Ya soy miembro del Club de Amigas de GeishasVip

Los amores llegan así, sin avisar. Un día golpean suavemente tu puerta y al abrirla, están ahí.

Ciertamente, puedes volver la cara, puedes ignorarles, puedes hacerte la despistada, pero las cosas siempre ocurren por algo y si es algo bueno, ¿por qué no aprovecharlo?

Eso es lo que pensé cuando me di de bruces con el proyecto Amigas de  GeishasVip (www.geishasvip.com), de Aprosex y no me lo pensé dos veces. El amor surgió de repente y ya no hemos podido separarnos.

No es fácil que algo me enamore causándome un impacto tan profundo. Sin embargo, el concepto de publicidad gestionada por y para putas me ha encantado. El hecho de que sea un sistema simple y al que se pueda acceder con tanta sencillez, lo hace factible a todas las personas, por poco que sepan de informática y por supuesto, me ha cautivado el enfoque de Publicidad Solidaria. Porque, no se trata sólo de publicitar nuestra cara, nuestro cuerpo y nuestros servicios, si no también de poner a disposición de la primera ONG creada por escorts, unos fondos que sirven para luchar por los derechos de todas, incluyendo los servicios de psicología, atención fiscal, penal, matrimonialista y laboral, atención ginecológica, cursos entre iguales, etc…

Yo, como tú, dispongo de un tiempo limitado. No siempre puedo llegar a ser todo lo solidaria que me gustaría y desde luego, tampoco puedo hacer muchas cosas porque mi entorno no me lo permite. Sin embargo, sí que puedo ayudar a hacer crecer un directorio que se crea desde el fondo de los corazones de las escorts que quieren tender una mano a sus compañeras.

Todos los proyectos necesitan de fondos y de inversión en tiempo y gestión. También precisan de tiempo para crecer y consolidarse en el mercado. Somos muy conscientes de que no vamos a llegar a ser un directorio famoso, nos basta con ser un directorio honesto, donde las mujeres puedan cambiar sus textos, sus fotos y ser dueñas de la publicidad por la que abonan  un dinero que nos cuesta tanto de ganar, como al común de los mortales. Aunque algunas personas nos consideren Diosas, y lo somos, también trabajamos y lo hacemos con responsabilidad y con constancia.

Yo ya formo parte del Club de Amigas de GeishasVip ¿y tú?

No tardes, te esperamos. Entra a formar parte del primer directorio solidario en España y únete a este proyecto ilusionante y esperanzador, formado por mujeres como tú.

Escribe a geishasvip@aprosex.org y comienza una nueva etapa como escort activista.

Te veo en  www.geishasvip.com

PaulaVip

Geishas VIP

Share

Todo lo que siempre quisiste saber sobre las geishas y no te atrevías a preguntar

Pocas personas conocen qué ocurre en la intimidad de las geishas japonesas. Una de esas privilegiadas es Kyoko Aihara, que convivió con algunas de las que viven en los hanamachi de Kioto

Cuando un occidental piensa en una geisha, suele acudir a su cabeza una mezcla de lujo, exotismo y sensualidad que poco tiene que ver con la realidad. Un estereotipo que han alimentado de forma externa novelas como Memorias de una geisha de Arthur Golden y, de forma interna, ciertos estereotipos que sobre estas mujeres han circulado en Japón. El hermetismo de los hanamachi, las áreas de las ciudades japonesas donde residen las geishas, tampoco ha ayudado a esclarecer muchas dudas.

Con el objetivo de separar el grano de la paja, la periodista y fotógrafa Kyoko Aihara se internó en los hanamachi de Kioto, donde se concentra la mayoría de practicantes de esta tradición, para alumbrar Geisha: a Living Tradition (Carlton Books). Este libro es una bella mezcla de imagen y texto que desvela la realidad de estas mujeres en la sociedad del siglo XXI, dos siglos después de su gran período de esplendor, cuando más de 3.000 trabajaban en las 700 casas de té de Gion. Divididas entre maikos (en período de aprendizaje) y geikos, son profesionales del entretenimiento que disfrutan de una compleja educación, ante todo, artística. Aihara resuelve a El Confidencialtodas nuestras dudas unas horas antes de ofrecer una conferencia en laFundación Japón Madrid.

