TV: El cliente de la prostitución

“Comando Actualidad” analiza el negocio de la prostitución con testimonios de clientes, este viernes

• En España entre 300.000 y 500.000 mujeres se prostituyen, más del 90 por ciento son extranjeras. La prostitución en nuestro país no está penalizada, sí el proxenetismo

• Son los clientes los que mantienen un negocio que mueve en España 18.000 millones de euros al año

• “El cliente” se emite este viernes, a las 22:00 horas, en La 1

“Comando Actualidad” emite este viernes en el “prime time” de La 1 el reportaje “El cliente” en el que se trata la realidad del negocio de la prostitución aportando el testimonio de los clientes que solicitan los servicios. Solteros, casados, jóvenes, maduros o divorciados; uno de cada 4 españoles paga o ha pagado por mantener sexo. Entre todos se gastan en prostitución 50 millones de euros al día.

Un edificio lleno de prostíbulos, uno en cada vivienda. Cientos de clientes se acercan a buscar sexo a un bloque del Paseo de las Delicias en Madrid. La reportera Sara Lozano se introduce en este edificio donde encuentra decenas de mujeres ejerciendo la prostitución en 20 viviendas. El trasiego es constante tanto dentro como fuera del bloque.

La reportera de “Comando actualidad”, Mónica Hernández, pregunta a Mario, un mecánico que acude, dice, a “disfrutar de un rato de placer” con alguna de las prostitutas que ejercen en el polígono industrial donde el trabaja. En la acera de enfrente otro hombre, ebrio y que supera los 70 años, ofrece 20 euros a una prostituta. Ha llegado sin coche y quiere el servicio en un hotel. La chica se niega, en el hotel cobra 100 euros la hora.

Por su parte, Raúl García recorre los clubes de la carretera de Andalucía, Burgos y Valencia. Hay más de un millar en España. A la puerta de los prostíbulos hay coches y camiones aparcados noche y día. El dueño de un club de carretera ofrece cama a ocho prostitutas por 35 euros el día. Una de las meretrices tiene 20 años, lleva en esto desde los 16. Asegura que a la mayoría de sus clientes supera los 30 años y entre ellos hay ejecutivos, médicos y hombres de prestigio. Un cliente de 32 años espera en la barra, lleva desde los 16 acudiendo a los prostíbulos.

En España entre 300.000 y 500.000 mujeres se prostituyen, más del 90 por ciento son extranjeras. La prostitución en nuestro país no está penalizada, sí el proxenetismo. Son los clientes, los que mantienen un negocio que mueve en España 18.000 millones de euros al año.

¿Quiénes frecuentan clubes, pisos y esquinas? ¿Qué buscan? ¿Cuánto pagan? ¿Por qué lo hacen? Las respuestas a estas preguntas y más, este viernes en “El cliente”, en “Comando Actualidad”.

“Comando Actualidad” es un programa con dirección de Silvia Sánchez, subdirección de César Pérez Gozalo y producción de Francisco Gómez.

Video: http://www.rtve.es/alacarta/player/318774.html

Share

Crisis económica alcanza a las prostitutas en España



‘Clubes de alterne’ y prostitutas en España reportan una baja de 40% en sus ingresos; los trabajadores del sexo se quejan de una baja en el consumo y un aumento en la oferta

por: Yolanda Fernández

Fuente: Noticieros Televisa

MADRID, España, nov. 14, 2008.- Ya nadie niega que el mundo está en crisis. La banca, las fábricas automovilísticas, la industria, la construcción, en fin, una recesión económica a nivel global y de la que en principio, según los expertos, no se salva ningún país.

Pero, ¿quién se iba a imaginar que el negocio más antiguo del mundo, la prostitución, también iba a sucumbir a la gran crisis?

Pues así ha sido al menos en España, donde el negocio en los clubes de alterne ha caído un 40%. Menos consumidores en los locales, pero también menos en la calle.

Las trabajadoras del sexo en España dibujan un panorama desolador con un doble impacto: por un lado menos clientes y por otro mayor competencia por un incremento de nuevas incorporaciones a este mercado.

