La prostitución en Barcelona: hacia un escenario de derechos

La prostitución en Barcelona: hacia un escenario de derechos

“Las putas también son mujeres, también se organizan, también tienen una voz y por supuesto también tienen derechos, por mucho que a muchos y muchas les incomode”, asegura la concejala de Feminismos del Ayuntamiento de Barcelona

El viernes asistí atónita al inicio de una campaña política contra el Ayuntamiento de Barcelona, una campaña de recogida de firmas de cargos públicos de Catalunya que plantea el rechazo a las políticas de protección de derechos de las trabajadoras del sexo que se está trabajando desde el Ayuntamiento de Barcelona. Este lanzamiento de campaña, en rueda de prensa, ha sido apoyada presencialmente por la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa y por las alcaldesas Núria Parlon y Lluïsa Moret, de Santa Coloma y Sant Boi de Llobregat respectivamente.

Esta rueda de prensa no ha sido un acto de defensa de las mujeres. Ha sido un acto partidista y cargado de ligereza. El abordaje de esta problemática no puede hacerse sólo desde el escenario de la comodidad; desde el parapeto de la respetabilidad que disfruta el cargo público es sencillo tratar situaciones complejas como si no lo fueran. El problema es el efecto que producen estas iniciativas. Exactamente lo contrario a lo que dicen defender. La brecha entre los problemas reales de la ciudadanía y las instituciones ha quedado patente el viernes, y lo peor es que, lejos de defender los derechos de las mujeres, ha generado aún más subalternidad y sustrae la dignidad de todo un colectivo, como ellas mismas afirmaban en un comunicado de la Asamblea Pro Derechos Trabajo Sexual de Cataluña.

Nos preocupa el uso estratégico de los derechos de las mujeres por parte de algunos partidos políticos que se han caracterizado precisamente por negar la voz de muchas de estas por el solo hecho de dedicarse profesionalmente al trabajo sexual. Las putas también son mujeres, también se organizan, también tienen una voz y por supuesto, también tienen derechos, por mucho que a muchos y muchas les incomode. Barcelona cuenta con un movimiento de putas feministas potente que ha sido invisibilizado, infantilizado y despreciado históricamente. Para nosotros, sin embargo, son actores imprescindibles a la hora de diseñar estrategias de empoderamiento de las mujeres, y sobre todo, son aliadas firmes en la lucha contra la trata de mujeres con fines de explotación sexual. El argumento persistente de que cualquier estrategia que implique el reconocimiento de los y las trabajadoras sexuales es una forma de normalización de la trata es inaceptable. Barcelona, y todos los gobiernos, deben tener políticas firmes contra la trata y el tráfico pero nunca a costa de los derechos de las mujeres.

De la mano de estas políticas contra la trata hay que apostar pues por los derechos de las que ejercen voluntariamente. En Barcelona hemos aprobado una propuesta para garantizar espacios de trabajo dignos, con condiciones sanitarias y de seguridad y con conexión con los servicios municipales. También estamos facilitando procesos de escucha activa donde las propias trabajadoras sexuales recojan sus necesidades y demandas y las expongan a las instituciones. Asimismo estamos financiando nuevos proyectos para garantizar a todas aquellas que quieran salir de la prostitución itinerarios de empleo no estigmatizadores, y que realmente permitan un cambio cuando así lo decidan.

Estas actuaciones, de forma añadida, deben ir de la mano de políticas que luchen contra la feminización de la pobreza, y desde el gobierno de Barcelona estamos diseñando una estrategia específica con este objetivo. Estas políticas sin embargo, más de fondo, suelen quedar en un segundo plano en el debate sobre la prostitución y en especial en el discurso de quien criminaliza a las mujeres que, sin demasiadas alternativas laborales, deciden prostituirse.

Quiero pedir en este sentido más consistencia y exactitud en los discursos. El nivel municipal no tiene competencias para regular la prostitución otorgando derechos laborales, ni para abolirla. Ahora bien, lo que sí tenemos es la obligación y la capacidad de mejorar las condiciones de vida de las mujeres que la ejercen, de respetar las decisiones de las mujeres, de ofrecer alternativas, y de luchar en coordinación con el resto de administraciones y de actores judiciales y sociales contra la trata con fines de explotación sexual.

En este sentido, creemos que debemos sumar entre todas las fuerzas políticas para poner en marcha medidas estructurales y de cambio que al final reviertan en la defensa de los derechos de las mujeres.

http://www.eldiario.es/catalunya/opinions/prostitucion-Barcelona-escenario-derechos_6_496660346.html

 

La prostitució a Barcelona: cap a un escenari de drets

“Les putes també són dones, també s’organitzen, també tenen una veu i per suposat també tenen drets, per molt a que a molts i moltes els incomodi”, assegura la regidora de Feminismes de l’Ajuntament de Barcelona

El passat divendres vaig assistir atònita a l’inici d’una campanya política contra l’Ajuntament de Barcelona, una campanya de recollida de signatures de càrrecs públics de Catalunya que planteja el rebuig a les polítiques de protecció de drets de les treballadores del sexe que s’està treballant des de l’Ajuntament de Barcelona. Aquest llançament de campanya, en roda de premsa, ha estat recolzada presencialment per la presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa i per les alcaldesses Núria Parlon i Lluïsa Moret, de Sant Coloma i Sant Boi de Llobregat respectivament.

Aquesta roda de premsa no ha estat un acte de defensa de les dones. Ha estat un acte partidista i carregat de lleugeresa. L’abordatge d’aquesta problemàtica no pot fer-se només des de l’escenari de la comoditat; des del parapet de la respectabilitat que gaudeix el càrrec públic és senzill tractar situacions complexes com si no ho fossin. El problema és l’efecte que produeixen aquestes iniciatives. Exactament el contrari al que diuen defensar. La bretxa entre els problemes reals de la ciutadania i les institucions ha quedat palesa el divendres, i el pitjor és que, lluny de defensar els drets de les dones, ha generat encara més subalternitat i sostreu la dignitat de tot un col·lectiu, com elles mateixes afirmaven en un comunicat de l’Asamblea Pro Derechos Trabajo Sexual de Cataluña.

Ens preocupa l’ús estratègic dels drets de les dones per part d’alguns partits polítics que s’han caracteritzat precisament per negar la veu de moltes d’aquestes pel sol fet de dedicar-se professionalment al treball sexual. Les putes també són dones, també s’organitzen, també tenen una veu i per suposat, també tenen drets, per molt a que a molts i moltes els incomodi. Barcelona compta amb un moviment de putes feministes potent que ha estat invisibilitzat, infantilitzat i menyspreat històricament. Per nosaltres, no obstant, són actors imprescindibles alhora de dissenyar estratègies d’empoderament de les dones, i sobretot, són aliades fermes en la lluita contra la tracta de dones amb fins d’explotació sexual. L’argument persistent de que qualsevol estratègia que impliqui el reconeixement dels i les treballadores sexuals és una forma de normalització de la tracta és inacceptable. Barcelona, i tots els governs, han de tenir polítiques fermes contra la tracta i el tràfic però mai a costa dels drets de les dones.

De la mà d’aquestes polítiques contra la tracta s’ha d’apostar doncs pels drets de les que exerceixen voluntàriament. A Barcelona hem aprovat una proposta per tal de garantir espais de treball dignes, amb condicions sanitàries i de seguretat i amb connexió amb els serveis municipals. També estem facilitant processos d’escolta activa on les pròpies treballadores sexuals recullin les seves necessitats i demandes i les exposin a les institucions. Així mateix estem finançant nous projectes per garantir a totes aquelles que vulguin sortir de la prostitució, itineraris d’ocupació no estigmatitzadors, i que realment permetin un canvi quan així ho decideixin.

