Prostitución en Madrid, un negocio de 10 a 360 euros la hora

Así es este trabajo ilegal del sexo en la Comunidad de Madrid, un oficio cuyas cifras ya se recogen en el Producto Interior Bruto español y que supone el el 0,35 por ciento del mismo

Pulse para ver el video
Pulse para ver el video
FOTO: JOSÉ ALFONSO / VÍDEO: ALFONSO FERNÁNDEZ MORENO
Así es el mapa del sexo en la Comunidad de Madrid

La Unión Europea modificó el año pasado algunos criterios internacionales que se venían usando para cuantificar el Producto Interior Bruto. Daba unas líneas clave para que cada país calculara su PIB incluyendo, entre otras cuestiones, narcotráfico yprostitución voluntaria. El INE echó cuenta a través de asociaciones de prostitutas y encuestas de hábitos sexuales, entre otras fuentes consultadas, para dar una cifra a este oficio que, aunque cuente ya como actividad económica, continúa siendo ilegal. Finalmente, determinó que en España lo ejercían 600.000 mujeres de forma voluntaria y que suponía el 0,35 por ciento del PIB total. Los precios que se pagan por sexo son abismales dependiendo de la zona donde se compre el cuerpo.

Son las 12 del mediodía. La mañana no deja más de cinco grados en la capital, pero no impide que en las calles que dibujan el polígono industrial de Marconi (Villaverde Alto) las prostitutas exhiban sus partes más íntimas para sacar más rédito al día. En tanga, con lossenos al aire, con una raya del ojo bien marcada y que no guarda ninguna sintonía con el perfilador de sus labios. Sus bolsos, cargados de condones, clínes, toallitas húmedas o papel higiénico. Así esperan estas mujeres del sexo a ser rescatadas para obtener desde 10 euros la felación hasta 25 euros por cada acto de placer completo que proporcionan.

60 euros al día en Marconi

Son las 12 del mediodía y en este rincón de Madrid donde las prostitutas se venden más baratas, la actividad del sexo no para. Las requieren los copilotos, acompañados por dos o tres amigotes o solos, para echar uno rápido en la parte trasera del coche. A plena luz del día. «Si el día sale bien se puede ganar 60 euros. Lo peor de esta zona es que no quieren pagar mucho. Pides 15 euros y te dan 10», dice Catherine, un travesti colocado en la calle San Cesáreo. Una mujer de la Europa del Este que no supera los 40 confirma, apostada en la vía Resina, que ése es el precio que se paga por el sexo en Marconi. Desde los 10 a los 25 euros. Y mientras lo cuenta, se apea de un vehículo una jovencísima y bella mujer rubia de ojos azules. Probablemente no tenga más de 20. Prefiere no pronunciar una palabra.

Palizas a las chicas

La Policía Nacional de Villaverde confirma que la zona es peligrosapara estas chicas, mayoritariamente del Este de Europa. Los requerimientos por parte de las prostitutas después de que algún cliente las haya dado una paliza son frecuentes, afirman. También las peleas entre proxenetas y usuarios, después de que estos últimos se quieran marchar sin pagar o abonar menos de lo acordado. La actividad es continua durante las 24 horas. El mapa nocturno es más conflictivo aún, informan las fuentes policiales consultadas. Marconi junto a la Casa de Campo -donde dominan las subsaharianas y latinas- son las zonas donde el sexo sale bien barato, con los riesgos que la práctica para cliente y prostituta entrañan.

3 euros por lavarse en una pensión

En Montera y en la zona de Triball (barrio de Malasaña), la cuota no es muy superior. Como mucho se pagan 25 euros por una sesión de sexo. Pero aquí, a diferencia de las profesionales de Marconi, éstas tienen agua. «Nos dejan lavarnos por tres euros en las pensiones de la calle Ballesta», revela una prostituta brasileña que espera en la calle Desengaño. Se refiere a los pisos que están en el número 3, 7 y 15 de Ballesta, donde un hombre espera en la puerta para dejar entrar a las mujeres y cobrar por su rápida estancia.

Otro mundo diferente es el del sexo de lujo, ése que desempeñan chicas que normalmente atienden en chalés camuflados de la capital o que acuden a hoteles bajo el paraguas de «scort» (acompañantes de lujo), ya sea por agencias o por cuenta propia.

La casa de citas más cara

En la calle Rodríguez Marín (barrio Salamanca) se encuentra una de las casas de citas más caras de la ciudad. Tener un encuentro con una de sus chicas cuesta 360 euros la hora. Generalmente, las casas de citas suelen ser más costosas que los club de alterne (100 euros de media por una hora). Otro con este tipo de tarifa es uno que se ubica cerca del estadio Santiago Bernabéu. Cuesta 350 euros la hora.

http://www.abc.es/madrid/20150129/abci-prostitucion-madrid-precio-sexo-201501271403.html

Share

Una associació de prostitutes imparteix un curs a novelles

La crisi augmenta la demanda de dones que desitgen aprendre l’ofici. “Pensen que som ignorants», explica una prostituta

Paula Vip creadora del curs d’iniciació a la prostitució. / Gianluca Battista

Paula Vip és el seu àlies laboral. Té 42 anys, és catalana i es defineix com a elegant, discreta, educada i “puta”. També és la presidenta de l’Asociació de Professionals del Sexe (Aprosex) i la inventora de l’únic curs de prostitució que s’imparteix a Espanya. Dissabte Paula tornarà a allliçonar, al costat de la psicòloga clínica Cristina Garaizábal, 25 alumnes perquè es converteixin en “putes professionals”. Tot això en un només un cap de setmana i per 50 euros. Vip assegura que amb la crisi hi ha una sobreoferta de dones que exerceixen la prostitució i considera el seu curs com a imprescindible per endinsar-se en aquest sector.

