España, destino de turismo sexual

La falta de legislación, la gran oferta de prostitutas, prostíbulos y webs que ofrecen chicas sitúan a España en el tercer lugar preferido para buscar sexo

Prostitución en la calle Montera JAVIER BARBANCHO

  • IRENE HDEZ. VELASCO

Existe un país en el que, según cálculos de su Gobierno, ejercen como prostitutas unas 45.000 mujeres, aunque hay expertos que estiman que la cifra real podría ser mucho mayor. Donde cientos y cientos de puticlubs y locales de sexo de pago salpican su geografía, algunos de ellos tan enormes que son como parques temáticos en los que prestan servicios sexuales hasta 200 mujeres.

En ese país, la oferta de prostitutas es tan amplia que no sólo se puede elegir entre búlgaras, rumanas, dominicanas, rusas, brasileñas o nigerianas, por citar algunas nacionalidades, sino que los precios son extremadamente competitivos. Por cinco euros, lo que cuesta un par de docenas de huevos, le pueden hacer a uno sexo oral. Y por 60 euros, un completo en una habitación de hotel con sábanas limpias y luces psicodélicas. Según el Instituto Nacional de Estadística de ese país, la prostitución representa el 0,35% del total de su Producto Interior Bruto. Es una de las inversiones más rentables, hasta el punto de que según su Ministerio del Interior genera unos cinco millones de euros al día.

Ese país tiene, además, una legislación sobre prostitución extremadamente laxaen la que en ningún caso se persigue ni condena a quien paga por sexo ni a los locales donde tiene lugar el mismo. Y una cultura social en la que no suele estar mal visto ir a un burdel. Ese país goza de buen clima, playas maravillosas y gente amable. Por todo eso, es uno de los principales destinos de turismo sexual del mundo y a él acuden cada año hordas de personas atraídas por su amplia red de mujeres en prostitución y sus más de 1.500 burdeles, según estimaciones de la Policía.

¿Camboya? ¿Tailandia? No.

¿República Dominicana? ¿Brasil?

Frío, frío. Ese país es España.

España se ha convertido en una de las principales metas de quienes viajan en busca de sexo de pago. Está, y bastante arriba, en la lista de los 10 países más populares para el turismo sexual, junto a destinos clásicos como Tailandia, Brasil, Indonesia, Colombia, Camboya, Kenia, Filipinas, República Dominicana u Holanda. La mayoría de las clasificaciones ya sitúan a España en la tercera posición. “Y algunas incluso en la segunda”, advierte Asunción Miura, representante de la Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres y de la Coalición internacional Contra el Tráfico de Mujeres.

“Por supuesto que hay turismo sexual en España, sin duda. Los propios cuerpos de Seguridad del Estado nos lo han confirmado. Sólo hay que ver cómo la mayoría de los clubes de alterne se concentra en las zonas turísticas. En Andalucía, el grueso de burdeles se agrupa en las provincias costeras, no en las del interior. Y en temporada alta, Canarias y Mallorca se llenan de mujeres que ejercen la prostitución y que, en cuanto acaba el periodo turístico, son trasladadas por las mafias a otros lugares”, sostiene Jorge Uroz Olivares, profesor del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Comillas y, quien hace dos años, realizó junto a su equipo un estudio sobre prostitución y trata de mujeres para el Ministerio del Interior que ahora está ampliando. “Hasta existen agencias de viajes extranjeras que publicitan España como destino de turismo sexual. Al paso que vamos nos convertiremos en la Tailandia de Europa”.

Foros y ránkings de burdeles en Internet

Internet está repleto de páginas que recomiendan España a todo el que esté interesado en sexo de pago. “España se está convirtiendo en uno de los destinos de turismo sexual más populares del mundo”, subraya la llamada wikisexguide, una web con pretensiones de ser una Wikipedia del sexo, al tiempo que explica algunos atractivos patrios: “La prostitución es como si fuera legal en España, existe un vacío legal. Las trabajadoras sexuales no están penalizadas, mientras que los proxenetas sí. El 90% de las prostitutas son inmigrantes ilegales (muchas procedentes de América del Sur) e introducidas en España a través del tráfico ilegal de seres humanos, lo que deja a muchas en un limbo legal”, destaca.

“España es el país número uno de Europa en turismo sexual, habiéndole tomado la delantera a Ámsterdam. La prostitución es completamente legal, así que montones de colegas acuden allí cada año”, dicen en la web de ocioladsholidayguide.

Hay hasta foros donde los usuarios dan su opinión sobre burdeles. Una especie deTripadvisor que, en lugar de calificar hoteles y restaurantes, valora y puntúa la calidad de los burdeles y sus mujeres (procedencia, características físicas, servicios sexuales…). “Es como un burdel de lujo. Llamas, entras y te da la bienvenida una madam que te ofrece bebida. Luego hace entrar una selección de mujeres jóvenes. Su aspecto varía de medio (6-7) a guapas/sexy (9). Tras elegir a una chica te retiras al dormitorio y acuerdas el precio con ella (media hora, 60 euros; 1 hora, 120 euros). Mientras ella va a por sábanas limpias, tú te puedes duchar. Todo está limpio y ordenado. Las chicas suelen ser simpáticas. Merece la pena una visita”. Según este usuario, “es el mejor de Valencia”. Es la valoración que un talPirateHasLanded hace de EvenOnce, un conocido puticlub de Valencia. “Sí, casi la mitad de nuestro clientes son extranjeros. Algunos vienen en grupo, otros solos. Hay de todo”, nos confirma una empleada de ese local.

En Flowers, un burdel en la autovía Madrid-A Coruña, es frecuente ver extranjeros. Hace unos días vimos allí a un grupo de orientales que había aprovechado un viaje de negocios a la capital española para probar también sus reputados burdeles.

La gran oferta de mujeres en prostitución y lo baratos que son sus servicios son indicados reiteradamente como puntos fuertes de España. Según el listado de precios que incluye la wikisex, por 35 dólares (30 euros) se puede obtener un servicio sexual de una prostituta negra en Madrid.

“Tiene todo el sentido que España sea uno de los mayores destinos del mundo de turismo sexual. Y no me extrañaría que fuera el número uno en turismo de burdeles. Tenemos los dos principales ingredientes: somos un país con una gran oferta de mujeres en situación de prostitución y locales de pago por sexo y uno de los países del mundo que más turistas recibe. Tenemos las dos cosas necesarias: muchísimos potenciales prostituidores -varones que pagan por sexo- y una oferta variada de prostitución”, sostiene María José Barahona, profesora de Trabajo Social en la Universidad Complutense y autora de varios estudios sobre prostitución.

Sin castigo en España

España cuenta con una legislación muy permisiva, que únicamente castiga al proxeneta y sólo en los pocos casos en que se demuestra que lo es. En Suecia o Noruega el cliente es perseguido y corre riesgo de cárcel.

“Tenemos una red gigantesca de burdeles, unos 1.500, a los que sumar montones de pisos privados que ocultan mujeres que ejercen la prostitución y que se publicitan en anuncios de contactos u octavillas por la calle. La oferta es enorme y, como la prostitución no está prohibida ni penada ni quienes pagan por sexo están perseguidos, España es un destino atractivo para el turismo sexual. Por haber hay hasta menores, no es necesario viajar a Tailandia, están aquí. La prostitución mueve más dinero en España que el tráfico de drogas”, subraya Uroz Olivares.

El municipio catalán de La Junquera, fronterizo con Francia, está inundado de puticlubs y macroburdeles como Paradise, que con sus 200 mujeres como oferta, lleva a gala ser el más grande de Europa. Y otro tanto sucede en zonas lindantes con Portugal. Incluso el Plan de Acción para la Erradicación de la Trata, la Prostitución y otras formas de Explotación Sexual (2010-2015) realizado por el Ayuntamiento de Sevilla sostiene que en esa ciudad “hallamos todas las variantes posibles de la prostitución”, incluyendo entre las nuevas formas el “turismo sexual”.

“No tenemos constancia de que existan paquetes turísticos sexuales con destino a España, pero sí la sospecha de que podría haberlos. Y si aún no los hay, al paso que vamos no tardará mucho en haberlos, encontrándonos como nos encontramos dentro de las rutas de turismo de burdel”, pronostica Barahona.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/10/13/57fe88b2e5fdea63208b4583.html

Share

Estudiantes y la industria del sexo

El número de estudiantes que utilizan sus cuerpos para ganar dinero se ha duplicado en el último año, los informes de Charlotte Philby

Con niveles crecientes de desempleo en Gran Bretaña, las perspectivas de empleo para los graduados nunca se han visto tan sombrío. Pero un sector demostrando ser resistentes, y lucrativo, para los jóvenes que luchan para cubrir los costos inflados de la educación superior es la industria del sexo.

