La prostitución en Barcelona: hacia un escenario de derechos

La prostitución en Barcelona: hacia un escenario de derechos

«Las putas también son mujeres, también se organizan, también tienen una voz y por supuesto también tienen derechos, por mucho que a muchos y muchas les incomode», asegura la concejala de Feminismos del Ayuntamiento de Barcelona

El viernes asistí atónita al inicio de una campaña política contra el Ayuntamiento de Barcelona, una campaña de recogida de firmas de cargos públicos de Catalunya que plantea el rechazo a las políticas de protección de derechos de las trabajadoras del sexo que se está trabajando desde el Ayuntamiento de Barcelona. Este lanzamiento de campaña, en rueda de prensa, ha sido apoyada presencialmente por la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa y por las alcaldesas Núria Parlon y Lluïsa Moret, de Santa Coloma y Sant Boi de Llobregat respectivamente.

Esta rueda de prensa no ha sido un acto de defensa de las mujeres. Ha sido un acto partidista y cargado de ligereza. El abordaje de esta problemática no puede hacerse sólo desde el escenario de la comodidad; desde el parapeto de la respetabilidad que disfruta el cargo público es sencillo tratar situaciones complejas como si no lo fueran. El problema es el efecto que producen estas iniciativas. Exactamente lo contrario a lo que dicen defender. La brecha entre los problemas reales de la ciudadanía y las instituciones ha quedado patente el viernes, y lo peor es que, lejos de defender los derechos de las mujeres, ha generado aún más subalternidad y sustrae la dignidad de todo un colectivo, como ellas mismas afirmaban en un comunicado de la Asamblea Pro Derechos Trabajo Sexual de Cataluña.

Nos preocupa el uso estratégico de los derechos de las mujeres por parte de algunos partidos políticos que se han caracterizado precisamente por negar la voz de muchas de estas por el solo hecho de dedicarse profesionalmente al trabajo sexual. Las putas también son mujeres, también se organizan, también tienen una voz y por supuesto, también tienen derechos, por mucho que a muchos y muchas les incomode. Barcelona cuenta con un movimiento de putas feministas potente que ha sido invisibilizado, infantilizado y despreciado históricamente. Para nosotros, sin embargo, son actores imprescindibles a la hora de diseñar estrategias de empoderamiento de las mujeres, y sobre todo, son aliadas firmes en la lucha contra la trata de mujeres con fines de explotación sexual. El argumento persistente de que cualquier estrategia que implique el reconocimiento de los y las trabajadoras sexuales es una forma de normalización de la trata es inaceptable. Barcelona, y todos los gobiernos, deben tener políticas firmes contra la trata y el tráfico pero nunca a costa de los derechos de las mujeres.

De la mano de estas políticas contra la trata hay que apostar pues por los derechos de las que ejercen voluntariamente. En Barcelona hemos aprobado una propuesta para garantizar espacios de trabajo dignos, con condiciones sanitarias y de seguridad y con conexión con los servicios municipales. También estamos facilitando procesos de escucha activa donde las propias trabajadoras sexuales recojan sus necesidades y demandas y las expongan a las instituciones. Asimismo estamos financiando nuevos proyectos para garantizar a todas aquellas que quieran salir de la prostitución itinerarios de empleo no estigmatizadores, y que realmente permitan un cambio cuando así lo decidan.

Estas actuaciones, de forma añadida, deben ir de la mano de políticas que luchen contra la feminización de la pobreza, y desde el gobierno de Barcelona estamos diseñando una estrategia específica con este objetivo. Estas políticas sin embargo, más de fondo, suelen quedar en un segundo plano en el debate sobre la prostitución y en especial en el discurso de quien criminaliza a las mujeres que, sin demasiadas alternativas laborales, deciden prostituirse.

Quiero pedir en este sentido más consistencia y exactitud en los discursos. El nivel municipal no tiene competencias para regular la prostitución otorgando derechos laborales, ni para abolirla. Ahora bien, lo que sí tenemos es la obligación y la capacidad de mejorar las condiciones de vida de las mujeres que la ejercen, de respetar las decisiones de las mujeres, de ofrecer alternativas, y de luchar en coordinación con el resto de administraciones y de actores judiciales y sociales contra la trata con fines de explotación sexual.

En este sentido, creemos que debemos sumar entre todas las fuerzas políticas para poner en marcha medidas estructurales y de cambio que al final reviertan en la defensa de los derechos de las mujeres.

http://www.eldiario.es/catalunya/opinions/prostitucion-Barcelona-escenario-derechos_6_496660346.html

 

La prostitució a Barcelona: cap a un escenari de drets

«Les putes també són dones, també s’organitzen, també tenen una veu i per suposat també tenen drets, per molt a que a molts i moltes els incomodi», assegura la regidora de Feminismes de l’Ajuntament de Barcelona

El passat divendres vaig assistir atònita a l’inici d’una campanya política contra l’Ajuntament de Barcelona, una campanya de recollida de signatures de càrrecs públics de Catalunya que planteja el rebuig a les polítiques de protecció de drets de les treballadores del sexe que s’està treballant des de l’Ajuntament de Barcelona. Aquest llançament de campanya, en roda de premsa, ha estat recolzada presencialment per la presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa i per les alcaldesses Núria Parlon i Lluïsa Moret, de Sant Coloma i Sant Boi de Llobregat respectivament.

Aquesta roda de premsa no ha estat un acte de defensa de les dones. Ha estat un acte partidista i carregat de lleugeresa. L’abordatge d’aquesta problemàtica no pot fer-se només des de l’escenari de la comoditat; des del parapet de la respectabilitat que gaudeix el càrrec públic és senzill tractar situacions complexes com si no ho fossin. El problema és l’efecte que produeixen aquestes iniciatives. Exactament el contrari al que diuen defensar. La bretxa entre els problemes reals de la ciutadania i les institucions ha quedat palesa el divendres, i el pitjor és que, lluny de defensar els drets de les dones, ha generat encara més subalternitat i sostreu la dignitat de tot un col·lectiu, com elles mateixes afirmaven en un comunicat de l’Asamblea Pro Derechos Trabajo Sexual de Cataluña.

Ens preocupa l’ús estratègic dels drets de les dones per part d’alguns partits polítics que s’han caracteritzat precisament per negar la veu de moltes d’aquestes pel sol fet de dedicar-se professionalment al treball sexual. Les putes també són dones, també s’organitzen, també tenen una veu i per suposat, també tenen drets, per molt a que a molts i moltes els incomodi. Barcelona compta amb un moviment de putes feministes potent que ha estat invisibilitzat, infantilitzat i menyspreat històricament. Per nosaltres, no obstant, són actors imprescindibles alhora de dissenyar estratègies d’empoderament de les dones, i sobretot, són aliades fermes en la lluita contra la tracta de dones amb fins d’explotació sexual. L’argument persistent de que qualsevol estratègia que impliqui el reconeixement dels i les treballadores sexuals és una forma de normalització de la tracta és inacceptable. Barcelona, i tots els governs, han de tenir polítiques fermes contra la tracta i el tràfic però mai a costa dels drets de les dones.

De la mà d’aquestes polítiques contra la tracta s’ha d’apostar doncs pels drets de les que exerceixen voluntàriament. A Barcelona hem aprovat una proposta per tal de garantir espais de treball dignes, amb condicions sanitàries i de seguretat i amb connexió amb els serveis municipals. També estem facilitant processos d’escolta activa on les pròpies treballadores sexuals recullin les seves necessitats i demandes i les exposin a les institucions. Així mateix estem finançant nous projectes per garantir a totes aquelles que vulguin sortir de la prostitució, itineraris d’ocupació no estigmatitzadors, i que realment permetin un canvi quan així ho decideixin.

Aquestes actuacions, de manera afegida, han d’anar de la mà de polítiques que lluitin contra la feminització de la pobresa, i des del govern de Barcelona estem dissenyant una estratègia específica amb aquest objectiu. Aquestes polítiques però, més de fons, solen quedar en un segon terme en el debat sobre la prostitució i en especial en el discurs de qui criminalitza les dones que, sense massa alternatives laborals, decideixen prostituir-se.

Vull demanar en aquest sentit més consistència i exactitud en els discursos. El nivell municipal no té competències per regular la prostitució atorgant drets laborals, ni per abolir-la. Ara bé, el que sí que tenim és la obligació i la capacitat de millorar les condicions de vida de les dones que l’exerceixen, de respectar les decisions de les dones, d’oferir alternatives, i de lluitar en coordinació amb la resta d’administracions i d’actors judicials i socials contra la tracta amb fins d’explotació sexual.

En aquest sentit, creiem que hem de sumar entre totes les forces polítiques per endegar mesures estructurals i de canvi que al final reverteixin en la defensa dels drets de les dones.

http://www.eldiario.es/catalunyaplural/opinions/prostitucio-Barcelona-cap-escenari-drets_6_496660345.html

Share

Ya soy miembro del Club de Amigas de GeishasVip

Los amores llegan así, sin avisar. Un día golpean suavemente tu puerta y al abrirla, están ahí.

Ciertamente, puedes volver la cara, puedes ignorarles, puedes hacerte la despistada, pero las cosas siempre ocurren por algo y si es algo bueno, ¿por qué no aprovecharlo?

