Ayudas para el orgasmo femenino


El tema de las ayudas, gracias a la crisis de marras, está de rabiosa actualidad (y nunca mejor empleado ese adjetivo). En el caso que nos ocupa, no se trata de la típica palmadita gubernamental, en forma de millones de dólares o euros públicos, en la espalda de aquellos que han demostrado y probado su ineficacia e irresponsabilidad a la hora de manejar ahorros o capitales ajenos. No. En el post de hoy vamos a hacernos eco de una extraordinaria novedad a punto de aterrizar en todas las farmacias de nuestro país: un gel destinado a favorecer el orgasmo femenino. Sin lugar a dudas, una ayuda más comprensible para la Masa que ciertos tratos de favor y tejemanejes financieros.

A las tiendas eróticas les ha surgido en los últimos tiempos la feroz competencia de las farmacias. Bueno, de algunas. Ya se sabe que hay otras que practican la objeción de conciencia a la hora de vender según qué artículos, como los preservativos, sin ir más lejos. A los consumidores siempre nos queda el recurso de, a estos señores tan preocupados por la moral ajena, no comprarles ni un laxante. Que lo de la objeción es, de momento, libre. Y va por barrios. Además, me sentiría fatal condenando al infierno a un farmacéutico por forzarle a venderme un condón. Qué remordimiento. Quita, quita.

Lo cierto es que en los mostradores de muchas farmacias están apareciendo y multiplicándose como setas determinados productos que, hasta hace cuatro días, parecían mercancía exclusiva de otro tipo de negocio (sin escaparates, con cristales translúcidos y corazoncitos de neón como único reclamo). Se trata de una circunstancia de la que muchos consumidores nos congratulamos y que ha motivado también una renovación en el diseño exterior e interior de muchas tiendas eróticas y sex-shops. En definitiva, todo ello es síntoma de normalidad y parece que, poco a poco, el mensaje “Sexo es salud” (auspiciado por la mismísima O.M.S.) va calando en nuestra sociedad.

El nuevo producto farmacéutico al que hemos hecho referencia se llama Play O, ha sido creado por Durex y consiste en un gel que incrementa la excitación y mejora los orgasmos femeninos.

No es ningún secreto que el orgasmo es, para muchas mujeres, un misterio. En muchas ocasiones, por desconocimiento de su propio cuerpo. El tabú que ha significado para generaciones enteras la masturbación ha sido el gran culpable. Además, poner única y exclusivamente en manos del hombre la satisfacción sexual durante el coito, como si la simple penetración bastara para llegar al nirvana y el clítoris estuviera de adorno, suele ser fuente de segura insatisfacción.

Los números cantan. Según se desprende del último Informe Durex de Bienestar Sexual, frente al 67% de los hombres que manifiestan sentirlos, sólo el 35% de las mujeres consigue tener orgasmos de forma regular, casi la mitad no están satisfechas con la intensidad de los mismos y un 17% confiesa no alcanzarlos nunca.

Habitualmente, la respuesta sexual femenina se produce cuando se crea la excitación adecuada. Esta excitación se manifiesta con una erección de los genitales femeninos y una producción de fluidos lubricantes. Una vez aplicado en la zona genital, los ingredientes del gel originan una dilatación de los vasos sanguíneos, facilitando su rápida absorción y generando un aumento del flujo sanguíneo en la zona, lo que favorece también la lubricación. En definitiva, la combinación de todas estas acciones activa la respuesta sexual del cuerpo y estimula el orgasmo.

Es de base acuosa, no mancha ni irrita la piel y resulta apto para el sexo oral. Es compatible con preservativos y puede ser utilizado en combinación con otros lubricantes. Por probar que no quede.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/26/camaredonda/1238098328.html

Share

Como LLegar al Orgasmo


Imposible describir la sensación que se siente al tener un orgasmo. Es por eso que su búsqueda es uno de los intereses en la relación sexual. Ni todo son preparativos, ni todo orgasmos. Pero todo es necesario.

Las posturas sexuales apropiadas para el orgasmo vaginal son las que permiten una penetración profunda y una libertad de movimientos en la mujer. Por lo tanto, cualquier posición en la que estés incorporada o sentada sobre tu pareja te dará esas facilidades. También las posturas en que los pubis de ambos están en contacto pleno pueden dar como premio un orgasmo vaginal.

Prueba estas variaciones:
La mujer boca arriba con las piernas elevadas flexionadas apoyando las rodillas sobre los hombros de su compañero, que está de rodillas. También se lleva a cabo de esta otra manera: con las piernas estiradas apoyando sólo los tobillos en los hombros del hombre.
Y aún otra modalidad de la misma postura: él toma las piernas estiradas de la mujer, sujetándolas por los tobillos y las aparta juntas hacia un lado.