El número de estudiantes que utilizan sus cuerpos para pagar sus cuotas se ha duplicado en el último año, según una nueva investigación. Un estudio de los estudiantes de pregrado y postgrado en el Reino Unido encontró que hasta un 6 por ciento recurren a lap-dancing, pole dancing-, la escolta y la prostitución con el fin de financiar sus estudios.

El profesor Ron Roberts, quien dirigió la investigación en la Universidad de Kingston, informó un monto promedio anual de entre £ 600.000 y £ 3m por institución va a las universidades directamente de la industria del sexo. “Lamentablemente, los estudiantes son un sector financiero financieramente vulnerable y muy endeudados y se han convertido en objetivos para gente con dinero. La economía de la industria del sexo está fuertemente entrelazada con la economía de la educación superior “, dijo.

El Colectivo Inglés de Prostitutas, que dirige una línea telefónica desde su sede en Londres, dijo que el número de llamadas que recibe de los estudiantes se ha duplicado en el último año.

De acuerdo a los lectores de The Independent que respondió a una investigación la semana pasada en un sitio web que ofrece a los estudiantes becas de hasta £ 15.000 en cambio de “aventuras discretas” con desconocidos, el fenómeno no es nuevo. Los estudiantes y la industria del sexo, algunos afirman, han sido compañeros de cama naturales.

«La duquesa de Hackney ‘ha pasado 15 años ejecutando una agencia de acompañantes. En sus veinte años, salió de su casa de la familia en el este de Londres y se trasladó a los EE.UU., donde trabajó como consultor de reclutamiento por día. Por la noche, ella contestó el teléfono para una agencia de acompañantes, y después de seis meses se hizo cargo del negocio.

Durante sus años como señora – por primera vez en América y luego en Londres, donde ella dirigía una agencia de acompañantes durante tres años – que “buscaban activamente a los estudiantes”.

“Son una raza diferente”, dijo el hombre de 48 años de edad, quien ahora vive en el este de Londres y escribe un blog. “Ellos eran brillantes, chicos pudieran tener para la cena y que podían mantener una conversación. Todos eran buenos trabajadores ronda, enfocados en sus metas – sus estudios y su carrera – y ellos sabían que podían confiar en mí que no los enviara a alguien a quien no le gustaría ser enviados a cumplir “.

Investigación la semana pasada por The Independent en SponsorAScholar, un sitio web que ofrece a los estudiantes hasta el 100 por ciento de su matrícula a cambio de relaciones sexuales con hombres ricos, ha llevado a un número de mujeres a presentarse para explicar su participación.

En la película secreta, un periodista haciéndose pasar por un estudiante conoció a un hombre que se hacía llamar John para exponer el esquema, en el que las jóvenes fueron atraídos a un piso en el que se esperaba que tuvieran relaciones sexuales con él como una “evaluación práctica” – antes de su puesta en contacto con los “padrinos” que pagarían sus gastos de matrícula a cambio de sexo.

En el contexto adecuado, argumentó ‘The Duchess’, que no quiere dar su nombre real, la prostitución puede ser una opción positiva y el empoderamiento de las mujeres jóvenes que no quieren poner en peligro sus estudios, trabajando largas horas por un salario mínimo. Con los años, me dijo que estaba inundado con solicitudes de brillantes jóvenes que buscan maneras de ganarse la vida. Negó que su industria se aprovecha de las mujeres que están desesperadas por falta de dinero.

En Londres, ella dijo, sus fichajes estudiante tomaría alrededor de £ 700 por una sesión de tres a cuatro horas, lo que implica generalmente la cena y luego de nuevo a una habitación de hotel. “Esta fue una decisión”, dice ella. “Estos eran más chicas que querían hacer algo de dinero sin la ruta usual estudiante – que trabajan en un bar o una tienda, todas las horas. Ellos eran de corte limpio muchacha-siguiente-puerta tipo, nunca imagino. “Esquemas como SponsorAScholar, agregó, una vergüenza para la industria.

Cada uno de los hombres en sus libros fueron controlados y que sabía donde vivía y trabajaba, dijo la duquesa. “Siempre he dejado claro a mis hijas lo que se estaban metiendo … Si llegó a un compromiso y no estaba contento, podía irse. En un mundo ideal, me gustaría decir a los estudiantes a pensar en trabajar en el negocio para trabajar para sí mismos, y no una agencia. Los buenos son pocos y distantes entre sí, y es cada vez peor. Muchos ahora están dirigidas por hombres y por las multitudes. ”

Kelley Temple, director de las mujeres en la Unión Nacional de Estudiantes, dijo que era consciente de un creciente número de mujeres jóvenes que recurren a la prostitución para financiar sus estudios. Mientras que ella se negó a condenar a los estudiantes que recurren a la prostitución, ella dijo: “Creo que es preocupante que [los sitios web como patrocinador Scholar] tratan de sacar provecho de la pobreza y las dificultades financieras de las estudiantes y sexualises lo que, sin duda, la intención de ser una desigual dinámica de poder … para aprovechar el hecho de que las estudiantes se encuentran en graves situaciones financieras en la búsqueda de una educación “.

Tras historia de The Independent, una mujer anónima dijo a Channel 4 News cómo había sido atraídos por la promesa de una gran suma de dinero de SponsorAScholar. Ella también aceptó reunirse con una “asesor” – el mismo hombre nuestro reportero se reunieron en nuestra película encubierto. Durante una entrevista de dos horas en su apartamento, el alumno se animó a vestirse con trajes de colegiala y tener sus fotos tomadas, antes de tener relaciones sexuales con el desconocido. Él le dijo: “Es hora de que la práctica”. Ella continuó: “Entonces él me dio un beso antes de que realmente tenía tiempo para pensar en ello o hacer cualquier pregunta … y yo sólo se congeló porque realmente no sabía qué hacer. Luego empezó a desnudarse conmigo “.

La mujer más tarde recibí un correo electrónico diciendo que su solicitud había tenido éxito, pero que podía volver a solicitar en el plazo de dos meses.

http://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/students-and-the-sex-industry-empowering-or-the-last-resort-of-the-debtridden-8376363.html

Students and the sex industry: Empowering or the last resort of the debt-ridden?

The number of students using their bodies to make money has doubled in the past year, reports Charlotte Philby

With unemployment levels soaring across Britain, job prospects for graduates have never looked so bleak. But one sector proving resilient, and lucrative, for young people struggling to meet the inflated costs of higher education is the sex industry.

The number of students using their bodies to pay their fees has doubled in the past year, according to new research. A study of undergraduates and postgraduates across the UK found that as many as 6 per cent are turning to lap-dancing, pole-dancing, escorting and prostitution in order to fund their studies.

Professor Ron Roberts, who led the research at Kingston University, said an average annual sum of between £600,000 and £3m per institution is going into universities straight from the sex industry. “Sadly, students are a financially vulnerable and heavily indebted financial sector and have become targets for people with money. The economy of the sex industry is now heavily intertwined with higher education economy,” he said.

The English Collective of Prostitutes, which runs a helpline from its base in London, said the number of calls it receives from students has doubled in the past year.

According to readers of The Independent who responded to an investigation last week into a website offering students scholarships of up to £15,000 in return for “discreet adventures” with strangers, the phenomenon is nothing new. Students and the sex industry, some claim, have long been natural bedfellows.

‘The Duchess of Hackney’ has spent 15 years running an escort agency. In her twenties, she left her family home in east London and moved to the US, where she worked as a recruitment consultant by day. By night she answered the phones for an escort agency, and after six months took over the business.

During her years as a madam – first in America and then in London, where she ran an escort agency for three years – she “actively sought out students”.

“They’re a different breed,” said the 48-year-old, who now lives in east London and writes a blog. “They were bright, guys could take them for dinner and they could hold a conversation. They were all-round good workers, focused on their goals – their studies and their career – and they knew they could trust me not to send them to anyone I wouldn’t want to be sent to meet.”

Last week’s investigation by The Independent into SponsorAScholar, a website offering students up to 100 per cent of their tuition fees in return for sex with wealthy men, has prompted a number of women to come forward to explain their involvement.

In the secret film, a reporter posing as a student met a man calling himself John to expose the scheme, in which young women were lured to a flat where they were expected to have sex with him as a “practical assessment” – before being put in touch with “sponsors” who would pay their tuition fees in return for sex.

In the right context, argued ‘the Duchess’ who doesn’t want to give her real name, prostitution can be a positive and empowering choice for young women who don’t want to compromise their studies by working long hours for the minimum wage. Over the years, she said she was inundated with applications from bright young women looking for ways to support themselves. She denied that her industry takes advantage of women who are desperate due to their lack of money.

