La paradoja de la prostitución

Eduardo Goligorsky

Amnistía Internacional (AI) aparca circunstancialmente su compromiso de denunciar las tropelías de las dictaduras de derecha e izquierda, algo que ya la convierte en la bestia negra de los adictos a ambos totalitarismos, y se mete en un campo minado cuando propone despenalizar la prostitución. La prostitución ejercida voluntariamente, por supuesto, a la que hay que proteger tanto de las mafias que la explotan al amparo de la clandestinidad como de la arbitrariedad del Estado, que se suma, mediante el cobro de multas, a la extorsión de los chulos. Esta es la paradoja de la prostitución criminalizada. La argumentación de Amnistía es rigurosa (LV, 13/8):

AI sostiene que las mujeres que se prostituyen (porque básicamente son mujeres) corren peligro y merecen protección legal para evitar abusos, como violaciones o violencia física. «Si tienen reconocidos sus derechos, si despenalizamos su trabajo, les damos un mayor control para actuar de manera independiente, autoorganizarse en cooperativas informales y controlar su propio entorno de trabajo», defiende el documento de la organización. (…) Donde prostituirse es ilegal, insisten, las mujeres están «desprotegidas y no se atreven a denunciar delitos o pedir ayuda». (…) «Condenamos la trata de personas», añaden, y defienden que se luche jurídicamente contra ella. (…) «Cuando el trabajo sexual se despenaliza, los trabajadores y trabajadoras sexuales son más capaces de agruparse y reclamar sus derechos, para lograr mejores estándares y condiciones de trabajo y una mayor supervisión del sexo comercial y de la posible trata de personas».

Balance aterrador

La trata de personas es la mayor lacra que se cierne sobre el ya de por sí sórdido mundo de la prostitución y, al mismo tiempo, es una consecuencia de la clandestinidad. Las víctimas son siempre las prostitutas, tanto voluntarias como forzadas. Aunque la ausencia de censos impide dar cifras precisas, se calcula que en España hay un total de 600.000 prostitutas, de las cuales el 80 por ciento –procedentes sobre todo de África, América Latina y Europa del Este– son víctimas de distintos sistemas de intimidación. El balance es aterrador, pero debería emplearse como argumento para hacer más visible esta actividad en el marco de la ley y no para perpetuar la marginalidad. A nadie se le ocurre pedir la ilegalización de la industria textil por el hecho de que existen talleres de confección clandestinos donde se esclaviza a inmigrantes indocumentados. La diferencia consiste en que toda actividad relacionada con el sexo es más vulnerable.

La policía se indigna

Enrique Gil Calvo traza una nítida línea divisoria entre la actividad sexual que debe estar amparada por la ley en la sociedad abierta y la actividad delictiva sobre la que debe caer todo el peso del Código Penal («Contra la prostitución», El País, 25/9/2014):

Por una parte tenemos los servicios sexuales voluntariamente ofrecidos por trabajadoras libres que no estén sometidas a ninguna coacción física ni moral, económica ni autoritaria. Llamemos a esa categoría «comercio sexual». Y por otra parte aparecen las cautivas sexuales obligadas a someterse a los clientes cómplices de las redes criminales que las secuestran y las obligan. Llamemos a este otro contingente «explotación sexual».

Es precisamente la policía la que se indigna porque, como informa un titular periodístico (LV, suplemento Vivir, 27/3),

Leyes caducas entorpecen la lucha contra la trata de mujeres – Policías que han sufrido reveses judiciales hablan de sus frustraciones y de sus esperanzas

Los especialistas de los Mossos d’Esquadra y de la Policía Nacional explican que «largas investigaciones con centenares de horas de escuchas telefónicas y seguimientos a veces durante años se han saldado con penas mínimas o absoluciones en bloque». Los expertos recuerdan que sobre los 40 mafiosos chinos detenidos en la operación Turandot pesaban graves acusaciones por delitos de tráfico de seres humanos y explotación de prostitutas, a pesar de lo cual la mayor pena impuesta fue de tres años por un pequeño tráfico de drogas. En la operación Andrómeda, se archivaron las imputaciones a los 13 rumanos que explotaban mujeres en régimen de semiesclavitud en el club Dallas de Agullana y todos los acusados quedaron penalmente limpios.

Los policías atribuyen algunos de estos despropósitos a la obsolescencia del andamiaje legal que sustenta sus investigaciones: hay una Ley de Enjuiciamiento Criminal que data de 1882. Y, para colmo, la figura del testigo protegido es tan endeble que a veces se habla, en broma, de la «ley de desprotección de testigos».

Un paso adelante

Un paso adelante es el que ha dado un juez en lo social de Barcelona al sentenciar, en una demanda laboral de prostitutas contra su empleadora (LV, 9/3):

«El marco regulador de la prostitución» se queda en «regulación administrativa y despenalización aplicativa»; y también considera que ha quedado «plenamente acreditado que las trabajadoras ejercían libremente, sin coacción y de manera no forzada, la prestación de servicios de prostitución por cuenta de la empresa demandada, bajo su dirección y dependencia», por lo que sólo cabe declarar que «la relación existente» entre la propietaria del local y las mujeres “tiene un carácter laboral”. (…) La decisión judicial ha tenido su primera consecuencia: la Tesorería de la Seguridad Social ha reclamado a los propietarios del salón de masajes las cuotas que, en virtud de este fallo, deberían haber ingresado por tener a tres empleadas.

Como era previsible, las feministas y sus aliados progres, con la élite de Hollywood a la cabeza, arremetieron automáticamente contra la propuesta de AI y la sentencia del juez de Barcelona. Victoria Camps sube al púlpito y estigmatiza a las apóstatas («Legalizar la prostitución», El País, 14/4):

Pero la legislación no debe mirar a esa pequeña minoría de mujeres que se autodenominan libres, sino a la gran mayoría que no vacila en reconocer que vende su cuerpo porque es lo más lucrativo que tiene a su alcance.

Curioso y más que curioso, como dijo Alicia en el País de las Maravillas. La profesora Camps y sus cofrades lucharon durante muchos años para que la Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres diga (LV, 9/7):

Se ha de reconocer el derecho de las mujeres a su propio cuerpo (…) los derechos sexuales y reproductivos, y garantizar la libre decisión de las personas a la hora de ejercerlos.

Hoy la mujer que desea actuar sobre su propio cuerpo puede modificarlo mediante la cirugía plástica, cambiar de sexo, alquilar su útero, ligar sus trompas. Pero la profesora Camps, evocando el relato de Nathaniel Hawthorne sobre los puritanos de antaño, le estampa la letra escarlata en la frente si se aparta de sus dogmas y si alquila (no vende), por necesidad o por vocación, «lo más lucrativo que tiene a su alcance». También algunos intelectuales pervierten lo más lucrativo que tienen a su alcance y los felicitan.

Estamos ante un cúmulo de interrogantes peliagudos. ¿En qué categoría legal coloca este colectivo de flamantes puritanas a la mujer que se casa por interés pecuniario? ¿Y a las promiscuas que sólo buscan el placer pero aceptan un regalo de sus numerosos amantes? ¿Y a las fans de 50 sombras de Grey con su parafernalia sadomasoquista?

