El triángulo de la prostitución en Madrid: más de treinta burdeles en medio kilómetro cuadrado

En el Paseo de las Delicias hay dos edificios, el 127 y el 133, que antes tuvieron residentes. Ahora están ocupados por completo por lupanares. Son el símbolo de una gran manzana triangular, entre las paradas de Atocha y Legazpi, con la mayor densidad de prostíbulos clandestinos por metro cuadrado de Madrid. 

El 127 y el 133 del Paseo de las Delicias de Madrid son edificios que están ocupados en su totalidad por burdeles

El 127 y el 133 del Paseo de las Delicias de Madrid son edificios que están ocupados en su totalidad por burdelesMoeh Atitar

DAVID LÓPEZ FRÍAS
 

Madrid también tiene su distrito rojo de la prostitución. Como Amsterdam, pero sin escaparates ni neones. Escondido. Está al salir de la estación de metro de Legazpi. O de la de Atocha. El tercer vértice de esa manzana triangular está en la esquina entre los paseos de las Choperas y Santa María de la Cabeza.

Son poco más de 0,5 kilómetros cuadrados de terreno, pero hay más de treinta prostíbulos. Curiosamente, es una zona en la que no abundan las whiskerías ni clubes de striptease. No se anuncian en público; sólo en la intimidad de internet. La prostitución ya no está en los bares sino en las casas. Desde chicas particulares a clubes ocultos en semisótanos, pasando por consultas de masajistas con final feliz.

Mapa de los burdeles clandestinos en el triángulo de la prostitución de Madrid

Mapa de los burdeles clandestinos en el triángulo de la prostitución de Madrid Alba Martín

Si esa gran manzana roja es la micronación de los burdeles, su capital es el Paseo de las Delicias. Allí se encuentran casi la mitad de los lupanares. Y la densidad la disparan dos bloques: el número 127 y el 133. Son edificios que están ocupados en su totalidad por casas de alterne. Auténticos supermercados del sexo de arriba abajo, que se diferencian de los demás bloques de viviendas porque tienen el portal abierto. Antaño también tuvieron residentes, pero la prostitución fue ganando metros hasta que los echó a todos.

EL 127

De estos dos edificios, el 127 es el más antiguo. Funciona desde hace 40 años y tiene fama de ser la opción “low cost” de la zona, por lo que es muy frecuentado por inmigrantes. Es un edificio muy viejo, de casi 200 años y sin ascensor. Tiene 4 plantas con 4 pisos cada una. Parece que tuvo tiempos mejores. Ahora huele a rancio y da la sensación de que se va a caer a trozos.

Al pasar el portal hay unas escaleras que suben al primer rellano, donde te reciben 4 puertas de madera carcomida. Una de ellas está abierta y en el quicio hay un señor de unos 50 años. Deduzco que peruano, porque lleva una camiseta del Sporting Cristal. Me pregunta que qué horas son estas de venir a fo**ar, que las chicas ya se han ido.

Son las 22:00 y yo creía que era una hora adecuada para ir a un burdel; la noche acaba de caer, la gente empieza a salir de fiesta y la oscuridad proporciona un poco de anonimato. Pero parece que no. El 127, como cualquier otro supermercado, hace un horario muy parecido a un Eroski: de 9 de la mañana a 10 de la noche.

CLIENTES DESDE LAS 9 DE LA MAÑANA

El siguiente día me planto en la puerta del 127 a las 9 de la mañana. Hoy no me pilla el toro. Luego pienso que igual voy a parecer muy desesperado llegando el primero. Prefiero gastar media hora tomando café en la terraza de al lado y observar. En ese rato veo entrar hasta a cinco hombres al edificio. Los hay madrugadores.

En los foros de prostitutas (que los hay y con una cantidad de información ingente sobre el sector) avisan de que en la puerta del 127 hay un tipo con un bate de béisbol que hace las veces de guardia de seguridad. Sería en otros tiempos o sería un mito; ahora no hay nadie que controle y entro.

“LAS WALKING DEAD” DEL PRIMER PISO

También advierten en esos foros de que en el 127 es muy difícil pasar del primer piso. Hay burdeles en las cuatro plantas, pero llegar a la segunda es casi misión imposible. El rellano del primero está lleno de prostitutas con poca ropa, casi todas latinas y rumanas. En los foros son conocidas como “las walking dead”, porque vagan como zombis por las escaleras y se lanzan literalmente a por el cliente. Así sucede. Aún no he asomado la cabeza y ya se me abalanzan en un tono imperativo y casi amenazante. Hay al menos seis. Me miran mal y el ambiente es hostil.

Una chica rumana me tira de la camiseta. Una hondureña enorme es más rápida, me agarra de la muñeca y me introduce de un violento tirón en uno de los pisos. “Vente con la hondureña, papi. 20 euros todo completito” repite en bucle. No son ni las diez de la mañana, pero ya huele a alcohol.Me hace daño en la muñeca y me cuesta muchísimo zafarme de ella, que se queda insultándome. Salgo y subo las escaleras a toda prisa mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma. No parece el equivalente a “que pase usted un buen día”.

DESDE 20 EUROS EL SERVICIO

En la segunda planta el ambiente es más tranquilo. Sólo hay un piso abierto. “En los buenos tiempos sí que funcionaban todos los del bloque, los 16. Pero ahora muchos han cerrado. Quedaremos 9 o 10”, me cuenta la mujer brasileña que hace de madame. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso. Así funciona este edificio: entras al piso, te muestran a la chica como mercancía y si no te gusta te vas al piso de al lado. Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame.