In London, she said, her student signings would take around £700 for a three to four-hour session, which usually involved dinner and then back to a hotel room. “This was a choice,” she says. “These were just girls who wanted to make some money without the usual student route – working in a pub or shop, all hours. They were clean-cut girl-next-door types, you would never guess.” Schemes such as SponsorAScholar, she added, brought shame on the industry.

Each of the men on her books were vetted and she knew where they lived and worked, the Duchess said. “I always made it clear to my girls what they were getting into … If she got to an appointment and wasn’t happy, she could leave. In an ideal world I would tell students thinking about working in the business to work for themselves, and not an agency. Good ones are few and far between, and it’s getting worse. A lot now are run by men and by mobs.”

Kelley Temple, women’s officer at the National Union of Students, said she was aware of a growing number of young women turning to prostitution to fund their studies. While she refused to condemn students turning to sex work, she said: “I think it is concerning that [websites like Sponsor a Scholar] seek to capitalise on the poverty and financial hardship of women students and sexualises what is undoubtedly intended to be an unequal power dynamic … to exploit the fact that women students are in dire financial situations in pursuit of an education.”

Following The Independent’s story, an anonymous woman told Channel 4 News how she had been drawn in by the promise of a large sum of money from SponsorAScholar. She too agreed to meet an “assessor” – the same man our reporter met in our undercover film. During a two-hour interview at his flat, the student was encouraged to dress in schoolgirl outfits and have her photos taken, before having sex with the stranger. He told her: “It’s time now for the practical.” She continued: “Then he kissed me before I really had time to think about it or ask any questions … and I just froze because I really didn’t know what to do. Then he started undressing me.”

The woman later received an email saying her application had been unsuccessful, but that she could reapply in two months’ time.

Share

Una noche entre las obreras del paraíso / Una nit entre les obreres del paradís

Una redactora de “Diari de Girona” com a prostituta al nou macrobordell de la Jonquera

Dimecres, em disposo a quedar-me a dormir al Paradise. Però al local encara no hi ha llum. Els obrers treballaran contrarellotge. <br />

Dimecres, em disposo a quedar-me a dormir al Paradise. Però al local encara no hi ha llum. Els obrers treballaran contrarellotge.
 marc martí

Diners a guanyar -molts més que en alguna feina poc qualificada- per a les prostitutes. Centenars de milers d’euros de beneficis per al club, que alhora paga altíssims impostos municipals. Noies protegides o explotades? L’obertura d’un nou local a prop de la frontera amb França, el Paradise, ha reobert el debat sobre uns clubs que, a Catalunya, tenen cobertura legal. Però, què hi guanyen realment les unes i els altres?

Ha conegut mai una prostituta? Si la resposta és sí, probablement li deu haver fet dues preguntes: una, com s’entra en aquest món, i dues, per què ho ha fet. Pel que fa a la primera, a Internet hi trobem una gran via d’accés. Agafem com a exemple un anunci publicat a Loquo el nou d’octubre: Es busquen noies de 18 a 35 anys per a un macroclub de la Jonquera. No és cap secret: el 21 d’octubre el Paradise, el nou gran bordell que saluda els conductors que entren a Catalunya per la N-II, obria les portes al públic alhora que feia sortir els paletes per la banda de darrere. El local, de polèmica construcció -l’Ajuntament el va intentar prohibir i el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya va obligar a concedir llicències en considerar arbitrària la decisió municipal-, va patir un intent d’incendi a finals d’agost i des de llavors manobres i instal·ladors hi han treballat fins i tot de nit, afirma un dels empleats. La segona resposta és òbvia: diners. Però permeti’m afegir-hi un motiu més: la curiositat d’una periodista. El dia de la inauguració unes 80 dones van entrar a treballar com a prostitutes al Paradise -n’hi caben 200-. Només dues o tres eren de nacionalitat espanyola, segons l’organització del local, entre les quals es comptava aquesta redactora, a la recerca no de clients, sinó de respostes.
Durant una setmana i tres entrevistes, la primera telefònica i les altres dues personals, em vaig fer passar per una dona amb necessitats econòmiques i sense experiència en la prostitució. Un cop superats certs tràmits amb relativa facilitat, dijous cap a les onze del vespre traspassava les portes del que s’ha publicitat com el bordell més gran d’Europa -dada incerta que els implicats qüestionen: asseguren que ells mai ho han afirmat- caminant el més ferm possible sobre uns tacons de deu centímetres i ostentant el dret a fer ús, i fins i tot abús, d’alguna de les 80 habitacions de l’establiment. Primera sorpresa per a mi, que mai havia aconseguit entrar en un bordell per la meva condició de dona: el local no és fosc. Hi ha una raó: cal que els clients i les noies es puguin veure mútuament -no ens enganyem: trien elles en funció d’un bon rellotge o altres signes de poder adquisitiu-. Segona sorpresa: hi ha clientes femenines. Els locals de José Moreno Gómez, propietari del Paradise i també de l’Eclipse de Mont-ras i l’Edén de Melianta, han estat els darrers mesos objectiu de batudes del Cos Nacional de Policia que han donat lloc a imputacions per delictes relacionats amb l’afavoriment de la prostitució, la immigració il·legal i el blanqueig de capitals, dels quals es declaren innocents. En una intel·ligent operació d’imatge duta a terme els dies abans de l’obertura, Moreno ha permès l’entrada al Paradise no només als mitjans de comunicació, sinó també, la nit de la inauguració, a curiosos -i curioses- que són, fonamentalment, veïns de la Jonquera. Veig una senyora d’uns 70 anys amb un got a la mà mirant molt interessada al seu voltant. Parlo i ric una estona amb una dona d’origen magrebí de mitjana edat que sembla divertir-se de valent i que, de manera molt afable, elogia el meu aspecte -en entrar al local constato que hi ha noies en tan sols tanga i sostenidors, però també unes quantes que van més tapades que jo- i em desitja molta sort amb els clients. Al local hi ha cap a dos centenars de persones i això que els preus de les begudes no són prohibitius, però sí alts: una cervesa i una Coca-Cola costen 20 euros.

Em pagues una copa?
Em dirigeixo a la barra amb el meu contacte, que fa el paper de client i s’encarrega de pagar les copes. La seva presència em permet, després de voltar una mica i parlar amb un parell d’homes, fer veure que he aconseguit un servei i interpretar amb tranquil·litat el meu paper de prostituta. Sort que hi és: just quan em dirigeixo a ell un home m’agafa el braç i intenta acostar-se’m. Li indico que estic lligant un negoci amb un altre i es disculpa afablement. Els codis de conducta són clars i la presència d’una desena d’agents de seguretat aplaca les ganes de brega. Però tornem a l’afer de les begudes: la meva inexperiència em suposa el primer greuge econòmic de la nit. A l’Estat espanyol la prostitució no és delicte però sí ho és el proxenetisme, és a dir, lucrar-se a costa del treball sexual d’algú altre. Els responsables del Paradise es cuiden molt de deixar clar que les noies paguen 70 euros al dia pel dret d’estar-se al local -sota la figura de clientes d’hotel amb dret a tres àpats al dia, un armari amb pany i un llit de matrimoni compartit amb una altra noia per dormir-hi- i que les prostitutes s’embutxaquen íntegrament els guanys pels serveis sexuals. En la meva primera entrevista per assabentar-me de les condicions, que va tenir lloc dilluns passat en un bar de Llagostera i que va transcórrer amb tota correcció, m’expliquen també que em correspon la meitat del preu de les copes a què em convidin. Per tant, reclamo al bàrman els cinc euros que em toquen per la Coca-Cola. “Ah! Ja ho arreglaràs amb el teu client” em contesta, i fa el gest de rentar-se’n les mans.
Arriba el moment de comprovar si és cert que la casa no aplica comissió sobre el fornici. El meu contacte i jo ens dirigim a una habitació. El preu establert per la casa són 70 euros per un servei sexual de mitja hora, més els plusos que les prostitutes hi vulguin aplicar. Com que ja he parlat amb algunes i m’expliquen que ho estan fent un xic més barat per plantar cara a la competència -en tres quilòmetres de la N-II hi ha tres grans bordells: el Paradise, el Lady Dallas i el Madam’s- poso a prova la forquilla de preus i dic a recepció que, al meu client, només li’n vull cobrar 40. Em responen que, com a mínim, han de ser 55. D’aquests, me n’entreguen a l’acte 50: els cinc restants són per pagar la llum de l’habitació. Sobre aquest detall els responsables del local han hagut de donar més d’una explicació davant un jutge, argumentant que es tracta d’un servei que no entra en el preu de l’allotjament: un detall que en cap moment m’han explicat. Val a dir, però, que jo no he pagat res perquè durant els primers dies l’estada és gratis de cara a captar noies. Una mami ens acompanya després dels tràmits, que han sigut prou lents com perquè el meu contacte es queixi que, a aquestes alçades, ja li han marxat les ganes. Un cop a la cambra, la noia ens sol·licita una propina i trec cinc euros de la lligacama. N’hi dono massa: gairebé em fa una reverència. La meva inexperiència em torna a passar factura: una autèntica professional indicaria que correspon al client fer-se’n càrrec.
Aprofito la mitja hora per treure’m les sabates, immortalitzar el moment amb la càmera del mòbil i retornar els diners al meu sofert acompanyant: d’un total de 60 euros a guanyar entre el servei i la copa, n’he fet 45. Un cop superat el xoc d’estar vestida de puta a l’habitació d’un bordell en companyia d’un home amb qui m’uneix una relació de caire exclusivament amistós, ens posem a xafardejar. No hi ha gran cosa per veure: les presses de la inauguració són evidents en l’absència del comandament de la televisió, en un forat a la paret on encara no hi ha hagut temps de penjar-hi un quadre i en la manca d’elements imprescindibles com ara sabó al lavabo; però ens diverteixen el capçal del llit -un enorme mirall- i els llums de colors canviants de la cambra. M’adono que ningú m’ha mostrat on és el botó d’alarma que hauria de fer servir en cas que un client es destapi com a violador o aficionat a experiències que no estic disposada a compartir. Tampoc ningú s’ha preocupat de procurar-me preservatius, tot i que des de l’empresa asseguren que n’hi ha en màquines expenedores a disposició de les noies. Pagant, és clar. Com també hauria de pagar si vull fer ús del jacuzzi o si vull llençols especials per anar a la suite. Si em passo de temps a l’habitació -l’accés es controla mitjançant la imposició d’empremta dactilar, que prèviament m’han pres mentre em registrava com a suposada clienta de l’hotel- probablement seré jo qui hauré de pagar l’excés, ja que el client haurà marxat. Durant la primera entrevista m’expliquen que si faig un servei especial -a una casa particular, per exemple- i guanyo 1.000 euros, la casa “crec que” se’n queda 300. També m’informen que al bordell hi puc comprar roba per treballar, joguines sexuals i fins i tot que hi ha perruqueria que, òbviament, cal pagar. Em sento com una viatgera d’una aerolínia de baix cost: contínuament em volen vendre coses o induir-me a gastar de totes les maneres possibles.