Cambio de piel

Lo cierto es que la polémica sobre la prostitución hace aflorar los sentimientos irracionales que incluso las personas presuntamente más evolucionadas exhuman para juzgar todo lo que se relaciona con el sexo. Ahí está la polígrafa hoy podemita Ángeles Caso, que escribió «343 asquerosos intelectuales» (LV, Magazine, 24/11/2013) para denigrar a sus colegas franceses que firmaron el manifiesto Touche pas à ma pute («Deja en paz a mi puta») contra la ley que las expulsaba de las calles. Caso confiesa no tener una solución para el problema, pero abomina de los firmantes y cita entre ellos a «el famoso escritor Frédéric Beigbeder, al que no pienso volver a leer».

El criterio que emplea Caso para montar su peculiar sistema de represalias podría hacerle borrar de la memoria los cuadros de los puteros Henri Toulouse-Lautrec y Pablo Picasso, entre muchos otros; las novelas del putero Henry Miller, entre muchos otros; la filmografía de los actores puteros y las actrices venales que Kenneth Anger cita en Hollywood Babilonia (2 vols., Tusquets, 1994 y 1996), entre muchos otros; y los discursos del putero John F. Kennedy (que antes de pronunciarlos, para distenderse, se hacía practicar una felación por las chicas que le proporcionaba el clan Sinatra).

Hoy la prostitución cambia de piel. Para bien o para mal, la informática hará que todas estas controversias queden relegadas al desván de la memoria. Anuncia otro titular (LV, 22/6/2014):

Desembarca en España el mayor Ciberalcahuete – Una web busca universitarias «atractivas» y «benefactores»

Si se generaliza la moda de que los benefactores generosos satisfagan las expectativas de las atractivas mercenarias, pasando por la web, lostraficantes de seres humanos por un lado y las represoras de las meretrices por otro, lo tendrán crudo. Fin de la paradoja.

http://www.libertaddigital.com/opinion/eduardo-goligorsky/la-paradoja-de-la-prostitucion-76453/

Share

Exigen que se deje de «estigmatizar» la prostitución

  • CATS reclama hoy, en el Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo, que se reconozca este oficio y sus derechos

El Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS) conmemora hoy el Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo reivindicando la importancia de que se deje de «criminalizar» y «estigmatizar» la práctica de la prostitución. Esta asociación murciana se une hoy a la celebración mundial de la efeméride, una jornada en la que las meretrices «alzan su voz para pedir una vez más el reconocimiento del trabajo sexual y los derechos de ciudadanía que cualquier persona tiene por el hecho de serlo y trabajar dignamente».

El 2 de junio se instituyó como Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo en 1975, hace exactamente 40 años. Esa jornada alrededor de 150 prostitutas ocuparon la Iglesia de St. Nizier en la localidad francesa de Lyon para protestar por la situación de violencia y hostigamiento policial que sufrían. CATS explicó que «el reclamo surgió ya que se sucedían los asesinatos de prostitutas y la Policía, lejos de perseguir eficazmente a los agresores, las reprimía con más dureza, poniéndoles multas y deteniéndolas con el pretexto de que luchaban contra el proxenetismo».

Gente de la ciudad y algunos políticos llegaron hasta la iglesia para demostrar su solidaridad y apoyo. La ocupación llamó la atención de todos los medios de comunicación, tanto de Francia como de otros países. La movilización se extendió por otras ciudades como Marsella, Montpellier, Grenoble y París. Estas prostitutas, que días después fueron reprimidas por la Policía e incluso lesionadas, lograron que su voz fuera escuchada por el conjunto de la sociedad.

«Invisibilidad del colectivo»

El Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo recordó que ésta no es la única lucha histórica de este colectivo. «Hay que recordar los primeros días de febrero de 1922, cuando un grupo de prostitutas de Veracruz (México) protestaron por los altos costes de la renta; o las que, en 1921, en la Patagonia Argentina, se negaron a atender a soldados que regresaban de masacrar a 1.500 obreros y los llamaron asesinos», explicó la asociación. CATS recordó, además, «a otras muchas más en varias partes del mundo de las que algunas la población se acuerda y otras, la mayoría, quedan olvidadas por la invisibilidad del colectivo».

En Francia y en España, recalcó, las prostitutas «se están organizando y levantando contra las ordenanzas municipales que criminalizan a quienes trabajan en las calles».

http://www.laverdad.es/murcia/ciudad-murcia/201506/02/exigen-deje-estigmatizar-prostitucion-20150602010708-v.html

Share

La Policía detecta un 25% más de prostitutas en un año y alerta del auge de las mafias nigerianas

Prostitución

Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional contra la prostitución. (ARCHIVO)

El año pasado fueron identificadas 16.200, frente a las 13.000 registradas en 2013.

Aunque la Policía cree que hay un tercio más de meretrices sin identificar.

Las mafias nigerianas son ahora las mejor organizadas: captan en Nigeria, controlan el transporte por África, el cruce a España y la explotación aquí.

Interior hace balance del primer plan contra la trata de seres humanos, y anuncia que en el segundo se perseguirá al cliente de la prostitución.

 