Aquestes actuacions, de manera afegida, han d’anar de la mà de polítiques que lluitin contra la feminització de la pobresa, i des del govern de Barcelona estem dissenyant una estratègia específica amb aquest objectiu. Aquestes polítiques però, més de fons, solen quedar en un segon terme en el debat sobre la prostitució i en especial en el discurs de qui criminalitza les dones que, sense massa alternatives laborals, decideixen prostituir-se.

Vull demanar en aquest sentit més consistència i exactitud en els discursos. El nivell municipal no té competències per regular la prostitució atorgant drets laborals, ni per abolir-la. Ara bé, el que sí que tenim és la obligació i la capacitat de millorar les condicions de vida de les dones que l’exerceixen, de respectar les decisions de les dones, d’oferir alternatives, i de lluitar en coordinació amb la resta d’administracions i d’actors judicials i socials contra la tracta amb fins d’explotació sexual.

En aquest sentit, creiem que hem de sumar entre totes les forces polítiques per endegar mesures estructurals i de canvi que al final reverteixin en la defensa dels drets de les dones.

http://www.eldiario.es/catalunyaplural/opinions/prostitucio-Barcelona-cap-escenari-drets_6_496660345.html

Share

Samanta Villar: “Si algún día me va mal, me prostituiré”

SAMANTA VILLAR / ESCRITORA

“Si algún día me va mal, me prostituiré”

CTXT entrevista a la periodista Samanta Villar, que publica ‘Nadie avisa a una puta’ en la editorial independiente Libros del K.O.
DAVID GRANDA

<p>La periodista, Samanta Villar.</p>

La periodista, Samanta Villar.

LAFOTOGRÀFICA

17 DE JUNIO DE 2015

No lo duda: podría dedicarse a la prostitución. Lo dice con los ojos azules de Elizabeth Taylor y las ganas de polémica de Edna Buchanan, la mítica corresponsal de sucesos americana. Samanta Villar (Barcelona, 1975) se pone en la acera de las prostitutas para subrayar la idea que acompaña su primer libro, la necesidad de normalizar el oficio.

En Nadie avisa a una puta (Libros del K.O.) desinfecta de estereotipos groseros la cultura subterránea de la prostitución. Lo hace en un ejemplo de periodismo narrativo muy alejado del docudrama televisivo a tiempo real. En cada una de las historias de siete prostitutas hay un inteligente distanciamiento donde su voz no es un selfie de cámara sino el testigo de primera mano que vertebra el relato.

Así aparecen la joven que rota por pisos de citas en donde nunca entra la luz, la anciana del barrio chino de Barcelona que aún ejerce porque la administración no reconoce su trabajo o la emigrante nigeriana capturada por las redes de trata de personas. También la escort especializada en personas con discapacidad que defiende su profesión y que lamenta, como cuando falleció uno de sus clientes con los que sumaba casi 800 encuentros, que nadie avisa a una puta.

La entrevista tiene lugar en un café de La Latina. Samanta Villar viene de grabar un reportaje de la nueva temporada de Conexión Samanta, que se estrenará en septiembre. Llueve en Madrid.

¿Has avisado ya a la puta de que publicas su historia?

(Risas) Sí, claro, además es la única que aparece con su nombre real. Pidió que no saliera su apellido, pero es bastante conocida.

Es Montse Neira –prostituta, activista, politóloga–, ¿por qué no quiso mostrar su apellido?

Cuando empecé a preparar el libro, hace cinco años, Montse no estaba tan afianzada en su idea de proyectarse públicamente como ahora. Es que no es fácil, ¿eh? Hay mucha lucha detrás.

“Este es el primer libro que escribe en su vida”, se lee en la cubierta. Parece una sentencia epitáfica.

Es verdad, muy solemne, como si fueran a venir 25 más. 

¿A tus editores en Libros del K.O., que siguen una línea muy independiente de literatura de no ficción, les preocupa cómo se va a reaccionar ante una figura mediática, televisiva, en su catálogo?

A mí me preocupa más lo que les pueda pasar a ellos que lo que me pueda pasar a mí por haber publicado en una editorial indie. Cuando rechacé la oferta de una casa importante y me puse en contacto con ellos lo hice por dos motivos: porque admiro su trabajo y porque ellos, precisamente, lo primero que me dijeron fue: “Nosotros no publicamos estrellas porque sean estrellas”. Y esto me gustó. Me propusieron un trabajo de edición con el que he aprendido mucho. Una editorial más grande perseguiría más el tirón comercial del nombre, que si sales en la tele… Sí que es verdad que tengo miedo a que gente muy fiel a Libros del K.O. diga Ahora estos tíos se han vendido y publican una mierda de esta chica que hace esos reportajes en televisión.

Pero no dudaron cuando leyeron el libro.

Fue lo que me convenció de que iba por el buen camino. Sí que es verdad que tenemos prejuicios. También es una prevención. ¿Nos va a contaminar esto la marca? Hay muchos autores mediáticos que les publican cualquier cosa porque son mediáticos.

¿Pensaste en prostituirte?

Cuando hacíamos 21 días uno de los temas que enseguida nos planteamos fue el de la prostitución. Éramos muy puristas, la vivencia tenía que ser una vivencia real. No puedes vestirte como una prostituta pero no prostituirte. Ese no es el pacto con el espectador. Sin embargo, no me lo llegué a plantear porque el estigma tiene mucho peso. Conociendo este mundo como lo he conocido y una vez que lo he desmitificado –he visto clientes bastante normales y relaciones muy dignas y humanas y exquisitas: esto es, que me podría sentir cómoda–, sigo rechazando esa posibilidad por un estigma que me habría obligado a justificarme el resto de mi vida profesional. Pero te digo una cosa, si algún día me van mal las cosas en la vida, yo sé que tengo esas habilidades sexuales y que con eso me puedo ganar la vida. Y lo defenderé a muerte.

¿Pero para escribir el libro era necesario ejercer la prostitución?

Sí que tiene sentido periodístico hacer un gonzo. Es un punto de vista único. Esa vivencia solo la tienen ellas. He recreado situaciones por lo que ellas me han descrito, pero cuando eres tú quien lo hace, lo que voy a contar tiene otros matices. ¿En una corrida de toros te interesa el punto de vista del toro?

En el libro hablan las prostitutas. Después de leerlo, ¿los abolicionistas seguirán pensando que la prostitución debería desaparecer? ¿Los regulacionistas seguirán pensando que la prostitución debería reglamentarse?

Sin duda. Los abolicionistas, por ejemplo, ya conocen estas historias. No parten de la ignorancia. Las que llegan desde el feminismo consideran que aunque tú quieras hacer este trabajo de forma voluntaria, te estás sumando al concepto patriarcal de sumisión.

También es la manera de dinamitar ese patriarcado: mi sexualidad es mía.

Claro. Si tu ves el mundo como un sistema de sumisión y consideras que todo el género femenino está sumiso, pues no entiendes que una mujer se empodere y domine la escena sexual y elija a sus clientes. Para una abolicionista eso será una ilusión de empoderamiento porque en el fondo estarás contribuyendo a ese sistema patriarcal.

Resulta curiosa esta coalición entre conservadores religiosos y algunos sectores del feminismo.

Creo que las feministas radicales deben de sentirse muy incómodas cuando coinciden con las ultracatólicas en esto. 

¿Y las prostitutas qué opinan? Porque muchas también rechazan la legalización.

Tienen más cara que espalda. Yo muchas veces se lo digo. “¿Tendrías que pagar impuestos?”, me responden muchas de ellas; “¿sí?, entonces prefiero que no se legalice. ¿Que el Estado sea mi chulo? No, gracias”. 