Una professional lliure
El meu primer entrevistador m’havia animat a anar al bordell dimecres i, a porta tancada, conèixer les companyes: responc immediatament que sí, ja que m’està oferint en safata una gran ocasió per parlar amb elles. Per dissimular mostro inquietud. “Ens provareu”? En absolut, assegura; el personal té prohibit tenir relacions amb les noies. “Tot és molt professional”, em tranquil·litza. Hi faig cap a mitja tarda amb actitud tímida. Tinc un fotògraf a la porta per immortalitzar la meva entrada. Em truca: “Hi ha TV3 gravant”. M’esvero no pel fet que m’enregistrin, sinó per por que algun company sorprès em deixi en evidència. Prenc dos cafès en un bar amb expositors de CD a la venda: Adamo, Capricho español i Boleros del alma. Finalment hi entro i parlo amb el director, que és correcte però sec i fa la impressió de dirigir més aviat una cadena de muntatge. Em diu que no em puc quedar i marxo. Un cafè més tard, hi torno i insisteixo: li faig repetir-me les condicions i demano quedar-me una estona per parlar amb les noies. Els tractes difereixen lleugerament del que m’havien explicat en la primera entrevista -m’esclareix que la casa no posa tarifes més enllà de la general de 70 euros per mitja hora: “Els preus els posa vostè, que porta el seu negoci a sobre”- i que jo sóc allà una professional lliure, tot i que el primer entrevistador m’ha deixar clar que hi he d’anar cada nit o perdré la plaça: això sí, tinc un dia de festa a la setmana. El director m’etziba una frase que ha repetit moltes vegades: “Nos sentiríamos muy mal si usted no se sintiera bien”, i em commina a tornar a l’endemà. Durant la conversa, contesta el mòbil i adverteix a una aspirant que pot enviar el currículum, però que estan complerts i tenen 90 dones en llista d’espera.
No em deixa parlar amb cap noia i concloc que, en realitat, no els interessa que intercanviem informació, cosa que confirmo en la meva primera -i darrera- nit de feina. Excepte comptades excepcions les prostitutes són esquives a les preguntes, però el personal és encantador. Netejadores -dones dels municipis del voltant que asseguren que les condicions laborals no són dolentes, tot i que les presses per la inauguració fan que el primer dia treballin des de dos quarts de nou del matí a quarts de dotze de la nit- i mamis xerren amb mi i em tranquil·litzen quan admeto que és la meva primera vegada. Les noies es queixen que la feina és dura?, pregunto. “Diuen que un cop tens els diners a la mà, no. Follar gratis els dissabtes amb un home conegut a la discoteca: això sí que és ser puta”, sentencia una, seriosa. M’acaricia un braç i em somriu: “Ets maca, tindràs sort” -el meu primer entrevistador m’augura també un futur al costat d’un home que em retirarà.
Les meves expectatives no són tan altes: se centren, cap a quarts d’una de la matinada, a sortir del local sense problemes. Abandono el meu contacte a recepció amb exagerades mostres de rebuig, prenc l’abric i la bossa de la taquilla i, tremolant i amb ulls plorosos, em dirigeixo a l’oficina on m’he registrat. Pel camí trobo el director. “Me’n vull anar. No puc fer-ho”. Manté la calma i em porta a la recepció, i fins i tot intenta animar-me: “Si vostè no té estómac per dedicar-se a això, no passa res!” Amb somriures entre fotetes i compassius, les recepcionistes recullen les claus de l’armari i la taquilla i m’acomiaden “fins a la pròxima”. Surto a la nit fresca i em deixo captar, sense problemes, per càmeres de televisió. Objectiu complert, tot i que lamento no haver pogut parlar més amb les noies. Respiro fondo i somric sola en adonar-me de la paradoxa: hi he trobat més pragmatisme que sordidesa, però estic contenta d’haver deixat enrere el paradís.
Esperança Padilla
la jonquera

Traducido por http://translate.google.es/#

Una redactora de “Diario de Girona” como prostituta en el nuevo macroburdel de La Jonquera

Dimecres, em disposo a quedar-me a dormir al Paradise. Però al local encara no hi ha llum. Els obrers treballaran contrarellotge. <br />

Miércoles, me dispongo a quedarme a dormir en el Paradise. Pero el local todavía no hay luz. Los obreros trabajarán contrarreloj.
marc martí
Dinero a ganar muchos más que en algún trabajo poco calificada-para las prostitutas. Cientos de miles de euros de beneficios para el club, que a su vez paga altísimos impuestos municipales. Chicas protegidas o explotadas? La apertura de un nuevo local cerca de la frontera con Francia, el Paradise, ha reabierto el debate sobre unos clubes que, en Cataluña, tienen cobertura legal. Pero, ¿qué ganan realmente unas y otras?

Ha conocido nunca una prostituta? Si la respuesta es sí, probablemente le habrá hecho dos preguntas: una, como se entra en este mundo, y dos, por qué lo ha hecho. En cuanto a la primera, en Internet encontramos una gran vía de acceso. Tomemos como ejemplo un anuncio publicado en Loquo el nueve de octubre: Se buscan chicas de 18 a 35 años para un macroclubs de La Jonquera. No es ningún secreto: el 21 de octubre el Paradise, el nuevo gran burdel que saluda a los conductores que entran en Cataluña por la N-II, abría las puertas al público a la vez que hacía salir los albañiles por la banda de atrás. El local, de polémica construcción-el Ayuntamiento lo intentó prohibir y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña obligó a conceder licencias al considerar arbitraria la decisión municipal-, sufrió un intento de incendio a finales de agosto y desde entonces peones e instaladores han trabajado incluso de noche, afirma uno de los empleados. La segunda respuesta es obvia: dinero. Pero permítame añadir un motivo más: la curiosidad de una periodista. El día de la inauguración unas 80 mujeres entraron a trabajar como prostitutas en el Paradise-n ‘caben 200 -. Sólo dos o tres eran de nacionalidad española, según la organización del local, entre las que se contaba esta redactora, en busca no de clientes, sino de respuestas.
Durante una semana y tres entrevistas, la primera telefónica y las otras dos personales, me hice pasar por una mujer con necesidades económicas y sin experiencia en la prostitución. Una vez superados ciertos trámites con relativa facilidad, jueves hacia las once de la noche traspasaba las puertas de lo que se ha publicitado como el burdel más grande de Europa-dato incierta que los implicados cuestionan: aseguran que ellos nunca lo han afirmado-caminando el más firme posible sobre unos tacones de diez centímetros y ostentando el derecho a hacer uso, e incluso abuso, de alguna de las 80 habitaciones del establecimiento. Primera sorpresa para mí, que nunca había conseguido entrar en un burdel por mi condición de mujer: el local no es oscuro. Hay una razón: es necesario que los clientes y las chicas puedan verse mutuamente-no nos engañemos: eligen ellas en función de un buen reloj u otros signos de poder adquisitivo-. Segunda sorpresa: hay clientes femeninas. Los locales de José Moreno Gómez, propietario del Paradise y también del Eclipse de Mont-ras y el Edén de Melianta, han sido los últimos meses objetivo de redadas del Cuerpo Nacional de Policía que han dado lugar a imputaciones por delitos relacionados con el favorecimiento de la prostitución, la inmigración ilegal y el blanqueo de capitales, los cuales se declaran inocentes. En una inteligente operación de imagen llevada a cabo los días antes de la apertura, Moreno ha permitido la entrada al Paradise no sólo a los medios de comunicación, sino también, la noche de la inauguración, a curiosos-y curiosas- que son, fundamentalmente, vecinos de La Jonquera. Veo una señora de unos 70 años con un vaso en la mano mirando muy interesada a su alrededor. Hablo y rico un rato con una mujer de origen magrebí de mediana edad que parece divertirse de lo lindo y que, de manera muy afable, elogia mi aspecto-al entrar en el local constato que hay chicas en tan solo tanga y sujetador , pero también algunas que van más tapadas que yo-y me desea mucha suerte con los clientes. En el local hay dos centenares de personas y eso que los precios de las bebidas no son prohibitivos, pero sí altos: una cerveza y una Coca-Cola cuestan 20 euros.