La presidenta d’Aprosex deixa clar en primer lloc que el seu treball no té absolutament res a veure amb l’activitat que realitzen les dones a les quals s’obliga a prostituir-se: “Això és tràfic d’éssers humans i hi ha d’intervenir ràpidament la policia”.

Malgrat això, Paula denuncia que està donada d’alta en el règim d’autònoms com a treballadora sexual però en canvi no té drets: “Les autoritats pensen que les putes som ignorants i els molestem”. A Aprosex hi ha associades que es prostitueixen al carrer i que són aquí “perquè volen i han de seguir pactant espais i horaris amb els ajuntaments”.

Parlem d’hisenda, de Seguretat Social, de donar-se d’alta d’autònoms

El lletrat representant de l’organització feminista Clara Campoamor, David del Castillo, ha defensat el curs de l’associació Aprosex ja que “es tracta de dones que es prostitueixen per voluntat pròpia sense cap tipus de coacció i se’ls dóna uns coneixements útils per a l’exercici d’aquesta activitat”.

“La crisi ha provocat una sobreoferta que ha rebentat les tarifes del mercat i hi ha molta nena amb molta falta de professionalitat”, assegura Vip. La presidenta d’Aprosex vol que les persones que comencen en el sector del sexe de pagament tinguin molt clar que “la prostituta no és una víctima, els homes paguen però no per això manen”. Paula Vip compara la relació de la prostituta amb el client com la que s’exerceix amb un metge, un arquitecte o un advocat: “Jo sóc la que et dic quant temps tens de tractament, en quin lloc es construirà la casa o si et portaré el cas o no… qui decideix és la professional ja sigui una scort de luxe o treballi en ple carrer”. El curs comença recordant a les alumnes si serveixen o no serveixen per a la professió. “Totes arribem aquí per diners, però t’ha d’agradar el sexe i has de ser capaç de fer-ho amb desconeguts”, afirma. A més, és important que no caiguis en l’“estigma de puta, en cal fugir i sentir-te orgullosa amb el que fas”. També s’ensenyen petits trucs per evitar l’apatia quan s’apropa el moment de fer un servei. A més, hi ha un gran capítol dedicat a la solidaritat entre companyes i al màrqueting de la prostitució.

http://cat.elpais.com/m/cat/2014/11/13/catalunya/1415912798_592916.html

Share

Llevar condones en Nueva York ya no será prueba de prostitución

Hasta ahora la Policía podía confiscar preservativos como prueba del delito

Llevar condones en Nueva York ya no será prueba de prostitución
Barcelona. (Redacción).- La tenencia de preservativos se ha convertido en objeto de polémica en Nueva York. Aunque la ciudad gasta un millón de dólares anuales en la distribución de condones en campañas contra los embarazos no deseados y contagio de enfermedades venéreas, hasta ahora la Policía local podía confiscar condones como prueba contra un detenido por el delito de prostitución. esta medida, criticada en gran parte del país.

La fiscal del distrito del condado de Nassau explica al portal NBCNewYork que el beneficio del preservativo como prueba del delito no compensa los riesgos que supone para la salud pública que trabajadores del sexo prefieran no llevar preservativos encima por miedo a ser detenidos. Una circunstancia que expresa, en el mismo medio, Hawk Kinkaid, un ex scort que defiende la medida: “El temor a que pudieran usarlo en tu contra dificulta que te puedas proteger a ti mismo”.

En el estado de Nueva York se producen unos 2.500 arrestos por delitos de prostitución. Un estudio de 2010 puso en evidencia que el 50% de los trabajadores sexuales del Estado habían visto como la Policía les confiscaba preservativos. Uno de cada tres afirmó que prefería no llevar condones para evitar ser arrestado.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/internacional/20140429/54406448393/llevar-condones-en-nueva-york-ya-no-sera-prueba-de-prostitucion.html#ixzz30M77uf3H

Share

Cada vez más mujeres se prostituyen para tener ingresos, sobre todo universitarias

‘Escort’ Laia, joven que compagina su vida de estudiante y su trabajo como Escort (acompañante remunerada). (HUGO)

Laia Ramos, Escort

Laia, joven que compagina su vida de estudiante y su trabajo como scort (acompañante remunerada). (HUGO FERNÁNDEZ)

  • Amas de casa, camareras, administrativas, licenciadas, etc., todo tipo de mujeres optan por este recurso para lograr dinero para ayudar a sus familias o estudiar.
  • La crisis ha hecho aumentar el número de meretrices un 15% solo en Madrid.

JUANMA LÓPEZ GUILLÉN

Es un secreto a voces entre las profesionales del sexo de pago y las ONG que las asisten en la calle. Cada vez más mujeres se ven forzadas a ganarse la vida prostituyéndose. Un recurso por el que optan desde las amas de casa a todo tipo de profesionales como camareras, administrativas o licenciadasMédicos del Mundo explica que la crisis ha hecho crecer el número de meretrices un 15% solo en Madrid.

