UN DÍA COMPLETO JUNTO A UNA PROSTITUTA

Faltaban diez minutos para las 11 de la mañana y el teléfono ya comenzaba a sonar. Al principio, las mismas preguntas: “¿Cuál es vuestra dirección?, ¿cómo sois?, ¿a qué hora puedo ir a veros?”. Las agencias de contactos trabajan las 24 horas al día, los siete días de la semana, a la espera de una llamada telefónica para concertar una cita con alguna de las chicas que trabajan para ellas.

“Comenzar a trabajar en una casa de contactos o agencia es bastante fácil. Sólo tienes que llamar a algún teléfono de los muchos que se publicitan en los periódicos buscando chicas para contactos. Incluso en algunos de ellos es posible que te ofrezcan la posibilidad de alojamiento”, explica Miriam, de 24 años, estudiante de Historia y que ejerce la prostitución.

A Miriam no le gusta la palabra prostituta. Prefiere utilizar eufemismos del tipo las-que-nos-dedicamos-a-esto. Pertenece a la clase más elitista, a un grupo de jóvenes que no están sometidas a las mafias, sino que eligen acostarse con un hombre para sacar dinero rápido.

Aunque no existen datos oficiales, Miriam y sus compañeras están seguras de que cada vez son más las que alternan las aulas con la prostitución, un negocio que ya engloba a más de 300.000 mujeres en toda España -la mayoría extranjeras- y que mueve 18.000 millones de euros al año. Miriam trabaja en una casa de contactos situada en la calle Infanta Mercedes, en Madrid, en los aledaños del estadio Santiago Bernabeu. Allí reciben a los clientes que desde por la mañana pasan por esta casa para mantener algún tipo de relación sexual. Muchos de estos clientes son directivos y funcionarios de la zona que hacen un hueco en su jornada laboral para darse un respiro.

“La mayoría de nuestros clientes trabajan cerca de aquí y entre reunión y reunión vienen a desfogarse durante una hora. En ese tiempo, intentamos quitarle el stress con un ligero masaje, un poco de juego amoroso para terminar en el coito. Aunque la mejor hora para nosotras es la del almuerzo. Ellos utilizan la hora de la comida para satisfacer sus fantasías. Pero lo más anecdótico son los días que se juega algún partido importante de fútbol: durante todo ese tiempo ni una sola llamada, pero luego viene más de uno a celebrar la victoria de su equipo”.

En busca de nuevas experiencias sexuales

Sin embargo, para asombro de muchos que todavía tienen en mente el prototipo de macho ibérico, las experiencias y exigencias que demandan cada vez más los clientes de estos servicios son altamente excéntricas. “Por regla general, por cada diez servicios más de la mitad solicita realizar un coito anal (griego en el argot), pero no siempre practicado por el hombre hacía la mujer, sino que sea la mujer quién utilice un vibrador para que el hombre consiga el orgasmo mediante el coito anal”. Los precios de mercado de estos servicios varían en función del status que tenga la casa de citas, pero dentro de un nivel medio-alto la media es de 300 euros la hora. Por supuesto, estos precios van en función del servicio solicitado, donde prima más la calidad que la cantidad.

Para quienes se dan un capricho, de vez en cuando, por alguna de estas casas de contactos, es de sobra conocida la situada en la calle Juan Bravo, también de Madrid, un ático cuyo deleite, para muchos, es el jacuzzi de la terraza -que imita a una terma romana- donde se han dado cita varios clientes famosos: ciertos presentadores de televisión han ido allí buscando una chica para que les haga compañía en la soledad nocturna. “Este jacuzzi es un rincón especial donde los clientes dan rienda suelta a sus más íntimas fantasías. Te sorprenderían los caprichos sexuales de muchos de ellos; cuando los ves en televisión tienen una apariencia tan normal y seria, y luego vienen aquí a comportarse tal como son en realidad”.

“Otras veces, no desean nada más que hablar. Simplemente quieren que les acompañemos a su casa a tomar algo y no paran de hablar de sus problemas personales. Algunos de ellos, no pueden hacer nada debido a lo pasados que están con ciertas drogas. Pero a nosotras estas situaciones nos vienen bien ya que no te obligan a nada y, sin embargo, te pagan las horas que estamos hablando al precio pactado”.