Al contrario que en otros sectores, donde se ven reducidas las plantillas por falta de inversión y por ende una reducción de negocio, en la prostitución ha habido un incremento de la oferta. Una explicación podría ser que en época de crisis muchas personas acaban vendiendo su cuerpo para conseguir sobrevivir al día a día.

Una de las muchas meretrices que trabajan en este país comenta, como tantas otras, que hace dos años hacía 10 servicios en una noche. Ahora estos servicios se limitan a dos o tres.

Pero no sólo eso. Además han tenido que reducir sus tarifas para atraer a más clientes. De cobrar 60 euros (unos 40 dólares) ahora están cobrando entre 30 o 40 euros (entre 20 y 27 dólares).

La misma queja generalizada entre los empresarios del sexo. Desde la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA) se comenta la mella que la crisis está haciendo en sus negocios. Y es que los propietarios de estos clubes españoles hablan de una caída de entre el 30 y el 40% de sus ingresos.

Por ello agudizan su ingenio y algunos lanzan ofertas especiales; por ejemplo, un paseo por los jardines de uno de estos clubes, una buena comida y estar con una señorita por tan sólo 150 euros (alrededor de 100 dólares).

Las chicas que ejercen la prostitución viven esta situación de crisis económica de manera más vulnerable. Y es que debido a que ejercen su actividad de manera no regulada, cuando se quedan sin empleo no tienen derecho a la prestación por desempleo y no pueden recurrir de la misma manera a las ayudas sociales que ofrece las instituciones gubernamentales, pues no pueden demostrar que han estado trabajando.

LA PROSTITUCIÓN EN CIFRAS EN ESPAÑA

Si hablamos en cifras, según datos recientes sobre la prostitución en España, el pasado año existían unos 15 millones de varones potenciales clientes de las 400 mil prostitutas (una por cada 38 hombres).

La media de gasto en el 2007 era de 1,200 euros al año o 100 euros al mes, lo que equivale a unos 50 millones de euros diarios y de unos 18 mil millones al año.

Fuente: http://www2.esmas.com/noticierostelevisa/especiales/024310/crisis-economica-alcanza-prostitutas-espana

Share

Las prostitutas no quieren dejar la calle



Las meretrices que ejercen en la vía pública han pedido al Ayuntamiento de Granada que nos les dañe el negocio con la nueva ordenanza sobre convivencia, en preparación

JOSÉ R. VILLALBA

Las prostitutas de Granada defienden con uñas y dientes su trabajo. No quieren que nada y nadie les perjudique en su trabajo en unos momentos difñiciles para ganarse el pan. No quieren dejar la calle. Ese es el mensaje trasladado al concejal de Participación Ciudadana y Seguridad, Eduardo Moral, tras la reunión mantenida la pasada semana entre el Ayuntamiento y los representantes de las oenegés que trabajan con prostitutas en la capital.

Las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Barcelona de multar a los clientes, no se impondrán en Granada. «Aquí no podemos regular la prostitución, sólo nos limitamos a controlar la ocupación de la vía pública a través de la ordenanza de convivencia en la que estamos trabajando», apunta el edil.

El principal problema de la prostitución en las calles de Granada está localizado en la carretera de Jaén. «De forma puntual nos hemos encontrado algo por la zona del Salón, pero poco más». En la Zona Norte, los vecinos se han quejado en más de una ocasión de las consecuencias derivados por el ejercicio libre de las meretrices: problemas de salubridad, de trapicheo de drogas y de inseguridad. «No vamos a mirar para otro lado, aunque la solución es complicada. Estamos intentando hablar con vecinos y con los portavoces de prostitutas para alcanzar soluciones de consenso», apunta Moral.

Soluciones

¿Cuáles serán esas soluciones? Nadie las conoce o nadie se atreve a plantearlas abiertamente aún. El Ayuntamiento de Granada ha consultado las acciones adoptadas en Madrid, Barcelona, Sevilla o Marbella, entre otras para saber qué hacer. «Aunque no encontramos la solución», esgrime Moral. Las posibilidad de sacar a estas trabajadoras del sexo al extrarradio de la ciudad ha quedado descartada para evitar poner en peligro su seguridad.

