primera Librería de orgasmos de internet, una audioteca con la que apreciar la diversidad del placer femenino.

Las hay que gritan, las hay que sólo aceleran su respiración, las hay, incluso, que parece que van a echarse a hablar, pero no. Las donantes de la libreríadescriben sus orgasmos como #Enérgico, #Tímido, #Exultante, #Silencioso y hasta #Eléctrico. Cada una de ellas ha alcanzado el clímax #Sola o #EnPareja, gracias a su #Mano, a algún #Juguete o al #Dedo #Amoroso de su #Amante.

Contra los estigmas emocionales y físicos

Sea cual sea la etiqueta elegida, una cosa está clara: todas han gozado de lo lindo, sin inhibiciones ni ideas preconcebidas. Han gozado de verdad. “Tenemos verdaderos estigmas, a nivel emocional y físico, que no nos dejan disfrutar del sexo como deberíamos”, cuenta Marta Aguiar. En Bijoux Indiscrets, tienda de juguetes eróticos desde el punto de vista femenino, viven de cerca la influencia de las modas en la sexualidad. “Salen las 50 sombras de Grey y, de repente, todas las clientas quieren pinzas para los pezones”, recuerda, y casi se la puede oir negar al otro lado del teléfono.

Con esa “perspectiva desde dentro”, a las impulsoras de la Librería de orgasmos les parecía que había que abrir el debate. Disipándose ya el tabú sexual, “sobre todo el autoerótico”, se abren tiempos de libertad para hablar del placer. ¿Y qué mejor lugar, para generar discusión, que internet? Por eso, desde el pasado miércoles cualquiera puede pasar a formar parte de la primera fonoteca orgásmica online.

Del placer, una obra de arte

Las instrucciones son muy sencillas: “Tómate tu tiempo, relájate y grábalo”. Una vez cargado en la web, además, la librería cuenta con una tecnología dedata art que hará del orgasmo una auténtica obra de arte. “Vivimos en un mundo muy visual. El sonido es abstracto pero la imagen lo hace tangible y, lo que es más importante, compartible”, explica Marta. Porque sí, el objetivo es que el placer se viralice.

De momento hay algo más de una treintena de donaciones (dos de ellas de las fundadoras, claro), pero la fonoteca está abierta a recibir todo tipo de orgasmos. Silenciosos, ruidosos, tímidos, explosivos… Eso sí, todos reales.

http://www.elmundo.es/f5/2016/04/15/5710a8ffe2704e0a5a8b465f.html

Share

Chuck Palahniuk y la industria del perfecto orgasmo femenino

Chuck Palahniuk y la industria del perfecto orgasmo femenino

orgasmo femenino

orgasmo femenino

Chuck Palahniuk, en Madrid, en 2010. GONZALO ARROYO

‘Eres hermosa’, la última novela del autor de ‘El club de la lucha’ se dirige a las mujeres feministas que promueven un completo empoderamiento de la sexualidad de la mujer y tiene un mensaje: “Cuidado con lo que deseas”

  • JAVIER BLÁNQUEZ
  • Barcelona

Snuff comenzaba con una actriz porno que estaba intentando batir el récord mundial de gang bang -o sea, sexo con varios hombres a la vez, en este caso contándose por centenares-, y Pigmeo nos presentaba a un terrorista que debía esconder sus intenciones reales a una familia americana que, muy amablemente, le había acogido en su casa. Los comienzos en las novelas de Chuck Palahniuk son importantes, no sólo porque proponen ideas escandalosas o delirantes que enganchan, sino porque en ellas está el germen de una literatura que, a partir del entretenimiento y la sátira, aborda casi siempre cuestiones que preocupan a la sociedad moderna. El sexo, la seguridad, el consumo, la pérdida de valores e ideales: se ha dicho de Palahniuk que es un nihilista, o un provocador, pero en realidad lo que hace es observar su mundo a través de una lente de aumento tan poderosa que termina por mostrarnos algo que no es la realidad en sí. Es una sección fea, incompleta, deformada. En cierto modo, Palahniuk se ha convertido en el gran maestro de lo grotesco.

Su literatura quiere ser, ante todo, venenosa, y aunque no mata, casi siempre irrita. Su última novela, Eres hermosa (Mondadori, 2016), no es una excepción: esta vez le toca recibir a la mujer. Bajo la apariencia de lo de siempre desde que debutó con El club de la lucha (1996) -o sea, una sátira del consumismo aborregado y la obsesión por satisfacer todos nuestros deseos hedonistas-, Eres hermosa es un artefacto pensado para mofarse de la moda reciente de la literatura erótica para señoras insatisfechas, pero también de los discursos feministas, hoy tan en boga, que hablan de ‘empoderamiento’, derecho al uso y disfrute del propio cuerpo para explorar los límites de la sexualidad y, como consecuencia de todo esto, un rechazo al hombre en tanto que representación de los males de la sociedad patriarcal.

