Los claustros del sexo pago

Historia de los burdeles

Ma. de los Ángeles González

LA EXISTENCIA de «casas de placer» es tan antigua como las sociedades. Siempre ha proporcionado lo mismo: prácticas sexuales negadas en el ámbito social; oficiantes profesionales, capaces de ofrecer otros placeres; variedad, exotismo, anonimato, espacio a tendencias que la moral juzga perversiones. Las sociedades han legitimado unas prácticas, encubriendo y censurando otras. A diferencia de algunas variantes de la prostitución, el burdel configura un escenario específico. Un reciente libro de Mónica García Massagué ayuda a entender las claves históricas de los pactos sociales que supone. Ilustrado con excelentes imágenes -decoraciones de templos y palacios, pinturas, esculturas, objetos- rastrea los hitos fundamentales de la vida del burdel.

DIGNOS ANTECEDENTES. La historia del prostíbulo no es la historia de la prostitución, aunque corra paralela a ésta y solo en algunas culturas coincida con la estigmatización. El antiguo oficio se ha ejercido dentro y fuera de los burdeles y no siempre fue considerado indigno. Muchas religiones de la Antigüedad promovieron la prostitución sagrada: el caso más arcaico documentado corresponde a Sumeria (4000 a.C.) donde los sacerdotes dirigían un templo-burdel en Uruk, próxima a la actual Bagdad.

En Babilonia, los templos de la diosa Mylitta, como los de Nana y Venus/Afrodita, albergaban fiestas orgiásticas en las que participaban las sacerdotisas y los creyentes. El pago de los servicios se destinaba al templo. Las más bellas mujeres de Babilonia se consagraban a la diosa y se entregaban a quienes asistían al culto, sin que esto impidiera un buen matrimonio posterior. Herodoto relata la costumbre babilónica de exigir a todas las mujeres, alguna vez en su vida -en lo posible antes de contraer matrimonio- la visita al templo de Militta para ofrecerse a un desconocido. Una vez que habían decidido hacer su ofrenda a la diosa, no podían volver a sus hogares sin haberla consumado; tampoco podían elegir al ofertante, sino aceptar al primer hombre que lanzara unas monedas a sus rodillas y llevar a cabo el acto sexual dentro del templo. Nadie podía pujar por una mujer en concreto, era sólo cuestión de rapidez localizar a las más atractivas. Por eso, las menos agraciadas podían tener dificultades para cumplir el ritual, y algunas llegaban a permanecer años en el templo sin ser elegidas.

–>

En la India, las devadasis estaban casadas con el dios Shiva y consagraban su vida al santuario, satisfaciendo deseos de sacerdotes y visitantes. Esas ofrendas aseguraban la fertilidad y prosperidad de la región. Sólo a partir de la presión musulmana la práctica empezó a menguar, ya que el islamismo, como el cristianismo, se opone a la inclusión de la sexualidad en los templos.

UN MUNDO AL MARGEN. En Grecia y Roma el prostíbulo fue institucionalizado y regido por la administración pública, que mantuvo el control financiero. Además de casas municipales existían las putae, contratadas por el Estado para atender a los soldados. Pero la caída del Imperio supuso la desaparición del lupanarium y en los inicios de la Edad Media la Iglesia condenó la prostitución, denostó y descargó terribles castigos a quienes la ejercían. Entonces nació el bordel, de origen francés, y las casas de la alegría sobrevivieron al margen (social y geográfico), gracias a la dura abstinencia que se imponía a los religiosos y aun a los esposos. En la Baja Edad Media, sin embargo, volvió a interesar el control del negocio y existieron burdeles administrados por Ayuntamientos y Universidades, mantenidos por reyes y reinas. Se llamaron abadías, ya que las mujeres vivían bajo un régimen parecido al del convento y en muchos de ellos incluso trabajaron monjas. Desde entonces, los burdeles subsistieron a enfermedades y prohibiciones, incluso desde el Renacimiento pugnaron por el reconocimiento como gremio. En Francia, las «belles folles», como se las llamó, lograron dádivas reales. En Fanny Hill (1749), John Cleland retrató la esmerada instrucción que recibían en Londres algunas prostitutas, dándole voz narrativa a una de ellas en su polémica novela.

A su vez, desde el Romanticismo y hasta las primeras décadas del siglo XX, el burdel fue refugio de artistas, que encontraron en él una vida al margen de las convenciones burguesas, de rebeldía frente a las normas, y a menudo se identificaron con las prostitutas como víctimas de un orden social que excluía, a la vez que condenaba la exclusión. Zola estudió a la prostituta como un caso social en la célebre Naná (1880). Baudelaire y Toulouse Lautrec encontraron en el burdel un hogar, y sirvió de inspiración a Degas, Gauguin, Van Gogh, Klimt, Munch, entre tantos.

LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL. En la sociedad victoriana, la rigidez moral que orientó la vida doméstica y la represión de la mujer a través del modelo de «ángel del hogar» consolidó la necesidad del burdel para casados y solteros. Para estos últimos, además, funcionó como lugar de iniciación y aprendizaje sexual -y muchas veces sentimental- ritual inexcusable hasta mediados del XX, cuando la liberación de las costumbres igualó las oportunidades de intercambio erótico para los jóvenes. La sociedad moderna ha fortalecido el desarrollo del servicio sexual como empresa. Lejos de desaparecer, dice García Massagué, el burdel se ha ido transformando en la era del fast-sex y el marketing erótico. El sexo se publicita con descaro o se ofrece bajo nuevos eufemismos, afectado por el culto a lo efímero, el consumismo, la atracción del glamour. El perfil dominante del usuario actual es el hombre común de mediana edad, en especial soltero o divorciado. Ellas, las prostitutas, siguen siendo las grandes desconocidas de un negocio que mueve millones y que alimenta la mayor esclavitud del siglo XXI.

HISTORIA DE LOS BURDELES, de Mónica García Massagué. Océano, 2009, Barcelona, 152 págs. Distribuye Océano.