Eso es lo que pensé cuando me di de bruces con el proyecto Amigas de  GeishasVip (www.geishasvip.com), de Aprosex y no me lo pensé dos veces. El amor surgió de repente y ya no hemos podido separarnos.

No es fácil que algo me enamore causándome un impacto tan profundo. Sin embargo, el concepto de publicidad gestionada por y para putas me ha encantado. El hecho de que sea un sistema simple y al que se pueda acceder con tanta sencillez, lo hace factible a todas las personas, por poco que sepan de informática y por supuesto, me ha cautivado el enfoque de Publicidad Solidaria. Porque, no se trata sólo de publicitar nuestra cara, nuestro cuerpo y nuestros servicios, si no también de poner a disposición de la primera ONG creada por escorts, unos fondos que sirven para luchar por los derechos de todas, incluyendo los servicios de psicología, atención fiscal, penal, matrimonialista y laboral, atención ginecológica, cursos entre iguales, etc…

Yo, como tú, dispongo de un tiempo limitado. No siempre puedo llegar a ser todo lo solidaria que me gustaría y desde luego, tampoco puedo hacer muchas cosas porque mi entorno no me lo permite. Sin embargo, sí que puedo ayudar a hacer crecer un directorio que se crea desde el fondo de los corazones de las escorts que quieren tender una mano a sus compañeras.

Todos los proyectos necesitan de fondos y de inversión en tiempo y gestión. También precisan de tiempo para crecer y consolidarse en el mercado. Somos muy conscientes de que no vamos a llegar a ser un directorio famoso, nos basta con ser un directorio honesto, donde las mujeres puedan cambiar sus textos, sus fotos y ser dueñas de la publicidad por la que abonan  un dinero que nos cuesta tanto de ganar, como al común de los mortales. Aunque algunas personas nos consideren Diosas, y lo somos, también trabajamos y lo hacemos con responsabilidad y con constancia.

Yo ya formo parte del Club de Amigas de GeishasVip ¿y tú?

No tardes, te esperamos. Entra a formar parte del primer directorio solidario en España y únete a este proyecto ilusionante y esperanzador, formado por mujeres como tú.

Escribe a geishasvip@aprosex.org y comienza una nueva etapa como escort activista.

Te veo en  www.geishasvip.com

PaulaVip

Geishas VIP

Share

Prostitutas anticapitalistas y feministas

image

LOURDES LANCHO

La semana pasada nos recibió en su despacho la «consellera» del distrito de Ciutat Vella de Barcelona, Paula Eskerra. Es activista vecinal, anticapitalista, feminista…pero arrastra el prejucio por el oficio: es prostituta.  Ella lo reinvidica y junto a Janet y otras compañeras fundó la asociación «Putas Indignadas» que no se han  perdido ni una de las protestas y reivindicaciones ciudadanas de su barrio: El Raval. Paula Vip es la presidenta de APROSEX, Asociación de Trabajadoras del sexo y es «Escort», acompañante o «puta de lujo». No es su principal trabajo pero lo reivindica. Nos hemos sentado a hablar con ellas, porque nadie debería ser marginado ni despreciado por lo que hace. Ellas reclaman respeto y derechos laborales. Ni más ni menos.

http://cadenaser.com/programa/2016/01/15/a_vivir_que_son_dos_dias/1452875880_366650.html

Share

Duras críticas vecinales a Colau por la prostitución

  • La Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona acusa al gobierno municipal de frivolizar el comercio del sexo

Duras críticas vecinales a Colau por la prostitución

Una prostituta nigeriana trata de llamar la atención de posibles clientes en la Rambla (Llibert Teixidó)

La Federació d’Associació de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB) acusa alAyuntamiento de frivolizar con la realidad de la prostitución enBarcelona por su propuesta de regular esta actividad siempre que sea voluntaria. En un comunicado inusualmente duro, los vecinos criticaron la participación de la concejal de Ciclo de Vida, Feminismo y LGTBI, Laura Pérez, en un programa de televisión al que también acudieron algunas defensoras de la prostitución y en el que se “contribuyó a normalizar una situación de desigualdad que comporta el sufrimiento y la explotación de miles de mujeres y niñas, muchas de ellas en Barcelona”. Por eso, apremian al equipo de gobierno a elegir entre el modelo neoliberal alemán o el feminista abolicionista sueco y alertan del riesgo de la “prostitucionalización” de la ciudad.

El movimiento vecinal barcelonés, muy vinculado a BComú y a la alcaldesa Ada Colau, está en completo desacuerdo con la distinción que hace Laura Pérez entre las mujeres que ejercen la “prostitución de forma libre y forzosa” y la intención del Ayuntamiento para que aquellas mujeres que ejercen esta actividad desde la libertad tengan “derechos, seguridad y condiciones higiénicas”. La FAVB considera que si hay tráfico de mujeres es porque hay demanda y apunta que cuando se habla de comercio del sexo “la cuestión de la libertad no es pertinente y lo que sí es importante es la igualdad”.

A pesar de que se muestra favorable a que el Ayuntamiento elimine las multes a las mujeres que se prostituyan en la calle, la FAVB es contraria a que se deje de sancionar al cliente. Y considera que con la posible regulación se está trasladando a la opinión pública un mensaje de normalidad por lo que respecta a la compra de servicios sexuales. “Por la puerta de atrás, se instala de hecho un modelo de relaciones que certifica un privilegio ancestral de los hombres”.

El pasado mes de noviembre el Ayuntamiento aprobó una propuesta de Ciutadans para empezar a preparar una normativa sobre la prostitución voluntaria. Fue en ese momento cuando se acordó modificar la actual ordenanza para dejar de sancionar a las prostitutas que ejercen en la calle. Lo cierto es que la normativa no ha servido para reducir la presencia de este colectivo ni para luchar contra las mafias internacionales que comercian con sexo. Esta es una de las razones que esgrime el equipo de gobierno para elaborar un nuevo marco normativo –con las limitaciones que puede tener el Ayuntamiento en esta materia– con el que dotar de derechos a estas mujeres. La alcaldesa Ada Colau en la conferencia celebrada el pasado miércoles en el Col·legi de Periodistes, abordó también la cuestión de la prostitución. En ningún momento utilizó el término “regulación”, pero sí instó a ­trabajar sosegadamente y contar con la opinión de este colectivo “como actores y no como sujetos pasivos”.

La FAVB, sin embargo, considera que el Ayuntamiento parece sólo contar con la opinión de las “putas indignadas” –colectivo a favor de regular la actividad–, mientras silencia a “chinas, nigerianas, rumanas…. el grueso de las mujeres prostituidas”. Considera que no hay diferencias entre una chica nigeriana prostituida en las Ramblas o explotada en un discreto burdel del Eixample.

Por eso, reclaman que se elabore una encuesta rigurosa para saber cuántas mujeres son prostituidas en Barcelona y en qué condiciones. También reiteran su petición de participar en el consejo asesor del servicio municipal Abits. La FAVB reclama al Ayuntamiento coraje para mirar a la realidad cara a cara y no contentarse con discursos fáciles y que tranquilizan la conciencia de la opinión pública.

El comunicado es especialmente crítico con la concejal Pérez y la permisividad ante las declaraciones de Clarissa Velocci, portavoz de Genera, que aseguró en dicho programa de TV3 “que no se sabe cuántas putas hay”, “quizás todas lo somos” o “el matrimonio es una forma de prostitución”.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160115/301411262777/criticas-colau-prostitucion.html

Dures crítiques veïnals a Colau per la prostitució

  • La Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona acusa el govern municipal de frivolitzar el comerç del sexe

Dures crítiques veïnals a Colau per la prostitució

Una prostituta nigeriana prova de cridar l’atenció de possibles clients a la Rambla (Llibert Teixidó)

La Federació d’Associació de Veïns i Veïnes de Barcelona ( FAVB) acusal’Ajuntament de frivolitzar la realitat de la prostitució a Barcelona per la seva proposta de regular aquesta activitat sempre que sigui voluntària. En un comunicat inusualment dur, els veïns van criticar la participació de la regidora de Cicle de Vida, Feminisme i LGTBI, Laura Pérez, en un programa de televisió al qual també van anar algunes defensores de la prostitució i en el qual es “va contribuir a normalitzar una situació de desigualtat que comporta el patiment i l’explotació de milers de dones i nenes, moltes d’elles a Barcelona”. Per això, apressen l’equip de govern a triar entre el model neoliberal alemany i el feminista abolicionista suec, i alerten del risc de la “ prostitucionalització” de la ciutat.

El moviment veïnal barceloní, molt vinculat a BComú i a l’alcaldessa Ada Colau, està en complet desacord amb la distinció que fa Laura Pérez entre les dones que exerceixen la “prostitució de manera lliure i les que ho fan de manera forçosa”, i la intenció de l’Ajuntament que les dones que exerceixen aquesta activitat des de la llibertat tinguin “drets, seguretat i condicions higièniques”.

La FAVB considera que si hi ha tràfic de dones és perquè hi ha demanda, i apunta que quan es parla de comerç del sexe “la qüestió de la llibertat no és pertinent, i el que sí que és important és la igualtat”.