La prostitución se ha convertido también en la vía de escape de muchas universitarias que no tienen dinero para costearse los estudios. «Hace tiempo que recibo bastantes consultas de jovencitas que quieren introducirse en este mundo porque sus padres ya no pueden ayudarlas. Otras, incluso lo hacen para mantener a sus familias», señala a 20 minutos Concha Borrel, presidenta de la Asociación de Profesionales del Sexo. «Tenemos entre 20 y 30 universitarias apuntadas. Hace unos años apenas eran dos o tres», señaló una popular agencias de meretrices online.

Sofía, Ana y Laia

Llevaba seis meses en la universidad cuando se enteró que habían despedido a su padre. «En realidad llevaba casi dos años sin trabajo. Me lo contaron porque no podían pagarme el alquiler del piso«, explica Sofía, una joven madrileña de 25 años. La noticia la obligó a buscar  una solución: «Trabajé de camarera, repartidora, dando clases… Yo necesitaba más dinero. Tenía que pagar matrícula, piso, libros, comida, ayudar a mis padres y la casera no me fiaba un mes más».

Sin consultarlo con nadie, una noche se decidió a dar el paso. «Me acerqué a una agencia y me hicieron unas fotos. A los dos días me llamaron para decirme que si quería hacer un servicio y dije que sí», recuerda esta joven de 25 años. A partir de entonces, y de eso hace ya casi un año, hace entre cuatro y cinco servicios a la semana. Unos 3.000 euros mensuales. «Me permite estudiar y pagar la hipoteca de la casa de mi familia». Sofía confiesa que ese no es su nombre. «Mi familia piensa que trabajo en una discoteca cara de Madrid. La verdad es que si se huelen algo prefieren no preguntar. Yo también prefiero que sea así. Cuando termine la carrera y encuentre trabajo haré como si no hubiera ocurrido».

«Me llaman destrozados»

Una realidad muy similar a la de Ana, una joven sevillana. Ella también ejerce la prostitución a espaldas de su familia. Sus padres le recortaron la asignación mensual porque las cosas no les iban bien y optó por prostituirse. Antes estuvo en varios trabajos, pero los terminó dejando. «Estaba cansada de pagar matrícula, piso… y suspender porque no tenía tiempo para estudiar».

Ana lleva ya casi dos años prostituyéndose y cree que cuando termine la carrera le costará mucho dejarlo. Dice que con la crisis que hay los trabajos están muy mal pagados y que ellagana 2.000 euros sin mucho esfuerzo. Lo que más miedo le da es que se enteren sus padres. «No creo que me lo perdonaran. Ellos me llaman de vez en cuando para preguntar si necesito algo y yo les miento. Les digo que voy tirando, que me han subido un poquito el sueldo o que he dado unas clases particulares extra».

Laia Ramos no teme dar la cara. Esta joven de Barcelona  lleva más de un año trabajando de scort (acompañante remunerada). Cansada de vivir ahogada con el sueldo que cobraba como cajera decidió prostituirse. «Al principio compaginé el trabajo en el súper y el de scort, pero pronto me di cuenta que no compensaba». Laia quiere acabar sus estudios, aunque reconoce que no cree que deje la prostitución.

No sólo las mujeres se han visto obligadas a recurrir a la prostitución por la crisis. También algunos hombres. «Es una pena. A la mayoría de ellos no les gustan los hombres y lo hacen porque tienen que ayudar a su familia. Me llaman destrozados. Se desahogan conmigo porque no se lo cuentan a nadie», confiesa Concha Borrel.

¿Cuántas meretrices hay?

La respuesta es complicada. Varios estudios hablan de un horquilla que oscila entre las 300.000 y las 400.000 prostitutas. Las primeras informaciones con estas cifras datan ya de 1997. Ahora es difícil saber el número real y diferenciar entre mujeres que ejercen forzadas la prostitución y las que lo hacen obligatoriamente. La Guardia Civil realiza estudios de mujeres que trabajan en clubes de carretera, entre 15.000 y 20.000; y el último informe del Defensor del Pueblo (presentado hace una semanas) cifra en 14.000 las mujeres forzadas. En cuando a los grupos organizados que se dedican a la prostitución, en 2010 se desarticularon 17 y en 2011, 35.

http://www.20minutos.es/noticia/1617075/0/mujeres/prostitucion/crisis/

Share

@SandraBaraza: «La curiosidad y el morbo me llevaron a la prostitución»

«Nina: pitufina, caliente, muy viciosa»: La conocemos a través del twitter de@olayarivas, una de las futuras periodistas que han asistido al preestreno en Madrid de‘Profesión, prostituta’. Gracias a los tuits y post de los estudiantes allí presentes, sabemos que lasegunda película de Callejeros está cargada de emociones fuertes. El viernes a las 22h45se estrena en Cuatro.