PREGUNTA. ¿Cuáles son las nociones equivocadas que mantenemos los occidentales sobre el mundo de las geishas?

RESPUESTA. En los hanamachi de Kioto lo más importante es el arte, que se practica de forma muy rigurosa. Puede ser la práctica del shamisen o el taiko, flautas o prácticas de canto. Incluso las trabajadoras que hayan llegado al título de natori, es decir, de maestra, siguen practicando a los 90 años en las escuelas. Son como pianistas o bailarinas que practican durante toda su vida profesional.

P. ¿Hay muchas mujeres con vocación de convertirse en geikos? ¿Qué proceso siguen?

R. No hay muchas, pero también es cierto que el oficio de maiko se ha popularizado y es una figura que está en el punto de mira gracias al turismo, como si fuesen Micky Mouse. Más chicas quieren ser maikos que hace 30 años. En los cinco hanamachis de Kyoto había 66 maikos y 177 geikos en diciembre del año pasado.

¿Cómo convertirse en una de ellas? Primero tiene que contactar con okiya, que es la residencia, y tiene que vivir allí junto a okâsan, cuya traducción directa es “madre”, pero que en realidad es la propietaria de la residencia, y onêsan, que significa “hermana mayor”. Allí aprenden todos los protocolos, también las jergas y palabras propias del hanamachi. Habitualmente se tarda un año en que puedan ser maikos, y otro año más para ser geikos. Incluso hay personas que se saltan el proceso de ser maiko y consiguen ser geiko en un año.

P. ¿Vivir en un hanamachi es una dedicación absoluta?

R. Deben tener total dedicación a su oficio, es una profesión total. No se puede compaginar con otros estudios o trabajos. Hay muchas maikos que más tarde prefieren estudiar en una universidad y dejar de serlo, o el caso inverso, que una chica que ha terminado una carrera universitaria, en lugar de entrar en una compañía, se plantee ser geiko.

El debut de una maiko cuesta unos 30 millones de yenes (más de 200.00 euros)

P. Usted investigó a fondo los hanamachi. ¿Qué fue lo que más le sorprendió de lo que allí vio?

R. Una de las cosas que más me sorprendió es que una geiko que ha llegado a ser natori siga acudiendo a la escuela todos los días para practicar. También la vestimenta que llevan, que es carísima. Un kimono que puedo llevar yo tiene tres metros de largo, pero los de ellas son de cinco, y además tejidos y pintados a mano. Todo está hecho de seda.

[Agarra el libro y señala una horquilla] Este no tiene precio, los más baratos podrían llegar a costar 200.000 yenes, algo así como 1.500 euros. Cuando una se hace maiko y es admitida, debe tener kimono de invierno, de verano y primavera/otoño, y todos los accesorios adaptados a cada estación. El debut de una maiko cuesta unos 30 millones de yenes. Este obi, por ejemplo, lleva un diamante de dos kilates en el centro. Los okobos (el calzado), parecen baratos, pero también cuestan unos 200.000 yenes.

P. ¿Cómo se financia todo esto?

R. Es uno de los problemas actuales, porque antiguamente los clientes y patrones no tenían por qué ser patrón de una única maiko, a veces se hacían regalos porque sí. Se llegaban a regalar casas y mansiones. Eran clientes de lujo y alto standing que donaban el dinero necesario. Hoy en día hay unas tasas de transacción por realizar un obsequio, algo que antiguamente no existía. Era una cultura para clientes de gran poder adquisitivo, algo que es cada vez más difícil.

Pero se ahorraron muchos de los obsequios que hacían los antiguos patrones, y con ese dinero se sobrellevan estos costes. En cualquier caso, las maikos no tienen que financiar este tipo de complementos, a cambio de no cobrar honorarios durante cinco años. Los okiyas le suministran los kimonos y costean sus gastos de vivienda, comida, etc.

