Protec reclama un tratado de extradición con Camboya para luchar contra pederastia

Foto: Agustín Caballero

HAY INDICIOS DE ABUSOS POR PARTE DE TURISTAS ESPAÑOLES

EFE
SANTIAGO DE COMPOSTELA.- Cualquier turista español puede cometer abusos sexuales contra niños y regresar a su país impunemente. Para evitarlo, la ONG Protect ha pedido al Gobierno la firma de un tratado de extradición con Camboya.
Un responsable de Protect en Camboya, Seila Samleang, indicó que hay «sospechas e indicios» de que algunos turistas españoles llevan a cabo ese tipo de actividades, pero indicó que «hasta el momento no hay pruebas determinantes» que hayan permitido detenciones.
Seila Samleang ha destacado las dificultades de la ONG para poder reunir este tipo de pruebas, pero apuntó que ya ha habido otros casos de ciudadanos de otros estados miembros de la Unión Europea que han sido arrestados y detenidos por actividades de pederastia, aprovechando que en Camboya «hay muchos niños y el sexo es muy barato».
La portavoz ha precisado que la ONG, que inició en 2003 su labor investigadora de extranjeros implicados en abusos sexuales, ha logrado desde entonces la detención de 79 personas, de las que 39 han sido ya declaradas culpables en juicios celebrados en Camboya y en otros países.
Ocho estadounidenses condenados
Apuntó que de las personas que cumplen condena por pederastia hay ocho estadounidenses, entre ellos Michael Clark, sorprendido en una habitación con dos niños y que fue sentenciado a ocho años de prisión.
También mencionó el caso del empresario ruso Alexander Trofinov, condenado en 2007 a 13 años de prisión por abusos sexuales contra una niña, aunque tiene pendiente juicios por otras 18 niñas que «habría comprado a sus padres para abusar de ellas y utilizarlas para la prostitución».
Además hay ciudadanos de Alemania, Bélgica, Suiza, Austria y Australia que cumplen condenas.
La organización dispone de agentes infiltrados que permiten seguir los pasos de los turistas sospechosos de abusos sexuales y ha logrado determinar que el 80% de casos están relacionados con niños y establecer que el perfil del pederasta corresponde a un «hombre blanco, soltero o separado que generalmente viaja sólo y que puede tener entre 26 y 74 años», dijo Samleang.
Algunos recurren a la pederastia de manera «ocasional» inducidos por el abuso de alcohol y el estrés, aunque los más preocupantes son los que «tienen fantasías sexuales sólo con niños», los que calificó de «muy peligrosos», ya que son capaces de utilizar todo tipo de estratagemas para conseguir la confianza de los familiares y luego esclavizar a los hijos.
Protect ha inaugurado una exposición fotográfica sobre la prostitución infantil en Camboya titulada ‘Había una vez un niño’ en la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad de Santiago de Compostela con el objetivo de denunciar esa situación.

Share