Una juez se dio de alta como prostituta en la Seguridad Social para demostrar que el proceso para legalizar la prostitución existe.

Sí, el problema es que la inmensa mayoría se ahorra los impuestos. ¿Tú sabes lo que es ganar tres mil euros al mes libres de impuestos?

La ONU afirma que una de cada siete mujeres de las que trabajan en la prostitución es víctima de las redes de trata de personas. El libro sigue ese esquema: siete capítulos y uno de ellos describe la trata de mujeres. Esas estadísticas son globales, ¿se mantienen también en España?

Es imposible saberlo. No hay un censo regulado y las cifras son muy dispares. Todo es muy opaco. Incluso el INE, que ha incluido el sector de la prostitución para calcular el PIB, trabaja con números ficticios. A mí me contaban las prostitutas que las llamaban para preguntarles cuánto ingresaban al mes. Todas declaraban la cuarta parte de lo que ingresan, por si acaso. No vaya a ser que si daban cifras altas, tres o cuatro mil euros, les pasaba factura. 

La economía sumergida debe ser enorme.

Lo más desconocido son los pisos. Quizá se sepa dónde se encuentra uno por el botón rojo del portero automático, pero no lo que se mueve dentro. Sin orden judicial no puede entrar la policía. Y solo bajo sospecha de un delito flagrante, lo que no suele ocurrir. El gran proxenetismo se da en los pisos, donde la tarifa se reparte al 50 por ciento entre la prostituta y el proxeneta, que normalmente es una ex prostituta. El gran problema está ahí y nadie habla de eso. Los clubes están tan a la vista que no se pueden permitir el riesgo. Los dueños saben que no pueden cobrar el servicio sexual. Saben que irían directamente a la cárcel.

Hay una marcada ambigüedad legal en torno al proxenetismo.

Sí, una inseguridad jurídica tremenda. El dueño de un prostíbulo sabe que no puede cobrar de una prostituta, por lo tanto no la puede contratar ni pagar su Seguridad Social. Muchas prostitutas, cuando se enfadan con el dueño de un club o tienen un problema, les denuncian en magistratura. Trabajaban para él y han sido despedidas sin finiquito ni nada, denuncian. Las sentencias han acabado diferenciando la actividad de prostitución de la de alterne (unaalternadora es la que capta clientes para que consuman copas, como una relaciones públicas: su trabajo sí que tiene que estar cubierto por la Seguridad Social). Pero no me extrañaría que alguna vez un empresario contrate a las chicas como relaciones públicas y acabe en la cárcel por proxeneta.

¿Qué va a pasar en Barcelona con la prostitución? Ada Colau se ha mostrado cercana a la Asamblea de Activistas Pro-Derechos sobre el Trabajo Sexual de Cataluña.

Yo no soy optimista. Animé a las prostitutas que conozco a que se unieran a Barcelona en Comú desde que se gestó la plataforma, desde Guanyem, para que se escucharan sus reivindicaciones ya en el origen. La experiencia no ha sido buena. A alguna de las prostitutas le han pedido que no siga yendo a las charlas de la plataforma porque “tienen un debate interno que está por solucionar”. Como los círculos de género no se ponen de acuerdo –que si el feminismo es esto o lo otro–, las han vuelto a excluir. Estoy muy defraudada.

Describes las rutinas de un club, la cotidianidad de un apartamento. ¿Salías de allí con sensación de alivio?

No, mi perspectiva es diferente. Si me quedo es porque cada día se me ocurren ideas nuevas, tengo nuevas experiencias, la vivencia se enriquece. Y cuando tienes una alternativa todo cambia. 

El ciclo de muchas prostitutas en un club es curiosamente de 21 días. Lo tuviste en bandeja.

(Risas) Tengo la intuición, sin fundamento alguno, de que el 21 es un número cabalístico. Responde al ciclo menstrual de las prostitutas. También está el asunto de las rotaciones. Muchos clubes quieren cambiar de chicas continuamente para tener nuevo género. Y a ellas les parece bien este sistema. Cuando una es nueva en un sitio, trabaja más. La clientela busca la novedad. 

¿La plena regularización ayudaría a mitigar el estigma?

Qué duda cabe. Uno de los títulos que barajaba para el libro era De profesión, puta. Pero son varios flancos. Uno es el legal, pero el más importante es el mediático. Cuanto más conozcamos la normalidad de sus vidas, más fácil será normalizar su situación.

Los medios de comunicación tienden a mezclar prostitución y trata de mujeres.

Es un problema. Está ligado porque es la misma actividad, pero seguir uniéndolos solo cimienta la confusión. Cuando hablamos de industria textil no lo emparejamos con la esclavitud de un taller de chinos en Badalona. Con la prostitución no ocurre lo mismo. La única presencia mediática de la prostitución es en el contexto de la explotación sexual. La prostitución voluntaria se cubre con pinceladas anecdóticas. De vez en cuando se leen historias como la de la prostituta que estudia una carrera universitaria… ¡Pues claro! Como cualquier otra mujer.

La antropóloga Dolores Juliano destaca que la prostitución es el único trabajo que no se considera una estrategia de supervivencia. Tú puedes ser temporera y estar mal pagada y será una estrategia de supervivencia hasta que encuentres algo mejor. En cambio, con la prostitución nunca se maneja la misma interpretación.

Retratas con crudeza la trata de esclavas sexuales en la historia de la emigrante nigeriana.

Lo que más me duele de ese episodio es que ella, voluntariamente, porque no le queda más remedio, ya con papeles en regla, tiene que volver a la prostitución. Esa es la gran derrota. Ella intenta permanentemente salir de allí. A pesar de la explotación, de la violación y del secuestro, cuando consigue salir de todo eso se queda sin trabajo por la crisis y tiene que volver a la calle para subsistir. Deberíamos tener un sistema que protegiera a las mujeres que no quieren prostituirse, a aquellas que se ven obligadas a hacerlo por razones económicas. Yo creo que la prostitución no es para todas las mujeres. Es muy duro. Tienes que estar preparada psicológicamente y que te guste el sexo.

Para luchar contra la trata de mujeres, ¿no se debería incidir en la regularización de las prostitutas al mismo tiempo que se penaliza a los clientes que tratan con prostitutas sin papeles?

Si se regulasen los prostíbulos tendrían unos controles administrativos que garantizarían al cliente que en el local no hay explotación sexual. Pero luego está el estigma: imagínate que se expiden licencias de prostituta. El problema es que muchas de ellas no quieren que conste en su vida laboral. Simplemente lo consideran una estrategia de supervivencia y no quieren que deje huella. Tenemos que acabar con el estigma. A veces me dan explicaciones contradictorias y yo lo explico por el estigma.

-“Yo quiero dejar este trabajo”, me cuentan.

-“¿Y por qué no lo dejas”, les pregunto.

-“Porque si me voy de camarera cobro 30€ al día y con esto cobro 30€ en media hora”. Entonces no debe de estar tan mal. Hay un ejercicio de cálculo por su parte.

-“¿Por qué lo quieres dejar, entonces, por los clientes?”

-“No, si los clientes son majos”, me responden.

Lo quieren dejar porque viven en la clandestinidad. No lo pueden compartir ni sentirse orgullosas de su trabajo. Viven en un continuo rechazo social. 

¿Cómo lo lleva Brenda, la escort de lujo que gana 2.000€ en una noche en Madrid?

A escondidas. Ella, que es una tía que lo disfruta a lo bestia, que es puro sexo, que flirtea hasta con los vecinos de mesa en un restaurante, que le encanta su trabajo, ella, Brenda, lo lleva en secreto. Se metió porque tenía amigas que conocían el mundillo, vio que se ganaba muchísimo dinero y lo hizo sin obligación alguna. ¿Por qué lo lleva en secreto? Por la presión social.