P. ¿Cuál es la relación que mantienen actualmente con sus clientes?

R. Yo también pensaba que todos los clientes eran patrones, personas que aportaban dinero. Pero según empecé a entrevistar a las implicadas, averigüé que incluso antes de la guerra, muchas personas sólo venían para disfrutar de su tiempo y se gastaban lo que les correspondía sin ser patrones.

P. Esa relación entre patronos y geishas las ha llevado a ser equiparadas con prostitutas.

R. Exactamente. Además, la confusión ha sido generada por las propias mujeres que se dedicaban a la prostitución y se consideraban geishas, algo que ocurrió en todo Japón. Por otro lado, cuando se habla del patrón, existe la idea errónea de que busca una relación sexual, pero no es así. Por ejemplo, algunos encargaban un kimono y se lo hacían vestir a una geiko para ver cómo quedaba, o artesanos que confeccionaban un obi y utilizaban a las geikos como modelo para ver cómo quedaba, si era mejor otro color… Las utilizaban como modelos para ver el resultado de su trabajo.

La relación entre el cliente y las geikos es muy duradera, se puede alargar durante 10 o 20 años

Antes de la guerra había muchos hombres que tocaban shamisén. Actualmente la virtud del hombre es trabajar, pero antes muchos tocaban mientras las geikos bailaban. Había muchos hombres que iban con geikos o maikos a las escuelas de arte para practicar, o incluso acudían juntos a ver la función de kabuki como aprendizaje.

En este sentido, la relación entre el cliente y las geikos es muy duradera, una relación de compañeros que se alarga durante 10 o 20 años. Si fuese prostitución, esta relación no duraría tanto y no existiría el sistema por el que no se permiten clientes no acreditados. El objetivo no es sexual, sino de acompañamiento.

P. No sólo los hombres pueden ser clientes de las geishas, sino que también acompañan a mujeres o participan en celebraciones familiares.

R. Exactamente. En este momento muchas mujeres se interesan por esta cultura, porque las chicas se visten con kimono y se fijan en las geikos y maikos. Una vez di una conferencia en la que reunimos a los no acreditados: era un evento abierto, y casi todas las asistentes eran mujeres.

P. ¿Cómo sería el día a día de una de ellas?

R. Primero se levanta, se viste con su kimono, y acude a la escuela para estudiar arte. El estudio, dependiendo del arte que practique, puede durar menos o abarcar hasta la tarde, pero termina entre las dos y las tres de la tarde, cuando almuerza y luego empieza la preparación del salón (ozashiki). Sobre las seis de la tarde va aochaya, el salón. Una vez allí esperan en la sala de la propietaria a que entren los clientes, y les siguen. Allí empieza el banquete de cena, que suele tener lugar entre las seis y media y ocho y media. Cuando termina, a partir de las nueve, empiezan a llegar clientes que van a tomar algo. Habitualmente se quedan entre las nueve y las once de la noche. Si los clientes quieren que les acompañen a otro sitio, también lo hacen. Esto dura desde las doce de la noche hasta la una o las dos, y cuando terminan, llaman para decir que han terminado y vuelven. El trabajo suele terminar a las dos de la mañana.

P. Usted que ha convivido con muchas de ellas, ¿cuáles son sus deseos y motivaciones y qué explicaban de la profesión que habían elegido?

R. Tienen la vocación de exhibir su habilidad artística. ¿A qué aspiran? A llegar a ser una geiko como las que exhiben su música o su arte en el teatro kabuki o las maestras que enseñan a tomar shamisen en las televisiones. Llegar a este nivel es su máxima aspiración.

P. ¿Cuál es la actitud que el resto de la sociedad japonesa mantiene hacia ellas?

R. Se les ve como personas que viven en otro mundo, por así decirlo. Antes también había muchos estereotipos negativos sobre ellas, pero eso ha cambiado gracias a que maikos y geikos realizan sus presentaciones en muchos lugares, llegando incluso a Estados Unidos para promocionar sus actividades o la ciudad de Kioto. Allí hablan de sus oficios o incluso presentan sus artes, que pueden ser baile o música. Muchas de las asistentes son mujeres que tienen interés en los vestidos que llevan por lo bonitos que son.