A precio de oro

En un sector donde cada vez hay más mujeres extranjeras: colombianas, brasileñas o argentinas, los hombres españoles demandan para este tipo de negocio mujeres españolas que, aún teniendo el carácter latino, no sean demasiado melosas.

Yolanda fue “puta”, como ella dice, pero ahora ejerce como madame, es decir, encargada de una agencia que ofrece servicios de escort (acompañamiento) a clientes que sean capaces de pagar 3.000 euros por una noche: “Los señores que vienen aquí buscan una chica de buen físico, pero que no llame demasiado la atención. También piden que tenga cierta cultura, que no les haga quedar en ridículo en una cena. Para ese trabajo, las universitarias son ideales”, afirma.

Lidia comenta que “la agencia es la que cuida de una, sobre todo en cuanto a la seguridad”. Y apunta: “No nos envían a ningún sitio extraño sin antes comprobar que el señor que solicita el servicio coincide con la persona que dice ser”.

Este tipo de agencias no firman ningún contrato con las chicas, pero la mayoría pide que se trabaje con ellas en exclusividad, para que puedan trabajar todas las veces que sean solicitadas por el cliente. Para la casa de citas, el negocio es redondo. Normalmente, estos servicios se enmascaran bajo la epígrafe de masajes o fisioterapeutas, pero no pagan impuestos ni ofrecen ninguna garantía a las chicas que trabajan con ellos. Todas sus ganancias son en negro y los gastos de mantenimiento son una proporción muy pequeña para el beneficio que obtienen.

La tarifa de estas chicas asciende desde los 300 euros por un servicio de una hora, 2.000 por una noche y 3.000 si esa noche la pasa de viaje con un cliente. “La media de lo que saco al mes puede estar en torno a los 4.000 o 4.500 euros, pero a la agencia le corresponde la mitad. Parece mucha pasta, pero tienes que pagar el alquiler de un piso, así que 2.000 euros no es tanto”. Arantxa cree que es justo que sus jefes se queden con el 50% del dinero, “ya que ellos te proporcionan clientes, seguridad y discreción”.

Pero las chicas no tienen tanta libertad como parece, aunque ellas deciden si realizan el servicio o no, las agencias les tienen hipotecadas. “Cuando trabajas en una casa de citas, nos pagan una vez a la semana según lo que hayamos trabajado. Pero a la hora de la verdad, nunca dan el sueldo completo, siempre nos dejan una pequeña parte que, por un motivo u otro, no nos pagan para no caer en la tentación de dejarlos colgados de un día para otro”.

Este oficio no es tan sencillo como parece, las chicas están sujetas a la demanda de los clientes. No siempre hay trabajo para todas las que trabajan en la casa, y no todos los días hay clientes dispuestos a relajarse por una suma alta de dinero. Incluso, deben pasar por trances que dejan, a veces, sin aliento. “A veces tenemos llamadas extrañas, como la de un personaje conocido ya por estos lares, que suele llamar a distintas casas pidiendo siempre lo mismo: pregunta si habría alguna chica capaz de matarle. Él te explica como lo debe hacer, incluso queda en venir a una hora determinada. Hemos tenido suerte y nunca ha aparecido este individuo”.

Los gastos del sexo

En grandes líneas, el coste de una casa de citas depende del nivel que se desee ofrecer a los clientes. Lo más caro es alquilar una vivienda de varias habitaciones que incluyan baños con jacuzzi. Este capricho hace subir de manera considerable el servicio, sobre todo si se tiene en cuenta que el baño va acompañado, normalmente, de una botella de champán.

Algo que se lleva casi todo el capital es la publicidad insertada en los distintos periódicos. “Todas las semanas contratamos varios módulos de publicidad en diarios nacionales y locales, donde con mensajes ardientes intentamos atraer a la clientela. Un truco es poner distintos anuncios con números de teléfono, también diferentes, para que no caigan en el aburrimiento. Los hombres al ver varios teléfonos de contactos llaman a los más nuevos para probar lo que ellos creen chicas nuevas”. El gasto en publicidad suele ser, aproximadamente, 2.000 euros a la semana.