El 127 de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche

El 127 de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D.L.F

Me cuenta que los precios sí que están unificados: “Desde 20 euros. Son los más baratos del barrio; abajo hay otro edificio pero es más caro”, me asegura. También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: “Al menos las mías; vienen, trabajan, pagan su habitación y se marchan. Sé que algunas sí que duermen aquí, en algunos pisos, pero yo tampoco les pregunto”. También me dice que cada burdel es independiente de los otros. “Antes nos dejaban abrir por las noches, pero ahora tenemos que cerrar a las diez”, se lamenta. Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas. Salgo y subo al tercer piso.

UN CARTEL PARA LOS CHINOS

En el tercero también hay una sola puerta abierta. Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Aquí están las orientales, pienso. Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. “Sí, aquí son las chinas; yo estoy aquí para cobrar y porque no hablan muy bien el español”, me explica. Al parecer hay mucha rotación de prostitutas asiáticas. Mientras me lo cuenta aparece por la puerta un señor latino, muy bajito, que subía detrás de mí. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado. Yo aprovecho la confusión y me largo.

En el cuarto piso hay otra puerta abierta nada más. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano. Decido no entrar; ya sé lo que me voy a encontrar. Bajo las escaleras para marcharme y recibo malas miradas y algún improperio al pasar otra vez por el primero, por delante de “las walking dead”.

EL 133

El 133 es otra cosa. Para empezar, en la puerta hay dos ecuatorianos que hacen de seguridad, de guías para los clientes y de recaderos para las prostitutas. El edificio es más nuevo, huele mejor y hay ascensor. Yo decido subir por las escaleras para ver qué me encuentro, pero no hay ni rastro de prostitutas agresivas. Los rellanos están vacíos. Cada piso tiene una sola puerta y hay que tocar. Los apartamentos son más modernos y habitables que en el 127; en cada uno hay dos o tres chicas. Pasas, se presentan y decides.

El 133 de Delicias, con ventanas azules, es más nuevo que el 127. Tiene 5 pisos y guardias de seguridad clandestinos en la puerta

El 133 de Delicias, con ventanas azules, es más nuevo que el 127. Tiene 5 pisos y guardias de seguridad clandestinos en la puerta Moeh Atitar

En uno de los pisos, una de las chicas me dice que está ella sola y que el servicio mínimo son 25 euros. Cinco euros más que en el 127. Le digo que yo no venía a tener sexo sino a hablar. Me dice que bueno, que algunos lo hacen. Yo le aclaro que no es sobre mis penas, sino sobre su trabajo. Que es para escribir un texto en un libro sobre Madrid (para que no salte como un resorte al escuchar la palabra ‘periodista’). Se encoge de hombros y me dice que si le garantizo anonimato, no le hago fotos y le pago, que vale.

Se hace llamar Helen, tiene 27 años, es paraguaya y tiene dos hijos, los dos en su país. Lleva dos años en España y poco más de seis meses en ese piso. Trabajando y viviendo. “Mi compañera y yo dormimos aquí. No pagamos nada de alquiler, pero le tenemos que dar el 50% de lo que saquemos al jefe”, me aclara. En este edificio, al contrario de lo pasa en el 127, todos los burdeles son del mismo propietario, un ecuatoriano que tiene otras casas por Madrid. Helen estuvo antes en un hotel de carretera, pero le obligaban a pagar casi 100 euros diario por la habitación y la comida. “No me salía a cuenta, esto me va mejor. Allí me quedaba con lo que ganaba, pero había épocas muy malas y el gasto era grande”.

TRABAJAN Y VIVEN EN EL BURDEL

Respecto al edificio, dice que está contenta. “A mí es que este mundo me da un poco de miedo, la verdad; yo en Paraguay trabajaba en una tienda.Pero tener a los chicos de seguridad abajo da mucha tranquilidad. Por ejemplo, si desaparece un móvil los llamamos rápidos y ellos bloquean la puerta enseguida para que no salga nadie. O les mandamos que nos hagan la compra si no podemos salir”, cuenta. En cuestión de higiene, explica que “como vivimos aquí, pues tenemos la casa muy limpia, cuidada y perfumada”. Algo que no pasa en el 127, donde el fuerte olor a rancio es uniforme en todo el edificio.

El 133 es un edificio más nuevo que el 127 y en los rellanos no hay prostitutas

El 133 es un edificio más nuevo que el 127 y en los rellanos no hay prostitutas D.L.F

El 133 funciona desde hace unos siete u ocho años, le han dicho. Y cierra un poco más tarde que el 127. Concretamente dos horas. “Aquí hasta las doce de la noche están las puertas abiertas y hay gente de guardia abajo”. Lo del tipo con bate de béisbol vigilando en el portal lo ha escuchado, “pero de tiempos pasados. Yo no llegué a verlo. Aquí no hay peleas. A los clientes también les da mucha calma ver que hay alguien de seguridad. Dicen por aquí que cuando abrían toda la noche sí que había más problemas, pero ahora a la luz del día ya no”. Yo recuerdo a la hondureña del 127 apretándome la muñeca y pienso en lo bien que vendría alguien de seguridad allí también, en aquel primer piso loco. Pero al tratarse de un negocio soterrado y en manos de mafias, nadie va a poder reclamarlo.

Cuando salgo del edificio me doy cuenta de que los chicos de seguridad no están. Aparecen a los pocos segundos llevando un carro de la compra cargado de papel higiénico para abastecer a las prostitutas de los cinco pisos.