Japón era un país muy pobre, por lo que esta era una buena opción para que las niñas tuviesen dónde vivir

P. ¿Cuáles son las principales diferencias entre las geikos y maikos de antes de la guerra y las que se pueden encontrar hoy en día?

R. Antes de la guerra, Japón era un país muy pobre. En esa situación, muchos padres no podían criar a sus hijos. Una alternativa para las niñas era ingresarlas en una okiya que garantizase su residencia y comida, y en el caso de los chicos, internarlos en un templo o que trabajasen desde pequeños en los establecimientos. Los hanamichi eran una de las opciones. Después de la guerra, las maikos o geikos lo son por su propia voluntad o porque es una profesión que se ha llevado a cabo en su familia.

P. Lo que explica es similar a lo que ocurría con muchas religiosas en España. Pero los hanamachi se organizan en estructuras muy jerarquizadas y guiadas por la tradición. ¿A qué se parecen? ¿A un convento, a una escuela femenina, a un ejército..?

R. Es cierto que es parecido a un convento, pero en los hanamachi se les garantizaba una vida mejor. ¿A qué se asemejan? También he investigado los templos y, tras ver a los jóvenes sacerdotes, creo que tienen una cierta similitud con la vida en un hanamachi, ya que hay unos protocolos que se han de respetar rigurosamente. Por ejemplo, los jóvenes deben esperar de rodillas a que pase un sacerdote mayor por la puerta, algo que también ocurre con una okasan cuando entra a una habitación.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-04-05/todo-lo-que-siempre-quisiste-saber-sobre-las-geishas-y-no-te-atrevias-a-preguntar_735747/

Share

El beso de Singapur, el olvidado truco que provoca superorgasmos

Para mejorar nuestra vida no hace falta que nos azotemos o nos disfracemos de cosas ridículas: basta con hacer unos sencillos ejercicios que nos descubre una costumbre sexual milenaria

PROVIENE DE LA ANTIGUA INDIA

Si se nos pregunta qué podemos hacer para mejorar nuestra vida sexual, probablemente pensaremos en todos esos trucos que han terminado por convertirse en lugares comunes, como prolongar los preliminares, probar alternativas tan, ejem, arriesgadas como el sexo oral o el anal, disfrazarse de alguna cosa ridícula o, últimamente, darse unos cachetes gracias a 50 sombras de Grey. En lo que raramente repararemos es en algunas técnicas milenarias como la del pompoir y su variante árabe, el kabazza.

El sexo tiene que ver con la fricción, y de ahí la obsesión que muchas mujeres –y hombres– tienen por el tamaño de los penes. Se entiende que, a más tamaño (preferiblemente grosor a longitud), mayor será la satisfacción. Dicho pensamiento se encuentra en la base del conocido como pompoir o, más poéticamente, el beso de Singapur (o, de forma más elusiva, el toque de flauta).

¿En qué consiste? Se trata, básicamente, de una técnica sexual en la que la mujer utiliza su vagina para estimular el pene del hombre como si lo estuviesesuccionando. De ahí su nombre, pompoir, que en francés sería algo así como “chupadora”: la vagina produce un efecto semejante al de la boca durante el sexo oral. En lugar de moverse cabalgando o embistiendo, la pareja permanece quieta y ella utiliza el músculo pubocoxígeo para estimular la erección masculina, lo que se traduce en orgasmos más intensos tanto para él como para ella.

No se trata de una técnica nada sencilla, y aunque algunas mujeres nacen con la habilidad natural de realizar estos movimientos musculares, muchas tienen que entrenarse para conseguirlo. Los libros de historia arrojan algunos casos, como ocurre con la amante del rey Francisco I y Enrique II de Francia, Diane de Poitiers, que tenía una habilidad especial para esta técnica. Como señala un artículo publicado por Emma Gold en GQ, en Shanghái circula la historia de una prostituta capaz de introducir y sacar el pene de su amante simplemente con los movimientos de su vagina.