Malgrat que es mostra favorable que l’Ajuntament elimini les multes a les dones que es prostitueixin al carrer, la FAVB és contrària que es deixi de sancionar el client. I considera que amb la possible regulació s’està traslladant a l’opinió pública un missatge de normalitat pel que fa a la compra de serveis sexuals. “Per la porta del darrere s’instal·la de fet un model de relacions que certifica un privilegi ancestral dels homes”.

El mes de novembre passat l’Ajuntament de Barcelona va aprovar una proposta de Ciutadans per començar a preparar una normativa sobre la prostitució voluntària. Va ser en aquell moment quan es va acordar modificar l’actual ordenança per deixar de sancionar les prostitutes que exerceixen al carrer. El cert és que la normativa no ha servit per reduir la presència d’aquest col·lectiu ni per lluitar contra les màfies internacionals que comercien amb el sexe. Aquesta és una de les raons que esgrimeix l’equip de govern per elaborar un nou marc normatiu –amb les limitacions que pot tenir l’Ajuntament en aquesta matèria– amb el qual es pugui dotar aquestes dones de drets.

L’alcaldessa Ada Colau, en la conferència celebrada dimecres passat al Col·legi de Periodistes, va abordar també la qüestió de la prostitució. En cap moment no va utilitzar el terme “regulació”, però sí que va demanar que es treballi assossegadament i que es tingui en compte l’opinió d’aquest col·lectiu “ com a actors i no com a subjectes passius”.

La FAVB, tot i això, considera que l’Ajuntament sembla que només té en compte l’opinió de les Prostitutes Indignades –col·lectiu a favor de regular l’activitat–, mentre silencia “les xineses, les nigerianes, les romaneses…. el gruix de les dones prostituïdes”. Considera que no hi ha diferències entre una noia nigeriana prostituïda a la Rambla o explotada en un discret bordell de l’ Eixample.

Per això, reclama que s’elabori una enquesta rigorosa per saber quantes dones són prostituïdes a Barcelona i en quines condicions. També reiteren la seva petició de participar en el consell assessor del servei municipal Abits. La FAVB reclama a l’Ajuntament coratge per mirar la realitat cara a cara i no acontentar-se amb discursos fàcils i que tranquil·litzen la consciència de l’opinió pública.

El comunicat és especialment crític amb la regidora Pérez i la permissivitat davant les decla­racions de Clarissa Velocci, ­portaveu de Genera, que va as­segurar en l’esmentat programa de TV3 “que no se sap quantes ­putes hi ha, potser totes ho som” o “el matrimoni és una forma de prostitució”.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160115/301411258507/criticas-prostitucion-colau.html

Share

Prostitutas cooperativistas

Prostitutas cooperativistas

Las trabajadoras sexuales del Raval se autogestionan y exigen al Ayuntamiento una sede en la calle Robadors

Una de las protestas de prostitutas en el Raval, Barcelona

Una de las protestas de prostitutas en el Raval / CONSUELO BAUTISTA

Las prostitutas del barrio barcelonés del Raval han permanecido calladas durante los 100 primeros días del Gobierno de Colau al frente del Consistorio barcelonés. Ahora, rompen su silencio y reclaman a BComú que cumpla sus promesas electorales, anuncian la formación de una cooperativa y solicitan la cesión de un espacio municipal donde desarrollar su trabajo.

La Asamblea de Activistas Pro-Derechos sobre el Trabajo Sexual de Cataluña se gestó a finales del pasado mes de marzo y se convirtió en la primera gran organización de España que representaba al colectivo de prostitutas. Entonces, la CUP cedió la confección de las propuestas políticas relacionadas con el trabajo sexual al recién creado grupo de presión. BComú anunció que trabajaría mano a mano con el colectivo, pero ningún otro partido político apoyó a las prostitutas activistas.

Entre las asociaciones que componen la asamblea de trabajadoras del sexo se encuentra Putas Indignadas, un colectivo integrado por las mujeres que ofrecen sus servicios en las calles del Raval. El grupo estuvo en el punto de mira del Gobierno Trias que el pasado 19 de marzo llegó a tapiar la casa del el número 25 de la calle Robadors, lugar donde ejercían muchas de ellas.

Robadors 25

Putas Indignadas anuncia ahora la creación de una cooperativa de trabajadoras del sexo y exige que la sede social sea el edificio que permanece tapiado. “Queremos que el Consistorio nos ceda el número 25 de la calle Robadors, allí montaremos una cafetería en la planta baja, habitaciones para trabajar y una especie de hotel donde atender a víctimas de la trata”, comenta Jeanette, una de las portavoces de la asociación.

Jannette recuerda que cuando el Gobierno de Trias tapió el edificio “Robadors 25 era la cara visible contra los mafiosos y los chulos; ahora la situación es mucho peor”. La portavoz quiere que las propias prostitutas vuelvan a controlar la calle y “Ada Colau nos tiene que ayudar”.

El plan es claro: “Las prostitutas tenemos que autogestionarnos, exigir el local que merecemos, un lugar donde las mujeres que sean explotadas puedan recurrir, las que quieran abandonar la prostitución lo puedan hacer y las que estén en situación irregular puedan ser ayudadas”. La asociación asegura que las condiciones de trabajo deben ser dignas “BComú nos tiene que atender porque lo prometió, y si no lo hace, lanzaremos un pulso al Ayuntamiento”. Jannette asegura que la próxima semana se reunirán con la regidora Gala Pin y le exigirán el local.

Paula Ezquerra, una de las prostitutas del Raval, ha dado el salto a la política. Estuvo en las listas electorales de la CUP en la ciudad de Barcelona y ahora es consejera de la formación en Ciutat Vella. “La prostitución no es un trabajo maravilloso, nadie sueña con dedicarse a ello, pero en esta sociedad ningún trabajo es magnífico”, así de tajante se muestra Ezquerra. La trabajadora sexual recuerda que gracias a estos años de lucha: “Hemos instaurado unas bases y Barcelona será ejemplo de un modelo de trabajo sexual basado en el feminismo y el anticapitalismo”.

Congreso en diciembre

El colectivo Genera, la asociación de profesionales del sexo (Aprosex) y Putas Indignadas, entre otras organizaciones, han programado para el próximo 16 y 17 de diciembre las Jornadas Feministas Alianzas y Trabajo Sexual. Por primera vez en Barcelona prostitutas de diferentes países coincidirán en un mismo espacio para debatir sobre el estado de su profesión y establecer un modelo feminista de la prostitución.

Ezquerra también pertenece a la asociación Paraguas Rojo, “el gobierno de las trabajadoras sexuales a nivel internacional”, y anuncia que está preparando para el próximo diciembre un encuentro europeo de prostitutas en Barcelona. “Marcaremos un nuevo modelo de trabajo sexual hermanado con los movimientos feministas no abolicionistas. El Ayuntamiento tendrá que mover ficha antes de diciembre y cedernos un espacio público, Colau prometió tenernos en cuenta y la paciencia se nos acaba».

Desde BComú aseguran que el “eje de género está trabajando para afrontar el tema y ya se ha consultado a diferentes organizaciones como Putas Indignadas”. Desde el Ayuntamiento aseguran que el caso de las prostitutas del Raval se sigue estudiando.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/10/13/catalunya/1444761314_402214.html

Share

El momento más lujurioso de la historia de España

Frailes mujeriegos realizando sus ‘menesteres’.

Lo dice Juan Eslava Galán, autor de ‘Lujuria’

Se va a la Edad Media, con los clérigos mujeriegos, un rey impotente y el catálogo de putas de Castilla: Violante, La Mariblanca…

  • JUAN ESLAVA GALÁN

El siglo XV, otoño de la Edad Media, fue quizá la época de la historia de España más proclive al desenfreno sexual.

Los intentos del papa Gregorio VII de imponer el celibato al clero habían fracasado. El problema se arrastraba de antiguo. El concilio de Compostela (1056) había ordenado en vano que los sacerdotes y clérigos casados dejasen a sus mujeres e hicieran penitencia; el concilio de Palencia (1129) que ordenó que las mancebas de los eclesiásticos fuesen repudiadas públicamente, fue igualmente desobedecido y la misma suerte corrió el de Valladolid (1228) cuando dispuso que «denuncien por excomulgadas a todas las barraganas públicas de los dichos clérigos y beneficiados y si se moriren que las entierren en la sepultura de las bestias». Un siglo después el concilio de Toledo (1324) lamentaba que «se ha introducido la detestable costumbre de que vayan a comer a casa de Prelados y Grandes las mujeres livianas, conocidas vulgarmente con el nombre de soldaderas y otras que con su mala conversación y dichos deshonestos corrompen muchas veces las buenas costumbres».

El viajero Juan de Abbeville (1228) observó que el clérigo español era más mujeriego que sus colegas europeos. Al final las autoridades cedieron. Un privilegio de Enrique II concedía a los clérigos y prestes de Sevilla el mantenimiento de sus apaños siempre que fuera sin mengua de la castidad: «Que las dichas concubinas en adelante hicieren vida honesta, que les puedan en sus casas de ellas aparejar los manjares y enviarlos a los dichos clérigos a sus casas, y en el tiempo de enfermedad servirlos en cosas lícitas y honestas de día, salvo si el mal fuere muy grave. Y otro sí, que los clérigos y prestes puedan ayudar piadosamente a las dichas mujeres, e hijos ya nacidos, en sus menesteres».

