La otra cara de la prostitución (1)

La historia nos ha presentado la prostitución asociada tanto a la prácticas culturales como sociales, las cuales han dado lugar a sus variables estigmatizadoras. El fenómeno de la prostitución tiene larga data. En cualquier período histórico, en cualquier estructura o régimen social, un sector de mujeres debe intercambiar sexo por dinero, o algunos hombres, a través de su dinero, tienen el poder de pagar por obtener fantasías, placer, goce o compañía.
En la antigüedad (300 años a. de C.), encontramos constancia de un tipo de prostitución hospitalaria, en el sentido de institución ya establecida. En aquella época, era usual ofrecer una mujer al visitante, símbolo de bienvenida, y establecer un intercambio comercial para la adquisición de bienes para la familia. En la época de Solón (650-558 a.C), se crea la primera casa de tolerancia de la historia en la ciudad de Atenas, bajo la protección de la diosa Venus Pandemos, que personificaba todas las prácticas de la prostitución. De este modo, se elevaba la prostitución a algo sagrado, asociándola a la unión de un Dios con la sexualidad humana. Más tarde se desacraliza, transformándose en un fenómeno social, objeto de comercio regulado, para la creación de nuevos recursos fiscales.
La superación de algunos tabúes sexuales en determinados sectores sociales, y la quiebra de las tradicionales inhibiciones, no han eliminado las bases económicas, sociales e ideológicas que marcan la existencia de la prostitución. Las trabajadoras sexuales no disponen de una identidad autónoma. Su situación vital está estrechamente subordinada a las normas sociales. De esta manera, las trabajadoras sexuales no están integradas socialmente, viven inmersas en una sociedad que valora el mundo de las cosas y devalúa el mundo de las personas, por ello, la pretendida libertad de la venta del cuerpo, resulta desprotegida legalmente. Debido a esta desprotección, se han creado organizaciones no gubernamentales, que son el único espacio para que aquellas mujeres vulnerables, se sientan valoradas por el sistema en que viven. Son instancias de integración y participación, que permiten de alguna u otra forma generar una identidad de grupo en la sociadad actual.
En Chile, la Fundación Margen, nace el 12 de Mayo de 1998, y la Asociación ANGELA LINA, en el año 1993, a raíz de la necesidad de defender los derechos humanos de las trabajadoras sexuales, a raíz  de que, durante el período de dictadura militar en Chile, las fiscalizaciones policiales eran verdaderos abusos de poder en contra de ellas. Durante ese tiempo, las trbajadoras sexuales se reunían an la Parroquia del Sagrado Corazón, donde el padre Alfonso Baeza, realizaba distintas convocatorias a fin de prepararlas en ciertos oficios, los que les permitirían desarrollarse en otras actividades.
La Fundación Margen posee como objetivos fortalecer a las mujeres en condición de vulnerabilidad social, a través de un liderazgo que permita apoyar y destacar las capacidades y habilidades de cada una de ellas. Paralelamente, existen 2 sindicatos de trabajadoras sexuales a nivel nacional. Estos han permitido generar hasta la fecha cuatro congresos de trabajadoras sexuales, tanto a escala nacional como internacional, con la idea de compartir experiencias y establecer lazos de apoyo. En el último congreso se gesta la idea de defender sindicalmente sus derechos laborales (tomando en cuenta que esta actividad no esta sujeta a contrato), y así optar a una previsión de salud, entre otras cosas.
En cuanto al consenso social, por la defensa de la actividad como una profesión necesaria y funcional para la sociedad, se persigue que las trabajadoras sexuales queden indemnes ante las acusaciones y reproches socio-morales que afectan al trabajo sexual. Se defiende la necesidad social del trabajo sexual, ya que la sociedad está determinada a coexistir con la trabajadora sexual, suya actividad es útil y provechosa para el conjunto de la sociedad. De esta manera, el pacto social exige que un grupo social venda su cuerpo para satisfacer las necesidades de otro grupo social, que tiene posibilidades de imponerse. La trabajadora sexual asume su rol y se presenta como alternativa legítima a la sexualidad procreadora. Ella es la interlocutora válida y comprensiva del varón, la única capaz de atenuar los conflitos intraconyugales y de aliviar la insatisfacción continuada que reporta el hombre dentro de la institución matrimonial.
Esta defensa de la profesión, de la identidad de trabajadora sexual como figura social al servicio de los varones, no hace sino configurar el papel de la mujer (trabajadora sexual) en el contexto de las relaciones heterosexuales. Ha consolidado el trabajo sexual femenino como complemento  necesario del matrimonio monogámico patriarcal. Es importante aclarar que la prsotitución no se funda en una búsqueda amoral de ganancias; ni en el uso de estos ingresos para gustos personales. El trabajo sexual femenino no es un feudo del placer y menos aún del disfrute corporal de la mujer. La trabajadora sexual, cumple con su rol y lo desarrolla eficazmente.

http://mujeresenaccion.over-blog.es/article-la-otra-cara-de-la-prostitucion-1–40283100.html

Share

El «barrio rojo» en la Galería Nacional

La instalación de las artistas estadounidenses Ed Kienholz y Nancy Reddin Kienholz, que se estrenó este martes en la Galería Nacional de Londres, puede ofender a los puristas.