Un largo camino hacia el placer

Al parecer, la tradición nació en la India hace más de 3.000 años, y de ahí se extendió a otros países orientales como Tailandia o Japón. Parte de la educación de algunas geishas, se centra en desarrollar esta técnica, así como la de las Devadasis indias proscritas desde el año 1988. De hecho, existe una variación conocida con el nombre de kabazzah, y en la cual participan también los músculos del abdomen. La fijación de algunas celebridades por las prácticas sexuales orientales como el sexo tántrico, han devuelto al pompoir a la actualidad amatoria.

La posición ideal para practicar esta técnica es aquella en la que la mujer se sitúa encima del hombre, puesto que es ella la que marcará el ritmo y la intensidad del encuentro sexual, aunque también puede practicarse de lado. Es más, resulta necesario que el hombre se encuentre en una posición absolutamente pasiva, ya que el movimiento debe ser sutil. Es necesario que la vagina se encuentre dilatada y humedecida, para facilitar su movimiento. Y toda la responsabilidad se encuentra, por una vez, en el lado femenino, que decide a qué ritmo se realiza el acto.

Como explica Denise Costa, fundadora de la página Pompoir Book –una completa guía sobre el beso de Singapur–, en Salon, esta técnica no sólo permite al hombre tener orgasmos más intensos y duraderos, sino que puede provocar que la mujer experimente los tres tipos de orgasmos posibles, a saber: el vaginal, el del clítoris y el menos habitual de todos ellos, el del útero. En ocasiones, la contracción de la vagina se produce de forma natural cuando una mujer experimenta el clímax.

Ejercicios para reforzar nuestra vagina

Muy pocas mujeres son capaces de lanzarse a realizar esta técnica sin haberse entrenado antes. Costa propone en el artículo una serie de técnicas que nos permiten ser capaces de hacerlo en menos de cinco meses, siempre y cuando nos comprometamos a una disciplina de practicar una hora al día. Entre estos ejercicios se encuentran todos los relacionados con el control de los músculos pélvicos, que son los mismos que evitan que la orina se escape: contracciones, apretar, empujar y otra clase de movimientos realizados de forma consciente cuentan como parte del entrenamiento.

 

Por lo general, esta clase de ejercicios que tienen como objetivo reforzar elsuelo pélvico suelen recomendarse a aquellas mujeres que sufren problemas de pérdida de orina o para facilitar el parto, pero también pueden ayudar a reforzar la vagina. Por lo general, suelen basarse en mantener la contracción durante todos los segundos que sea posible, hasta los diez. Estas prácticas reciben también el nombre de ejercicios de Kegel, y pueden reforzarse a través de los conos vaginales (dispositivos que se insertan y que deben sostenerse gracias a la acción de los músculos) o del propio pene de la pareja. Sin embargo, se debe tener cuidado con estos ejercicios, puesto que su mala práctica puede agravar los problemas de incontinencia o provocar un prolapso.

Existe otra técnica asociada a esta, y que recibe el nombre de the mare’s trick(el truco de la yegua). Esta consiste en mantener el pene de la pareja dentro de la vagina, rodeando con las piernas el miembro del hombre y endurecer los músculos de la pelvis, lo que provoca que la erección no desaparezca, algo que puede llegar a ser doloroso en caso de que el hombre ya haya alcanzado el clímax, pero también ayudar a evitar los problemas de erección.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-03-22/pompoir-el-olvidado-truco-que-permite-tener-superorgasmos-a-hombres-y-mujeres_725691/

Share

APROSEX EN EL SALÓN ERÓTICO DE BARCELONA 2012

ATENCIÓN NIÑAS Y NIÑOS:

A continuación os paso las actividades y los horarios de las diversas actividades
de APROSEX durante el desarrollo del SEB en la Fira de Cornellà.

