“No es no, incluso si eres puta”

Concha Borrell, de la asociación Aprosex, celebra la décima edición de un curso para iniciar a las novatas en la prostitución.

Concha Borrell es ‘escort’ y utiliza su experiencia para ayudar a las mujeres que se inician en la profesión.

(HUGO FERNÁNDEZ)

Conxa Borrell lleva 11 años siendo ‘escort’ y desde hace 4 imparte un curso en la asociación Aprosex (Barcelona) para ayudar a “las novatas”.

Este sábado 15 de julio celebra la décima edición.

 

Hay un lugar en Barcelona en el que se imparte un curso de formación… peculiar, donde términos como “felación” o “puta” son habituales sin que el alumnado se sobresalte. Suelen ser unas 20 las mujeres que asisten impulsadas por la necesidad más que por las ganas. Allí —el lugar varía por seguridad— han encontrado nociones básicas para iniciarse en la prostitución. Otras imágenes 2 Fotos Y es que los secretos de muchos oficios se adquieren como aprendiz. Cada sector tiene su modus operandi a la hora de formar a los inexpertos. Pero… ¿y en el sexo? ¿Quién enseña a una prostituta cómo debe ser la relación con un cliente? Eso es lo que demanda la asociación  Aprosex (Barcelona), a la que pertenece Conxa Borrell, una escort con más de una década de experiencia que se dedica a enseñar a las novatas, para que no aprendan a base de errores, como le pasó a ella. El primero lo cometió un 29 de mayo de 2006. “A mi primer encuentro fui sin preservativo. Claro, llevaba toda la vida casada, en lo último en lo que pensé fue en llevarlos”. Esa anécdota fue la primera de muchas, siempre a merced de la inexperiencia. Luego llegaron las dudas. Por ejemplo, ¿se debe cobrar antes o después?, ¿hay que pagar impuestos?, ¿cómo tratar a un hombre con eyaculación precoz?

En los clientes encontró, como tantas otras compañeras, a sus maestros. Tuvo que “tirar de su buena fe” para ser cada día mejor profesional. “Tuve suerte”, reconoce. “No digas eso. Eso es peligroso. Esto mejor así…”, le decían ellos. De ahí la promesa personal de hace años de hacer “un curso” para evitar que otras mujeres aprendieran con el “ensayo-error”. “Parece que las putas lo único que tenemos que hacer es tirarnos en una cama y abrirnos de piernas. Esto es un trabajo, tiene sus trucos”, comenta Conxa con determinación y carácter unos días antes de que el curso Prostitución: nociones básicas para la profesionalización celebre, el sábado, su décima edición. Trucos, como cuenta, hay muchos, pero la experiencia le ha valido además para derribar mitos. “Eso de que el cliente siempre tiene la razón se aleja de la verdad. No es no, incluso si eres puta. Tú tienes la última palabra. Si no hago un francés sin preservativo, no lo hago”. Ella, en 11 años, ha sufrido una agresión: “No es una profesión insegura”, explica, pero sí hay que “tener un par de ovarios”. Y eso, precisamente, es lo que recalca en las clases de cuatro horas que capitanea y que imparte según la demanda. Qué se trabaja en ese curso y en el de ‘putinglish’ El temario, para personas cis y trans, aborda todo tipo de cuestiones, aunque conocer los pros y contras de la profesión ocupa varios apartados. “¿Por qué quiero dedicarme a la prostitución?”, “Hacienda y Seguridad Social”, “marketing para trabajadoras sexuales” o “pequeños y no tan pequeños trucos sobre sexo” lo completan. Este último recoge la parte práctica. Por ejemplo, cómo reaccionar ante un cliente “al que no se le pone firme”, cómo manejar su situación o las de quienes padecen eyaculación precoz… También, técnicas de estimulación: “A nadie le apetece tener sexo todos los días como no le apetece comerse un plato de macarrones cada hora. Por eso les enseñamos a estimularse antes para que no tengan que fingir, para que aprendan a usar su sexualidad y su cuerpo”. Uno de los asuntos más importantes es que las alumnas vean el trabajo “desde un punto de vista empresarial”. “Cómo publicitarse, cómo hacer un blog, cómo darse de alta en la Seguridad Social, porque, claro, se gana mucho dinero, pero hay que pagar impuestos…”.

En este sentido, el Colectivo Hetaria, una asociación madrileña que va de la mano de Aprosex, explica a este medio los motivos por los que es importante este curso. Y es que, cuentan, “son muchas las mujeres” que se acercan para “pedir asesoramiento, darse de alta como autónoma o para aprender a poner en marcha una web”. Por ello, barajan la posibilidad de impartirlo después de verano en la capital si la “situación económica” se lo permite. “Lo tenemos pendiente, hemos aprendido mucho de ellas [Aprosex] porque las mujeres quieren saber”, aseguran. Además, la asociación barcelonesa imparte en paralelo un curso de putinglish porque “cada vez hay más turistas” en la ciudad .”Gemir es igual en todos los idiomas”, explica Conxa, pero algunas necesitan defenderse de cara a una cena, a una comida… o en la cama. Saber cobrar o dominar frases básicas como “¿quieres hacer sexo oral?”, “¿trajiste preservativos?” o “más lento” son fundamentales. “Si no estás en una situación desesperada no te lo planteas” El perfil de las asistentes de todos estos cursos varía, pero todas comparten un común denominador: la necesidad. “Nadie se plantea este trabajo hasta que no está en una situación muy desesperada”, dice Conxa. Es el caso de una madre y una hija desempleadas. “Pensaron que era una buena manera de salir de la crisis”. La desesperación económica también fue el detonante para ella, quien se inició hace 11 años ahogada por las deudas heredadas de su exmarido. Con el sueldo de contable por horas no podía hacer frente a los pagos, y los 300 euros por hora de las escorts eran difíciles de rechazar.

Así, un 29 de mayo de 2006 inició su andadura como autónoma. Pero las mentiras, por culpa del estigma, crecieron a su alrededor. De hecho, el no dar la cara hizo que se encontrara a un íntimo amigo de su padre ya en la habitación. “Tenía mujer, hijos y nietos; estaba en shock. Me dijo que me lo pensara, que él no me iba a hacer daño”. Luego pasó de conocido a cliente asiduo. “El putero es muy fiel. Hablo de puteros, no de esposos. Es difícil encontrar feeling; Si están a gusto, se quedan contigo”. Conxa no “salió del armario” y se lo contó a familiares y amigos hasta el año 2010. No se avergüenza, al contrario. Ahora, con unos 15 clientes habituales —a quienes cobra 300 euros la hora de relax y 150 la de acompañamiento—, va de frente y reivindica mejores condiciones de trabajo para ella y sus compañeras. Por ejemplo, que puedan acogerse a una baja laboral. Pero hasta que eso no sea así, seguirá con su lucha personal en Aprosex para que su conocimiento no caiga en saco roto y poder ayudar con él a quienes lo necesiten. 

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3089211/0/no-es-no-incluso-si-eres-puta-curso-prostitutas-barcelona/#xtor=AD-15&xts=467263

Share

La estrategia para vender servicios de prostitución

EXPLOTACIÓN SEXUAL

‘Flyers’ y anuncios para publicitar el sexo de pago

Folletos sobre servicios de prostitución en coches de una calle de Madrid. JAVIER BARBANCHO 

Un estudio analiza los significados y valores que transmiten los folletos que publicitan sexo de pago

Se encuentran sobre todo en los parabrisas de los coches. O tirados por el suelo, alfombrando las aceras. Son folletos promocionales que, en lugar de electrodomésticos en rebajas o saldos de zapatillas deportivas, anuncian cosas como esta: Chicas nuevas en tu zona. Económico. Se trata de impresos con fotos de mujeres de alto contenido erótico y mensajes comerciales del tipo: Chicas. Servicio 24 horas. Salida a hoteles y domicilios. Al fin y al cabo, se trata de vender sexo.