La institución ha abierto una sala especial para una obra que se llama «El canal de las putas» («The Hoerengracht» en holandés).

Se trata de una recreación de un par de calles del famoso «barrio rojo» de Amsterdam, con sus escaparates, el decorado elemental de las habitaciones y las figuras de las prostitutas en tamaño natural.

Pero lo primero que ve el espectador son tres pinturas del siglo XVII de maestros holandeses (Pieter de Hooch, Jan Steen, Goldfried Schalken) que tratan el tema de la prostitución.

Según el curador de la instalación, Colin Wiggins, estos cuadros intentan marcar la continuidad artística que hay entre el celebrado siglo XVII en Holanda y una obra de arte moderna.

«Estamos acostumbrados a sacralizar lo que tiene varios siglos de existencia y está custodiado por guardias que nos obligan a contemplarlo en silencio, pero lo cierto es que el tema de la prostitución y el sexo está presente en toda la pintura occidental», le dijo Wiggins a BBC Mundo.

 

Naturalismo

Ed Kienholz y Nancy Reddin Kienholz viajaron a Amsterdam en la década de los años 80 y, como muchos otros turistas, fueron a ver el barrio de las prostitutas.

El potencial artístico y social de lo que observaron fue su materia prima creativa en los años siguientes.

Ed Kienholz había trabajado veinte años antes en otra instalación con el tema de la prostitución, «Roxys», que reproducía el interior de un prostíbulo en Nevada, Estados Unidos.

Pero a diferencia de «Roxys», que tiene una coreografía expresionista de personajes -prostitutas grotescas o terroríficas-, en «The Hoerengracht» la pareja se inclinó por un minucioso naturalismo.

Los Kienhloz usan el entorno para llegar al verdadero centro de la exposición: las prostitutas.

Los sórdidos interiores de las habitaciones, las radios viejas y los gastados ramilletes de flores, junto con el marco metálico que colocan delante de las caras de las mujeres, sugieren el encarcelamiento y el carácter mecánico del oficio.

Esta profesión está representada en sus distintas edades y actitudes.

En un costado de la muestra vemos a la prostituta muy joven e inexperta, recién llegada a la gran ciudad, que mira con gesto asustadizo por una ventana angosta que la exhibe y la mantiene cautiva.

En el centro encontramos a la trabajadora sexual experimentada que hojea con ademán distraído una revista, a la espera del próximo cliente.

En la otra punta se encuentra la prostituta decadente, que ya no tiene una habitación y se ve obligada a buscar clientes en la calle.

 

La Galería Nacional de Londres no se caracteriza por sus exposiciones de arte moderno.

«Está haciendo algo nuevo y diferente que competirá con la Tate Modern (la institución dedicada a las manifestaciones artísticas contemporáneas). Va a atraer a grandes masas. No cabe duda», comenta Jonathan Jones en el matutino británico The Guardian.

Instalación de Ed y Nancy KienholzDecadencia de una prostituta: ¿retrato social o sensacionalismo?

Sometidos los museos a mediciones de mercado y al conteo de número de espectadores, la pregunta de los puristas es perfectamente legítima: ¿se trata de un golpe de efecto populista o de arte legítimo?

El curador de la muestra, Colin Wiggins, resalta el valor estético de la obra de Kienhloz y asegura que la instalación es un acto de justicia.

«Kienhloz es uno de los artistas más importantes e influyentes de la posguerra. Al estar rodeado de los viejos maestros, creemos que le estamos dando el lugar que se merece en la historia del arte», le comentó Wiggins a BBC Mundo.

Cabe apuntar que en esa historia del arte, como dice el mismo curador, abundan las escenas de pederastia e incesto.

En la misma Galería Nacional se ve un niño de unos diez u once años que acaricia el seno de una mujer desnuda y procura besarla.

No es sólo un caso de pederastia; la mujer es su madre: se trata de incesto.

El cuadro en cuestión, «Una alegoría de Venus y Cupido», de Agnolo Bronzino, es una de las obras más vistas por el público de todas las edades en la Galería Nacional.

http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2009/11/091116_exposicion_nationalgallery_mj.shtml

Share

Belle de Jour, la prostituta, la doctora

Una ex trabajadora sexual que ganó notoriedad tras publicar un blog y un libro de memorias convertido en serie de televisión reveló su verdadera identidad como investigadora científica en un instituto de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido.

«Soy mujer. Vivo en Londres. Fui prostituta», reconoció la doctora Brooke Magnanti, de 34 años de edad, quien se sirvió del pseudónimo Belle de Jour para narrar sus experiencias en el mundo de la prostitución de lujo entre 2003 y 2004.

La doctora Magnanti decidió revelar su identidad porque mantener el secreto la estaba «volviendo paranoica» y temía que algún ex amante lo hiciera por ella.

En una de las últimas entradas de su blog, Magnanti dice que ahora se siente mucho mejor al «no tener que decir mentiras, esconder cosas de las personas que me importan. Poder defender mi experiencia como trabajadora sexual frente a los escépticos e incrédulos».

Y es que la doctora asegura que trabajar como prostituta le resultó «mucho más agradable» que su segundo empleo como programadora de computación.