Manuales de amor

EN LA REPRESENTACIÓN que Europa ha construido del mundo oriental, el harén ha funcionado como símbolo de todas las fantasías reprimidas. Lo cierto es que Oriente ha sido la cuna de los manuales del arte amatorio, siendo el Kama Sutra indio el más conocido. El mundo árabe compendia su saber en El jardín perfumado (1535), escrito por el turco Al-Nefzawi y dado a conocer por Richard Burton en el siglo XIX. Estas obras ofrecen lecciones sexuales prácticas, recomendaciones para aumentar el goce, afrodisíacos, consejos sentimentales. Al-Nefzawi describe las once posiciones árabes para el amor y las veinticinco indias, descartando aquellas que son pura acrobacia. Algunos eruditos chinos también se dedicaron a la doctrina amorosa. Hermanas del cenador verde, de Sung K`ang, recoge los consejos de una madama a sus pupilas: «No hagas jamás comentarios sobre la cortedad de su tallo de jade. Hazle sentir el amante-dragón… Si vuelve varias veces a la semana, ¡sube los precios!… Si el afrodisíaco falla, recomiéndale un sueño reparador, adulándole con referencias a la agotadora naturaleza de su trabajo». Shang-Yin, por su parte, alecciona a los hombres que visitan los burdeles: «No te jactes de tus habilidades como amante. No te excuses de tus fracasos. No hagas agujeros en las paredes para espiar a otros haciendo el amor. No le hagas promesas falsas. No le adules con poemas si no son sinceros. No muestres deseos por las otras mujeres. No robes sus bienes bajo la excusa de tomarlos prestados».

http://www.elpais.com.uy/Suple/Cultural/10/07/09/cultural_499999.asp

Share

Blanquean el show erótico, no el sexo pago

Hoy no se permite ninguna de las dos cosas en whiskerías. Pero legalizarán el espectáculo, como en cabarés.

Aunque los prostíbulos están prohibidos desde hace más de 70 años, nadie se atrevería a decir que en Córdoba es imposible conseguir sexo a cambio de dinero. Sin embargo, para la normativa vigente y la próxima a sancionarse, nada de eso ocurre en los bares, whiskerías y cabarés. El sexo pareciera ser algo que sólo ocurre en la intimidad de una casa, un motel o la discreta oscuridad de algún rincón de la ciudad.

En el nuevo proyecto de ordenanza de espectáculos públicos de la ciudad de Córdoba, la oferta sexual en whiskerías y cabarés seguirá siendo un invento del imaginario popular. Eso sí, en ambos tipos de locales será posible encontrar shows en vivo, bailes y coreografías de contenido erótico.

La concejala Susana Frosi, titular de la comisión especial que analiza la nueva normativa para la ciudad de Córdoba, aseguró a este medio que las whiskerías y cabarés integrarán una única categoría de habilitación que permitirá la realización de shows en vivo, algo que hasta ahora sólo estaba permitido en cabarés.

Frosi destacó que en ningún momento consideraron la posibilidad de prohibir estos locales, como sucedió en al menos seis localidades de La Pampa, donde se decidió la clausura por su vínculo con la explotación sexual y trata de personas.

«Estos espacios están dentro de la ley. En ningún momento se habló de suprimirlos. El tema es que se respeten los requisitos de habilitación», señaló Frosi.

Guillermo Rivero, director de Espectáculos Públicos de la Municipalidad, aseguró que en Córdoba no hay ningún local habilitado como whiskería y sólo dos negocios están inscriptos como cabarés. «Si hay algún otro, está funcionando en la clandestinidad», indicó.

El número que maneja la Municipalidad dista bastante del que puede arrojar cualquier recorrido por la ciudad. Basta caminar algunas cuadras del centro de Córdoba para toparse con al menos un par de locales donde mujeres «alternan» copas con los visitantes.

Según el funcionario, los locales que funcionan como whiskerías sin la habilitación correspondiente suelen estar inscriptos como bares. En ese caso, les corresponde a los inspectores del área Habilitación de Negocios efectuar los controles. «Los cabarés que están habilitados son controlados como cualquier local normal», aseguró Rivero.

Medida inédita. Mientras la ordenanza cordobesa seguirá contemplando la existencia de estos locales, seis municipios pampeanos decidieron cerrar y prohibir la apertura de cabarés y whiskerías, por considerar que estos lugares funcionan como fachadas de prostíbulos en los que hay explotación de personas.

En lo que va de 2009, Santa Rosa, Eduardo Castex, San Martín, Winifreda, Quehué y Jacinto Aráuz se convirtieron en las primeras localidades del país en impedir la apertura de cabarés y whiskerías, por notar que en esos locales no sólo hay oferta de sexo sino también el delito de trata de personas.

La Subdirección de Políticas de Género de Santa Rosa fue la encargada de motorizar el cambio de ordenanza en esa ciudad. Su titular, Mónica Molina, señaló a este diario que el objetivo fue terminar con la habilitación de lugares que funcionan como «primer eslabón» de la trata. «Un tercero no puede explotar a una persona para el ejercicio de la prostitución. A partir de allí insistimos en la modificación de la ordenanza entendiendo que esto no se trataba de un trabajo sexual sino de explotación», señala Molina.

¿Libreta para qué? Un indicio fuerte de que en whiskerías y cabarés se ofrece algo más que tragos y compañía es que a las mujeres que trabajan en estos locales se les exige una libreta sanitaria, en la que constan los resultados de test ginecológicos y análisis de VIH. En Córdoba, el carné es expedido por el área de Medicina Preventiva de la Municipalidad.

«Hay algo que no cierra: ¿para qué quiere un control ginecológico una persona que trabaja en un lugar donde supuestamente sólo sirve copas? Evidentemente, en esos lugares no sólo se pasa un momento de recreación. Allí están enmascarados verdaderos prostíbulos», analiza desde La Pampa Rubén Funes, secretario de Derechos Humanos de esa provincia.

Según Mónica Molina, el pedido de libreta sanitaria fue un aspecto clave para identificar irregularidades en el funcionamiento de whiskerías y cabarés. El otro fue un registro de alternadoras en la Subdirección de Control y Sanidad del municipio de La Pampa, en el que constaba el ingreso de grupos de mujeres provenientes de un mismo país o provincia, con documentación irregular.

«Las mujeres se iban a vivir al mismo lugar donde supuestamente trabajaban. Era claro que las whiskerías funcionaban como pantalla, entre otras cosas, de la trata de personas», señala Molina.

http://www.lavoz.com.ar/09/10/28/secciones/sociedad/nota.asp?nota_id=562937

Share

Los secretos del sexo pago

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las ofertas de sexo pago son cada vez más comunes y de mayor difusión. El negocio crece cada vez más y el abanico de variantes es cada vez más amplio. Para ahondar en el tema 24CON habló con el autor del libro «Sexo pago», Dario Deon.

La oferta de sexo a cambio de «regalos» tiene muchas facetas. Las más conocidas son los avisos en diarios y revistas, las casas de citas, el ofrecimiento en las calles y, desde hace un tiempo, la flamante diva de los medios de comunicación: Internet.

Muchas son las dudas que surgen alrededor del sexo pago. Desde la situación legal hasta los tabúes sociales, pasando por el sexo pago encubierto y el curioso éxito de los travestis. Para ayudarnos a despejar estas incertidumbres, Dario Deon, autor del libro «Sexo pago», habló con 24CON.

¿Por qué continúa estando mal visto por la sociedad el sexo pago?