Hablamos de las octavillas, una forma de publicidad que en los últimos años ha irrumpido con fuerza en España para promocionar la prostitución. Porque mientras la publicidad de sexo de pago está prohibida en Estados Unidos y limitada en Alemania, mientras en Francia y en Portugal los folletos comerciales de esas actividades son ilícitos, en España son perfectamente legales. Con el resultado de que esos volantes publicitarios (los flyers, como los llaman algunos ahora) inundan las calles del país y se han convertido en el principal vehículo con el que se anuncian los pisos privados en los que se ejerce la prostitución, las casas de citas.

Pero, como cualquier publicidad, esas octavillas que buscan vender sexo de pago son también una forma de comunicación que transmite significados, valores, modelos, actitudes y comportamientos. Y eso es justo lo que se analiza en un estudio que acaba de ver la luz, que lleva por título Flyers y anuncios de servicios sexuales en Madrid, que pertenece a un proyecto de investigación de I+D+I sobre trata de mujeres con fines de explotación sexual y que han realizado Carmen Meneses, Jorge Uroz y Antonio Rúa, todos ellos profesores e investigadores de la Universidad de Comillas ICAI-ICADE.

220 folletos analizados

Ese equipo ha desvelado las estrategias publicitarias que se emplean para vender sexo tras examinar con lupa 220 folletos de servicios de prostitución recogidos por las calles de Madrid. Se trata de anuncios que tienen a los hombres como claros destinatarios: de esas 220 octavillas, sólo unas pocas incluían también a parejas y únicamente una de ellas ofrecía servicios a mujeres. Pero cuando los investigadores se pusieron en contacto con el publicista, descubrieron que en realidad su clientela estaba compuesta por varones.

Para empezar, el estudio revela que esos folletos transmiten la idea de que los servicios sexuales de pago son un producto más de la sociedad de consumo, que gastarse el dinero en una casa de citas no es muy distinto de irse una tarde de tiendas y que las mujeres prostituidas son en ese sentido similares a objetos. De hecho, la investigación muestra que la palabra más frecuente en todos esos folletos es ‘euros’, lo que subraya su carácter comercial y consumista. Pero también palabras como ‘chicas, ‘años’, ‘añitos’, ‘recibo’, ‘independiente’ o ‘masajes’ son habituales.

Ya entrando en el detalle, en aquellos folletos de personas que se anunciaban como autónomas o independientes sobresalían las palabras ‘zona’,’ independiente’, ‘sola’, ‘años’, ‘discreta’, ‘foto (real)’… Cuando las que se anunciaban eran sin embargo un grupo de mujeres, las palabras más recurrentes eran ‘años’, ‘chicas’, ‘copa gratis’, ‘nuevas’, ‘hoteles’ y ‘domicilios’, para destacar que tenían ‘material’ recién llegado, mercancía nueva. Por su parte, en las octavillas en las que era una empresa o corporación la que ofrecía los servicios sexuales se enfatizan vocablos como ‘masajes’, ‘hoteles’, ‘copa’ y ‘relax’. Y en los flyers agrupados por los investigadores como ‘anuncios asiáticos’, las palabras más repetidas eran minutos y orientales. La referencia al tiempo es importante, ya que el precio varía según el tiempo que el cliente esté con la mujer prostituida.

La iconografía también es fundamental en este tipo de anuncios. Y como una imagen vende más que mil palabras, los volantes que publicitan sexo de pago recurren casi siempre a imágenes con una fuerte carga erótica. Hay tres tipos fundamentales de imágenes de mujeres en los folletos de prostitución: la mujer voluminosa y curvilínea (representada generalmente por mujeres de origen latinoamericano y asociada en la mayoría de los casos a quienes se anunciaban como prostitutas autónomas o independientes), las asiáticas (caracterizadas por sus rasgos aniñados) y las mujeres esbeltas, delgadas, con aspecto de modelos (típicas de los folletos publicitarios con empresas detrás).

“Los mensajes que se desprenden de los anuncios presentan la prostitución como algo voluntario, autónomo y recreativo, una imagen muy diferente a la de los mensajes institucionales, que la muestran como una actividad forzada, involuntaria o fruto de la trata de seres humanos”, concluye el estudio, en el que también se subraya como esos anuncios “contribuyen a una normalización y tolerancia de la oferta de servicios sexuales de pago”.

Explotación sexual

Sin embargo los autores de esta investigación sospechan que detrás de varios de esos anuncios hay explotación sexual o trata de mujeres. Es más: intuyen que es justo en los pisos y casa de citas que se anuncian a través de esas octavillas donde se concentra gran parte de la prostitución coaccionada que se produce en España. “Nos planteamos este estudio investigando sobre trata de mujeres y porque mientras en los clubes de alterne la policía puede llevar a cabo inspecciones y controles al ser locales públicos, en los pisos no puede hacerlo sin la preceptiva orden judicial al ser espacios privados. Sin embargo, quizás estos pisos deberían poder registrarse, como los turísticos, sobre todo para que no se produzca explotación sexual, coacción o trata”, afirma la antropóloga Carmen Meneses, una de las autoras del estudio.

Los investigadores empezaron a pensar que detrás de algunos de esos flyers podría haber coacción, explotación sexual o trata de mujeres cuando cotejaron la información del anuncio de la calle con la de las páginas de internet, los foros de puteros (sí, existen, y se dedican a valorar las prestaciones de las distintas mujeres prostituidas) y las llamadas telefónicas. Porque los autores del estudio llamaron a todos y cada uno de los 153 números de teléfono que en total aparecían en los 220 folletos que analizaron, aunque sólo lograron contactar con 58 de los anunciantes.

Aun así, descubrieron que el sexo oral se ofrece sin ningún tipo de protección siempre que, claro está, se esté dispuesto a pagar más por ello. “Sólo en dos casos nos indicaron explícitamente que todos los servicios se ofrecían con preservativo, para el resto el sexo oral era sin protección”, señala el estudio. Respecto a la penetración, en todos los casos se indicaba que era necesario el uso de condón. En todos… excepto en tres, y esos tres coincidían con anuncios de chicas asiáticas. Y el sexo de pago sin preservativo en algunos casos puede ser un claro indicio de que la prostitución es forzada.

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/02/22/58ac80dfe5fdea96148b46a6.html

Share

16 hábitos de las personas con alta inteligencia emocional

16 hábitos de las personas con alta inteligencia emocional

Obra de arte de Alexander Milov, donde muestra a niños dentro de cuerpos adultos.

Ana Vico

Psicóloga y coach experta en emociones.

Me ha dado por pensar en los hábitos de las personas con alta inteligencia emocional, ya que nuestro día a día está formado por hábitos. Si cuando incluyes hábitos de deporte y buena alimentación en tu vida, te conviertes en una persona más saludable, ¿qué pasaría si incluyéramos en nuestra rutina hábitos que nos hicieran más inteligentes emocionalmente?

Como quiero ayudarte a que mejores tu inteligencia emocional de la forma más fácil y asequible posible con mis técnicas take-away, hoy he querido ir más allá y desmenuzar qué es lo que hacen las personas con alta inteligencia emocional.