Por último se encuentran los gastos de manutención propios de la casa como son toallas, jabones, zapatillas de baño, aceites para masajes y los distintos artilugios necesarios para los juegos eróticos. Las chicas pueden realizar al día entre diez o quince servicios a 300 euros cada uno y sólo se llevan el 50% de este beneficio, el resto es para el dueño que no aparece por allí ni para hacer caja.

Miriam desea matizar muchas de las cosas que se han escrito sobre la prostitución de lujo en España. “Esto es muy distinto a lo que te venden en la tele. No es verdad que seamos adictas a la cocaína. No es verdad que estemos todos los días de fiesta, ni que lo hagamos por comprar ropa cara, ni que seamos unas ninfómanas. Yo termino de hacer mi trabajo y soy una tía normal, igual que cualquier compañera de facultad”.

No es fácil, según dicen, ser trabajadora del sexo y estudiar al mismo tiempo: “La doble vida te exige discreción. Vives con el miedo pegado al cuerpo, a que te descubran tus compañeros de facultad, a que te reconozca tu familia… No es dinero fácil, ni mucho menos”. Lidia es de la misma opinión: “Tengo que pensar en dos personas diferentes. Mi vida normal y mi otra vida. Cuando necesito ropa compro de dos tipos: la del día y la de la noche”

Fuente: http://www.sitiosespana.com/notas/agosto-2005/prostituta.htm

Share

Las árabes reivindican el sexo

SEGUNDO FORO DE MUJERES ÁRABES

Polémica discusión sobre masturbación y otros tabúes en el Foro de Mujeres Árabes

JAVIER ESPINOSA
BEIRUT.- «¿Pero es vamos a ser como los animales? ¡Si pensamos que el sexo es una actividad que se puede practicar en público, pues comencemos ahora mismo, en esta misma sala!¡Todos a practicar el sexo, vamos!». La intervención airada de la invitada de Emiratos Arabes Unidos (EAU) al Segundo Foro de Mujeres Árabes provocó una estruendosa carcajada entre todas las presentes y la adhesión fervorosa de un sujeto, que llegó a levantarse de su asiento aplaudiendo a la susodicha y declarándose presto a responder a cualquier requerimiento en tal sentido.

Una libanesa que se identificó como Carole Arayed irrumpió en el debate quejándose de la comparación establecida por la señora. «¡No somos animales, pero las mujeres tenemos derecho a nuestra sexualidad! ¿O es que vamos a terminar como pasó en ese país árabe donde apedrearon a una pareja de camellos porque el camello estaba practicando el sexo con la camella?», soltó a través del micrófono.

Intercambios tan singulares como el presente se prodigaron este viernes durante la clausura del Segundo Foro de Mujeres Árabes que se celebró en Beirut, que dedicó la jornada a debatir sobre sexo y belleza femenina en una región donde esta temática todavía sigue siendo un tabú.

La convocatoria reunió a más de medio millar de empresarias, artistas, políticas, feministas y activistas de los derechos humanos de mundo árabe.

La polémica cineasta

Ateniéndose a su polémica aureola, la directora de cine egipcia Inas al Degheidy suscitó más de un murmullo cuando arremetió contra las «tradiciones» y alabó «lo sublime que es la relación sexual». «No es cierto que los árabes no tengamos relaciones sexuales, ¡las tenemos y a veces muy perversas pero siempre a escondidas!», dijo promoviendo una ovación.

‘El sexo es algo natural, no podemos considerarlo vil’, dice la controvertida directora Inas al Degheidy

A sus 54 años y todavía con un porte ciertamente seductor, Degheidy no sólo es la cineasta más famosa de Egipto sino un personaje repetitivo a la hora de contabilizar escándalos por su audacia a la hora de filmar películas y sus exabruptos de tono erótico.

Ella misma reconoce que «la adora un 10 por ciento» del público egipcio pero que otro «90 por ciento» simplemente la «quiere matar». No es una afirmación banal. La policía egipcia desmanteló en el 2001 un comando islamista que tenía entre sus objetivos asesinar a la realizadora.

El último alboroto mediático lo generó el pasado verano cuando defendió en sendos programas de TV la legalización de la prostitución —»existe en todo el mundo y en Egipto también. Tenemos que aceptar la realidad», dijo—, la homosexualidad y puntualizó que, si no recurría a desnudos completos en sus películas, era sólo porque se lo impedía la censura.