Las canciones y serranillas de este tiempo son de una desvergüenza y procacidad notables. Un estimulante catálogo de dueñas salidas, clérigos encalabrinados, lances de alcoba y monjiles pechos insomnes caldea los aires en las canciones del pueblo. Los gustos literarios de la nobleza guerrera dirigente no eran muy distintos. El amor cortés había evolucionado hasta hacerse sexual en las novelas de caballerías. El caballero combatía llanamente, por la posesión del himen de la dama, representado por distintos fetiches ensangrentados o manchados de sudor, como esos pañuelos o cintas que la dama otorga al amado para que le traigan suerte en la pelea.

Este ambiente disoluto se refleja incluso en la moda. Las hermosas no desaprovechan ocasión de lucir la pechera. El alemán Münzer, de viaje por España, confiesa, entre encantado y escandalizado: «Las mujeres con excesiva bizarría van descotadas de tal modo que se les pueden ver los pezones, además todas se maquillan y perfuman». ¿Qué opinaba el rey de todo esto? El monarca era Enrique IV, un hombre que, a pesar del infamante sobrenombre con que ha pasado a la historia (el Impotente), también participaba en las alegrías de sus súbditos. Los cronistas a sueldo de su hermanastra y enemiga, Isabel de Castilla, destacan su homosexualidad y le achacan diversas perversiones sexuales: que gustaba de rodearse de mancebos dudosos y de vestir a la morisca (Alonso de Palencia) que «era hombre efeminado (…) y que era embuelto en luxurias y vicios desordenados y otras cosas feas» (Fernando del Pulgar), que no se allegaba sexualmente a la reina pero la ofrecía al valido, don Beltrán de la Cueva y otras lindezas. Más fundamento parece tener el diagnóstico del doctor Marañón según el cual el rey padecía «de displasia eunucoide con reacción acromegálica». Debía ser una impotencia intermitente o según con quien porque por otra parte existen testimonios que aseguran que se tenía pistoleadas a las putas de Segovia. Hacia 1510 un clérigo anónimo y conocedor del tema compuso La Carajicomedia, especie de catálogo de las putas de Castilla, obra de valor inestimable en la que se dan muy precisas noticias del estado de la profesión al final de la Edad Media. Entresaquemos algunos nombres:

  1. MARÍA DE VELASCO: «No nació mayor puta, ni hechicera, ni alcahueta sin más tachas descubiertas».
  2. RABO DE ACERO: «Es Francisca de Laguna, natural de Segovia, hizo la carrera en Salamanca».
  3. LA NAPOLITANA: «Ramera cortesana, muy nombrada persona y muy gruesa. Tenía la rabadilla muy urdida y tan grande como un canal de agua. Casó con un mozo de espuelas de la reina doña Isabel que la retiró del oficio»
  4. ISABEL LA GUERRERA: (era Isabel Guerra): «A todos da que hacer».
  5. ISABEL DE TORRES: «Tiene cátedra en Valladolid por mejor escrevir della la fui a ver y a conocer. Es mujer gruesa, de buen parecer, bien dispuesta».
  6. VIOLANTE DE SALAMANCA: «Residente en Valladolid, gana la vida sufriendo diversos encuentros en su persona. Su rufián le marcó la cara de una cuchillada y ella para evitar la segunda se cubrió la cabeza con las faldas, entonces recibió la herida en la parte expuesta: Diole un picapunto en el culo de razonable tamaño».
  7. JUANA DE CUETO: «Muy chica de cuerpo, de muy buen gesto y gorda: tiene buenos pechos; es muy soberbia y desdeñosa a la gente pobre, pero con quien tiene oro muchas veces llega a las manos, pero continuamente ha caído la triste de espaldas en tierra. Tiene gran furiosidad en soltar de los pedos».
  8. LAREZ: «Mujer de increíble gordura; parece una gran tinaja. Ha sido razonable puta, o al menos nunca cubrió su coño por vergüenza de ningún carajo. Se queda en Valladolid manteniendo telas a cuantos carajiventureros cenen».
  9. LA GRACIA: «Mujer enamorada, gran labrandera; hermosa y dispuesta(…) de continuo está en su puerta labrando y por maravilla passa uno que ella no lo mire(…) publica su coño ser ospital de carajos o ostal de cojones(…) tiene gran afición con todo el brazo eclesiástico».
  10. ANA DE MEDINA: «Gentil mujer(…) mujer de buen fregado. Autores son mil legiones de carajos fríos y elados, y pertrechos que allí han recibido perfecta curación y escaldación».
  11. LAS FONSECA: «Hermanas naturales de Toro, residentes en Valladolid. Son gentiles mujeres, especialmente la menor que tiene por amigo al prior de la Merced que en tanto grado la quiere que las paredes del monasterio desuella para dalle».
  12. LA MALMARIDADA PERALTA: «De pequeña edad y gentil disposición, la cual por sus pecados casó con hombre débil y viejo. De coño veloce, esto es, coño cruel ardiendo que siempre está muerto de hambre».
  13. ISABEL DE HERRERA: «Primera de todas las putas del universo, la flor de las mujeres enamoradas, la fragua de los carajos, la diosa de la luxuria, la madre de los huérfanos cojones».
  14. LA MARIBLANCA: «Reside en un mesón de Salamanca, al passo de la vega. Es mujer muy retraída de vergüenza, y que tiene gran abstinencia de castidad. Siendo amiga de un estudiante, una mañana, estando en la cama y aviendo él acabado de passar carrera, ella se hincó de rodillas en la cama puestas las manos contra el cielo mirando a un crucifijo y con lágrimas en los ojos, con devoción, a grandes voces dixo: «¡Señor, por los méritos de tu Santa Pasión, si merced en este mundo me has de hazer, es ésta: que en mis días no carezca de tal ombre como este!». Esta señora, al tiempo que tiene un carajo en el cuerpo, que se querría hallar en un cerro que está fuera de la ciudad media legua por dar gritos a su plazer».
  15. LA PEDROSA: «Reside en Salamanca, es mujer gruesa, gran nalguda(…) estando hodiendo está como rabiosa, ando bocados do puede, y a las veces muerde las sábanas o manta o almohadas y atapase las narices y oídos por no resollar». Ese mundo cambió bruscamente a la llegada de la piadosísima y honesta Isabel la Católica, y no digamos cuando poco después los reinos españoles pasaron a los piadosos Austrias y a ser el nuevo depositario de la promesa divina sobre el pueblo escogido… Pero fue bello mientras duró.

http://www.elmundo.es/cronica/2015/10/11/5617f29722601de0058b459e.html

Share

‘Ley Mordaza’: hablan las primeras prostitutas multadas

Las trabajadoras sexuales del polígono madrileño de Marconi critican la «oleada de sanciones» que han sufrido desde la entrada en vigor de la norma

Carmina, una trabajadora sexual, cuenta su experiencia / L. M. RIVAS / P. CASADO / J. GUZMÁN

“En una noche un solo agente nos multó a 30 compañeras basándose en la Ley Mordaza”, afirma Carmina, una prostituta de 35 años. “El policía me dijo que tenía que volver a la comisaría con 50 actas levantadas”, sostiene la mujer, que trabaja habitualmente en el polígono de Marconi, en el distrito madrileño de Villaverde: “Cuando llegó nos dijo que ya tenía 27, y allí nos multó a tres más”.

La mujer se abanica, un poco tensa. Afirma que le gustaría poder hablar sin un nombre inventado y mostrando su rostro, pero afirma que tiene miedo: “Hasta ahora había presión, aunque no habíamos recibido multas hasta la aplicación de la Ley Mordaza”, explica Carmina. Esta mujer ejerce la prostitución para mantener a su madre y a sus sobrinos. En el acta figura que está denunciada por una falta de obstrucción de la vía pública, aunque ella defiende que estaba en un solar, y que el agente la sacó a la calzada para pedirle la documentación. Este documento no señala cuál será la cantidad que la Delegación del Gobierno demandará a Carmina. Según la Ley de Seguridad Ciudadana, la falta está penada con entre 100 y 600 euros.

La prostituta critica que fue tratada con vejaciones por parte de un agente de la Brigada de Extranjería: “A una compañera llegó a decirle literalmente que si esto no le gustaba se fuera a su puto país”. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid indica que no les consta que haya un repunte de multas, aunque no se puede verificar hasta la publicación del informe de faltas la Delegación del Gobierno que, según el agente, tardará unos meses. También señala que si las mujeres han recibido vejaciones deberían denunciarlo en comisaría.

Actas de denuncia a dos prostitutas, puestas en la noche de este martes en el polígono de Marconi, en Madrid

“Estas multas empeoran sus condiciones de vida. Tienen que buscar otro sitio, se alejan más de la ciudad y es mucho más peligroso para ellas”, afirma Silvia García, de 36 años, trabajadora social delColectivo Hetaira. Esta asociación da apoyo a estas mujeres en los problemas cotidianos en el ejercicio de su trabajo como dar asesoría jurídica o mediar conflictos con comerciantes y vecinos. La meta de este colectivo es que ellas se organicen por sí mismas. “La Ley de Seguridad Ciudadana está regulando la prostitución de manera soslayada mediante la criminalización”, critica la trabajadora social.