– No se si mal visto. Yo no lo llamaría de esa manera. Creo que al respecto hubo un cambio muy grande, producido por la cotidianeidad. Antes era un círculo muy pequeño y ahora la gran cantidad de oferta hace que sea algo cotidiano. De hecho hoy en día hay muchas mujeres que, si bien no lo harían, fantasean con cobrar. Lo que sí creo que aún existe es un tabú. Todavía se toma como algo que no se debe ventilar.

¿Por qué aún hoy está penalizado por la ley el sexo pago?

– El acuerdo entre partes no está penalizado. Si vos arreglas con una chica encontrarte para tener relaciones sexuales a cambio de un «regalito», no hay problema. Debe tomarse como un «regalo» por cuestiones impositivas, pero no hay más traba que esa. Lo que sí está penalizado es el prostituir a otra persona.

 

 

La Ley 840 lo que hace es penalizar al proxeneta. De todas formas lo que buscan muchas chicas hoy en día es la legislación de la prostitución como un trabajo más. De hecho la asociación AMAR (Asociación de Meretrices de la República Argentina) desde hace tiempo que intenta lograr esta legislación, para que las mujeres que se dedican a esto estén protegidas, seguras y paguen sus impuestos como cualquier comerciante.

¿Cuál es el papel de la Internet en este crecimiento de oferta y demanda?

– El aporte más valioso de la Internet son las imágenes. Con Internet las chicas encontraron la manera de colocar fotos propias (se sabe que los muchachos entran por los ojos) en cantidad y con costos muy bajos. En tanto los eventuales clientes pueden hacer su recorrida de selección desde la comodidad y tranquilidad de su casa.

En el sexo pago no sólo las practicantes son miradas de reojo por la crítica social, sino también los asiduos usuarios. Pero, el salir con una chica que no te interese más que sexualmente y llevarla a cenar, al cine y al hotel ¿No es también pagar por sexo?

– Siempre se piensa que quien paga por sexo lo hace porque no tiene la posibilidad de hacerlo de otra manera, ya sea por cuestiones estéticas o de personalidad. Pero eso no es así. Las personas acuden al sexo pago por muchos motivos. Hay muchos que no quieren involucrar sentimientos y sentirse libres de cargas o culpas  y de esta manera se sienten relajados.
Además está la cuestión de satisfacer deseos sexuales que no se animan a pedirle a sus parejas. Una de las cuestiones de mayor relevancia a la hora de optar por esta vía es el no sentirse juzgado. Eso es muy importante, porque esa mujer no lo va a juzgar y si lo hace ¿a quién le importa? Hay muchas personas que simplemente van a hablar. Pagan para hablar, como en el psicólogo. Es más, es increíble, pero al psicólogo se le miente y a estas mujeres no. Porque no hay vergüenza de por medio.
Después también están los depravados, aunque es muy difícil que estos pasen por la prueba de fuego: la voz. Aunque parezca mentira, muchas de las chicas que trabajan de esto, al tener mucha «calle», aseguran que pueden reconocer al hablar por teléfono con el posible cliente si aceptarán la oferta o no.

Para finalizar ¿Dónde cree que radica el éxito de los travestis?

– Fantasías. Principalmente es una fantasía, producto tal vez de una desviación. Porque en la mayoría de los casos (de los clientes) no se trata de homosexuales. No hay un hombre que busca a otro hombre. De hecho los más exitosos son los que más se asemejan a las mujeres. Entonces lo que hay es una fantasía de tener una mujer, que se comporte como mujer, pero que venga con una «sorpresita». También puede ser por una cuestión de comprensión a través del género. Al ser hombre comprenderá mejor las necesidades de los hombres.

http://www.24con.com/conurbano/nota/21984-Los-secretos-del-sexo-pago/

Share

Las prepago: Radiografía de la prostitución de élite en Colombia



En el año 2002 por el entonces Departamento Administrativo de Bienestar Social- Dabs, hoy Secretaría Distrital de Integración Social, se inició un proceso de reflexión y discusión sobre el tema de la prostitución. Desde entonces, se hizo evidente, dice Misael Tirado, docente investigador y sociólogo de la Universidad Nacional, la importancia de estudiar a los actores para una mejor comprensión de la dinámica de la prostitución.

Así funciona el negocio de las prepago

En su investigación sobre las dinámicas del comercio sexual, el profesor Tirado ha evidenciado tendencias emergentes relacionadas con la sexualidad, el género y nuevos procesos de categorización; como las denominadas “prepago” y las “pico y placa”.

Neira, es dama de compañía “clasica” como se les cataloga en las agencias de acompañantes, ella trabaja en www.lasdivasbaby.com como prepago hace tres años en Bogotá. Para contratar los servicios de Neira, se debe ingresar a la pagina web de la empresa donde ella trabajo. Luego debe comunicarse con el número telefónico que aparece en link contactenos.

Aunque en la actualidad no existe una estratificación de las denominadas prepago, la dinámica del comercio sexual ha generado una serie de autodenominaciones para catalogarlas así: prepago “Clásicas” y “Vip”.

En Colombia existen alrededor de 200 agencias de acompañantes que funcionan a través de internet. Dulcex.com es uno de los sitios más posicionados de nuestro país.

Javier Silva es ingeniero de sistemas y diseñador de paginas web, en la actualidad se dedica al posicionamiento de su web site, que a diferencia de otras paginas presta el servicio de web camers.

Además de web camers, la agencia Dulcex.com presta el servicio de acompañantes. Andrea es una de ellas, catalogada como prepago Vip. Mide 1.76 de estatura, tiene 36B de busto y 22 años de edad. Alterna su carrera de publicidad y mercadeo, con los servicios que le solicitan a través de este web site, en el que trabaja informalmente desde hace un año y medio, y al que decidió ingresar por razones económicas.

Cuánto ganan

El nivel de ingresos de las denominadas “prepago”, tiene una relación directa con el nivel educativo: las mujeres universitarias son las que más ingresos reportan, sin embargo, esta relación es inversa con la edad. De acuerdo con una investigación realizada en Bogotá sobre mujeres prepagos pertenecientes a redes universitarias, el sociólogo Misael Tirado, logró descifrar algunos fenotipos de los actores en la prostitución de élite.

En la investigación del profesor Tirado, se suma una nueva tendencia, la demanda diplomática de servicios sexuales “no de prepagos”, sino de amas de casa, esposas de altos ejecutivos. El fenómeno de las prepago es cada día más visible.

Según el doctor Diego Castrillón, psicólogo clínico, en unos casos lo hacen por la fuerte presión de tener éxito, por la enorme necesidad económica y en otros por compensación afectiva.