Hetaira, una asociación constituida por prostitutas, ha calificado de «fracaso» el plan contra la prostitución desarrollado en la capital madrileña. Las campañas de información sobre la explotación sexual dirigidas a los clientes, los carteles informativos, el mayor control policial y los intentos de expulsión de estas mujeres de ciertas calles céntricas de Madrid han servido de poco. Según Hetaira, el número de mujeres que salen a vender su cuerpo en las calles madrileñas pasó de 158 a 258 entre 2004 y 2007. El Ayuntamiento de Madrid asegura que en ese mismo periodo su campaña sirvió para sacar de la calle a cincuenta meretrices, tal y como recoge el diario 20 minutos.

Según los datos manejados por Eduardo Moral, el 99% de las prostitutas que trabajan en la calle son inmigrantes. «Nos dicen que la crisis está empujando a muchas mujeres a trabajar en la calle porque no les queda otra salida». Lo curioso es que pese a la imagen de que la gran mayoría de meretrices son obligadas a ejercer, los colectivos consultados por el Ayuntamiento granadino han comunicado que más bien es al contrario.

Eduardo Moral comunica que la nueva ordenanza sobre la convivencia no estará preparada antes de seis meses. «Vamos a escuchar a todas las partes y encontraremos una solución de consenso entre todos. No queremos perjudicar a nadie», dice.

Fuente: http://www.ideal.es/granada/20081103/granada/prostitutas-quieren-dejar-calle-20081103.html

Share

Unas 200 catalanas concentran la demanda de prostitución de lujo


La mayoría son mujeres de clase media que entraron en el mundo del sexo de pago acuciadas por los problemas económicos

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA
Aunque parezca lo contrario, en Catalunya, la prostitución no es solo cosa de extranjeras. Según un recuento de anuncios en prensa e internet, unas 200 mujeres catalanas, unas 70 de ellas en Barcelona, ejercen este oficio y concentran su actividad en el sexo de pago de alto nivel, donde los clientes demandan cada vez más sus servicios en detrimento de las mujeres de otros países.
Su situación es muy distinta a la del aluvión de suramericanas, europeas del Este, asiáticas y africanas que en esta última década han aterrizado en España para prostituirse –muchas veces víctimas de la trata de blancas y en régimen de semiesclavitud–. Esa llegada masiva expulsó a las españolas de la calle y los clubs, dejando solo a aquellas mujeres que se prostituyen para poder pagar su adicción a la droga.
La diferencia radica en que la mayoría de las prostitutas catalanas son independientes: funcionan por libre, se quedan lo que ganan, eligen a sus clientes y no dependen de nin-
gún proxeneta o red. En cuanto a lo que cobran, los precios establecidos suelen ser de entre 200 y 300 euros la hora; 400, hora y media; 500, dos horas, y 1.000 toda la noche. Si son contratadas como acompañantes para un viaje la tarifa suele ser 1.000 euros diarios más gastos.

CON ESTUDIOS
Además, su perfil ha cambiado. Si en las décadas de los 80 y los 90 eran sobre todo jóvenes sin estudios ni empleo y con hijos, ahora suelen ser mujeres de clase media que, en muchas ocasiones, tienen capacitación profesional e incluso combinan la prostitución con el trabajo. «Hay enfermeras, administrativas, médicas, abogadas y universitarias», cuenta Montse, una barcelonesa licenciada en Ciencias Po-
líticas que hace 20 años que ejerce la prostitución y que ha creado un blog donde radiografía sociológicamente el fenómeno del sexo de pago.
¿Qué lleva entonces a una mujer catalana a prostituirse? «En esto nadie está por gusto ni por vicio», comenta tajante Montse, quien añade: «El motivo es la necesidad de conseguir una cantidad importante de dinero lo más rápido posible para hacer frente a una importante deuda». Pero también hay «una minoría de mujeres adictas al consumo de artí-
culos de lujo cuya compra sufragan con la prostitución», cuenta.