Además, según ella, le permitió ganar el dinero que necesitaba en ese momento y tener tiempo libre para completar su doctorado en el Departamento de Patología Forense de la Universidad de Sheffield, en Inglaterra.

Conjeturas

La identidad de Belle de Jour fue tema de especulación durante un tiempo, especialmente desde que su libro «Diario secreto de una chica de alquiler» se convirtiera en la serie homónina de televisión realizada por el canal ITV, con la actriz Billie Piper como protagonista.

La periodista de BBC Mundo Dalia Ventura comenta que en la serie se ofrece una perspectiva novedosa del tema de la prostitución al reflejar a la protagonista no como una víctima sino como alguien en control de la situación y con total poder de decisión y dominio sobre su vida privada.

«Por esa razón muchos pensaron que detrás de Belle de Jour había en realidad un hombre», añade.

«Esa visión de la prostituta que no encaja en la definición de víctima ha sido muy atacada por los críticos de la serie, para quienes se está presentado una imagen glamorosa del trabajo sexual», explica.

Respaldo

Ahora Brooke Magnanti trabaja en un instituto de investigaciones de salud pediátrica de la Universidad de Bristol. Un vocero de ese centro de estudios manifestó: «Ese aspecto del pasado de la doctora Magnanti no es relevante en su actual desempeño en la universidad».

El portavoz aseguró que tampoco la antigua profesión de la científica perjudicará sus oportunidades de progreso académico.

De acuerdo con la prensa británica, Magnanti asegura que su madre «me ha apoyado en todo y dice que ella no pretende juzgarme».

Igualmente la doctora recibió el respaldo de la editorial que publicó su libro, Orion Books, según la cual haber revelado su identidad fue una «decisión valiente de Belle de Jour» con quien esperan continuar la relación comercial iniciada en 2005.

En la entrada de este lunes de su blog, Magnanti dice que cualquer interés en su persona debe canalizarse a través de su editor o agente y concluye, para satisfacer a los curiosos y redondear su imagen como mujer emprendedora: «Sí, yo pagué impuestos sobre mis ganancias como trabajadora sexual».

http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2009/11/091116_belle_de_jour_ra.shtml

Share

Las prostitutas de Amsterdam cambian el Barrio Rojo por la National Gallery de Londres

La instalación de la pareja de artistas estadounidenses Ed Kienholz y Nancy Reddin Kienholz que se inaugura el martes en la National Gallery de Londres es una verdadera provocación para los puristas desde el mismo título, «The Hoerengracht» (el canal de las putas). La instalación es una minuciosa recreación de un par de callejuelas del célebre Barrio Rojo de Amsterdam con sus famosos escaparates iluminados con una melancólica sordidez rojiza, el decorado elemental de las habitaciones, y las figuras de las prostitutas a tamaño natural, encarnando los distintos avatares y personajes que produce el oficio.
En un intento de recordarnos que el tema de la prostitución no es nuevo ni en el arte ni en la National Gallery, el comisario de la muestra, Colin Wiggins, ubicó a la entrada de la exposición cuadros de maestros holandeses del siglo XVII como «Hombre que ofrece oro y dinero a una muchacha», de Godfried Schalcken. Según Wiggins, estas escenas han sido purificadas y neutralizadas por el manto del arte. «Estamos acostumbrados a sacralizar lo que tiene más de 300 años de existencia, se encuentra enmarcado y lo custodian guardias que imponen silencio, pero lo cierto es que el tema de la prostitución y el sexo está presente en toda la pintura occidental. En la National Gallery hay representaciones de pedofilia e incesto que paradójicamente los padres llevan a sus hijos a ver para contribuir a su educación», dice Wiggins a ABC.
La idea de la instalación surgió con un viaje de la pareja a Amsterdam en los 80. Como muchos otros turistas, Ed y Nancy fueron a ver el barrio de las prostitutas, pero en su caso la mirada de artista se terminó imponiendo a cualquier otro tipo de curiosidad. Veinte años antes, antes de conocer a su esposa, Ed había realizado otra instalación con el tema de la prostitución, «Roxys», que reproducía el interior de un burdel de Nevada que había visitado en los años 40. «Roxys» es mucho más recuerdo que radiografía: sus prostitutas son distorsiones del rostro humano que bordean el grotesco y la película de terror. En el trabajo que hace con su esposa, en cambio, hay un deliberado naturalismo, producto de las visitas que hizo la pareja a Amsterdam para hablar con las prostitutas y estudiar a fondo el entorno. La pareja usa los sórdidos interiores de las habitaciones, los ramiletes de flores, las farolas y hasta las viejas bicicletas que, según Wiggins, adquirieron en el mercado de las pulgas de la ciudad, para iluminar el verdadero corazón de la instalación: la galería de prostitutas y nuestro voyeurismo espectador.
La artificialidad de los maniquíes está acentuada por un marco metálico delante de sus caras con un cristal que se puede abrir y cerrar y que parece sugerir el atrapamiento y la mecanicidad del oficio. Está la prostituta muy joven e inexperta, recién llegada a la gran ciudad, que mira con gesto asustadizo por una ventana angosta que más que exhibirla parece encarcelarla. Está la trabajadora sexual que hojea distraídamente una revista a la espera del próximo cliente, y la prostituta decadente, rodeada de desechos, que espera en la calle, con lágrimas que se deslizan delicadamente por sus mejillas. Por primera vez una exposición de Kienhloz se realiza rodeada por antiguos maestros. «Kienhloz es uno de los más importantes e influyentes artistas de la posguerra. Al estar rodeado de los viejos maestros, le estamos dando el lugar que merece en la Historia del Arte», dice Wiggins.
Share

Soy Trabajadora Sexual (cortometraje)

Liliana es una joven de 26 años, que se dedica a la prostitución, ella se cuestiona si debe seguir ocultándoselo a su familia, pues se siente cansada de llevar una doble vida y sentir que está haciendo algo malo.
 