Las prepagos, damas de compañía, escorts, pico y placa, web camers, prostitutas diplomáticas como se denominan, son en realidad prostitutas de élite que ven en el sexo pago un valor exótico. Un sistema de prostitución por necesidad, económica, afectiva, emocional o sicológica. Al fin de al cabo, un círculo vicioso en el que se intercambia dinero por placer.

http://www.rcn.com.co/noticia.php3?nt=30249

Share

Las prepago: Radiografía de la prostitución de élite en Colombia

En el año 2002 por el entonces Departamento Administrativo de Bienestar Social- Dabs, hoy Secretaría Distrital de Integración Social, se inició un proceso de reflexión y discusión sobre el tema de la prostitución. Desde entonces, se hizo evidente, dice Misael Tirado, docente investigador y sociólogo de la Universidad Nacional, la importancia de estudiar a los actores para una mejor comprensión de la dinámica de la prostitución.

Así funciona el negocio de las prepago

En su investigación sobre las dinámicas del comercio sexual, el profesor Tirado ha evidenciado tendencias emergentes relacionadas con la sexualidad, el género y nuevos procesos de categorización; como las denominadas “prepago” y las “pico y placa”.

Neira, es dama de compañía “clasica” como se les cataloga en las agencias de acompañantes, ella trabaja en www.lasdivasbaby.com como prepago hace tres años en Bogotá. Para contratar los servicios de Neira, se debe ingresar a la pagina web de la empresa donde ella trabajo. Luego debe comunicarse con el número telefónico que aparece en link contactenos.

Aunque en la actualidad no existe una estratificación de las denominadas prepago, la dinámica del comercio sexual ha generado una serie de autodenominaciones para catalogarlas así: prepago “Clásicas” y “Vip”.

En Colombia existen alrededor de 200 agencias de acompañantes que funcionan a través de internet. Dulcex.com es uno de los sitios más posicionados de nuestro país.

Javier Silva es ingeniero de sistemas y diseñador de paginas web, en la actualidad se dedica al posicionamiento de su web site, que a diferencia de otras paginas presta el servicio de web camers.

Además de web camers, la agencia Dulcex.com presta el servicio de acompañantes. Andrea es una de ellas, catalogada como prepago Vip. Mide 1.76 de estatura, tiene 36B de busto y 22 años de edad. Alterna su carrera de publicidad y mercadeo, con los servicios que le solicitan a través de este web site, en el que trabaja informalmente desde hace un año y medio, y al que decidió ingresar por razones económicas.

Cuánto ganan

El nivel de ingresos de las denominadas “prepago”, tiene una relación directa con el nivel educativo: las mujeres universitarias son las que más ingresos reportan, sin embargo, esta relación es inversa con la edad. De acuerdo con una investigación realizada en Bogotá sobre mujeres prepagos pertenecientes a redes universitarias, el sociólogo Misael Tirado, logró descifrar algunos fenotipos de los actores en la prostitución de élite.

En la investigación del profesor Tirado, se suma una nueva tendencia, la demanda diplomática de servicios sexuales “no de prepagos”, sino de amas de casa, esposas de altos ejecutivos. El fenómeno de las prepago es cada día más visible.

Según el doctor Diego Castrillón, psicólogo clínico, en unos casos lo hacen por la fuerte presión de tener éxito, por la enorme necesidad económica y en otros por compensación afectiva.

Las prepagos, damas de compañía, escorts, pico y placa, web camers, prostitutas diplomáticas como se denominan, son en realidad prostitutas de élite que ven en el sexo pago un valor exótico. Un sistema de prostitución por necesidad, económica, afectiva, emocional o sicológica. Al fin de al cabo, un círculo vicioso en el que se intercambia dinero por placer.

http://maganguehoy.com/index.php?pagina=mostrar&Ed=2949-9#

Share

Historias de sexo y redención



Según el sindicato SUDEtudiant de Francia, 40 mil estudiantes de ese país estarían en situación de prostitución. La cifra no sólo causó alarma y debate –hay quienes la creen exagerada–, también dio a luz un libro anónimo escrito en la primera persona de una joven que se paga la facultad prostituyéndose. En plena recesión, demasiado marketing y poco contenido en una historia –mujeres que reivindican o rememoran su experiencia en cobrar por sexo– que nunca termina de contarse. Ni de venderse.

En estas épocas de recesión económica, en Francia se acaba de reimprimir un libro con un inusitado despliegue publicitario. Se trata de Mis queridos estudios, escrito por una misteriosa Laura D., estudiante francesa que para pagarse la facultad se prostituye a través de Internet. Más allá del dudoso seudónimo que busca proteger a la autora, el libro resulta un bodoque insulso donde ni siquiera las partes de sexo logran siquiera levantar una ceja en el o la lectora –en el colmo de la pacatería, en el relato no se mencionan ni una vez los órganos sexuales masculinos ni femeninos–. Seguramente, sus editores buscaban repetir el éxito de Cien cepilladas antes de dormir, relato autobiográfico de la italiana Melissa Panarello, que para salpimentar su soporífera adolescencia provinciana se acostó con todas y todos y vivió para contarlo. O de El dulce veneno del escorpión, de Bruna Surfistinha, seudónimo de una chica paulista que convirtió su historia de escort de lujo en un bestseller. A diferencia de estos libros, que al menos lograban interesar al lector con los caldeados encuentros sexuales que mantenían sus protagonistas, la atmósfera lúgubre de Mis queridos estudios busca llamar la atención sobre un fenómeno aparentemente alarmante: según cifras publicadas en el 2006 por el sindicato SUDEtudiant y recogidas en el postfacio del libro, en Francia habría no menos de 40.000 estudiantes en situación de prostitución. Si se tiene en cuenta que, según la policía francesa, en todo el país hay entre 15.000 y 20.000 personas que se dedican al trabajo sexual, las cifras de ese sindicato, que fueron repetidas por docenas de diarios europeos horrorizados por la dramática situación de las universitarias francesas, resultan inverosímiles.

“No hay estudios sobre la prostitución estudiantil y nadie sabe de dónde sale esta cifra. Por otro lado, sólo concierne a las chicas, como si los varones no se prostituyeran”, indica a Las12 la antropóloga Marie-Elisabeth Handman, una de las autoras de La prostitución en París, el primer libro en investigar a fondo esta actividad, que anualmente mueve millones de euros en la Ciudad Luz. En los debates sobre la prostitución, en la actualidad existen dos tendencias: la abolicionista, que busca erradicarla, y la reglamentarista, que lucha contra la explotación sexual, pero considera que aquellos que eligen vender servicios sexuales sean reconocidos como cualquier trabajador. Según Handman, las cifras exageradas podrían proceder de militantes abolicionistas, “que al igual que las alertas sobre el tráfico de niños explotados sexualmente en Asia, inflan estadísticas. Por supuesto que estos problemas existen, pero no tienen la proporción que le dan muchas ONG, que viven de la fabricación de víctimas”, advierte. Por otro lado, admite que “en Francia existen pocas becas de estudios y los trabajos a tiempo parcial son muy mal pagos. Así que hay chicas que se dan cuenta de que prostituirse tres o cuatro horas por semana les rinde mucho más que ser meseras. Y yo creo que, para muchas, hoy la sexualidad ya no tiene un carácter sagrado. A otras, tener varias parejas o recibir dinero a cambio de sexo las posiciona en una situación de poder. Las jóvenes de ahora perciben mejor que las de mi generación la diferencia de estatuto que existe entre el hombre y la mujer”, sostiene Handman, al tiempo que pone distancia de ese feminismo francés que autores como la francoargentina Marcela Iacub consideran “demasiado moralizante”. Provocadora en sus definiciones, Iacub, autora de ¿Qué ha hecho usted de la liberación sexual?, proclama el derecho a hacer del sexo “una libertad como la libertad de comercio”, lo que le valió la antipatía de las feministas que libran una lucha sin cuartel contra la pornografía y la prostitución.