La inteligencia ya no se mide por CI (Cociente Intelectual) sino que ahora tiene mucho protagonismo el CE (Cociente emocional) y cómo éste guía nuestro comportamiento cotidiano. Saber relacionarnos, hablar y escuchar, comunicar y gestionar emociones, ser asertivo, tomar decisiones, aceptar cumplidos… ¡Todo eso nos convierte en personas más capaces y más dispuestas a afrontar los problemas de la vida!

Te invito a que analices conmigo estos 16 hábitos que tienen las personas con alta inteligencia emocional y que descubras si los posees y en qué cantidad. Recuerda que todo se puede mejorar y todo se puede aprender. Nunca es tarde para comenzar y cambiar no es cuestión de edad.

He aquí los 16 hábitos de las personas con alta inteligencia emocional

NOTA: Esta lista es un buen comienzo en el camino de la inteligencia emocional, pero no significa que tengas que tenerlos todos para tener alta inteligencia emocional o que si tienes algunos distintos no te ayuden en tu vida. Es una lista orientativa de hábitos que te ayudarán a tener un mayor bienestar emocional y te proporcionarán estrategias de afrontamiento muy útiles en tu vida. ¡A por ello!

#1 Reconocen sus sentimientos y los de los demás

Tienen un amplio vocabulario emocional que les ayuda a saber expresar exactamente cómo se sienten y ponerlo en palabras. Además, tienen lo que llamaríamos “empatía”, es decir, ponerse en los zapatos de la otra persona y sentir lo que siente el otro. Reconocen las expresiones y el lenguaje no verbal de las demás personas para interpretar qué es lo que sienten y sacar toda la información posible de ello.

#2 Expresan correctamente sus emociones y sus pensamientos

Al reconocer las emociones y los sentimientos propios es más fácil que sepan qué tienen que hacer o cómo tienen que comportarse. En este sentido, expresan sus emociones y sus pensamientos de una manera más honesta consigo mismos y con los demás. No se callan sus emociones, las escuchan y conocen qué quiere decir cada emoción en cada contexto. Saben regular la intensidad de sus emociones y expresarlas en la forma justa, tal y como ellos quieren. Son los dueños de su expresión emocional, no meros peleles a merced de sus emociones desbocadas.

#3 Son fuertes y no se ofenden con facilidad

La personas con alta inteligencia emocional se caracterizan por tener una personalidad firme y no tomarse demasiado a pecho los comentarios ajenos. No se llevan las amenazas a lo personal y saben diferenciar entre hechos y opiniones. Diferencian las críticas constructivas de las críticas que sólo pretenden hundirlos y saben alejarse de comentarios despectivos que sólo traen destrucción. Saben distinguir entre los ataques y cómo reaccionan ante esos ataques y deciden hacerlo de la forma menos dolorosa para ellos mismos.

#4 Reconocen cuando se equivocan y rectifican

Equivocarse es innato al ser humano y a todo proceso de aprendizaje. Las personas con alta inteligencia emocional aprenden de los errores en vez de sentirse víctimas. También piden perdón cuando es necesario si han hecho algo que ha podido afectar a otras personas de manera negativa. Piden perdón de corazón y perdonan.
Reconocen sus errores humildemente e intentan poner en marcha todo lo necesario para subsanar el daño o mejorar la situación. No se obcecan con una idea y se hunden con el barco, sino que están abiertos a nuevas ideas y opiniones teniendo en cuenta que son ellos los que pueden estar equivocados.

#5 No buscan la perfección

Saben que nadie es perfecto y que la perfección es una ilusión que lleva a tenerexpectativas demasiado distorsionadas respecto de la realidad. No persiguen hacerlo todo bien a la primera. Saben que todo forma parte del proceso de aprendizaje y que errar es humano. La perfección es una trampa, una manera de retenerte y mantenerte en la parálisis por el análisis.

#6 Se cuidan y saben lo importante que es la salud

Duermen lo suficiente, hacen deporte, se alimentan bien, mantienen relaciones sanas, se alejan de los problemas, buscan el bienestar… Saben qué conductas les benefician y no dudan en hacerlas. Saben a dónde le conduce tener apatía en sus vidas y son conscientes de que sólo tenemos un cuerpo y una vida. Como decían los griegos, Mens sana in corpore sano (“una mente sana en un cuerpo sano”). Toda persona con alta inteligencia emocional cuidará su cuerpo de la misma manera.

#7 Se enfocan en lo positivo, aun en la adversidad

Las personas altamente inteligentes emocionalmente so conscientes de su entorno y no se centran demasiado tiempo en lo negativo. Prefieren mantener el foco en lopositivo de cada situación, incluso cuando tienen problemas. Practican la disociación y ven la situación desde distintos puntos de vista para encontrar una solución. No se agobian con los problemas y se hunden sino que ponen todas sus energías en aquello que pueden hacer para resolver la situación, aquello que sí depende de ellos y que tienen bajo control. Ante toda dificultad, existe algo positivo en lo que enfocarse.

#8 Se rodean de gente alegre y con buenas vibraciones

“Dime con quien andas y te diré quién eres” es algo que tienen claro las personas con alta inteligencia emocional, por eso se relacionan con gente soñadora, personas optimistas y con energía positiva. Se alejan de personas tóxicas y vampiros energéticos que sólo quieren arrastrarlos a su visión negativa de la vida. Al tener buenas vibraciones y rodearse de gente positiva, ven el mundo desde una perspectiva más sana y que favorece la creatividad. Suelen relacionarse con personas que sean buenas influencias y que les llenen.

#9 Defienden su asertividad. Saben decir NO

Saber decir que NO es un paso de gigante si quieres aspirar a tener alta inteligencia emocional. Estas personas ponen límites cuando es necesario y defienden sus valores ante todo. La asertividad es saber decir aquello que sientes y quieres respetando tus derechos y los de los demás.

#10 Aprecian y valoran lo que ya tienen

No centran su atención en aquello que les falta sino que valoran lo bien que están con lo que ya tienen. Las personas con alta inteligencia emocional tienden a evaluar positivamente su vida, sus relaciones, su trabajo y su estatus económico aunque no sea el que ellos querían. No sienten frustración por lo que aún no tienen, prefieren enfocarse en lo que han avanzado y lo que ya poseen. Valoran las experiencias que les da la vida y que les hacen ser como son.

#11 Saben pasar página y no anclarse al pasado

Han aprendido a cerrar etapas y a no revivir continuamente aspectos del pasado, positivos o negativos. Viven en el presente y no se atormentan continuamente por lo que pueda venir en el futuro. Eso les lleva a sufrir menos ansiedad y estrés. Ser inteligente emocionalmente requiere saber cuándo ha terminado una etapa de tu vida y comienza otra, sin dejar de crecer por el camino.

#12 Conocen sus debilidades y sus fortalezas y se mejoran continuamente

Saben cuáles son sus virtudes y sus puntos fuertes, pero también conocen profundamente cuáles son sus debilidades y sus puntos débiles. Esto viene de un proceso de autoconocimiento profundo (un conócete a ti mismo en toda regla). Las personas con alta inteligencia emocional tratan de mejorarse a sí mismos  continuamente, manifiestan valores altos en resiliencia (la capacidad de reponerse tras una caída). Aun con limitaciones, no dejan de querer conseguir sus sueños y crecer por el camino.