CRISIS ECONÓMICA
Esta mujer desmiente que la desaceleración económica haya disparado la cifra de españolas que se dedican a la prostitución. «No es cierto que la crisis empuje a más españolas a este mundo. Yo viví la del 93 y tampoco hubo un desembarco de españolas. Dar ese paso es algo muy serio que no se decide así como así. Además, por muchas deudas que tengas, no todas las mujeres valen para esto».
Lo que sí se ha notado es que los clientes han vuelto a las catalanas. «Para el tipo de cliente que frecuenta la prostitución de lujo, ser catalana o española es un valor añadido», reconoce Montse, quien recuerda: «Hace algunos años, cuando la mayoría eran españolas, lo más demandado eran las mujeres extranjeras. Hoy, cuando la mayoría de las chicas son de fuera, lo que se sale de lo habitual son las de aquí».
Además, las mujeres españolas han decidido hacerse más visibles. «Ahora, cuando has de anunciarte, destacas que eres de aquí, lo pones como un valor a tu favor», explica Paula, una contable que hace un año que se dedica a la prostitución.
Una de las razones es que, tal y como afirman todas las mujeres consultadas, en la prostitución de alto nivel los clientes quieren algo más que una relación sexual. «Muchos buscan que haya empatía, poder charlar y que la mujer te entienda. Y eso con muchas chicas extranjeras no lo pueden hacer. En cambio, ese añadido de relación sí lo encuentran en las chicas catalanas», cuenta Silvia, una estudiante de farmacia que se prostituye desde hace un año.
Gisela, una joven catalana estudiante de posgrado, señala que los clientes, por encima de la belleza, valoran el grado de «implicación» de la prostituta en el acto sexual. «Una chica a la que obligan a tener 15 o 20 relaciones sexuales en una noche y que está explotada por una mafia no puede ofrecer la misma implicación que una mujer que tiene cinco clientes a la semana y que trabaja para ella misma», añade.
Insiste en que a ella le «repugna» la distinción entre prostitutas y escorts, término con que se ha bautizado a las meretrices de lujo: «¿Qué pasa? ¿Acaso como yo cobro tres veces más que una chica rumana o nigeriana ella sí es puta y yo no?».
Como Gisela, que no acepta clientes de menos de 30 años, la mayoría de las prostitutas catalanas suelen trabajar para hombres de mediana edad, de nivel económico medio alto y que, en muchos casos, cierran las citas con días de antelación. «Yo tengo de clientes a hombres de negocios que conciertan la cita tres semanas antes», asegura.

PRECIOS ESTANCADOS
Pese a todo, los precios se han estancado desde hace años. «Se viene a cobrar lo mismo que en los 90. Hay un exceso de oferta; más clubs, saunas y pisos», cuenta Montse, que fue la primera española que se anunció en www.
girlsbcn.com, la mayor web de prostitución de lujo de Barcelona.
Además, pese a que muchas puedan ganar entre 3.000 y 8.000 euros al mes dependiendo de los servicios que hagan, estas mujeres deben realizar «una importante inversión» en estética. «Gimnasio, peluquería, esteticistas, ropa… Podemos hablar de 600 euros al mes», dice Paula.

Fuente: http://www.elperiodico.com:80/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=536064