Osaro James Bush, alias ‘Mister Bush’, es un esclavista del siglo XXI. Trafica con mujeres, jóvenes sobre todo, a las que capta en Nigeria mediante engaños para que viajen a España, al paraíso europeo, donde podrán trabajar, por ejemplo, limpiando casas o en una peluquería. Las chicas, que no tienen mucho futuro en la ciudad de Benin City, de donde salen la mayoría, aceptan, sin saber que contraen una deuda de unos 50.000 euros con la organización que consigue que lleguen a España. Faith y Mercy hicieron ese viaje cuando eran unas niñas. En agosto de 2014, con 16 años, lograron llegar a nuestro país en patera, cruzando el Estrecho. Tras pasar unos días con una ONG, la red que había pagado por ellas en Nigeria consiguió que hicieran lo que habían venido a hacer: prostituirse. Las enviaron a la ciudad almeriense de Vícar, donde había una especie de club de alterne montado y oculto entre los miles de invernaderos que inundan la ciudad. El 27 de marzo la Policía anunciaba su liberación. Su proxeneta las había ocultado en una cámara frigorífica. Con un servicio sexual que vale 15 euros como mucho, las dos menores podían tardar años y años en saldar la deuda contraída con la mafia que las explotaba. En los últimos seis años (2009-2014), el Ministerio del Interior ha detectado a 77.000 posibles víctimas de explotación sexual, 16.000 de ellas en 2014. En los cuatro primeros meses de 2015 se han identificado otras 4.900 víctimas, lo que eleva la cifra total a 81.900 víctimas. La inmensa mayoría mujeres obligadas a prostituirse en locales de alterne, polígonos industriales, casas de cita, carreteras… Interior lleva ya años trabajando en un mapa de la explotación sexual en España, un trabajo complicado en el que muchas de las víctimas repiten cuando la Policía Nacional o la Guardia Civil realizan una nueva inspección en un local donde se ejerce la prostitución. ¿Cuántas mujeres son prostituidas contra su voluntad? Es la pregunta del millón. «Si en 2014 detectamos 16.200 víctimas, la experiencia nos dice que puede haber en total un tercio más, es decir, unas 48.000 personas», explica José Nieto, Jefe del Centro de Inteligencia de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal (UCRIF) de la Policía Nacional, seguramente el mayor experto policial en la materia. Solo el 10% de las víctimas acepta colaborar con la Justicia y la Policía Los datos también demuestran que la lacra de la explotación no se detiene con el paso de los años, dentro de un ‘negocio’ que genera cinco millones de euros al día: 6.100 víctimas en 2009; 15.000 en 2010; 14.300 en 2011; 12.300 en 2012; 13.000 en 2013 y 16.200 en 2014. Solo el 10% acepta colaborar con la Justicia. En abril de 2013, la Policía Nacional puso en marcha el primer Plan contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual. Los resultados, presentados el jueves 14 de mayo, hablan de más de 460 operaciones policiales y 1.450 detenidos. En breve comenzará la segunda fase del plan, que destacará por aumentar la presión sobre los clientes de servicios de prostitución «hasta hacerla insoportable». La Ley de Seguridad Ciudadana permitirá a los policías sancionar administrativamente a los clientes que soliciten servicios sexuales en las proximidades de lugares frecuentados por menores, como colegios o parques infantiles. También se multará a quienes reclamen estos servicios en las carreteras. Al margen del plan, la UCRIF ha detectado que las mafias nigerianas son en este momento las más peligrosas, por la violencia e intimidación que generan hacia las mujeres, «el vudú les ayuda mucho»; tanto por la estructura que poseen, capaces de captar a las chicas en Nigeria, transportarlas por medio África hasta Marruecos, pasarlas a España y controlarlas en nuestro país para que ejerzan la prostitución. De hecho, la Audiencia Provincial de Madrid acaba de dictar una sentencia pionera contra una red nigeriana que traía chicas a nuestro país bajo la amenaza del vudú: Les quitaban pelo, les cortaban vello púbico y les arrancaban uñas para realizar con todo ello un rito que ataba emocionalmente a las chicas con la organización. La Audiencia ha condenado a dos mujeres, dos hermanas, a 18 años de prisión, las encargadas de controlar a las chicas en Madrid. Lo pionero de esta sentencia es que además de la condena por prostitución coactiva también se las considera culpables de inmigración ilegal, lo que abre el camino para que las condenas a estas mafias sean mucho mayores y se castigue no solo la explotación, sino también la infraestructura que trae estas víctimas a España. De hecho, agentes de la Policía Nacional han viajado recientemente a Nigeria para colaborar con EEUU e Israel para ayudar en los secuestros de niñas perpetrados por el grupo terrorista Boko Haram. Los policías españoles han enseñado a sus colegas extranjeros las rutas más frecuentes utilizadas por las redes de trata de seres humanos. El objetivo era que las niñas secuestradas por los terroristas acabaran en los esclavistas, y que estos las llevaran a Europa a prostituirse. De momento no se ha detectado ningún caso. La ruta dura y la ruta cara José Nieto explica que las mafias nigerianas utilizan dos rutas para llegar a España; la dura y la cara. La primera supone un infierno para las chicas. Pueden tardar entre 7 meses y año y medio en llegar a España. Deben cruzar zonas controladas por grupos ‘yihadistas’ y compartir rutas que utilizan los narcotraficantes de cocaína y los traficantes de armas. Zonas controladas que requieren un peaje para pasar. A falta de dinero, solo pueden ofrecer sexo. Ya empiezan a ser prostituidas por el camino. «Por eso ya es normal ver en las pateras que cruzan el Estrecho a mujeres embarazadas o con niños pequeños», señala Nieto. Una importante parada en el camino Tamanrasse, ciudad del sur de Argelia, «donde confluyen varias rutas». Ahí el camino se bifurca para Libia (para saltar a Italia) o para Marruecos (para saltar a España). En Marruecos las mujeres nigerianas también trabajan prostituyéndose para conseguir dinero o incluso para quedarse embarazadas. «Las mujeres embarazadas o con hijos pequeños no son expulsadas. Si llegan a nuestro país en patera, pasan a ser atendidas por ONG. Entonces no es difícil para las redes que las captaron en su país de origen recurrir a la amenaza del vudú y hacer que dejen la ONG para empezar a prostituirse. Generalmente empiezan en el sur de Andalucía». La otra ruta, la cara, supone que la organización las lleva en avión de Lagos (Nigeria) a Casablanca, una especie de ‘Bruselas’ marroquí. Marruecos no exige visado. Luego las mafias les proporcionan documentación falsa no para volar a aeropuertos españoles, donde el control es mayor, sino para viajar a países de Europa del Este que pertenecen a la UE. Luego, con la libertad de las fronteras europeas, bajan a España. Entonces las chicas, hayan llegado a través de una ruta u otra, saben que tienen que empezar a saldar una deuda media de 50.000 euros con la mafia. Empieza su calvario en nuestro país. La red de ‘Mister Bush’ elegía la ruta cara, en avión. Una vez en Madrid, recluía a las chicas en pisos y les quitaba la documentación. Ahora pertenecían a ‘Mister Bush’. Si el vudú no era suficiente, las palizas les recordaba la deuda contraída con la organización. Las chicas de ‘Mister Bush’, controladas en todo momento, solían solicitar asilo político en Madrid, ya que el Gobierno español concede un permiso provisional de residencia de seis meses mientras se resuelve su expediente. Seis meses que permite una regularización temporal que evita contratiempos. Luego las chicas, en grupos pequeños, eran distribuidas por locales de alterne o en pisos. Nuevamente el vudú y el dolor físico hacían el resto. Controladas por ‘mamis’, su deuda difícilmente baja, ya que las mafias van sumando castigos y nuevos gastos (ropa, alquileres, preservativos…) para que la chica siga siendo esclava hasta que ‘Mister Bush’ decida. Su red colocó a las chicas en Madrid, Córdoba, Málaga, Tarragona, A Coruña e incluso Suiza, una red que llevaba 16 años engañando y explotando a nigerianas. Si tienen niños, es mucho peor. En el argot policial se llaman ‘niños ancla’, ya que al ser retenidos por la organización, la madre se ve obligada a seguir fielmente las instrucciones del grupo. Rumanas: de grandes redes al ‘lover boy’ En los dos años que ha durado la primera fase del plan, Policía Nacional y Guardia Civil han inspeccionado 2.900 lugares donde se ejercía la prostitución. Un alto porcentaje de mujeres son inmigrantes, sobre todo rumanas, chinas, brasileñas y nigerianas. Por su proximidad geográfica a España y porque Rumanía pertenece a la Unión Europa, las rumanas encabezan el ranking. Con el paso del tiempo las redes rumanas han ido cambiando de fisionomía. Antes de 2007 (cuando el país no pertenecía a la UE), las chicas llegaban a España gracias a las grandes redes que tenían infraestructura y documentación falsa para ello. Era la época en la que Ioan Clamparu, alias ‘cabeza de cerdo’ se instaló en España, convirtiéndose en el gran proxeneta de nuestro país, donde se hizo con un harén de esclavas sexuales de más de 600 mujeres. La violencia era su manual (en el juicio contra él una chica le acusó de descuartizar a otra) y no consentía embarazos. Las que se quedaban debían abortar. Cayó en septiembre de 2011 y fue condenado a 30 años de prisión. Sus herederos intentaron rehacer el ‘imperio’ en España, pero la Policía les detuvo en febrero de este año. ‘Cabeza de cerdo’ es tan peligroso que cada cierto tiempo es cambiado de prisión (ahora está en una gallega) para que no pueda ‘comprar’ a funcionarios o crear pequeñas estructuras mafiosas dentro de la cárcel. También se han detectado en nuestro país redes búlgaras y rusas de explotación sexual. El perfil que más predomina entre la víctimas es el de chica rumana, de 23 a 27 años Detrás de una prostituta rumana siempre hay un proxeneta, señalan desde la UCRIF. La verdad es que el perfil que más se repite entre las víctimas de la explotación sexual en España es la de una mujer de nacionalidad rumana, de 23 a 27 años. De una manera u otra, las chicas rumanas siempre son controladas. Ya sea por grandes organizaciones o por lo que se ha bautizado como ‘lover boy’. En abril de este año, la denuncia de una madre desde Rumanía permitió a la Policía Nacional desarticular una red rumana que obligaba a siete compatriotas a prostituirse en un local de alterne de Tarazona de la Mancha (Albacete). Una de las víctimas tenía incluso una niña de seis meses. Engañadas con un trabajo falso en España, eran forzadas a estar con clientes mediante palizas. Todo el dinero que conseguían se lo quedaba la organización (hubo seis detenidos). Las chicas eran además obligadas a transportar pequeñas cantidades de droga en sus vaginas. «Estos grupos organizados siguen actuando en nuestro país, pero también se está produciendo el fenómeno de hombres rumanos que engañan a amigas o novias con falsas ofertas de trabajo en España y luego las ponen a prostituirse, ‘el lover boy’. Un chico controlando a una chica, o dos a lo sumo», explica Nieto. En marzo, la Policía detenía a un hombre que obligaba a una joven rumana, a la que había dejado embarazada, a ejercer la prostitución en el polígono Marconi de Madrid. En enero, dos hermanos rumanos eran detenidos también en Madrid por forzar a prostituirse a la novia de uno de ellos en el polígono Marconi. La amenazaban con quemaduras de cigarrillos y la castigaban sin comer. En febrero, la Policía detenía en Málaga a otro rumano que trajo a una chica compatriota, discapacitada psíquica, con la promesa de trabajar como empleada del hogar. La prostituía en un local. Nuevo fase del plan contra la trata La primera fase del Plan contra la Trata (2013-2015) ha permitido el incremento de operaciones policiales y la colaboración ciudadana a la hora de denunciar casos de explotación. Se puede denunciar a través de un teléfono gratuito, el 900.10.50.90, atendido las 24 horas por policías especializados, o a través del correo electrónico trata@policia.es. Ambos medios preservan la confidencialidad de sus usuarios. Además, este plan creó también un espacio propio dentro de la página web oficial de la Policía Nacional: www.policia.es/trata , que sirve de canal adicional de información sobre este delito. Este jueves 14 de mayo la Policía lanzó la segunda fase del plan con el lema “Con la trata, no hay trato. Denúncialo”. Interior va a poner en marcha la mayor campaña de concienciación en redes sociales y medios de comunicación contra esta lacra. Además, como gran novedad, y en virtud de un acuerdo de colaboración entre la Policía Nacional y Google, cuando un internauta introduzca términos de servicios sexuales, le aparecerá destacado en el buscador un mensaje de la Policía, que alertará contra la trata de personas.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2457810/0/prostitucion-espana/plan-trata-explotacion/policia-mafias-nigerianas/#xtor=AD-15&xts=467263