#13 No les asusta cambiar

Saben que cambiar forma parte de la vida y que negar el cambio es negar la vida misma. Abrazan la incertidumbre y aceptan que hay cosas que no pueden controlar. Agradecen las oportunidades que les brinda la vida para cambiar y reinventarse, siempre en un proceso de mejora constante. Cambiar pensamientos, formas de actuar, creencias… todo forma parte del viaje del desarrollo personal.

#14 Son proactivos, no reactivos

Las personas con alta inteligencia emocional son proactivas, es decir, se mueven antes de que la situación lo exija. Proponen planes, estrategias, se plantean objetivos, etc. Tienen una mentalidad y una actitud de éxito y actúan en pos de sus objetivos marcados. Miran la vida desde una perspectiva de aprendizaje, no de victimismo. De esta forma no se resignan a un papel pasivo en sus vidas sino que “cogen el toro por los cuernos” y son ellos los que escriben su destino. No esperan a que la vida mueva ficha, se mueven ellos primero.

#15 Son dueños de su tiempo y deciden en qué emplean sus energías

Saben gestionar su tiempo de trabajo y su tiempo de ocio, su tiempo de estudio y su tiempo de relax. Establecen horarios, planifican tareas y definen objetivos. No les importa cancelar planes si con ese tiempo pueden hacer algo prioritario para ellos. Conocen cuáles son sus valores y los riegan continuamente. Emplean su tiempo y sus días en aquello que les apasiona y lo dan hacia los demás como un regalo.

#16 Saben autogenerarse momentos de felicidad.

La felicidad no es algo externo que les viene o no les viene, la felicidad es una forma de ver la vida. Las personas con alta inteligencia emocional saben autogenerarse emociones positivas y que sirvan de potenciador de situaciones mágicas. Manejan las emociones a su gusto y pueden elegir cómo sentirse en cada situación. De esta forma, saben generar emociones agradables que le ayuden en su día a día.

Nada está escrito y tú puedes convertirte en una persona con alta inteligencia emocional

 

Share

Crecen las españolas que ejercen la prostitución en países europeos

Advierten de antemano que no es «una realidad alarmante» sino una nueva tendencia «que intuimos que tiene visos de consolidarse mientras no se modifique radicalmente la situación económica y la falta de respuestas de todas las Administraciones responsables de efectuarlas». Se referían Ana Sanz y Juanjo Lastra, voluntarios del programa Betania contra la prostitución que gestiona la orden de las Adoratrices, al incremento de mujeres españolas -y menores de 30 años- que han optado por la prostitución ante la ausencia de otras alternativas con las que salir adelante.
Y es que solo en el primer trimestre de 2014 han atendido a más mujeres españolas que durante los cinco años anteriores juntos. Son personas muy tocadas por la crisis las que han elegido otra salida ante la inexistencia de otras: madres en familias monoparentales, desempleadas de larga duración sin subsidios y sin red social, víctimas de violencia de género, jóvenes con historias de vida difíciles y con discapacidades… Son personas que antes de la crisis tenían respuesta a sus problemas de una u otra manera: «Estas mujeres encuentran cerrados todos los caminos por los que intentan transitar, no ven otra opción y han hallado en la prostitución una estrategia de supervivencia», añadieron. Betania, sin embargo, considera que se trata de una respuesta sin futuro «porque el ejercicio de la prostitución profundiza más todavía su exclusión».
Las mujeres españolas que han tomado esta dura decisión no solo lo hacen aquí, a pesar de que se ha detectado un importante incremento de su número tanto en clubes como en pisos, si bien en estos últimos los expertos de Betania reconocen que es más difícil saber cuántas mujeres ejercen la prostitución. En total, calculan que hay unas 400 personas en todo Burgos las que ejercen la prostitución (el 81% son mujeres; el 11%, transexuales, y el 8%, varones). También han emigrado a países europeos como a principios de la década del 2000 hicieron otras como ellas camino de España.
«Las mujeres están yendo a Europa: Francia, Suiza, Alemania… la prensa de estos países cuenta cómo a sus clubes de alterne a sus pisos de relax y a sus calles están llegando españolas y las mujeres autóctonas se quejan porque están bajando los precios, exactamente igual a lo que ocurrió aquí hace 15 años», precisaron.
En este sentido, en Betania han podido conocer, a través de un periódico, la historia de una actriz burgalesa de 36 años y con dos hijos que está prostituyéndose en Toulouse (Francia) porque no encuentra trabajo en su ciudad. Las ventajas de ir a otro país son evidentes, aclaran los expertos: más anonimato, más ingresos y pueden volver a casa con facilidad. Pero los inconvenientes son los mismos en todas partes: daño profundo de la autoestima, disociación para poder soportar la situación, culpabilidad, estigma, desprecio por una misma, enfermedades de transmisión sexual y ginecológicas, lesiones por violencia o anorexia, entre otros.

MENSAJE A LOS ‘CLIENTES’

Forman parte, en muchas ocasiones, de la cadena de trata de personas que maltrata a las mujeres y las obliga a ejercer la prostitución y aunque se les conoce con el aséptico nombre de clientes son más bien prostituidores. Para ellos, el mensaje de los voluntarios es que tengan en cuenta que las mujeres a las que utilizan sexualmente «son seres humanos porque a veces da la impresión de que las clasifican como seres diferentes» y que sepan que ellos cargan con parte de la responsabilidad en el hecho de que la prostitución siga existiendo.
Betania, que se ha desvinculado de Cáritas tras años de colaboración, ofrece a las mujeres que quieren desvincularse de la prostitución un recurso residencial y un centro de día, además de información sobre recursos sociales que les pueden ayudar.

http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z427C2CB7-F317-3F31-A564BDAED5557E4B/20140507/crecen/espa%C3%B1olas/ejercen/prostitucion/paises/europeos

Share

El Punt Avui elimina los anuncios de relax y prostitución

El Punt Avui reordena a partir d’avui la secció de classificats i desapareixen els anuncis dedicats al relax i la prostitució

El Punt Avui estrena el 2013 reordenant la secció d’Anuncis Classificats del diari, que tant El Punt (1979) com l’Avui (1976) publicaven pràcticament des dels inicis. La secció ja no es publica a partir d’avui, però això no vol pas dir que desapareguin del diari totes les informacions comercials que habitualment anaven en aquesta secció. Els anuncis d’immobiliàries o d’ofertes de feina, per citar-ne dos exemples, es consideraran publicitat general i es distribuiran al llarg del diari, com la resta de la publicitat i en les mateixes condicions.

La decisió, però, sí que afecta directament els anuncis de relax i de prostitució, que al llarg dels últims anys originaven sovint discussions i queixes entre els lectors. El degoteig de protestes de particulars i de diferents col·lectius, tant a l’empresa editora com al Defensor del Lector, pels anuncis de contactes, considerant que afavoreixen o donen publicitat a la prostitució, ha estat una constant els últims anys. Si bé fins ara el diari havia mantingut aquest tipus d’anuncis –com també la Bústia d’Amics– argumentant-ne la legalitat, finalment s’ha optat per deixar-ne de publicar a partir d’avui aprofitant la reordenació que s’ha fet també per altres motius de la secció d’Anuncis Classificats. A partir d’avui, els anuncis de compra i venda de vehicles, venda i lloguer d’immobles, tarot o ofertes de feina (per citar els apartats més habituals) tindran el mateix tractament que la publicitat general del diari. La secció d’Anuncis Classificats del diari havia experimentat diferents remodelacions els últims anys, però fins ara sempre s’havia mantingut.

http://www.elpuntavui.cat/noticia/article/13-comunicacio/20-%20comunicacio/606800-estrenem-lany-sense-anuncis-classificats.html