 

(Cortometraje un producto de Intervención Bochinche, Guión y Dirección: Julia Thays, Dirección de Actores: Alberick García, Cámara: Gustavo Ríos, una realización de Procrea Producciones)

www.ciudadaniasx.org

http://www.youtube.com/watch?v=MSnboRH_nWY

Share

¿Regular, perseguir, prohibir, aceptar, ignorar? El gran debate de la prostitución

  • El Parlamento catalán acaba de aprobar una moción por la que insta al Gobierno de la Generalitat a legislar sobre la prostitución.
  • Es la última iniciativa sobre una realidad que, pese a afectar a cerca de 400.000 mujeres en España, no existe en términos legales.
  • El debate sobre cómo afrontar el problema, los datos, las iniciativas en otros países y la situación de las prostitutas
  • El Parlamento catalán aprobó este viernes una resolución de los socios del Gobierno que tiene como fin elaborar un protocolo de actuación para la protección de prostitutas y víctimas de explotación sexual. En ella se insta al Gobierno de la Generalitat a legislar sobre la cuestión, y se rechaza prohibir esta actividad.

    Es la última iniciativa política hasta ahora en España sobre un tema de debate como pocos, que afecta directamente a cerca de 400.000 personas y que ha dado un gran vuelco en las últimas dos décadas debido al incremento del tráfico de mujeres.

    La prostitución en España no es legal ni ilegal. No está regulada. Su ejercicio está sujeto únicamente a los reglamentos municipales, y normalmente sólo cuando se trata de cuestiones de «orden público». No está tipificada como delito (siempre que se trate de mayores de edad) y, por lo tanto, no es punible. Tampoco controlable.

    La prostitución, una realidad universal, sigue siendo una asignatura pendiente para la mayoría de las democracias avanzadas, España incluida. Algunos países han afrontado el problema desde diferentes puntos de vista, con mayor o menor éxito, pero la respuesta no es sencilla.

    En el centro del debate, tres posturas fundamentales: Regularla como un trabajo más para aumentar el control y la protección de las mujeres; mantener la situación actual de alegalidad y apostar por la persecución de las mafias; y simplemente prohibirla. Paralelamente surgen también otras iniciativas, como la persecución penal de los clientes, o la prohibición o regulación de los anuncios de contactos en la prensa.

    Éste es un recorrido por las diferentes posturas ante el problema, los datos de la prostitución en España, las iniciativas, tanto aquí como en otros países europeos, y la situación de las prostitutas.

    LOS DATOS

    • Se calcula que en España trabajan en la prostitución entre 300.000 y 400.o00 mujeres. La prostitución en nuestro país se caracteriza por su invisibilidad. La prostitución que se conoce, la visible, es la de la calle, que es la minoritaria (supone un 20% del total).
    • El 90% de las prostitutas que ejercen en España son extranjeras y la mayoría no tienen papeles, lo que implica un grado especialmente alto de vulnerabilidad. No tener un trabajo regulado les impide regularizar su situación en España y, además, son víctimas mucho más fáciles para las mafias.
    • El 90% de las mujeres que practican la prostitución lo hacen de forma forzada, según una ponencia parlamentaria de febrero de 2007.
    • Cada prostituta gana una media de 123 euros al día.
    • El negocio mueve unos 18.000 millones de euros al año.
    • La mayoría es dinero negro.
    • Cada año pasan por España hacia la UE entre 200.000 y 300.000 mujeres destinadas al tráfico sexual.
    • Las deudas que contraen para que las traigan a España oscilan entre los 3.000 y los 45.000 euros.
    • En 2004 sólo un 1,2% denunció esta situación.
    • Entre 2003 y 2008 fueron detenidos en España 7.300 integrantes de redes mafiosas relacionadas con la prostitución. En 2007 hubo 523 operaciones policiales contra estas mafias, un 16% más que en 2006.
    • El Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado tiene computados, en una base recientemente creada, más de 200 grupos de traficantes desarticulados.
    • En España existen unos 3.600 burdeles (A Coruña, con 76 locales de alterne, es la que más tiene).
    • El 27% de los españoles de entre 18 y 48 años reconoce haber contratado alguna vez los servicios de una prostituta, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE).
    • Los españoles se gastan cada día 50 millones de euros en prostitución.
    • Si la prostitución fuese legal y las prostitutas cotizasen, la Seguridad Social se embolsaría unos 1.124 millones de euros, según cálculos de la Agencia Tributaria realizados en 2005.
    • Entre enero y septiembre de este año, la Guardia Urbana de Barcelona identificó, sólo en el distrito de Ciutat Vella, un total de 6.350 prostitutas que ejercían en la calle, una práctica penada con la ordenanza sobre civismo con multas de hasta 750 euros.
    • En Europa cada trabajadora sexual deja un beneficio de 100.000 euros por año a cada proxeneta y cada uno de ellos regenta al menos entre 20y 25 mujeres.
    • Dos terceras partes de las personas que trabajan ilegalmente en la llamada «industria del sexo» en la Unión Europea provienen de Europa Oriental.
    • El negocio de la prostitución es el segundo negocio mundial más lucrativo, tras el tráfico de armas y antes que el tráfico de drogas.
    • Cada año, aproximadamente 4 millones de mujeres y niñas son compradas y vendidas mundialmente, con el objeto de forzarlas a la prostitución, la esclavitud o el matrimonio.