Share

Colectivo de prostitutas reparte facturas de sus servicios para pedir legalizar su trabajo

Desde hace ya varias semanas, y con mayor impulso durante el Día del Trabajo, un colectivo argentino de prostitutas ha salido a las calles de Buenos Aires para reclamar sus derechos, y para ello ha ideado una campaña que, por su originalidad, ha conseguido que se hable incluso más allá de las propias fronteras argentinas.
Su idea: repartir en la calle facturas con los precios y servicios que cada día realizan las cerca de 80,000 trabajadoras sexuales se calcula que viven en el país austral.
Su objetivo: visualizar una actividad que consideran un trabajo como cualquier otro, de modo que queden sujetas a todas las obligaciones y derechos, que además repercutiría en una mayor recaudación para la hacienda pública.
“Queremos poder instalar en la sociedad la importancia de la regulación del trabajo sexual autónomo, las problemáticas y las consecuencias a las que nosotras, mujeres mayores de edad, que por decisión propia y de forma voluntaria, decidimos ejercer esta actividad”, explica vía telefónica Georgina Orellano, secretaria general de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina), la organización que se esconde detrás de esta iniciativa.
Más de uno de los ciudadanos a los que abordaron para explicarle sus reivindicaciones se reiría al ver las facturas en las que se detallaba algunos de los servicios que ofrecen y precios que cobran, como un servicio completo, por 500 pesos (unos 56 dólares); una francesa, que es mucho más económica, 200 pesos ($22); una fantasía con dos participantes, para los que se pueden permitir desembolsar 700 pesos ($79), o un servicio para parejas, que eleva el total a 800 pesos ($90).
Pero el tema es muy serio.
La prestación de servicios sexuales no está regulada en Argentina, lo que implica que no es ilegal pero tampoco se puede perseguir, lo que crea vacío por el que caen las trabajadoras sexuales y que les provoca graves problemas laborales como personales.

Univision.com

Modelo de recibo ilustrativo repartido por la asociación AMMAR.

Porque, como denuncia Orellano, esta alegalidad conlleva que las prostitutas estén sufriendo persecución y hostigamiento policial, por no hablar de la extorsión que muchas veces sufren de los agentes para poder trabajar.
Igualmente sufren una exclusión en su vida diaria, al “no poder acceder a la vivienda, a una salud integral o una obra social, o realizar aportes jubilatorios por trabajar en la informalidad”, recalca esta activista. Por ello, se ven obligadas a padecer “todo tipo de abusos, como el tener que pagar tres veces más por un alquiler por no tener un recibo de sueldo que constate los ingresos ante los dueños del inmueble, o  no poder sacar ningún tipo de crédito».
Cómo funcionaría
La petición de AMMAR, que lleva defendiendo los derechos de las trabajadoras sexuales desde finales de 1994 y que cuenta con 6,000 afiliadas en todo el país, propone que las meretrices puedan realizar un aporte mínimo de 360 pesos mensuales (unos 40 dólares), que es el pago que recoge la legislación argentina para los autónomos con menos ingresos.

Univision.com

Ejemplo de factura repartida por las meretrices para reivindicar sus derechos.