Estrenamos el año sin Anuncios Clasificados
El Punt Avuy reordena a partir de hoy la sección de clasificados y desaparecen los anuncios dedicados al relax y la prostitución

El Punt Avuy estrena en 2013 reordenando la sección de Anuncios Clasificados del diario, que tanto El Punt (1979) como el Avui (1976) publicaban prácticamente desde los inicios. La sección ya no se publica a partir de hoy, pero eso no quiere decir que desaparezcan del diario todas las informaciones comerciales que habitualmente iban en esta sección. Los anuncios de inmobiliarias o de ofertas de empleo, por citar dos ejemplos, se considerarán publicidad general y se distribuirán a lo largo del diario, como el resto de la publicidad y en las mismas condiciones.
La decisión, sin embargo, sí que afecta directamente a los anuncios de relax y de prostitución, que a lo largo de los últimos años originaban a menudo discusiones y quejas entre los lectores. El goteo de protestas de particulares y de diferentes colectivos, tanto a la empresa editora como al Defensor del Lector, los anuncios de contactos, considerando que favorecen o dan publicidad a la prostitución, ha sido una constante en los últimos años. Si bien hasta ahora el diario había mantenido este tipo de anuncios-como también el Buzón de Amigos-argumentando su legalidad, finalmente se ha optado por dejar de publicar a partir de hoy aprovechando la reordenación que se ha hecho también por otros motivos de la sección de Anuncios Clasificados. A partir de hoy, los anuncios de compra y venta de vehículos, venta y alquiler de inmuebles, tarot u ofertas de trabajo (por citar los apartados más habituales) tendrán el mismo tratamiento que la publicidad general del diario. La sección de Anuncios Clasificados del diario había experimentado diferentes remodelaciones en los últimos años, pero hasta ahora siempre se había mantenido.

Share

Cada vez más personas ponen su cuerpo ‘en venta’ por la crisis

PROSTITUTAS EN UN CLUB DE ALTERNE. · EFE

Juanlu Reyes

Las crisis económica ha azotado periódicamente a las sociedades humanas, y, como el oficio más antiguo del mundo, la prostitución ha estado siempre ahí como vía de salida ante la miseria y el riesgo de exclusión social.

Para una parte importante de los profesionales del sexo, tanto en el caso de los empresarios como de los hombres y mujeres que deciden poner su cuerpo en venta para el disfrute de desconocidos, la prostitución no ha sido una opción, sino una necesidad. Con la llegada de la crisis, su mundo comenzó a tambalearse y la necesidad de salir adelante, por ellos mismos o por las personas a su cargo, les empujaron a este negocio.

En el caso de Algeciras y el Campo de Gibraltar, tanto en lo que a clubes de alterne se refiere como a pisos y chalets, la oferta se ha incrementado considerablemente. Una mujer, que prefirió no dar su nombre real y a la que llamaremos simplemente Ester, trabaja en la prostitución en Algeciras desde hace dos meses.

“Antes era pinche de cocina. Estuve 14 años viviendo aquí en España, con un salario y una vida como la de cualquier otra, pero me quedé en la calle y sin el desempleo”, se lamentó la mujer.

Madre de tres hijos, los cuales permanecen completamente al margen de su actual profesión, asegura que “no he tenido problemas” durante el tiempo que lleva ejerciendo, pero que considera “difícil” tener que “acostarte con personas que no conoces”.

El caso de Ester es el de una mujer extranjera, pero desde la Asociación Nacional de Empresarios de Clubes de Alterne indicaron a este diario que cada vez hay más mujeres españolas establecidas, sobre todo, “en la prostitución sumergida”, aquella que se ejerce en pisos y chalets, en contraste con la mayor regularización y control de los clubes de alterne.

La razón para trabajar en los pisos es que “en los clubes están a la vista de todos, y no quieren trabajar en ellos porque un día pueden encontrarse con el vecino”, explicaron desde el colectivo de ámbito estatal.

Un empresario del sexo de Algeciras agregó que muchas de las chicas que deciden dar el paso “han trabajado en la hostelería, o en tiendas de ropa, cuidando niños…” y la falta de ingresos u otras circunstancias, como el tener a su pareja en prisión, les empuja a ejercer finalmente la prostitución.

Tanto hombres como mujeres han optado por el mundo de la prostitución para salvar la crisis. Jonathan, murciano de 20 años que actualmente anuncia sus servicios en Algeciras a través de una conocida publicación que incluye decenas de anuncios de relax en la provincia de Cádiz, reconoce que comenzó como todos, buscando un trabajo en un sector completamente alejado de la prostitución como fue la hostelería. “La verdad es que fue a raíz de que me quedé sin trabajo, hace cosa de un año y medio, y lo típico que tienes un amigo que te habla de ello y pruebas”.

Jonathan, que se presenta en un anuncio como escort,  asegura que siempre elige a sus clientes con total independencia. “Cuando viene el cliente le ves cómo viene, si te transmite buen rollo, buena sensación”.

El joven escort asegura que “sólo una parte” de su familia sabe a qué se dedica. Como muchos otros españoles, trabaja fuera de su ciudad de origen. Según el empresario antes citado, es habitual, ya que corren menos riesgo de ser reconocidos.

Empresario
Los empresarios también recurren, en algunos casos, a la prostitución a causa de caer en desgracia por la crisis. El gerente de una casa de relax en Algeciras asegura que antes trabajaba en una fábrica de palés en el entorno del Campo de Gibraltar, y que tras ser despedido vio la opción de recuperar su estatus con el negocio del sexo.

Menos clientes

Un empresario del sexo que antes era trabajador en una fábrica de palés explicó que, con la crisis, “la gente se abstiene un poco de gastarse el dinero en copas y diversión”. Comentó que algunas de las mujeres que se ofrecen se dedicaban a la hostelería o incluso en tiendas de ropa.

Más solicitudes

Un representante de la Asociación Nacional de Empresarios de Clubes de Alterne aseguró que “hemos tenido bastantes solicitudes en el último año de personas que quieren incorporarse”. Asevera que en el sector, dominado por extranjeras, hay cada vez más españolas.

Marcha a otros países

El éxodo de mujeres extranjeras dedicadas a la prostitución hacia otros países de la zona euro, especialmente Alemania, Bélgica y Holanda, está mermando la ‘plantilla’ de algunos clubes de alterne: “Donde había 50 mujeres ahora hay 20”, manifestaron desde la asociación. El hecho de que en estos países, esta práctica esté más regularizada y la pérdida de clientes en España han influido.

http://andaluciainformacion.es/alcala-la-real/246363/cada-vez-mas-personas-ponen-su-cuerpo-en-venta-por-la-crisis/

Share

Freno al veto de los anuncios de contactos por “la crisis”

Igualdad busca una fórmula para prohibirlos sin que la prensa se resienta.
La propuesta de ZP fue aprobada por unanimidad en el Parlamento.
El periódico 20 minutos escuchó las recomendaciones del Congreso para eliminar los contactos de relax y decidió suprimirlos en 2007.

Prostitución

Los anuncios de prostitución en prensa agonizaban en julio de 2011. El Ejecutivo socialista había trasladado al Parlamento una propuesta para prohibir la publicidad de relax en periódicos y ediciones digitales y todos los grupos parlamentarios habían secundado la decisión.

El Gobierno pretendía añadir un apartado al artículo cinco de la Ley de la Publicidad que especificase que “se prohíbe la publicidad en prensa de servicios sexuales y de locales dedicados a la prostitución” después de solicitar un informe al Consejo de Estado y analizar sus contundentes conclusiones que avalaban el veto a este tipo de publicidad.