«Yo también crecí en una familia donde el sexo era tratado con repugnancia hasta que descubrí lo que era el placer. El sexo es algo natural, no podemos considerarlo vil», manifestó Deghidy durante su intervención en el Foro.

En defensa de la masturbación femenina

La postura aperturista de la egipcia recibió el apoyo de la libanesa Rania Barghout, presentadora del conocido programa ‘Kalam Nawaem’ (Conversaciones dulces), de la cadena saudí MBC, especializado en «temas prohibidos», que exigió «la completa libertad corporal e intelectual» de las mujeres. «Por ejemplo, aquí siempre se ha presentado la masturbación femenina como un crimen y en nuestro programa trajimos a un famoso ‘sheik’ (experto religioso) que declaró que las mujeres tienen todo el derecho a masturbarse», puntualizó.

Sin embargo esta postura chocó contra la que mantenían un sector del respetable —en su mayoría llegadas del Golfo y Arabia Saudí— que defendían la necesidad de adecuar la sexualidad femenina con las costumbres locales. «La reivindicación sexual varía de una sociedad a otra y la libertad de expresión tiene como límite no herir a nadie», manifestó la poetisa saudí Thuraya Al-Arrayed

‘No estamos reclamando una revolución sexual ni el libertinaje sino ser conscientes de que vivimos una contradicción’, dijo una psicoanalista

La discrepancia era incluso obvia en las vestimentas que se apreciaban en la sala donde se entremezclaban los velos y las ‘abayas’ con las minifaldas, transparencias, escotes y el derroche de silicona. Ello no impidió que las disquisiciones se extendieran también a la inexistencia de educación sexual en las escuelas árabes, el culto a la belleza y en especial a la práctica extendida de la cirugía plástica o el incremento de la venta de ropa interior a cada cual más sugerente que marcha de forma paralela a la proliferación del velo.

Otra de las participantes, la psicoanalista Marie Therese Khair Badawi, intentó situarse en un término medio al incidir en la necesidad del «diálogo para entender que el cuerpo de la mujer sigue siendo un tabú en el mundo árabe». «Aquí se defiende la virginidad pero al mismo tiempo tenemos clínicas especializadas en reconstituir el himen. No estamos reclamando una revolución sexual ni el libertinaje sino ser conscientes de que vivimos una contradicción», precisó.

Contra el matrimonio forzado

El auditorio sí coincidió en descalificar una práctica común en Oriente Próximo: el matrimonio forzado de las jóvenes. «Es una violación», lo calificó la argelina Sihem Habchi, presidenta de la Asociación francesa ‘Ni Putas ni Sumisas’ Habchi. «Es pura violencia de la familia», le secundó la saudí al-Arrayed.

Los escasos participantes masculinos tuvieron que refugiarse en la ironía frente a un público crítico con su sexo

En este sentido, Kaltham al Koheji, directora regional de comunicación del banco HSBC, aludió a su caso particular como ejemplo de cómo enfrentarse a este flagelo. La familia de Koheji, natural de EAU, la obligó a desposarse con 13 años con un sujeto de 30 que ni conocía. «Un día llegué a mi casa y estaban bailando. Pregunté: ¿y por qué es la fiesta?. Y me dijeron: es tu fiesta de compromiso. Rompí a llorar y dije que quería continuar mis estudios», recordó.

Koheji aceptó sólo bajo la promesa de que podría continuar estudiando y cuando el futuro marido se retractó de tal pacto le llevó a juicio con el apoyo entonces de sus allegados. «Estamos hablando de hace 25 años, pero conseguí que un tribunal anulara el compromiso. Me casé a los 28 con el hombre que yo elegí y ahora soy madre de dos hijos», añadió.

Los escasos participantes masculinos tuvieron que refugiarse en la ironía para afrontar a un público especialmente crítico con el desempeño de su sexo. El profesor de arte libanés Michel Jabre llegó a proponer que en la lucha femenina a favor de la igualdad estas «impongan un boicot sexual» a los hombres, lo que generó de nuevo las carcajadas y gestos explícitos de varias chicas que menearon la cabeza rechazando de plano tal hipótesis.