Me pagas una copa?
Me dirijo a la barra con mi contacto, que hace el papel de cliente y se encarga de pagar las copas. Su presencia me permite, después de recorrer un poco y hablar con un par de hombres, hacer ver que he conseguido un servicio e interpretar con tranquilidad mi papel de prostituta. Suerte que es: justo cuando me dirijo a él un hombre me da el brazo e intenta acercarse me. Le indico que estoy ligando un negocio con otro y se disculpa afablemente. Los códigos de conducta son claros y la presencia de una decena de agentes de seguridad aplaca las ganas de bronca. Pero volvamos al asunto de las bebidas: mi inexperiencia me supone el primer agravio económico de la noche. En España la prostitución no es delito pero sí lo es el proxenetismo, es decir, lucrarse a costa del trabajo sexual de otra persona. Los responsables del Paradise se cuidan mucho de dejar claro que las chicas pagan 70 euros al día por el derecho de estar en el local-bajo la figura de clientes de hotel con derecho a tres comidas al día, un armario con cerradura y un cama de matrimonio compartido con otra chica para dormir-y que las prostitutas se embolsan íntegramente las ganancias por los servicios sexuales. En mi primera entrevista para enterarme de las condiciones, que tuvo lugar el pasado lunes en un bar de Llagostera y que transcurrió con toda corrección, me cuentan también que me corresponde la mitad del precio de las copas a que me inviten . Por lo tanto, reclamo el barman los cinco euros que me tocan por la Coca-Cola. “Ah! Ya lo arreglaràs con tu cliente” me contesta, y hace el gesto de lavarse las manos.
Llega el momento de comprobar si es cierto que la casa no aplica comisión sobre el fornicio. Mi contacto y yo nos dirigimos a una habitación. El precio establecido por la casa son 70 euros por un servicio sexual de media hora, más los pluses que las prostitutas quieran aplicar. Como ya he hablado con algunas y me cuentan que lo están haciendo un poco más barato para hacer frente a la competencia-en tres kilómetros de la N-II hay tres grandes burdeles: el Paradise, el Lady Dallas y el Madam’s- pongo a prueba la horquilla de precios y digo a recepción que, a mi cliente, sólo le quiero cobrar 40. Me responden que, como mínimo, deben ser 55. De estos, me entregan en el acto 50: los cinco restantes son para pagar la luz de la habitación. Sobre este detalle los responsables del local han tenido que dar más de una explicación ante un juez, argumentando que se trata de un servicio que no entra en el precio del alojamiento: un detalle que en ningún momento me han contado. Cabe decir, pero, que yo no he pagado nada porque durante los primeros días la estancia es gratis de cara a captar chicas. Una mami nos acompaña después de los trámites, que han sido bastante lentos como para que mi contacto se queje de que, a estas alturas, ya le han ido las ganas. Una vez en la cámara, la chica nos solicita una propina y saco cinco euros de la liga. Hay doy demasiado: casi me hace una reverencia. Mi inexperiencia me vuelve a pasar factura: una auténtica profesional indicaría que corresponde al cliente hacerse cargo.
Aprovecho la media hora para sacarme los zapatos, inmortalizar el momento con la cámara del móvil y devolver el dinero a mi sufrido acompañante: de un total de 60 euros a ganar entre el servicio y la copa, he hecho 45. Una vez superado el choque de estar vestida de puta en la habitación de un burdel en compañía de un hombre con quien me une una relación de carácter exclusivamente amistoso, nos ponemos a cotillear. No hay gran cosa por ver: las prisas de la inauguración son evidentes en la ausencia del mando de la televisión, en un agujero en la pared donde todavía no ha habido tiempo de colgar un cuadro y en la falta de elementos imprescindibles como jabón en el lavabo, pero nos divierten el cabezal de la cama-un enorme espejo-y las luces de colores cambiantes de la cámara. Me doy cuenta que nadie me ha mostrado que es el botón de alarma que debería utilizar en caso de que un cliente se destape como violador o aficionado a experiencias que no estoy dispuesta a compartir. Tampoco nadie se ha preocupado de procurarme preservativos, aunque desde la empresa aseguran que hay en máquinas expendedoras a disposición de las chicas. Pagando, claro. Como también tendría que pagar si quiero hacer uso del jacuzzi o si quiero sábanas especiales para ir a la suite. Si me paso de tiempo en la habitación-el acceso se controla mediante la imposición de huella dactilar, que previamente me han tomado mientras me registraba como supuesta clienta del hotel-probablemente seré yo quien tendré que pagar el exceso, ya que el cliente deberá marchado. Durante la primera entrevista me cuentan que si hago un servicio especial-en una casa particular, por ejemplo-y gano 1.000 euros, la casa “creo que” se queda 300. También me informan que el burdel puedo comprar ropa para trabajar, juguetes sexuales e incluso que hay peluquería que, obviamente, hay que pagar. Me siento como una viajera de una aerolínea de bajo coste: continuamente me quieren vender cosas o inducirme a gastar de todas las maneras posibles.

Una profesional libre
Mi primer entrevistador me había animado a ir al burdel miércoles y, a puerta cerrada, conocer las compañeras: respondo inmediatamente que sí, ya que me está ofreciendo en bandeja una gran ocasión para hablar con ellas. Para disimular muestro inquietud. “Nos probaréis”? En absoluto, asegura, el personal tiene prohibido tener relaciones con las chicas. “Todo es muy profesional”, me tranquiliza. Hago hacia media tarde con actitud tímida. Tengo un fotógrafo en la puerta para inmortalizar mi entrada. Me llama: “Hay TV3 grabando”. Me preocupa no por el hecho que m’enregistrin, sino por miedo a que algún compañero sorprendido me deje en evidencia. Tomo dos cafés en un bar con expositores de CD a la venta: Adamo, Capricho español y Boleros del alma. Finalmente entro y hablo con el director, que es correcto pero seco y da la impresión de dirigir más bien una cadena de montaje. Me dice que no me puedo quedar y me voy. Un café más tarde, vuelvo e insisto: le hago repetirme las condiciones y pido quedarme un rato para hablar con las chicas. Los tratos difieren ligeramente de lo que me habían explicado en la primera entrevista-me esclarece que la casa no pone tarifas más allá de la general de 70 euros por media hora: “Los precios los pone usted, que lleva su negocio sobre “- y que yo estoy allí una profesional libre, aunque el primer entrevistador me dejó claro que tengo que ir cada noche o perderé la plaza: eso sí, tengo un día de fiesta a la semana. El director m’etziba una frase que ha repetido muchas veces: “Nos sentiríamos Muy mal si usted no se sintiera bien”, y me conmina a volver al día siguiente. Durante la conversación, contesta el móvil y advierte a una aspirante que puede enviar el currículum, pero que están completos y tienen 90 mujeres en lista de espera.
No me deja hablar con ninguna chica y concluyo que, en realidad, no les interesa que intercambiamos información, lo que confirmo en mi primera-y última-noche de trabajo. Salvo contadas excepciones las prostitutas son esquivas a las preguntas, pero el personal es encantador. Limpiadoras-mujeres de los municipios de alrededor que aseguran que las condiciones laborales no son malas, aunque las prisas por la inauguración hacen que el primer día trabajen desde ocho y media de la mañana a las once y media de la noche-y mames charlan conmigo y me tranquilizan cuando admito que es mi primera vez. Las chicas se quejan de que el trabajo es duro?, Pregunto. “Dicen que una vez tienes el dinero en la mano, no. Follar gratis los sábados con un hombre conocido en la discoteca: eso sí que es ser puta”, sentencia una, seria. Me acaricia un brazo y me sonríe: “Eres guapa, te irá bien”-mi primer entrevistador m’augura también un futuro al lado de un hombre que me retirará.
Mis expectativas no son tan altas: se centran, hacia las doce y media de la madrugada, a salir del local sin problemas. Abandono mi contacto en recepción con exageradas muestras de rechazo, tomo el abrigo y el bolso de la taquilla y, temblando y con ojos llorosos, me dirijo a la oficina donde me he registrado. Por el camino encuentro el director. “Me quiero ir. No puedo hacerlo”. Mantiene la calma y me lleva a la recepción, e incluso intenta animarme: “Si usted no tiene estómago para dedicarse a ello, no pasa nada!” Con sonrisas entre vacilón y compasivos, las recepcionistas recogen las claves del armario y la taquilla y me despiden “hasta la próxima”. Salgo por la noche fresca y me dejo captar, sin problemas, por cámaras de televisión. Objetivo cumplido, aunque lamento no haber podido hablar más con las chicas. Respiro hondo y sonrío sola en darme cuenta de la paradoja: he encontrado más pragmatismo que sordidez, pero estoy contenta de haber dejado atrás el paraíso.