Imaginemos que todo ocurrió así: un día, cae en las manos de Palahniuk un ejemplar de 50 sombras de Grey y su mente sucia empieza a maquinar una respuesta a esa aberración literaria y al boom de la literatura erótica que trae consigo. Si en el best seller de E. L. James tenemos a una chica insatisfecha que un día se cruza con un macho alfa con aspecto de follador excepcional, pero que en realidad es un aficionado a los latigazos y otras prácticas sádicas, en Eres hermosatenemos a Penny Harrigan, una joven que trabaja de becaria en el bufete de abogados más importante de Nueva York y que, lejos de trepar, lo que prefiere es sumergirse en la lectura del periodismo gonzo de Gloria Steinem o los ensayos feministas de Susan Sontag. Un día traba conocimiento accidental -y humillante: derrama varios litros de café de Starbuck’s sobre una moqueta carísma, lo que la deja con el culo al aire frente a sus jefes- con el hombre más rico del mundo: C. Linus Maxwell.

Podrían haberla despedido en ese momento, pero Maxwell decide invitarla a cenar. Ha visto algo excepcional en ella y no sabemos qué. A Maxwell la prensa le conoce como C.LiMax porque, cuenta la leyenda, es la bestia sexual más codiciada del planeta. Sus antiguas amantes -la reina de Inglaterra, la presidenta de Estados Unidos, la actriz más laureada del mundo- nunca superaron sus respectivos abandonos. No hay mujer que no esté obsesionada con Maxwell, pero Maxwell se fija en la becaria torpe y mal depilada que ha arrojado café hirviendo sobre sus zapatos. Podría ser el comienzo de una bella historia de amor, la reactivación del cuento de Cenicienta en la opulenta Manhattan.

También podría ser un episodio de Sexo en Nueva York, o una novela de la serie deBridget Jones, pero esto es Chuck Palahniuk, el tipo obsesionado con la asfixia, las reuniones de alcohólicos anónimos, las explosiones de edificios y los sedantes, o sea, un enfermo. Rápidamente la novela se transforma en algo más perturbador. No se trata ya de juegos sexuales al límite, como en la chick-lit con azotainas de E. L. James, sino de algo más retorcido: el perfeccionamiento del juguete sexual. Maxwell, después de haber hecho una fortuna en la informática, planea revolucionar el mercado de los geles estimulantes, las bolas vaginales, la estimulación clitoriana y los vibradores de última generación, de modo que Penny no se convierte en su amante, sino que es de facto su cobaya. Según Maxwell, ella tiene un sexo anatómicamente perfecto, ideal para experimentar la ducha vaginal -algo así como una presión palpitante de champán con sabor a frutas en la cavidad del útero-, la libélula y las bolas peruanas, unidas por un imán y que operan simultáneamente en la pared que separa el ano de la vagina. Parecen esos típicos objetos que aparecen en las películas japonesas hentai -dibujos animados eróticos-, donde se penetra a las mujeres con aparatos estrambóticos y tentáculos viscosos. Los orgasmos, pues, son prolongados, constantes y escandalosos, hasta el punto de que los juguetes de Maxwell crean una adicción poderosa en quien los prueba.

La línea de productos se llama Eres Hermosa (Beautiful You, en el original), y en el momento en el que salen al mercado provocan lo inevitable: millones de mujeres en todo el mundo deciden que ya no necesitan a los hombres para proporcionarse placer, y hay tal variedad de orgasmos, de tantas intensidades y duraciones, que el 98% de la población femenina acaba enganchada a Eres Hermosa y ven reducidas sus vidas al nivel Whitney Houston, o sea, el de adictas al crack, siempre tiradas en la cama o en un rincón sin hacer nada, sin hambre ni ganas de moverse, convertidas en desechos, en yonquis del orgasmo. El sueño feminista más radical -un mundo en el que los hombres no sean necesarios ni para procrear ni para complementar las relaciones sexuales- acaba, en manos de Palahniuk, ridiculizado por la vía esperpéntica e imagina una distopía al estilo Un mundo feliz, de Aldous Huxley, pero en el que la droga que controla a la población no es el soma, sino una diabólica gama de objetos para el placer íntimo.

Como en casi todas las novelas de Palahniuk, y Eres hermosa no es una excepción, se da una mezcla entre un punto de partida espectacular -tras varias novelas dedicadas a los fantasmas y lo sobrenatural, apetecía un regreso al Chuck pornográfico- y una escritura delirante, además de rica en tecnicismos anatómicos, con un desarrollo argumental cada vez más disparatado. Eres hermosa va de más a menos, la segunda parte de la novela es sencillamente un despiporre sin sentido -en el que aparece la única persona, una legendaria gurú sexual de más de 100 años (hoy la llamaríamos coach), que puede detener al malévolo Maxwell, tirano del mundo gracias a los orgasmos que provoca a distancia-. Nada que nos deba sorprender: Palahniuk siempre ha sido irregular en las culminaciones de sus novelas, pero extremadamente divertido de leer si aplicamos aquello que los ingleses llaman la “suspensión de la incredulidad”. Y en un momento de extremadamente corrección en el lenguaje y las ideas, está ese atrevimiento -que quizá sólo podría practicar él, porque está loco y porque, ya se sabe, es un escritor homosexual dicharachero al que se le puede tolerar la misoginia- al ridiculizar buena parte del dogma feminista, convirtiendo una de las aspiraciones revolucionarias del movimiento -la autonomía sexual, un mundo de placeres sin hombres- en una distopía descacharrante.