Pese a que este colectivo no ha calculado de forma exacta cuáles serían los ingresos que ganaría el fisco argentino, es fácil hacer los cálculos: 80,000 trabajadoras del sexo tributarían 28,800,000 pesos mensuales (3,228,480 dólares) o lo que es lo mismo 345,600,000 pesos anuales (38,741,760). Como mínimo, porque según Orellano las cifras sobre personas que se dedican al mundo del sexo habría subido desde 2009, año del que están tomados los datos. “Queremos aportar para que ese dinero también se convierta en políticas públicas para todos los ciudadanos”, expresa esta activista.
Sin confusión
Con esta campaña, que es apoyada por algunas figuras públicas argentinas como los legisladores de Buenos Aires Pablo Ferreira o María Rachid, pretenden también arrancar ese prejuicio que existe en la sociedad entorno al ejercicio libre de la prostitución.
“Queremos despegarnos de esta mirada estigmativa y descriminadora que siempre hay y plantear las acciones políticas para que se vea que nosotras decidimos sobre nuestro cuerpo”, reivindica la secretaria general de AMMAR, y que pide no se confunda la prostitución con otras actividades ilegales que, desde la asociación, condenan sin paliativos.
De esta manera creen que se puede acabar con los prejuicios que hay alrededor de su trabajo. De hecho, el colectivo quiere incidir en que son las prostitutas, con la actual situación, las que viven sin ningún tipo de protección, aunque reclaman que no sean vistas como víctimas sino simplemente otros miembros de la clase trabajadora y como sujetos de derecho con la libertad de elegir “nuestra vida y estar en igualdad de condiciones con el resto de la población trabajadora”.
Para que la prostitución no sea identificada con el proxenetismo o la trata de blancas, quieren que la ley –y así lo especifica el proyecto que han presentado- recoja que el trabajo sexual es “la actividad voluntaria y autónoma de ofrecer y/o prestar servicios de índole sexual a cambio de un pago para beneficio propio” realizado siempre por mayores de edad.
La inclusión de actividades que hasta ahora estaban fuera de control de la economía legal no es nuevo. Por ejemplo, en la Unión Europea, donde desde hace años se ha invitado a que los 28 miembros incluyan en sus estadísticas económicas actividades como la prostitución, el contrabando o el tráfico de drogas.
Desde el 2016, será obligatorio para todos países de la Unión Europea, pero ya algunos han comenzado a incluirlo en el cálculo del PIB (Producto Interior Bruto). Las autoridades españolas, por ejemplo, anunciaron en el 2014 que la economía había crecido 10,000 millones precisamente al incluir en la metodología dichas actividades. Algunos analistas creen que suponen aproximadamente el 1% del total de la economía de ese país.
http://noticias.univision.com/article/2326984/2015-05-07/america-latina/prostitutas-reparte-facturas-servicios-para-legalizar-trabajo
Share

‘Cada cargo público tenía su propia chica de compañía’

  • Prostitutas de la Playa de Palma relatan cómo trabajaban gratis para «políticos» y policías para que sus jefes se libraran de inspecciones. La investigación que la Fiscalía inició hace dos años caza a agentes que cobraban de clubes por venderles seguros y vigilancia

Un agente de la Policía Local de Palma patrulla en plena noche de...

Un agente de la Policía Local de Palma patrulla en plena noche de verano una de las calles del Arenal. JORDI AVELLÀ

E. COLOM | LAURA JURADO

«Políticos y alcaldes» en orgías regadas con champán francés Dom Pérignon en compañía de prostitutas preferentemente moldavas y rusas; siempre sin pagar. Agentes de los grupos de élite de la Policía Local consumiendo «a diario» y gratis en los prostíbulos de la Playa de Palma. Explotación de menores. Chivatazos a cambio de alcohol y sexo. Y un lujurioso desenfreno con pistola y placa sobre la barra americana.

La investigación que la Fiscalía inició hace dos años siguiendo el hilo de una burda trama para amañar oposiciones de la Policía ha ido escalando peldaños en una pirámide de escándalos que se ha cobrado la cabeza de los jefes policiales de Palma, Calvià y Marratxí. La juez que instruye el caso ha levantado el secreto sobre una decena de declaraciones de protagonistas y testigos protegidos. Son prostitutas, camareros de clubes de alterne y empresarios de la noche cuyos testimonios dibujan un escabroso (y aún presunto) mural de tintes mafiosos.

ORGÍAS CON CARGOS PÚBLICOS

Varias prostitutas declararon que el empresario M. P., propietario de un club de alterne y un table dance en Playa de Palma, organizaba también fiestas privadas a las que acudían políticos -en grupos de 8 a 10 y con vehículos de alta gama- y al menos una decena de chicas, con las que mantenían relaciones sexuales. Algunos de estos festejos se realizaron en los propios locales antes de su apertura habitual, pero otros se celebraron en fincas particulares del dueño. «Los políticos no pagaban nunca, los invitaba M.», aseguran. Estas fiestas, algunas fechadas entre 2008 y 2009, tenían por objetivo «atrapar» a los hombres para que volviesen. Pese a que las chicas -la mayoría rusas- no podían preguntar por la identidad de los clientes, afirman que había varios alcaldes de Mallorca. Uno de ellos que acabó por marcharse a Madrid. «Cada cargo público tenía su chica», afirma una para añadir que algunos de estos invitados, «que eran muy mayores», traían sus propios juguetes sexuales y tomaban Viagra. Además del sexo, estas orgías estaban regadas con Moët Chandon y Dom Pérignon.

SEXO GRATIS PARA LOS AGENTES

«En el club los policías locales nunca pagan», afirma otra de las prostitutas, testigo protegido en el caso. Según los testimonios, los agentes no acudían a las fiestas pero tenían sexo y alcohol gratis en el club. Todo por cuenta del empresario. También jefes de policía y guardia civiles, pero éstos últimos «sólo tomaban un par de copas». Nunca acudían de uniforme, «pero sí con la pistola de forma habitual». ¿Cuántos? «Un montón», contesta una de las chicas después de identificar a al menos siete. Cuando querían mantener relaciones sexuales con ellas, lo hacían de forma discreta. Los sacaban del local por una puerta y llegaban a las habitaciones por un camino distinto al de la clientela habitual. Varios llegaron a entablar una relación con las chicas.

MENORES EN EL CLUB

Según una de las testigos protegidas, en el club de alterne «había muchas menores», la mayoría, también, rusas. De hecho, ella entró a trabajar aún siéndolo. Pese a que ella quería sólo tomar copas y bailar, el empresario amenazó con echarla si no mantenía relaciones sexuales con los clientes. «El primero que se acostaba con la menor era él, la delicia de M. eran las menores nuevas», asegura. Otra de las prostitutas señala que las menores nunca acudieron a las fiestas con políticos.

En los registros de este caso se utilizaron perros detectores de billetes.

Las pruebas que rastrea la Fiscalía

SEXO, FOTOS Y CÁMARAS EN EL BAÑO. Exhiben imágenes a las prostitutas
A la hora de practicar interrogatorios, los investigadores han estado empleando fotografías de aquellas personas sospechosas de haber utilizado el poder que les infiere su cargo público para obtener favores sexuales u otro tipo de prebendas en especie. Algunas de las meretrices y trabajadores de la noche que han declarado como testigos protegidos han identificado sin dudas a algunos de los clientes habituales. Por si fuera poco, el hecho de que uno de los agentes policiales investigados se dedicara a colocar cámaras de videovigilancia en el interior de los clubes de alterne, incluidos los baños, podría arrojar nuevas y comprometedoras pruebas para la investigación.