Esperanza Padilla
la jonquera
Share

El prostíbulo de Europa

La apertura en La Jonquera del Paradise confirma al Alt Empordà como epicentro del mercado del sexo. La proliferación continuará con dos nuevos burdeles que abrirán en Mataró

 Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales

Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales – Foto: Efe

BARCELONA- La inauguración de uno de los mayores macroprostíbulos de Europa en La Jonquera esta semana está convirtiendo a Cataluña en uno de los epicentros de España del negocio de la prostitución. El recién estrenado Paradise, con 150 prostitutas, más de 80 habitaciones y salas VIP, no es el único que hay en el territorio catalán, donde existen ya un docena de clubes similares. 
La fama del Lady’s Dallas en Agullana, el Eclipse en Mont-ras o el Gran Madam’s en Capmany traspasan fronteras y ya son tan conocidos en el Alt Empordà como en el Rosellón. La conocida ley Sarkozy –creada en 2003 por el entonces ministro de Interior, Nicolàs Sarkozy– que pena la prostitución con multas de más de 3.000 euros y penas de  hasta dos meses de prisión, ha provocado el aumento de clientes franceses en los clubes catalanes. Por ello, no es de extrañar que sean en las localidades fronterizas del Alt Empordà, las que reúnan más de la mitad de los macroprostíbulos que hay en Cataluña.
Se calcula que en los clubes de alterne del Alt Empordà, el 80 por ciento de sus clientes son franceses. Y es que si en el tardofranquismo eran los españoles los que peregrinaban en coche hacia Francia para ver las eróticas escenas de «El último tango en París», ahora son los franceses los que vienen a Cataluña en busca de sexo.
El aumento de la clientela francesa ha provocado la proliferación de prostíbulos en el tramo de la carretera N-2, entre Figueres y La Jonquera, donde los locales superan la docena. En Figueres, en un radio de 20 kilómetros, se pueden encontrar al menos una veintena de clubes de alterne. Se estima que sólo en esta comarca trabaja cerca de un millar de prostitutas.
Los camioneros, que a diario cruzan la frontera, han ayudado también a convertir el Alt Empordà en la meca del sexo. Se calcula que a diario entre 6.000 y 8.000 vehículos pesados cruzan la frontera y unos 3.000 pasan la noche  en el aparcamiento de La Jonquera,  lugar donde es muy habitual ver a las trabajadoras del sexo.
Esta situación indigna a los alcaldes, que se sienten   impotentes. «Los alcaldes no podemos hacer nada», lamenta la alcaldesa de Vilafant y presidenta del Consell Comarcal del Alt Empordà, Consol Cantenys (PSC). El alcalde de La Jonquera, Jordi Cabezas (CiU), denegó la licencia de apertura del Paradise en agosto de 2006 sin embargo, en febrero de 2010 el Tribunal Superior de Justicia avaló su apertura.
Hartos del problema, los municipios crean sus propias ordenzas municipales para frenar la prostitución. En julio de 2009, Cabezas aprobó una nueva ordenanza cívica para multar tanto a clientes como a trabajadoras sexuales pillados «in fraganti». Y lo mismo se hace en Sant Julià de Ramis. Figueres está preparando una norma similar.
También las parroquias ampurdanesas han intentado luchar contra la proliferación de los macroprostíbulos. En 2006, seis curas denunciaron que la zona se estaba conviertiendo en «el prostíbulo de Europa».
Otra de las zonas que se convertirá en punto caliente de prostitución será Mataró, con la apertura de dos macroprostíbulos. Los dos clubes, que pertenecen al mismo propietario, reunirán casi un centenar de habitaciones y ya han conseguido sus licencias como «sala de fiestas, espectáculos y anexas». El propietario ya ha registrado el nombre de Showgirls Chocolate Night Club.

http://www.larazon.es/noticia/7386-el-prostibulo-de-europa

Share

El prostíbulo de Europa

La apertura en La Jonquera del Paradise confirma al Alt Empordà como epicentro del mercado del sexo. La proliferación continuará con dos nuevos burdeles que abrirán en Mataró

 Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales – Foto: Efe

BARCELONA- La inauguración de uno de los mayores macroprostíbulos de Europa en La Jonquera esta semana está convirtiendo a Cataluña en uno de los epicentros de España del negocio de la prostitución. El recién estrenado Paradise, con 150 prostitutas, más de 80 habitaciones y salas VIP, no es el único que hay en el territorio catalán, donde existen ya un docena de clubes similares. 
La fama del Lady’s Dallas en Agullana, el Eclipse en Mont-ras o el Gran Madam’s en Capmany traspasan fronteras y ya son tan conocidos en el Alt Empordà como en el Rosellón. La conocida ley Sarkozy –creada en 2003 por el entonces ministro de Interior, Nicolàs Sarkozy– que pena la prostitución con multas de más de 3.000 euros y penas de  hasta dos meses de prisión, ha provocado el aumento de clientes franceses en los clubes catalanes. Por ello, no es de extrañar que sean en las localidades fronterizas del Alt Empordà, las que reúnan más de la mitad de los macroprostíbulos que hay en Cataluña.
Se calcula que en los clubes de alterne del Alt Empordà, el 80 por ciento de sus clientes son franceses. Y es que si en el tardofranquismo eran los españoles los que peregrinaban en coche hacia Francia para ver las eróticas escenas de «El último tango en París», ahora son los franceses los que vienen a Cataluña en busca de sexo.
El aumento de la clientela francesa ha provocado la proliferación de prostíbulos en el tramo de la carretera N-2, entre Figueres y La Jonquera, donde los locales superan la docena. En Figueres, en un radio de 20 kilómetros, se pueden encontrar al menos una veintena de clubes de alterne. Se estima que sólo en esta comarca trabaja cerca de un millar de prostitutas.
Los camioneros, que a diario cruzan la frontera, han ayudado también a convertir el Alt Empordà en la meca del sexo. Se calcula que a diario entre 6.000 y 8.000 vehículos pesados cruzan la frontera y unos 3.000 pasan la noche  en el aparcamiento de La Jonquera,  lugar donde es muy habitual ver a las trabajadoras del sexo.
Esta situación indigna a los alcaldes, que se sienten   impotentes. «Los alcaldes no podemos hacer nada», lamenta la alcaldesa de Vilafant y presidenta del Consell Comarcal del Alt Empordà, Consol Cantenys (PSC). El alcalde de La Jonquera, Jordi Cabezas (CiU), denegó la licencia de apertura del Paradise en agosto de 2006 sin embargo, en febrero de 2010 el Tribunal Superior de Justicia avaló su apertura.
Hartos del problema, los municipios crean sus propias ordenzas municipales para frenar la prostitución. En julio de 2009, Cabezas aprobó una nueva ordenanza cívica para multar tanto a clientes como a trabajadoras sexuales pillados «in fraganti». Y lo mismo se hace en Sant Julià de Ramis. Figueres está preparando una norma similar.
También las parroquias ampurdanesas han intentado luchar contra la proliferación de los macroprostíbulos. En 2006, seis curas denunciaron que la zona se estaba conviertiendo en «el prostíbulo de Europa».
Otra de las zonas que se convertirá en punto caliente de prostitución será Mataró, con la apertura de dos macroprostíbulos. Los dos clubes, que pertenecen al mismo propietario, reunirán casi un centenar de habitaciones y ya han conseguido sus licencias como «sala de fiestas, espectáculos y anexas». El propietario ya ha registrado el nombre de Showgirls Chocolate Night Club.

http://www.larazon.es/noticia/7386-el-prostibulo-de-europa

Share

Repor – Burdeles S.A.