http://www.elmundo.es/cultura/2016/04/19/5715de88468aeb714d8b45cc.html

Share

Prostitutas alemanas quieren abortar una nueva ley que viola sus derechos

La nueva ley alemana sobre prostitución intenta aumentar las exigencias para los empleados de la industria sexual y les obliga a registrar sus actividades. Sin embargo, las mismas prostitutas critican el proyecto por ser “contraproducente”.

“La llaman la ley de protección, pero de hecho es una ley de vigilancia sobre las prostitutas. Dará muchos problemas a la industria”, opina Undine de Rivière, la portavoz de la alianza alemana “Servicios eróticos y sexuales“.

prostitutas

Prostitutas

Los trámites para registrarse destruirán la infraestructura existente y empujarán a muchas trabajadoras al sector ilegal. Como consecuencia, la legislación les “perderá” de vista, y no estarán protegidas en caso de abuso o de ataques, comenta de Rivière.

Entre las exigencias, destaca el uso obligatorio de anticonceptivos —una norma semejante existe en Baviera—. “Allí la policía asalta la habitación para comprobar el cumplimiento de la ley con una linterna. Si lo que intentan es humillar con esto a todas las partes involucradas, entonces esta modificación lo logra. Es imposible comprobar esta norma sin humillar a la gente”, asegura de Rivière.

“La nueva ley parece intentar limitar la prostitución a largo plazo en vez de organizarla de mejor manera”, opina la profesional. La vía correcta sería descriminalizar la industria sexual, introducir cambios legislativos para calificar la prostitución como una forma de trabajo en vez de tratar de deshacerse de la industria con restricciones. La forma actual dejará solo dos variantes —quedarse en la sombra, trabajando ilegalmente, o ingresar en un gran burdel capaz de cumplir con tales normas—, mientras todo lo que está en el medio desaparecerá por completo, afirmó la portavoz.

Los trabajadores sexuales alemanes tratan de expresar sus opiniones y críticas sobre la legislación, pero el Ministerio alemán de Asuntos Familiares —la entidad responsable de normar la industria— no suele hacer caso a sus recomendaciones.

“Estamos listos para hablar con los políticos. Si aprueban la ley como es, algunos de nosotros estamos dispuestos a plantear el asunto ante el Tribunal Constitucional. Haremos todo lo posible para frenar o abolir esta ley”, promete de Rivière.

La controvertida ley ya está aprobada por el Gobierno y tiene que pasar la aprobación del Parlamento Federal y del Consejo Federal de Alemania. “El proyecto puede ser rechazado en varios etapas. También ya estudiamos cómo podemos abolir la ley en caso de su adopción”, concluye la representante de la alianza de los trabajadores sexuales.

Lea más en http://mundo.sputniknews.com/europa/20160325/1058036222/prostitutas-alemanas-abortar-ley-viola-derechos.html#ixzz45EDObMkC

Share

Detenidas dos personas que obligaban a mujeres a dar masajes con ‘final feliz’

Detenidas dos personas que obligaban a mujeres a dar masajes con final feliz

Masajistas extendiendo aceite. ALBERTO CUELLAR

Están acusados de delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, favorecimiento de la inmigración ilegal y agresión sexual

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a dos personas por obligar a mujeres, algunas captadas en Colombia, a ejercer la prostitución en pisos y peluquerías y a dar masajes eróticos con ‘final feliz’, incluso con el hombre que había pagado su viaje a España y con otros, en ocasiones de forma simultánea.

Según ha informado la Dirección General de la Policía, una de las víctimas era una mujer colombiana que pudo escapar de esTa situación gracias a la ayuda de una amiga que, además, denunció los hechos a las autoridades consulares de su país.

Fueron éstas quienes, a su vez, pusieron el asunto en conocimiento de agentes especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía española.

Enseguida se puso en marcha una investigación que concluyó con la detención de dos personas, un hombre de nacionalidad española y una mujer colombiana, acusados de delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, favorecimiento de la inmigración ilegal y agresión sexual. La denunciante había residido en España con anterioridad y regresado a Colombia hace unos meses tras quedarse sin trabajo.