Los recaderos del 133 llevan un carro lleno de papel higiénico para las chicas

Los recaderos del 133 llevan un carro lleno de papel higiénico para las chicas D.L.F

MASAJISTAS, SÓTANOS, SANTAS Y BEATAS

127 y 133 aparte, el triángulo que conforma esta gran manzana está lleno de burdeles. No son tan accesibles como esos dos edificios, pero una consulta a la página de contactos más grande de España y varias llamadas telefónicas lo confirma: en Paseo de las Delicias hay al menos cinco casas más donde se ofrece sexo. En las calles interiores como Tarragona o Murcia hay varias masajistas con ’final feliz’. Ofrecen masturbación o sexo completo, según lo que pague el cliente. En la calle de Tomás Bretón, en un semisótano cerca de Atocha, hay una casa que tiene a una treintena de chicas, siete por turno. En la calle del Guillermo de Osma hay un par de lupanares históricos que han ido cambiando de ubicación y son poco menos que mitos en internet. También se vende sexo en calles de nombre tan poco apropiado como Beata María Ana de Jesús o Santa María de la Cabeza.

LA OPINIÓN DE LOS PUTEROS

“No sé si es el sitio con más prostitutas de Madrid, porque en [la calle] Montera o en [Colonia] Marconi también hay muchas. Pero es diferente porque están en la calle. Si hablamos de casas, igual sí es la zona donde más concentración hay. También hay muchas por Usera y Vallecas… pero están más repartidas”, cuenta un putero. Así mismo se define él. “No pongas mi nombre, pero sí, soy putero y orgulloso. Desde los 15 años llevo de putas”, presume. Ahora tiene 55 y participa en algunos foros de prostitutas contando sus experiencias. Ahí es donde lo encuentro, junto a otros tres que han colaborado en la elaboración de este reportaje.

Proceden de varias páginas y postean información y experiencias “porque no hay una base de datos oficial que sirva de información. Con estas aportaciones, las personas que nos movemos en este mundillo lo tenemos más fácil. Si no nos ayudamos entre nosotros, con lo mal vistos que estamos…” cuenta otro de los consultados. 

UNA PORRA SEXUAL PARA EL REAL MADRID – JUVE

En dichas páginas hay una cantidad inabarcable de información sobre el sector: direcciones, experiencias (con todo lujo de detalles), advertencias, promociones y hasta una porra para la final de la Champions: la ha propuesto una prostituta que precisamente trabajaba en Guillermo de Osma, en plena zona roja. Promete un servicio gratis al que adivine el resultado del Juventus-Real Madrid. 

El motivo por el que las casas de prostitución se concentran en este triángulo se desconoce. Otro de nuestros ‘expertos’ en prostitución no encuentra una causa en concreto: “Siempre ha habido bastantes por esta zona. Habrá tradición (ríe). Es un sitio bien comunicado. Sólo en este trocito tenemos cinco estaciones de metro y una de Renfe. Está cerca del Centro, pero los pisos no son tan caros… y hay bastante inmigración, por lo que los “low cost” como el 127 tienen bastante éxito”.

EL ORIGEN: LA COLONIA DEL PICO DEL PAÑUELO

Lo que sí que se conoce es el origen de estos lupanares en la zona. Nita García, de la Asociacion de Vecinos de Arganzuela, cuenta que “los primeros se instalaron en la Colonia del Pico del Pañuelo, que es un grupo de unos 70 edificios construidos en tiempos de Primo de Rivera, allá por el 1925”. La Colonia del Pico del Pañuelo es un pequeño triángulo dentro de ese gran triángulo. Comprende tramos de Paseo de las Delicias, Paseo de las Choperas y calle de Guillermo de Osma. “En esa zona empezaron a poner bares de alterne, donde vendían sexo y drogas” cuenta Nita, que cree que la implantación de esos locales pudo provocar un efecto llamada al resto del sector. Y hasta hoy.

Dos hombres hacen guardia ante la puerta del 133 del Paseo de las Delicias

Dos hombres hacen guardia ante la puerta del 133 del Paseo de las Delicias D.L.F

“Hace como 30 años se llevó este asunto a los tribunales, pero un juez dijo que en nuestro país, la prostitución no es legal ni ilegal. Y no hizo nada. En ese vacío seguimos y es lo que les permite seguir desarrollando esas actividades mafiosas e ilegales”, lamenta Nita García.

En 2011 sí que actuaron contra los bares de alterne. Los vecinos recogieron 600 firmas y se cerraron muchos de aquellos clubes, que luego volvieron a abrir pero ya como restaurantes y comercios normales”. Reconoce Nita que “antes, la problemática sí que afectaba mucho a los vecinos. Entre los bares y las casas particulares funcionando las 24 horas, había peleas y conflictos cada noche. Ahora la cosa está algo más tranquila”, reconoce.

No obstante, cree que los locales de alterne siguen siendo una asignatura pendiente de los respectivos gobiernos municipales: “Llevamos 40 años con esta cuestión y nadie la soluciona. Los vecinos se quejan, pero de puertas para dentro. Saben que estos negocios están en manos de mafias y tampoco se la quieren jugar mucho dando la cara. Es comprensible”. 

LA EXPLOTACIÓN, EL VERDADERO PROBLEMA

Repasamos juntos el listado de burdeles que he recopilado y nos damos cuenta de que tal vez esté incompleto:”Creo que hay algún otro. Hay un par de calles cerca de mi casa por las que vas caminando y ves algunos portales con un timbre distinto. Ese es el indicio que nos dice que dentro hay prostitución”, apunta.

