El congreso de móviles de Barcelona también llama a la prostitución

Share

"Mónica del Raval", gran documental sobre una prostituta de Barcelona



Acaba de presentarse en el Festival de Cine Español de Málaga y seguramente se lleve, en los próximos meses, premios a porrillo. Ya está consiguiendo el apoyo de algunos críticos y en la proyección del sábado pasado arrancó muchas risas y más aplausos.

Es un documental de 112 minutos, rodado durante dos años y firmado por Francesc Betriu. A través de sus imágenes conocemos a la Mónica del título, cuyo nombre real es Ramona, pero también conocida en el Raval barcelonés como Cicciolina.

Natural de un pueblo de La Mancha, a Ramona el sexo (y el maquillaje estridente) le gustó mucho desde jovencita. Así que empezó a practicarlo en los bordes de las carreteras y los descampados de su pueblo (provocando el consiguiente escándalo familiar), hasta que se dio cuenta de que podía ganar dinero con ello y, de este modo, no tener que trabajar en otro oficio que le exigíera horarios y aguantar al jefe.

Lo que más sorprende de Mónica del Raval y lo que le hace especial es la franqueza no sólo de la puta orgullosa y descarada que ocupa el título, sino también de algunos de sus clientes, que confiesan a cámara gustos, prácticas y relaciones sexuales con un lenguaje y una franqueza poco habituales en el cine.

Mónica del Raval es asimismo un retrato social del barrio en el que vive y trabaja esta prostituta: sus tiendas, su mezcla de razas, su sordidez y también su encanto. Algunas compañeras de oficio de Mónica -sobre todo travestis- dan su visión de la vida y la personalidad, más que peculiar, de Mónica, quien no siempre sale bien parada en esas declaraciones.

A lo largo del metraje de este documental, el espectador disfruta, se sorprende, se ríe y también reflexiona. Pues no todo lo que se muestra es suave, ni armonioso, ni muchas veces lógico. El público puede sacar sus propias conclusiones (Betriu no lo hace: no juzga a su musa) sobre la condición humana, la capacidad de adaptación, la marginalidad, la tolerancia y la diversidad racial, ideológica y sexual.

En conclusión, un personaje filón, esta Mónica del Raval, que encontró el director en Barcelona y que le ha regalado el argumento la que es su mejor pelicula hasta la fecha.

Si podéis ver este documental en algún festival o canal de televisión, no lo dudéis: no se disfruta de trabajos así todos los días.

Yo ya soy su primera fan.

http://www.canaltcm.com/doctora-amor/post/2009/04/20/-mainica-del-raval-gran-documental-sobre-prostituta-de

Share