En la calle

 

@olayarivas: #callejerosendirecto Consejos para ser prostituta: No usar nunca tu nombre verdadero

@PiliPinos: El servicio de las prostitutas es como radio taxi #callejerosendirecto

@SandraBaraza: «Chicas con regalo» #callejerosendirecto

@ups_arantxa: Es mas fácil hablar con un cliente que hablar con una prostituta #profesionprostituta

@ups_arantxa: Yo tb quiero ser becaria de callejeros!! #callejerosendirecto 🙂

Son algunos de los titulares que han publicado a través de su Twitter los estudiantes de Periodismo presentes en el preestreno en Madrid de Profesión, prostituta, el segundo largometraje de Callejeros.

En el documental, los Callejeros pintan la realidad de las mujeres que ejercen el oficio más antiguo del mundo.«¿El oficio más antiguo del mundo?: Antes que la prostitución estaba el carpintero que hizo la cama», tuitea con sarcasmo @olayarivas durante la cobertura del estreno en Madrid de la segunda película de Callejeros.

RASTREANDO EL HASHTAG #CALLEJEROSENDIRECTO

Rastreando en Twitter el hashtag #callejerosendirecto sabemos que Nina mide 1,36 metros, que se anuncia como «pitufina, caliente y muy morbosa» y que es precisamente su estatura lo que provoca morbo entre sus clientes.

Nina es prostituta, igual que su novia y qu  Lidia, una lituana que vino a España a labrarse un futuro mejor hace ya muchos años. Como Verónica, aunque ella solo lleve un año en esto; y como Sabrina, una travesti que ejerce la prostitución con el consentimiento de su novio.

MUJERES CON TACONES LEJANOS

Nina, Sabrina, Verónica, Lidia ponen cara y nombre a la película ‘Profesión, prostituta’. Ellas son la excepción de un oficio que en España ejercen 400.000 mujeres.

La inmensa mayoría son «mujeres con los tacones lejanos que aparecen dibujadas y escondidas. No es fácil dar la cara», como nos recuerda @olayarivas en la red de los 140 caracteres.

Nina, Sabrina, Lidia… son «chicas con regalo» que «hacen felices a otras personas», tuitea @SandraBaraza.

«El servicio de las prostitutas es como radio taxi», tuitea @PiliPinos, una estudiante que obvia comentar el final de la historia porque «cuando llegas a casa te sientes sucia», como recoge @SandraBaraza en su Twitter.

La crudeza del oficio hace afirmar a las que lo ejercen: «Me he ganado la vida con mi sudor, no con mi coño», cita que recoge @SandraBaraza en la cobertura de #callejerosendirecto

TRES GOTAS DE PERFUME

En este «oficio que utilizan más trescientas mil personas en España y que genera en torno a cincuenta millones de euros cada día», según posteó Arantxa Turégano nada más salir del preestreno, hay mujeres que se ponen tres gotas de perfume: «En la boca: Por si me besa, en el cuello, por si me abraza, y en el …por si las moscas», tuitea @olayarivas.

Algunas trabajan en pisos particulares. Otras en clubes de alterne, discotecas… Y muchas, en la calle. Unas ganan al día entre 0 y 500 euros y otras 1.800 euros, como las scort que «se venden por catálogo en Internet, y en mitad de la sesión, también atienden llamadas», nos cuenta @olayarivas.

Mujeres que cada tres meses «se hacen un chequeo. Sida, sífilis… contra todo prognóstico, son personas que cuidan la higiene», como relata la doctora que aparece en la película de Callejeros.

Mujeres que el viernes a las 22h45 se estrenan en Cuatro, como protagonistas de la segunda película documental de Callejeros: Profesión, prostituta.

COMENTA EL PREESTRENO DE ‘PROFESIÓN PROSTITUTA Y GANA UN IPAD2

Si eres estudiante de Periodismo o Comunicación Auidovisual y has asistido al presentreno en Madrid de la película Profesión, prostituta comenta en redes el estreno de Callejeros: ¡Puedes ganar un ipad2!

*El plazo para participar finaliza el viernes, 27 de mayo.

http://www.cuatro.com/callejeros/noticias/sandrabaraza-curiosidad-morbo-llevaron-prostitucion/20110525ctoultpro_14/

Concha García Campoy y Tico Medina

Estudiantes de periodismo y com. audiovisual

Preguntas en la charla-coloquio

Tico medina pregunta

Una de las estudiantes posa para cuatro.com

Los estudiantes, protagonistas del preestreno

Carolina Cubillo y Mirta Drago

Jalis y Carolina posando

Share

Juguetes para adultos

La era digital llegó a la vida sexual con una amplia variedad de accesorios que prometen aumentar el placer. Menos prejuicios y más novedades, así es el sexo del siglo XXI.
Mujer en la cama
«Nunca he comprado un juguete sexual ni creo necesario tener uno, ¿para qué?, son peligrosos», dice tajante Alexandra, una mujer de 32 años. «Yo probé uno con mi novio y me gustó, pero no me muero por repetir la experiencia, me da miedo una enfermedad», reveló Andrea, de 25. «Eso es para pervertidos, incluso es algo sucio, un signo de problemas en la intimidad, una depravación«, sentenció Sandra, de 29.Estos son solo algunos de los mitos que rodean el uso de los accesorios íntimos. Además de las objeciones morales, existe cierta degradación por cuenta de bromas de mal gusto. «Comprar un juguete erótico puede generar mucha vergüenza en las mujeres. Los chistes, el señalamiento social, es muy difícil para ellas», explica el sexólogo chileno Mario Gómez, quien aclara que un juguete sexual es un complemento que ayuda a enriquecer las relaciones íntimas de los adultos. «Esto no es ni sucio ni malo ni pecado y tampoco reemplaza a la pareja. Es un elemento que cualquier hombre o mujer podría usar«, aclara.