Si la prostitución fuera una profesión mayoritariamente masculina, ¿estaría regularizada?

Seguro. Y no habría estigma. La prueba está en los gigolós.

¿De qué va a tratar tu próximo libro?

Me gustaría escribir uno sobre el tráfico de speed. Con la crisis ha subido mogollón su consumo, que es más barato. Pero es solo una idea muy loca porque tengo un contacto que es narco de speed y debería contar su vida. Veremos. Si me ha costado este cinco años de trabajo, no sé lo que me puede suponer otro.

Share

Condenadas a 18 años de cárcel dos ‘mamis’ de la mafia nigeriana

  • La pena de 18 años y un día para las dos proxenetas por prostituir a compatriotas en Marconi es pionera porque además las condena por inmigración ilegal

  • Las dos víctimas, ambas testigos protegidos, estaban sometidas mediante rituales de vudú y fueron captadas en Benin City, la ciudad más peligrosa de África

Una prostituta de origen nigeriano en la colonia Marconi.

Una prostituta de origen nigeriano en la colonia Marconi. ALBERTO DI LOLLI

Las dos mamis, además, eran hermanas. Una se llama Happy y la otra Joy, y a ambas les espera un futuro muy largo en prisión por trata de seres humanos, prostitución coactiva e inmigración ilegal. La sección sexta de la Audiencia Provincial ha condenado a las dos nigerianas a 18 años y un día por prostituir a mujeres en el polígono Marconi.

Lo pionero de esta sentencia es que además de la condena por prostitución coactiva también se las considera culpables de inmigración ilegal, y esto abre el camino para que las condenas a estas redes sean mucho mayores y se castigue no sólo la explotación sexual, sino también la infraestructura para traer a las víctimas a España.

Las mujeres identificadas sólo han sido dos, porque en los demás casos no se ha podido probar que fueran explotadas, o el miedo les ha impedido denunciar. Pero la historia de las dos mujeres, convertidas ya en testigos protegidos, es estremecedora.

Como suele ser habitual en estos casos, fue su propia familia la que las captó. Todo empezó en Benin City, considerada la ciudad más peligrosa de África y la cuna de las poderosas mafias nigerianas,donde vive la madre de Joy y Happy, que fue la que realizó los acuerdos para que las chicas viajasen a Europa.

En el caso de la primera víctima, según su propio testimonio recogido en la sentencia, la mujer fue engañada. En Benin City era peluquera y, aunque humilde, su familia no pasaba grandes apuros económicos.

Pero un tío suyo le ofreció trabajar como peluquera en Europa y ella accedió. Le presentaron a la madre de las dos proxenetas -mamis, las llaman los nigerianos- y pronto la estaban sometiendo a un ritual de vudú en el que le cortaron pelo de la cabeza, vello público y sus uñas para hacer un conjuro que si ella desobedecía acarrearía la muerte de toda su familia.

Además le explicaron que el viaje le supondría una deuda de 50.000 euros, a lo que ella accedió, sin saber cuánto eran 50.000 euros.Después salió de Lagos hacia Mali, luego a Senegal, viajó a París y un tren la trasladó a Madrid. De allí pasó a vivir en un piso de Parla, donde residía Happy con su marido e hijos.

Después le quitaron el pasaporte, que era falso, y le dijeron que tenía que ir a Marconi, en Villaverde, a prostituirse y pagar mensualmente cierta cantidad para saldar la deuda.

Sólo le daban dinero para comprarse ropa provocativa y maquillaje, o para el viaje en transporte público hasta Marconi, pero el resto tenía que entregarlo. Si pedía algo para enviar a su familia, la amenazaban. Sólo podía salir de casa para ir al polígono o a misa los domingos, porque es cristiana.

Cada cierto tiempo, aparecía Joy por la casa, la hermana de Happy. Joy vivía en Alemania y, según la sentencia, parece ser que también era mami en aquel país, y de hecho era la jefa, porque la propia Happy le daba dinero de las chicas cada vez que ella viajaba a Parla.

La segunda testigo protegida, según su declaración, también fuesometida a rituales de vudú, pero su situación en Benin City era mucho más precaria. No tenía trabajo, su padre tampoco, y un mal día decidió viajar a Europa para vender su cuerpo, a lo que su familia accedió, y entonces le presentaron a la madre de Happy y Joy.

Su viaje fue similar al de la primera: de Benin City fue a Port Hartcourt (al sur de Nigeria, en el delta del Níger), donde le dieron sunueva documentación, y después a París, Lyon, Madrid y Parla.

Cada vez que las chicas daban algún tipo de problema, como no conseguir el dinero que les exigían, o se quejaban de su situación, las amenazas contra su familia volvían. Joy decía que les iba a sacar la sangre y a pintar las paredes con ella. Supuestamente, otra prostituta nigeriana conocida como Rita ejerció de controladora en Marconi, pero la sentencia considera que no se ha podido probar.

Lo que sí consideran los jueces totalmente demostrado es que las dos mujeres fueron víctimas de las mamis, y que las conocían a la perfección, aunque las dos acusadas decían que no habían visto en su vida a las denunciantes.

Insisten los magistrados en que las dos mujeres no denunciaron, sino que fue la Policía la que las buscó. Concretamente, fueron los agentes del Grupo 8 de la Brigada Provincial de Extranjería,especializados en redes africanas.

El puzzle del juicio se completa con el marido de Happy, al que la Policía halló documentos de soltería con sellos falsos, que se podrían utilizar para realizar falsas uniones de parejas de hecho o matrimonios de conveniencia.

@pablo_herraiz

http://www.elmundo.es/madrid/2015/03/20/5509de99268e3e6b468b457a.html

Share

Una associació de prostitutes imparteix un curs a novelles

La crisi augmenta la demanda de dones que desitgen aprendre l’ofici. “Pensen que som ignorants”, explica una prostituta

Paula Vip creadora del curs d’iniciació a la prostitució. / Gianluca Battista

Paula Vip és el seu àlies laboral. Té 42 anys, és catalana i es defineix com a elegant, discreta, educada i “puta”. També és la presidenta de l’Asociació de Professionals del Sexe (Aprosex) i la inventora de l’únic curs de prostitució que s’imparteix a Espanya. Dissabte Paula tornarà a allliçonar, al costat de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal, 25 alumnes perquè es converteixin en “putes professionals”. Tot això en un només un cap de setmana i per 50 euros. Vip assegura que amb la crisi hi ha una sobreoferta de dones que exerceixen la prostitució i considera el seu curs com a imprescindible per endinsar-se en aquest sector.

La presidenta d’Aprosex deixa clar en primer lloc que el seu treball no té absolutament res a veure amb l’activitat que realitzen les dones a les quals s’obliga a prostituir-se: “Això és tràfic d’éssers humans i hi ha d’intervenir ràpidament la policia”.

Malgrat això, Paula denuncia que està donada d’alta en el règim d’autònoms com a treballadora sexual però en canvi no té drets: “Les autoritats pensen que les putes som ignorants i els molestem”. A Aprosex hi ha associades que es prostitueixen al carrer i que són aquí “perquè volen i han de seguir pactant espais i horaris amb els ajuntaments”.

Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms

El lletrat representant de l’organització feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defensat el curs de l’associació Aprosex ja que “es tracta de dones que es prostitueixen per voluntat pròpia sense cap tipus de coacció i se’ls dóna uns coneixements útils per a l’exercici d’aquesta activitat”.