Como necesitaba volver a España para concluir los trámites de su nacionalización y, ante la falta de recursos económicos, decidió pedir ayuda a un conocido suyo, un español que le compró un billete de avión para que pudiera viajar

Al llegar a Madrid, fue recogida en el aeropuerto por los detenidos, quienes nada más aterrizar la informaron de que para satisfacer la deuda que había adquirido con ellos por el viaje tendría que trabajar en una peluquería ejerciendo la prostitución y realizando masajes eróticos.

Después, la llevaron a un piso para que se alojase y sumaron el alquiler a la deuda contraída del viaje. En esa vivienda permaneció aproximadamente un mes hasta que fue rescatada por una amiga, que denunció los hechos.

Mientras, la víctima regresó nuevamente a Colombia donde, gracias a la colaboración de la Consejería Española de Interior y a las autoridades judiciales y policiales de ese país, fue localizada y oída en declaración por parte del Ministerio Fiscal, que hizo llegar su testimonio a la Policía española.

La operación se enmarca dentro de la segunda fase del Plan contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, puesto en marcha por la Policía Nacional en 2013.

Solo el pasado año se llevaron a cabo más de 200 operaciones contra organizaciones dedicadas a la explotación sexual de mujeres, que se saldaron con casi 700 detenidos y 520 víctimas liberadas.

Con el lema “Con la trata, no hay trato. Denúncialo”, la Dirección General de la Policía está promoviendo la inclusión de vídeos y carteles en prensa escrita, radio y televisión para concienciar e implicar a los ciudadanos, sobre todo a los clientes potenciales de esos servicios, contra este tipo de delitos.

Asimismo, la Policía tiene activada la línea telefónica 900105090 y el correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/03/28/56f8fcecca474132768b4581.html

Share

Juguetes eróticos 2.0: bienvenida a la nueva dimensión orgásmica

Se manejan desde el móvil, cambian su forma, se activan cuando leemos literatura erótica y hasta pueden dejar embarazada a su usuaria.

 

La industria del juguete erótico es un negocio floreciente que ha hecho que las mentes más brillantes abandonen otros campos para pasarse a diseñar el orgasmo perfecto. Aparatos creados para el placer que, tal vez un día, lleguen a desarrollar empatía o se anticipen a nuestros deseos. De momento no sabemos si las máquinas serán capaces de superar al mejor de los amantes, pero lo que muchas hemos comprobado, sin necesidad de que la ciencia avance más en su conocimiento, es que ya hay muchos humanos que en la cama se comportan como máquinas, y no precisamente de última generación. Mientras los robots sexuales se perfeccionan y preparan para su desembarco, los juguetes eróticos son cada día más complacientes, se ajustan a todos los tamaños, aprenden nuevos movimientos y hasta pueden traer descendencia. Sí, como lo oyen.

En pareja y con manos libres

Todos tenemos bastante claro el uso de los juguetes sexuales en solitario, pero la cosa se complica cuando se utilizan en pareja. Generalmente, sirven para estimular el clítoris durante la penetración, ya que la mayor parte de las mujeres no llegan al orgasmo si no se le dora un poco la píldora a su órgano del placer. El problema, hasta ahora, era que la máquina necesitaba de alguien que la manejara y dirigiera al lugar preciso, y eso restaba atención para el resto de la faena. Si ya durante el sexo hay que ocuparse de uno mismo y del otro, repartir nuestro empeño con un tercero con movilidad reducida, el vibrador, impide la desconexión y el descontrol, que son los caminos que nos llevan al placer supremo.

Esta misma idea era la que tenían en mente dos mujeres, Alexandra Fine y Janet Lieberman, cuando decidieron crear un aparato que se pudiera usar, no antes o después del coito, como era costumbre, sino durante, pero que además fuera autónomo. Así dieron con Eva, de Dame, un vibrador de clítoris con forma de robot con brazos. Las extremidades hacen que este aparato pueda sujetarse a los labios mayores de la vagina y hacer su trabajo mientras la mujer hace el suyo. Durante la penetración, Eva estimula también los genitales masculinos, con lo que se matan dos pájaros de un tiro. Como la felicidad completa nunca existe, algunas veces y si los movimientos son muy contundentes, este vibrador puede caerse, pero eso es algo en lo que sus creadoras están trabajando.

Con la forma y funciones que uno desea

“Una misma forma no satisface a todos”. Con esta máxima como leit motiv, la compañía inglesa Mystery Vibe, ha desarrollado el primer juguete erótico del mundo cuya forma se adapta a cada usuario, y lo ha bautizado como Crescendo. Un vibrador flexible que adquiere la forma que se le quiera dar pero que, además, se puede programar para que haga las funciones que se desean, mediante una app que se descarga en el móvil.