El carácter quizás inédito de estos debates no eclipsa la marginalización de las féminas en la región, que se encargó de recordar este jueves la propia responsable de dicha cuestión en la Liga Árabe, Hana Sorour. La egipcia aclaró que un 65% de las árabes son analfabetas y sólo un 30% tiene acceso al mercado laboral.

Un contraste abismal con la concentración de riqueza que se está generando en los países del Golfo, donde las mujeres controlaban 364.000 millones de dólares el año pasado, según cifras reveladas en la cita de Beirut.

«Todas estas discusiones están centradas en una clase media que está desapareciendo. La mujer cuya única preocupación es conseguir pan para que coman sus hijos no tiene tiempo para exigir la liberación sexual», sentenció Farida Farisi, una profesora saudí.

Share

La crisis económica provoca problemas de erección

AUMENTAN LAS CONSULTAS A LOS URÓLOGOS

Los urólogos han detectado un aumento paulatino de las consultas por disfunción eréctil causada por la crisis económica, según informó este jueves el doctor Luis Prieto, responsable del Departamento de Urología del Instituto Bernabeu en Alicante. Prieto detalló que la relación entre la crisis económica y la disfunción eréctil «se basa en la aparición de la ansiedad y las alteraciones de la autoestima», indicaron este jueves en un comunicado fuentes del centro médico.

L D (Europa Press) El experto consideró que «han aumentado las consultas por disfunción eréctil porque ha crecido el número de parados». La preocupación «provoca insomnio, falta de apetito, cansancio, tristeza, nerviosismo, irritabilidad y pesimismo», y «con todo ello, hay más ansiedad y se tiene menos relajación y peores condiciones para las relaciones sexuales».

La disfunción eréctil tiene cada vez más un «origen psicológico», debido a problemas tales como el insomnio, la falta de descanso adecuado, el descontrol del ciclo del sueño, que son situaciones de ansiedad y estrés que en estos casos están generadas por la crisis, indicó. «La relación entre la crisis económica y la disfunción eréctil se basa en la aparición de la ansiedad y las alteraciones de la autoestima», precisó. «El mecanismo por el que la ansiedad se relaciona con la aparición de la disfunción eréctil ha sido muy estudiado, ya que desempeña un papel doble: en primer lugar como inicio u origen de la misma y en segundo lugar, como mantenimiento de dicha disfunción».

Así, «un primer episodio situacional de disfunción eréctil en casos donde la ansiedad impera, puede convertirse en una primera experiencia frustrante», reveló. Tras esta situación, el varón puede sentir una siguiente relación preocupado por su rendimiento con la pareja, lo que incrementa su auto-observación. «Si adicionalmente existen pensamientos obsesivos, causas exógenas que generan inseguridad, mitos o ideas de culpa, la situación que se crea será claramente ansiógena, generando una mayor probabilidad de incapacidad parcial o total para mantener una relación sexual satisfactoria», añadió. Además, si a todo esto se añaden problemas previos de relación de pareja o dificultades a la hora de establecer relaciones interpersonales «la situación puede volverse francamente amenazadora o displacentera».

Del balance de las consultas por disfunción eréctil de origen psicógeno se desprende que el prototipo del hombre que visita las consultas urológicas por este motivo «es de un varón promedio 35-45 años, sin alteraciones orgánicas, relaciones sexuales previas satisfactorias, pero que a partir de un expediente de regulación de empleo o cese en su actividad laboral, empiezan a aflorar problemas de pareja». «En la entrevista se perciben algunos cambios en hábitos normales, como pueden ser «el aumento del uso del tabaco, consumo de alcohol, menor descanso o consumo de ansiolíticos», indicó.

Los varones acuden indistintamente solos o acompañados, «en esto no cambia el perfil habitual, sino que suele ser dependiente de la timidez del varón y también del grado de participación de la mujer en el problema». Prieto explicó también que «cuando el varón acude solo, suele venir para tener una primera aproximación de cuál es la causa de su problema con el fin de solucionarlo». En otras ocasiones, acuden conjuntamente cuando hay participación y comunicación de pareja en el problema, cuando la timidez del varón en este aspecto es importante, sobre todo en los últimos años, el varón es traído a la consulta por la propia mujer».