De todos modos, Nita García aclara que “lo que realmente nos molesta no es que una persona libremente decida ejercer la prostitución. A mí eso me da igual. Si es una persona particular que recibe en su casa y no da problemas a los demás, me trae sin cuidado lo que haga. Todo el mundo tiene que buscarse la vida. El verdadero problema es la explotación.Sabemos que muchas de esas chicas que se prostituyen en el 127 o en el 133 están forzadas, amenazadas por las mafias y con el pasaporte retirado. No tienen dónde ir. No salen del prostíbulo. No existen. Ese el auténtico problema y está pasando al lado de nuestra casa, sin que nadie se preocupe”, concluye. 

http://www.elespanol.com/reportajes/grandes-historias/20170603/220978095_0.html

Share

Las prostitutas de Madrid piden a Gallardón una reunión para buscar “espacios dignos”

Las manifestantes han reivindicado tener los mismo derechos que el resto de los trabajadores, pagar impuestos y recibir las mismas prestaciones del Estado

Manifestación de prostitutas en Madrid para pedir una entrevista con el alcalde.

Manifestación de prostitutas en Madrid para pedir una entrevista con el alcalde. EFE / KOTE RODRIGO

El colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas Hetaira ha convocado en Madrid a un centenar de personas para pedir al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, una reunión y negociar la búsqueda de “espacios dignos” en los que poder ejercer una actividad que quieren sea legítima y reconocida como una más.

Alrededor de un centenar de personas, la mayoría de ellas prostitutas, se han manifestado desde Montera, una calle en la que habitualmente ejercen esta actividad, hasta la Puerta del Sol. Con una pancarta principal en la que se podía leer: No a la persecución, negociación de espacios, las trabajadoras del sexo, como se autodenomina el colectivo, han reivindicado los mismos derechos que el resto de trabajadores, el pago de impuestos y recibir del Estado las mismas prestaciones.

“Estamos hartas de que nos mantengan en la alegalidad, queremos que nuestra actividad sea legítima y reconocida como una labor más”, han señalado en un manifiesto leído al final de la marcha.

Petición de mayor seguridad

Las prostitutas, muchas de ellas con careta y que han coreado gritos como “estamos hasta las tetas de tanto político chuleta”, han pedido espacios donde poder trabajar tranquilas, con mayor seguridad, limpios, con papeleras, con sitios para descansar, tomar un café, bien alumbrados y con buenos accesos.

Todo esto, están convencidas, ayudará a que la sociedad las vea “como unas ciudadanas más y no como marginales” y a reducir el número de agresiones que reciben. Además, han denunciado estar “hartas” de que se diga que todas son víctimas de trata.

En este sentido, Cristina Garaizabal, portavoz de Hetaira, ha indicado que estas mujeres trabajan de manera voluntaria y quieren encontrar lugares negociados con el Ayuntamiento y el vecindario donde puedan trabajar tranquilas y en mejores condiciones.

Esta es la cuarta manifestación que celebra en Madrid el colectivo, que ha solicitado, sin éxito, “un mínimo de diez entrevistas” a Gallardón, según Garaizabal.

El silencio del alcalde

Andrea, una transexual que ejerce la prostitución, ha explicado que estaba en la manifestación para pedir al alcalde una negociación y para no ser discriminada por un trabajo que ella ha decidido desarrollar. Tras lamentar que la policía les “acosa con multas“, Andrea ha pedido a Gallardón que sea “pionero” en Madrid y les reciba.

“Por el momento queremos una negociación con Gallardón”, ha insistido Andrea, quien ha opinado que la legalización sería “magnífica”, pero hay que ir “paso a paso”.

Por su parte, Sara, otra participante en la marcha, ha criticado que el alcalde de la capital “siempre tenga un silencio por respuesta“.

Piruletas con forma de corazón y lemas reivindicativos

La manifestación ha discurrido entre curiosos, algunos a favor de sus reivindicaciones, otros no, como una señora mayor que les ha increpado, ante lo que las prostitutas han pedido respeto.

La organización ha repartido piruletas con forma de corazón y entre las frases más coreadas: “Ni víctimas, ni esclavas, nosotras decidimos”; “la calle también es nuestra y las putas tenemos derechos”; “las putas insistimos: los políticos no son hijos nuestros”; y “no te hagas más pajas que somos muy majas”.

La marcha ha terminado con la canción A quién le importa, un éxito de Alaska, y ha sido apoyada por varios colectivos de gais y lesbianas, entre ellos el COGAM y la FELGTB, además de la Asamblea Transmaricabollo de Sol del Movimiento 15-M, que portaba la pancarta: “Putas y chaperos somos clase obrera”.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/las-prostitutas-madrid-piden-gallardon-una-reunion-para-buscar-espacios-dignos-1210146

MANIFESTACIÓ REIVINDICATIVA

Les prostitutes de Madrid demanen a Gallardón una reunió per buscar “espais dignes”

Les manifestants han reivindicat tenir els mateixos drets que la resta dels treballadors, pagar impostos i rebre les mateixes prestacions de l’Estat

Manifestació de prostitutes a Madrid per demanar una entrevista amb l'alcalde.

Manifestació de prostitutes a Madrid per demanar una entrevista amb l’alcalde. {EFE} / KOTE RODRIGO

El col·lectiu en defensa dels drets de les prostitutes Hetaira ha convocat a Madrid un centenar de persones per demanar a l’alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, una reunió i negociar la recerca d'”espais dignes” per poder exercir una activitat que volen que sigui legítima i reconeguda com una més.