Trabajar los músculos
Aunque normalmente no se tiene en cuenta, la musculatura del estómago interviene en el logro del orgasmo femenino. Por eso, durante el acto sexual debes contraer hacia dentro tus abdominales repetidamente. Esto incrementará tu excitación además de mejorar el camino hacia tu orgasmo. Pero también hay que trabajar otra musculatura, la de la vagina. Los músculos vaginales son los que “sujetan” al pene en la penetración. Puedes ejercitarlos contrayéndolos varias veces al día, hazlo como si aguantaras las ganas de hacer pis, ya que son esos músculos los que funcionan en esos momentos.

Movimientos
Para alcanzar el orgasmo durante el coito no basta con moverse hacia delante y hacia atrás, o arriba y abajo, al menos en lo que respecta a las mujeres. Así que siempre que puedas lleva a la práctica movimientos circulares alrededor del pene que “animarán” tu órgano sexual y se lubricará más.

Por otra parte, haz lo siguiente: en las posturas en que estás sobre él, prueba a descender a lo largo del pene de tu compañero rápidamente, para seguidamente subir por él lentamente. En el “ascenso” contrae los músculos vaginales como hemos indicado antes. Repite estos desplazamientos. Se trata de que la vagina haga un movimiento ascendente, como si “aspirara” el miembro masculino. Esto te abrirá el camino hacia el máximo placer y además, dará mucho gusto a tu compañero.

Respiración
La cuestión es alargar el momento de la llegada del orgasmo con el fin de lograr mayor placer cuando venga. Para ello, lleva a la práctica este truquito: cuando notes que estás a las puertas del orgasmo, sosiega tu respiración haciendo dos inspiraciones profundas. Esto bajará tu excitación y frenará la sensación de gusto. Para volver a excitarte, haz movimientos rápidos de delante a atrás y viceversa.

Por último, no debe pasarse por alto que la constancia y la regularidad en todos estos ejercicios tiene que ver también con el grado de excitación de tu compañero, ya que con alguna de estas prácticas puedes excitarlo de tal manera que eyacule de forma inesperada. Por eso debéis ir experimentando entre los dos hasta equilibrar el ritmo.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=21640

Share

¿Clasificas tus orgasmos?


Aunque la sexualidad se manifestó en el hombre desde los inicios mismos de la especie humana, y aunque ríos de tinta han corrido sobre el tema enfocado desde los más diversos puntos de vista (religiosos, prácticos, biológicos, etc.), lo cierto es que el estudio sistemático y detallado de la sexualidad humana no sobrepasa algunas décadas.

Los más destacados estudiosos de la psiquis humana, clérigos encumbrados, médicos de renombre, todos han esbozado más de una teoría sobre los aspectos más increíbles de una actividad tan natural como comer o dormir. Y si existe un tema sobre el cuál existen aún mitos y leyendas, es el orgasmo femenino. ¿Cuántos tipos de orgasmo hay? ¿Cómo descubrirlos?

Desde los albores del psicoanálisis, y de la mano del recordado Sigmund Freud, la ciencia estableció que sólo existía el orgasmo vaginal. No es menester ser un experto para descubrir por qué esta teoría poco encontró de cierto en la realidad de millones de mujeres que se autodefinieron como anorgásmicas (o peor aún: frígidas) ante la imposibilidad de alcanzar el clímax sólo a través de la penetración.

Luego llegarían otros expertos que lanzaron la hipótesis del “orgasmo clitoridiano“, con lo cual se abrió para las mujeres un nuevo mundo de posibilidades y algunas hasta entonces selladas puertas del placer. Sin embargo, Master y Johnson, dos especialistas reconocidos mundialmente por sus aportes en el campo de la sexualidad, determinaron que sólo es posible alcanzar el orgasmo mediante la estimulación directa o indirecta del clítoris. La confusión crecía. Con la multiorgasmia, el caos fue mayor.

Otros se atrevieron a clasificar hasta 15 maneras diferentes de alcanzar el orgasmo, dependiendo del punto donde éste se originara, y las mujeres se lanzaron a la aventura de identificar (justo en ese momento) dónde sentían ese irrefrenable placer, pocas lo logran.

Contar los orgasmos, saber dónde se producen, clasificarlos de algún modo, es un interés puramente humano. La naturaleza poco sabe de clasificaciones estrictas y sólo se limita a manifestarse en cada individuo de manera particular.