    EL DEBATE

    Éstas son las principales posturas en el debate sobre cómo afrontar el problema de la prostitución en España:

    1. No regularla

    Un problema jurídico y un favor a las mafias

    La ponencia parlamentaria que en 2007 determinó que el 90% de las mujeres que ejercen las prostitución en España la practican de forma forzada, concluyó en su dictamen final que el oficio no debe ser regulado. La ponencia recalcó que la regulación consolidaría a las mafias, y señaló asimismo, por otra parte, los graves problemas jurídicos que conllevaría, al entrar en colisión con los artículos 9 y 14 de la Constitución, referentes a la obligación de los poderes públicos de promover la libertad del individuo.

    Explotación y degradación

    El Gobierno se opone a la regulación. Considera que no puede normalizar un oficio que supone explotación para las mujeres, pero entiende que tampoco puede prohibirlo porque ello conllevaría, entre otras cosas, una mayor marginalización. Lo que mantiene es que, aplicando el Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual en España, aprobado el pasado mes de diciembre, se debe dirigir la batalla directamente contra las mafias y la explotación de las mujeres.

    «No podemos permitir que en pleno siglo XXI un número importante de mujeres vean pisoteados sus derechos y sean convertidas en meros objetos, en mercancía, para beneficio de proxenetas y redes», aseguró la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en su última intervención en la Cámara Baja.

    Según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, «la degradación que supone la prostitución hace que, desde cierta perspectiva, sea un oficio que casi debería ser prohibido».

    Como el maltrato

    «Regularlo sería organizar la industria del sexo», señala Rosario Carracedo, de la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución: «Normalizar el uso sexual del cuerpo de la mujer es como organizar los golpes que se propinan a las maltratadas. No sólo hay que perseguir a proxenetas y clientes. Debemos crear una sociedad donde el sexo sea entre personas libres».

    2. Regularla

    Relación laboral

    Los empresarios de los locales de alterne defienden con contundencia la necesidad de aprobar un marco jurídico, «una legislación general», para que queden reguladas no sólo las licencias de los establecimientos, sino las relaciones laborales de las mujeres.

    Inspecciones y controles

    «Es una actividad que se debe hacer en un marco adecuado, que esté regularizado, que esté inspeccionado y controlado y no es la calle, ni los pisos de comunidad de propietarios el lugar adecuado, ya que por el derecho de inviolabilidad de domicilio permite la actuación más impune de las mafias», aseguraba a Efe el secretario general de la Asociación Nacional de Locales de Alterne, José Luis Roberto.

    Según él, las prostitutas deben ser autónomas, «deben trabajar por cuenta propia, porque es una actividad que no se puede imponer un horario, ni una disciplina laboral, sino que deben trabajar cuando ellas consideren conveniente y mantener relaciones con quien quieran».

    Voluntarias

    Para Cristina Garaizábal, de Hetaira, Colectivo en Defensa de los Derechos de las Prostitutas, «es necesario reconocer los derechos de las trabajadoras del sexo. La prostitución puede ser ejercida de forma voluntaria. Hablar de prostitución como obligación es volver invisible a quien decide ejercerla porque gana más dinero o le da más libertad. Nos duele ser tratadas siempre como víctimas. Hay que luchar contra las mafias y proteger a las víctimas, además de legalizar a las prostitutas voluntarias».

    Hipocresía

    La central sindical CC OO denunció la «hipocresía» y falta de actuación del Gobierno y del Parlamento, que siguen sin actuar ni regular la prostitución como actividad laboral, lo que obliga a las prostitutas a seguir ejerciendo este trabajo sin protección de ningún tipo ni garantías laborales.

    3. Prohibirla y perseguir a los clientes

    Esclavitud

    La mayoría de las organizaciones feministas exigen la abolición de la prostitución. Para la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo, la prostitución es una «forma de esclavitud de las mujeres» y regularla significa «consolidarla y fortalecerla». «No creemos que un mujer sea libre para dedicarse a la prostitución, sino que es víctima de situaciones muy duras y de esas mafias que se deben combatir de manera eficaz», añade.

    Código Penal

    Themis y otras asociaciones plantean además que la batalla policial y jurídica debe ir dirigida a penalizar a los clientes, creando un nuevo delito en el Código Penal, que establezca que es delito solicitar favores sexuales a cambio de dinero. La prostitución, señalan, existe porque hay demanda.