Share

Benidorm multa igual a ‘manteros’ que a prostitutas

S. CASTILLO – Benidorm – 12/10/2008

El Ayuntamiento de Benidorm aplica la misma normativa contra la prostitución que contra el trile y los manteros, y sanciona con hasta 1.500 euros a las prostitutas que realizan «transacciones económicas en la calle», según el concejal de Seguridad Ciudadana, José Bañuls. Al igual que en los anteriores casos, a las personas que vulneran la ordenanza los policías levantan acta y decomisa el «material» que utilizan para realizar su trabajo, en este caso los preservativos, pañuelos o toallitas.
El consistorio ha aparcado la redacción de la nueva ordenanza debido al «poco éxito» que ha tenido en otras ciudades como Barcelona, y ha encontrado en la normativa vigente un rescoldo para amedrentar a las meretrices. El resultado ha sido de un «gran éxito», según Bañuls, que considera que se ha «anulado prácticamente» su presencia en la zona turística.
Y es que en los meses de junio y julio se detectó la práctica de la prostitución en la zona guiri, alrededor de la calle Mallorca, donde hay una gran concentración de pubs, discotecas y hoteles. Más de 30 prostitutas de origen rumano y senegalés se instalaban diariamente en la calle para captar a turistas. En ocasiones se aprovechaban del estado de embriaguez de los turistas para robarles la cartera sin necesidad de culminar la relación sexual, lo que, junto a un aumento de los hurtos y tirones, y el incremento de mendigos, derivó en un grave problema de inseguridad, del que se llegó a hacer eco la prensa británica.
La patronal hotelera Hosbec pidió al Ayuntamiento una actuación efectiva en la zona para evitar que esta imagen perjudicara al turismo. Según Bañuls, debido al vacío legal existente y a que «la prostitución no es delito» estudiaron otras fórmulas. La más inmediata fue incrementar la presencia policial, que actuó sobre las inmigrantes ilegales. A continuación, empezaron a trabajar con otras ordenanzas como las de Barcelona o Castellón. «Lamentablemente donde hay ordenanzas específicas su aplicación no ha tenido el éxito esperado», indicó Bañuls. La herramienta para perseguir esta actividad ya existía, la ordenanza contra el trile y los manteros. Estos últimos son vendedores ambulantes de viajes y excursiones a los turistas, que compiten con las agencias de viaje para llevarse a los turistas a pasar el día en autobús a cambio de visitar una tienda o fábrica para que adquieran productos.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Benidorm/multa/igual/manteros/prostitutas/elpepiespval/20081012elpval_3/Tes

Share

Los foros ‘on line’ transforman la vida de las prostitutas de lujo

• Los asiduos al sexo de pago explican con detalle sus encuentros con esas profesionales

• «Si tienes una mala crítica, te hunden y te quedas sin clientes», afirma una joven

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA
Internet lo transforma todo, también el mundo de la prostitución de lujo. La proliferación on line de los foros de clientes, donde estos comentan sus experiencias, ha creado una nueva dimensión en el sexo de pago. En esencia, ágoras cibernéticas como Bcnrelax, Putalocura y Forosx, entre otras, han hecho que lo que antes era una relación privada entre la prostituta y el cliente pase ahora a la esfera de lo público, con la particularidad de que el cliente oculta su identidad tras un alias mientras que la prostituta es perfectamente identificada.

«Muchos clientes, tras una relación sexual, lo primero que hacen es colgar su experiencia», cuenta una profesional catalana, que añade que «ahora los hombres lo saben todo de todas las chicas». En algunos foros se llega incluso a cumplimentar una ficha con fecha, hora, duración y evaluación del servicio: «Cara: bien; físico: muy bien; trato: muy bien; implicación: muy bien; valoración global: muy bien. ¿Repetirías? Sí».

En resumen, toda la información susceptible de interesar a los usuarios del sexo de pago está disponible en la red: desde comentarios sobre si las fotos con las que se publicita una joven se corresponden con la realidad hasta trucos para alargar el acto sexual, pasando por consejos dirigidos a los novatos y alertas sobre la aparición de nuevas meretrices.

ROMPER LAS REGLAS
En opinión de otra prostituta, «los foreros rompen las reglas de la prostitución; explican unas experiencias sexuales que, aunque sean a cambio de dinero, no dejan de ser íntimas». «Cada día tienes que mirar qué han dicho de ti. Esto es como quien retransmite un partido», añade. Y no solo eso. A veces, en los foros se cuelgan las identidades reales de las chicas con el peligro de que sus familias sepan que se dedican al sexo de pago.