“La crisi ha provocat una sobreoferta que ha rebentat les tarifes del mercat i hi ha molta nena amb molta falta de professionalitat”, assegura Vip. La presidenta d’Aprosex vol que les persones que comencen en el sector del sexe de pagament tinguin molt clar que “la prostituta no és una víctima, els homes paguen però no per això manen”. Paula Vip compara la relació de la prostituta amb el client com la que s’exerceix amb un metge, un arquitecte o un advocat: “Jo sóc la que et dic quant temps tens de tractament, en quin lloc es construirà la casa o si et portaré el cas o no… qui decideix és la professional ja sigui una scort de luxe o treballi en ple carrer”. El curs comença recordant a les alumnes si serveixen o no serveixen per a la professió. “Totes arribem aquí per diners, però t’ha d’agradar el sexe i has de ser capaç de fer-ho amb desconeguts”, afirma. A més, és important que no caiguis en l’“estigma de puta, en cal fugir i sentir-te orgullosa amb el que fas”. També s’ensenyen petits trucs per evitar l’apatia quan s’apropa el moment de fer un servei. A més, hi ha un gran capítol dedicat a la solidaritat entre companyes i al màrqueting de la prostitució.

http://cat.elpais.com/m/cat/2014/11/13/catalunya/1415912798_592916.html

Share

Detenido por coaccionar a dos jóvenes para ejercer la prostitución

Una de las chicas mantenía una relación con el hombre, quien le pidió ayuda económica

Los Mossos d’Esquadra han detenido en Gerona a un hombre de 24 años por presuntamente coaccionar e inducir a la prostitución a dos jóvenes con las que había iniciado una relación sentimental, ha informado este martes la policía catalana.

Los agentes tuvieron conocimiento hace un mes de que una joven había sufrido fuertes coacciones que la habían llevado al límite de prostituirse, tras conocer a un chico con el que inició una relación sentimental.

Este joven, de nacionalidad ecuatoriana, le explicó que tenía muchos problemas y necesitaba su ayuda para conseguir dinero: en un primer momento, la víctima contrató líneas de móvil para conseguir teléfonos gratuitos y venderlos a precio de mercado.

La joven también le dio joyas de oro que había cogido de casa de sus padres, pero la insistencia y coacción del arrestado eran tan grandes, quele propuso que se podría prostituir para conseguir dinero, lo que en un principio aceptó pero que luego denunció.

La investigación de los Mossos permitió averiguar que estos hechos se habían repetido con otra joven siguiendo un mismo ‘modus operandi’: conseguir la plena confianza y amor de las víctimas y después coaccionarlas para conseguir dinero, llegando en ambos casos a inducirlas a la prostitución.

Los investigadores arrestaron el 8 de mayo al joven, vecino de Girona, como presunto autor de un delito de apropiación indebida y coacción a la prostitución, y el detenido, con antecedentes, quedó en libertad con cargos tras pasar a disposición del juez.

http://www.estrelladigital.es/articulo/espanha/detenido-coaccionar-jovenes-ejercer-prostitucion/20140520111604196799.html

Share

Las mafias nigerianas de la prostitución se trasladan a España

  • Las Fuerzas de Seguridad se centran en la ‘extrema crueldad’ de las mafias subsaharianas

  • Estos grupos están moviendo a España los negocios delictivos que practican en su país

La testigo protegida Mercy, forzada a prostituirse tras llegar de...

Las mafias nigerianas están trasladando a España los negocios delictivos que practican en su país y en la ciudad de Maghnia, en la frontera entre Argelia y Marruecos. Allí, cada niño tiene un valor de 400 euros y cada mujer paga 50.000 euros por su traslado a Europa. Estos clanes, considerados de “extrema crueldad”, utilizan la violencia y el vudú para esclavizar y prostituir a sus víctimas. Una de ellas, la testigo protegida Mercy, habla para EL MUNDO.

Los inmigrantes ilegales emplean varios caminos para llegar desde el África subsahariana a Europa, a España: con un pasaporte y 500 euros a través de Marruecos si son ciudadanos de los países que tienen firmado un acuerdo bilateral con el régimen alahuí. Con un pasaporte falso si quieren ir por la misma vía, pero no pertenecen a esos países privilegiados por Marruecos. Por el paso de Mauritania o por el de Maghnia, en Argelia, hasta acabar en las costas españolas o italianas después de cruzar el Mediterráneo en una patera propiedad de las estructuras criminales. O incluso por avión, en viaje organizado por esas mismas estructuras.

Al llegar a la frontera, los nigerianos van a la unión que le corresponde por su etnia. Si no, los matan

De todas esas opciones, la que entraña lo que los expertos denominan una “extrema crueldad” es la que depende de las mafias nigerianas en la frontera argelina. Cinco uniones, como son denominadas, compuestas por unos 100 individuos, controlan el paso. Cada una corresponde a una etnia y tres de ellas, igbo -de los ladrones-, edo -de los estafadores- yyoruba – de los intelectuales- tienen un papel preponderante. “Cuando llegan a la frontera, los nigerianos van a la unión que les corresponde según su etnia. Si no lo hacen, les matan”, sostienen los expertos.

Después, algunos pagarán unos 100 euros por cruzar, y en cada ciudad acudirán a las sucursales de empresas como la Western Union para ir abonando a su conseguidor la cantidad correspondiente a cada trayecto hasta llegar a la costa.

Tragedia femenina

Pero lo que en principio constituye un abuso propio de las mafias dedicadas a la inmigración ilegal, alcanza el carácter de tragedia si se trata de las mujeres. Salvo excepciones, las mujeres que aspiran a cruzar la frontera hacia España son violadas de forma ritual por los miembros de las uniones. Es el jefe el que determina cuándo pueden quedarse embarazadas y, si se quedan embarazadas, el niño es propiedad del chairman de la unión, que lo utilizará del modo que le convenga. Las uniones saben que un niño garantiza la permanencia de la adulta que lo lleva hasta Europa, de modo que los venden, los asignan a otra mujer a cambio de unos 400 euros.

En realidad, para las mafias, las mujeres son simple género que proporciona rentabilidad en el negocio del traslado y que, después, refuerza dicha rentabilidad con el negocio de la prostitución y con la explotación de los niños. Y, para controlarlo, se han trasladado a España, donde se llevan una buena parte de los cinco millones de euros que reporta el tráfico de personas en nuestro país.

Las mujeres que aspiran a cruzar la frontera a España son violadas de forma ritual

“Es complicado detectar la conexión entre los cabecillas de la red que permanecen en el sur del Sáhara con los que están en la frontera y los que se mueven en España pero, por las declaraciones de las mujeres, sabemos que la hay. Dan alias o nombres de pila y siempre se repiten cinco o seis que forman parte de la misma estructura, pertenecen a la misma organización”, señala el inspector jefe de la Policía José Nieto.

Las primeras mujeres en llegar a Europa se convirtieron en explotadoras de sus conciudadanas

Hace aproximadamente 10 años llegó una primera oleada de inmigrantes hasta Madrid, Milán o Berlín, que tenían cierta formación y que detectaron la potencialidad del negocio de la inmigración ilegal. Las primeras mujeres en llegar a Europa se convirtieron entonces en explotadoras de sus propias conciudadanas. Ellas son las que se ponen en contacto con los captadores para que les envíen mujeres con las características demandadas, que pueden ser de su propia familia, y son las estructuras mafiosas las que garantizan que las chicas, de cualquier edad, lleguen a su destino. Sólo aquéllas que son demandadas como vírgenes se verán liberadas de pagar el peaje de la frontera.

Cuando las mujeres subsaharianas llegan a las costas españolas, los agentes policiales les leen el artículo 59 bis para que sepan que pueden estar siendo explotadas y que están dispuestos a ayudarlas. Lo mismo ocurre cuando son trasladadas a la Cruz Roja o quedan bajo los cuidados de las ONG. Pero ni reaccionan.