    Comparte esta propuesta Yolanda Besteiro, de la Federación de Mujeres Progresistas, quien opina que la actual legislación «legitima las casas de prostitución».

    Exclusión

    La presidenta en España de Médicos del Mundo, Teresa González, señala por su parte que «habría que invertir la razón de ser del debate para estigmatizar a los consumidores de sexo y apoyar a unas víctimas que sufren problemas de exclusión».

    PARTIDOS Y LÍDERES POLÍTICOS

    El debate sobre la degradación de la prostitución, surgido este verano en Barcelona, se ha extendido a más ciudades, pero ni partidos ni administraciones coinciden en cómo afrontar este problema.

    PSOE

    El PSOE no es partidario de regular la prostitución, por considerar que la mayoría de las mujeres que la ejercen lo hacen de una forma forzada y que sería tanto como regular el trabajo infantil.

    La parlamentaria socialista Elena Valenciano señaló que regular la prostitución no tiene «ningún sentido», y advirtió de que el problema no ha sido resuelto por ningún país, ni a través de la prohibición ni a través de la regulación.

    No obstante, el alcalde de Barcelona, el socialista Jordi Hereu, pidió una legislación general, del Gobierno central o del autonómico, que ayude a los municipios a limitar la expansión de la prostitución en los espacios públicos.

    PP

    Tampoco en el seno del PP son coincidentes todas las posturas. Frente a la propuesta de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de regular la prostitución, el concejal del PP en Barcelona Alberto Fernández Díaz ha insistido en que la solución debe ser «mano dura» y una prohibición expresa de esta práctica.

    La teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, se mostró «radicalmente en contra» de regularizar la prostitución, «un régimen de semiesclavitud que, de legalizase, sería como legalizar al proxeneta», dijo.

    El secretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha señalado que su partido está a favor de soluciones «complejas» en el problema de la prostitución, y ha subrayado que defender la libertad de las mujeres para no ejercerla debe ser más importante que el problema de orden público que genera.

    ERC

    Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) presentó en el Congreso una moción en la que solicitaba al Gobierno que desarrolle, «dentro del régimen de trabajadores autónomos o de empleados del hogar de la Seguridad Social», una regulación específica para las prostitutas, así como que tome las medidas oportunas para suprimir los anuncios de contactos en los medios de comunicación generalistas. La propuesta fue rechazada por todos los grupos parlamentarios, el pasado 22 de septiembre.

    IU

    Izquierda Unida está en contra de la legalización. Según Gaspar Llamazares, «buena parte de la prostitución es explotación, secuestro de personas, chantaje. Eso no se puede legitimar».

    INICIATIVAS

    En Lleida, el Ayuntamiento (PSOE) ha comenzado a multar a prostitutas que ejercen en la calle, tras la aprobación el pasado mes de febrero de una norma que prohíbe ejercer la prostitución en la vía pública.

    En Granada, Castelldefels o Figueres se han aprobado medidas semejantes, con multas de hasta 3.000 euros.

    En Barcelona, la concejala de Ciutat Vella, Itziar González, planteó hace unas semanas incluir prostíbulos legales en el barrio del Raval. Y ciudades como Valencia y Castellón han aprobado ordenanzas municipales que las multan por estar en la calle. No obstante, para la portavoz de la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas, Rocío Mora, «limitar la prostitución de la calle es trasladar el problema a otro sitio, no erradicarlo: las mujeres acabarán confinadas en pisos, donde es más fácil obligarlas a prostituirse».

    FUERA DE NUESTRAS FRONTERAS

    Las leyes sobre prostitución son muy diferentes dependiendo de los países, desde la pena de muerte que se impone a las mujeres que la practican en algunos países islámicos, hasta su consideración como ciudadanas que ejercen una profesión, como es el caso de Holanda, donde también es legal regentar un burdel y anunciar los servicios en los medios de comunicación.

    La situación holandesa es muy similar a la de Alemania, mientras que en Suecia se persigue la adquisición de estos servicios, pero no la labor de las prostitutas. Un 75% de los suecos apoya la ley vigente, según las últimas encuestas, aunque sólo un 20% cree en su efectividad, según informa El País. Leyes parecidas han empezado a aplicarse también en Noruega e Islandia.

    En Irlanda (uno de los países más estrictos), Malta o Rumanía hay multas y penas de cárcel. En Suiza y Australia es legal, pero está muy regulada y en prácticamente todo EE UU está prohibida.

    Otros países han apostado decididamente por penalizar los burdeles. Es el caso de Bélgica, Francia o Chipre, donde la prostitución no es un delito, salvo que se ejerza en un burdel. En Italia este tipo de locales está expresamente prohibido.

    En Austria la prostitución está regulada y las prostitutas tienen la obligación de registrarse, y en Grecia sólo es legal si se ejerce en apartamentos privados.

    La legislación en toda la UE, en cualquier caso, es bastante ambigua. Frente a los casos extremos de Holanda, por un lado, o Irlanda, por el otro, la mayoría de los países se sitúan en un plano intermedio de alegalidad (ni se prohíbe ni se regula).

    Todos, no obstante, tienen leyes estrictas contra el tráfico de personas para la explotación y el trabajo sexual de menores. Y en todos el problema sigue sin resolverse de un modo claro. El Gobierno holandés, por ejemplo, ya ha reconocido que su sistema no funciona y está preparando modificaciones.