El resultado es que aumenta la presión. «Cuando alguien postea una buena crítica sobre ti, ese día recibes 30 o 40 llamadas. En cambio, hay chicas que, tras varias críticas negativas, se han quedado casi sin clientes», cuenta la misma joven, que reconoce que esto «quema» a las mujeres, muchas de las cuales «lo dejan o se van a prostituirse a otros países».

NUEVA PICARESCA

La influencia de esos comentarios también dispara la picaresca. Así, mientras que algunas prostitutas se hacen pasar por clientes para colgar críticas positivas sobre ellas mismas, algunos hombres venden sus comentarios. «Varios me han ofrecido hacerme una crítica excelente si les hago un servicio gratis», asegura otra profesional.

Lo cierto es que los foros hacen vulnerables a las chicas. «Se han dado casos de comentarios falsos. El más sangrante fue el de uno que dijo que una chica determinada le había contagiado el sida. Era mentira, pero a la joven la hundió», cuenta el administrador de uno de estos foros.

El barniz machista impregna por los cuatro costados las intervenciones, pues los foreros acaban hablando de las mujeres como quien comenta las prestaciones de un electrodoméstico. «Su buen hacer está fuera de toda duda. Probablemente sea la mejor relación calidad-precio de Barcelona», señala un internauta en respuesta a otro que le pide consejo sobre si contratar o no los servicios de una determinada prostituta.
«Es hermosa de cara, con una belleza apartada de los cánones al uso, con una alegría en sus ojos y una sonrisa que te desarma y atrapa. Cuidado con ella, engancha», cuenta otro forero. En algunos casos, el internauta hilvana críticas hilarantes. «La veía mucha mujer para mí, sobre todo porque sigo convaleciente de una operación, pero me dije: ‘Solo se vive una vez’. Menuda fiesta. Casi tengo que llamar al RACC para que me vengan a buscar en grúa», explica con detalle un internauta.

DIFERENCIAS CON EL ANUNCIO

Pero muchas veces las críticas son demoledoras. «Lo de esta chica es un timo. Yo fui y salí corriendo. Desaconsejable al cien por cien», opina un cliente. En otros casos, caen directamente en el mal gusto. «Su físico no corresponde con las fotos, su forma de trabajar deja mucho que desear y le gusta demasiado comer ajo», consta en un comentario colgado en uno de esos foros.

Sin embargo, como comentan varias mujeres, estas páginas también les sirven a ellas para difundir sus experiencias. «A veces cuentas ahí todo lo que no puedes contar a nadie más. Escribes tus sentimientos y tus aspiraciones. Para muchas de nosotras esos foros son un desahogo», reconoce una joven.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=536299&idseccio_PK=1021

Share

El RESPETO debido entre la PUTA y el PUTERO

La RAE define, entre otras entradas, el respeto como:
Miramiento, consideración, deferencia.

En ocasiones, hablando con otras compañeras sobre el respeto, éso tan complicado que nos debemos las personas, y que, como es lógico, en nuestro trabajo es absolutamente indispensable, hay siempre posiciones y opiniones encontradas.

Algunas profesionales opinan que al cobrar menos, los usuarios se toman más libertades, al menospreciar a la profesional. Si cobra menos, personalmente vale menos.

En el otro extremo, encontramos trabajadoras cuya opinión es la de que al pagar más, el cliente se siente con más derecho a hacer cuanto le place, bajo el prisma: -“puesto que pago más, tengo más derechos”-

Suponemos que todos valemos lo mismo. Partimos de la base de que hombres y mujeres somos iguales. Lo dice la Constitución no?

Observemos un argumento habitual en algunos usuarios:

Todas mienten/mentimos, todas ofrecen servicios que a la hora de la verdad no realizan, todas son nuevas, novatas, recién salidas de una nube rosa, todas mentimos sobre la edad, todas mentimos sobre nuestra altura, todas mentimos sobre nuestra talla de pecho, todas sobre nuestro peso, todas sobre nuestros estudios y educación, y así podríamos seguir llenado páginas y páginas.

Al final, para un determinado sector de clientes son/somos unas embusteras. ¿Y cómo se desquitan? Creyendo que su dinero le da más poder, más derechos que aquellos que ha contratado. Y cómo no. Usando la bendita palabra PUTA!!