Al voltant d’un centenar de persones, la majoria d’elles prostitutes, s’han manifestat des de Montera, un carrer en què habitualment exerceixen aquesta activitat, fins a la Puerta del Sol. Amb una pancarta principal on es podia llegir: No a la persecució, negociació d’espais, les treballadores del sexe, com s’autodenomina el col·lectiu, han reivindicat els mateixos drets que la resta de treballadors, el pagament d’impostos i rebre de l’Estat les mateixes prestacions.

“Estem fartes que ens mantinguin en l’alegalitat, volem que la nostra activitat sigui legítima i reconeguda com una feina més”, han assenyalat en un manifest llegit al final de la marxa.

Petició de més seguretat

Les prostitutes, moltes d’elles amb careta i que han corejat crits com “estem fins a les tetes de tant polític xuleta“, han demanat espais on poder treballar tranquil·les, amb més seguretat, nets, amb papereres, amb llocs per descansar, prendre un cafè, ben il·luminats i amb bons accessos.

Tot això, estan convençudes, ajudarà a fer que la societat les vegi “com unes ciutadanes més i no com a marginals” i a reduir el nombre d’agressions que reben. A més, han denunciat estar “fartes” que es digui que totes són víctimes de tracta.

En aquest sentit, Cristina Garaizabal, portaveu d’Hetaira, ha indicat que aquestes dones treballen de manera voluntària i volen trobar llocs negociats amb l’Ajuntament i el veïnat on puguin treballar tranquil·les i en millors condicions.

Aquesta és la quarta manifestació que celebra a Madrid el col·lectiu, que ha sol·licitat, sense èxit, “un mínim de deu entrevistes” a Gallardón, segons Garaizabal.

El silenci de l’alcalde

Andrea, una transsexual que exerceix la prostitució, ha explicat que estava a la manifestació per demanar a l’alcalde una negociació i per no ser discriminada per una feina que ella ha decidit desenvolupar. Després de lamentar que la policia les “persegueix amb multes“, Andrea ha demanat a Gallardón que sigui “pioner” a Madrid i les rebi.

“De moment volem una negociació amb Gallardón”, ha insistit Andrea, que ha opinat que la legalització seria “magnífica”, però s’ha d’anar “pas a pas”.

Per la seva part, Sara, una altra participant en la marxa, ha criticat que l’alcalde de la capital “sempre tingui un silenci per resposta“.

Piruletes amb forma de cor i lemes reivindicatius

La manifestació ha transcorregut entre curiosos, alguns a favor de les seves reivindicacions, altres no, com una senyora gran que les ha increpat, i les prostitutes han demanat respecte.

L’organització ha repartit piruletes amb forma de cor i entre les frases més corejades: “Ni víctimes, ni esclaves, nosaltres decidim”; “el carrer també és nostre i les putes tenim drets”; “les putes insistim: els polítics no són fills nostres”; i “no et facis més palles que som molt maques”.

La marxa ha acabat amb la cançó A quien le importa, un èxit d’Alaska, i ha estat recolzada per diversos col·lectius de gais i lesbianes, entre ells el COGAM i la FELGTB, a més de l’Assemblea Transmaricabollo de Sol del Moviment 15-M, que portava la pancarta: “Putes i xaperos som classe obrera”.

http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/societat/les-prostitutes-madrid-demanen-gallardon-una-reunio-per-buscar-espais-dignes-1210146

Share

Prostitutas de Madrid se manifestarán por un lugar para trabajar

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) –

Prostitutas de la calle se manifestarán este domingo por el centro de Madrid para rechazar el “acoso” que aseguran sufrir por parte de la Policía Municipal y las sucesivas normativas y planes municipales “que les persiguen como si fueran delincuentes” y pedir que el Ayuntamiento les escuche.

El colectivo ha pedido al Ayuntamiento atienda sus reivindicaciones, y les proporcione espacios donde poder desarrollar la prostitución, y donde puedan ejercer “tranquilas, con mayor seguridad” y en un entorno limpio.

Para ello, han anunciado que solicitarán un encuentro con el Consistorio y representantes de las asociaciones de vecinos para negociar el lugar donde pudieran establecerse estos espacios en los que se den las condiciones que necesitan.

“Queremos espacios seguros donde podamos trabajar tranquilas. Donde no nos molesten y no molestemos a nadie”, ha manifestado Karolina, miembro de Hetaria y que se ha presentado como portavoz de sus compañeras. “¿No nos quieren en la calle? Pues que nos busquen otro sitio, pero que nos dejen trabajar”, ha dicho una prostituta.

“INDIGNADAS” POR NO SER ESCUCHADAS

“Estamos indignadas. Queremos que si de verdad el Ayuntamiento nos quiere ayudar, que lo dice con la boca llena, nos escuche y se siente a negociar con nosotros”, ha proseguido, para asegurar que han solicitado un encuentro con el Consistorio una veintena de veces “con el callado por respuesta”.

Sí que mantuvieron una reunión con la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Ana Botella, que precisamente parece postularse como posible alcaldesa en el caso de que el alcalde pudiese dejar el cargo para formar parte de un hipotético Gobierno ‘popular’ tras las elecciones del 20-N.

“Nos llamó mentirosas y ni nos miró a la cara”, han dicho, negando que pudiera mejorar sus condiciones en el caso de que llegara a la Alcaldía. Además, han recordado que Botella les “exterminó” de la Casa de Campo.