La amenaza del vudú

Hace pocos años, las trabajadoras sociales que las atendían al llegar, se dieron cuenta, además, de que había algo raro en la reacción de las madres. Algunas ni miraban a los niños cuando lloraban, bastantes no tenían inconveniente en ponerlos en situación de riesgo si eso les permitía chantajear a la Administración para quedarse o para superar algún tipo de obstáculo. Al final, a las mujeres las recogía un presunto marido que nunca lo era o algún sacerdote-guía espiritual que tampoco lo era y, a partir de ahí, empezaban un periplo estudiado que las llevaba -las lleva- por los polígonos industriales de diferentes ciudades de la península hasta recalar, por ejemplo, en las vastas extensiones de plástico de los invernaderos almerienses. Los niños acababan, como garantía, encerrados en pisos donde las verdaderas madres no volvían a verlos en dos o tres años y las madres falsas no volvían a verlos nunca.

Ésas fueron las pistas que llevaron a pensar que los niños no eran suyos, que los llevaban sólo para quedarse y que los habían comprado o alquilado, o simplemente se los había asignado un mafioso. Pruebas de ADN realizadas a raíz de esas sospechas, desde hace un par de años, confirmaron los temores de policías y de los trabajadores sociales.

El motivo por el que estas mujeres se dejan llevar hasta un desbarrancadero tan cruel es el más difícil de controlar: su creencia en que si rompen su promesa de vudú, pueden morir y su alma queda maldita. Estas mafias, a diferencia de las rumanas, por ejemplo, que necesitan una jerarquía de control sobre los explotados, no requieren de lugartenientes que vigilen a las personas a las que han esclavizado. Basta con el vudú. A veces, el explotador únicamente les deja una caja en el lugar donde las mujeres se refugian y las conmina a llenarla con 100 euros diarios. Puede que realicen alguna contravigilancia puntual pero, normalmente, no necesitan volver hasta pasados los cuatro días para recoger sus 400 euros.

Los agentes policiales han estudiado mucho el fenómeno, se pelean con él día tras día y saben que la desprogramación del vudú es improbable y, en todo caso, ha de proceder de la misma madera, de una mujer que se haya visto en las mismas circunstancias. Y eso hacen, intentar convencer a las explotadas de que otra vida es posible.

Según las cifras barajadas por Policía y Guardia Civil, en 2012 fueron detectadas 976 víctimas de la trata de personas en España; en situación de riesgo llegaron a contabilizarse 12.305, y los expertos policiales consideran que las víctimas potenciales pueden llegar a triplicar esa cantidad. En 2013, la Policía Nacional llevó a cabo 28 operaciones con 92 detenidos y 39 víctimas. Todas las víctimas lo eran de redes nigerianas, que, en vista del éxito, han ampliado su campo de maniobra a cualquier ámbito delincuencial, desde la falsificación de moneda al tráfico de drogas. Los expertos advierten precupados: tal es su pericia que, en Italia, empezaron de mamporerros de la mafia y han acabado siendo sus socios.

http://www.elmundo.es/espana/2014/04/05/533f511cca4741b1708b4596.html

Share

[Vídeo] Los nigerianos ataban y drogaban a dos niños de 3 años para prostituir a sus madres

Liberados dos niños secuestrados por una organización que coaccionaba a sus madres

La Policía Nacional los ha liberado en estado de desnutrición en la localidad toledana de Valmojado

[Vídeo] Los nigerianos ataban y drogaban a dos niños de 3 años para prostituir a sus madres

El matrimonio de 40 años sometía a los pequeños a vejaciones y humillaciones, y los tenía ‘amarrados’ a los muebles

 

La Policía Nacional ha detenido a las trespersonas de origen nigeriano que tenían secuestrados, desnutridos, medicados y atados, a dos niños en Valmojado (Toledo) para obligar a sus madres a ejercer la prostitución, y ha liberado a cinco mujeres en esa localidad y en Córdoba y Vigo.

Dos de los tres detenidos son un matrimonio de unos 40 años que ha ingresado en prisión, según han informado este jueves eldirector general de la Policía, Ignacio Cosidó, el inspector jefe del Centro de Inteligencia de Análisis de Riesgos (CIAR), José Nieto, y el comisario jefe de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales Ucrif), José María Moreno.

LAS MADRES, EN FRANCIA

La intervención tuvo lugar en agosto, pero no se ha informado hasta ahora porque el juez decretó el secreto de sumario y la Policía ha estado localizando a las madres de los dos menores liberados, de las que no tenían datos y quienes finalmente fueron localizadas en el norte de Francia, ejerciendo la prostitución obligadas por la red que las había captado en Nigeria.

Los niños secuestrados, de unos tres años, eran sometidos a vejaciones, humillaciones, estaban atados a los muebles y eran medicados para que no llorasen y así no molestasen al matrimonio que les tenía retenidos y no levantasen sospechas.

Al encontrarles estaban dormidos y en un “lamentable estado de higiene y desnutrición”, ha explicado el inspector Nieto, que ha relatado que tras liberar a los menores se localizó a cinco mujeres explotadas por la red: una en ese localidad y las otras cuatro en Córdoba y Vigo.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha dicho que “no hay delito más execrable que la trata de personas con fines de explotación sexual» y además en este caso, con el secuestro de los hijos de las víctimas, y ha subrayado “la brutalidad y crueldad” de este tipo de delincuencia.

Desde esa fecha, la Policía Nacional ha recibido casi 1.000 informaciones a través del teléfono gratuito 900.10.50.90 o el correo trata@policia.es, habilitados para denunciar estos delitos.

http://www.periodistadigital.com/politica/sucesos/2013/11/29/unos-nigerianos-tenian-atados-y-drogados-a-dos-ninos-de-3-anos-mientras-obligaban-a-sus-madres-a-prostituirse.shtml

Share

Dos detenidas por prostituir a una nigeriana amenazándola con vudú

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a dos mujeres nigerianas que explotaban sexualmente a una compatriota en la Casa de Campo de la capital a la que coaccionaban con prácticas de vudú, informa este Cuerpo.

Las arrestadas la obligaban a prostituirse para saldar una deuda de 60.000 euros adquirida por su traslado a España.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en la Casa de Campo se encontraba una joven ejerciendo la prostitución porque estaba siendo coaccionada.

Las primeras investigaciones desarrolladas sirvieron para averiguar que la joven había sido captada en su pueblo natal en Nigeria por el marido de una de las detenidas con la falsa promesa de un trabajo en Europa.

Para trasladarla a España se le facilitó documentación falsificada y una vez en territorio español fue informada de los verdaderos motivos de su viaje, ejercer la prostitución para saldar la deuda generada con la organización de aproximadamente 60.000 euros.

Los investigadores comprobaron que se ejercía un control absoluto sobre la joven y que era vigilada en todo momento por otra mujer nigeriana que también ejercía la prostitución en la zona.

Vigilar a la víctima

La encargada de vigilar a la víctima informaba a su jefa de todos sus movimientos y si en algún momento la joven no cumplía con su cometido recibía golpes como castigo.

Tras confirmarse que esta persona era víctima de explotación se aplicaron las medidas de protección y recuperación previstas en el protocolo de protección y recuperación de víctimas de trata de seres humanos y se realizaron gestiones para identificar y detener a las dos mujeres encargadas del alojamiento y la explotación de la joven.

Una vez puesta a salvo la víctima los agentes comprobaron que la principal implicada en la investigación había comprado un billete de avión con destino a Nigeria con fecha inminente para abandonar España por temor a ser arrestada.

Sin embargo fue localizada y detenida al igual que la prostituta responsable de vigilar a la víctima.