LOS NEGOCIOS DE LOS POLICÍAS

En Calvià se encarceló a policías por cobrar de discotecas como «gestores de personal». En Playa de Palma, la doble actividad de agentes descontrolados cobra una dimensión mayor. El dueño de un club de alterne ha declarado a la Policía Judicial que contrató hasta la póliza del seguro del local a uno de los agentes imputados. No sólo era parroquiano y consumía sin pagar sino que «sin ningún género de dudas» lo identificó como la persona que «le vendió el seguro». Su antecesor, agregó, tenía contratado el servicio de limpieza con una empresa de ese agente por «mil euros al mes» a cambio de dos horas y media de trabajo. Otro policía local «bastante gordo» cobraba por instalar el aire acondicionado. A cambio, nunca sufrieron ningún cierre del local. «Por parte del grupo de policías que nunca pagaba no teníamos ningún problema». Otros agentes, según apunta la investigación, llevaban la seguridad privada y las cámaras de algunos locales y hasta las máquinas expendedoras de tabaco, preservativos y «cacahuetes».

‘SOBRES DE DINERO’

Uno de los policías acusados, según un empresario de la noche, pedía sobres de dinero al dueño de un pub del Paseo Marítimo de Palma para untar así a los agentes que realizaban luego tareas de seguridad en sus locales. «Si no lo hacía», les decía, «le harían la vida imposible». La trama trasciende a la Playa de Palma y se extiende a los locales de moda de la noche de la capital.

EL JEFE POLICIAL ‘CHIVATO’

Una de las prostitutas, de nacionalidad rumana, identificó entre las fotos de sospechosos a un «jefe de Policía que era quien les avisaba de las inspecciones». Iba siempre con un grupo de agentes, algunos de los cuales era «muy guarro» y «no pagaban nunca». Otra chica relató cómo uno de los empresarios investigados se reunió en el almacén con los inspectores en plena inspección, habló con ellos y se marcharon. Si el jefe policial avisaba de que iba a haber una inspección, les llamaban y les decían que no acudieran al club al día siguiente «porque iban a venir». Y «efectivamente» la Policía Nacional acudía al día siguiente. «Nunca ha habido una inspección sin avisar», ha declarado otra.

http://www.elmundo.es/baleares/2015/05/12/5551aae4e2704e112b8b456e.html

Share

Las sanciones a clientes de la prostitución ya superan las de 2014

El Ayuntamiento multa a 33 personas en los tres primeros meses por contratar a meretrices; el año pasado cerró con 29.

MANUEL RUESGA

zoom

Una mujer ejerce la prostitución callejera en Sevilla Este.

El Ayuntamiento de Sevilla intensifica su campaña contra la explotación sexual. En los tres primeros meses del año, la Policía Local ha denunciado a 33 personas por contratar los servicios de prostitutas en la calle. Ese número de sanciones supera ya a todas las interpuestas durante todo 2014, que fueron 29. Así lo indicaron fuentes de la delegación de Familia y Asuntos Sociales, que se encarga de tramitar las denuncias. El 10% de esas 33 multas fueron pagadas en periodo voluntario. Es decir, sin que haya habido resolución imponiendo sanción. De esta manera, se evita que las sanciones lleguen a casa y los miembros del círculo familiar se enteren del motivo de la multa. Además, gozan así de la reducción del 50% por pronto pago.

Desde octubre de 2011, año en el que entro en vigor la nueva ordenanza en esta materia, los agentes han interpuesto 231 denuncias, la mayoría en el barrio de Su Eminencia. 45 sanciones han sido abonadas por pago voluntario. Además, se han inspeccionado nueve locales en los que se sospecha la existencia de situaciones de explotación sexual y se han retirado dos carteles y un remolque. Hay que tener en cuenta que este tipo de multas son mucho más difíciles de imponer que las de tráfico o las de la botellona, de ahí que la media de expedientes que se tramitan al mes sea de once en los tres primeros meses de 2015.

Para denunciar a un cliente, la Policía Local tiene que sorprender a éste in fraganti bien contratando a la prostituta o en el mismo momento de la práctica sexual. Si se sorprende antes, el supuesto cliente puede alegar que no estaba en ese momento contratando ningún servicio y simplemente estaba dialogando con las mujeres mientras daba un paseo por la zona. Habría que recurrir entonces a testigos para probar que estaba realizando una actividad ilícita, que además se suele desarrollar en zonas oscuras y apartadas, por lo que difícilmente pueden encontrarse a terceras personas y que encima estén dispuestas a declarar ante la Policía. El trabajo de los agentes contra la prostitución ha permitido prácticamente erradicar este fenómeno de zonas históricamente afectadas, como la calle Santo Domingo de la Calzada, en Nervión. En cambio, los principales puntos conflictivos se encuentran actualmente en Piel de Toro (junto a la Avenida de la Paz) y en algunas partes de Sevilla Este.

El importe de las denuncias oscila entre los 750 y los 3.000 euros dependiendo de si las infracciones consideran leves, graves o muy graves. La gravedad de las mismas depende de varios factores, como la cercanía de zonas infantiles o centros educativos y edificios de viviendas. Pese al elevado importe de las multas, los denunciados prefieren pagarlas por la vía rápida antes que alegar.

Desde la Delegación de Familia y Asuntos Sociales se viene desarrollando un plan de acción para promover la erradicación de la prostitución y otras formas de explotación sexual a través de medidas formativas y asistencia integral y protección a las víctimas. En la segunda edición del programa de inserción laboral para mujeres víctimas de la violencia de género, que se celebra en la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja, el presupuesto de 60.000 euros contaba con una cantidad importante procedente de las sanciones impuestas a los clientes de la prostitución.

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/2018808/las/sanciones/clientes/la/prostitucion/ya/superan/las.html

Share

La policía advierte que no puede obligar a usar condón en burdeles

  • El Gobierno ha impuesto el uso del preservativo para proteger a las prostitutas

  • El incumplimiento acarreará penas para los clientes y los dueños de los prostíbulos

Prostitutas en un burdel alemán.

Prostitutas en un burdel alemán. E.M.

DPA Berlín

La policía alemana advirtió hoy que no está en condiciones de controlar el uso obligatorio de preservativos en los burdeles dispuesto la semana pasada por el Gobierno alemán.

«No se puede pedir a nadie que controle si un cliente usa condón o no en un prostíbulo», dijo el presidente del sindicato de la policía alemana, Rainer Wendt, en declaraciones que difunde hoy el diario ‘Bild’. «El uso obligatorio de condón es completamente absurdo«, sentenció.

El gGobierno de democristianos y socialdemócratas de la cancillerAngela Merkel aprobó la semana pasada una ley para la protección de prostitutas de la violencia, la explotación y la contracción de enfermedades.

La nueva ley contempla que las prostitutas se sometan regularmente a exámenes médicos. En caso de violación del uso obligatorio del preservativo prevé castigos para el cliente y el dueño del burdelpero no para la prostituta.