Lejos de ese feminismo se ubica Teoría King Kong (Melusina, 2007), suerte de diario y panfleto anarcofeminista escrito por la francesa Virginie Despentes, codirectora de Baisemoi (Cogeme), film lanzado en el 2000 que ostenta el triste record de haber sido el primero en prohibirse en Francia en 28 años. Denostada por la crítica, la película narra la loca carrera de dos jóvenes que seducen hombres para luego ejecutarlos. Mientras el éxito de ventas de relatos como los de Panarello, su par brasileña o, en un registro más alto, más auténtico y valiente, el de La vida sexual de Catherine M (Anagrama) –lo firma la crítica de arte francesa Catherine Millet, que en sus páginas describe con precisión quirúrgica sus múltiples encuentros sexuales como swinger– parecieran demostrar que sigue siendo rentable adentrarse en la vida sexual de una mujer. Claro que siempre hay un límite, y la que lo supere se atendrá a las consecuencias: en Cogeme hay violaciones, penetraciones no simuladas –la otra realizadora del film, Corine Trinh Thi, hace cine porno– y muertes, pero lo que irritó al Consejo de Estado francés, que la prohibió, no fue el cóctel hollywoodense de sexo y violencia, sino lo explícito de las escenas.

Fue justamente la controversia provocada por esta película lo que motivó a Despentes a escribir Teoría King Kong, libro carente de todo rigor académico y periodístico y sin valor literario, pero que al igual que Millet y Iacub arroja una piedra al prolijo camino trazado por muchas feministas desde el Mayo Francés. Así, Despentes, violada a los 17 años, declara que “la violación fabrica a las mejores putas”. Precisamente, el trabajo sexual fue para Despentes una forma de ganarse la vida. Trabajaba en un supermercado y la deprimía “el tiempo que dejaba en ello y lo poco que ganaba”, relata. Frente a ese panorama, tener sexo pago con algunos clientes no le pareció mala idea. “En mi caso, la prostitución ha sido una etapa crucial de reconstrucción después de la violación”, escribe al tiempo que desentierra los polémicos escritos de Camille Paglia, “la feminista a la que las otras feministas odian”, como la llama la prensa estadounidense. “Si te violan, está bien. Eso era parte del riesgo de libertad, eso es parte de lo que exigimos como mujeres. Bancátelo. Levantate y pasá a otra cosa. No podemos regular la sexualidad masculina. El incontrolable aspecto de la sexualidad masculina es una parte de lo que hace al sexo interesante. Y sí, en algunas situaciones puede llevar a la violación”, escribió Paglia en un artículo despedazado por decenas de encolerizadas feministas, pero celebrado por la misma Despentes. Ni Paglia ni Despentes escriben cosas que la mayoría de la gente desea escuchar. “Escribo para las feas, las viejas, las frígidas, las mal cogidas, las incogibles, las excluidas del gran mercado de la buena chica”, dice Despentes. Así y todo, su mirada no es desesperanzadora. Al final del libro plantea un feminismo como una aventura colectiva tanto para las mujeres como para los hombres y, al despedirse, esgrime un sincero “Buena suerte, chicas”.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-4835-2009-04-04.html

Share

Foro del sexo pago

Es el primer sitio web uruguayo donde los clientes intercambian sus experiencias a través de varios foros temáticos, y las trabajadoras sexuales ofrecen sus servicios.
La necesidad de poder contar con un lugar donde conseguir información sobre el sexo pago derivó en la creación de un portal denominado Fororelax (www.fororelax.com), donde cientos de personas intercambian datos y opiniones sobre diversos temas. Es el primer sitio de estas características en Uruguay.

La temática es variada. Allí los usuarios pueden encontrar información precisa sobre los mejores lugares para contratar a una acompañante, hasta profundos debates sobre la higiene y el buen trato hacia los clientes.

En los registros de Fororelax, que datan de octubre de 2007 a la fecha, se contabiliza un total de 832 usuarios. Entre todos dejaron más de 14.200 comentarios en ese período y han creado más de 800 temas de debate.

Además, en esta página los responsables del sitio presentan algunos foros donde los usuarios pueden publicar sus experiencias.

En primer lugar, refiere a las “Casas de Masajes”, así como también a las denominadas “Chicas sin lugar” (uno de los foros con mayor actividad), donde se pueden encontrar historias y experiencias con trabajadoras que tienen un lugar de atención.

También hay referencias de “Chicas sin lugar” —que son aquellas que trabajan a domicilio y en hoteles—, así como también las que trabajan en la vía pública, experiencias con travestis y, por último, las denominadas “chicas perdidas” o aquellas que desaparecieron del mercado.

De esta forma, brindan un relevamiento general que los usuarios definen como “autentico servicio a la comunidad”.

La web, administrada por quien aparece bajo el nombre de Mr. Relax, tiene algunas exigencias. A la hora de contar una experiencia el post debe tener el nombre de la chica, lugar y hora de encuentro, tarifas y
formas de contacto.

Se puede encontrar de todo, desde seguidores de una trabajadora sexual, hasta mensajes que se encargan únicamente de hablar mal de otras.

Para la conocida empresaria del sexo, Nelly “Naná” González, dijo que no está de acuerdo con este tipo lugares que poco aportan al negocio y que muchas veces tienen el fin de “destruir”.

“Te dicen andá con fulana que es divina, y de repente te trata mal, es una cosa que no lo imaginabas. (…) Las opiniones que se puedan verter, como saben que están leyendo las opiniones, no creo que sea tonificante, todo el mundo opina distinto de todas las cosas”, señaló Naná.

Asimismo, dijo que este tipo de sitios que brindan información de prostitución callejera no tendrían que existir, ya que ella está en contra de todo tipo de actividad que sea fuera de los lugares habilitados.

“Yo no estoy de acuerdo con la prostitución callejera o de bares, me parece que zapatero a tu zapato, la prostituta tiene que trabajar en el lugar que dice la palabra, prostíbulo, prostíbulo sale de la prostituta y ahí va todo enrabado. No considero que la mujer que trabaje de camarera pueda o no ser prostituta, eso es un tema. Hay problema de oferta y demanda, las personas que están en la calle trabajando de prostitutas o los taxi-boy o lo que sean es porque ya tiene trabajo, si están es porque ha habido personas que ya le pidieron sus servicios, así que no está por el mero arte de estar en la calle, la gente que está trabajando en esas áreas está porque hay demanda”, expresó Naná.