Sin embargo, el azote de la crisis y el escaso margen de maniobra –el borrador se presentó en julio– dejó el informe en estado de hibernación, se acabó la legislatura y el Gobierno socialista perdió las elecciones.

Prohibición sin perjuicios

El Ejecutivo popular busca ahora una cuadratura del círculo que se antoja imposible. Buscar una fórmula para prohibir este tipo de publicidad en los periódicos sin que los delicados ingresos publicitarios de los medios de comunicación se resientan todavía más. “La idea es reflotar el borrador diseñado por el anterior Ejecutivo, pero siendo conscientes de la crítica situación que atraviesa la prensa”, explican desde Igualdad, un área dependiente del Ministerio de Sanidad.

La cartera liderada por Ana Mato parte de dos premisas: la necesidad de prohibir una práctica que fomenta el negocio de trata de mujeres con fines de explotación sexual y conseguir el menor impacto en las delicadas cuentas de los periódicos. La situación es delicada. El último informe sobre los ingresos recaudados por los diarios con este tipo de clasificados –publicado en el año 2007– ascendían a 40 millones de euros y la prensa escrita atraviesa ahora una crisis sin precedentes. La publicidad en los periódicos ha descendido un 21% en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior y las previsiones todavía son frágiles.

Pese al impacto negativo en sus cuentas, el periódico 20 minutos escuchó las recomendaciones del Congreso para eliminar los contactos de relax y decidió suprimirlos en 2007. “Ha sido una difícil decisión empresarial y una decisión ética y profesional muy sencilla”, escribió entonces el director del diario, Arsenio Escolar, en su blog. Los diarios Público, Avui y La Razón se sumaron posteriormente a la iniciativa.

http://www.20minutos.es/noticia/1504317/0/freno-veto/anuncios-contactos/crisis/

Share

Explorando el Monte de Venus

Meses después de que Bibiana Aído encargase cierto estudio sobre las gozosas utilidades del clítoris, un grupo de investigadores de la Universidad norteamericana de Rutgers le ha madrugado la idea al confeccionar un mucho más completo mapa del placer femenino. No hay quien pueda con estos yanquis.
La entonces ministra de Igualdad había detraído 26.000 euros de su presupuesto para cartografiar al detalle la hasta ahora poco explorada zona de la vulva en la que se encuentra ese pequeña protuberancia carnosa y eréctil. El propósito aparente –aunque no quedó del todo claro– consistiría en guiar a los más despistados (y despistadas) por esas intrincadas selvas próximas al Monte de Venus para evitar que confundiesen el clítoris con las témporas. Ignora uno si el empeño tuvo o no éxito, pero lo cierto es que aquella cartografía tenía un alcance bastante más limitado que la alumbrada ahora por el equipo del profesor Barry Komisaruk en la Universidad de New Jersey.
Si Aído reducía el ámbito de su encargo ministerial a un estudio sobre la inervación del clítoris y los labios menores, el doctor Komisaruk ha enriquecido ese catálogo con una investigación sobre los pezones y la vagina propiamente dicha. Para ello contó con un equipo de once voluntarias que, valiéndose de medios manuales o electromecánicos (también llamados vibradores), aceptaron estimular sus partes erógenas a beneficio de la ciencia. Los resultados de la pesquisa no pueden ser más sorprendentes.
El ensayo reveló que los tocamientos a título experimental llegaban a activar hasta treinta áreas distintas del cerebro femenino, como si de golpe se hubiesen encendido todas las luces de un árbol de Navidad. Parece demostrarse así la vieja teoría de que los sesos –con ese– son el órgano sexual por excelencia; y no el sexo, como equivocadamente creían los más simples. Faltan aún estudios complementarios sobre la reacción de los varones a los mismos estímulos que permitan confirmar –o refutar– la extendida idea de que a los hombres solo se les enciende una neurona en estos casos; pero tampoco corre prisa tal averiguación. No vaya a ser.
Más notables aún son los poderes sedantes y analgésicos del orgasmo descubiertos en el curso de su investigación por los sabios de Rutgers. Gracias al doctor Komisaruk –el muy picarón– ha quedado probado científicamente que los desmayos de algunas damas al llegar al clímax no eran fingidos, como acaso sospechasen sus recelosos compañeros de cama.
Sobra decir que esas propiedades analgésicas de la “petite mort” –que es como los franceses llaman al relax tras el orgasmo– abren grandes posibilidades desde el punto de vista sanitario. Una vez que se desarrollen y apliquen las conclusiones del tan mentado estudio, bastaría con sustituir la toma de pastillas por una adecuada estimulación genital como la experimentada –con fines científicos– por las conejillas de Indias del doctor Komisaruk. El ahorro en fármacos contra el dolor sería particularmente oportuno ahora que empieza a no haber dinero ni para tiritas; y, por si fuera poco, evitaríamos los efectos secundarios de la medicación al tiempo que le damos una alegría al cuerpo.
Todo esto ya lo habían intuido, por novedoso que parezca, gentes tan alejadas de la ciencia como San Juan de la Cruz o el Salomón a quien se atribuyen las delicias del Cantar de los Cantares. “Tu seno hecho cual taza a torno, que nunca está exhausta de preciosos licores”, se extasiaba el viejo Salomón en uno de sus versos. Y donde la moderna ciencia solo ve pezones, clítoris y vaginas, él ya adivinaba las propiedades erógenas de los pechos de la mujer: esos “dos gamos mellizos paciendo entre blancas azucenas”.
Venían a decir lo mismo que el doctor Komisaruk, pero, admitámoslo, con mucha mayor gracia. Y a mucho menor coste que los mapas del clítoris encargados por la ministra Aído en el BOE.

http://www.farodevigo.es/opinion/2011/09/23/explorando-monte-venus/582555.html

Share

Cuando el vibrador se inventó para tratar la Histeria femenina

Seguro que más de un@ tiene en su casa, además del móvil, del MP3 y del ordenador, otro electrodoméstico no menos importante para ella. Me refiero al vibrador. Pero… ¿Algun@ de vosotr@s conoce la historia de este invento? ¿No? Pues es realmente interesante. Empecemos por los antecedentes de este maravilloso invento:

La prehistoria, los primeros consoladores

Hace un par de años, científicos alemanes de la universidad de Tubinga descubrieron lo que, hasta ahora, puede considerarse el consolador más antiguo de la historia. Se trata de un falo de unos veinte centímetros de largo por tres de ancho, esculpido en légamo o piedra cenagosa y perfectamente pulido. Su creación −según los expertos− data de hace unos 28 mil años.

La pieza fue descubierta por un equipo de la Universidad en la cueva Hohle Fels, cerca de Suabia. El hallazgo fue paulatino y la última pieza rescatada ha hecho posible su reconstrucción a partir de los catorce fragmentos que la forman.

Posteriormente en la Antigua Grecia, las mujeres solteras usaban el “olisbos”, un sustituto del pene hecho de madera lubricado con aceite de oliva. En Oriente Medio, usaban falos fabricados con boñiga seca de camello recubierta por una resina, mientras que en algunas culturas precolombinas se valían de un hongo oriundo de Cuzco, cuya forma era similar a la de un falo.

Del s.XV d.C. hay manuscritos chinos que describen las bolas vaginales con las que se efectuaban movimientos en el interior de la vagina produciendo estimulación sexual y ejercitando la musculatura pélvica para así producir más placer durante el acto.