“ACOSO” DE LA POLICÍA

Asimismo, la representante de Hetaira han lamentado que “cada vez más” sufren el “acoso” de la Policía, que les pide la documentación -“saben que tenemos los papeles”, han dicho–, ponen multas “con la excusa del alcohol”, y establecen controles de alcohelemia para “espantar” a los clientes.

En el caso de la zona de Fortuni, según ha aseverado una prostituta presente en la rueda de prensa, los agentes se colocan en cinco esquinas para impedir que los vehículos puedan pasar. “Es una tapadera para decir que intentan protegernos, pero es mentira. En realidad nos perjudica”, se han quejado.

Asimismo, también han dicho estar “hartas” de que se les presente como “víctimas de trata” y que “se niegue” su “capacidad de decisión para ejercer”, ya que, han asegurado, trabajan en la calle “de manera voluntaria”.

“Lo que nosotras hacemos es un trabajo, y queremos que se reconozca como tal. Estamos convencidas de que si se reconociera nuestro trabajo, muchos desacuerdos quedarían resueltos”, han finalizado en un comunicado presentado por varias prostitutas, la mayoría con el rostro tapado por máscaras.

La marcha está convocada a las 12 horas del día 6, y partirá desde la esquina de Montera con Gran Vía en dirección a Sol, aunque no llegarán a la plaza, cumpliendo con las prohibiciones de la Junta Electoral.

La protesta, convocada por Trabajadoras del Sexo de Madrid y Hetaria, está apoyada por unas quince plataformas de todo el país, como COGAM, Funación Triángulo, FELGTB, la Asamblea Trasmaricabollo del movimiento 15-M, Maribolleras precarias o la Asamblea Feminista de Madrid.

http://www.europapress.es/sociedad/noticia-prostitutas-madrid-manifestaran-lugar-trabajar-20111103173246.html

Share

La prostitución,la comida europea y el periodismo, exhibidos en Fotonoviembre

La prostitución, la familia y comida europea y el periodismo son algunos de los temas sobre los que versan las fotografías que se exhiben en la XI edición de Fotonoviembre, una bienal que este año revela la mirada de más de 200 fotógrafos a través de 45 exposiciones repartidas por 14 municipios de Tenerife, Madrid y Barcelona.

El Tenerife Espacio de las Artes (TEA) será en espacio central de esta muestra, que comienza el próximo ocho de noviembre y que está centrada en la promoción del arte contemporáneo y las nuevas tecnologías.

El director del centro de fotografía “Isla de Tenerife”, Antonio Vela, ha indicado hoy durante la presentación de esta muestra que se trata de fotografías de “prestigio y nivel”, por lo que ha invitado a los ciudadanos a que se den una vuelta por la isla y visiten los espacios donde se ubicarán las exposiciones.

Fotonoviembre 2011 está dividida en tres secciones y la oficial facilita el acercamiento y el acceso del público a artistas actuales con reconocido prestigio; los autores en selección está abierta a la participación de artistas independientes; y atlántica colectiva muestra los trabajos de autores que aunque no fueron seleccionados, desearon participar en el festival.

Alexis W es uno de los artistas que expondrá “Convivencia” dentro de la sección oficial de Fotonoviembre, concretamente en el espacio Puente de TEA, que él mismo inaugura con una obra que reivindica la prostitución como un tema común dentro de nuestra cultura, ha explicado a Efe.

Las protagonistas son 24 prostitutas de Madrid que se esconden detrás de unas mascaras construidas por ellas mismas para la primera manifestación de mujeres trabajadoras del sexo que tuvo lugar en febrero de 2002.

En este trabajo, Alexis W ha empapelado con páginas de periódicos una sala del TEA, sobre las que ha colocado los retratos de las 24 prostitutas a las que he decidido dar voz.

“Una forma muy sencilla de ver que la prostitución forma parte de nuestra cultura es abrir un periódico, donde convive las noticias más dramáticas, banales, anuncios, deportes y oferta de sexo”, ha explicado Alexis W, un canario que desarrolla su trabajo entre El Hierro y Madrid.

Organizado por el Cabildo de Tenerife a través de este centro de fotografía, Fotonoviembre estará en el TEA, Centro de Arte La Recova, Instituto Cabrera Pinto, Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz, Museo de Historia y Antropología de Tenerife y en el de la Naturaleza y el Hombre.

El director insular de Cultura del Cabildo de Tenerife, Cristóbal de La Rosa, destacó la apuesta de la corporación por el centro de fotografía Isla de Tenerife y se refirió al apoyo prestado por ayuntamientos y galerías privadas para la exhibición de Fotonoviembre.

También se podrá ver fuera del área metropolitana en Tacoronte, Guía de Isora, El Sauzal, Candelaria, La Orotova, La Victoria de Acentejo, Los Silos, Los Realejos, Puerto de la Cruz, Guímar, Arona, Granadilla y Guía de Isora.

Por primera vez, este año Fotonoviembre saldrá de la isla y las obras de Juan Carlos Batista y de Tarek Ode se podrán contemplar en el Espacio Canarias de Madrid y en el Espacio GIC-Gestión Ideas Cultura de Barcelona respectivamente.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=984347

Share

Detenido un violador en serie que abusó de dos prostitutas en Madrid

El arresto se produjo cuando el acusado iba a una feria de Barcelona

Un vecino de Madrid, Basilio Luis Gurrea Usera, de 46 años, ha sido detenido acusado de haber abusado sexualmente de dos prostitutas de Madrid y haberlo intentado con una tercera en Barcelona, según ha informado esta mañana la jefa del Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, Elena Palacios. El arrestado empleaba una placa de un cuerpo policial y grilletes para intimidar a las mujeres a las que amenazaba con expulsarlas del país o detenerlas.