El sitio fue puesto en línea el 18 de agosto de 2001. Por lo que este año 2009 cumplirá ocho años en la red.

http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=147514&sts=1

Share

El juego sexual


El “juego previo” es indispensable para que las personas puedan expresar libremente sus deseos y conductas sexuales

Se denomina juego sexual al momento de acercamiento íntimo previo al coito, en el que varones y mujeres llevan a cabo diferentes conductas sexuales.

Algunas parejas suelen acortar su duración a escasos minutos, pasando con rapidez a lo supuestamente importante: la penetración y el orgasmo concomitante.

Si preguntamos a la mujer de esa pareja imaginaria acerca de su satisfacción sexual, probablemente responda que es baja o nula, o que no pudo alcanzar el orgasmo, o que sintió dolor al ser penetrada.

Si le preguntamos al varón de esa pareja, es probable que centre su satisfacción en que pudo llegar a su orgasmo.

Otras parejas se disponen a encontrarse sexualmente. Se dan tiempo para intercambiar besos, caricias, mimos, masajes… De esta manera, la excitación sexual va aumentando paulatinamente hasta que llega la necesidad de alcanzar el clímax.
Probablemente, si les hacemos la misma pregunta, estos varones y mujeres puedan contestarnos que todo el encuentro fue satisfactorio, y que el orgasmo fue «la cereza del postre».

Para las mujeres es fundamental ya que -fisiológicamente- la excitación femenina es más lenta que la masculina. Si la mujer no alcanza altos niveles de excitación, tendrá dificultades para alcanzar su orgasmo.

La excitación fisiológica de los varones es rápida, pero su mayor calidad e intensidad se logra sosteniendo temporalmente las sensaciones de placer. El orgasmo así alcanzado tiene una vivencia de mayor satisfacción.

¿Por qué será que a algunas parejas no se les ocurre prolongar el juego sexual, limitando sus encuentros a una mera «descarga higiénica»?

Algunos pueden pensar que el juego sexual es una pérdida de tiempo; que no es necesario ya que lo único verdaderamente importante es el coito y el orgasmo.

Otras, no se lo permiten porque diversas emociones (miedos, culpa, angustia), o ideas (prejuicios o creencias aprendidos generalmente en la infancia) inhiben su expresión sexual, reduciéndola al mínimo posible.

Otras mantienen relaciones sexuales con una persona a la que no quieren o no desean, pudiendo hacerlo, incluso, por obligación. En este caso, las personas suelen pensar que cuanto más rápido se termine con la situación, mejor.

Otras, cansadas de las obligaciones diarias, se encuentran a la noche en la misma cama y apuran el momento porque el agotamiento puede más.

El juego sexual, como juego adulto, tiene sus raíces en los intercambios amorosos de la adolescencia. La «franela», término utilizado en otros tiempos, o la «transa», término actual, forma parte del aprendizaje indispensable para mantener una adecuada salud sexual.

Los adolescentes aprenden así a conocer su propio cuerpo y sus sensaciones. Asimismo, estos encuentros les permiten prolongar el inicio de la vida sexual coital hasta que puedan llevarla a cabo con el cuidado, el respeto y la responsabilidad que merece.

Aunque ya no es tan habitual, los adolescentes varones que se inician con el sexo pago aprenden a apurarse y a valorizar sólo el placer genital así como sus propias necesidades sin tener en cuenta las necesidades de su compañera.

Los adolescentes tenderán a incluir estos aprendizajes en su adultez. Si pudieron valorizar las conductas previas, sus encuentros sexuales futuros podrán ser saludablemente placenteros.

Lo que no se aprendió en la adolescencia siempre hay tiempo para aprenderlo; sólo depende de la predisposición.
Los adultos también pueden aprender a mantener una sexualidad sana donde la intimidad y la comunicación -corporal y verbal- predominen sobre los instintos.

http://www.mewnew.com/Interior/FichaArticulo.aspx?IdArticulo=26758

Share

El sexo de la economía

Una alternativa es que la recesión deprima los ánimos –y otra cosa– de los usuarios de servicios pagos, y esto explique la caída de la demanda. Miguel Olivera.

Según cuentan desde la Asociación De Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR), en los últimos meses se registró una caída cercana al 50% en los pedidos de sexo pago. ¿Llegó la crisis al sexo?

Se disparan las dudas. ¿Acaso la demanda de la prostitución es tan sensible a la crisis como la demanda de bienes durables? Se desploma la demanda de autos y la de sexo pago ¿O no debería ser el sexo, más bien, un artículo de primera necesidad como la comida o los remedios, y entonces su consumo debería caer mucho menos? ¿O habrá efecto sustitución y los infieles recurrirán más a esposas y novias ahora que las fantasías cuestan más caras? ¿O se pasa directamente a la autosatisfacción? ¿Acaso al autocontrol?

En principio, el mercado de los servicios sexuales debería poder analizarse como el mercado de galletitas o de discos compactos. Aumenta el ingreso real de la gente, se consumen más galletitas, CD y sexo (y viceversa). No es tan fácil por este asunto de la intimidad: muy pocos sienten vergüenza en masticar o escuchar música en la calle y muchos dejan el sexo a puertas cerradas… mucho más sí es pago.

Uno de los mejores economistas-blogueros, Tyler Cowen, se pregunta por qué la gente no tiene más sexo. Después de todo, es una de las cosas que declaramos disfrutar más, y su costo, en principio, no es tan alto. Cowen da varias razones para explicar la demanda relativamente baja de sexo. Veamos algunas de las más interesantes.

Una razón. La utilidad marginal (la satisfacción del próximo polvo) es muy alta pero cae en picada. ¿Quién disfruta el tercero como el primero? Esto presupone que estamos todos cerca del tercero y eso no parece plausible: la gente, creo, se acuesta menos de lo que la utilidad del sexo sugiere y menos de lo que cuenta. Otra razón: “Freud tenía razón y somos todos reprimidos”, dice Cowen. Entonces, el análisis del economista, que presupone racionalidad, no se aplica. Más razones. El sexo es algo especial. Para que nos dé satisfacciones, hay que practicarlo con picos. Además, requiere espontaneidad así que no cualquier sexo sirve. Por ahí, ahora el sexo virtual reemplaza al encuentro físico. Después de todo, el mito dice que en los años 60 nuestros padres se divertían más.

Sin embargo, ninguna explica por qué ahora la sindicalista de AMMAR se queja de la caída en picada de la demanda (chistes obvios al margen). Aquí van las mías.