En occidente, en los siglos venideros desde el siglo I a. C. al XVIII todos o gran parte de los registros escritos de que se disponen tachaban de inmoral y pernicioso todo aquello referente a la masturbación siendo unos pecadores todos aquellos que la practicaran, lo que no significa que dejaran de hacerlo, incluso dentro de los conventos (o al menos eso dicen los escritos).

Karlheinz Deschener es un historiador y crítico alemán nacido en 1924. En su obra “Opus Diaboli” (Catorce ensayos irreconcilliables sobre el trabajo de la viña del señor) el autor dice:

“A falta de hombres y no permitiéndoles a las monjas ni siquiera un padre confesor, estas tenían que conformarse a menudo con niños, cuadrúpedos o aparatos completamente inanimados pero causantes de placer, de factura muy primitiva, a veces, pero también falos artificiales con sus bolsas testiculares llenas de leche que, simulando una eyaculación, derramaban en el momento de máxima tensión, fría o caliente, en la vagina más o menos virginal. No sin razón llamaban en Francia “Bijoux de religieuse” (Joya de religiosa) a estos substitutivos.”

Por supuesto, las clases más humildes que no tenían acceso a “Bolas” u “Olisbos”, no dejaban por ello de disfrutar, ya que utilizaban como substitutos lo que tenían más a mano: Cirios y velas, maderas talladas, hortalizas diversas, etc.

Edad moderna, El Vibrador

El consolador moderno o vibrador, no aparece sino hasta que el uso de la electricidad se extendió a finales del siglo XIX. Curiosamente, su aparición original fue como instrumento médico, el cual se usó por casi 30 años.

Los vibradores se usaron en la década de 1870 para tratar por consejo médico la “Histeria” femenina una supuesta enfermedad que, desde la antigüedad, pensaban que atacaba a la mujer cuando esta estaba irritable. El origen de la Histeria, que según las creencias solo sufrían las mujeres, se remonta a la antigüedad clásica, se habla de ella en papiros egipcios y ya fue descrita por Platón y por Hipócrates. Un mito de la antigua Grecia cuenta que el útero no está estático sino que deambula por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades a la víctima cuando llega al pecho. Esta teoría da origen al nombre, pues la raíz proviene de la palabra griega para útero: hystera.

En la medicina medieval se le llamó “sofocación de la matriz” y se seguía creyendo que la causa era la abstinencia sexual, matizando que la retención de fluidos sexuales de la mujer era el origen del mal. Los remedios recomendados eran variados, desde mantener sexo si estaba casada, el matrimonio si estaba soltera y un masaje como último recurso.

De este peculiar masaje ya se hablaba en al año 653 y consistía en que un médico se impregnaba un dedo en aceite de flores, generalmente lirios o nardos, y masajeaba con vigor la zona genital de la mujer hasta que esta llegara al clímax, y aliviando de esa manera su “histeria”.

En el siglo II, Galeno, un importante médico, escribió que la histeria era una enfermedad causada por la privación sexual en mujeres particularmente pasionales. Se diagnosticaba frecuentemente en vírgenes, monjas, viudas y en menos ocasiones en mujeres casadas.

Así que aunque el masaje de vulva se había utilizado como terapia contra dicha histeria desde los tiempos de Hipócrates, durante milenios las mujeres habían tenido que conformarse con los dedos masculinos para “consolarse”. Sí, masculinos, porque hasta tiempos muy recientes, la autoestimulación femenina estaba muy mal vista y se reprimía física y psíquicamente. Como dijo Avicenna, otro de los fundadores de la medicina moderna, “las mujeres con histeria no deben tocarse: ese es un trabajo para los maridos y los doctores”. 

Y así llegamos al siglo XIX, donde esta supuesta enfermedad que los griegos habían descrito el “útero ardiente”, se convierte en una especie de plaga entre las mujeres de la época. Cualquier comportamiento extraño – ansiedad, irritabilidad, fantasías sexuales – es considerado como un claro síntoma y la paciente es enviada inmediatamente a recibir un masaje relajante. Y es que a pesar del paso de los siglos, aún no se consideraba a las mujeres seres sexuales y se creía que los desórdenes psiquiátricos femeninos provenían del útero.

Los médicos seguían combatiendo la histeria femenina acariciando manualmente el clítoris y la vulva de las pacientes hasta que pudieran alcanzar lo que en aquella época era conocido como “paroxismo histérico”, que en realidad era un orgasmo. Como en aquella época era mal visto que una mujer acudiera sola a la consulta, era frecuente que maridos o madres esperasen sentadas junto a la paciente mientras el medico tranquilamente las masturbaba.

En 1859 un doctor aseguró que una de cada cuatro mujeres estaba aquejada de histeria, y reunió decenas de páginas de posibles síntomas, con lo que casi cualquier dolencia leve podía servir para diagnosticarla. Los médicos pensaban que la tensión de la vida moderna hacía a las mujeres más susceptibles a desórdenes nerviosos. Rachael P. Maines, autor de “The Technology of Orgasm: Hysteria, the Vibrator, and Women’s Sexual Satisfaction,” dijo que estos casos eran muy ventajosos para los médicos, dado que no había ningún riesgo de que la paciente muriese pero necesitaba tratamiento constante, lo cual era una notable y fácil fuente de ingresos. El único problema era que los médicos no disfrutaban con la tediosa tarea del masaje. La técnica era difícil de dominar para un médico y podía tomar horas llegar al “paroxismo histérico”.

Derivarlas a las comadronas, una práctica por otra parte habitual, era una pérdida de oportunidades de negocio para el médico, así que los médicos, a pesar de tener las manos cansadas de tanto “masaje”, comenzaron a plantearse otro tipo de soluciones para mantener los ingresos y a las pacientes.

Pero hasta los doctores más mujeriegos estaban hartos de “darle al botón” durante horas, días y años, así que inventaron la hidroterapia íntima, es decir, estimular el sexo femenino con un potente chorro de agua procedente de una gran manguera. El método se puso en marcha en 1860 en numerosos balnearios y fue un éxito (un orgasmo en unos cuatro o cinco minutos), aunque era un sistema caro y poco práctico. Hacía falta algo más manejable y económico.

Bautizado con el explícito nombre de “Manipulator”, el primer Vibrador se fabricó en Inglaterra a mediados de 1870. Era, básicamente, una tosca mesa de madera con un agujero en medio para encajar la pelvis femenina, a la que se aplicaba una esfera vibrante conectada a una máquina de vapor. Pero, aunque funcionaba, seguía siendo un aparato costoso y engorroso. También se desarrollaron sillas especiales para masajes pélvicos.

En la década de 1880, un médico inglés llamado Joseph Mortimer Granville desarrolló el primer vibrador con forma fálica, una máquina de efectos milagrosos, cuyo único problema era su tamaño industrial, ya que funcionaba a vapor. La paciente se tumbaba en un diván y el doctor le aplicaba el vibrador electromecánico en la entrepierna, consiguiendo un orgasmo en unos 10 minutos, más o menos.

La empresa Weiss no tardó en fabricar en serie estos instrumentos, reduciendo su tamaño y modificando sus “tripas” para ponerlos en marcha mediante baterías, pedales, manivelas y, finalmente, corriente eléctrica. La vibración, que iba de 1.000 a 7.000 pulsaciones por minuto, “curaba” hasta a las “histéricas” más recalcitrantes. Los aparatos se fabricaban en serie y se vendían como churros a través de revistas o por prescripción médica.