Esa palabra, que algunos retrógrados aún utilizan como si fuera estandarte de algún movimiento imaginario, se sienten en plena cruzada. Verdaderos guerreros defensores de grandes causas. Contra las PUTAS!!

Putas somos. Y no es ninguna vergüenza. Es un trabajo. ¿Que se pueden usar otros términos políticamente más correctos?…bien.

Veamos algunos ejemplos:
Prostitutas, rameras, furcias, pelanduscas, busconas, zorras, meretrices, cortesanas, pepas, lumis, escorts (término en inglés muy en boga en los últimos tiempos), trabajadoras sexuales….

Puta está bien. Es coloquial, es corto y todo el mundo sabe de qué hablamos. De Putas. Los puteros no van de pepas, van de putas. Hay que ser realista. Puta. Puta. Digámoslo alto y claro. Porque de no defender nosotras mismas esa palabra en concreto, será usada por unos cuantos gallitos de corral como término despectivo y soez. Intentando denigrar no a una profesión, no a una profesional, si no a una Persona.

Y siguiendo el razonamiento de este tipo de usuario, encontramos que como la mujer que tiene delante, sólo es una Puta, la trata como mejor le place.

Si este cliente pagó un precio considerado bajo, menosprecia a la prostituta como persona y profesional diciéndole que si realmente fuese guapa, tuviera buen cuerpo y valiese para follar, cobraría más,

pero…”-sólo eres una puta barata!!!!-“

Si el mismo tipo de cliente, paga por estar con una profesional de más alto caché, “entiende” que por el preció que abonó tiene “derechos adquiridos”.

“-Oye puta, por muy buena que estés y por mucho que cobres, no eres más que una puta!!!-“

No hay diferencia, pues, entre este tipo de clientes a nivel emocional por su parte. El dinero del que uno disponga para acceder a un servicio de sexo de pago, no le hace mejor persona, ni más empático, ni siquiera le predispone a pasárselo mejor. Porque en algunos casos, este tipo de cliente, se concentra más en los posibles o imaginarios fallos, que en que su encuentro sea lo más satisfactorio posible.

Es pues el cliente que usa la palabra PUTA un cliente abusivo?
En general, por supuesto que no.

Lo es, única y exclusivamente el que usándola en sentido peyorativo y despectivo trata de menospreciar a la persona que tiene delante, pague lo pague y sea el trato de la profesional, malo, bueno o excelente. Lo mismo le da.

Se siente fuerte tras esa palabra. Más hombre. En fin…

Sin embargo, no hay que olvidar que, en el fragor de un buen juego sexual, hay palabras que incitan, excitan, provocan, y ésa es una de ellas. Yo añadiría incluso que es la palabra estrella. Y que a muchas mujeres, no sólo a profesionales, les gusta que se lo digan.

Así pues, volvemos al principio del texto, el respeto. Ése que sin duda cualquier profesional de cualquier sector le debe a sus clientes, pero que sin duda alguna debe ser correspondido en su justa medida.

No somos muñecas de porcelana, no nos rompemos, no hay que tratarnos como si fuésemos de cristal. Somos como el resto de seres humanos. Nos afectan las mismas cosas, sean buenas o malas, excelentes o regulares.

Y los usuarios, no son diferentes de cualquier otro hombre con el que tengamos que tratar. Merece nuestra total atención en el tiempo que nos ha contratado, merece nuestra mejor sonrisa, nuestra mayor consideración, el servicio que se nos ha requerido, (ya pactado normalmente) y eso es Respeto.

Y el Respeto es básico para cualquier relación, para cualquier negocio, para cualquier transacción.

Deberíamos aprender a usar el Respeto para con las Putas.
Así como las Putas deberíamos tener como dogma de fé, el Respeto debido para con nuestros compañeros de juego. Quid pro quo.

Todo hay que ganárselo. No nacemos sabiendo, aprendemos día a día.
Nosotras como profesionales y nuestros clientes como usuarios.

Paula

Share