Una: que la prostitución esté pasando por un período de recesión con inflación. Después de todo, los participantes de foro-escorts.com.ar no paran de quejarse de la suba en el precio de los servicios. Incluso se cuestionan a menudo si no es la misma demanda que ellos generan desde allí por las escorts mejor reputadas lo que genera la inflación. Y se plantean el autocontrol, pero aparentemente fracasan. Los economistas también podemos explicar esto: tienen un problema de coordinación y algunos miembros con mucha plata que rompen el cartel. Esto daría lugar a mercados segmentados: menos acompañantes que ganan muy bien y una mayoría con menos demanda y menor capacidad de fijación de precios. Después de todo, el “costo de búsqueda” en esta actividad es alto, ya que requiere prueba y error (los foristas se quejan a menudo del Photoshop).

Otra: que haya sustitución y, en el margen, se cambie sexo pago por sexo “amateur” (novia o esposa). Variantes de estas opciones serían, por supuesto, el aumento en la frecuencia de la masturbación o en el sexo virtual (si lo ve a su esposo más tiempo en la baño o encerrado con la PC…).

Una última alternativa es que la recesión deprima los ánimos –y otra cosa– de los usuarios de servicios pagos, y así esto –y no sólo el menor ingreso– explique la caída de la demanda.

¿Qué dirá CFK a todo esto? ¿Se vienen el “plan canje” o los “créditos blandos”?

Fuente: http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=18911

Share

Argentina: La crisis llegó a la cama de las prostitutas

Según el sindicato de meretrices los clientes cayeron un 50% desde enero.

Redujeron las visitas y piden tarifas cada vez más económicas. La cadena recesiva sigue con menos plata para avisos y abuso de sexo virtual.

La trabajadora sexual Elena Eva Reynaga afiló el lápiz y lanzó la sentencia: “Con la desocupación, el trabajo de las compañeras se redujo a la mitad”. Así, la titular de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), integrante de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), confirmó a este diario que desde que la crisis internacional contrajo la economía, la calle se puso dura para todos por igual.

Este verano, el escenario es el peor: a pesar de que hay menos demanda, cada vez son más las mujeres y los hombres con problemas de trabajo que recurren al mercado del sexo para poder sobrevivir. “Lo que pasa es que la gente se queda sin trabajo y no consume. Y encima hay cada vez más oferta de chicas porque no encuentran otro trabajo. En Capital, por ejemplo, muchas limpian casas por horas o se buscan otra cosa para complementar y parar la olla. Ya pasaron los tiempos en los que estábamos con la cartera llena de plata”, describió Reynaga y analizó el proceso que empeoró desde diciembre pasado: un sostenido incremento de la oferta sexual acompañado por una merma muy notable de clientes, mucho sexo virtual y muy poco sexo real. ¿El resultado? La reducción de las tarifas y, en consecuencia, del ingreso que reciben quienes se dedican a esta tarea. “Hoy hasta para limpiar te piden que sepas computación. Exigen demasiado y las chicas buscan otras salidas. El tema es que el trabajo sexual te da bastante autonomía. Nosotras paramos y volvemos a la hora que queremos y eso es importante para las que somos jefas de hogar”, explicó Reynaga.

PEOR QUE EN 2001. Tanto las trabajadoras sexuales como los clientes así como los dueños de departamentos privados que ofrecen sus servicios en el rubro 59 coinciden en que éste ha sido el verano más difícil. “Esta temporada fue peor que en la crisis de 2001 y 2002, cuando casi no había laburo”, cuenta el dueño de un viejo local nocturno del centro porteño que aceptó entregar su mirada sobre el oficio. Para este testigo de la noche porteña, “lo único que salvó el deterioro de 2001 fue la devaluación del peso, porque todos los bulos se llenaron de turistas, pero ahora, además de que hay pocos turistas, los clientes están arrugando mucho, ya no quieren gastar”, se quejó.

Una decena de masajistas que trabajan en departamentos y publican regularmente en diarios y páginas web identificaron la merma con la misma cifra. “Bajó un 50%, y si bien siempre cae en el verano, éste fue mucho peor acá y en la costa. Ahora los clientes vienen cada muerte de obispo. Muchos se quedaron sin trabajo o tienen miedo de perderlo y directamente no vienen”, cuentan las chicas. “Nosotras nunca preguntamos nada a nuestros clientes, pero sabemos que la mayoría de los que vienen son comerciantes. La noche está bastante muerta. ¿Cómo nos damos cuenta? Es fácil. Vienen a vernos al mediodía”, confiesa Valeria. Sin embargo, al igual que sus compañeras, tiene la esperanza de que la crisis afloje: “Por ahora no nos buscamos ningún laburo alternativo. La seguiremos peleando acá y veremos qué pasa en marzo”.

UNA GANGA. A pesar de que Buenos Aires es reconocida como una de las ciudades del país con mayor oferta de sexo, en el interior la caída también supera el 50%. En La Plata, Susana Martínez, a cargo del Hospital de Prostitutas de esa localidad, confirma el deterioro: “Aumenta todo y hay muy poca guita en la calle. Cada vez son más las quejas de que no hay laburo. Acá vemos muchas chicas que tienen dos o tres pibes y la pasan más difícil que de costumbre”. Pero cuando el dinero merma todos tironean el doble. “Lo que está pasando ahora es que el comisario se abusa y cobra más, entonces las chicas tienen menos plata para pagar avisos y esas cosas”, explicó.

En el mundo de la prostitución masculina la situación es similar. Javier tiene 24 años y desde hace un año y medio trabaja como taxi boy en Barrio Norte. “Volví de viaje hace dos meses pues me fui a trabajar afuera porque acá estaba difícil. Cada vez hay más hombres en el negocio porque no consiguen otros trabajos y la cosa está más repartida.” Para él, hay grandes diferencias con las chicas. “No es tan fácil: hay que pagar gimnasio, departamento y otros gastos para mantenerse bien estéticamente. Hay como 300 o 400 chicos trabajando. Poner un aviso en internet sale 500 pesos, y pagar un anuncio en un diario pesa lo mismo. Pero rinde muchísimo”, dice Hernán. “Yo atendía cuatro clientes por día y ahora tengo dos con suerte. Estaba acostumbrado a hacer 1.000 pesos diarios y tuve que reducir todo”, se lamenta.

Sin embargo, la peor parte se la llevan los amateurs. Desde AMMAR no ocultan su sorpresa por la cantidad de gente que se lanzó a trabajar por primera vez. “Eso es delicado –dice Roxana–, llegan, invierten lo poco que tienen, cobran muy poco para sobrevivir, se terminan enfermando. O alguien hace algo y nos respeta, o esto será cada vez peor”, advirtió.