Crescendo tiene una larga investigación a sus espaldas dentro del campo de la nanotecnología, que le permite tener seis vibradores que pueden combinarse entre si para hacer saltar las chispas. Se puede programar el número, intensidad, forma y duración de la vibración; la temperatura y se pueden descargar nuevos tipos de vibraciones, accediendo a la página web de la marca. En un futuro no muy lejano, sus creadores anuncian que los movimientos de Crescendo se podrán sincronizar con la música o con otros aparatos que haya en la habitación para crear una atmósfera y experiencia global. El problema entonces será aprender a manejarlo. Las mentes de esta industria deberían tener en cuenta que si el juguete se vuelve muy difícil de usar, deja entonces de ser algo entretenido para convertirse en una tarea más. O solo es apto para los informáticos, y según la leyenda urbana, éstos no parecen estar muy interesados en el sexo. ¿O sí?

Crescendo, el vibrador de las mil posiciones que se adapta a la música que escuchas.

Crescendo, el vibrador de las mil posiciones que se adapta a la música que escuchas.

Foto:Misteryvibe

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y si en vez de vibración empezamos a hablar de rotación o pulsación?

Los primeros vibradores producían un ruido infernal, bajo el pretendido lema de “discreto y silencioso”. Luego fueron eliminando el barullo e incorporando movimientos menos monótonos. Los expertos en juguetería apuntan a que la vibración pronto será un recuerdo vintage en el mundo de las maquinas sexuales. Fun Factory la marca alemana, fue una de las primeras en apostar por la pulsación. Un movimiento que simula, en muy pequeña escala todavía, las arremetidas de un actor porno. Con el tiempo se espera también que el propio juguete se coloque a la entrada de la vagina y él mismo vaya abriéndose paso. A la espera de tan feliz acontecimiento, el último retoño de la marca germana, interesada en cambiar el ritmo y movimiento de nuestra vida sexual, se llama Bi Stronic Fusion, que podría optar al título del amante perfecto. Bi combina la pulsación en su cuerpo principal, con la vibración en el estimulador de clítoris, con un total de 64 formas distintas de disfrutar de estos dos tipos de movimientos, de forma separada o conjunta. Pero eso no es todo, el brazo que se ocupa de nuestro botoncito del placer cuenta, además de un apéndice redondeado para el clítoris, con unas pequeñas alas para estimular los labios vaginales. Y por si esto no bastara, está anatómicamente diseñado para estimular el punto G. Un posible inconveniente es que tras probar la nueva máquina made in Germany, la verdadera naturaleza masculina se nos antoje de todo, menos tentadora.

Si la vibración y la pulsación no conducen al éxtasis, no hay que desanimarse. Todavía podemos recurrir a la rotación, que está más acorde con los movimientos del planeta. La marca Lelo, pensando en las más exigentes, ha sacado Ina Wave, un juguete que vibra en la zona del clítoris y masajea el punto G  con un movimiento de rotación, algo por lo que la marca sueca está apostando últimamente. Las que aún no hayan descubierto esa misteriosa letra pueden tener la oportunidad de experimentar el alfabeto completo. Aunque en cuestión de vibradores cada mujer es un mundo y las hay que, tras tanta tecnología, lo que más les pone es un dildo de acero, frío, duro e inerte.

Un vibrador que se activa con la lectura de textos eróticos

Decir que un relato erótico puede hacernos “vibrar” dejará muy pronto de ser una metáfora para convertirse en realidad, gracias a un nuevo juguete, apodado Little Bird, de nacionalidad francesa y que saldrá al mercado en marzo. El aparato, con una clara vocación intelectual, se maneja desde el móvil y se conecta a una app gratuita de lectura vía Bluetooth, que se puede bajar al teléfono o a una tableta. Una vez sincronizados ambos dispositivos, se puede empezar a disfrutar de la literatura. Cuando el relato empieza a ponerse interesante, basta con dar un pequeño golpecito a la pantalla para que el vibrador empiece a funcionar. El ritmo de cada texto está conectado con las 10 diferentes velocidades de vibración del aparato, que cuenta con una autonomía de una hora y media.

No sabemos todavía si el invento se venderá en las sex shops, en las librerías o en ambos establecimientos. Lo que está claro es que si a alguna le quedaba todavía algún prejuicio por ir en busca del orgasmo mecánico, este invento le permite disfrazar su aversión con la, siempre reconfortante, excusa de la cultura. Como apunta en el vídeo de lanzamiento Chistel Le Coq, fundadora de la empresa que ha dado vida a este artilugio, B. Sensory, y que consiguió materializar el proyecto gracias a un crowdfunding, “como gran fanática de la literatura erótica, tuve el deseo de unir el poder de las palabras con el potencial de los servicios de conexión para crear una nueva forma de leer y divertirse, sola o en pareja”.

De momento, en lo que a la biblioteca se refiere, ya están los principales títulos de las más importantes editoriales francesas de novela erótica y pronto se subirán obras en inglés, aunque no se habla aún de libros en castellano. Pero existe ya una convocatoria para que los escritores del género envíen su material, lo que crea ya una nueva especialización o salida para los que se dedican al arte de juntar palabras. ¿A qué te dedicas?, “pues mira, yo escribo para un vibrador”.