“No somos víctimas. Somos, hablando coloquialmente, putas libres”, afirma Lucía —también es un nombre ficticio— de 40 años. Esta prostituta asegura que en el polígono de Marconi el 90% de las trabajadoras sexuales no están controladas por ninguna mafia y trabajan por voluntad propia. “Trata y prostitución no es lo mismo. El que equipara ambas cosas consigue invisibilizarnos”, añade Lucía, que es puntualizada por su compañera Sonia, de 34 años: “Nosotras pertenecemos al oficio más antiguo del mundo, que es la prostitución, no la trata de personas”.

No somos víctimas. Somos, hablando coloquialmente, putas libres”

Lucía, prostituta

Las prostitutas libres de Marconi reclaman la legalización del trabajo sexual y la eliminación de los estigmas que pesan sobre sus vidas cotidianas. “La situación de ahora nos permite tener el negocio pero no que tengas clientes. Nos hemos visto severamente afectadas por nuestras multas y las de nuestros clientes”, protesta Lucía. Estas mujeres demandan un lugar donde puedan trabajar sin molestar a nadie y en el que no sean molestadas. “Los clientes suelen ser muy respetuosos con nosotras, si hay algún malcriado nos negamos a ir con él, somos libres. Pero esta nueva situación nos da miedo. Solo queremos la normalización de la profesión para tener derechos. Somos trabajadoras del sexo”, sentencia Lucía.

http://politica.elpais.com/politica/2015/07/31/actualidad/1438363097_572665.html

Share

¡Siempre puta!

¡Siempre puta!

Dicen que es el oficio más antiguo del mundo. En España no es difícil encontrar un club de alterne recorriendo alguna carretera. Tampoco lo es encontrar a mujeres casi desnudas esperando la llegada de un cliente en algunas zonas urbanas. La prostitución es un negocio que mueve millones en negro, vive a espaldas de la ley, en ocasiones explota a seres humanos, aunque también es ejercido de forma potestativa. La cantidad de tabúes que envuelven el ejercicio de la prostitución es enorme. Las preguntas sobre este oficio brotan por sí mismas, reforzadas por el profundo desconocimiento que hay sobre él. Para formar una opinión con perspectiva es necesario conocer algunos datos sobre la prostitución, y el testimonio de quienes ejercen este oficio.

En España hay casi 24 millones de mujeres, se calcula que unas 400.000 ejercen la prostitución. Cerca de un 90% lo hacen a la fuerza, víctimas de redes de explotación sexual. Hay organizaciones que ponen en duda la veracidad del dato. Comisiones Obreras, en el libro “Derechos de Ciudadanía para Trabajadoras y Trabajadores del sexo” asegura que, en realidad, son unas 20.000 las personas que se prostituyen. La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) asegura que la trata de blancas es más rentable que el tráfico de armas. Según la guía sobre la trata de personas con fines de explotación sexual de 2011, editada por el Ministerio de Sanidad, y presentada por la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP), España encabeza el consumo de prostitución de la Unión Europea. Un 39% de hombres españoles ha pagado alguna vez a cambio de sexo. En el año 2008, la Guardia Civil contabilizó 936 clubes en los que se ejerce la prostitución. La Agencia Tributaria aportó datos en 2005 según los cuales se calculaba una recaudación de 1.124 millones de euros si se legalizase la prostitución. Según un reciente estudio de Feminicidio.net basado en informaciones publicadas en prensa, cerca de 20 prostitutas han sido asesinadas en los últimos tres años. Debido a la fecha de publicación, ese estudio no incluye a las dos mujeres asesinadas por el falso monje shaolín, hace pocos días.

En 2010 pude conversar unos minutos con Eva, una mujer ghanesa que ejercía la prostitución forzada. Se abalanzó sobre el coche para conseguir unos euros con los que saldar la deuda contraída con quienes la trajeron hasta España engañada. Es un patrón que se repite en la mayoría de casos de trata de blancas. Las mafias estafan a mujeres prometiéndoles un falso trabajo y, una vez en España son obligadas a prostituirse. Sin embargo, es muy poco lo que conocemos sobre el ejercicio libre de la prostitución. A pesar de los clichés, los tabúes, el desconocimiento, y los interrogantes ético-morales que se levantan al hablar de la prostitución, hay quienes la elijen de forma libre como forma de ganarse la vida. Contacto con Paula, una barcelonesa que se prostituye por decisión propia. Tarda unos pocos minutos en contestar a mí propuesta, aceptando la entrevista. Lo primero que le pregunto es el motivo que le llevó convertirse en una trabajadora sexual. Por el mismo motivo que llegamos todas las personas que la ejercemos: una necesidad económica perentoria –contesta. No creo que nadie se plantee ejercer este trabajo como opción objetiva, como vocación. Su respuesta es concisa, y directa. Sin embargo, me plantea una duda que no compartiré con ella a lo largo de la entrevista. Si es la necesidad urgente de dinero la que instiga a las personas a prostituirse, ¿podemos hablar en algún caso de prostitución potestativa?

-Tu oficio no tiene buena popularidad y, seguramente, no será sencillo de desarrollar.

Ningún trabajo es fácil de llevar a cabo. La prostitución no es una excepción y, además, conlleva el valor negativo de no poder aprenderlo en ningún sitio. No hay escuelas de putas, no se imparten cursos de formación que te cuenten cómo debes llevar a cabo tu labor en el día a día. Esa es, también, una de las causas por las que no tiene buena popularidad. La exclusión social, el estigma que te persigue lo hacen anti social. Pero si te gusta el sexo y no tienes tabúes; si eres capaz de jugar a practicar sexo con completos desconocidos, este trabajo te aporta un punto humano enorme. Lo de menos es el sexo por el sexo. Lo demás, el afecto que das y recibes.

Antes de plantearte ejercer la prostitución ¿te planteaste otras alternativas?, ¿es el último recurso?

Quien dice, en el presente, en el pasado o en el futuro, que la prostitución es la última alternativa, ha mentido, miente y mentirá. (La negación de la prostitución ejercida por las putas es fruto del estigma –afirma) Siempre hay otras salidas. En mi caso tengo familia y amigos que me hubieran prestado el dinero suficiente para salir adelante sin ningún problema. Pero no quise recurrir a ellos. Ni a nadie. Era perfectamente capaz de llevar a cabo la salida de mi propia crisis, sin más ayuda que la de mi voluntad. He sabido sacarle provecho a un negocio que debería haberme avergonzado y humillado y que, en lugar de ello, me ha empoderado como mujer y me ha hecho mejor ser humano.

-Durante un tiempo tu presencia en medios de comunicación fue desde el anonimato, a cara cubierta. ¿Qué te hizo salir del armario y mostrarte sin tapujos?

Como trabajadora sexual veía absolutamente necesario llegar a la opinión pública hablando de normalización. Pero ¿cómo podía hablar de ella, si lo hacía a escondidas? Hablé primero con mi hijo, y luego con el resto de mi familia. Y fue el principio de mi liberación como mujer prostituta. No puedes hablar de normalidad tras el anonimato. Es absurdo. Mi libertad desde ese momento es enorme. Y la aceptación social hasta ahora, del cien por cien.

¿Acarrea problemas familiares/de pareja ejercer la prostitución de forma voluntaria y pública?

Los problemas de ejercer la prostitución no difieren de los de ser maestro o policía, por decir un par de profesiones al azar. El enfoque es lo más importante. Es decir, si lo planteas desde el victimismo, tu entorno te percibirá como una víctima a la que hay que salvar de un destino tan deplorable. Si te ven convencida de lo que haces, si te perciben feliz, si logras hacerles entender que tu trabajo nada tiene que ver con la dignidad o con la falta de ella, sino que es una opción, todos a tu alrededor perciben la prostitución como algo beneficioso para ti y para la sociedad.

Como no podemos hacer la entrevista cara a cara, la hacemos a través de internet. Le envío las preguntas en un correo que contesta con las respuestas. El modelo de entrevista no da margen para rebatir o repreguntar. Cuando le pregunto cómo es ser prostituta, responde con una evasiva: no comprendo la pregunta… ¿Cómo es ser periodista? ¿Cómo es ser ginecóloga? Basta leer entrelíneas para saber su intención: dejar claro que la prostitución es como cualquier otro oficio.

¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta una mujer que ejerce la prostitución?

La cruel y despiadada sociedad y sus prejuicios. La falsa moralina y el estigma. Cuando te liberas de ellos y decides por ti misma si quieres o no seguir en la prostitución es cuando aprendes a amar tú trabajo, sin tapujos y sin auto-engaños.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de la prostitución?

De nuevo la pregunta es tan genérica que es imposible de responder. Un periodista te dirá que lo peor de su trabajo es soportar la presión del no saber dónde estará ese mismo día, por la tarde. Tal vez en Turquía o en Irán. Otro, por el contrario, responderá que justamente ese punto de la profesión es lo que más le gusta. Todo trabajo tiene sus pros y contras.

Según algunas estadísticas, un 90% de las prostitutas son víctimas de mafias que las explotan sexualmente. ¿Cuál podría ser la solución para terminar con la prostitución forzada?