Las dos violaciones de las que está acusado las cometió el pasado 27 de febrero en dos distritos céntricos de la capital con horas de diferencia. Se trataban de dos mujeres de origen suramericano y de Europa del este. La forma de operar era siempre la misma: concertaba citas con las mujeres por teléfono, después acudía a sus domicilios y allí abusaba de ellas. Siempre lo hacía en horarios de mañana. “Es una persona reincidente, obsesiva, manipuladora y que conoce el funcionamiento de la justicia y de la policía. Era muy listo, porque siempre utilizaba preservativo y guantes para no dejar huellas”, destacó la jefa del SAF. Llevaba una pistola de aire comprimido marca Valtro y una placa de la Asociación Europea de Criminólogos y Peritos Judiciales.

El arresto se produjo el pasado 23 de marzo cuando Gurrea Usera acudía por motivos laborales al Barcelona, durante la celebración del Feria Agroalimentaria. Los agentes de la Jefatura Superior de Cataluña hicieron la detención cuando había quedado con una prostituta de la Ciudad Condal.

Elena Palacios ha hecho un llamamiento a las mujeres que hayan podido sufrir la agresión de este hombre que se animen a denunciarlo. Para ello pueden llamar el teléfono 091. Los investigadores del SAF le acusan de un delito de agresión sexual, una violación, dos robos con violencia, tres delitos de usurpación de funciones públicas y de uno de tenencia ilícita de armas, según Elena Palacios.

El detenido ya fue condenado en 1995 a 41 años de cárcel por la violación de dos mujeres y la vejación de otras 20 que le enseñaban pisos áticos para alquilar. Era conocido como el violador del Segundamano y utilizaba el mismo modus operandi. Estaba en libertad condicional desde marzo de 2007.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Detenido/violador/serie/abuso/prostitutas/Madrid/elpepuesp/20100326elpepunac_5/Tes

Share

Prostitutas de Europa, uníos (por los derechos como trabajadoras)


París acoge la Tercera Asamblea sobre Prostitición con trabajadoras del sexo europeas
Exigen el fin de la penalización y la creación de un estatuto legal para este tipo de trabajo

Prostitutas de toda Europa devolverán entre hoy y mañana al emblemático Teatro Odéon de París una de las funciones de los teatros clásicos de la Antigua Grecia: arrojar luz sobre los rincones más oscuros de la sociedad. Allí se preparan para celebrar la Tercera Asamblea sobre Prostitución en la que pondrán sobre la mesa una reivindicación común: la defensa de los derechos de las y los trabajadores sexuales.

(REUTERS)Marcha por la legalización de la prostitución en San Francisco.
Entre lecturas de la célebre prostituta Grisélidis Réal, los participantes en este foro tratarán de mostrar a la sociedad la precaria situación en que viven. El encuentro terminará con una marcha mañana por las calles de la capital francesa. Sus exigencias son claras: pedirán al Gobierno francés la abolición de la Ley Interna de Seguridad —que penaliza algunos aspectos relacionados con el ejercicio de la prostitución—, que se reconozcan los derechos fundamentales de los trabajadores sexuales y que se apruebe un estatuto legal para este tipo de ocupación.

¿De dónde surge la Asamblea sobre la Prostitución?
El origen de la Asamblea, que ya va por su tercera convocatoria, se remonta a 2002, cuando Sarkozy era todavía ministro de Interior y presentó lo que entonces era sólo un proyecto de ley que amenazaba con perseguir algunas cuestiones relativas al ejercicio de la prostitución. Paralelamente, un grupo de personas que ya se ocupaban de la situación de las trabajadoras sexuales se reunieron para formar el colectivo de Droits et Prostitution (Derechos y Prostitución) como respuesta a lo que percibían como un atentado flagrante contra sus derechos. Meses después, el 18 de marzo de 2003, vio finalmente la luz la denominada Ley Interna de Seguridad.

La nueva legislación ha traído consigo muchos cambios que, según denuncia Miguel Ángel Garzo, uno de los socios fundadores de Droits et Prostitution y organizador del foro, han empeorado radicalmente la situación de las trabajadoras del sexo en Francia. Pero la deriva que toma la situación no es patrimonio exclusivo del país galo. Muchos de los problemas que denuncian son compartidos y experimentados en otros países del continente. Precisamente por eso esta Asamblea, más ambiciosa de sus predecesoras en 2005 y 2007, pretende unir a prostitutas y a sus aliados de toda Europa, con el fin de fortalecer los lazos entre los grupos y generar una auténtica red de estudio y acción colectiva. Como muestra de esta voluntad de ‘internacionalización’, Droits et Prostitution se ha acogido al Manifiesto de las trabajadoras del sexo de Europa (pdf en francés) y a la Declaración de Derechos (pdf en español) desarrolladas en un encuentro en Bruselas en 2005.

Las zancadillas de la Ley Interna de Seguridad
Pero, ¿cuáles son estos problemas que preocupan a las prostitutas francesas y que comparten sus colegas europeas? La tónica general es que la persecución ha tenido como consecuencia una mayor marginalización y la precarización de sus condiciones de vida y trabajo. Todo nace de la penalización de lo que se denomina “el enganche”, es decir, la acción de tratar de atraer a una persona con el fin de realizar un intercambio económico-sexual. La mujer que es vista tratando de llamar a un posible cliente se arriesga a penas de varios meses de cárcel o multas de hasta 3.750 euros. Como ya ellos habían denunciado antes de que la ley se pusiera en marcha, esto también ha degenerado en un deterioro radical de las circunstancias en que desarrollan su labor las prostitutas.