VIERNES 12 DE OCTUBRE 
A LAS 13.00H 

Charla sobre Post-Porno, a cargo de Itziar Rockera y Gabriella de Karma Secret
Título: Más Allá del Porno

A LAS 20.00H.
TALLER MODA PUTA a cargo de la Directora de Teatro Montse Peralta

A las 20.00h. comenzaremos el taller de Moda Puta con una pequeña charla introductoria a la Santísima Putificación
de aquellas mujeres que, pretendan, deseen, quieran sentir lo que es ser puta durante un rato en sus vidas!!!
Tendrá lugar en el LimoBus del SEB, un lugar espectacular donde cada una de las participantes, será ansiosamente
Putificada para renovar su sexualidad y sensualidad para deleite y disfrute de sí misma y de los ojos que las miren…

Tras ese proceso, todas las participantes desfilarán por un escenario donde la Gloria de su Transformación Puteril 
será completa y sabrán por fin, cuál es la diferencia entre Mujeres Putas y Mujeres No Putas. Ninguna! 
Todas a Putificarse!!!!! 

SÁBADO 13 DE OCTUBRE
A LAS 13.00H.


Charla Debate Sobre Prostitución a cargo de PaulaVip
Título: Mamadas a 5€uros


SÁBADO 13 DE OCTUBRE
A LAS 18.00H.


Charla Debate Sobre Prostitución a cargo de Xasel
Título: Putas: Sexo y Mucho Más


DOMINGO 14 DE OCTUBRE 
A LAS 17.00H.


Taller Sobre Masaje Tántrico a Cargo de Violeta de Karma Secret
Título: Masaje Tántrico Para Parejas

NO FALTÉIS, PASAREMOS LISTA!!!
MUCHOS BESOS DE TODAS LAS GEISHAS QUE VAN A ESTAR EN EL SEB ESTOS CUATRO DÍAS
DE MOVIDÓN, DIVERTIMENTO, MORBO, FANTASÍA, EXCITACIÓN Y MUCHO MAS…UUHHMMMMMM

Share

Geishas de lujo

[foto de la noticia]

Si el pasado enero Giorgio Armani nos transportó en un viaje sideral por su desfile de Costura para este verano, ahora toca un sentido homenaje a Japón, a sus gentes, delicadas mujeres de ancestrales tradiciones, a sus vestimentas, delicados kimonos interpretados por la visión del internacional italiano. El resultado ha sido un desfile hermoso, amplio y generoso, de 46 salidas, en el Theatre Nacional de Chaillot en el Trocadero con mucha sutileza y laboriosidad en la conjunción de los tejidos. Trajes en terciopelo negro, raso y seda rosa estampada han sido algo habitual, rompiendo el monocromatismo de las piezas a las que nos tiene tan acostumbrados el señor Armani.

Esta vez, Oriente y sus flores, colores, ramas y vegetación era el hilo argumental de la colección, hasta tal punto que los maravillosos tocados de Phillipe Tracy parecían una continuación visual de los estampados utilizados en los trajes chaqueta y vestidos de fiesta.

Además, los bordados florales en pequeñitas piedras Swarovski de tonos empolvados realzaban la estampa de jardín japonés que se pretendía evocar. Una vez más, la banda sonora de su desfile era una selección actual de música ambiente que envolvía la ropa de manera exquisita.

Mucha noche, mucha fiesta, para piezas ceñidas que obligan a la mujer a andar con los ademanes de las niponas; corseletes nacarados en escamas, fajines que se anudan al estilo oriental, aberturas laterales que descubren un forro luminoso y empolvado, rompiendo el rigor del sempiterno terciopelo negro… Los bolsos que acompañan cada look son mínimos y rígidos, en forma de concha o cascarón y aportando un toque de color. Giorgio Armani nos ha regalado un sentido puzzle visual para la Alta Costura del invierno 2012.

http://www.elmundo.es/yodona/2011/07/05/moda/1309867093.html

Share

Si eres extranjera, no puedes ser geisha

Vetan a una australiana que ejerza de forma independiente

La geisha australiana Fiona Graham Archivo

En Japón las tradiciones no se rompen fácilmente y más si se trata del mundo de las geishas. A la australiana Fiona Graham le han prohibido ejercer este oficio por el hecho de ser extranjera.