Menos trabajo y más dificultades

Marcela Romero, presidenta de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de la Argentina (ATTA) explicó: “La crisis viene desde fin de año. Si bien el trabajo cae todos los veranos, éste se puso muy complicado. Reclamamos ser autónomas, tener beneficios cuando no hay clientes, como la obra social, porque a diferencia del resto de trabajadores sexuales no tenemos acceso a buscar un trabajo alternativo. No hay políticas públicas y específicas para nuestra comunidad. Este trabajo es la única opción porque no tenemos nuestro documento con identidad de género. En esas condiciones no podemos acceder a ningún trabajo, ni educación, ni salud. No queremos que el trabajo sexual sea la única opción pero, si lo es, queremos que sea regulado”.

Roberto Destéfano, ex negociador de la comuna con las travestis y diputado del PRO, señaló: “La falta de trabajo no es el único problema, sino que muchas lo hacen por una exclusión absoluta y ausencia total de alguien que las contenga”.

España en la puta calle

En España, considerada el país de mayor oferta sexual del viejo continente, la crisis internacional también caló hondo. Además del golpe al bolsillo de las chicas, los “empresarios” también se quejan. A diferencia de nuestro país, los cabarets tienen un estatuto legal que les ha permitido agruparse y plantear reivindicaciones sectoriales. Según la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA), en los últimos meses reciben un 20% menos de clientes y sus ingresos han bajado un 35%. Aunque la actividad está mucho más regulada y menos discriminada que en la Argentina, se espera que el impacto final empuje a muchas chicas a la calle. Según la Asociación Pro Derechos Humanos (APDH) “no se ha detectado un aumento de mujeres en las calles ni de extranjeras que quieran abandonar España”. Para los españoles, si bien la crisis ya se siente en la calle, la prostitución no aparece como la primera salida de supervivencia para mujeres necesitadas de dinero. Según APDH, las propias mujeres en situación de prostitución buscan “empleos alternativos” ante la “menor demanda y la falta de clientes”.

A un paso del tráfico y la trata

¿Impacta el deterioro del trabajo sexual en el tráfico de personas? Un alto oficial de la Policía Federal consideró que “no depende del dinero, sino del interés de los clientes, que cada vez se animan menos por la cantidad de operativos que hay en todo el país”. Para los integrantes de la Cooperativa La Alameda, ONG dedicada al combate del trabajo esclavo y la trata de personas, este deterioro deriva en la “polifunción”, es decir “whiskerías-prostíbulos que hacen distribución mayorista y minorista de cocaína”, explicó Gustavo Vera, titular del organismo que hace poco denunció ante la Justicia Federal la existencia de una red de más de 20 prostíbulos alrededor del Departamento Central de Policía. “Los dueños de estos tugurios van a Merlo, San Miguel o Moreno y dejan cartelitos que dicen ‘camarera 3.000 pesos al mes’. Un engaño, aunque de cada diez que van, quedan tres o cuatro.” Para esta ONG, los barrios donde ocurre son Liniers, Constitución, Monserrat, Once, Flores y Pompeya. “Allí ha crecido la prostitución de menores, e incluso algunos se están animando a exportar a las chicas que explotan en Buenos Aires”, denunció.

OPINIÓN

El sexo de la economía
Miguel Olivera (Economista)

Según cuentan desde la Asociación De Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR), en los últimos meses se registró una caída cercana al 50% en los pedidos de sexo pago. ¿Llegó la crisis al sexo?

Se disparan las dudas. ¿Acaso la demanda de la prostitución es tan sensible a la crisis como la demanda de bienes durables? Se desploma la demanda de autos y la de sexo pago ¿O no debería ser el sexo, más bien, un artículo de primera necesidad como la comida o los remedios, y entonces su consumo debería caer mucho menos? ¿O habrá efecto sustitución y los infieles recurrirán más a esposas y novias ahora que las fantasías cuestan más caras? ¿O se pasa directamente a la autosatisfacción? ¿Acaso al autocontrol?

En principio, el mercado de los servicios sexuales debería poder analizarse como el mercado de galletitas o de discos compactos. Aumenta el ingreso real de la gente, se consumen más galletitas, CD y sexo (y viceversa). No es tan fácil por este asunto de la intimidad: muy pocos sienten vergüenza en masticar o escuchar música en la calle y muchos dejan el sexo a puertas cerradas… mucho más sí es pago.

Uno de los mejores economistas-blogueros, Tyler Cowen, se pregunta por qué la gente no tiene más sexo. Después de todo, es una de las cosas que declaramos disfrutar más, y su costo, en principio, no es tan alto. Cowen da varias razones para explicar la demanda relativamente baja de sexo. Veamos algunas de las más interesantes.

Una razón. La utilidad marginal (la satisfacción del próximo polvo) es muy alta pero cae en picada. ¿Quién disfruta el tercero como el primero? Esto presupone que estamos todos cerca del tercero y eso no parece plausible: la gente, creo, se acuesta menos de lo que la utilidad del sexo sugiere y menos de lo que cuenta. Otra razón: “Freud tenía razón y somos todos reprimidos”, dice Cowen. Entonces, el análisis del economista, que presupone racionalidad, no se aplica. Más razones. El sexo es algo especial. Para que nos dé satisfacciones, hay que practicarlo con picos. Además, requiere espontaneidad así que no cualquier sexo sirve. Por ahí, ahora el sexo virtual reemplaza al encuentro físico. Después de todo, el mito dice que en los años 60 nuestros padres se divertían más.
Sin embargo, ninguna explica por qué ahora la sindicalista de AMMAR se queja de la caída en picada de la demanda (chistes obvios al margen). Aquí van las mías.

Una: que la prostitución esté pasando por un período de recesión con inflación. Después de todo, los participantes de foro-escorts.com.ar no paran de quejarse de la suba en el precio de los servicios. Incluso se cuestionan a menudo si no es la misma demanda que ellos generan desde allí por las escorts mejor reputadas lo que genera la inflación. Y se plantean el autocontrol, pero aparentemente fracasan. Los economistas también podemos explicar esto: tienen un problema de coordinación y algunos miembros con mucha plata que rompen el cartel. Esto daría lugar a mercados segmentados: menos acompañantes que ganan muy bien y una mayoría con menos demanda y menor capacidad de fijación de precios. Después de todo, el “costo de búsqueda” en esta actividad es alto, ya que requiere prueba y error (los foristas se quejan a menudo del Photoshop).

Otra: que haya sustitución y, en el margen, se cambie sexo pago por sexo “amateur” (novia o esposa). Variantes de estas opciones serían, por supuesto, el aumento en la frecuencia de la masturbación o en el sexo virtual (si lo ve a su esposo más tiempo en la baño o encerrado con la PC…).

Una última alternativa es que la recesión deprima los ánimos –y otra cosa– de los usuarios de servicios pagos, y así esto –y no sólo el menor ingreso– explique la caída de la demanda.

¿Qué dirá CFK a todo esto? ¿Se vienen el “plan canje” o los “créditos blandos”?

Fuente: http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=20105

Share