Repor – Burdeles S.A.

El comercio carnal en España es cada vez más rentable. A pie de carretera crecen muchos burdeles que se amparan bajo licencias de hotel y sin duda, este tipo de establecimientos es un negocio que alimenta constantemente la polémica sobre la explotación sexual a las mujeres. El Madam’s es un macro burdel de la zona fronteriza de la Jonquera. 60 chicas, la mayoría de nacionalidad rumana, se hospedan allí y ejercen la prostitución. Pagan un alquiler mensual por la habitación y el resto de los ingresos es teóricamente para ellas solas. El negocio es rentable para el propietario, las chicas y para el pequeño ayuntamiento de Campany donde está ubicado el club de alterne. El consistorio cobra una tasa de 30 mil euros anuales y eso ha permitido -según cuenta su alcalde- poder construir una pista de baile o un comedor escolar para el municipio. Menos contentos están en el pueblo de El Provencio, en Cuenca, en plena carretera nacional bautizada ya como “la ruta del amor”.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100511/repor—burdeles-sa/767495.shtml?s1=programas&s2=informativos&s3=repor&s4=

Share

Eyaculación femenina

Share

Burdeles, drogas y… movimientos financieros

Cuándo ya “asados a impuestos”, arruinada la economía y vida de millones de personas que trabajaron, trabajan y piensan seguir trabajando; los inútiles políticos buscan desesperadamente nuevos ingresos; arriba en el titular y a mi entender están esos ingresos, que nos serían útiles a todos y librarían a la gran masa de contribuyentes honrados, acorralados, o indefensos de unos expolios ya intolerables.

Pero la hipocresía gubernativa, la falta de decisiones (drásticas si se quiere) viables y comprometidas, las siguen ignorando y no piensan ni por asomo, en esas enormes fuentes de ingresos para las exhaustas y muy endeudadas arcas públicas…  ¿por qué?… ¿escrúpulos? Me choca ello mucho puesto que la política no tiene escrúpulos dignos de mención, visto los “grandes tinglados y latrocinios” a que se llega; por tanto hay que pensar también en enormes negocios soterrados y de los que (¿cuántos?) se están haciendo fortunas enormes, que sólo benefician a los que no pagan impuestos y además esos enormes ingresos, fluyen y se trasladan a los paraísos fiscales, de los que últimamente se ha publicado hay casi un centenar a lo largo y ancho del mundo.

Negar el negocio de la prostitución y el de las drogas, no es posible ello, puesto que prostitutas y burdeles los hay por doquier (en España se dice que hay medio millón… “no se da número de prostitutos que deben ser también muy numerosos”) y los capitales que mueven, se estima son de “ensueño”… y los que quedan libres de impuestos.

Exactamente ocurre lo mismo con las drogas, denominadas “duras” (aunque el tabaco y el alcohol igualmente lo son y pagan impuestos y muy abundantes) y de las que se compran y se venden, en cualquier rincón “civilizado” y ese gran negocio, se considera muchísimo más importante que el de la prostitución.

Ha quedado claro que ambos negocios no pueden ser erradicados y que se haga lo que se haga, siguen proliferando y aumentando cada vez más. Se dice incluso que en épocas de crisis mucho más, puesto que unos lo necesitan para vivir o subsistir y otros para huir de sus muchos miedos o remordimientos; puesto que el que se droga, “siempre va huyendo de algo que no puede soportar o superar”; buscando en la droga un remedio que nunca le va a llegar por ese medio.

Lo de los asuntos financieros (“de alto nivel e internacionales”) a la vista está que no pagan y que son ellos, los grandes buitres financieros, los que fuerzan las leyes que les interesan para tener unas patentes de corso, desconocidas a lo largo de la historia. Pero es que no sólo no pagan sino que crean problemas enormes y a la vista está la gran crisis, que ellos nos han fabricado, puesto que nosotros la inmensa mayoría de expoliados, nada pudimos hacer ni podremos, salvo que los que dicen gobernar, se decidan a hacerlo y equilibrando, estas distancias… “que son abisales” puesto que los que más acumulan capitales libres de impuestos no pagan y los demás lo pagamos todo; siguiendo engrosándoles sus capitales, ya que el sistema monopolio nunca ha sido tan atroz como ahora mismo.

La globalización no ha sido otra cosa sino una gran mordaza o cadena, para esclavizar a media humanidad y exprimirla como se exprime… “un limón” (por ejemplo).

Mientras esta plaga de inútiles gobernantes, andan “de un lado para otro”, diciendo chorradas, la mayoría de ellos (algunos no, afortunadamente) pero sin decidirse a plantear medidas acorde con los tiempos y poniendo a cada cual en su sitio.

Por tanto, exijamos que nos liberen de muchos impuestos y que los paguen lo tres grandes negocios arriba señalados y a los que quizá habría que meter también, el otro fabuloso negocio mundial, cual es la venta de armas; de la que tampoco tenemos noticias paguen los impuestos que deben pagar… puesto que “como lo otro”, cada vez se venden más.

Si se quieren entretener; lean lo que se publica y vean el video de casi 45 minutos, que ha difundido nada menos que la televisión estatal (TV1) demostrando ella misma, el gran negocio de la prostitución en un rincón de España y luego opine.

Repor – Burdeles S.A. 11-05-2010: El comercio carnal en España es cada vez más rentable. A pie de carretera crecen muchos burdeles que se amparan bajo licencias de hotel y sin duda, este tipo de establecimientos es un negocio que alimenta constantemente la polémica sobre la explotación sexual a las mujeres. El Madam’s es un macro burdel de la zona fronteriza de la Jonquera. 60 chicas, la mayoría de nacionalidad rumana, se hospedan allí y ejercen la prostitución. Pagan un alquiler mensual por la habitación y el resto de los ingresos es teóricamente para ellas solas. El negocio es rentable para el propietario, las chicas y para el pequeño ayuntamiento de Campany donde está ubicado el club de alterne. El consistorio cobra una tasa de 30 mil euros anuales y eso ha permitido -según cuenta su alcalde- poder construir una pista de baile o un comedor escolar para el municipio. Menos contentos están en el pueblo de El Provencio, en Cuenca, en plena carretera nacional bautizada ya como “la ruta del amor””. http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100511/repor—burdeles-sa/767495.shtml?s1=programas&s2=informativos&s3=repor&s4

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más temas)

http://www.ellibrepensador.com/2010/05/25/burdeles-drogas-y-movimientos-financieros/

Share

Repor – Burdeles S.A.

El comercio carnal en España es cada vez más rentable. A pie de carretera crecen muchos burdeles que se amparan bajo licencias de hotel y sin duda, este tipo de establecimientos es un negocio que alimenta constantemente la polémica sobre la explotación sexual a las mujeres. El Madam’s es un macro burdel de la zona fronteriza de la Jonquera. 60 chicas, la mayoría de nacionalidad rumana, se hospedan allí y ejercen la prostitución. Pagan un alquiler mensual por la habitación y el resto de los ingresos es teóricamente para ellas solas. El negocio es rentable para el propietario, las chicas y para el pequeño ayuntamiento de Campany donde está ubicado el club de alterne. El consistorio cobra una tasa de 30 mil euros anuales y eso ha permitido -según cuenta su alcalde- poder construir una pista de baile o un comedor escolar para el municipio. Menos contentos están en el pueblo de “El provencio¿, en Cuenca, en plena carretera nacional bautizada ya como “la ruta del amor”.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100511/repor-burdeles/767495.shtml

Share

Confesiones de una ‘madam’

'Los hombres querrán sexo y pasarla bien hasta el día que se mueran', dijo Susan Austin, dueña del 'Mustang Ranch'

'Los hombres querrán sexo y pasarla bien hasta el día que se mueran', dijo Susan Austin, dueña del 'Mustang Ranch'

 

‘El sexo es como entrar en el paraíso’

Susan Austin es una mujer como pocas. A los cuarenta años, y con cuatro hijos, dos de ellos a punto de ir a la universidad, se mudó a Nevada donde probó suerte como prostituta un fin de semana. Le fue tan bien que no solo solventó los estudios de sus hijos, sino que se mantuvo en la prostitución hasta los 52 años.