En el registro del domicilio de la primera arrestada se intervino documentación de la víctima y un cuaderno con anotaciones de registro de la contabilidad de los pagos a cuenta de la deuda contraída por la afectada.

http://www.elmundo.es/madrid/2013/10/31/5272614c61fd3d57798b457e.html

Share

Detenida en canarias una ‘madame’ china por prostituir a compatriotas

La Policía Nacional ha detenido en Las Palmas a una mujer china por explotar sexualmente a compatriotas. La proxeneta captaba a las jóvenes mediante anuncios publicados en periódicos chinos, en los que ofertaba trabajar como masajista.
Según informó la Policía, dos de las víctimas fueron localizadas en el domicilio donde eran obligadas a prostituirse. Las afectadas eran captadas dentro de España con el señuelo de que cobrarían como masajistas un mínimo de 4.000 euros mensuales y un horario fijo por desempeñar esta tarea.
Si aceptaban el empleo, las víctimas recibían un billete de avión para viajar a Las Palmas. La mayoría residía en la Península y tenía una mala situación económica. A su llegada al aeropuerto canario, eran recogidas para ser trasladadas directamente hasta el piso donde eran explotadas.
A partir de la información obtenida durante la investigación, la Policía solicitó a la autoridad judicial el registro del domicilio en el que supuestamente se estaba llevando a cabo la explotación sexual. En su interior, los policías encontraron a dos mujeres de origen chino que estaban siendo obligadas a prostituirse. También comprobaron que estas personas vivían en condiciones muy precarias y que tenían muy restringida la salida al exterior.
En una habitación de la vivienda cerrada con llave, a la que sólo tenía acceso la proxeneta, los agentes localizaron monedas de diferentes divisas con un valor próximo a los 5.000 euros y documentación. También había gran cantidad de preservativos y juguetes eróticos; ropa y complementos de marcas de lujo; alguno de ellos valorados en más de 1.000 euros.
“OFERTA” DE EXPLOTADAS
La investigación también ha puesto de manifiesto que el número de víctimas que explotadas en el piso era mayor, puesto que la “madame” las sustituía cada cierto tiempo para aumentar la diversidad de chicas ofertadas a sus clientes.
Las mujeres que ocupaban la vivienda explicaron a los agentes que también habían sido víctimas de explotación laboral en la Península. Una de ellas en un taller de costura con jornadas de más de 12 horas y un salario de 100 euros mensuales y la otra como empleada de hogar en similares condiciones.
Al mismo tiempo, la Policía recordó que en abril pasado lanzó una campaña contra la trata y explotación de personas, en la que se difundieron dos vídeos a través de los cuales se ofrecen medios para posibilitar tanto la colaboración ciudadana como la denuncia de las víctimas. Estas vías para dar información son un teléfono gratuito (900-10-50-90), atendido las 24 horas por policías especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, así como el correo electrónico ‘trata@policia.es’. Ambos procedimientos preservan la confidencialidad de los denunciantes.
Además, se creó una página web dentro del portal de la Policía (www.policia.es/trata) como canal adicional de información a los ciudadanos sobre este delito. En esta página se presta especial atención a las medidas preventivas, al marco normativo y a los derechos de las víctimas. Aquí también se pueden encontrar direcciones, teléfonos de oficinas policiales y de otras instituciones y organizaciones de carácter social, todo ello a nivel nacional y en lo que se refiere a este delito.

(SERVIMEDIA)

http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/prostitucion/detenida-en-canarias-una-madame-china-por-prostituir-a-compatriotas_JSKOuA9BixJkNzVi7WxVR/

Share

La Policía Nacional cifra en 37.000 las mujeres forzadas a prostituirse en toda España

Tatuaje a una víctima de la prostitución

  • El nuevo plan para concienciar a clientes y ayudar a las meretrices ha permitido el inicio de 20 investigaciones desde abril.
  • El miedo al que someten los proxenetas a sus víctimas provoca que pocas denuncien: 98 de 770 casos
  • La Policía recuerda que la prostitución no es ocio, es delito cuando las chicas están obligadas a vender su cuerpo.
  • En 2012 y el primer trimestre de 2013 las Fuerzas de Seguridad han iniciado 368 operaciones contra la explotación sexual.
  • Teléfono y correo de denuncia: 900.10.50.90 y trata@policia.es

Yoana, una joven rumana de 24 años, llevaba casi un año en España obligada a prostituirse. Lo hacía en carreteras de las provincias de Tarragona y Barcelona. Siempre controlada por un proxeneta, también rumano, primo del chico que la engañó en su país con una oferta de trabajo falsa: en un lavacoches. En España, el empleo prometido nunca llegó. Y para saldar la deuda del viaje y de la documentación necesaria para hacerlo, el amigo rumano le dijo que mientras le conseguía el trabajo, tenía que vender su cuerpo.

Ella, obviamente se negó. Pero llegaron las amenazas. Estuvo dos semanas encerrada en un piso de Badalona sin salir, para que lo pensara mejor. Tiempo suficiente para recordarle que en Rumanía había dejado a sus padres, y que sabían dónde vivían. No hizo falta decir más. Sus jornadas ‘laborales’ eran de 12 horas, hasta que el proxeneta se cansaba de vigilarla.Cada servicio, entre 20 y 25 euros. Y hubo días que hizo hasta 15 servicios. Un día, desesperada, vio en un anuncio el teléfono que la Policía Nacional  ha habilitado en el plan especial contra la trata de personas con fines de explotación sexual, el 900.10.50.90.

Su llamada surtió efecto, y mientras ella seguía prostituyéndose para no levantar sospechas, la Policía cerró el cerco y detuvo a mediados de junio al proxeneta y a sus dos compinches, un pequeño clan familiar que tenía varias chicas prostituidas sin que se conocieran entre ellas. Un pequeño ‘negocio’ que les permitía vivir bien. Yoana ha sido valiente. Pero lo suyo es un caso excepcional. Porque no todas denuncian ni colaboran con la Justicia. El miedo, dicen los expertos policiales, es la principal barrera que aún deben superar las víctimas.

Socialmente no se las considera víctimas. Y esto no es ocio, es un delito, señala un experto policialEl primer paso se dio en abril con la puesta en marcha de este plan policial. “El objetivo es la prevención, informar a los clientes de la prostitución que muchas veces pueden estar con víctimas de explotación sexual. Porque socialmente no se las considera víctimas. Incluso muchas veces ellas no se consideran víctimas. Esto no es ocio, es un delito, y es importante que la ciudadanía se conciencie y comunique a la Policía cualquier indicio que vea”, explica a 20Minutos un inspector jefe del Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgos de la Unidad de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF).

El anonimato, un plus

Desde abril han llegado 214 llamadas telefónicas (900.10.50.90) y 77 correos electrónicos (trata@policia.es) a la Policía Nacional, que han permitido el inicio de 20 investigaciones y la resolución ya de tres casos. La mayoría, denuncias anónimas de ciudadanos. Y es que este anonimato es un plus para que la gente se anime a denunciar. “El plan, con una fuerte campaña en medios de transporte, está sirviendo para que los clientes de la prostitución asuman que son en muchas ocasiones testigos de una actividad delictiva“, recalcan en la UCRIF.

La Policía suele visitar los lugares donde potencialmente puede haber víctimas: locales de alterne, polígonos industriales y carreteras (más fáciles de detectar y controlar) y las casas de cita (mucho más opacas). Según Eurostat , España es el segundo país de Europa, tras Italia, con más víctimas. En 2009 la Policía detectó a 6.157 personas como posibles víctimas, aunque finalmente solo identificó a 1.301 (el 21%). En 2010 el ratio fue 15.075 personas detectadas, 1.641 identificadas (el 10,8%), y 2011 se cerró con 14.370 víctimas detectadas y solo 1.082 identificadas (el 7,5%).