Garzo cuenta cómo, para no ser descubiertas, las prostitutas se han visto obligadas a desplazarse a una zona de bosque a 60 kilómetros de la ciudad menos accesible para la policía en lugar de las zonas céntricas donde lo hacían antes. Esto dificulta su ocupación por partida doble. Además de que requieren un mayor tiempo de desplazamiento, se ven obligadas a esconderse en una situación de incomunicación total. Las mujeres, transexuales y hombres que antes ejercían juntos están ahora separados, lo que ha multiplicado su indefensión a la par que la violencia contra ellos ha ido en aumento. Por otra parte, esta nueva localización, al mismo tiempo que las protege de la acción policial, dificulta el acceso a los trabajadores sociales, lo que aumenta su vulnerabilidad.

(EFE)Mujeres del colectivo Hetaira en una manifestación contra las campañas de hostigamiento.
El acoso de la policía ha tenido también otra consecuencia tangible: menos clientes se atreven a llegar hasta las trabajadoras sexuales, por lo que su situación económica también peligra. La necesidad las lleva a aceptar acuerdos que antes eran impensables. Este fenómeno ha tenido otra peligrosa consecuencia: el aumento de la práctica de sexo no seguro. Y es que algunos clientes pagan más por un servicio sin preservativo. Garzo, que trabaja en Arcat, una asociación de apoyo centrada en temas de salud, relata cómo ha visto crecer la aparición de Enfermedades de Transmisión Sexual. Y lo peor es que éstas se dan incluso en personas que llevan años practicando una política de sexo seguro con sus clientes, pero que no han podido manterla por las nuevas condiciones. El culpable de esta situación es claro para Arcat: la ley impulsada por el ahora presidente Sarkozy. A toda esta lista de dificultades, se debe sumar además la aparición de un grupo especial de policía destinado a controlar a las prostitutas. Según denuncia Arcat, estos agentes se dirigen a ellas de forma vejatoria, cebándose de manera especial con los transexuales y tratando a todos aquellos que ejercen la prostitución como meros delincuentes.

Las inmigrantes, las más perjudicadas
Sin embargo, si alguien ha sufrido con especial virulencia las consecuencias de la ley, han sido las inmigrantes. La norma concede a la policía el derecho de identificar a todas las trabajadoras del sexo. Esta forma de control consigue que las que no tienen permiso de residencia sean directamente repatriadas. Esto explica en gran medida que muchas de ellas hayan optado por esconderse en los bosques de las afueras de la capital, a pesar de ser conscientes del lastre que ello supone para su seguridad e integridad física. Así, la ley, que supuestamente estaba destinada a “luchar contra el proxenetismo” está, según Garzo, actuando como una vía fácil de expulsión de extranjeros del país. Ejemplo de ello es que en todo este tiempo no se ha denunciado una sola red de proxenetismo, pero sí se ha repatriado a multitud de mujeres sin papeles.

Dar voz a la precariedad del trabajo sexual en Europa
Este deterioro que diagnostica Garzo es común a muchos países del continente, donde bajo la apariencia de medidas contra el tráfico o el proxenetismo, se ocultan políticas de tipo mucho más controlador que dotador de derechos. Por ejemplo, últimamente destaca Italia, pero también España. Entre las asociaciones europeas que acudirán a la Asamblea se encuentra Hetaira, el colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas de Madrid. Para la representante que viajará a París lo importante de estos foros es dar a conocer la situación de cada país y establecer vínculos de trabajo común. La invisibilidad en que está sumida la prostitución la condena a que sus problemas reales no lleguen a personas que, de otro modo, sí apoyarían o se implicarían en la lucha por los derechos de las prostitutas, dicen desde Hetaira. Pero para conseguir este cometido resulta vital que sean las propias trabajadoras del sexo quienes tengan la oportunidad de alzar la voz y ser escuchadas.

Se debate crear un sindicato de trabajadoras del sexo, formado exclusivamente por prostitutas. Esto supondría que ellas mismas protagonizaran plenamente su propia lucha
Éste ha sido precisamente uno de los propósitos principales de la Asamblea, convertirse en el megáfono de las prostitutas. Por el momento, parece que se está consiguiendo: aunque en ella también participan colectivos de apoyo, más de la mitad de las personas registradas ejercen la prostitución en la actualidad. Y no resulta nada fácil porque, tal y como destaca la organización, en muchas ocasiones, animarse a colaborar supone saltar la barrera del miedo y de los estigmas que arrastra la profesión. A ello se suma además el temor de las inmigrantes a ser deportadas.

Por todas estas razones, una de las posibilidades que se debaten en la Asamblea es crear un sindicato de trabajadoras del sexo, formado exclusivamente por prostitutas. Esto supondría, por tanto, que ellas mismas protagonizaran plenamente su propia lucha. Que ellas podrían exigir, en definitiva, que se dé a todas las que hayan elegido su profesión de manera libre el mismo trato que al resto de trabajadores y ciudadanos: ni más ni menos que igualdad de derechos y respeto a su libertad para decidir su ocupación. El obstáculo con que se topan para conseguirlo es, básicamente, de tipo legal. Por un lado, la prostitución carece de estatuto y, por otro, cualquier contrato de tipo económico con alguien que ejerza la prostitución puede suponer una denuncia por proxenetismo.

http://www.soitu.es/soitu/2009/03/19/actualidad/1237455918_548905.html

Share