Varios modelos comienzan a comercializarse a través de todo tipo de publicaciones, e incluso periódicos de tirada nacional. “La vibración es la vida” – se publicaba en algunos anuncios – “Porque tú, mujer, tienes derecho a no estar enferma”.

Con el cambio de siglo, las nuevas necesidades, unidas a la invención del motor eléctrico de pequeño tamaño, propiciaron la aparición del primer vibrador doméstico, que fue patentado en 1902 por la empresa estadounidense Hamilton Beach of Racine. De esta forma, el vibrador vaginal se convirtió en el quinto gadget eléctrico en invadir los hogares, justo después de la máquina de coser y mucho antes que, por ejemplo, la plancha eléctrica. Además venia en un estuche lujoso y con accesorios incluidos.

Poco a poco, los vibradores se fueron haciendo más asequibles y empezaron a ser comprados por particulares para tratar problemas de “histeria” especialmente persistentes. Modelos como el Miracle Ball-Grip Massager o el Gyro-Lator se hicieron muy célebres e incluso se publicitaron en periódicos con frases como “La vibración que proporciona vida, vigor, fuerza y belleza” o “Instrumentos para la tensión y la ansiedad femenina”. Su comercialización llega a tal extremo que algunos modelos incluyen un recambio adaptable que convierte el vibrador en una batidora.

La difusión de la electricidad en el hogar facilitó la llegada del vibrador al mercado de consumo. El atractivo de un tratamiento en la intimidad del propio hogar hizo que el vibrador alcanzase una cierta popularidad. De hecho, llegó al mercado mucho antes que otros dispositivos eléctricos: nueve años antes del aspirador y diez años antes de la plancha.

En 1917, en los hogares norteamericanos había más vibradores que tostadoras; aunque desaparecieron de las consultas de los médicos, seguían considerándose aparatos clínicos para proporcionar relax a las mujeres más inquietas. En la primera mitad del siglo XX, el mercado de este tipo de artefactos estaba en alza, y docenas de prototipos fueron patentados.

Pese a lo que nos pueda parecer hoy por el concepto sexual que tenemos de un vibrador, en aquellos años la aplicación del vibrador sobre el clítoris era tenida por una práctica exclusivamente médica. En la concepción machista de la época, al no haber contacto con el interior de la vagina, se considera que no hay contacto sexual, y no por tanto no existía ningún tabú alrededor de este objeto, solo se consideraban artículos de masaje anti-estresante y era común verlo en todo tipo de catálogos y revistas.

El cine porno, el origen de la mala fama de los vibradores

Pero a partir de 1920, los vibradores aparecen en las primeras películas pornográficas, y empiezan a perder su imagen de instrumento médico. Esto, unido a que a principios de los 50 la “Asociación americana de psiquiatría” declaró que la Histeria no era una enfermedad, hizo que el vibrador fuera visto como un juguete sexual y considerado instrumento de perversión, comenzando poco a poco a ser un tabú, connotación que casi continua teniendo hoy en día en muchos lugares.

Aun así, el consolador se siguió vendiendo como “tecnología camuflada”, con imaginativos diseños de las más variopintas formas y colores. Los catálogos de venta por correo y las revistas femeninas anunciaban consoladores disfrazándolos de aspiradoras, rizadores de pelo, máquinas contra la jaqueca, masajeadores de cuello o limpiadores de uñas, entre otras cosas. Vamos, que no era raro que en una reunión de Tupperware organizada por amas de casa sacaran, de pronto, un vibrador.

De instrumento médico a instrumento de placer

Como una evolución radical de dichas reuniones, en 1973, en plena explosión del feminismo, la sexóloga Betty Dodson empezó a dirigir sesiones masturbatorias en grupo para mujeres, divulgando la utilización sexual del Hitachi Magic Wand, un masajeador corporal con forma de gran micrófono que, según ella, era capaz de espabilar hasta el clítoris más atrofiado. Ese mismo año, Eve’s Garden, un sex shop sólo para mujeres, se inauguró en Nueva York. Cinco años después, Good Vibrations de San Francisco fue la segunda tienda erótica femenina de América.

En 1981, Jacqueline Gold, del sex shop Ann Summers, hizo una reunión femenina en una casa para vender y demostrar el funcionamiento de vibradores. Era la explosión de un gran negocio orientado al placer femenino.

En pleno siglo XXI, el vibrador es algo socialmente aceptado, un complemento del sexo solitario o en pareja que aparece en la prensa de tendencias y se vende en boutiques eróticas “mixtas” y que todo tipo de mujeres atesoran en sus mesillas o conectan a sus iPod, para alcanzar el clímax a ritmo de sus canciones favoritas. Incluso los hay realizados a partir de moldes de los miembros de actores porno como Rocco Sifreddi, o el español Nacho Vidal.

Ni las celebrities ocultan hoy su afición a las “buenas vibraciones”: desde Angelina Jolie y su tampón vibrante con mando a distancia hasta Victoria Beckham y su vibrador de platino y diamantes valorado en dos millones de dólares. Eso por no hablar del Rabbit, el archifamoso vibrador con estimulador de clítoris popularizado por las protagonistas de Sexo en Nueva York.

Fuentes: tejiendoelmundolamazmorradelogrotesco 

http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=255

 

Share

Mujeres multiorgásmicas

Pedro Rondón Navas

Las personas asocian al orgasmo con sensaciones indescriptibles, intenso placer, plenitud, fusión con la pareja, felicidad, deseos de que no termine jamás, pérdida de control de sí mismo, éxtasis, excitación incontrolada, sucesos esperados con ansias, estado de placer que no se pueden comparar con nada… El orgasmo es una fase de la respuesta sexual humana en la cual se producen una serie de cambios fisiológicos y emocionales.
En el orgasmo de la mujer se producen cambios: incremento del ritmo cardiaco, respiración a la máxima frecuencia e intensidad, tensión muscular, enrojecimiento de la piel, contracciones en la vagina y útero. Respuestas emocionales: gemidos, gritos, risas y hasta llanto en algunas mujeres, aunque también es normal un orgasmo controlado y con pocas manifestaciones emocionales. Los orgasmos presentan diferencias en cuanto a duración, intensidad, cantidad y respuesta emocional; una misma persona tampoco presenta siempre la misma respuesta orgásmica. La duración también es variable y puede iniciarse con contracciones vaginales cortas y posteriormente repetidas y un poco más duraderas. 

También es común que algunas mujeres deseen continuar con su respuesta sexual y alcanzar otros orgasmos. Hablamos de mujeres multiorgásmicas, es decir, las que logran tener más de un orgasmo en un mismo encuentro sexual. Ellas pueden seguir siendo estimuladas y les resulta fácil alcanzar otros orgasmos. 

El ciclo de la respuesta sexual se inicia con la excitación, luego viene una fase de meseta, donde se mantiene la excitación a un mismo nivel, posteriormente viene el orgasmo y luego la fase de resolución (donde se llega a un estado de relax y bienestar y se pierde la excitación). Algunos autores afirman que el secreto para tener más de un orgasmo es evitar llegar a la fase de resolución, ¿cómo lograrlo? Volviendo a la fase de meseta luego del orgasmo: la pareja debe seguir estimulándola y ella evitar relajarse completamente. Hay ocasiones en que esta respuesta se logra en forma espontánea. No depende del varón, aunque sí puede contribuir logrando mantener la erección durante más tiempo o prolongando la fase de excitación hasta que su pareja llegue al orgasmo para luego continuar con estimulación y penetración. 

(*)Psicólogo- Sexólogo

http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LROpinion04&td=15&tm=05&ta=2011

Share