Esa cifra con tan mala saña, que se hizo pública a través del fallecido Ministerio de Igualdad a cuyo frente estaba la miembraBibiana Aído, ya fue rebatida por el propio Parlamente Europeo que le dio un buen rapapolvo público a la abolicionista ex ministra. Las cifras que se manejan son bien distintas -una de cada 7 mujeres-. Pero las activistas tampoco estamos de acuerdo. No hay cifras reales. No hay suficientes datos para realizar estadísticas y de todos modos, no hablamos de números ni de manzanas, si no de seres humanos. La solución para terminar con las mafias que tratan con seres humanos, no sólo con fines de explotación sexual, sino también en el sector de la industria, o la agricultura por ejemplo, sólo está en manos de los políticos, por esa razón no se termina con ellas.

El movimiento feminista parece bifurcarse respecto al tema de la prostitución. Por un lado están las personas partidarias de la legalización para favorecer a quienes quieran ejercerla y como posible solución para quienes son explotadas; por otro, hay quienes creen que no se debería negociar con el sexo, y están en contra de la legalización.

En este caso ya no hablamos de feministas o no. Hablamos de pro-derechos para  las prostitutas y de abolicionistas. Ellas, las abolicionistas, nos niegan la palabra en convenciones, reuniones, charlas, etc… Reciben millones en subvenciones para atacar a otras mujeres. Ellas no son feministas. Nunca una mujer que se declare feminista, luchará en contra de los derechos políticos, sociales y laborales de todo un colectivo laboral formado principalmente por mujeres.

¿Qué opinas de las dos posturas? ¿Se debería legalizar el ejercicio libre de la prostitución?

Absolutamente, sí. Resulta incomprensible que, en pleno siglo XXI, las putas carezcan de Seguridad Social si trabajan para terceros. Vergonzoso debería resultarles a políticos y a abolicionistas que nuestros hijos y/o parejas puedan ser acusados de proxenetismo sólo por el simple hecho de convivir con nosotras y vivir de nuestros ingresos. Jamás se puede estar de acuerdo con el movimiento abolicionista si uno se considera mínimamente defensor de los Derechos Humanos.

¿Has sentido rechazo por ejercer la prostitución?

He sentido admiración y muchísima curiosidad. Ganas de saber por parte de la sociedad, que también está harta de que los medios les mientan y que los políticos nos obvien. De que las feminazis nos ninguneen y de que nadie luche por nuestros derechos en las altas instancias políticas.

Según un informe de Feminicidio.net, en los últimos años cerca de 20 mujeres que ejercían la prostitución han sido asesinadas. ¿Es la violencia un riesgo constante en tu trabajo? ¿Has vivido situaciones de violencia?

Con todos mis respetos hacia ese página de abolicionistas, ¿puedes decirme cuántas mujeres no putas han muerto sólo este año 2013 a manos de sus parejas, novios, esposos, maridos, padres, hermanos…

Junto al cuestionario, envío una serie de dudas para la publicación, como el nombre que debemos utilizar: Paula Vip es mi nombre artístico y por el que podrás encontrar más información sobre mí y mis andanzas. Pero Paula VIP no se avergüenza ni esconde.  El pasado 11 de mayo de 2012, fundó la Asociación de Profesionales del Sexo junto a otras compañeras.  Tanto en Aprosex (www.aprosex.org), como en otras entrevistas Paula utiliza su nombre real. Dar la cara, también implica exponerte al público con todas sus consecuencias –asegura. ¿Y cómo me refiero a ti? ¿Qué te consideras? Su respuesta, clara y concisa, no deja lugar a dudas. Paula lo tiene claro, ella es ¡Puta, siempre puta!

*Los datos están extraídos de diferentes noticias publicadas en prensa nacional, de informes y estudios mencionados en el artículo, y de la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP)

http://hctrbloguero.blogspot.com.es/2013/06/siempre-puta-paulavip-prostitucion-espana-feminismo.html?m=1

Share

Entrevista a Cristina Garaizabal, cofundadora de Colectivo Hetaira

«La propuesta de Ciudadanos de legalizar la prostitución está hecha a medida de los empresarios»

Cristina Garaizabal es cofundadora de Hetaira , colectivo pionero que cumple 20 años luchando por los «derechos de las prostitutas y la normalización de su trabajo»

Su postura choca de frente contra buena parte del movimiento feminista, que considera que la prostitución supone la mercantilización del cuerpo de las mujeres

«En la sociedad hay trabajos muy desagradables, pero a nadie se le ocurre que tengan que desaparecer. Lo que hay que hacer es dotarlos de derechos»

Cristina Garaizabal, activista y cofundadora de Hetaira / M.B

Cristina Garaizabal, activista y cofundadora de Hetaira / M.B

Cristina Garaizabal lleva 40 años dedicándose al activismo feminista. Psicóloga especializada en terapia de género y transexualidad, comenzó luchando por el derecho al divorcio y al aborto para, años después, convertirse en una de las referentes en la defensa de los derechos de las prostitutas. El Mundial de fútbol de 1982 las expulsó de los alrededores del campo del Fútbol Club Barcelona. Fue el primer contacto que estableció con ellas, a las que no deja de referirse intencionadamente como trabajadoras del sexo.

Lo hace así porque para Hetaira , colectivo del que es cofundadora y que ha cumplido 20 años, la prostitución voluntaria es un trabajo que urge normalizar y reconocer con derechos laborales. La suya es una de las muchas voces que hablan de prostitución dentro del movimiento feminista. Otras, que representan el abolicionismo, consideran que es una forma de violencia que debe desaparecer, pues supone la mercantilización del cuerpo de la mujer. La controversia se ha trasladado ahora al panorama político, después de que Ciudadanos se mostrara favorable a legalizar la prostitución.

El partido de Albert Rivera ha apostado por legalizar la prostitución e incorporar al mundo laboral a las mujeres que la ejercen como autónomas ¿Qué te parece la propuesta?

La propuesta de Ciudadanos se ha hecho al más puro estilo neoliberal y coincide totalmente con la de ANELA (Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne), es decir, es una propuesta a medida de los empresarios. En primer lugar, la prostitución no se puede legalizar porque no es ilegal. Lo necesario es reconocer los derechos de las trabajadoras que se prostituyen por decisión propia. Creemos que su intención es controlar a las prostitutas, pues hablan de convertir en delito la prostitución en la calle, que es la más autónoma y libre.

Decenas de personas se manifiestan por los derechos de las prostitutas

Una manifiestación de prostitutas por sus derechos en Madrid

Que todas se hagan autónomas se puede convertir en una terrible trampa, sobre todo, planteado por los empresarios. En otros sectores ya se ha hecho y el resultado ha sido la creación de «falsos autónomos». Es muy sospechoso también cuando hablan de salubridad e higiene, pues la experiencia europea nos dice que esto se traduce en controles médicos obligatorios, que alimentan el estigma social de que son ellas las que transmiten enfermedades a los clientes y no al revés, algo que es totalmente falso. Todos sabemos que no hay grupos de riesgo, sino prácticas de riesgo.

A raíz de la propuesta de Ciudadanos, que abrió el debate, ¿cuál ha sido la relación tradicional entre la izquierda y la prostitución?

En la prostitución no hay izquierda ni derecha, por desgracia. Izquierda Unida y el PSOE tienen discusiones fuertes en su seno, pero normalmente las direcciones están presionadas por los grupos internos abolicionistas. Son personas a título individual las que están a favor de los derechos. No obstante, nos alegramos de que Alberto Garzón, tras decir en La Sexta que «la prostitución es el grado más extremo de violencia de género», nos haya concedido una entrevista en cuanto pasen las elecciones. Por lo menos, evidencia una postura más abierta al diálogo.

¿Los partidos políticos suelen escuchar a las prostitutas a la hora de proponer iniciativas que les afectan?

No. Así de tajante y sin matices. Lo que es cierto es que con los que han surgido últimamente, como Podemos o Ahora Madrid, sí tenemos otras posibilidades, aunque en su interior hay debates importantes. Pero en general, cuesta mucho que los políticos escuchen a las trabajadoras del sexo empoderadas, en pie de igualdad. De ellas no se acuerdan nunca, solo cuando los ciudadanos se quejan porque ha ocurrido algo en la calle o en periodo electoral.

La Ley de Seguridad Ciudadana entrará en vigor el próximo julio ¿Cómo afecta al ejercicio de la prostitución esta norma?

Nos va a afectar a todos de forma terrible. Si además añadimos las lindezas que va diciendo Esperanza Aguirre sobre las personas sin hogar y las manifestaciones por ‘perjudicar al turismo’, en este país volvemos al franquismo a la que nos descuidemos. La ley mordaza empeorará las condiciones de las trabajadoras del sexo. No hará que desaparezcan. En el fondo, el objetivo de estas normas es que no se vean.

Una parte del feminismo considera que la prostitución es una forma de sumisión de las mujeres hacia los hombres  que supone la mercantilización y cosificación del cuerpo de la mujer. ¿Es la prostitución violencia de género?

La prostitución como institución, al igual que el matrimonio, tiene que ver con el sistema heteropatriarcal. Por eso las mujeres que ofrecen o compran servicios sexuales están más estigmatizadas que los hombres que lo hacen. Pero cuando se habla de que la prostitución es la compra del cuerpo de las mujeres, lo que se está haciendo es reforzar la idea de que el hombre que va de prostitutas puede hacer lo que quiera porque las está comprando enteramente. Ellas no se venden, ellas lo que hacen es ofrecer servicios sexuales que tienen su precio. Intercambian actos sexuales por dinero, lo cual no tiene mayor problema a pesar de que mayoritariamente sea entre una mujer y un hombre, aunque no exclusivamente.