Incluso varios médicos han decidido incluirlos en las recetas. Además del viagra y otros remedios para manejar disfunciones, los juguetes sexuales pueden ser una herramienta muy útil. «Las bolitas chinas o bolas de Ben Wa, por ejemplo, son excelentes para que ellas fortalezcan los músculos vaginales, los anillos les funcionan muy bien a ellos para manejar su erección», dice la sexóloga Ana María Grinblat, quien destaca que la tecnología está revolucionando este mercado. «Hay tantos accesorios digitales que otorgan muchos beneficios, creo que hay que dejar atrás las ideas preconcebidas y animarse a usarlos, esto no es cuestión ni de edad, ni de clase social. En la cama, eso pasa a un segundo plano», aconseja.

A comienzos del siglo XXI (abril 2000), la Food and Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos aprobó el Eros-CTD, un aparato para el clítoris que funciona con baterías y que ayuda a aumentar la circulación y promover la lubricación vaginal y los orgasmos. «El éxito que tuvo entre las usuarias (cabe decir que todas eran mayores de 50 años) fue tal, que desde entonces se comenzó a desmitificar el juguete sexual.», explica la doctora Kathy Sarmiento.

Según una encuesta revelada por Terra.com hace cinco años, de 3.000 mujeres, solo el 18% había usado un juguete sexual. Hoy, según la última encuesta sobre sexo realizada en EE.UU., el 45% de ellas los usan. Y aunque ahora existe una amplia gama de accesorios y softwares, el más popular sigue siendo el vibrador.

Alessandra Rampolla, la famosa sexóloga del programa «Alessandra, a tu manera», lo explica en su página de internet: «¿Juguetes sexuales? ¡Claro que sí! Son pura diversión y mucho placer. Y nada mejor que el clásico vibrador. Es uno de los juguetes más reconocidos, y por muy buenos motivos: no existe ser humano capaz de replicar las intensas sensaciones de placer que brindan sus vibraciones».

Por eso se encuentran de todos los tamaños, precios y formas. Uno de los más comunes es el iBuzz, un vibrador que se conecta al iPod o al MP3 y se controla con el volumen. La idea es usarlo mientras la persona escucha música con auriculares. Tiene siete modos de vibración y viene con muchos accesorios. El Freestyle es inalámbrico y se conecta a cualquier iPhone o reproductor musical. El Bodytalk Scort es otro dispositivo que se conecta al celular y se activa con las llamadas. Vibrará de acuerdo a su programación. La Pesa Kegel Energie sirve para ejercitar los músculos pélvicos. Ultime es otro de los más potentes porque promete encontrar el esquivo punto G.

Philips también entró al mercado con una línea llamada Placer Sensual, en la que ofrece cuatro tipo de masajeadores hechos con materiales blandos, suaves al tacto, compatibles con lubricantes, y lo mejor, para ambos sexos. Perfect Toy tiene como objetivo despertar el deseo femenino, es un estimulador muy similar al control de un Wii, que activa diferentes partes de la anatomía externa femenina.

Aprender a usar un masajeador o un vibrador para autosatisfacción o juego en pareja puede resultar muy divertido y placentero. Es importante, sin embargo, que a la hora de elegir consulte a su ginecólogo o sexólogo. Rampolla lo resume así: «Mujeres, anímense a probar, pedir y buscar, vayan a un sex shop, si el cuerpo lo pide, es justo complacerlo con seguridad, higiene y responsabilidad».

http://www.elespectador.com/articulo-233139-juguetes-adultos

Share

La «espía» que se refugió en Altea

Cristina Keeler, la prostituta que derribó a Profumo en el mayor escándalo sexual de la «guerra fría», se ocultó en Alicante