Fiona Graham, sin embargo, no es una extranjera cualquiera. Se trata de la primera occidental que había accedido a integrarse en este cerrado universo de las geishas, integrado actualmente por apenas un millar de damas. Pasó a formar parte de este universo secreto y secular en el 2007.

Desde esta fecha ha ejercido de geisha y se había ganado el respeto de compañeras y clientes. Pero el pasado diciembre decidió dar un paso más: pidió permiso para instalarse por su cuenta, debido a que la madre de su casa de geishas era muy mayor, estaba enferma y no podía seguir ejerciendo.

Sayuki, que en japonés se traduce como felicidad transparente, explicó ayer a la prensa de su país que la asociación de geishas del barrio tokiota de Asakusa ha rechazado su petición. Le han prohibido ejercer de forma independiente.

“Me han respondido muy claramente que la razón por la cual no podía ser titular es que soy extranjera”, ha declarado Fiona Graham al periódico The Australian.

Sin embargo, esta australiana que llegó a Japón a través de un intercambio escolar a la edad de 15 años y se enamoró de la rica cultura ancestral de este país, no está dispuesta a dar su brazo a torcer.

“Convertirme en la primera geisha blanca es lo más difícil que he hecho en mi vida”, afirmó esta australiana que tras estudiar en una escuela secundaria japonesa ingresó en la universidad Keio de Tokio y después completó sus estudios con un doctorado de antropología social en Oxford.

Sayuki ha destinado muchos años de su vida a aprender los secretos de este oficio, que consiste en ejercer de dama de compañía refinada, reservada a una clientela muy selecta. Dedican su vida a aprender las artes tradicionales niponas. Una instrucción que incluye la realización de la ceremonia del té elegante, así como el estudio de poesía, música y caligrafía.

El papel de las geishas se concentra en proporcionar entretenimiento a sus clientes durante las comidas o reuniones. Cantan, bailan o discuten de los más variados asuntos. Su misión consiste en lograr que su cliente olvide los problemas de la jornada.

Ahora, tras años de esfuerzos, Fiona Graham no esta dispuesta a arrojar la toalla. “He recibido un apoyo enorme por parte de los clientes japoneses y no quiero renunciar”. Añade que tiene contraídos compromisos laborales hasta finales de año y que los piensa cumplir.

Dice estar preparada para instalarse en cualquier otro lugar de la ciudad. Explica que también cuenta con la solidaridad de otras compañeras de profesión. “Hay distritos de geishas que están dispuestos a permitir que me instale allí”.

La geisha blanca esgrime en su favor la situación de indefinición laboral en que se halla en la actualidad. “Mi posición actual es poco clara. Los documentos oficiales en los que se dice que yo ya no soy una geisha todavía no han salido de la oficina de geishas”.

http://www.lavanguardia.com/gente/20110607/54166868256/si-eres-extranjera-no-puedes-ser-geisha.html

 

Share

El porno clandestino de la Yakuza japonesa

No se sabe con seguridad cuándo se produjo la llegada del porno a la cultura japonesa, pero sí es bien conocido el culto por el shunga, las famosas representaciones visuales de encuentros sexuales entre geishas y samurais o señores feudales. Con el fin de la era Edo y la llegada del Meiji, la actitud hacia el sexo y su imaginería se volvió más restrictiva, provocando el nacimiento de un mercado negro controlado por la mafia Yakuza, que se ocupaba de generar contenido erótico al que era muy difícil acceder desde fuera.

La serie de fotografías que sigue fue hallada hace poco oculta bajo los cajones de un escritorio perteneciente a una prestigiosa colección de muebles antiguos en Osaka. Su origen, según afirman en Richardson Magazine, es claramente underground, se trata de material producido nunca más tarde de la Segunda Guerra Mundial, y sus protagonistas son con casi total seguridad miembros del crimen organizado nipón, la Yakuza, que por lo visto tenían muy claro que debían centrar la atención en los genitales e ignorar las caras.

osaka02
osaka07
osaka04
osaka05
osaka06
osaka08
osaka03

http://www.orgasmatrix.com/blog/noticias/porno-yakuza/

 

Share