Hemos sido socializadas desde pequeñas en que existen dos tipos de mujeres: las buenas y las malas

Este tipo de afirmaciones hacen un flaco favor a las trabajadoras del sexo y pasan por alto la necesidad de educar a los hombres en que ir a comprar servicios sexuales es igual que ir al bar a pedir un café, por supuesto, teniendo en cuenta las particularidades del trabajo sexual: por mucho que tras la barra esté una mujer inmigrante sin papeles, tu no te crees con el derecho de comprarla a ella por completo, sino que accedes a un servicio concreto.

¿La prostitución es entonces un trabajo como otro cualquiera?

Tiene sus especificidades como las tienen el resto. La primera es que aparece el sexo de por medio; tiene mucho que ver con la intimidad, por lo que es muy importante que las trabajadoras del sexo se profesionalicen y no hagan aquello con lo que no se sienten cómodas. La segunda es que sobre quien ejerce este trabajo recae un estigma enorme: o bien cometen un pecado o representan el colmo de la traición patriarcal. Mira que hay trabajos desagradables en la sociedad…pero a nadie se le ocurre decir que tendrían que desaparecer, sino que habría que dotarles de derechos para ejercerlos en condiciones dignas.

¿De dónde proviene ese estigma?

De la ideología patriarcal, que las criminaliza porque son mujeres que manejan dinero y que consiguen su independencia económica a través de su sexualidad. Es algo revolucionario porque va contra el control de la sexualidad de las mujeres y la reproducción que pretende el patriarcado. El abolicionismo ayuda a alimentar esta idea cuando dibuja a todas las trabajadoras sexuales, independientemente de que lo hagan de forma voluntaria o no, como víctimas.

¿En qué se traduce ese control de las mujeres que, según afirmas, hace el sistema patriarcal?

Hemos sido socializadas desde pequeñas en que existen dos tipos de mujeres: las buenas y las malas. Las primeras no muestran su sexualidad de forma explícita, son recatadas y no llaman la atención. Luego están las malas mujeres, las putas, las que se muestran claramente sexuales, que van «provocando» y, para colmo, piden dinero por algo por lo que las demás deberíamos estar encantadas de hacer: mantener una relación heterosexual. Las trabajadoras del sexo son las representantes de todo lo que no hay que hacer, según los mandatos patriarcales, que nos indican que las buenas mujeres serán protegidas y las malas no.

¿Hay muchas prostitutas que ejercen la prostitución voluntariamente?

Una y otra vez se repite la cifra falsa de que el 90% de las mujeres que ejercen la prostitución son víctimas de trata, pero nadie es capaz de ofrecer estudios concretos que lo avalen. El único informe serio al respecto es de Naciones Unidas, que confirma que una de cada ocho trabajadoras del sexo es víctima de trata. Es decir, en torno a un 85% lo hacen por propia voluntad. Otra cosa es que la capacidad de decisión esté condicionada por las necesidades económicas u otras circunstancias, pero todos lo estamos. La pobreza, aunque empequeñece las alternativas, no elimina la posibilidad de elección. Lo que sí que no se elige son las condiciones de trabajo, que son abusivas por la falta de derechos.

En varias ocasiones habéis alertado del peligro que supone confundir prostitución y trata de seres humanos. ¿Por qué es tan peligroso?

Lo es confundir trata y prostitución voluntaria porque es muy difícil luchar de forma eficaz contra ella cuando no se diferencian bien, pues es más costoso identificar a las víctimas. Meter ambas realidades en el mismo saco hace que no acabe de quedar claro qué es la trata: secuestrar a una persona para someterla a esclavitud. Y esto les pasa a mujeres y hombres y para diversos fines, entre ellos, explotación sexual, pero no solo. No es lo mismo que la prostitución voluntaria.

¿Por qué es tan necesario el reconocimiento laboral de las prostitutas que ejercen por decisión propia?

Porque nadie vive mejor sin derechos. No se puede seguir excluyendo a las trabajadoras del sexo voluntarias porque vivimos en sociedades en las que los derechos ciudadanos se adquieren fundamentalmente a partir de la inserción en el mundo laboral. Con las mujeres inmigrantes ese ha sido uno de los grandes problemas: mujeres que viven en este país y que cuentan con medios autónomos que provienen de la prostitución, no pueden regularizar su situación.

Los derechos y las leyes laborales impedirían que los empresarios plantearan condiciones abusivas en los clubes, pues no serían libres para hacer lo que quisieran. Se deberían regular las relaciones laborales defendiendo la autonomía y la libertad de las mujeres, respetando a qué clientes y qué servicios desean ofrecer. Los derechos servirían, además, para normalizar el trabajo sexual voluntario como lo que es: un trabajo.

http://www.eldiario.es/sociedad/Entrevista-Cristina-Garaizabal_0_387411495.html

Share

La hipocresía de los políticos frente a la prostitución

por Enrique Anarte

Fotografía vía Colectivo Hetaira

Fue hablar Albert Rivera y el asunto saltó a los titulares. El líder de Ciudadanos, formación que se mide ya con los dos grandes partidos tradicionales y Podemos en un cuarteto electoral, anunció el pasado 13 de abril que la regulación de la prostitución iría en su programa para las elecciones generales. Las declaraciones del flamante niño de los ojos de muchos españoles alteraron a muchos pero trajeron pocas propuestas frescas: el polémico proyecto ya lleva tiempo acomodada en los programas del nuevo partido de moda. En respuesta al atrevimiento del catalán, políticos, periodistas y tuiteros en general se lanzaron de cabeza al debate.

El ruido ha sido fuerte, pero la renovación de las caras de una clase política empeñada en regenerarse no han traído ideas nuevas a un asunto, cuando menos, incómodo hasta en los círculos feministas. Las marcadas diferencias que separan a unas y otras fuerzas políticas se desdibujan cuando toca -porque parece ser algo que llega, que nadie se atreve a sacar a colación – hablar del trabajo sexual. Aquí el consenso es la ley y se traduce en un rechazo tajante de la posibilidad de regulación de algo que atenta contra la «dignidad» de las mujeres y que es inherentemente violencia. De izquierda a derecha, los argumentos han sonado vagamente diferentes, pero la conclusión ha sidogrosso modo la misma. La misma de siempre.

«El debate social está muy polarizado entre dos posiciones, la abolición o la regulación, y luego está la gente que directamente no quiere entrar en el debate y que por eso la prostitución está en un limbo jurídico», cuenta a VICE June Fernández, periodista y directora de Pikara Magazine, una publicación feminista y con perspectiva de género que en apenas unos años se ha convertido en una referencia dentro y fuera del Estado español. «También creo que hay una polarización entre victimizar al extremo a todas estas mujeres, sin hacer distinciones, y la postura extrema contraria, que sería decir que la prostitución es una actividad laboral como otra cualquiera», reflexiona.

Sus palabras reflejan el panorama al que se enfrentan quienes pretenden abordar el tema con todos sus matices. ¿Prostitución? Violencia, trata, tráfico. Esas palabras se repiten en la boca de los representantes de todo el espectro político, de izquierda a derecha. Comosi acaso fuesen lo mismo.

Pero la realidad de la prostitución es mucho más compleja: «Cuando se hace el discurso de que la mayor parte de las prostitutas lo hacen obligadas por mafias, se está obviando que si las mafias existen es porque las mujeres de países de países empobrecidos acuden a estas redes para poder emigrar. Esto pone de manifiesto que, cuando se habla de prostitución, se habla muy poco de extranjería y se habla muy poco de que, por una parte, muchas mujeres terminan en redes de tratas o tráfico de personas como una estrategia para poder emigrar a una Europa construida como una fortaleza, y por otra parte, que incluso las mujeres que vienen a España por otras vías ejercen la prostitución porque esta Ley de Extranjería limita sus posibilidades laborales», critica la periodista. «Esto es, una mujer inmigrante sin papeles básicamente a lo que se puede dedicar es a limpiar casas, a cuidar a ancianos o niños o a la prostitución».

Enlace permanente de imagen incrustada

Cuando se habla de trata, además, hacer números es sencillamente imposible. El limbo jurídico en el que se encuentran la prostitución y las personas que a ella se dedican impide conocer la dimensión real del problema. Pero Fernández va más allá: «Personalmente creo que hay una confusión constante entre trata y prostitución. No creo que sea fácil establecer una línea clara de cuándo estás siendo obligada o cuándo el trabajo es voluntario. Hay un baile de cifras que no representa la realidad. Habrá que definir qué es voluntario y qué es obligado, porque hay veces en que obliga una mafia que secuestra, y veces en que obliga una Ley de Extranjería que no deja trabajar en otra cosa». Desde el año pasado, y por iniciativa del Partido Popular, la prostitución se contabiliza en el PIB español, aunque el compromiso de 2006 del Congreso de los Diputados de confirmar cuánto dinero mueve de verdad esta actividad y cuántas personas la ejercen sigue siendo, casi 10 años después, papel mojado.