Protagonizó el más sonado escándalo sexual de la «guerra fría», una intriga de espionaje que derribó al ministro de Guerra británico John Profumo, apenas unos meses después de que quedara zanjada la crisis de los misiles entre Estados Unidos y Cuba.
Cuando la polémica saltó a las portadas de los periódicos sensacionalistas del Reino Unido, Cristina Keeler, la prostituta de lujo que mantenía una doble relación con Profumo y con un miembro del servicio secreto soviético, corrió a ocultarse en la costa alicantina.
Presentada en algunos medios como «bailarina» y en otros como «scort», Keeler se refugió en Altea y Benidorm en 1963, cuando esta última población no era todavía la «ciudad de los rascacielos» y la España de Franco comenzaba a despertar al turismo. La hemeroteca de ABC ha dejado constancia de aquel episodio.
Condecorado como héroe de guerra por su participación en el desembarco de Normandía y en la lucha contra los Afrika Corps de Hitler, John Profumo fue designado secretario de Estado para la Guerra en 1960 por el primer ministro Harold MacMillan. Un año después, en el verano de 1961, Profumo conoció a Cristina Keeler de la mano del médico Stephen Ward, un proxeneta que se dedicaba a facilitar prostitutas de lujo a la aristocracia británica.
El escándalo saltó a la prensa y a los tribunales cuando trascendió que Keeler mantenía una relación paralela con el agregado naval soviético Yevgeny Ivanov, de quien se sospechaba que intentaba obtener información clasificada sobre el arsenal del ejército británico. El ministro de Defensa se vio obligado a declarar en los tribunales sobre su relación con la mujer, acusada de conspiración.
Una vez concluido el proceso, Cristina Keeler se refugió en Altea, tal como reflejó la publicación Blanco y Negro en julio de 1963. La mujer llegó a España acompañada por una periodista británica y por Paul Mann, al que la crónica de la época presentó como «un piloto de coches de carreras y un deportista
consumado, que puede aplicar una llave de yudo con maestría y sabe arrancar un pitillo de las manos de un valiente con un látigo que maneja con precisión circense».
«Huyendo de la curiosidad periodística inglesa», relataba la misma crónica, Keeler y sus acompañantes «fueron a parar a Altea (Alicante) y en pocos días consiguieron tener amigos en el pueblo cercano de Benidorm. Primero se hospedaron en un hotel, pero como el dinero escaseaba terminaron alojándose en una casucha muy modesta sita en el pueblo de pescadores. Un Jaguar rojo, matrícula RSF-353, iba y venía por las carreteras alicantinas con los tres turistas, a quienes ya buscaban los reporteros ingleses».
Desde allí, el grupo se trasladaría luego a Gandía, antes de regresar al Reino Unido. Concluida la escapada, Blanco y Negro publicó las fotografías del interior de la humilde vivienda en la que Cristina Keeler se había alojado durante su estancia en Altea. «Camas y camastros», describió el reportero, «platos sucios, una baraja en la que Cristina había escrito y recuadrado su propio nombre. Todo ello, muy lejos de los pisos amueblados de Londres y de la residencia de Lord Astor» en la que tuvo lugar su primer encuentro con Profumo.
El «Mefistófeles del vicio»
La prostituta que hundió al ministro John Profumo sería finalmente condenada a nueve años de prisión. En cuanto al médico Stephen Ward, tras quedar en libertad bajo fianza, se suicidó el 3 de agosto de 1963, un día antes de que se hiciera público el veredicto del jurado popular.
Sobre él escribió la revista de Prensa Española que «se ve acusado de delitos especialmente repugnantes en su calidad de Mefistófeles del vicio. han puesto al desnudo ante una Inglaterra asombrada todas las depravaciones de un hombre que se aprovechaba de sus magníficas relaciones para llevar a cabo sus turbios manejos».
En cuanto al agregado naval soviético Ivanov, la revista informaba
de que «ha sido degradado y está detenido, con centinelas que no le pierden de vista las 24 horas del día».
El «escándalo Profumo» ilustró las portadas de los periódicos británicos durante meses e hizo tambalearse al gobierno del primer ministro conservador MacMillan. En cuanto al propio John Profumo, tras dimitir como secretario de Estado para la Guerra se esmeró en reparar su reputación como miembro de una organización dedicada a la caridad, Toynbee Hall.
Aunque su rehabilitación no llegaría hasta 1995, cuando tuvo el honor de sentarse junto a la Reina Isabel durante el acto de celebración del 70 cumpleaños de Margaret Thatcher. Profumo falleció el 9 de marzo de 2006 de una apoplejía.
Share

Sobre «The girlfriend experience», día a día de una Escort

Llegará a las salas a primeros de agosto, avalada por el nombre de su director, Steven Soderbergh, un cineasta en mi opinión sobrevalorado que ha facturado pestiños tan considerables como el díptico sobre Ché Guevara interpretado por el torazo Benicio del Toro.

Soderbergh es, junto a Michael Winterbottom, uno de los cineastas actuales que más trabaja.

Filma casi una película por año, y salta de géneros y estilos con una facilidad sospechosa.

A veces la jugada le sale bien (pocas); muchas más veces, regulín.

El film que nos ocupa ni siquiera llega a eso.

Como habréis leido ya, la película, a medio camino entre el documental y la ficción, sigue durante unos pocos días los pasos de Chelsea/Christine, una guapísima muchacha que se gana la vida como call girl de alto standing en un Nueva York lujoso y frío.

Sus clientes son hombres con poder y dinero que la contratan para una cena, una noche o un week-end en un marco incomparable fuera de la city.

Ella mantiene una relación con un atlético entrenador personal y las discusiones entre ellos -bastante frívolas e inmaduras, por cierto- forman parte del menú diario.

También está la competencia, con chicas tan o más bellas, tan o más jóvenes y tan o más sexys que nuestra protagonista que empiezan a triunfar en el mercado de las scorts.

Los diálogos de la película hablan de dinero, de bolsa, de plusvalías. Porque ésta no es una película erótica, sino un retrato de la vacía, materialista y absurda vida moderna, donde con todo se comercia.

Y me parece una gran idea la de usar el sexo de compra-venta como un reflejo de lo insustancial, crudo y necio de la sociedad que vivimos, pero está contado de una manera tan hueca, distante, impersonal y pulida que acaba provocando distanciamiento, cansancio y aburrimiento.

Como ya advertí anteriormente, no hay escenas de sexo explícito en el film, a pesar de estar protagonizado por una porno star del calibre de Sasha Grey.

No me importa si lo que me cuentan me atrapa, pero en este caso los 77 minutos que dura el nuevo film de Soderbergh me resultaron eternos.