Además, las meretrices deberán inscribirse en un registro y los prostíbulos sólo podrán ser abiertos con permiso municipal. «Ya no habrá más anonimato en este negocio», celebró la diputada democristiana Nadine Schön.

La oposición criticó la medida, que consideró más que todo simbólica. La obligatoriedad del preservativo es «igual de difícil de controlar que a los que orinan en las piscinas públicas», opinó la diputada del Partido La Izquierda Cornelia Möhring.

«Las situaciones forzadas y la represión no dan resultado, sino que empujan a las prostitutas a la ilegalidad», se quejó, por su parte,Manuel Izdebski, de la presidencia de la Asociación Alemana de Ayuda contra el Sida (DAH). «Es una ilusión creer que se pueda controlar a la fuerza».

http://www.elmundo.es/internacional/2015/02/07/54d60296e2704e601b8b4571.html

Share

La prostitución en la antigua Roma

La prostitución en la antigua Roma

La prostitución es, como suele decirse, el oficio más viejo del mundo, ese al que le sigue la política, tal y como dijo una vez Ronald Reagan, aunque ambos en algunas ocasiones puedan parecerse. Un periodo interesante donde ambos oficios alcanzaron la mayor cuota de corrupción, rencillas y traiciones, fue durante el Imperio Romano, ahí donde los burdeles llegaron a abundar en gran cantidad, tanto en Grecia como en Roma.

La sexualidad era algo muy exaltado en la sociedad romana, de ahí sus múltiples representaciones en murales y exquisitos mosaicos que a día de hoy podemos seguir contemplando. Y es que era social y legalmente aceptable que los hombres romanos tuvieran sexo, al igual que las mujeres, con prostitutos o esclavos. Leyes como la Lex Scantinia, Lex Iulia y Lex Iulia lo permitían, mientras que otras como la Lex Scantiniacomo para la milicia romana ponían algún que otro límite, pero cualquier barrera se rompía desde el momento en que los esclavos o los llamados “bárbaros” no eran considerados personas, sino “cosas”, de ahí que podían ser utilizados de modo legal para cualquier finalidad sexual.

Ser prostituta o prostituto no era algo que nadie elegía ni de lo que se disfrutaba, hemos de matizarlo. Muchos eran explotados, la mayoría eran esclavos o esclavas sometidas a estas prácticas y a quienes se les compraba para dicho fin. El Derecho romano, por su parte, defendía a las meretrices y no las castigaba, ahora bien, eran etiquetadas como “probrosae”, es decir, personas que no disponían de derecho para poder casarse con ciudadanos romanos nacidos libres. Veamos pues qué tipos de prostitución existía en esta época.

El oficio más antiguo del mundo en la Antigua Roma

En primer lugar hemos de hablar de un escenario básico relacionado con la prostitución romana: el lupanar.Ubicado normalmente al final de las calles más importantes de la ciudad, los clientes accedían a estos centros que quedaban algo disimulados para los transeúntes. Por eso, en ocasiones, se dejaban algunas señales en paredes o en las calzadas para indicar la dirección del lupanar o “prostíbulo”, pequeños dibujos que se representaban en diminutos “falos” orientando la dirección adecuada.

La palabra lupanar deriva de lupae y ensalza tanto a la figura de las lobas como de las prostitutas. De aquí viene, por ejemplo, la clásica imagen de la loba amamantando a Rómulo y Remo, de la cual surgió la propia Roma a raíz de este término, que no es más que el de esa mujer que se dedica precisamente al oficio más viejo del mundo.

El lupanar disponía de dos plantas, arriba estaban los clientes más distinguidos y acaudalados en el cual se abría a su vez un balcón donde las mujeres, podían seducir a los viandantes más ricos. Por su parte, en la planta baja se reunía la prole o personas sin demasiados recursos que esperaban su turno a que las meretrices les atendieran. Normalmente en esta planta inferior se distribuían cinco habitaciones también llamadas “fornices”

3485972918_d8329538e4_o_660x330

¿Te has preguntado alguna vez de donde proviene la palabra prostituta? Deriva de “pro statuere”, es decir, estar colocado delante o, sencillamente, “mostrarse”. Una práctica que estas mujeres realizaban tanto en los lupanares como en los diferentes escenarios donde ofrecieran sus servicios, de ahí que existieran diferentestipos de prostitutas (y prostitutos, no podemos pasarlos por alto) que pasamos seguidamente a describirte:

Delicatae

En esta primera categoría entraban aquellas mujeres que ofrecían sus servicios a quien ellas elegían. Eran meretrices caras y distinguidas entre las que podríamos incluir perfectamente a Valeria Messalina, la famosa esposa del emperador Claudio, famosa por sus comportamientos lividinosos y escandalosos.

Copae

Mujeres que trabajan en la Caupona, es decir, una  tienda de bebida y comida donde los hombres acudían para tomar “algo rápido”.

La pala

En este término entrarían la gran mayoría de personas sometidas a la prostitución de la época. O bien porque habían sido compradas o porque se veían obligadas a mantenerse a sí mismas y a su familia, eran las meretrices que no podían elegir y que aceptaban a todo aquel que les pagara una moneda.

El leno

Figura que sigue existiendo a día de hoy. No es más que el proxeneta o persona que cobra una comisión de la prostituta y que intenta mantener el orden.

Forariae

Mujeres que se situaban a las afueras de las ciudades, en caminos alejados o calzadas de las afueras para ofrecer sus servicios

Bustuariae

Posiblemente las más curiosas de todas, las más valientes y a la vez inquietantes. Las meretrices a las que se les llamaba bustuariae, se situaban cerca de los cementerios para quedar con sus clientes.

la_jeunesse_de_bacchus_660x330

Términos curiosos que te invitamos a ampliar con libros como “Los olvidados de Roma” de Robert C. Knapp, donde se nos descubre este oficio tan clásico que forma parte de nuestra historia, y que, por qué no, merece la pena también conocer.

http://www.tumundofantastico.com/es/blog/114_La-prostituci%C3%B3n-en-la-antigua-Roma

Share

BCN ejerce la acusación contra los urbanos de la trama de prostitución

Las meretrices niegan que fueran coaccionadas para trabajar en locales

J. G. ALBALAT
BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona se ha personado como acusación particular en dos investigaciones judiciales abiertas por la jueza Miriam de Rosa Palacios contra una red de blanqueo de fondos procedentes de la prostitución y por la presunta corrupción de un grupo de guardias urbanos. El primer asunto lo llevan los servicios jurídicos de consistorio, mientras que el segundo, que afecta a los policías locales, ha sido encargado al abogado barcelonés Rafael Entrena.

Los Mossos detuvieron en septiembre a 25 personas, entre ellas los empresarios que gestionan los clubs de alterne Night Beach y El Fuego, como presuntos integrantes de una red dedicada al blanqueo de dinero. A raíz de estas pesquisas, salió a relucir la implicación en la trama de un grupo de guardias urbanos. La jueza decidió abrir un proceso separado.

En el marco de la investigación principal sobre los prostíbulos, la jueza tomó declaración ayer como imputadas a siete prostitutas y encargadas de los clubs, denominadas «mamis». Las meretrices afirmaron desconocer si los clientes eran drogados para vaciarles las cuentas a través de sus tarjetas de crédito.