Fuente: http://www.desexualidad.com/%C2%BFclasificas-tus-orgasmos/

Share

Cómo Encontrar y Estimular el “Punto G”

El punto de Gräfenberg, más conocido como punto G, llamado así en honor de su descubridor, el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg, es una pequeña zona del área genital de las mujeres localizada detrás del hueso púbico y alrededor de la uretra. Es lo mismo que, o parte de, la uretra esponjosa, donde se encuentran las glándulas de Skene.

Se dice que la estimulación del punto G (a través de la pared frontal de la vagina) propicia un orgasmo más vigoroso y satisfactorio, y es posiblemente la causa de la eyaculación femenina. Tal estimulación requiere un empuje en cierto modo opuesto al que se necesita para lograr la máxima excitación clitorial con el pene.

Muchos libros sobre sexo aconsejan a las parejas incapaces de lograr el orgasmo femenino el considerar la estimulación del punto G como técnica sexual.

Un creciente número de expertos cree que la razón por la que la estimulación de esta área provoca un orgasmo «hacia fuera» e incluso la eyaculación femenina es que el punto G ha evolucionado a un “punto disparador” del parto. La cabeza del feto empuja este punto durante el parto, lo que parece disparar la última fase de empuje. Esto se traduce, durante la estimulación sexual normal, en una contracción más significativa de la vagina.

El punto G puede no ser solamente un punto discreto. De hecho, algunos científicos como Natalie Angier defienden que se trata del conjunto de profundos nervios del clítoris cuando pasan a través de los tejidos para conectar con la columna vertebral. El clítoris tiene profundas raíces y puede cambiar de tamaño y ligeramente de posición a medida que los niveles hormonales cambian en las diferentes etapas de la vida una mujer.

Un pene curvado hacia arriba tiene la habilidad natural de ejercer mayor presión sobre la pared frontal de la vagina. Si un pene no se curva hacia arriba, entonces pueden ser necesarias diferentes posiciones sexuales. Por ejemplo, un hombre cuyo pene se curve hacia abajo puede hallar que la penetración posterior es más adecuada para estimular el punto G dado que la curva presionará la pared frontal.

La estimulación del punto G mediante el uso de un dedo o la lengua es posible gracias a la presión combinada de empujar el clítoris hacia abajo mientras se arquea la lengua o el dedo hacia arriba en un movimiento de llamada. El dedo o la lengua debe estar entre 2,5 y 7,5 centímetros dentro de la vagina para que de resultado. Sin embargo, cada mujer puede necesitar una forma diferente de estimulación.

Se piensa que la estimulación del punto G es más intensa en las mujeres mayores de treinta años, porque los cambios en la estructura de los tejidos del interior de la vagina permite un acceso más fácil a dicho punto. Algunas mujeres creen por esta razón que en la treintena alcanza su cúspide sexual.

El término punto G se usa también por analogía como un término en jerga para la próstata masculina, que puede ser estimulada mediante juego anal o presionando el perineo (la piel justo detrás de los testículos).

Texto extraído de la Wikipedia.

Sí hay muchas mujeres que logran tener orgasmos muy intensos con la estimulación del punto G, pero no todas soportan una estimulación directa de ese punto. Un buen Gigolo tiene que experimentar siempre con una mujer a la cual está apenas conociendo e ir muy suavemente, sin brusquedades.

No olvides nunca que cada mujer es diferente y respecto al Punto G, yo sigo pensando que es una buena idea desarrollar una buena técnica para estimularlo, pero recuerda que no todas las mujeres son afectas a ser estimuladas en el punto G, sin embargo, casi todas responden muy bien a una buena estimulación del clítoris. Por lo tanto, para mi, el clítoris sigue siendo “El Dios del Placer”.

Un buen tip para saber si una mujere es más “clitorica” o “punto g” es saber en que posición disfruta más. Si prefiere la posición del misionero, donde la estimulación del clítoris es más directa, a la posición por atrás donde no hay conácto directo con el clítoris pero sí lo hay con el punto G, entonces, definitivamente es una mujer más “clitórica”, a la cual, con la debida estimulación y el tiempo necesario, podrás hacer “eyacular” sin necesidad de estimularle el famoso punto G.

Suerte y a practicar mucho.

Aquí les dejo otro video sobre como encontrar el famoso punto G.

YouTube Preview Image

Fuente: http://secretosdeungigolo.com/blog/2007/12/21/como-encontrar-y-estimular-el-punto-g/

Share

El orgasmo femenino

¿Cómo disfrutan ellas del orgasmo?

El orgasmo femenino ha sido siempre un tema de interés y de fascinación. A diferencia del orgasmo masculino, visible por la eyaculación de semen, el orgasmo femenino carece de señales evidentes que prueban la obtención del orgasmo.