El primer juguete erótico que puede dejarte embarazada

Si a un dildo le hacemos un pequeño agujero y le metemos dentro un tubo con un sencillo sistema de propulsión manual tendremos un aparato que eyacula diferentes sustancias. Si una de esas sustancias es semen, el juguete tendrá la capacidad de dejar embarazada a su usuaria. Con esta simple pero compleja idea, Stepahie Berman, una experta en salud reproductiva de Boston, creó el Semenette, pudo dejar embarazada a su mujer y, en 2014, vio nacer a su primera hija, Isabella. Los métodos tradicionales de inseminación artificial no convencían a esta pareja de lesbianas, ya que según Berman confesaba a la revista Refinery29, “las únicas opciones eran acudir a una clínica o utilizar un tubo de inseminación. Empezamos usando esos métodos, pero nos dimos cuenta que era algo horrible. No hay nada romántico, sexy o divertido en el hecho de tratar de dejar embarazada a tu mujer con un tubo de inseminación”.

El método está especialmente pensado para parejas homosexuales u hombres con disfunción eréctil; pero además de para inseminar, muchos lo utilizan como simple divertimento, llenando el tubo de diferentes líquidos para recrear la sensación de eyaculación. Lubricante es el más utilizado, especialmente la marca Spunk Lube, con un color y textura similar al fluido masculino; pero ya circulan por Internet recetas para hacer “semen casero” con yogurt y otros ingredientes, para los más atrevidos o inconscientes, que no se preocupan demasiado en lo que se meten al cuerpo.

Según Marta Moschetta, ginecóloga y especialista en técnicas de reproducción asistida del centro de fertilidad y genética, Procrea Tec, en Madrid, “aunque a nivel mecánico Semenette pueda funcionar, el peligro de utilizarlo para quedarse embarazada es que no se lleva a cabo un estudio del donante de semen, de su historial y estado de salud, algo que es primordial en una clínica de fertilidad. En Internet se vende semen y también está la opción de pagar a un chico para que nos venda sus espermatozoides, pero es algo muy arriesgado. Además, en Europa la ley exige que el donante sea anónimo, aunque en EEUU, que es donde más se está utilizando este aparato, la regulación es distinta y no pide el anonimato”.

http://smoda.elpais.com/placeres/asi-son-los-juguetes-eroticos-de-ultima-generacion/

Share

Las 10 técnicas sexuales secretas más placenteras: desde el ‘carrete’ hasta ‘las patas de araña’

Sexo e imaginación

AL ALCANCE DE LA MANO Y DE LA IMAGINACIÓN

Las técnicas que hoy nos traen a colación, vienen de la mano de ‘Quo‘, y no son moco de pavo. Allá van:

Carrete

Se basa en contraer y distender durante el coito los músculos vaginales, como si se practicase una felación con la zona -succión y expulsión-. Debe su nombre a que en Oriente algunas mujeres, desde niñas, practicaban estos movimientos introduciéndose un carrete de hilo en la vagina, el cual, si los movimientos están bien hechos, gira y va desenrollándose. La punta del hilo permanece en el exterior, y se estira a medida que se desenrolla hasta acabar con la bobina en la mano. Esta técnica intensifica los orgasmos del hombre y ayuda a la mujer a sentir varios seguidos.


Beso tántrico

Consiste en parar antes del orgasmo. Ella se sienta sobre él, con el pene dentro. Hay que permanecer inmóviles, unir las bocas e intercambiar la mirada y la respiración: él inhala y ella exhala y viceversa. Tras permanecer así varios minutos el clímax es más intenso.


Florentino

Cópula en la que la mujer utiliza su mano para mantener el pene con la piel bien echada hacia atrás, lo que se consigue con los dedos índice y pulgar colocados en la base del miembro masculino, tanto cuando éste penetra como cuando retrocede. Es un método que, además de hacer más intensas las sensaciones del hombre, resulta excelente para acelerar la eyaculación.
Apretón

Cuando el orgasmo del hombre se aproxima, se oprime con el pulgar y el índice el extremo del glande durante cuatro segundos para taponar la uretra; después, se aprieta la base del pene otros cuatro segundos. Se repite tres veces y se permite la eyaculación. Así, el clímax del hombre es más intenso.
Patas de araña

Es un masaje excitante y cosquilleante que se practica con las yemas de los dedos procurando que los toques sean lo más ligeros posible. Se usan las dos manos: se avanza con una por todo el cuerpo -sobre todo la cara interna de muslos y brazos- y se sorprende con la otra.

‘Docking’

Forma de masturbación entre hombres. Uno de ellos se retira el prepucio y el otro le cubre el glande con el suyo. Después de fijarlos, los dos penes se acarician mutuamente al deslizarse la piel. Una variante de esta técnica consiste en ligar o atar los penes con un cordel alrededor de los prepucios.