Las acusadas admitieron que ejercían la prostitución de forma libre y por su cuenta, no solo en los clubs investigados, y que nunca habían sido coaccionadas para hacerlo. Insistieron en que tampoco estaban obligadas a pagar comisiones al local por el dinero recaudado por sus servicios sexuales.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/bcn-ejerce-acusacion-contra-los-urbanos-trama-prostitucion-3645831

Share

Presentan proyecto para regularizar la prostitución

Presentan proyecto para legalizar la prostitución

La Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina junto a la legisladora porteña María Rachid presentaron un proyecto para regular los establecimientos destinados al ejercicio de la prostitución. La polémica estalló en las mesas políticas y redes sociales. El debate eterno sobre regular o abolir.

Un grupo de mujeres ejerce la prostitución en un departamento. Un día llegan la policía y la Agencia de control gubernamental y clausuran el lugar. Una de ellas, la dueña, ve como le ponen una faja roja y blanca a la puerta de su casa mientras le quitan la llave. Esa noche no sabrá dónde trabajar, ni dónde dormir. Pero durará poco: luego de algunos trámites, entrarán en la categoría “Casa de masajes” y obtendrán la rehabilitación. Eso sí: seguirán siendo invisibles.

Ése es, en líneas generales, el planteo en torno al Proyecto de ley para regular la habilitación y funcionamiento de los establecimientos radicados en la Ciudad de Buenos Aires destinados a brindar “servicios sexuales”, presentado la semana pasada por la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR CTA) y la legisladora porteña María Rachid.

La iniciativa, dada a conocer el pasado 23 de septiembre en el Día internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños, propone que los establecimientos estén organizados de manera autónoma o bajo la forma de cooperativa y que quienes ejerzan el trabajo sexual no puedan ser detenidos/as, aprehendidos/as ni demorados/as por parte de la autoridad policial. Además exime del encausamiento judicial, decomiso o retención de las pertenencias.

Por otra parte, explicita que para ejercer el trabajo sexual se deberá contar con la mayoría de edad y será necesario asistir a un curso gratuito brindado por la Autoridad de Aplicación, en donde se asegurarán nociones básicas de derechos humanos, derecho constitucional y derecho penal, contravencional y de faltas. También se incluirá prevención de adicciones e infecciones de transmisión sexual.

En los fundamentos de la ley se destaca que “la norma representará no sólo una excelente oportunidad para acabar con la criminalización del trabajo sexual, sino también para legalizar la actividad, encuadrándola en un comercio más y así terminar con los allanamientos compulsivos que, con la excusa de combatir la trata de personas, terminan confundiendo un delito con una actividad lícita”.

El proyecto se presentó y la polémica no se hizo esperar. Alex Freyre, presidente del Archivo de la memoria de diversidad sexual y director ejecutivo de Buenos Aires Sida Red Argentina de personas positivas, disparó en la red social twitter: “Qué vergüenza! Me imagino que la legisladora (Rachid) no se ofenderá si le ofrecen petes pagos, total es trabajo, dice”. Las respuestas se multiplicaron en un extenso debate.

“Nuestro compromiso es acompañar a las compañeras de AMMAR y todas las trabajadoras sexuales que hoy ven peligrar sus fuentes laborales debido a la persecución institucional por la falta de un marco legal que las proteja de éste y otros tipos de abuso”, dijo la legisladora en conferencia de prensa. Y agregó: “El único camino para resguardar los derechos de las mujeres y luchas contra la explotación y la trata no es a través del sistema punitivo y la criminalización de la actividad, sino mediante el reconocimiento de su tarea, evitando la clandestinidad y garantizando derechos y seguridad”.

Georgina Orellano, presidenta de AMMAR, hizo hincapié en la necesidad de diferenciar trata, proxenetismo y trabajo sexual: mientras que en la trata hay esclavitud y en el proxenetismo explotación, en el trabajo sexual debe haber un derecho. “Nosotras decimos que nuestro trabajo no es indigno sino las condiciones en las cuales ejercemos. Es nuestra elección, dentro de las opciones que tenemos como cualquier persona que pertenece a la clase trabajadora”, expresó. E insistió: “Lo denigrante es seguir escondiendo y estigmatizando, y no vernos como sujetos de derechos.”

¿Sin clientes no hay trata?

La frase rimbombante se repite hace varios años y, en las discusiones entre abolicionistas y regulacionistas, los cuestionamientos se vuelven cada vez más impiadosos. ¿Acaso esta consigna deja por fuera el papel que las fuerzas de seguridad y los poderes políticos y empresariales juegan en el tablero de la connivencia?

En el Congreso hay en la actualidad dos proyectos de ley presentados para penalizar a los clientes de prostitución. ¿Podría ser ese un final, resultando innegable la acción coercitiva que significaría su aplicación frente a quienes exigen el derecho de ejercer lo que consideran su libre elección? Y si se legalizara: ¿Estaremos acaso preparados para regular un mercado atravesado por los intereses económicos y culturales más virulentos del mundo? Los prostíbulos están prohibidos por la ley 12.331, que data de 1937, y aún así funcionan, con la complicidad y apañamiento de todas las instituciones. ¿Podrán ser estas mismas las que controlen para terminar con el delito de la trata?

“Lo que beneficia a los proxenetas y a las redes de trata son la ilegalidad y la clandestinidad. Lo que proponemos es garantizar una mayor presencia del Estado y a la vez obligarlo a cumplir con las normas elementales de protección hacia las trabajadoras sexuales”, explica Rachid.

Del otro lado, las corrientes abolicionistas insisten en que legalizarla no protege a las mujeres. Janice Raymond, profesora de la universidad estadounidense de Massachusetts e integrante de la Coalición Internacional contra el Tráfico de Mujeres (Catw), dice: “Legalizar la prostitución es un regalo para los proxenetas, porque promueve el tráfico sexual, expande la industria y propicia la explotación de niños, aumentando la demanda de los hombres que siguen siendo incentivados a comprar sexo en un entorno favorable”.

“El argumento de que el trabajo sexual no es elegido por nadie y que es siempre una explotación parece ignorar por completo la esencia de un sistema capitalista que genera explotación laboral y la realidad de muchos trabajos en nuestras sociedades. Contra esto generalmente proponemos más garantías y derechos para esos/as trabajadores/as y no la persecución y criminalización que siempre tiene como trasfondo la imposición de una moral determinada y una mirada sobre la sexualidad y los cuerpos que no todos tenemos la obligación de compartir. En definitiva, nadie tiene el derecho de decirnos a las mujeres qué podemos hacer o no con nuestros cuerpos y esto incluye la posibilidad de ofrecer servicios sexuales cuando así lo decidimos”, argumentó Rachid.

A nivel nacional, el 3 de julio del 2013, el proyecto fue presentado en el Senado de la Nación, por el senador del partido “Espacio Democrático para la Victoria” de Tierra del Fuego, Osvaldo Lopez, y aún no fue tratado.

 

Carolina Rosales Zeiger – @caroerrezeta

http://notas.org.ar/2014/10/08/presentan-proyecto-legalizar-prostitucion/

Share