Ya me diréis vosotros qué tal…

Por cierto, ¿os gusta Soderbergh?

http://www.canaltcm.com/doctora-amor/post/2010/07/29/sobre-the-girlfriend-experience-daaa-daaa-una-scort

Share

Ofertan prostitución de menores por catálogo

Un hombre identificado como Edwin Salvador Hernández Díaz ofrece servicios sexuales de seis supuestas menores de edad

Fabiola es una de las supuestas menores, de 17 años, ofrecida en el catálogo que distribuye electrónicamente Edwin Salvador Hernández Díaz.
Las fotografías de seis chicas de 17 años, tres más de 18 y otras 16 mayores en diferentes poses son ofertadas a potenciales clientes de prostitución infantil desde la cuenta de correo electrónico: jovencitasforlist@gmail.com. El mensaje da una serie de indicaciones para poder escoger y contratar los servicios de cualquiera de las 25 jóvenes.El administrador de la supuesta agencia de «chicas scort» (damas de compañía) se identifica como Edwin Hernández, con quien el cliente puede comunicarse directamente a través del teléfono 7445-5989 para contratar los servicios, para una sesión o toda una noche de servicios sexuales.

Hernández destaca en primer lugar las fotos de las jóvenes menores de edad, aunque todas, sean menores o mayores de 18 años, tienen una misma tarifa: 75 dólares por un momento y 95 por toda una noche. Cada chica es identificada por el nombre que utiliza en el ámbito de la prostitución y la edad que tiene.

«En esta sección del catálogo estarás observando a las señoritas de 17 años recién disponibles. Puedes observar sus fotos de promoción, su edad, nombre y costos de cada servicio», reza en parte el correo.

El supuesto proxeneta, cuyo nombre completo es Edwin Salvador Hernández Díaz, identifica como Brenda, Daniela, Cindy, Fabiola, Angélica y Damaris, a las seis menores de edad de las que se estaría lucrando.

Hernández Díaz asegura que el servicio de chicas scort que ofrece es exclusivamente a domicilio en hoteles de lujo, moteles tipo A y B, y residencias, y que las jóvenes no son de lugar cerrado, esto es que no trabajan en barras show o burdeles, y con ello justifica que el precio de cada una es fijo, no negociable.

El Diario de Hoy le siguió la pista a la supuesta agencia. A través de una llamada telefónica Edwin aportó más detalles acerca del servicio que ofrecen sus chicas y la forma en que debe cerrarse el trato, tras lo cual se esconde otro afán: el de estafar a quienes buscan una relación ocasional.

Lo primero que dejó en claro fue el número de cuenta a la que había que depositarle la mitad de la tarifa de la chica, y como si estuviera seguro de que cumpliría con cualquiera que fuera la chica que se le pide, Edwin dio el número: 003040222680-0 que tiene en un banco local. El resto debería ser entregado a la chica luego de que ésta prestara el servicio.

«El sistema de la agencia se basa en la promoción de jóvenes seleccionadas a través de un catálogo, por lo tanto, el término de pago se explica por los servicios, tanto de la agencia como de la señorita por contratos de pago anticipado», afirma el correo, que también indica que una cita puede gestarse en línea con una mujer de nombre Lisseth Landaverde.

Una vez aclarados los términos que aparecen en el email, Edwin pide el nombre del motel, hotel o la dirección de la residencia donde el cliente quiere que le lleven a la joven y dice que llegará en una camioneta Ford azul. En caso de que el cliente lo prefiera, ofrece llevar a la chica a un punto acordado, el cual podría ser un centro comercial o una gasolinera cualquiera que el potencial cliente elija.

Pesquisas policiales

En el primero contacto telefónico con Edwin realizado el domingo anterior en la tarde, se acordó la cita para el martes, a las 2:00 p.m. en un motel del bulevar Constitución. Sin embargo, el lunes en la mañana Edwin dijo que ya tenía a la chica que había sido seleccionada y que, incluso, la menor estaba en total disponibilidad y que la cita podría ser para el mismo lunes.

Edwin no quiso que la mitad del dinero le fuera entregada de forma personal, aduciendo que no tenía tiempo y que por la misma confidencialidad del servicio era preferible que se hiciera a través de la cuenta bancaria.

Hernández Díaz dio todos los detalles de la cuenta, menos su nombre completo, el cual fue investigado posteriormente al simular que se haría una segunda transacción sin que el proxeneta lo supiera.

Sin embargo, luego de que Hernández Díaz fuera notificado a través de una llamada a su teléfono de que la transacción se había realizado y que continuaba en firme la hora y el lugar donde entregaría a la chica, no se presentó y nunca más volvió a contestar el 7445-5989.

Personas que se dedican a la prostitución por pago anticipado aseguran que Edwin realmente dispone de un buen número de chicas, algunas con apariencia de menor de edad y que el único trabajo que él realiza es difundir el catálogo y contestar las llamadas telefónicas de los clientes. Con sólo eso, Hernández Díaz se embolsa entre 45 y 50 dólares.

Las mismas fuentes indican que las actividades de Hernández Díaz, en la explotación sexual comercial datan desde hace muchos meses y que cuando se siente descubierto lo que hace es cambiar de número telefónico y de correo electrónico. De esa forma evita que las autoridades le sigan la pista o que los hombres a quienes por alguna razón les ha incumplido o estafado le sigan los pasos.