En 2012 se han localizado unas 12.300 mujeres ejerciendo la prostitución obligadas, aunque la Policía estima que “es un tercio de las que realmente hay en España”, unas 37.000. Lo que está claro es que queda mucho por hacer. En los doce meses de 2012 y los tres primeros meses de 2013, Policía y Guardia Civil han realizado 368 operaciones contra la explotación sexual, deteniendo a 1.108 responsables de estos delitos. Y en los dos primeros meses del plan (del 17 de abril al 17 de junio) se han culminado otras 47 operaciones abiertas antes del plan, con 236 detenidos. En cuando a los grupos organizados que se dedican a la prostitución,en 2010 se desarticularon 17 y en 2011, 35. Un delito que siempre convive con otros ilícitos penales como la extorsión, el secuestro, agresiones sexuales, coacciones, amenazas, blanqueo de capitales y falsificación.

Rumana, paraguaya, nigeriana o china

Ahora surge el perfil del pequeño proxeneta, generalmente rumano, que explota a pocas chicasLo que está claro es que el perfil de víctima es el de mujer joven y extranjera. Sobre todo de Rumanía, Paraguay, Brasil, Nigeria, China y Rusia. El 80% proceden de Europa del Este y Suramerica. Las rumanas, por ejemplo tienen entre 18 y 32 años. Las brasileñas son más mayores, entre 33 y 42 años. “Ahora las mafias de prostitución chinas, muy cerradas, que regientan casas de citas con un cliente chino, se han abierto a un cliente más internacional”, señalan fuentes de la UCRIF. Las grades redes, que sigue habiéndolas, han dado paso también al perfil de pequeño proxeneta, rumano, que se asocia con familiares, para prostituir pocas chicas y tenerlas siempre controladas. La Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida  (APRAMP) ya alertó de que “la demanda” solicita cada cada vez prostitutas más jóvenes.

Las grandes redes no dudan en usar la violencia, la intimidación, la amenaza. Las últimas grandes operaciones de este año dan muestra de ello. A finales de abril eran detenidas en España once personas que dirigían casas de cita en cuatro ciudades del norte: Santander, Pamplona, Bilbao y Vitoria. Un centenar de mujeres paraguayas habían pasado por ellas. Los proxenetas les habían confiscado en Paraguay los documentos de titularidad de las pocas propiedades que dejaron en su país, a modo de fianza mientras devolvían prostituyéndose la deuda contraída. “En las redes sudamericanas es normal incluso que avalen el viaje a España con los pisos de los padres”, explican en la UCRIF.

Este mes de junio caía una organización nigeriana que traía a mujeres en patera a través del Estrecho y las prostituía luego en Barcelona y Málaga. Para que no huyeran, las amenazaban con vudú, “lo típico en estas redes”. También recurrían a morderlas y quemarlas con una plancha. “Las nigerianas pueden estar doce-trece años vendiendo su cuerpo hasta que devuelven la deuda”. En la UCRIF también recuerdan la red rumana desarticulada en marzo de 2012 que tenía a las chicas amarradas a radiadores y que les tatuaban un código de barras con su deuda en el brazo. A las que se portaban mal, les rasuraban el pelo y las cejas.

Este lunes 1 de julio la Policía anunciaba que había desarticulado dos importantes redes chinasque rivalizaban por el control de la prostitución en el sur de Madrid. Hay 26 detenidos y 25 chicas liberadas, algunas de ellas menores. Venían a España engañadas por la falsa promesa de un trabajo en el que iban a ganar 4.000 euros al mes. Una vez en nuestro país les retiraban el pasaporte y les obligaban a prostituirse un año para devolver la deuda del viaje. Vivían hacinadas en habitaciones muy pequeñas, sin ventanas ni cerrojos, siempre controladas por los miembros de las redes.

Convencerlas de que hay salida

Todos admiten que aunque se puede concienciar al cliente, lo difícil es ayudar a las víctimas. “Hay que convencerlas de que hay un salida. O bien un retorno asistido a su país o quedánsose en España con un permiso de residencia y trabajo”, afirma el inspector jefe de la UCRIF. El miedo a lo que pase con ellas o con sus familias está detrás de que muy pocas se acojan a los beneficios que otorga la ley si denuncian a sus proxenetas (el permiso de resiencia y el caracter de testigo protegido). De hecho, en 2011 (últimos datos), de las 770 mujeres que pensaron en dar ese paso (tienen 30 días de periodo de reflexión, prorrogables a 60), solo 98 lo hicieron finalmente. A pesar de lo bajo de la cifra, fue mejor que en 2010, cuando solo lo hicieron 21 de las 219 mujeres. Ahora, con el plan, ya se ha prestado ayuda a 291 mujeres.

El Minsiterio del Interior no puede ofrecerles un trabajo. Para eso, y darles apoyo psicológico, económico y sanitario, están muchas organizaciones sin ánimo de lucro: Apramp, Proyecto Esperanza , Cruz Blanca , Red Acoge , Médicos del Mundo … son solo algunas. Marta González, coordinadora de Proyecto Esperanza, relata los obstáculos que tienen muchas de estas víctimas a la hora de pedir ayuda. “Hay que tener en cuenta que han sido explotadas, vejadas, amenazadas, agredidas…Han vivido aisladas, tienen otro idioma, no saben que hay ayudas, un futuro, otra perspectiva, ven a la Policía con una visión equivocada debido al tipo de Policía que han conocido en sus países, no tienen documentación, les han inculcado el miedo”.

Las ONG denuncian que el periodo de reflexión paras que las víctimas denuncien es cortoLa clave, según González, es ofrecerles protección y confianza, cubrir sus necesidades y tener paciencia, “hacerles entender que pueden tener ayudas”. Por esta ONG pasan 90 mujeres al año, el 99% extranjeras. El principal problema es que el periodo de reflexión que tienen las víctimas es muy corto. “No sirve para su inserción laboral y social. Solo para que decidan con asesoramiento y protección si quieren denunciar y poder seguir así en España”, afirma González.

La ley de extranjería permite que las víctimas obtengan el permiso de residencia sin que tengan que colaborar con la Justicia, atendiendo a su situación personal. “En algunos casos es tan evidente que son víctimas desprotegidas que no haría falta que diesen información a la Policía para quedarse en España, pero se fomenta poco esta vía. De los dos casos así que nosotros hemos propuesto, los dos han sido denegados”, sentencia Marta González. La UCRIF explica que intenta, cuando presenta sus pruebas ante el juez, que la declaración de las víctimas no sea necesaria para culpar a los proxenetas. “Es cierto que ellas viven aisladas y atemorizadas y no tienen por tanto una visión amplia de la red que las explota”.

Sin plazas de alojamiento

Otro problema añadido es la escasez de plazas de alojamiento que hay en todo el país para atender a las víctimas de trata. Solo 397 plazas, según el último informe del Defensor del Pueblo . Este organismo critica que hay provincias donde no hay. La mitad de estas plazas están en Madrid y Andalucía. Y de los 41 centros que hay, solo siete están especializados en víctimas de explotación sexual.

Los pasos se dan, aunque lentamente. Por primera vez en su historia, la Audiencia Nacional (que se dedica a los grandes casos del crimen organizado) va a procesar a los dueños de clubes de alterne donde se obligaba a prostituirse, sin preservativo, a mujeres rusas. El juez ha imputado a 20 personas acusadas de delitos contra los derechos de las trabajadoras, trata de seres humanos, blanqueo, inmigración clandestina y falsedad documental. “Hay otras tres o cuatro causas que en breve pueden ver la luz también en la Audiencia”, señalan fuentes jurídicas.

http://www.20minutos.es/noticia/1848275/0/prostitucion-trata/policia/denuncias-plan/

Share