Es quizás por esto que el orgasmo femenino ha sido tan misterioso para hombres y mujeres.

No existe un patrón similar para el orgasmo femenino. Diferentes mujeres experimentan distintas sensaciones, intensidad y duración. Entonces es difícil describir en definitiva el orgasmo femenino.

Sin embargo, podemos describir en 4 etapas el ciclo de Respuesta Sexual de la mujer, las cuales muestran que ocurre cuando una mujer se excita durante cualquier acto sexual, ya sea durante la masturbación o el coito.

Estas 4 etapas han sido denominadas como: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Es importante mencionar que estas etapas no tienen un marcado inicio o final, sino mas bien ocurren como un proceso continuo durante la respuesta sexual.

Y en la mujer, este ciclo demora por lo general unos 15 minutos, a diferencia del hombre que usualmente llega al orgasmo entre 3 y 5 minutos. Por esta razón es que muchas mujeres no logran llegar al orgasmo.

La primera fase: Denominada excitación, puede durar sólo unos minutos o varias horas después de iniciada la estimulación erótica. Por lo general, esta fase se inicia 10 a 30 segundos después de haberse iniciado la estimulación.

Físicamente la mujer experimenta la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina, el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos. Además, hay un aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración.

En la segunda fase: De la meseta, los cambios experimentados en la etapa de excitación se acentúan. Los labios vaginales se engrosan y cambian levemente de color, además, las paredes vaginales se llenan de sangre y el orificio vaginal crece. El clítoris se llena de sangre y se vuelve erecto.

Al igual que en la primera etapa, los latidos del corazón y el pulso continúan acelerándose. Además, los músculos de los muslos, caderas, manos y nalgas se tensan. En esta fase, se puede dar un enrojecimiento de la piel, que por lo general se da en el estomago, pechos, hombros o cara.

La tercera fase: La del orgasmo, es la etapa clímax del ciclo, y es por lo general la etapa mas corta, durando sólo unos segundos. En esta etapa, la mujer experimenta una serie de contracciones musculares involuntarias en la vagina, útero y/o recto, las cuales resultan muy placenteras. El número y duración de estas contracciones depende de cada mujer.

En esta etapa, la velocidad de respiración, pulso y presión arterial llegan a su máxima aceleración. La tensión muscular llega también a su punto más alto, acompañados por lo general de reflejos musculares en las manos y pies.

La cuarta fase: La de resolución se caracteriza por el retorno a un estado de reposo. Esta fase puede durar de 5 hasta 60 minutos. En esta fase, el útero y el clítoris regresan a sus posiciones normales, ocurre un relajamiento de los músculos, el enrojecimiento de la piel y la hinchazón de ciertas partes desaparecen.

Durante, esta fase, algunas mujeres pueden responder a estimulación adicional luego del orgasmo, a diferencia del hombre.

Es importante mencionar que el orgasmo en una mujer, es un comportamiento que se aprende y no algo que se nace sabiendo. Obtener el primer orgasmo es un proceso que requiere práctica y mucha paciencia.

A diferencia de los hombres, que tienden a masturbarse desde muy jóvenes, las mujeres empiezan a experimentar su sexualidad mucho después. Esto dificulta en muchos casos la obtención del orgasmo.

También es importante recordar que muchas mujeres, es mas, se puede decir que la mayoría, necesitan que el clítoris sea estimulado directamente para poder llegar al orgasmo. Es decir, no basta sólo con la penetración para que una mujer llegue al orgasmo.

En muchos casos, durante la penetración vaginal, el clítoris no recibe la necesaria estimulación, por eso se debe recurrir a la estimulación manual, oral u otras posiciones que proporcionen estimulación directa y consistente al clítoris.

Por último, para que la mujer llegue al orgasmo es tan importante la lubricación de la vagina, como lo es la estimulación del clítoris. Una vagina que no está lubricada lo suficiente resultará en una penetración dolorosa, bloqueando la obtención del placer y, por consiguiente, evitando que la mujer llegue al orgasmo.

Por eso es muy importante que previo a la penetración, durante la fase de excitación, la mujer reciba el suficiente estímulo erótico para poder lubricar la vagina y lograr que esta se expanda y crezca para recibir el pene. Una buena regla a seguir es que la mujer dicte cuando debe ocurrir la penetración, de esa manera ella se asegura de estar lista para recibir el pene.

El secreto para obtener el mayor placer de una relación sexual es conocer lo que ocurre en nuestro cuerpo, al igual que en el de nuestra pareja, y mucha comunicación.

Fuente: http://www.abcdelsexo.com/?sec=articulos&id_articulo=33

Share