Fuentes vinculadas a la Policía indicaron también que a Hernández Díaz le siguen los pasos desde hace varias semanas, cuando su catálogo comenzó a llegar a los correos electrónicos de muchos hombres, con el ofrecimiento de siempre: chicas jóvenes.

http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6358&idArt=5022290

Share

Proxenetas en internet sin castigo

Varios sitios en internet contienen una infinidad de anuncios en los que se ofrecen servicios sexuales de chicas o chicos salvadoreños que son explotados sexualmente por una o más personas que luego de reclutarlos, colocan anuncios en la web para luego quedarse con un porcentaje del 50 ó más de lo que el turista sexual paga por los servicios de una prostituta o gay.

Un anuncio colgado en el sitio MundoAnuncio.com, en el apartado de El Salvador, refleja lo anterior. El aviso es escueto pues para otros detalles del servicio es necesario llamar a un teléfono móvil. «Hola, tengo 3 lindas chicas y 3 gay. Llama, ellos están entre los 16 y 18 años. Están dispuestos a complacerte y satisfacerte. 73094431″, dice el anuncio.

Una vez que el cliente llama, un hombre contesta y da los nombres de las tres chicas. Si la oferta que se le hace es tentadora, el proxeneta da los números de teléfono de sus chicas y los alias con que ellas se identifican.

A diferencia de otras agencias de damas de compañía, las chicas que ofrece John, que así se identifica el hombre que proporciona los detalles de las chicas y de los servicios, sólo se prostituyen durante el día pues, aparentemente, no pueden escaparse de sus casas durante la noche o por razones de estudio, como lo comentó una de ellas, quien afirmó estudiar segundo año de Medicina en una universidad privada.

Cuando John no tiene disponible a ninguna de las jóvenes, entonces echa mano de los gay, entre los que se incluye él.

A veces, John responde sin rodeos: en este momento sólo estoy disponible yo», asegura cuando alguien llama.

Pero el anzuelo al que con más frecuencia suelen recurrir las llamadas agencias de chicas scort es que «sólo ofrecen servicios a ejecutivos, a caballeros con solvencia económica o a extranjeros», como el colgado el pasado 26 de julio por un sujeto que se hace llamar Carlos Enrique Vélez Alvarado.

Vélez Alvarado ofrece chicas entre 18 y 26 años, bonitas, estudiantes universitarias y modelos; honestas, cariñosas y como un plus asegura que a todas ellas les exige una revisión médica mensual. La tarifa por cada chica es de 150 dólares por una hora de servicio.

El supuesto proxeneta ofrece mostrar el catálogo de sus chicas pero a diferencia de otros que lo envían por correo electrónico, Carlos Enrique prefiere mostrarlo personalmente.

«Anda laptop, usted», preguntó el hombre. Lo hace, según dice, porque el catálogo lo carga en una USB. De esa forma, el cliente puede apreciar el rostro de sus prostitutas. De otra forma, se compromete a enviar algunas de sus mujeres a los correos de quien se lo solicite, ocultando sus rostros.

La maña a la que Vélez Alvarado recurre para evitar ser rastreado por las autoridades es la más común entre explotadores sexuales: cambiar, cada vez que sea necesario, de número de teléfono. Allá por abril de este año la misma agencia colocaba el número 7555-6488.

proxenetas en la impunidad

La facilidad que da el internet para hacer negocio de la prostitución prepago es grande. David Quintanilla recién dio los primeros pasos para hacerse de un círculo de mujeres a las que prostituiría ofreciéndolas por catálogo.

«A todas las nenas que prestan servicios de dama de compañía les tengo una opción diferente para trabajar. Estoy formando un grupo de chicas para que trabajen por catálogo. Para más información llámame al 7214-5671 ó escríbeme a davisitoquintanilla@yahoo.com» rezaba el anuncio que puso el 12 de abril anterior desde Ilopango.

Fuentes policiales indican que es muy poca la atención que se le presta a esos anuncios en los que los proxenetas ofrecen prostitución de adultos o menores, como lo hace John u otro hombre identificado como Edwin Salvador Hernández Díaz, quien ofrece como prostitutas también a adolescentes menores de 18 años y que exige el pago anticipado de la mitad de la tarifa en una cuenta de ahorros.

Muestra de que tanto la Fiscalía como la Policía no le presta atención a la prostitución de salvadoreñas ofrecida en internet es que el estadounidense-dominicano Jorge Aníbal Torres Puello ofrecía a chicas extranjeras, incluyendo menores de edad, siempre en el sitio MundoAnuncio.com aunque también lo hacía en otros sitios.

Torres Puello logró escapar de la justicia salvadoreña, no así su mujer, Josefa Galvarina Ramírez Orellana, quien la semana anterior fue condenada a ocho años de prisión tras comprobársele su responsabilidad en la prostitución de varias menores que, junto a su marido, fueron a traer a la ciudad nicaragüense de Estelí.

La Policía se enteró de las actividades de Torres Puello y su mujer, luego de que una joven extranjera logró escaparse de la vivienda donde la mantenían junto a otras adolescentes, en la residencial Versalles, de San Juan Opico, departamento de La Libertad, el 26 de mayo de 2009.

http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6342&idArt=5022650

Share