La lucha contra la trata se instrumentaliza en función a unos intereses que van más allá de la búsqueda de la «dignidad» o la erradicación de la «violencia». VICE ha entrevistado a Josué González Pérez, activista feminista LGTBI e investigador en cuestiones de género, quien señala las contradicciones de un enfoque cuyas consecuencias son nefastas para muchas prostitutas: «Las políticas restrictivas son legitimadas a través de los medios de comunicación con la exposición de macrorredadas, por ejemplo, en un club de alterne, que se dice que se han producido en pro de la lucha contra la trata, cuando en realidad se trata de un control migratorio. Lo que no se sabe y no se dice es que esas mujeres muchas veces ni siquiera eran víctimas de trata y luego, con frecuencia, son deportadas».

Al componente fuertemente xenófobo se le suma el doble rasero de la clase política. Son los mismos partidos que gobiernan y tratan de obviar el debate público al respecto -y, cuando este se hace inevitable, se encierran en sus discursos monolíticos – los que a nivel municipal aprueban ordenanzas que de facto persiguen y criminalizan el ejercicio de la prostitución. Las políticas de control del cuerpo, que en 2012 se cobraron la vida de Mary, una prostituta del Raval, se materializan en multas de hasta 750 euros en ciudades como Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla, Granada, Málaga o Valencia. Todo ello se enmarca, según algunos, en un proyecto silencioso de gentrificación, que no pretende solucionar el problema sino invisibilizarlo, desplazarlo, con el fin de adecentar la zona.

Quienes mejor conocen estas realidades son ellas mismas. «Aquí en Madrid hemos tenido casos de mujeres prostitutas con una situación de violencia de género en sus familias y los servicios sociales locales les han dicho que primero tenían que dejar la prostitución para luego poder solucionar su problema», cuenta a VICE Mamen Briz, una de las portavoces de Colectivo Hetaira, probablemente el ejemplo más conocido de prostitutas organizadas para defender sus derechos; aunque no el único, como han demostrado, entre otras, las Prostitutas Indignadas de Barcelona. «El PSOE y el tripartito catalán fueron los primeros en poner en marcha normativas cívicas ciudadanas, en concreto en Barcelona, que vinieron a hacer todavía más intolerable la situación de las trabajadoras del sexo, sobre todo de aquellas más vulnerables», critica Briz, quien añade lo siguiente: «El argumento de ‘la prostitución es violencia’ es un argumento que se emplea desde muchos sectores de una manera absolutamente utilitarista e ideologizada».

Fotografía vía Colectivo Hetaira

La dignidad de estas personas, la violencia a la que -casi todos coinciden- están expuestas, deja de ser motivo de preocupación cuando el negocio es suculento. El investigador González Pérez recuerda el caso de Eurovegas: «En este proyecto, uno de los agentes que estaba en la mesa cuando se estaba intentando diseñar era el colectivo de empresarios de alterne, a quienes representa ANELA, que quería impulsar políticas totalmente distintas a las reclamadas por las trabajadoras del sexo». Madridy Cataluña se disputaron ferozmente el título de anfitrión del complejo de juegos que, según Hetaira, facilitaría la apertura de «grandes prostíbulos» donde las trabajadoras no tendría ningún tipo de garantía y las mafias podrían «campar a sus anchas parapetadas en sociedades anónimas». Un ejemplo más en la línea de esa «doble moral» que quiere erradicar la prostitución «que se ve», pero que no se compromete a combatir de manera efectiva la trata de mujeres.

El debate político, sin embargo, no es sensible a esta complejidad. Ante el anuncio de Rivera de la propuesta de regulación del trabajo sexual, PP, PSOE, UPyD y la Izquierda Plural mostraron su rechazo a que se comercialice el cuerpo de las mujeres -como si actualmente no se hiciese, por mucho que su silencio hiciera pensar lo contrario – y a que Ciudadanos lo utilice como reclamo electoral. La pregunta es cuándo creen ellos que deberá abordarse el asunto. Asociaciones y activistas que defienden los derechos de las prostitutas critican el abandono de los partidos gobernantes (fue el PSOE, por ejemplo, el que dejó a estas fuera de la Ley Integral contra la Violencia de Género, y el PP quien modificó una justicia universal que, según critican las asociaciones, es ya incapaz de perseguir a las mafias) y la falta de interés del resto de partidos. «Es significativo», señala González Pérez, «cómo fuerzas que son antagónicas son capaces de difuminar fronteras políticas respecto a este fenómeno y de generar un consenso basado en la exclusión, en este caso la de las trabajadoras del sexo».

Tampoco la izquierda es capaz de articular un discurso diferenciado. El investigador cree que hay un desinterés por la cuestión: «Al fin y al cabo son putas, y las putas poco interesan a la sociedad. Eso tiene que ver con que las organizaciones de izquierda no son impermeables a la ideología patriarcal y a la jerarquización de la sexualidad y de las prácticas sexuales». Sigue vigente, según él, «una clasificación entre buenas y malas mujeres, entre putas y santas, que solo beneficia al patriarcado».

Desde Hetaira dan la bienvenida a la propuesta de Ciudadanos, pero se muestran «críticas» con el enfoque que aparentemente ha adoptado la formación: «Quien quiera ejercer de trabajador sexual va a tener que hacerse autónomo sí o sí, lo quiera o no, ya reúna o no los requisitos para poder serlo. Esto significa que habrá mujeres y hombres que queden excluidos de esta posible legalización. Además habla de que deberá ejercerse siempre en locales convenientemente legalizados. Esto significa que los empresarios de locales de alterne pueden estar muy contentos, porque no se van a tener que responsabilizar en absoluto de que las personas que trabajan en su club tengan los derechos laborales correspondientes: no van a tener derecho como trabajadores a terceros, sino que van a ser una especie de falsas autónomas. Esta norma, además, excluye de manera absoluta a las personas que captan a su clientela en la calle y que por los motivos que sean no van a tener acceso a ningún local o club de alterne. Las más mayores, las menos agraciadas físicamente o cualquiera que tenga una condición que no le guste al cliente no lo van a tener tan fácil».

Hay quien cree, en realidad, es todo una cuestión de dinero. Albert Rivera no ha sido recatado al respecto. El candidato ha enfatizado la «vertiente económica» de la propuesta: está convencido de que el negocio de la prostitución podría ser la tercera actividad económica de España. Las críticas de las asociaciones como Hetaira han señalado que de nuevo el líder de Ciudadanos se centra en los intereses de los empresarios y no atiende a las necesidades reales de las prostitutas: «Algo que nos hace mucha gracia a las mujeres de la calle es cuando se habla de las ingentes cantidades de dinero que mueve la prostitución, ya que es un dinero que por mi bolsillo desde luego no está pasando», ironiza Mamen Briz.

Enlace permanente de imagen incrustada

Aún así, ellas saben que unas elecciones son un momento para intentar encender la chispa del debate que pocos se atreven a sacar del cajón: «En esta ocasión, nosotras hemos decidido adelantarnos y hemos realizado una serie de propuestas de cambio, tanto a nivel nacional como autonómico y local; en relación a la prostitución, pero también a la trata de personas», cuenta Briz. «Estas propuestas se las hemos hecho llegar a todos los partidos políticos, también a Ciudadanos. Es cierto que nos pidieron una entrevista, pero estamos todavía pendientes de ella, no hemos vuelto a tener contacto alguno». Queda por ver si de aquí a que se celebren las elecciones se les dará la oportunidad siquiera de opinar sobre la regulación de su medio de subsistencia.

¿Cómo abordar un debate como este? La periodista June Fernández cree que » es necesario un análisis de género sobre los modelos de sexualidad masculina y femenina y su relación con la prostitución. Por qué una cuarta parte de los hombres españoles ve como una opción recurrir a servicios sexuales, y qué relación hay entre esto y que se mantenga la dicotomía de la santa esposa y la puta. Creo que es importante pensar en profundidad qué hacer con los hombres y, personalmente, no creo que la solución sea la punitiva, criminalizarles, caricaturizarles como explotadores de mujeres, pero tampoco creo que haya que normalizar el consumo de servicios sexuales, sino que hace falta cuestionar el modelo de sexualidad masculina y su forma de entender la prostitución». Está convencida de que son las propias trabajadoras quienes conocen su realidad y sostiene que una perspectiva feminista «implica el reconocimiento de las otras mujeres y de sus propias estrategias de lucha, y mucho ojo con el estereotipo de mujeres oprimidas, indefensas y sin capacidad de acción».

El investigador González Pérez coincide en rechazar los discursos «salvacionistas» y aboga por dar voz a las protagonistas: » A muchas personas les preguntas por la prostitución y parece que han hecho un estudio empírico del sector. En realidad no es más que un discurso prefabricado», critica.

En VICE hemos decidido darles a ellas -«las otras», según June Fernández, «las de abajo», según Josué González – la última palabra. Mamen Briz recuerda que en Hetaira tienen ya 20 años de trabajo a sus espaldas y enumera toda una serie de líneas de actuación: revocar una Ley de Seguridad Ciudadana que amenaza con perseguirlas, inspecciones de trabajo en locales de alterne, permisos de residencia y trabajo para aquellas en situación irregular, etcétera. Ella cree firmemente que la sociedad española está preparada para el debate. Solo queda el resto estemos dispuestos a escucharlas: «Es increíble la cantidad de personas que saben muchísimo sobre la prostitución pero nunca se han tomado un café con una prostituta».

http://www.vice.com/es/read/la-hipocresia-de-los-politicos-frente-a-la-prostitucion-325

Share