En principio, según los expertos, «este tipo de problemas se solucionan solos, sobre todo si desaparece la causa». No obstante, «puede ser de gran ayuda una entrevista especializada, y el más adecuado especialista en este caso es el Urólogo, que ha de conocer los aspectos tanto psicológicos como orgánicos que afectan a esta disfunción», recomendó. Para el doctor Prieto «es siempre necesario descartar factores orgánicos», tales como el aumento de la tensión arterial o la medicación antihipertensiva, que pueden producir por sí solas este trastorno.

Además, vigilar los hábitos de vida, el descanso, hacer ejercicio físico, llevar una dieta saludable, el consumo limitado de alcohol o dejar de fumar, son recomendaciones personalizadas «que pueden ser de gran ayuda». Así mismo, resaltó que afortunadamente también «se dispone de fármacos frecuentemente eficaces, con baja tasa de efectos secundarios, que no producen dependencia y que en algunos casos pueden ser de gran ayuda.

Fuente: http://www.libertaddigital.com/sociedad/la-crisis-economica-provoca-disfuncion-erectil-1276341116/

Share

Benidorm multa igual a ‘manteros’ que a prostitutas

S. CASTILLO – Benidorm – 12/10/2008

El Ayuntamiento de Benidorm aplica la misma normativa contra la prostitución que contra el trile y los manteros, y sanciona con hasta 1.500 euros a las prostitutas que realizan «transacciones económicas en la calle», según el concejal de Seguridad Ciudadana, José Bañuls. Al igual que en los anteriores casos, a las personas que vulneran la ordenanza los policías levantan acta y decomisa el «material» que utilizan para realizar su trabajo, en este caso los preservativos, pañuelos o toallitas.
El consistorio ha aparcado la redacción de la nueva ordenanza debido al «poco éxito» que ha tenido en otras ciudades como Barcelona, y ha encontrado en la normativa vigente un rescoldo para amedrentar a las meretrices. El resultado ha sido de un «gran éxito», según Bañuls, que considera que se ha «anulado prácticamente» su presencia en la zona turística.
Y es que en los meses de junio y julio se detectó la práctica de la prostitución en la zona guiri, alrededor de la calle Mallorca, donde hay una gran concentración de pubs, discotecas y hoteles. Más de 30 prostitutas de origen rumano y senegalés se instalaban diariamente en la calle para captar a turistas. En ocasiones se aprovechaban del estado de embriaguez de los turistas para robarles la cartera sin necesidad de culminar la relación sexual, lo que, junto a un aumento de los hurtos y tirones, y el incremento de mendigos, derivó en un grave problema de inseguridad, del que se llegó a hacer eco la prensa británica.
La patronal hotelera Hosbec pidió al Ayuntamiento una actuación efectiva en la zona para evitar que esta imagen perjudicara al turismo. Según Bañuls, debido al vacío legal existente y a que «la prostitución no es delito» estudiaron otras fórmulas. La más inmediata fue incrementar la presencia policial, que actuó sobre las inmigrantes ilegales. A continuación, empezaron a trabajar con otras ordenanzas como las de Barcelona o Castellón. «Lamentablemente donde hay ordenanzas específicas su aplicación no ha tenido el éxito esperado», indicó Bañuls. La herramienta para perseguir esta actividad ya existía, la ordenanza contra el trile y los manteros. Estos últimos son vendedores ambulantes de viajes y excursiones a los turistas, que compiten con las agencias de viaje para llevarse a los turistas a pasar el día en autobús a cambio de visitar una tienda o fábrica para que adquieran productos.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Benidorm/multa/igual/manteros/prostitutas/elpepiespval/20081012elpval_3/Tes

Share

Los foros ‘on line’ transforman la vida de las prostitutas de lujo

• Los asiduos al sexo de pago explican con detalle sus encuentros con esas profesionales

• «Si tienes una mala crítica, te hunden y te quedas sin clientes», afirma una joven

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA
Internet lo transforma todo, también el mundo de la prostitución de lujo. La proliferación on line de los foros de clientes, donde estos comentan sus experiencias, ha creado una nueva dimensión en el sexo de pago. En esencia, ágoras cibernéticas como Bcnrelax, Putalocura y Forosx, entre otras, han hecho que lo que antes era una relación privada entre la prostituta y el cliente pase ahora a la esfera de lo público, con la particularidad de que el cliente oculta su identidad tras un alias mientras que la prostituta es perfectamente identificada.