    LOS ANUNCIOS DE CONTACTOS

    Uno de los centros del debate sobre la prostitución se encuentra en los anuncios de contactos sexuales que, a diferencia de los demás periódicos no sensacionalistas del resto de Europa, publican la inmensa mayoría de los diarios españoles.

    El diario 20 minutos fue el primero en España en rechazar ese tipo de publicidad, una iniciativa a la que se sumó después Público. La decisión fue tomada en febrero de 20o7, coincidiendo con el informe de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer que apostó por no legalizar la prostitución y recomendó a los medios de comunicación que suprimiesen los anuncios de contactos.

    El Gobierno pretende promover un control sobre este tipo de publicidad en su mencionado Plan contra la Trata de Seres Humanos. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha calificado los anuncios de contactos de «vergüenza» y se ha mostrado convencida de que los medios de comunicación dejarán de publicitarlos «cuando sus circunstancias se lo permitan».

    Una comisión parlamentaria calculó en 2007 que los periódicos españoles ganan unos 40 millones de euros anuales con este tipo de anuncios.

    (con información de A. Martín, J. Mesa, D. Fernández y R. Queimaliños)

    http://www.20minutos.es/noticia/532884/0/prostitucion/debate/claves/

    Share

    Ordenanzas municipales

    No hay oficio que no sacrifique a nuestro cuerpo, no lo hay. El secretario, su columna vertebral ocho horas sentado en la oficina; el electricista, sus manos. Sherlock Holmes sabía identificar el oficio de cualquier persona por su cuerpo o por sus ropas. Absolutamente todos vendemos nuestro cuerpo a nuestro trabajo, por dinero las más de las veces y otras, no tantas, por placer. Es nuestro cuerpo, nuestra imagen y, por ende, nuestro honor lo que comprometemos en el oficio. Las prostitutas hacen lo mismo. La diferencia está en que a ellas el trabajo no las dignifica, sino que las estigmatiza. Su imagen y su cuerpo deben anunciarse sin ambigüedades. Las prostitutas no pueden vestir sino como visten. En la calle, es la única estrategia de marketing posible: uniformarse con el estigma de la prostituta, tal y como el banquero se estigmatiza con el de banquero.

    Quizás llegue un día en que ser trabajadora sexual tenga el mismo reconocimiento que el de trabajadora social. Un día en el que si una madre es prostituta no dé vergüenza. El día en el que pueda ejercer su trabajo con el mismo orgullo del secretario o del electricista. Sería estupendo que llegara un día en el que en los tests psicológicos que reparten en las escuelas se descubra la vocación de prostituta y que la alegría fuera tan estupenda como si hubiera salido cirujano. Cuando llegue ese día, es probable, el sexo se podrá vivir al fin con libertad. Los y las trabajadoras del sexo probablemente tengan más probabilidades de poder amar sin culpas, vergüenzas y tabúes. Un día en el que el sexo se libere del amor y el amor del sexo. Ambos se verán así liberados de sus miedos, porque el sexo sólo teme al amor y el amor sólo al sexo. Quizás, cuando llegue ese día, las prostitutas tendrán formas menos escandalosas de ofrecer sus servicios. Una forma que no indigne tanto a los vecinos, una forma en la que no puedan ser multadas por desorden público por vestir como visten.

    Porque éste es el problema: sus vestidos, que hacen saber a todos que son prostitutas. Es falso que realicen sus servicios en la calle, en lugares donde todos puedan verlas. Esto es falso. Sus servicios los ofrecerán en la vía pública, pero los realizan lo más abrigadas de las miradas que pueden. El escándalo no es el sexo, que no se ve, sino el saber que explícitamente ofrecen sexo. El escándalo está en sus ropas, en sus estigmas. Ahora bien, ¿cómo puede una prostituta ofrecer sus servicios sin anunciarse? ¿Y qué otra forma de anunciarse puede tener sino con sus ropas? Trabajan con su cuerpo, se publicitan con su imagen. No tienen más recursos.

    La propuesta del Ayuntamiento de Sevilla quiere dignificar las condiciones de vida de las prostitutas ¿La forma? Tratar de que no sean prostitutas. Nace con una vocación pastoral. Salvémoslas, dice la ordenanza. Pero hay serios riesgos en esta medida: coaccionar la libertad del individuo a hacer con su cuerpo lo que le venga en gana. Qué quieren que diga, me asusta la idea de que estas ordenanzas den lugar a efectos perversos. Ojalá que no, ojalá me equivoque y sirva para que las trabajadoras del sexo puedan tener opciones a una vida mejor, pero, en fin, ya veremos.