Pañuelo

A buen seguro que quienes hayan visto la película ‘Amantes’, de Vicente Aranda, no olvidarán la escena en la que Victoria Abril introduce un pañuelo en el ano de Jorge Sanz y tira de él justo en el momento del orgasmo. Y es que esta técnica puede resultar sumamente placentera, ya que el ano también posee terminaciones nerviosas.

‘Postillonage’

Se trata de meter el dedo en el ano de la pareja justo antes del orgasmo. Llevado a cabo con el meñique es uno de los placeres favoritos que se describen en los libros eróticos franceses. También se puede ejercer una firme presión del dedo en la entrada del ano: esto puede bastar para provocar la erección a algunos hombres.

‘Carezza’

Detente y avanza Consiste en un control de los movimientos del hombre y en la limitación de los de la mujer durante el coito. Él se mueve lo justo para mantener la erección y se detiene siempre que sienta aumentar la tensión. Así, se consigue alargar la cópula, de forma que la mujer puede tener varios orgasmos y el varón logra controlar la eyaculación.

Los nueve movimientos

Durante el coito, el hombre hace siete introducciones poco profundas -sólo con el glande- y dos profundas. Después seis superficiales y tres profundas y así sucesivamente hasta que haga nueve profundas. Resulta muy excitante para ambos y ayuda al hombre a retrasar el orgasmo.

http://www.periodistadigital.com/codigoxy/gente/2016/01/28/las-10-tecnicas-sexuales-secretas-mas-placenteras-desde-el-carrete-hasta-las-patas-de-arana.shtml

Share

Orgasmos en cadena: cómo multiplicar el placer

LOS ROSTROS ORGÁSMICOS DE ‘NYMPHOMANIAC’. La película de Lars von Trier (2013) narra cómo un viejo soltero, Seligman, escucha las lujuriosas vivencias de la atractiva Joe. Durante el rodaje, el director insistió en que el sexo fuera ‘no disimulado’. EL MUNDO

Cualquier hombre o mujer puede lograr ser multiorgásmico

Pensar en positivo y no exigirse demasiado, algunos trucos indispensables

  • ANA SIERRA

¿Le gustaría conocer su potencial orgásmico? ¿Descubrir cómo multiplicar y hacer más intensos sus momentos de clímax?

Elegir los estímulos sexuales y eróticos adecuados es fundamental para alcanzar la famosa y deseada multiorgasmia. Tanto los estímulos internos, tales como fantasías eróticas, pensamientos facilitadores y mensajes positivos, como los estímulos externos, objetos y sujetos de deseo o ambientes y contextos, entre otros, le facilitarán la misión, sin duda.

Pero, ¿conocemos realmente cómo se produce y qué sucede en nuestro cuerpo cuando tenemos un orgasmo?

El orgasmo, que suele durar unos 10 segundos y genera múltiples beneficios, se caracteriza por las contracciones musculares producidas a nivel pélvico y genital.Estas se desencadenan, tras una adecuada estimulación, liberando así la tensión sexual y congestión vascular acumuladas durante las anteriores fases de deseo y excitación. Generalmente nos producen sensaciones placenteras físicas y mentales. Las primeras contracciones suelen ser intensas y muy seguidas, con intervalos de unos 0,8 segundos y, a medida que progresa el orgasmo, éstas se hacen menos intensas e irregulares. Por supuesto, existen diferencias individuales, entre sexos, según las edades y también según el nivel de entrenamiento que se tenga.

El músculo del amor, denominado así por su protagonismo en el campo sexual, es el pubococcígeo o PC, uno de los responsables de que esto suceda.

Es muy probable que pueda llegar a sentir cómo esos impulsos eléctricos desencadenados por este proceso, se elevan desde la zona sacra a lo largo de la columna vertebral, alcanzando diversas áreas cerebrales que dotan de sentido nuestras sensaciones y liberan las sustancias necesarias para generarnos placer y relajación.

En el caso de las mujeres, estas contracciones se reflejan en la vagina y el útero. Si se trata de orgasmos húmedos, con eyaculación o ‘squirting’, estas contracciones facilitan la expulsión del eyaculado por la uretra. Como ocurriría en el caso de los hombres cuando eyaculan. Las sensaciones placenteras más potentes se suelen originar por la estimulación del clítoris, en la mayoría de las mujeres. En caso de multiorgasmia, el proceso se repetiría, aunque las sensaciones placenteras podrían variar en intensidad.

En los hombres, las contracciones hacen vibrar la próstata, las vesículas seminales y los vasos deferentes, encargados de trasladar el esperma desde los testículos hacia el pene. Aunque el orgasmo no siempre vaya acompañado de eyaculación, suelen aparecer unidos. Tras el orgasmo, si se ha eyaculado, se iría perdiendo la erección paulatinamente, entrando así en un periodo refractario, lo que dificulta la erección durante unos minutos o incluso horas. De no existir eyaculación, aunque se pudiera perder turgencia en la erección, no aparecería el periodo refractario y se podría conseguir un nuevo orgasmo pues, la multiorgasmia no es únicamente una cuestión femenina.