Hoy, a punto de cumplir 60, Susan es la dueña del mítico Mustang Ranch en las afueras de Reno, el primer prostíbulo legal en Estados Unidos desde 1971. En una entrevista exclusiva con Univision.com, habló de su burdel, las chicas que trabajan para ella y los cientos de hombres que a diario visitan el lujoso lugar enclavado en medio del desierto en busca de afecto y, obvio, sexo.

El Mustang Ranch

El Mustang Ranch se convirtió en el primer prostíbulo legal en Estados Unidos cuando en 1971 su entonces dueño, Joe Conforte, recibió la licencia para ofrecer el servicio.

El burdel está ubicado en las afueras de Reno, Nevada, el único estado donde la prostitución es legal. El lugar no estuvo excento de escándalos. En mayo de 1976, y frente a su puerta de entrada, fue asesinado de un balazo un boxeador argentino, Oscar ‘Ringo’ Bonavena. Se decía que era amante de la mujer de Conforte, a quien se lo ligaba con la mafia.

El Mustang Ranch fue cerrado en 1999 por el gobierno y Conforte huyó a Sudamérica tras ser acusado de evadir impuestos.

En 2003 el prostíbulo fue vendido en eBay y lo compró un tal Lance Gilman. Hoy, el ‘Mustang Ranch’ es manejado por su esposa, Susan Austin, quien fuera una prostituta con quien Gilman solía tener encuentros.

Susan se ‘retiró’ de la profesión más vieja del mundo a los 52 años y hoy está al frente del histórico burdel enclavado en medio del desierto.

En una charla con Univision.com, la ‘madam’ más famosa de Estados Unidos habló de las chicas que trabajan para ella.

‘Algunas de ellas solo trabajan una semana por mes. Otras, trabajan un mes en todo el año. Tenemos un plantel de unas 1,000 chicas y en todo momento, tengo unas 40 chicas trabajando’.

¿Qué buscas en una chica que te pide trabajo? ¿Cuáles son las cualidades que debe tener?
Porque nuestros hombres cambian sus gustos sobre la belleza cada cinco minutos, tengo que tener muchas mujeres hermosas pero diferentes. Algunas son altas, otras son bajas, algunas son rellenitas, otras delgadas.

¿Cuál es la cualidad que todas deben tener?
Deben tener un corazón cariñoso. Todas deben amar a los hombres, deben tener un alto líbido hacia el sexo. Esto no se ve en la entrevista inicial, donde solo se ve el paquete general, los ojos hermosos, la boca hermosa, el pelo largo o corto.

‘Pero solo después que han trabajado para ti por dos semanas es que te das cuenta si tienen el alma para estar en este tipo de emprendimiento, poder ver a muchísimos hombres y tratar a cada uno de ellos como si fuera el más especial del planeta. Después de dos semanas, si ella tienes estas cualidades, se queda. Si no, se va a trabajas para otro’.

Fuiste una trabajadora sexual. Cuéntanos tu experiencia.
Fueron muchas cosas las que me sucedieron juntas. Me mudé a California con una compañía y después perdí el trabajo a raíz de una tragedia. Tengo cuatro hijos, pero uno de ellos estaba listo para ir a la universidad y otro quería ir a la universidad. Y yo necesitaba ganar mucho dinero pero mi ex esposo dijo que no iba a pagar por los muchachos.

‘¿Y sabes qué? Sentí que lo podía hacer. Y escuché acerca de los prostíbulos en Nevada. Así que fui y probé en uno por dos semanas. En realidad lo hice un fin de semana la primera vez. Y me fui de allí con mucho dinero. Como mujer madura, me sorprendí. Y los hombres deseaban una mujer madura que disfrutara lo que hacía y yo soy el tipo de mujer que ama a todos los hombres, que ama el sexo, que tiene un inmenso apetito por el sexo. Y para mi fue muy bueno’.

‘Y pensé que podía hacerlo y enviar a mis hijos a la universidad, puedo ganar suficiente dinero, a ellos les irá bien, a mi también, y me divertiré, y después encontraré un trabajo ‘normal’. Pero nunca lo hallé. Así que empaqué todo en mi pequeño auto y me mudé a Nevada, sola. Estaba asustada pero fue divertido’.

¿Por cuánto tiempo trabajaste como prostituta?
Me jubilé a los 52 años, así que lo hice por muchos años. Para mí fue un camino de búsqueda. ¿Quién es Susan? Había estado casada, era madre, mujer de negocios, siempre preocupándome por los demás. Nunca tuve una oportunidad de saber quién era yo. Y todo este tiempo que pasé con todos aquellos maravillosos hombres me permitió darme cuenta de quién era yo, qué me gustaba hacer de mi vida más adelante, disfrutar…como andar en motocicleta, hacer mis propias joyas. Pude explorar lo que yo quería, sin tener las demandas de un esposo tirano e hijos que demandaban toda mi atención.

Mucha gente que estará leyendo esta entrevista piensa que la prostitución es mala, sucia, negativa. ¿Qué le dirias a ellos?
Yo pensaba igual, hasta que fui a Nevada. Y después descubrí la manera en que el estado de Nevada la controla, es muy estricta. Las chicas deben ser chequeadas todas las semanas asi que les sacamos sangre, para asegurarnos. Y monitoreamos visualmente a los hombres para saber que están seguros, miramos por cualquier señal que nos diga que puede haber un problema. Y usamos condones de manera obligatoria.

‘Pero descubrí que en el 40% de mis clientes, nunca involucró sexo. Eran hombres solitarios que no habían sido bien tratados por la madre naturaleza que solo necesitaban un toque de delicadeza y una palabra cariñosa, alguien que les escuchara y les disfrutara. No es lo que se piensa. No es sórdido o asqueroso, no es feo. El sexo entre dos personas es lo más hermoso en la tierra. Es como entrar en la puertas del cielo’.

Cuéntanos acerca de tus clientes, ¿tienen fantasías?
Cada hombre tiene una idea diferente, un disparador diferente que los excita y que los hace disfrutar. Hay dos cosas que les gustan. Una es vestirse de mujer, así que los vestimos de mujer los hacemos desfilar, los llevamos al bar, con las pelucas y la ropa de mujer. Y la otra, es totalmente lo opuesto. Les ponemos un collar en el cuello con una cadena y los hacemos que se arrastren totalmente desnudos. Así que hacemos dominación. Esas son las dos fantasías más comunes.

‘Pero cada hombre tiene una idea distinta. Y nuestras chicas están allí para complacer cualquier fantasía. Si quiere que le tiremos comida por todo su cuerpo, y después tomar una ducha o una lucha con agua. Todo lo que lo hace excitar y lo hace feliz, siempre y cuando no cause dolor a alguien, es hermoso. Tenemos nuestros hombres a quienes les ponemos pañales y los ponemos contra nuestros pechos y ellos se acurrucan y se sienten seguros como en los brazos de sus madres. ¡Ustedes los hombres, cada uno tiene su idea de lo que quiere hacer! Y es lo divertido. Porque se puede hacer de manera segura, en un ambiente seguro. Y no hay juego sucio.

¿Cómo te mueves en un mundo de hombres, al frente del prostibulo?
Te diré que es un mundo de hombres, todos saben eso, pero en el negocio de la prostitución solo las mujeres deben manejarlo porque nosotras somos tan buenas en manejar a los hombres que ni se dan cuenta que los estamos manejando.

Cuéntanos acerca de las chicas.
Afortunadamente, nuestro prostíbulo recibe entre 150 y 250 hombres por día. Una de nuestras chicas aspirará a tener la mayor cantidad de clientes posibles. Ellas tienen lo que llamamos tarjetas de trabajo. Y algunas chicas quieren llenar dos, no solo una. Creo que lo máximo han sido 12 clientes en un día. Ellas trabajan doce horas. Algunas trabajan más horas porque quieren, porque es divertido. Pero creo que 11 o 12 es lo máximo que una chica ha trabajado en nuestra casa.

‘A ellas les encanta. Porque reciben muchos hombres de calidad que llegan a nuestra casa y de todas edades, desde 18 hasta más de 90, con la llegada de Viagra y Cialis un hombre anciano puede venir y disfrutar de las mujeres. Es hermoso y se divierten mucho’.

¿Reciben a muchos hombres casados, solterors?
Nunca preguntamos si están casados, no queremos saber. Para nosotras, cada hombre que llega está soltero y disponible. Y van de los 18 hasta los noventa. Vemos a muchos hombres mayores ahora, que han perdido a sus esposas pero con todas las drogas que hay ahora, ellos pueden disfrutar del sexo hasta el día que se mueren o más allá…

…¿hombres en sus noventas?
…sí. sí, llegan empujando sus tubos de oxígeno…Ustedes, ¡los hombres! Les encanta pasarla bien y siempre querrán pasarla bien hasta el día que se mueran!

http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=3&schid=160&secid=161&cid=2370033

Share