    Una cosa más. Puede que muchos no estén de acuerdo con lo siguiente, pero parece ser que es verdad. Al menos así lo explican las investigaciones del CIS: la mayoría de las prostitutas son porque quieren. Los casos de explotación sexual son tan raros como los casos de violencia doméstica. Abundantes, sí, pero raros y perseguidos por la justicia. Desde luego, mejor no ser prostituta. Estoy de acuerdo, porque la presión social que hay que soportar es bestial. La nuestra es una sociedad clasista. Claro que si pudieran no lo serían, ni yo. Ojalá hubiera sido futbolista. Confiemos en que la ordenanza que con tan buena fe y finalidad va a dictar el Ayuntamiento de Sevilla no termine sirviendo a los intereses contrarios a la finalidad a la que pretende servir.

    http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Ordenanzas/municipales/elpepuespand/20090923elpand_5/Tes

    Share

    Esta noche en el programa «LA NIT» de COM RADIO, debate sobre prostitución

    «La Nit», de COM Ràdio, el programa de política de la COM, que se emite de lunes a viernes, de 23h a 24h. Esta  jueves, 17 de septiembre, queremos dedicar el programa a hablar de prostitución. Nos acompañarán Laura Cervi, Politóloga y Profesora de Comunicación Política de la UAB;  Mercé Claramunt, Presidenta de Mujeres de ICV;.y  M.N. (Marien),  Polítóloga y Trabajadora Sexual.
     
    Share

    Multado por primera vez un cliente de una prostituta de la calle en Lleida

    Cinco meses después de la entrada en vigor de la ordenanza del Ayuntamiento de Lleida que prohíbe la prostitución en la calle e incluye la posibilidad de imponer una sanción económica no sólo a las prostitutas, sino también a los demandantes de servicios sexuales, la Guardia Urbana de Lleida ha multado por primera vez a un cliente pillado cuando «estaba recibiendo dichos servicios en su automóvil», según reza el parte policial.

    La denuncia contra el cliente la puso una patrulla de la policía local el viernes pasado a las 2.00 horas al detectar que había un vehículo estacionado junto a la L-11 a la altura de una conocida gasolinera de las afueras de la ciudad ante la cual, antes de la ordenanza, se solían concentrar las prostitutas que ejercían sus servicios en la calle.

    La Guardia Urbana procedió a la identificación de la prostituta y su cliente, un hombre de 45 años cuya identidad y vecindad no han sido facilitadas. La patrulla le denunció como demandante de un servicio sexual en la vía pública, con lo que se convirtió en la primera persona a la que se le multará por este concepto. A la prostituta, de 22 años y nacionalidad nigeriana, se le levantó acta administrativa. Cliente y trabajadora sexual podrán ser castigados con una multa de entre 300 y 3.000 euros. según la ordenanza cívica.

    http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Multado/primera/vez/cliente/prostituta/calle/Lleida/elpepuespcat/20090725elpcat_5/Tes

    Share

    Con Hetaira. Jornada solidaria en Valencia, el sábado día 30 de mayo, a partir de las 19,30 horas en Ca Revolta

    Queridos amigos y amigas,

    Un grupo de amigas del Colectivo Hetaira hemos decidido organizar una jornada solidaria en Valencia con el fin de dar a conocer la labor de esta organización y recaudar fondos para ellas.

    Con el inestimable apoyo de Ca Revolta, esa jornada verá la luz el 30 de mayo en su sede, en Valencia.

    ¡No te lo pierdas!

    Empezaremos con una interesantísima charla sobre los derechos de los trabajadores y trabajadoras del sexo y la labor de Hetaira donde intervendrán una reconocida activista del Colectivo Hetaira, Carolina Hernández, y de dos destacadas investigadoras valencianas en esta materia, Madalen López y Ruth Mestre, autoras del libro “Trabajo sexual, reconocer derechos”.

    Tras la charla tendremos una cena solidaria (reserva previa) y luego compartiremos una velada con proyecciones y otras sorpresas. Si tú también deseas apoyar la labor del Colectivo Hetaira y disfrutar de una agradable velada, te esperamos el 30 de mayo.

    Si no puedes pero te apetece colaborar, hemos creado una FILA 0 donde poder contribuir económicamente.

    También hemos creado una red de apoyo, por si te apetece darte de alta: http://apoyohetaira.ning.com/

    Te agradeceríamos enormemente que nos ayudaras a pasar la voz. ¡Muchas gracias!!!

    Amigas de Hetaira en Valenciaapoyohetaira@gmail.com

    FILA 0
    Titular: Colectivo Hetaira
    Caja Madrid: 2038/1878/50/6000101990
    La Caixa: 2100/1579/87/0200097513
    Concepto: FILA 0
    Jornada apoyo en Valencia.
    Acto solidario en Valencia por los derechos de los y las trabajadoras del sexo.
    Sábado 30 de mayo
    Lugar: Ca Revolta, Valencia. c/Santa Teresa, 10

    PROGRAMA
    19:30. Acto por los derechos de los y las trabajadoras del sexoParticipan:Carolina Hernández, trabajadora sexual, del Colectivo HetairaMadalen López y Ruth Mestre, autoras del libro “Trabajo sexual, reconocer derechos”Isabel Cercenado, Ca Revolta.

    21:00. Cena solidaria.Reserva previa hasta el día 29 de mayo, precio 15€. Para reservar, llama al 963922088.23:00. Trobada solidariaProyecciones, rifas, buen ambiente.Todos los fondos recaudados serán entregados al Colectivo Hetaira para apoyar la labor que están llevando a cabo por los derechos de los y las trabajadoras del sexo en España.
    Más información, http://apoyohetaira.ning.com o en el correo apoyohetaira@gmail.com
    Organiza:Amigas de Hetaira en Valencia Ca Revolta.

    Share