En ambos casos, suelen producirse cambios extra genitales, comohiperventilación, taquicardia, variación en la presión arterial, contracciones rectales y uretrales, miotonía o relajación muscular y rubor sexual en la piel, entre otros. Igualmente, tras el orgasmo podría aparecer hipersensibilidad genital.

Alrededor del orgasmo se han construido varios mitos. Es habitual escuchar hablar de orgasmos vaginales y clitorianos, por ejemplo. Igualmente, podríamos hablar de orgasmos pezonianos, testiculares o anales, como si obtuviéramos orgasmos al estimular pezones, testículos o ano, pero no es así. Pues no existen diferentes tipos de orgasmo. La respuesta orgásmica es la misma, lo que sí cambia es el camino tomado hasta llegar a él.

¿Tiene la sexualidad presente en su día a día?, ¿le erotizan situaciones cotidianas, personas e incluso objetos? Esto ayuda a llenar de sexualidad y erotismo su cerebro y alimenta su clave erótica, que es el motor del deseo y, sin éste, no habría ni excitación ni, por consiguiente, orgasmo. No es cuestión de convertirse en un obseso sexual ni estar a todas las horas pensando en ‘lo único’, como a veces comentamos en tono de humor. Si no sentir que es una persona sexuada y su sexualidad le acompaña allá donde vaya. No puede dejar su sexualidad colgada de un perchero para ir al trabajo, o guardarla en un cajón para acudir a celebraciones familiares, al igual que no deja sus genitales en casa ni sus emociones, ¿verdad?

Puede que esté pensando, ¿pero qué comenta esta sexóloga?, ¿cómo voy a llevar mi sexualidad a todas partes?, ¿llevar a mis hijos al cole o darle un beso a mis padres con mi sexualidad y siendo consciente de que está presente?… ¡Qué locura!

Pues sí, le recordaré que la sexualidad es inherente al ser humano y que, cuando hablo de ella, no solo me refiero a sus genitales, al coito, a los orgasmos o a las diferentes prácticas genitales. Hago referencia también a su género, emociones, actitudes y creencias sexuales.

El multiorgasmo es muy deseado en la mayoría de mujeres y hombres, si estos supieran que también pueden llegar a conseguirlo.

En las mujeres, tras la obtención del primer orgasmo, se tiene que evitar parar y no permitir que baje en exceso la intensidad de la estimulación. Aunque pueda resultar desagradable y cuasi dolorosa por unos segundos, si se continúa, es muy probable que aparezca de nuevo el placer y se vuelva a producir un nuevo orgasmo.

En los hombres, habría que conseguir no eyacular durante el orgasmo, para evitar el periodo refractario. El taoísmo nos ofrece algunos trucos sexuales al respecto. Los taoístas, consideraban que eyacular suponía la pérdida de la energía vital, pero no deseaban privarse de los beneficios de orgasmar habitualmente. Para conseguir esto, estimulaban ‘el punto del millón de dólares’, llamado así por lo que pagaban para que se lo estimulasen adecuadamente. Se sitúa en el perineo, entre el ano y los testículos y, si se presiona durante el orgasmo, se puede llegar a retener la eyaculación. Si esto sucediera, se podría continuar en la búsqueda de un nuevo orgasmo, aunque requiere bastante entrenamiento.

Para llegar al orgasmo y a la multiorgasmia es importante, para ambos sexos, estar relajado, excitado y en plena clave erótica.

Técnicas de desbloqueo

Jadear para liberar tensión, balancear la pelvis y tener entrenado el músculo PC, son técnicas que facilitan el desbloqueo y contribuyen a la llamada del orgasmo.

No olvide que los mensajes que se envía mentalmente también son de suma importancia. Si pensamos que lo conseguiremos, es muy probable que así sea.Henry Ford comentaba: “Tanto si cree que puede como si cree que no puede, está en lo cierto”. Él hablaba de construir un imperio automovilístico, como hizo, pero funciona igual con la construcción de nuestros orgasmos. Así que ya sabe, repita mentalmente: “¡Sí, ya está aquí, me viene, lo noto, llegó!”. Igualmente, quitarse miedos y represiones facilitará la misión.

Pero el orgasmo no es el fin único de su sexualidad, el disfrute es el verdadero objetivo, y el orgasmo es solo un tipo de placer. A veces una mirada, risas cómplices, caricias o besos, desencadenan sensaciones muy placenteras y que son muy próximas al orgasmo.

No se exija demasiado para multiplicar orgasmos, no es necesario ni tampoco tiene por qué ser lo mejor. Si lo desea, pruébelo, si no, siga disfrutando como desee. Poder elegir cómo disfrutar su sexualidad es lo que le generará mayor satisfacción, sin lugar a duda.

http://www.elmundo.es/vida-sana/2015/10/17/5620cd02ca4741031a8b4660.html

Share