«Muchos clientes, tras una relación sexual, lo primero que hacen es colgar su experiencia», cuenta una profesional catalana, que añade que «ahora los hombres lo saben todo de todas las chicas». En algunos foros se llega incluso a cumplimentar una ficha con fecha, hora, duración y evaluación del servicio: «Cara: bien; físico: muy bien; trato: muy bien; implicación: muy bien; valoración global: muy bien. ¿Repetirías? Sí».

En resumen, toda la información susceptible de interesar a los usuarios del sexo de pago está disponible en la red: desde comentarios sobre si las fotos con las que se publicita una joven se corresponden con la realidad hasta trucos para alargar el acto sexual, pasando por consejos dirigidos a los novatos y alertas sobre la aparición de nuevas meretrices.

ROMPER LAS REGLAS
En opinión de otra prostituta, «los foreros rompen las reglas de la prostitución; explican unas experiencias sexuales que, aunque sean a cambio de dinero, no dejan de ser íntimas». «Cada día tienes que mirar qué han dicho de ti. Esto es como quien retransmite un partido», añade. Y no solo eso. A veces, en los foros se cuelgan las identidades reales de las chicas con el peligro de que sus familias sepan que se dedican al sexo de pago.

El resultado es que aumenta la presión. «Cuando alguien postea una buena crítica sobre ti, ese día recibes 30 o 40 llamadas. En cambio, hay chicas que, tras varias críticas negativas, se han quedado casi sin clientes», cuenta la misma joven, que reconoce que esto «quema» a las mujeres, muchas de las cuales «lo dejan o se van a prostituirse a otros países».

NUEVA PICARESCA

La influencia de esos comentarios también dispara la picaresca. Así, mientras que algunas prostitutas se hacen pasar por clientes para colgar críticas positivas sobre ellas mismas, algunos hombres venden sus comentarios. «Varios me han ofrecido hacerme una crítica excelente si les hago un servicio gratis», asegura otra profesional.

Lo cierto es que los foros hacen vulnerables a las chicas. «Se han dado casos de comentarios falsos. El más sangrante fue el de uno que dijo que una chica determinada le había contagiado el sida. Era mentira, pero a la joven la hundió», cuenta el administrador de uno de estos foros.

El barniz machista impregna por los cuatro costados las intervenciones, pues los foreros acaban hablando de las mujeres como quien comenta las prestaciones de un electrodoméstico. «Su buen hacer está fuera de toda duda. Probablemente sea la mejor relación calidad-precio de Barcelona», señala un internauta en respuesta a otro que le pide consejo sobre si contratar o no los servicios de una determinada prostituta.
«Es hermosa de cara, con una belleza apartada de los cánones al uso, con una alegría en sus ojos y una sonrisa que te desarma y atrapa. Cuidado con ella, engancha», cuenta otro forero. En algunos casos, el internauta hilvana críticas hilarantes. «La veía mucha mujer para mí, sobre todo porque sigo convaleciente de una operación, pero me dije: ‘Solo se vive una vez’. Menuda fiesta. Casi tengo que llamar al RACC para que me vengan a buscar en grúa», explica con detalle un internauta.

DIFERENCIAS CON EL ANUNCIO

Pero muchas veces las críticas son demoledoras. «Lo de esta chica es un timo. Yo fui y salí corriendo. Desaconsejable al cien por cien», opina un cliente. En otros casos, caen directamente en el mal gusto. «Su físico no corresponde con las fotos, su forma de trabajar deja mucho que desear y le gusta demasiado comer ajo», consta en un comentario colgado en uno de esos foros.

Sin embargo, como comentan varias mujeres, estas páginas también les sirven a ellas para difundir sus experiencias. «A veces cuentas ahí todo lo que no puedes contar a nadie más. Escribes tus sentimientos y tus aspiraciones. Para muchas de nosotras esos foros son un desahogo», reconoce una joven.

Fuente: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=536299&idseccio_PK=1021

Share